29 de abril de 2017

Día del Animal ------------------------

UN NECESARIO DESAGRAVIO
   Los cordobeses en particular y creo que desde siempre, nos hemos inclinado por esa curiosa, creativa, certera e impactante propensión a colocar a nuestros semejantes, sobrenombres pensando en los animales.
   Tengo a mano, como los más cercanos, los casos del Negro Araña, el Oso Tobi, el Cabrito Toledo, el Monito Carrizo, el Pavo Tobi, el Cato (¿masculino de la cata?) Herrera, el Chivo Oulton, el Larva Milich, el Caimán Aracena, el Canguro Gamboa, el Pájaro De Allende, la Vaca Potenza, el Piojo Godino, la Lora Blasco, el Gallo Galíndez, el Caballo Loco Arroche, el Cuca(racha) Argañaraz, el Pato Cecchetto, el radial J.A. Cabeza de Chancho, la Gallina Sarmiento, el Pescado Ayen, el Gato Villalba, la Vizcacha Guerrieri, el Gorila Acosta, el Perro Altamirano, el Charabón Recalde, la Rata Ramos, el Lagarto Guizardi, el Pingüino Salvatierra, el Gato Ponzano, el Gata Garat, el León Gomez, el Pato Fernández o el Ladilla Rodriguez, algunos de los cuales ya no están entre nosotros pero sí en el recuerdo, porque son los que nos están esperando...
   Seguramente me olvido de ciertos ejemplares, y pido perdón si es que no me acuerdo de saludarlos ya sean gatos, perros, conejos, tortugas, canarios, cuisis, iguanas, itas, comadrejas, tejones, hurones, pollitos, arañas, potrillos, yeguas, peces, loros, culebras, cabritos, vizcachas, pumas, ranas, patos, curucuchas o grillos.
   Y ya que estamos, rindamos homenaje de cariño a las mascotas que tenemos, así se llamen Fellini, Bianca, Boby, Nikita, Grisha, Zóco, Teo, Negrita o como quieras, sin dejar de lado a Ojina, que es mi fiel ita amaestrada.
   Y recordemos que tener bajo tu dependencia a un animal, supone cuidarlo y protegerlo en su indefensión, frente a un mundo agresivo y ante personas que los explotan, los maltratan y los dejan morir.
   Vemos a diario en nuestras calles ejemplos lastimosos y parece que la Ley Sarmiento. que ampara a los animales, no existiera porque su aplicación es tardía y caprichosa frente a una autoridad que prefiere mirar hacia otro lado, porque total, son animales “y tienen cosas más importantes que hacer por los humanos” como por ejemplo hacer poco.
   Los bichos (dicho sea con cariño) abandonados porque sus amos no
cuentan con recursos para mantenerlos, es otra de las lacras que con lamentable frecuencia sacude nuestra sensibilidad.
   Los animales son a veces los intermediarios por los que la Naturaleza con su sabiduría suele darnos algunas lecciones.
Descartes decía que el mono es tan inteligente, que no habla para que no lo hagan trabajar y Chesterton, anticipándose a lo que vemos en televisión, reconocía pertenecer a esa clase de animales en los cuales la cola es importante.
   Debemos tener la grandeza de respetar a todos los seres vivos ¿no pensantes? aunque creamos que no razonan pues de sus conductas y pese a que muchos no lo tomen por cierto, suele ocurrir que secretamente ponemos en duda nuestra propia capacidad de pensar …y de sentir.

 Hoy, que es un día especial para ellos, no pensemos que lo estarán esperando pero hablémosle a los oídos, les confesemos nuestro cariño que es amor, porque lo merecen por ser compañía, protección, alegría y aunque pocos lo crean, ejemplos de eso que ser “animal” a veces los coloca en mejor concepto que a muchos humanos.
   Por eso y aprovechando la celebración, hagamos un merecido, simbólico, imprescindible y masivo desagravio a la lora, que inocentemente y sin que ella lo sepa, los malhablados se han apropiado de sus partes pudendas transformándolas en destino para aquellos que odian o al menos les molestan.
   A la lora argentina, ¡salud!

Gonio Ferrari


26 de abril de 2017

Un gas de mal olor ---------------

EL CUENTO CHINO, AHORA
TRADUCIDO AL CORDOBÉS

   Vaya Dios a saber cuántos miles de dólares nos costaron a los cordobeses, ahora que las finanzas provinciales no están para “manchanchas”, los viajes de varios funcionarios con viáticos, horas extras, desarraigo y otras gangas, sumado todo esto a las facturas de las empresas consultoras seguramente requeridas y contratadas a elevados valores, para que verificaran, estudiaran, compararan y evaluaran la conveniencia o no, de meternos con la banca china para el financiamiento de necesarios gasoductos troncales en el territorio del cordobesismo.
   Los ministros Fabián López, de Agua, Ambiente y Servicios Públicos y Ricardo Sosa, de Inversión y Financiamiento negociaron con dos bancos de aquel superpoblado país, por el financiamiento de más de la mitad del costo de los gasoductos troncales, operaciones para las que se requerían los avales de la Nación, que oportunamente fueron anunciados allá por diciembre del 2016.
   Y recién ahora, cuando los gastos erogados en estudios, viajes, consultorías y onerosas menudencias bien se podrían haber afectado a otras cuestiones pendientes, nos salen con que han descubierto que los chinos -que son chinos pero no bobos- son demasiado exigentes, leoninos a la hora de los contratos y otras adversidades que si no fueron detectadas en su momento por los técnicos y los funcionarios que se mostraron tan seguros de la operación, es porque no saben un corno, les vendieron un tranvía cargado de buzones o hay otras cuestiones íntimas de por medio que hicieron abortar el parto cuando ya asomaba la cabeza de la criatura.
   A mediados de diciembre se anunció, bombos y platillos de por medio, que “La  mayor obra de infraestructura de la provincia de Córdoba tiene financiamiento chino. Dos bancos chinos: el ICBC y el Bank of China financiarán el 80% de los 8.400 millones de pesos de la obra de gasoductos troncales…”
  Y no perdamos de vista algunos nombres que últimamente nos resultan demasiado familiares, vinculados con algunas sospechas, al leer en un diario de entonces que “El mapa de los diez sistemas de ductos troncales había sido repartido en tres grupos. El primero asignado a  la constructora brasilera Odebrecht. El segundo a la constructora China Communications Construction Company y a la constructora argentina Iecsa S.A. Y el tercero a la constructora China Petroleum Pipeline y a la empresa argentina Electroingeniería” y que “Una de las formalidades que debía cumplir la provincia era contar con los avales del Gobierno nacional para acceder a financiamiento externo y a la vez garantizar esa deuda con fondos de la coparticipación federal”. La negociación con los bancos chinos estuvo a cargo del ministro Sosa, quien -vale recordarlo- ya había acompañado a Schiaretti en la intervención federal a Santiago del Estero donde dejaron imborrables recuerdos.

