17 de agosto de 2017

Nos dejó Rubén Torri -----------

DEBE SER LINDO RELATAR
LA VIDA  DESDE UNA NUBE
Seguramente hubo alguna disputa entre un par de ángeles y como las cosas entre hombres aunque sean asexuados se dirimen frente a frente y a los bollos, el Rubén de los Micrófonos estará allí para relatar las alternativas del enfrentamiento con su descriptivo pincel de palabras, sus muletillas y la pasión desbordante.
   Ruben “El Chino” Torri viajó a la eterna cobertura de todo lo que pase adonde esté.
   Quedó en el tiempo aquel recuerdo del boyero niño que mientras hacía su tarea, relataba íntimamente imaginarios partidos de fútbol y combates de boxeo gritando goles en el arco iris, o directos a la mandíbula que hasta transmitían las casi vívidas imágenes de dolor y moretones.
   Se fue un hombre digno, pedaleador de la vida, dueño de una envidiable generosidad con las nuevas generaciones de periodistas a las que les abrió el invalorable archivo de su experiencia, sin los egoísmos que suelen ser parte del ADN de los notables.
   Adicto al trabajo, a la amistad, a la profesionalidad que sostuvo por más de 63 años laburando en lo que era su pasión; su razón de ser, el alimento cotidiano…
   Una de las tantas malas veredas de su Córdoba amada que supo distinguirlo como Ciudadano Ilustre le puso una artera zancadilla que marcó el inicio de su despedida.
   Se me ocurre que fue el único “cepillito abajo” que no pudo relatar.
   Nos vemos, amigo …

Gonio Ferrari

13 de agosto de 2017

“Síganme los buenos” no se detiene ---------

MÁS RAREZAS EN LA CAUSA DEL
REGISTRO Y AQUEL  LLAMATIVO
TEMA DEL MUERTO  QUE  LITIGA
   La  causa del Registro de la Propiedad de Córdoba vuelve a ser noticia en un matutino de este domingo a causa de la realización de un nuevo juicio a un ex-director de dicha dependencia estatal.  
   Tomando como punto de partida que la publicación menciona “el infierno de irregularidades de ese organismo”, me pareció útil y oportuno tomar la misma expresión  para destacar el no menos “infierno” de  irregularidades de la causa vigente y su sonado proceso judicial, entre las que se destacan algunos puntos más emparentados con la incredulidad que con la Justicia.
   La historia y la memoria referirán centenares de personas comunes y sin antecedentes imputadas como partícipes y en prisión preventiva por años, aún reconociéndose en muchos casos que no existían pruebas contra ellos.
   Ningún alto funcionario ni miembro del poder político responsable por la causa.
   Todo se concentra en el mismo Director, al que se juzga aún por lo que ocurrió cuando no estaba al frente de esa repartición.
   Además, existen diferencias en el trato: mientras el grueso de los ciudadanos comunes fue condenado por “íntima convicción” ante el sólo hecho de estar en los contactos de la agenda de un celular, conocidos del poder fueron  liberados de culpa y cargo con la misma “convicción”.
   Y se trata de casos concretos de los mismos juicios en los que participa el ex director: en el año 2014, fue sobreseído en algún pasillo un escribano, familiar de un funcionario  Judicial, que había intervenido en un Poder presuntamente falso,  y en este nuevo juicio que cita el diario, la causa lleva el nombre de un legislador, que también fue prontamente sobreseído luego de habérselo acusado de querer comprar el campo en cuestión.
   Sinceramente y de corazón, no juzgo la culpabilidad o inocencia de ambos, pero sí la manifiesta e irritante desigualdad ya que por  mucho menos, otros cargan el estigma de la condena. 
   ¿Hay que ser conocido del Poder para que se haga justicia?
   O quizás falta un Poder imparcial, para hacer verdadera justicia en esta causa.