   Llama la atención una información que casi de inmediato  indicaba que las obras se habían iniciado el 14 de Agosto anterior “a cargo de la constructora brasileña Odebrecht. Esta fue la única empresa adjudicada que presentó financiamiento propio para la obra y no depende de préstamos de bancos chinos”.
   ¿Empezaron o no con las obras?
   No es el único interrogante que flota en el aire, porque tanto Sosa como López deberán concurrir a la Unicameral a ofrecer las explicaciones del caso, los motivos del fracaso de la operación y no deberían esquivar el bulto cuando tengan que rendir cuentas a la tibia oposición, de cuánto nos cuesta el aborto de algo que anunciaron como seguro y cuándo piensan volver a llamar a licitación para esos gasoductos que se les escaparon.
   De todas maneras, harán como los chicos malos que confesarán una travesura a su papá y ese papá, condescendiente con la picardía de los pequeños, les hará un chas-chas cola, los intimará con el “¡que no se repita!” y dejará que vuelvan a sus juegos mientras su mamá creerá que los ha retado.
   Son las ventajas de la mayoría propia.
   Y sobre todo, cuando la mamá es tímida minoría…

Gonio Ferrari

25 de abril de 2017

Un ejemplo para conocer y apoyar ----------

“SI EL NIÑO TIENE EN SUS MANOS UN
INSTRUMENTO MUSICAL ES IMPOSIBLE
QUE ALGUNA VEZ EMPUÑE UN ARMA”
   Si fuera posible sostener que la buena música es sólo para los ricos, subrayando más todavía ese concepto cuando se trata de música clásica o culta -como algunos le llaman y no es tan así- hay una realidad muy cercana a los cordobeses, que vendría de periquete para desmitificar ese concepto tan tirado de los pelos.
   En el sector Este de nuestra extendida Córdoba de las campanas, saliendo por la avenida Fuerza Aérea en dirección a Punilla, está uno de los enclaves emergentes más poblado de la ciudad, que es “Villa La tela”, donde según recientes estimaciones conviven cerca de 15 mil almas.
   Viviendas precarias, escasos servicios elementales que dignifiquen la vida teniéndolos tan cerca, carencias por donde le busquen y una mala fama que nace de los infaltables prejuiciosos que cometen el error y la bajeza de confundir o hacer sinónimos entre pobreza y delincuencia.
   Aparte de mirar hacia otro lado cuando esa delincuencia “de guantes blancos” tiene base en barrios coquetos o cerrados, cierran también sus bolsillos si se trata de dar una mano a los desposeídos; a los que claman no tan solo el pescado sino la caña y el anzuelo para conseguirlos.
   Por fortuna, hay más excepciones de las que uno cree y supone y volviendo a la música, es para resaltar la sostenida tarea de un personaje cordobés que ha conseguido unir -en la búsqueda de aquella dignidad que muchos le niegan- a la pobreza con la música, lo que no deja de ser una valiosa y encomiable expresión en la búsqueda de superación.
   ¿Usted imagina a niños y jóvenes de “La Tela” ejecutando a Mozart, a Beethoven, a Ginastera a Vivaldi o a Gardel y Le Pera?
   ¿Usted imagina a esos niños y adolescentes amasando pan que luego venden para llegar a comprar instrumentos musicales, en vez de soñar con la “play” y otros entretenimientos propios y casi privativos de esa edad?
   Yo sí…
   E imagino asimismo que ese personaje entrañable de quien le hablo, “El Pollo” Díaz, también lo siente así …
   Por eso en el blog www.gonioferrari.com del programa radial “Síganme los buenos” que emite cada domingo AM580 Radio Universidad de Córdoba, buscando en la columna derecha donde aparecen los audios, aproximadamente a los 31’ 27” comienza la edición  n° 461 del espacio radial y una media hora después, la animada y por momentos emotiva conversación con el “Pollo” Díaz, un voluntarioso e imitable ejemplo de solidaridad, cariño y preocupación por los marginados, a través de “Benjaminos”, la organización con fines sociales que preside, sin recibir ningún apoyo estatal aunque sí, algunas básicas ayudas económicas que provienen de un par de empresarios cordobeses.
   Escúchelo bien y al final, si le parece que puede Ud. aportar de alguna manera a la noble causa en la que está -estamos- comprometido, no dude en llamarle al 0351-155-301-954 para hacérselo saber y regalarle contención y felicidad a por lo menos medio centenar de niños y jóvenes que han entendido que la buena música es uno de los elementos que ellos gozan, junto a la plausible voluntad de recuperar su dignidad de personas pese al escenario de carencias en que les toca vivir.
Gonio Ferrari


23 de abril de 2017

S.L.B.: CARACAS Y SANTA CRUZ VÍCTIMAS DE LA REPRESIÓN – 400 “K” SE PASARON AL JUSTICIALISMO CORDOBESISTA – EL “POLLO” DIAZ, VILLA “LA TELA” Y LA MÚSICA – CURIOSO CASO EN LA MEGACAUSA – LA “TRIBUNA SEGURA” ES UN CUENTO – EL CASO DE EMANUEL, A LA JUSTICIA – EL PERIPLO DE “ELLA” POR EL EXTERIOR, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del domingo 23/04/17 emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

SANTA CRUZ Y CARACAS UNIDOS EN LA REPRESIÓN

   Suelen ser curiosas las interpretaciones tanto de explicaciones como de estilos, cuando de acciones violentas se trata.
   En el caso de Venezuela, para los “k”adictos es imponer el orden porque los opositores
pretenden derrocar al bolivariano Maduro, a la vez que alientan la "cubanización" del país, si nos atenemos a las sesudas manifestaciones de Luis D'Elia, paladín de la democracia y del voto popular.
   En el caso de Santa Cruz, la policía dependiente de la gobernadora cuñada, apalea, balea por ahora con gomas y gasifica a quienes protestan, porque no queda elegante demandar el pago de cuatro meses o más de atraso salarial, entre otras exigencias.
   Dentro de este panorama de doble caos geopolítico, lo más significativo -como siempre
sucede- es el absoluto silencio de quienes, cuando es a la inversa, levantan sus voces y acosan mediáticamente invocando los derechos humanos.
   Y no se los escucha evaluar Venezuela ni Santa Cruz.
   Nos pongamos de acuerdo: cuando apalean, balean, reprimen, lastiman o matan en nombre y por mandato de un gobierno, lo que menos interesa es buscar los costados políticos o ideológicos que expliquen tales acciones.
   Son tan necesarias las evaluaciones de los kirchneristas como de los bolivarianos chavistas.
   A los plañideros y victimizados "maestros" baradelianos los torturaron con gases, balas disuasorias y les hicieron sentir la dureza y el rigor de los bastones.
   Pero en Venezuela y en Santa Cruz, son simples tareas tendientes a imponer el orden.
   Y para estas penosas y sangrientas circunstancias, nada más salvajemente sonoro que ciertos y sugestivos silencios...


400 CAMBIOS DE CAMISETAS, DE LOS “K” AL P.J. 

   Es para rogar que ahora los auténticos peronistas no les pasen factura a los flamantes injertados, por haberles robado y usufructuado sus banderas por casi tres lustros, costumbre que instauró el kirchnerismo con las sacras enseñas del peronismo inicial devenido en Justicialismo. Si bien el acuerdo de incorporar al justicialismo cordobés a cerca de 400 activistas “K” es a nivel de conducción, no ha sido mirado con simpatía por los peronistas históricos ni por aquellos que se sintieron marginados, agraviados y humillados durante el delasotismo con la discriminación de la que resultaron víctimas no tan sólo en lo económico.
Y ahora que están tomados de las manos, comulgando idénticos proyectos, inquietudes y logros, verán -ambos sectores- llegado el momento de brindar una que otra explicación de esas que no se exigen entre ellos, porque son más saludables y menos comprometedores los silencios. Una de ellas, tomando en cuenta que la actual esposa del gobernador Schiaretti está siendo marketineramente catapultada a precandidata a pelear por el sillón mayor del Panal, o Rayador de Queso, como quieran llamarle a la nueva sede de la conducción provincial, qué definición de la realidad le darán al pueblo cordobés, por ser la provincia con más irritante índice de pobreza estando ella, precisamente, a cargo de una faceta de la acción social en este importante distrito electoral argentino, como lo es la Secretaría de Equidad y Promoción del Empleo.
   Eso no es para lucirse.  
   Y los militantes que seguramente por respetable convicción o conveniencia no dejarán de ser adoradores del cristinismo, aunque ahora estén acollarados con el cordobesismo schiaretista, tendrán la obligación de poner en claro -entre un cúmulo de interrogantes- por qué Santa Cruz que recibió proporcionalmente más partidas de dinero de la Nación que cualquier otra provincia, cayó a la bancarrota con escandalosas demoras en las liquidaciones de salarios a los estatales, con el ciclo escolar desquiciado y clamando ayuda al poder central.
   Y dejemos de lado todo lo que huela a grieta o herencia recibida.

   Un  detalle más que no sería bueno dejar caer en el olvido: si lo que buscan con este tardío “hermanamiento” es un fortalecimiento común para enfrentar al adversario, o el abrazo que los emparente y les permita quedar en segundo lugar.
   Así alcanzarían bancas con fueros parlamentarios incluidos, en beneficio de muchos personajes que bien pueden ser nominados como partícipes de resonantes hechos de corrupción que se vienen ventilando y seguirán “apareciendo”, tanto a nivel nacional como en el ámbito provincial.
   Asegurar la continuidad del signo político parece ser la consigna, escondiendo que para ello deban abrazarse y franelearse ideológicamente, muchos de los que hasta ayer nomás vociferaban intercambiándose odios, acusaciones, reproches y denuncias.
   Parece ahora que al estar unidos por la preocupación, la compartida y practicada vocación de eternidad y la alergia a las condenas, han acordado entonar a dúo un inédito aunque no sorpresivo himno a la hipocresía.

EL “POLLO” DIAZ ANDA PIANDO POR “LA TELA”

   Este comentario, si en mi ánimo estuviera enfrentar a quienes sostienen que la buena música es sólo para los ricos, subrayando más todavía ese concepto cuando se trata de música clásica o culta -como algunos le llaman y no es tan así- vendría de periquete porque desmitifica ese concepto tan tirado de los pelos.
   En el sector Este de nuestra extendida Córdoba de las campanas, saliendo por la avenida Fuerza Aérea en dirección a Punilla, está uno de los enclaves emergentes más poblado de la ciudad, que es “Villa La tela”, donde según las últimas estimaciones conviven cerca de 15 mil almas.
   Viviendas precarias, escasos servicios que dignifiquen la vida teniéndolos tan cerca, carencias por donde le busquen y una mala fama que nace de los prejuiciosos que cometen el error y la bajeza de confundir o hacer sinónimos entre pobreza y delincuencia.

   Aparte de mirar hacia otro lado cuando esa delincuencia tiene base en barrios coquetos o cerrados, cierran también sus bolsillos cuando se trata de dar una mano a los desposeídos; a los que claman no tan solo el pescado sino la caña y el anzuelo para conseguirlos.
   Por fortuna, hay más excepciones de las que uno supone y volviendo a la música, un personaje cordobés ha conseguido unir en la búsqueda de aquella dignidad que muchos le niegan, a la pobreza con la música.
   ¿Usted imagina a niños y jóvenes de “La Tela” ejecutando a Mozart, a Beethoven, a Ginastera o a Vivaldi?
   Yo sí…
   E imagino asimismo que ese personaje entrañable de quien le hablo, “El Pollo” Díaz, también lo siente así …

El audio de la jugosa y por momentos emotiva conversación que mantuvieron el “Pollo” Díaz y Gonio Ferrari, con relación a esa orquesta para la música clásica creada en Villa La Tela -un asentamiento de carenciados de nuestra ciudad con 46 niños y jovencitos- había sido dispuesto para poder ser escuchado en la columna respectiva, ubicada en el costado derecho de este blog. Pero una desafortunada circunstancia ajena a nuestro control hizo que no contáramos hoy con esa grabación aunque abrigamos la casi certeza que este lunes antes de mediodía podremos tenerla. Lo que están haciendo en ese asentamiento informal que cuenta con una población que supera las 15.000 almas, es una muestra cabal que la música no es tan solo para el deleite del alma, sino también para enriquecer el espíritu y en el caso de los menos afortunados, para estimular en ellos el arte y enseñarle a los poderosos que no siempre es acertada aquella mezquina costumbre de equivocarse al hacer sinónimos entre pobreza y delincuencia. Un niño que ejecute un instrumento musical, difícilmente alguna vez empuñe un arma de fuego. Toda una auténtica definición que los enaltece en su pobreza.

CURIOSO CASO EN LA MEGACAUSA

   El Sr Ramón Andrés Pérez trabajó en el Registro General de la Provincia de Córdoba, durante treinta años. Por concurso llegó al cargo de Jefe de Sección. Es una realidad que si uno pregunta su currículum y antecedentes, a cualquiera de los más de 200 empleados del Registro,  en Tribunales Civiles, en el Colegio de Martilleros, en el Colegio de Escribanos, en el  Colegios de Abogados, las personas que lo conocen afirman que jamás en su vida fue corrupto, o instó a alguien a cometer delito.  
   Por el contrario, lo combatió, haciendo él mismo más  de 200 denuncias ante las distintas Direcciones del Registro, de las cuales me ha enviado copia que las prueban.  En  el año 2009 se lo imputó en una causa junto  a un señor Nores y otros más  que no conocía, a los que vio por primera vez en el Tribunal el día de su juicio.
   Fue encarcelado el 11 de agosto de 2009, y liberado el 11 de julio de 2012, casi tres años de prisión  preventiva, siendo jurídicamente inocente, trabajador común, sin fortuna ni contactos.
   En el juicio  se han denunciado vicios,  irregularidades y fundamentalmente inexistencia de pruebas, pese a lo cual recibió condena de cuatro años y tres meses.
   Más que muchos que asesinan.
   El día 20 de este mes recibió una nueva citación judicial, otra vez como imputado en la causa. Dado que lo dejaron sin trabajo  el mismísimo día de la detención, hace ya 7 años, 8 meses y 12 días, nada hay que el Fiscal no pudiera haberle reclamado al momento de juzgarlo.
   Es evidente que alguien está haciendo honor al concepto de reciclado, volver a procesar, para que siga siendo útil, claro está, que no a la justicia, sino al encubrimiento e impunidad de los verdaderos culpables.
   Y hay una duda que me carcome el alma: ¿investigó nuestra Justicia, alguna de las fundamentadas denuncias que uinterpuso oportunamente el Sr. Perez?
   Si no lo hizo, qué bueno sería saber por qué…