El litigante “fantasma”
    Pese al ruido sempiterno reinante en las caóticas y concurridas calles que rodean a Tribunales  I, siguen resonando los ecos del curioso caso de una persona que ocho meses después de fallecer dejando constancia de tal estado, inició una demanda de desalojo contra una anciana ocupante de una vetusta tapera enclavada en un valioso terreno vecino de un importante shopping, en esta ciudad.
   La novedad no fue tan solo por el iniciador del reclamo, sino por sus derivaciones dentro del ámbito judicial, dado que un juzgado civil le dio la razón al muerto y resolvió en su favor, medida que al ser apelada por la afectada fue confirmada por una cámara superior que decretó el desalojo, dejando de lado un testimonio en sede judicial que da cuenta del fallecimiento, reiterando lo mismo que sucediera en primera instancia, lo que certificaba el óbito del reclamante en fecha anterior a su presentación ante la adormilada justicia cordobesa.
   Pese a todas las manos y los ojos por los que pasó el expediente, nadie se dio cuenta que un muerto estaba litigando a lo largo de tres años y le habían dado la razón.
   Como era de suponerse, la displicencia suele tener excepciones a la hora de estudiar los expedientes y alguien cayó en cuenta de la graciosa situación. La señora condenada a dejar la tapera y entregar el apetecible terreno buscó un abogado que hizo la presentación correspondiente corporizada en una denuncia penal, en la que involucra a los letrados patrocinantes de la descabellada exigencia (un pajarito pariente del avecilla de Maduro me lo confió) de apellidos Boetto y Flores y varios dependientes de un juzgado Civil y Comercial de la Justicia provincial.
   El tema anduvo dando vueltas por pasillos y oficinas varias, pasando por la Fiscalía General y de allí fue a alojarse en el Fuero Penal Económico y Anticorrupción que lo tiene en su poder desde hace más de ocho días, antes de girarlo a un destino cierto que se supone no es la misma Cámara Civil y Comercial porque suena ridículo que alguien juzgue su propia conducta.
   Del estudio de las actuaciones es para imaginar sólo por intuición que si se debe resolver si hubo o no delito (las pruebas son tan concluyentes…) por parte de los denunciados y si se meritúa una investigación jurisdiccional, sería precisamente porque habría funcionarios involucrados.
   Ediliciamente hablando, la Cámara Civil y Comercial en cuestión está ubicada a menos de 15 metros del Fuero Penal Económico y Anticorrupción.
   Si la Justicia es como dicen sus dirigentes y se sostiene desde el poder provincial, dinámica y ajustada a los tiempos y las urgencias de las causas, demorar el trámite sería para justificar ante la sociedad, esa imagen de siestera pachorra a la que la realidad nos viene acostumbrando.
   ¿Alguna palabra del Colegio de Abogados al respecto?
   Por ahora, mutismo absoluto.

Gonio Ferrari

Votando por el futuro ----------------------

AL MOMENTO DE SUFRAGAR BIEN
VALE CONSULTAR A LA MEMORIA

   Evaluando desapasionadamente la realidad antes de ser protagonistas del maravilloso acto de elegir, es cuando los argentinos en general, auscultando hacia adentro, tenemos la obligación de reconocer que no siempre votamos a conciencia y con proyección de futuro sino que a través del sufragio solemos premiar o castigar, sin importarnos las derivaciones que pudiera tener ese acto más mecánico y visceral que analítico.
   Debe ser por eso que muchas veces y con lamentable frecuencia e impunidad, la generalidad de los políticos -especialmente los que llevan años apropiados del poder- insisten en la costumbre de activar sus siempre listos estímulos de la demagogia, que se hartan de prometer todo aquello que insisten en hacer, cuando han tenido demasiado tiempo para concretarlo pero sus acciones se diluyeron en las brumas de los años para resurgir al momento del discurso proselitista.
   La convocatoria a votar por ellos y sin hacer distingos de banderías o ideologías, es un calco no tan sólo de los especímenes argentinos sino que la historia universal nos muestra ejemplos similares en la más amplia de las geografías y con escasas y muy honrosas excepciones. Pero entre nosotros, por ser tan cercanos, es donde más se advierte esa impronta que con el transcurrir de los días pasa a ser un mal recuerdo porque se regresa a la paralización y la anemia de ideas que son parte del ADN argentino.
   Probablemente todo sea una cuestión de manejo de los tiempos, porque se ha demostrado que son muy distintos, dolorosamente distintos, los tiempos de los políticos y los de la gente.
   Mientras en la sociedad reina una creciente angustia ante las falencias de todo tipo sin encontrar eco en acciones que contribuyan a superarlas, en el seno del poder e históricamente anida una marcada vocación por la eternidad a cualquier precio y es cuando los augurios de supremo optimismo llegan a niveles patéticos.
   Y al momento que la realidad nos hace pisar la tierra y nos encontramos como protagonistas de un escenario de carencias, demoras e incumplimientos de todo el palabrerío precomicial, despertamos de sueños que cada uno viene elaborando como ansia; como justo merecimiento de terminar con las crisis, los agobios económicos, la angustia ante la inseguridad, la perplejidad de ver progresar al hampa, el crecimiento exponencial del narcotráfico, la reinstauración de la mentira como práctica, el aburguesamiento de la Justicia,  la profundización de heridas que así no cicatrizarán jamás, el dolor de advertir la corrupción inmanejable y tantos otros elementos cotidianos que nos hacen perder lenta e inexorablemente la ya devaluada calidad de vida.
   Y con ese marco poco auspicioso reaparece el acto de votar, de elegir, de optar, de señalar hacia arriba o sepultar; de ser parte esencial de un sistema perfectible mientras tengamos el tino de no dilapidarlo a manos de una dictadura.
   Es por eso que en la luminosa intimidad del cuarto oscuro apelamos al ejercicio de la memoria en un flash instantáneo que nos dibuja sin pasiones pero con objetividad, el cómo estamos viviendo; qué estamos sufriendo, cuánto nos está faltando, qué es lo que estamos recibiendo, en qué nos están estafando …
   Eso es recordar, que no casualmente viene de re-cordis que es volver a pasar por el corazón.
   Es en ese único momento, casi sublime, que tenemos entre manos y en nuestra conciencia a la memoria, un arma sin balas que no es bueno usarla para matar sino para asegurarnos la vida.

Gonio Ferrari

6 de agosto de 2017

S.L.B.: BOUDOU: LA PRESCRIPCIÓN NO ES INOCENCIA - EL VICIO DEL JUEGO Y LA HIPOCRESIA - CAMPAÑAS CON ANUNCIOS, PROMESAS E INSTAURACIÓN DEL MIEDO - EN VIVO LA CANDIDATA LILIANA OLIVERO - LA MEGACAUSA CREA DUDAS - UN MUERTO ESTUVO LITIGANDO MÁS DE 3 AÑOS EN TRIBUNALES - EL ABOGADO MARCELO DURIEUX ACTUALIZA ESA CUESTIÓN - A LA POBREZA, MÁS QUE MEDIRLA, HAY QUE ATENDERLA, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme
los buenos” del 06/08/17 difundido en dúplex por AM580 Radio Universidad
de Córdoba y 88.5 FM.
LA PRESCRIPCIÓN NO ES IGUAL QUE LA INOCENCIA
    La información, escueta y casi impersonal, consignó que “en fallo dividido y polémico, el Tribunal Oral Federal 1 falló que la falsificación de los documentos de la transferencia de un coche ya no puede juzgarse” adelantando que la fiscal apelaría el fallo a la Casación.
   El tema involucra a Amado Boudou a quien se lo investigaba por la falsificación de los papeles de un auto, en una maniobra supuestamente urdida para perjudicar económicamente a su ex esposa.
   El ex vicepresidente de Cristina Kirchner fue investigado como “cómplice del delito de falsificación ideológica” por la utilización de documentos adulterados y con información inconsistente para la transferencia de un coche y el viernes próximo se conocerán los fundamentos del Tribunal y los argumentos del voto en disidencia, un insumo que se considera fundamental para la apelación que la fiscal presentará ante la sala de Casación y eventualmente luego a la Corte Suprema, insistiendo en lo que consideró comprobado durante la investigación.
   Afirme que Boudou falsificó los papeles de registración del auto para intentar evitar que el vehículo fuera parte de la división de bienes tras el pedido de divorcio que le inició Daniela
Andriuolo, con quien se casó en 1993.
   Habrá qué ver lo que sucede en estas instancias, porque aunque sea una decisión tomada al amparo de la Justicia y de sus códigos, la ciudadanía tiene conciencia que el paso del tiempo que lleva a la prescripción, de ninguna manera asume la dimensión ni la trascendencia de una declaración de inocencia.
   Otro de los aspectos a tomar en cuenta, es que se trata de un solo proceso, dado que están pendientes otros, de los que nítidamente sobresale la causa Ciccone, la que oportunamente fuera elevada a juicio con su principal acusado, que es Amado Boudou.
   En la sociedad, sensible a todo lo que tenga que ver con actos de corrupción, estas
cuestiones llevan a la toma de distintas posiciones que van desde la absolución lisa y llana por parte de sus allegados, seguidores o conmilitones hasta el pedido de pira o de barrotes para los adversarios políticos que desde hace demasiado tiempo están esperando que la Justicia deje de pisar el freno y retome la marcha.
   En un sistema como el nuestro, donde se dice que las chicanas no se toman en cuenta; que la modernización de la Justicia es un hecho y de ninguna manera pueden poner como pretexto la falta de material humano, es poco serio justificar que cualquier causa duerma profundamente anestesiada hasta llegar a la prescripción.
   Así analizado el asunto, no estarían tan equivocados los que proclaman que en nombre de la Justicia, es que se cometen las más repudiables de las injusticias.
   No es un juego de palabras; es la imagen de una realidad.