LA “TRIBUNA SEGURA”, NO ES PARA NADA SEGURA

   Los expertos que asesoran en marketing a los gobiernos comparten una costumbre generalizada en tal actividad: bautizar con nombres o designaciones altisonantes a cada plan, operativo o gestión especial a cargo del poder, con el seguro propósito de impactar a la sociedad y meterle a la gente en su cabeza un elemento fácil de recordar.
   Eso de “tribuna segura” ha hecho, hace y seguirá haciendo agua porque es imposible modificar la argentina cultura de dictar leyes y después no tener estructura para controlar que se cumplan. Y eso sucede en todos los ámbitos de la vida ciudadana, cuando el reduccionismo indica que solo cumpliendo los 10 mandamientos el mundo estaría ordenado.
   En el Kempes exigían documento de identidad a todo el mundo incluyendo a periodistas -acreditados con su credencial, fotografía incluída- y a niños que no pasaban de los 12 años.
   Y después tuvieron que ver que se les escapaban las tortugas.
   ¿Cuántos prontuariados e inhabilitados burlaron los “celosos” controles? Imposible saberlo.
   No es para generalizar porque sería injusto, pero alguna vez la policía y quienes tienen la obligación de verificar todo lo que sucede y cobran por ello, debieran advertir (aunque ya lo hayan hecho pero guardaron silencio) la cantidad de alcohol que se comercia dentro del estadio y las sustancias prohibidas descaradamente negociadas y consumidas a la vista displicente de la propia autoridad, más enfrascada en matear y en enviar mensajitos con los celulares.
  La “tribuna cuidada” supone prevención que no existe, porque si se cumpliera dicho objetivo, no sucederían episodios tanto intrascendentes, hasta trágicos como el del sábado pasado.
   Mirando una y cien veces la filmación, a lo largo de varios minutos no se observa la presencia ni siquiera de un solo policía y si alguno estaba camuflado y de civil, se abstuvo de actuar para detener algo que se venía gestando desde una de las puertas de acceso, cuando se generó un áspero entredicho al que pocos se quieren referir.
   El alcohol y la droga en las canchas de fútbol no tienen camiseta, sino el estandarte único de los narcos. Mientras no se termine con ese sucio negocio en la tribuna, tendremos que seguir lamentando desgracias en las reuniones deportivas más convocantes.
   Mientras los violentos sigan siendo sostenidos por los malos dirigentes y viceversa, nada cambiará en beneficio del espectador que es uno de los más sufridos sostenedores del espectáculo. Y si alguien -desde el poder- se animara a implantar un control de alcoholemia en los ingresos a los estadios, mucho se ganaría en prevención, que es la madre de la seguridad.   
   Y los responsables de cada operativo en los estadios tienen la obligación de controlar severamente la ubicación de los efectivos y el cumplimiento de los objetivos para los que fueron asignados. Si la tarea se limita a una desordenada presencia, en ese caso los policías es más lo que molestan e incitan que lo que resultan útiles.
    No les pagan para mirar el partido ni para entretenerse con los celulares.
   Porque “estando en babia” es cuando por sus narices pasan el alcohol, la droga, la pirotecnia, los enormes “trapos” y lo que es peor, los indeseables que tienen prohibido el acceso o registran pedidos de captura. Alguna vez el ciudadano honesto, espectador inocente, tiene derecho a ser protegido para contar con la seguridad de volver a su casa y en una de esas, al verse amparado, la próxima vez se animará a recuperar esa dominguera costumbre de ir a la cancha con su familia, aunque los encuentros sean con la presencia de las dos hinchadas.
   Culpa de los inadaptados, de los malos dirigentes y de la falta de autoridad, todo eso se ha perdido.
   Es un deber de todos luchar para recuperarlo.
   ¿Se acuerda de los temibles e “indómitos” hooligans ingleses?
   Sin alardes, los británicos terminaron con la criminal violencia que desataban, solo aplicando la ley y algunos bastonazos.
   Tenemos leyes aplicables y por si hacen falta, también sobran bastones.

PESE A TODO, CONFIEMOS EN LA JUSTICIA

  Los detenidos son varios, aunque no todos los que el mundo vio insultar, golpear, torturar, empujar, matar y robar a una víctima indefensa como era Emanuel Balbo, 22 años, hincha de Belgrano al igual que todos los responsables de su muerte y de la indiferencia de hacer y ver lo que estaba sucediendo, sin actuar en defensa de alguien que estaba siendo acosado y condenado sin juicio, por una exaltada multitud tribunera.
   Párrafo aparte para la penosa y delirante postura “profesional” de la defensora de uno de los por ahora sospechosos, que mofándose de la realidad, de la contundencia de las imágenes y del masivo dolor ajeno, pretende instalar la absurda, ridícula y descalificante postura del “suicidio”, en una afrenta al sentido común y al propio Derecho.
   No en vano caben las alusiones a las chicanas y las interpretaciones, pero frente al cúmulo de probanzas documentales como otras testimoniales, era para pensar que nadie se atrevería a cuestionar la gravedad del caso y sus letales consecuencias, pero jamás podía cruzarse por la cabeza de cualquier ser racional, una concepción tan cercana al desvarío y socialmente monstruosa como plantear la teoría de la autoeliminación como causal del deceso.  
   La Justicia está en lo suyo y en ese ámbito los tiempos no se miden igual que en el resto de la sociedad, por lo que será necesario convivir con los plazos que se estiran, con las gestiones que no se concretan por falta de movilidad o de personal, por las trabas -algunas legales y seguramente otras no tanto- que serán interpuestas porque nadie, en su sano juicio, puede estar resignado a una pena severa o a la posibilidad del encierro vitalicio que más allá de lo temporal, lleva el espanto de pensar en la convivencia con seres ya jugados, a los que poco les importaría acentuar los efectos de la condena por eso de los severos y a veces sangrientos códigos no escritos que rigen en los establecimientos carcelarios.
   Emanuel Balbo ya es recuerdo. Demasiado cercano, pero recuerdo al fin.
   Es para rogar para su familia y seres más queridos -en lo formal- por eso que esperamos en el prójimo pero íntimamente no lo aceptamos, que le llaman resignación. 
   Ya no es necesario rogar por su alma, porque Emanuel ya había ganado el cielo si es que existe, al recibir el primer golpe artero.
   Roguemos, si, por una Justicia sin vacilaciones ni vericuetos. Sin contemplaciones ni atenuantes porque no existen. Con la firmeza de estar escribiendo para los tiempos una parte de la historia que estamos viviendo como si fuéramos protagonistas de una película de terror.
   También imploremos que esos tiempos no tengan la dimensión de las tardanzas provocadas que caminando por las demoras, nos llevan fatalmente a la inmerecida ignominia del  olvido.
     La causa está en manos de la Justicia.
     Así nos cueste, confiemos en ella…

ELLA, CON IDA Y VUELTA, VIAJA AL EXTERIOR

   No me parece alocada la determinación de la Justicia de permitirle a Ella, La Que Ahora Quiere Volver a gozar del poder, viajar al exterior para cumplir según sus declaraciones, con visitas a importantes dignatarios y a dictar algunas conferencias para las que habría sido invitada.
   Es de suponer que los magistrados que llevan sus causas habrán debatido acerca de los riesgos que se corren frente a una eventual como remota intención -como ellos le dicen- de profugarse, lo que en buen romance significa pasar a la categoría de prófuga de la ley.
   Hay que entender que la doña pese al cúmulo de acusaciones en su contra sostiene su inocencia y habrá de hacer lo propio cuando enfrente a cada uno de los tribunales que la juzgue, así que es para pensar que de ninguna manera, ella dilapidaría una ocasión de probar su inocencia y pasar al frente en la consideración de los argentinos.
   Por otra parte bien sabe esta Sra. que para candidatearse con miras a las elecciones de octubre necesita estar absolutamente libre de condenas y por su carácter férreo y combativo, es para pensar que dará pelea en el terreno donde el árbitro es esa otra doña, la de los ojos vendados.
   Además si en su pasado fue juvenilmente transgresora, es la mejor oportunidad que tiene para mostrar que su incorporación y crecimiento dentro de la burguesía política le ha enseñado -y aprendió- que las leyes han sido creadas para ser respetadas y no burladas.
   Son tantas las especulaciones que acompañan esta alternativa de la ex presidenta, que van desde imaginarla en los grandes foros internacionales mostrando lo que sigue sosteniendo
fue lo bueno de su gestión, como de aquellos otros infaltables escépticos que minimizan la trascendencia de los escenarios donde se presentará, suponiéndolos de bajo nivel como si fuera a disertar en clubes de barrio.
   Sea como fuere no es para escandalizarse que se vaya del país pese a la inminencia de su nueva convocatoria a Comodoro Py, para responder a las acusaciones que pesan sobre ella y su actuación en la más alta magistratura del país.
   Lo importante, en todo caso, es que podamos ir siguiendo las alternativas del periplo no tanto para asegurarnos de su regreso, sino para evaluar con conocimiento de causa, el verdadero nivel de los organismos que según sus partidarios, la han convocado.
   Porque salga de nuestro territorio y haga todo lo que se le ocurra, no es otra cosa que gozar de la libertad que nos merecemos todos los argentinos.

   Aunque en realidad, lo más importante, sería que no se olvidara de regresar.