EL JUEGO COMO DESTRUCTOR SOCIAL
  No es desconocida la posición de este espacio con relación al juego administrado, solventado y controlado por el Estado, porque equivale a fomentar un vicio en el que se ven envueltos en su mayoría los sectores más postergados de la sociedad, en la creencia de la salvación casi milagrosa que les regalaría el azar.
  Lo hemos dicho hasta el cansancio que “no son pocos aquellos que sueñan con la salvación en materia de finanzas personales, a través de cualquiera de las alternativas que ofrece el juego ya sea el que maneja el Estado o en los emprendimientos privados.
   Entre nosotros, las estadísticas indican que las preferencias están encabezadas por la quiniela, le siguen la lotería, el Quini 6, el Loto, el Brinco, algunas raspaditas y después las tragamonedas en todas sus variantes y las visitas al casino con ruleta, punto y banca y otras que mentirosamente les llaman “atracciones”, que son en realidad mecanismos para el despojo con mínimos porcentajes de ganadores.
   En nuestra provincia el Estado regentea el juego a través de Lotería de Córdoba, un organismo superpoblado que de lo recaudado, vuelca según dicen nada más que el 18 por ciento a la ayuda social de diferentes maneras, porque a “la parte del león” se la llevan los concesionarios de las “slots” y el mantenimiento del organismo.
   La quiniela despierta expectativas tan elevadas, que la demanda hace que en Córdoba haya cuatro ediciones diarias, de lunes a sábados, de los sorteos incluyendo el que se realiza los miércoles con la lotería”.
   Con el tiempo aparecieron las raspaditas instantáneas que son como una vacuna contra la ansiedad de los timberos que no soportan las esperas de los sorteos y prefieren la inmediatez.
   Renglón aparte para el juego clandestino que nadie controla y por ese mecanismo de omisión, crece aceleradamente de manera especial en el interior de la provincia.
   Algo tarde se están enterando de los nocivos efectos de la ludopatía cuando se instala en los hogares, con la consecuente pérdida de bienes, inmuebles, automotores, enseres y otros componentes fundamentales de la vida en sociedad como lo son la familia y los amigos.
   De nada sirven las advertencias de que el juego provoca esos efectos, porque los índices de apuestas crecen y crecen, paralelamente a los dramas que provoca.
   Nada menos que 1.200 personas han pedido ser excluidas de asistir a las salas de juego y eso más que penoso, puede que sea la última alerta que intenta impedir que se desencadenen las desgracias entendiblemente cercanas.
  Todo esto es el análisis descarnado de la realidad del juego, pero lo más doloroso, es que el Estado apele a un vicio que fomenta, para acrecentar  la hipocresía de sostener que mediante esas recaudaciones se cumple una función social, y no es así.
   Más o menos, sería como venderle balas a un suicida y asegurarle que sus deudos podrían pagarlas en cuotas.