21 de abril de 2017

Injerto “K” en el PJ cordobés ----

LA POLÍTICA, EL ESCENARIO
IDEAL PARA LA HIPOCRESÍA

   Es para rogar que ahora los auténticos peronistas no les pasen factura a los flamantes injertados, por haberles robado y usufructuado sus banderas por casi tres lustros, costumbre que instauró el kirchnerismo con las sacras enseñas del peronismo inicial devenido en Justicialismo. Si bien el acuerdo de incorporar al justicialismo cordobés a cerca de 400 activistas “K” es a nivel de conducción, no ha sido mirado con simpatía por los peronistas históricos ni por aquellos que se sintieron marginados, agraviados y humillados durante el delasotismo con la discriminación de la que resultaron víctimas no tan sólo en lo económico.
Y ahora que están tomados de las manos, comulgando idénticos proyectos, inquietudes y logros, verán -ambos sectores- llegado el momento de brindar una que otra explicación de esas que no se exigen entre ellos porque son más saludables y menos comprometedores los silencios. Una de ellas, tomando en cuenta que la actual esposa del gobernador Schiaretti está siendo marketineramente catapultada a precandidata a pelear por el sillón mayor del Panal, o Rayador de Queso, como quieran llamarle a la nueva sede de la conducción provincial, qué definición de la realidad le darán al pueblo cordobés por ser la provincia con más irritante índice de pobreza estando ella, precisamente, a cargo de una faceta de la acción social en este importante distrito electoral argentino, como lo es la Secretaría de Equidad y Promoción del Empleo.
   Eso no es para lucirse.  
   Y los militantes que seguramente por respetable convicción o conveniencia no dejarán de ser adoradores del cristinismo, aunque ahora estén acollarados con el cordobesismo
schiaretista, tendrán la obligación de poner en claro -entre un cúmulo de interrogantes- por qué Santa Cruz que recibió proporcionalmente más partidas de dinero de la Nación que cualquier otra provincia, cayó a la bancarrota con escandalosas demoras en las liquidaciones de salarios a los estatales, con el ciclo escolar desquiciado y clamando ayuda al poder central.
   Y dejemos de lado todo lo que huela a grieta o herencia recibida.
   Un  detalle más que no sería bueno dejar caer en el olvido: si lo que buscan con este tardío “hermanamiento” es un fortalecimiento común para enfrentar al adversario, o el abrazo que los emparente y les permita quedar en segundo lugar. Así alcanzarían bancas con fueros parlamentarios incluidos, en beneficio de muchos personajes que bien pueden
ser nominados como partícipes de resonantes hechos de corrupción que se vienen ventilando y seguirán “apareciendo”, tanto a nivel nacional como en el ámbito provincial.
   Asegurar la continuidad del signo político parece ser la consigna, escondiendo que para ello deban abrazarse y franelearse ideológicamente, muchos de los que hasta ayer nomás vociferaban intercambiándose odios, acusaciones, reproches y denuncias.
   Parece ahora que al estar unidos por la preocupación, la compartida y practicada vocación de eternidad y la alergia a las condenas, han acordado entonar a dúo un inédito aunque no sorpresivo himno a la hipocresía.

Gonio Ferrari

19 de abril de 2017

A la autoridad se les escapan las tortugas

EL FRACASO DEL PROMOCIONADO
PLAN DE LAS TRIBUNAS SEGURAS
   Los expertos que asesoran en marketing a los gobiernos comparten una costumbre generalizada en tal actividad: bautizar con nombres o designaciones altisonantes a cada plan, operativo o gestión especial a cargo del poder, con el seguro propósito de impactar a la sociedad y meterle a la gente en su cabeza un elemento fácil de recordar.
   Eso de “tribuna segura” ha hecho, hace y seguirá haciendo agua porque es imposible modificar la argentina cultura de dictar leyes y después no tener estructura para controlar que se cumplan. Y eso sucede en todos los ámbitos de la vida ciudadana, cuando el reduccionismo indica que solo cumpliendo los 10 mandamientos el mundo estaría ordenado.
   En el Kempes exigían documento de identidad a todo el mundo incluyendo a periodistas -acreditados con su credencial, fotografía incluída- y a niños que no pasaban de los 12 años.
   Y después tuvieron que ver que se les escapaban las tortugas.
   ¿Cuántos prontuariados e inhabilitados burlaron los “celosos” controles? Imposible saberlo.
   No es para generalizar porque sería injusto, pero alguna vez la policía y quienes tienen la obligación de verificar todo lo que sucede y cobran por ello, debieran advertir (aunque ya lo hayan hecho pero guardaron silencio) la cantidad de alcohol que se comercia dentro del estadio y las sustancias prohibidas descaradamente negociadas y consumidas a la vista displicente de la propia autoridad, más enfrascada en matear y en enviar mensajitos con los celulares.
  La “tribuna cuidada” supone prevención que no existe, porque si se cumpliera dicho objetivo, no sucederían episodios tanto intrascendentes, hasta trágicos como el del sábado pasado.
   Mirando una y cien veces la filmación, a lo largo de varios minutos no se observa la presencia ni siquiera de un solo policía y si alguno estaba camuflado y de civil, se abstuvo de actuar para detener algo que se venía gestando desde una de las puertas de acceso, cuando se generó un áspero entredicho al que pocos se quieren referir.
   El alcohol y la droga en las canchas de fútbol no tienen camiseta, sino el estandarte único de los narcos. Mientras no se termine con ese sucio negocio en la tribuna, tendremos que seguir lamentando desgracias en las reuniones deportivas más convocantes.
   Mientras los violentos sigan siendo sostenidos por los malos dirigentes y viceversa, nada cambiará en beneficio del espectador que es uno de los más sufridos sostenedores del espectáculo. Y si alguien -desde el poder- se animara a implantar un control de alcoholemia en los ingresos a los estadios, mucho se ganaría en prevención, que es la madre de la seguridad.   
   Y los responsables de cada operativo en los estadios tienen la obligación de controlar severamente la ubicación de los efectivos y el cumplimiento de los objetivos para los que fueron asignados. Si la tarea se limita a una desordenada presencia, en ese caso los policías es más lo que molestan e incitan que lo que resultan útiles.
   No les pagan para mirar el partido ni para entretenerse con los celulares.
   Porque “estando en babia” es cuando por sus narices pasan el alcohol, la droga, la pirotecnia, los enormes “trapos” y lo que es peor, los indeseables que tienen prohibido el acceso o registran pedidos de captura. Alguna vez el ciudadano honesto, espectador inocente, tiene derecho a ser protegido para contar con la seguridad de volver a su casa y en una de esas, al verse amparado, la próxima vez se animará a recuperar esa dominguera costumbre de ir a la cancha con su familia, aunque los encuentros sean con la presencia de las dos hinchadas.
   Culpa de los inadaptados, de los malos dirigentes y de la falta de autoridad, todo eso se ha perdido.
   Es un deber de todos luchar para recuperarlo.
   ¿Se acuerda de los temibles e “indómitos” hooligans ingleses?
   Sin alardes, los británicos terminaron con la criminal violencia que desataban, solo aplicando la ley y algunos bastonazos.
   Tenemos leyes aplicables y por si hacen falta, también bastones.  
Gonio Ferrari

   