LAS CAMPAÑAS EN LA RECTA FINAL
   Conversando con la gente de cualquier extracción política y de las más variadas condiciones económicas y empleos, se llega a tal punto de coincidencia que así lo desearíamos en otros aspectos, como por ejemplo eso de trabajar en conjunto por la recuperación del país.
   Y esa coincidencia pone el acento en el hartazgo que le provoca a la sociedad la manera en que todas las corrientes del pensamiento hacen escuchar sus propuestas, sus arengas, sus temores, sus dudas y no faltan aquellos que con la vieja y percudida técnica de instalar miedos, buscan cosechar votos.
   No hablemos tan sólo de las campañas que se realizan a través de los medios, con espacios cedidos por el Estado para que se difundan plataformas y expresiones de deseos sino los millones y millones de pesos que se gastan, aparte, por los partidos más poderosos en un afán por vender la imagen de ser los mejores, los más honestos, los más lindos o los más cumplidores.
   Y eso que según muchos comentan, las Paso son prescindibles y sólo sirven para gastar dineros que bien pudieran aplicarse a otros necesarios destinos, lo que no se hace porque los argentinos seguimos -al menos los gobernantes- apegados a la maldita costumbre de no pensar en las prioridades.
   Y uno de los aspectos que más rechazos provoca por lo impúdico de esas acciones, es aprovecharse del Estado, al que mimetizan con el gobierno, y en nombre de vaya a saberse qué derecho, utilizan el dinero de todos para encarar campañas de la mal llamada difusión de obras y realizaciones, pero que en el fondo es material netamente proselitista y con un marcado sesgo demagógico.
   En este aspecto sería injusto establecer diferencias como sí lo hicieran algunos, porque en verdad todos caen en lo mismo, tanto desde el nivel nacional como el provincial y el municipal.
   Esa fiebre por anunciar logros en vías de concreción, no tienen idéntico ritmo a lo largo del tiempo, salvo frente a la inminencia de elecciones, cuando todos se empeñan en aparecer sensibles, generosos y trabajadores cuando han dilapidado meses y meses y nuestro dinero en otros gastos prescindibles y para nada necesarios.
   Alguna vez la gente, a través del voto, les enseñará a esos señores insaciables de la política que el pueblo espera otras cosas de ellos, más allá de ser ejemplares a la hora de gobernar: esperan que sean honestos, sinceros, sensibles de verdad y por ocasiones, y que asuman el compromiso de trabajar por la gente y no por sus apetencias, ya sean económicas o de poder.
   Mientras esto no ocurra, no pretendamos que nos gobiernen con capacidad y desinterés porque frente a cualquier comicio, sea o no necesario, mostrarán la hilacha de sus verdaderas intenciones.
   Los buenos políticos, jamás en los tiempos, han necesitado venderse como los mejores, porque les ha bastado ser probos, comprometidos, sacrificados y ser parte del pueblo.
   Bueno sería que alguna vez regresáramos a esos tiempos.

LA MEGACAUSA SIGUE ACTIVA
    A la luz de lo ocurrido y conversado en estos años sobre  la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba es indudable que persisten muchos puntos oscuros con respecto al tema.
    No estaría de más que pudiera organizarse una Registrología, como ciencia particular cuyo objeto de estudio fuera la causa de referencia y la expresión me surge de sumar  a Registro, el término logos,  que significa  explicar o dar razón de algo y que permite o guía el conocimiento.
    Sería una especie de Filosofía particular dedicada a desentrañar las posibles  verdades ocultas de esta causa, que tal vez  pudiera aplicar algún método o técnica más científica para analizar hechos que al sentido común y la lógica vulgar resultan incoherentes.  
   Ejemplo de lo planteado según mi humilde razonamiento deductivo es lo siguiente:  
   Premisa uno: Nuestra Constitución prohíbe encarcelar sin juicio. Premisa dos: Los imputados en la causa del Registro de la Propiedad no han tenido juicio. La conclusión de Tribunales: Los imputados en la causa del Registro son encarcelados, pero hay algo más, con nuevas premisas.
    La número uno, que nadie puede ser detenido sin pruebas en su contra; la número dos, que no hay pruebas contra Juancito en la causa del Registro pero la Conclusión de Tribunales: Juancito es detenido en prisión preventiva.
   Más allá  de no cumplir con  la ley, ambos razonamientos serían merecedores de un perfecto cero en cualquier examen de la materia.
   No se condice tampoco con la lógica el encierro tan afanoso y persistente de algunos, y la esquiva predisposición a investigar  cuando los denunciados están relacionados con el poder en cualquiera de sus tres versiones: Ejecutivo, Legislativo o Judicial.
   Aunque suene a cuento quizás algún día, con dedicación exclusiva y rigor científico,  puedan resolverse  tantos interrogantes pendientes. 