18 de abril de 2017

La evitable muerte de Emanuel ----

LA JUSTICIA INICIÓ EL CAMINO
EN  DEMANDA DE  SU VERDAD
   Los detenidos son varios, aunque no todos los que el mundo vio insultar, golpear, torturar, empujar, matar y robar a una víctima indefensa como era Emanuel Balbo, 22 años, hincha de Belgrano al igual que todos los responsables de su muerte y de la indiferencia de hacer y ver lo que estaba sucediendo, sin actuar en defensa de alguien que estaba siendo acosado y condenado sin juicio, por una exaltada multitud tribunera.
   Párrafo aparte para la penosa y delirante postura “profesional” de la defensora de uno de los por ahora sospechosos, que mofándose de la realidad, de la contundencia de las imágenes y del masivo dolor ajeno, pretende instalar la absurda, ridícula y descalificante postura del “suicidio”, en una afrenta al sentido común y al propio Derecho.
   No en vano en un comentario anterior aludía a las chicanas y las interpretaciones, pero frente al cúmulo de probanzas documentales como otras testimoniales, era para pensar que nadie se atrevería a cuestionar la gravedad del caso y sus letales consecuencias, pero jamás podía cruzarse por la cabeza de cualquier ser racional, una concepción tan cercana al desvarío y socialmente monstruosa como plantear la teoría de la autoeliminación como causal del deceso.
   La Justicia está en lo suyo y en ese ámbito los tiempos no se miden igual que en el resto de la sociedad, por lo que será necesario convivir con los plazos que se estiran, con las gestiones que no se concretan por falta de movilidad o de personal, por las trabas -algunas legales y seguramente otras no tanto- que serán interpuestas porque nadie, en su sano juicio, puede estar resignado a una pena severa o a la posibilidad del encierro vitalicio que más allá de lo temporal, lleva el espanto de pensar en la convivencia con seres ya jugados, a los que poco les importaría acentuar los efectos de la condena por eso de los severos y a veces sangrientos códigos no escritos que rigen en los establecimientos carcelarios.
   Emanuel Balbo ya es recuerdo.
   Demasiado cercano, pero recuerdo al fin.
   Es para rogar para su familia y seres más queridos -en lo formal- por eso que esperamos en el prójimo pero íntimamente no lo aceptamos, que le llaman resignación.
   Ya no es necesario rogar por su alma, porque Emanuel ya había ganado el cielo si es que existe, al recibir el primer golpe artero.
   Roguemos, si, por una Justicia sin vacilaciones ni vericuetos. Sin contemplaciones ni atenuantes porque no existen. Con la firmeza de estar escribiendo para los tiempos una parte de la historia que estamos viviendo como si fuéramos protagonistas de una película de terror.
   También imploremos que esos tiempos no tengan la dimensión de las tardanzas provocadas que caminando por las demoras, nos llevan fatalmente a la inmerecida ignominia del  olvido.
   La causa está en manos de la Justicia.
   Aunque nos cueste, confiemos en ella.
Gonio Ferrari

17 de abril de 2017

Otro drama junto al fútbol ------------

AUNQUE NO LO LEAS NUNCA…

Emanuel:

   Te has ido demasiado joven; demasiado como para haber llegado a comprender muchas cosas.
   No alcanzaste a comprender que a veces la maldad de la gente no tiene límites.
   No pudiste sobrevivir porque caíste rodeado de criminales y de indiferentes y de cagones que nada hicieron por impedir que te mataran, aunque fueran del mismo palo.
   Te fuiste entre gritos hostiles e injustos, alentados por una alocada venganza que no merecías.
   Ahora con los crespones negros sobre celeste no hacemos nada, ni con el luto, ni con el llanto, ni con la Justicia a veces basculante entre el castigo y el ridículo y cómplice garantismo que atenúa culpas.
   No. No hacemos nada tampoco con el minuto de silencio, ni con el brazalete negro, ni con las coronas, ni con las flores, ni con el aplauso final de la despedida que te transforme en recuerdo querido...
   Solo haremos algo por vos y en tu memoria -como sociedad- exigiendo justicia más que venganza, pero justicia en serio, sin atenuantes, chicanas, agachadas en nombre de la Ley o benévolas interpretaciones.
   Es lo mejor que podemos hacer como desagravio ante tu sacrificio y por no haber clamado antes, que desde todos los sectores se alentara el regreso a la mágica fiesta que supo ser el fútbol.
   Cuando no había rentados barrabravas, pero sí fanáticos.
   Cuando no había dirigentes sostenidos por los violentos.
   Cuando existía la diferencia pero también el respeto por el adversario aunque en tu caso no lo fuera.
   Es de la única manera que, sin esquivar el bulto, tengo -tenemos- la obligación de asumir parte de esa culpa por la omisión de no haber luchado lo suficiente para recuperar, del césped hacia afuera, aquello que se trata de un juego maravilloso y no de una absurda guerra a veces entre hermanos de camiseta.
   Tu partida, casi como que nos transformó a todos en encubridores.
   Y es una carga demasiado pesada para llevar.
   Salvo en tu caso, que pagaste con la vida.
   Sin ser pirata, te juro que bien me cabe un lagrimón celeste…

Gonio Ferrari

16 de abril de 2017

S.L.B.: ¡FELIZ DÍA DE PASCUA! - EL MIEDO QUE IMPULSAN LOS "K" - ¿PASARON A LA HISTORIA LOS CONTROLES DE ALCOHOLEMIA? - LLEVAMOS 5 AÑOS CON LA MEGACAUSA - A TRES DÉCADAS DEL CUARTELAZO CARAPINTADA - NOSTALGIAS DE LA ESCUELA PÚBLICA - TRUMP Y EL DRAMA DE LOS QUE JUEGAN CON FUEGO, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 16/04/17 difundido por AM580 Radio Universidad de Córdoba en simultáneo con FM88.5
¡FELICES PASCUAS!  
     Si a la festividad pascual de hoy la despojamos de sus connotaciones religiosas, queda solo el marco de la reunión familiar, ampliamente convocante, bulliciosa y por lo general dentro de un tentador escenario gastronómico donde el lucimiento es para el ácido úrico y el colesterol.
     Pero al enfocarlo desde el mirador de la fé, es el reencuentro con la vida; es la resurrección de los valores y sintetizando, es un anhelo de reconciliación universal.
     Roguemos que al menos sirva para eso.
   En el seno de la familia, que es la base de la sociedad, las rencillas y las diferencias terminan cuando prevalece el atávico y fraternal concepto de unión que la consolida; el amor, la tolerancia y el sentido solidario.
   Se me ocurre que comparándola con la ciudad ocurre lo mismo, pero en escala mayor, porque la ciudad es la casa grande, de la gran familia, donde convivimos.
   Ni que hablar entonces de la situación en la provincia y en el país, que nos demandan siempre mayor indulgencia, para combatir la propia y cerrada incomprensión que por lo general  se ha enquistado en muchos de quienes nos gobiernan.
   Que esta Pascua, fiesta religiosa para la mayoría, y sin distinción de creencias, sirva también a la hora de plantearnos la reconciliación nacional, en momentos críticos para los argentinos postergados y marginados, pese al maquillaje de frescura y lozanía que algunos buscan instalar en la sociedad, como desconociendo la crisis.
    Los que hemos llegado a cierta edad ya no soportamos la cosmética y menos aún, como mágica solución a los problemas.
     Que la Pascua nos una y nos abrace para glorificar el sacrificio en la cruz, y poder asegurar para nosotros, para nuestros hijos y para los hijos de nuestros hijos, que nuestra propia resurrección también es posible.