EL MUERTO QUE LITIGÓ DURANTE MÁS DE 3 AÑOS
   Una elevada repercusión alcanzó nuestra revelación del domingo anterior, con relación a esa acción judicial iniciada por una persona, que curiosamente y a través de dos abogados patrocinantes locales presentó ante la Justicia una demanda de desalojo y restitución de una vivienda, ocho meses después de haber muerto, de acuerdo con la documentación existente.
   Lo más curioso de esta situación que para muchos sectores sonó a ridículo, fue que el expediente y los trámites rutinarios pasaron por dos instancias de la Justicia Civil, las cuales decretaron el desalojo de una mujer casi septuagenaria que habita esa vivienda en cuestión, una tapera con cero valor edilicio, pero ubicada en un terreno rodeado de bonitas residencias, muy cerca de un shopping en los altos de Villa Cabrera, de nuestra ciudad.
   Obviamente al inmueble virtualmente es imposible cotizarlo, pero el terreno, de generosas dimensiones, puede haber sido el motivo de la demanda iniciada, reiterando que el trámite se generó ocho o nueve meses después de haber muerto quien en los papeles se presentó como reclamante.
   El domingo pasado pudimos dialogar con el Dr. Marcelo Durieux, patrocinante de la mujer moradora de esa tapera, abogado que nos brindó algunos pormenores del trámite y se comprometió a mantenernos al tanto de las alternativas de la cuestión.
   Como seguramente tras la presentación de una acción defensiva, se tienen que haber producido algunas alternativas, nos interesa conocer los pasos que se vienen dando para llegar al meollo de un asunto tan extraño, que de comprobarse algunos detalles prácticamente inverosímiles, difícilmente encuentre antecedentes en la historia judicial cordobesa.
   Ahora, y agradeciendo su gentileza, tenemos otra vez al habla al Dr. Marcelo Durierux.

   (Como por una cuestión de tiempos resultó imposible ofrecerles la desgrabación de las declaraciones del Dr. Duerieux, el audio con la conversación completa que mantuviera con Gonio Ferrari puede ser consultado en el espacio respectivo, ubicado en la columnna derecha de este blog)

NOS VISITÓ LILIANA OLIVERA
   Siguiendo con nuestro estilo de ofrecer espacio a los candidatos de partidos que no cuentan con los recursos económicos de los de mayor cantidad de afiliados, recibimos la visita de Liliana Olivero, pre candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda. En la conversación mantenida con Gonio Ferrari, la política se explayó acerca de temas de candente actualidad e hizo conocer en líneas generales la propuesta de su corriente y otros aspectos de la lucha comicial prevista para el domingo próximo y sus expectativas con relación al acto eleccionario. Por una cuestión de vértigo radial, resultó imposible elaborar la desgrabación, pero el audio completo de la entrevista está completo en la columna derecha de este blog.