EL MIEDO QUE IMPULSAN LOS “K”

   Ya resulta agobiante caer en la reiteración de algo que viene minando la calidad de vida de los argentinos y nos sigue alejando de aquel horizonte de grandeza que soñamos desde el fondo de la historia, perfectamente alcanzable si tomamos en cuenta las enormes riquezas de nuestro territorio.
   Ese “algo” no es otra cosa que la reiteración del miedo, la venta del desastre, del crudo enfrentamiento, al que por lógica sólo adhieren los desencantados, nostálgicos de sus buenos tiempos -para ellos, obviamente- y de ese temor que acrecientan frente al avance de la Justicia que puede condenarlos.
   Es alarmante y a la vez ridículo que los inventores, instauradores y reforzadores de la famosa grieta, pretendan ahora cambiarse de bando y colocarse como siempre lo hicieron, en el sufrido rincón de las víctimas.
   Las agorerías tienen su base, a veces crecen y en menos ocasiones es que explotan, porque no olvidemos que nuestro pueblo hace tiempo dejó de ser tan tonto, y observa con mayor atención cuando alguien pretende venderle espejitos y piedras de colores.
   Esa ilegal acción de predecir enfrentamientos civiles, o sea que en buen romance avizoran una guerra interna y fratricida, se llama incitación a la violencia y configura delito, aunque otra vez, si actúan el poder o la Justicia, transformarán a sus mentores en víctimas, inveterada costumbre que los caracterizó durante más de una década.
   Es cierto que la sociedad está en vilo frente a una situacion de crisis que demasiado lentamente viene acomodando sus indicadores, y luchando a la vez con aquellos que jamás pensaron perder, no se prepararon para la derrota, como también es honesto suponer que quienes ganaron tampoco estuvieron convencidos del  triunfo.
   El país y su situación no están para remiendos, parches ni muletas de cartón porque nada de eso sirve si de consolidar un futuro venturoso se piensa.
   Los ominosos predicadores del caos ya son conocidos por su intolerancia, lo que se agrava porque al no marginarlos de su derecho a expresarse, han viajado sin escalas desde el ejercicio de esa libertad que les asegura la democracia, hacia el libertinaje que les ofrece un horizonte sin barrotes.
   Pero si desde la cúpula de la derrota se alientan estas actitudes tremendistas, costará muchísimo, y rogamos que no sea a través de la sangre, purificar a una sociedad ya harta de violencia y de sus conocidos mercaderes.
   Es una obligación de todos escuchar los mensajes de la razón, y no caer al error de terminar siendo víctimas del delirio.

¿LOS CONTROLES DE ALCOHOLEMIA SON HISTORIA?

   Aunque tiempo atrás los pronósticos de los más pesimistas agoraban el fracaso del control de alcoholemia, para la prevención de accidentes ruteros o urbanos, la realidad nos ha mostrado que tanto esa medida como la obligatoriedad del uso del casco para motociclistas y su férreo control, de mucho sirvieron.
   No es tanto por confiar en estadísticas que por lo general son dibujadas a conveniencia y demagogia, pero simplemente por recorrer la ciudad se aprecia, a ojímetro como se dice, que los motociclistas en su mayoría, cumplen con la ley.
   El tema es también otra impresión, como que los controles de alcoholemia no se realizan con la frecuencia de antes, o se llevan a cabo en lugares absolutamente obvios y previsibles, lo que facilita su evasión.
   No faltó quien desde el poder, comentara que los controles sobre el consumo de alcohol para quienes conducen autos, motos, ómnibus o cualquier otro vehículo, no se realizan por lo costosos que son tanto los aparatos medidores, como ponerlos en funcionamiento intensivo.
   La ecuación es simple, si pensamos con criterio netamente matemático, cuánto cuesta atender en los hospitales públicos a las víctimas de los accidentes ocasionados por el exceso de alcohol, a lo que debemos sumar todos los otros gastos emergentes.
   Duele pensar que la falta de criterio de las autoridades para obrar con sentido práctico, sea lo que conspire para que las estadísticas, alguna vez, nos hablen de su seriedad sosteniendo que ningún accidente fue provocado por una borrachera.
   Ese sí será un día propicio para festejarlo con unos tragos.
   Pero sin salir después a manejar …

LA MEGACAUSA SIGUE SU RUTA

   Hoy se cumplen cinco años desde  que, en el 2012, motivados por el reclamo de los familiares, comenzamos a comentar la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba.
   Repasando las noticias de cada domingo de Pascua desde entonces, en el  año 2013 la Federación Argentina de Colegios de Abogados reclamaba la libertad de los detenidos en prisión preventiva, expresando que el estado cordobés invertía el orden lógico, impidiendo el goce de las garantías constitucionales que tiene la obligación de asegurar y resguardar.
   En el año 2014 el Fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación instaba a Córdoba a cambiar su postura en lo que respecta a la prisión preventiva y ajustarse a las normas constitucionales e internacionales.
   En el 2015, a la par de reflexionar acerca de figuras como Jesús, Gandhi, Luther King o Mandela, que conocieron el rigor del encarcelamiento sin haber cometido delitos, cuestionamos la persistencia de la prisión preventiva sistemática en la causa y  de la “comisión especial” única, juzgando repetidamente a los mismos imputados por lo mismo.
   Y en el año 2016 recordamos que  Pascua significa “paso” o “salida” de una situación de injusticia y opresión a manos de algún poderoso de turno, recreando un compromiso activo con la justicia pendiente.
   Es fácil apreciar que el legítimo reclamo en contra del abuso de la prisión preventiva de quienes son por principio del derecho inocentes, en 2017 aún aguarda su Pascua.
   De aquellos presos inocentes de la historia, deberá imitarse también la paciencia, a fin de no claudicar en la búsqueda de la verdad.
   Nosotros, ni los parientes de las víctimas de injusticias, somos de entregarnos ni de bajar los brazos.

30 AÑOS ATRÁS, CUARTELAZO CARAPINTADA

   Fueron muchas, demasiadas,  horribles, las horas que los argentinos vivimos en vilo, al borde del desastre con la posibilidad de un retorno a los tiempos del espanto, del secuestro, de la capucha, de la tortura y de la muerte.
   Allá en el ‘87, cuando la elite militar argentina aún conservaba poder, armas y nostalgias, ese señor que ocupó la presidencia de la Nación tuvo el compromiso, la templanza, la valentía y la grandeza cívica de enjuiciarlos, cuando todavía perduraban entre ellos la soberbia, la revancha y ansias de impunidad, distintivos de la derrota a manos de la democracia.
   Si la historia, los derechos humanos y el nunca más tienen un padre, ese es Raúl Alfonsín porque enfrentó a la ignominia del cuartelazo en días que las sangrantes heridas recién comenzaban a cicatrizar.
   Después, descolgar cuadros de uniformados era fácil porque ya habían mordido el polvo del fracaso, lo mismo que reflotar una dudosa paternidad de aquellos derechos humanos, reivindicados por el ejemplar restaurador de la democracia y de la libertad.
   Han pasado 30 años, demasiado pocos en la historia pero suficientes para ser honestos y sinceros cuando miramos hacia atrás.
   Nunca es bueno apropiarse de banderas ajenas.
   Ni siquiera en calidad de préstamo por algunos años, porque el tiempo, siempre el tiempo y la memoria, son los únicos e insobornables dueños de la verdad.

NOSTALGIAS DE LA ESCUELA PÚBLICA

   En lo más tierno de la memoria  atesoramos aquellos años dorados de la infancia, años difíciles, tan difíciles como todos los tiempos argentinos, que tuvieron breves tiempos de bonanza para tomar aire, hacer envión y seguir viviendo.
   No me lo contaron. Fui alumno de escuela pública.
   Me tocó vivir esos avatares de la afiliación obligatoria, de la asistencia compulsiva a los actos porque pasaban lista, de la cesantía a quienes no eran simpatizantes… y no debemos ser muchos los que recordamos que dejaron en la calle a un padre de 9 hijos, todos menores, que trabajaba en la construcción del dique Los Molinos, y se ubicó del lado de la Iglesia cuando la atacaron desde el oficialismo de entonces.
   Era uno de mis tíos.
   Solo un ejemplo que sirve de vergonzoso símbolo y esto no es gorilismo, porque es historia.
   En los textos de la primaria, ilustraciones como contenidos eran abierta propaganda partidaria y los archivos son contundentes, como lo era la lectura y el análisis obligatorios de “La razón de mi vida”, libro “autobiográfico” atribuido a la Sra. Eva Perón, pero que en realidad escribió el periodista español de nacimiento y luego afincado en Brasil, Manuel Enrique Pennella Da Silva (fallecido en 1969 a los 59 años de edad) según refieren los historiadores más serios.
   En cuarto grado había otro libro de lectura, “La Argentina de Perón” y “Alelí” otro de los “manuales” obligatorios para el primer nivel, con textos imposibles de catalogar como pedagógicos, con resaltadas vivas a Perón y su segunda esposa.
    Angela de Palacio fue la autora también para cuarto grado de “La Argentina de Perón” -aparecido en marzo de 1954- con ilustraciones propias del folklore peronista. Contenía un poema, titulado Tu obsequio, relato de ultratumba que glorificaba a Eva Perón.
   El tiempo pasó como pasaron los gobernantes que no alcanzaron pese a sus empeños a apagar esa llama de peronismo que aún ardía en el país. Claro está que al regreso a la vigencia del movimiento, aquel estilo se mantuvo parcialmente, alentado por los viejos militantes hasta que ciertos vientos fueron alterando el eje ideológico.
   Sin Evita no era lo mismo porque la figura de María Estela “Isabelita” no le llegaba ni a la planta del pie en el recuerdo, a la Abanderada de los humildes.
   Alta vigencia tuvo en el juvenil nivel de aprendizaje la UES, Unión de Estudiantes Secundarios en cuyo nombre, por ejemplo, regalaban motonetas a sus más comprometidos activistas, bonanza que se terminó con el golpe de 1955.
   Surgieron posteriormente otros personajes igualmente inolvidables como olvidables. El viejo líder en el ocaso de su vida, que en su inteligencia era consciente de “estar plumereando el nicho” con la gloria a su alcance, usó en provecho propio a un sector extremo de sus acólitos y luego les mostró tarjeta roja en una tarde memorable.
   La penetración ideológica en las escuelas no era tan escandalosa y sus mentores prefirieron hacerlo adoctrinando en los últimos tramos de la secundaria y más en el nivel universitario, cuando los jóvenes están más cerca de votar.
   Pasó lo que pasó, desde el comienzo del reinado cristinista existió una enfermiza preocupación por captar el sufragio de esa franja etaria apelando a mil subterfugios -muchos legales y otros no tanto- con tal de asegurarse la victoria electoral. 
   Apareció La Cámpora -resabio izquierdoso- llevando su plataforma a los chicos a los que sólo les preocupaban la play, el viaje a Bariloche y el sexo opuesto y allí aprovechando “la edad del pavo” plantaron la demagogia de su semillita y hasta perpetraron la reiterada torpeza documentada de izar su bandera junto a la sagrada Enseña Nacional en varias escuelas.
   Muchos emprendimientos tanto propios como ajenos y privados tuvieron que llevar, bajo presión, los nombres “K” como anteriormente se hiciera con Juan y con Eva Perón, bautizando así en el siglo pasado desde provincias, hasta paradas de ómnibus en lejanos lugares de nuestra geografía.
   La Cámpora reclutó y subyugó a una parte de la juventud, asignándole emprendimientos que en algunos casos fueron positivos. Los “K” se esmeraron en divulgar cada acción que consideraban de ayuda social, cuando lo saludable imponía quitarle toda connotación partidaria porque los fondos eran del Estado y no de esa corriente política.
   Puede que estén quedando en el archivo muchas otras situaciones en que desde el poder se llevó a la confusión en cuanto al Estado y al partido gobernante. La enorme influencia sindical en el gobierno fogoneó demandas apenas cambiaron las autoridades tras elecciones limpias, quedando relegado el Frente Para la Victoria que preso de su soberbia, no se preparó para la derrota ni se resignó a perder el poder y la impunidad.
   Llegaron tiempos de impaciencia y agitación, por la insana pretensión del milagro que pusiera orden al desquicio de la herencia, una bomba de tiempo de acción retardada que día a día estallaba en conflictos que iban -y siguen- saltando de sector en sector de la sociedad argentina, y la actividad educativa no fue la excepción, porque es en ese gremio -bastión “K”- donde se atrincheraron los soldados de la derrota en apoyo de su jefa quien mostraba una débil imagen ante el avance de la Justicia en causas que la involucran.
   Se victimizaron cuando la policía impuso orden, a lo que llamaron represión, frente al alzamiento -operación partidista- del que participaron más activistas de otras esferas que de la docencia, como para disminuir el impacto del fracaso dirigencial en la provincia de Buenos Aires.
   En realidad, mucho les dolió la férrea actitud de la gobernadora Vidal, aunque la Sra. Sonia Alesso, de CTERA, haya amenazado que “…con Baradel vamos a poner la carpa y vamos a dar clases cuando y donde se nos cante el culo”.
   Toda una finura.
   Y ahora para el cierre, tras conocerse un informe de la Universidad de Belgrano que ubica a Argentina como líder mundial en ausentismo docente (casi 2 puntos más que Brasil, 2,3 más que en Chile, 3,7 más que Perú y 59 veces mayor que en Corea del Sur), aparecen Baradel con todas las dudas que ofrece y la ministra de Educación de Santa Cruz, dirigiéndose en un discurso “a los jóvenes y las jóvenas”.
   Todo lo apuntado ha venido ocurriendo en la sufrida escuela pública, lo que desmerece el enorme y monumental trabajo de la mayoría de los docentes, su compromiso con la sociedad y su sacrificio cotidiano, aunque alguna vez e injustamente hayan sido acusados de trabajar 4 horas por día y tener tres meses de vacaciones.

TRUMP Y EL DRAMA DE LOS QUE JUEGAN CON FUEGO

   Si cayéramos al reduccionismo de evaluar a una persona por su gestualidad, seguramente existe coincidencia en sostener que Donald Trump tiene los patitos desalineados, que le están faltando algunos jugadores, que al frasco le faltan varios caramelos o todas las analogías que hacemos los argentinos frente a un loquito, o al menos sospechado de tal.
   Pero cuando tomamos conciencia que lleva las riendas del país más poderoso del mundo; el que tiene a disposición miles de ojivas nucleares, que ha consolidado una maquinaria de destrucción jamás vista y que cuenta con el aliento de un pueblo fanatizado de nacionalismo, estamos obligados a comprender que la soberbia del colorado tiene su fundamento.
   La técnica de mojar orejas sigue vigente como parte de los mandamientos básicos de los gobernantes norteamericanos, con un detalle revelador: eso se hace y se repite siempre y cuando se pueda instalar el escenario bélico alejado de sus fronteras.
   De ninguna manera nadie vaya a pensar que pretendo hacer un sesudo análisis de política internacional, primero porque conozco mis límites y segundo porque no quiero invadir con elementos propios de la lógica, el meticuloso estudio que los verdaderos especialistas hacen de la situación.
   Kim Jong-Un es el presidente coreano del norte que nunca se las anduvo con pequeñeces, porque hizo fusilar a un tío responsable de actos de corrupción, pero no ante un pelotón con armas largas, sino que para asegurarse le hizo disparar un proyectil antiaéreo después de hacerle pintar un blanco, con centro en el pecho.
   También otra hazaña: la de ordenar la ejecución de Hyon Song-Wol, su ex novia, junto a otros 11 integrantes de una banda orquestal acusados de violar leyes sobre pornografía.
   En síntesis, ninguno de los dos es mansito ni criterioso y ambos se dejan llevar por sus íntimas convicciones.
   Habrá que ver qué papel juegan los rusos, qué hacen los coreanos del sur, qué deciden los chinitos y recién entonces tendremos un panorama como para aventurar la fecha de una guerra electrónica y nuclear que puede llegar a durar 48 horas.
   Y sabemos ya que la guerra siguiente, vaya Dios a saber para cuándo la decide el destino, no será por el petróleo ni por los territorios sino por el agua y a pedradones