LA POBREZA, MÁS PARA ATENDER QUE PARA MEDIR
   Otra vez nos vemos obligados a acudir a la crítica de un asunto del que nos hemos ocupado en más de una oportunidad: la pobreza real o ficticia que marcan ciertos indicadores con relación a Córdoba y el resto del país.
   Decíamos que “De la paradisíaca isla de Angeloz al endeudado cordobesismo delasoteano, los únicos giles que creímos en ambas posturas fuimos precisamente los cordobeses, que no le dejamos al Pocho que cumpliera su mandato, pero si le permitimos a la dupla Gallego-Gringo que se alternaran en el poder y consiguieran lo que parecía imposible dado nuestro potencial, de hacernos más pobres con el paso de sus mandatos.
   La noticia en realidad fue escandalosa, porque casi nadie podía creer que Córdoba tuviera el índice de indigencia más alto del país con el 10,8 por ciento y uno de los más elevados en cuanto a la pobreza, con el  40.5 por ciento.
   Los culpadores que nunca faltan revolearon sus medias y fue poco sutil lo que se habría deslizado desde el Rayador de Queso que algunos le llaman “El panal”, sede del gobierno provincial.
   Lo que se intenta y está a la vista, es esa intención de equiparar a los últimos gobiernos del peronismo y del radicalismo, como responsables de las consecuencias que ahora se padecen.
   Considero entonces un hallazgo documental las manifestaciones de Javier Horacio Fabre, cuando sostiene que “entre 1984 y 1994 (Gobierno de Angeloz) en Córdoba, los hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas apenas superaban el 10 por ciento y la indigencia el 3.
   Entre 1994 y 1998 (Gobierno de Mestre) dicho índice se mantiene estable con tendencia a reducir, a pesar del complicado contexto internacional.
   Es decir que durante los gobiernos radicales (1983-1995 / 1995-1999), se advierte un clarísimo proceso de reducción de la pobreza. Con un índice similar al de Santa Fe y dentro de los cinco más bajos del país, si recordamos que hoy encabezamos el ranking de las Provincias con más pobreza e indigencia de Argentina”.
   Agrega Fabre que “Todo esto tiene una explicación bastante sencilla: durante los Gobiernos de la UCR se destinaban 7 de cada 10 pesos en Inversión Social, mientras que el gobierno actual apenas destina 3 de cada 10. Esta política social de estado repercutía, no solo en los índices de pobreza e indigencia, sino en Educación, Salud y sobretodo en seguridad”.
   A esto lo hemos sostenido desde meses atrás y por eso, pese al tiempo transcurrido, no pierde vigencia, que ahora la retoma porque se están peleando por los números que según algunos son una exageración, y a la vista de otros, es parte de una dolorosa realidad.
   Señores: basta de pelearse por las estadísticas.
   Los pobres no merecen la ofensa de que los cuenten como ganado.
   Los pobres, en realidad, más que contarlos, necesitan que se ocupen de ellos.
   Sobre todo, cuando advierten la lucha por la continuidad del binomio “tomala vos, dámela a mi”, que puede estar personificado en un candidato… o en una candidata.
   Si…
   Esos mismos...
   Hablo de aquellos del vapuleado cordobesismo.



30 de julio de 2017

S.L.B.: DE VIDO Y LA CONSAGRACIÓN DE LA IMPUNIDAD - LAS SÁBANAS CONTAMINADAS Y LOS DESCUIDOS - MESTRE VS. DANIELE, UN NUEVO ROUND - "BETO" BELTRÁN, CANDIDATO A DIPUTADO NACIONAL - MEGACAUSA DEL REGISTRO - DURANTE MÁS DE TRES AÑOS UN MUERTO LITIGÓ EN TRIBUNALES - SIGUE FIRME EL DESPOJO A LOS JUBILADOS DEL CORDOBESISMO - HORIZONTE, LAS VILLAS Y LOS CELOS - IMPUESTO AL FUEGO Y VOTOS A 10 PESOS, ETC.

 Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 30/07/17, emitido en dúplex por AM580 Radio Universidad y 88.5 FM, ambas de Córdoba, Argentina.
EL MIEDO COLECTIVO, GRAN TRIUNFADOR

    A veces cuando las pasiones desbordan a la razón es que solemos caer en exageraciones perniciosas, como por ejemplo considerar que fue una maniobra deleznable haber asegurado
dentro del marco legal, la permanencia en su banca de un personaje reiteradamente cuestionado que si es por pintarlo, basta con saber que carga sobre sus espaldas y su conciencia la tragedia de Once, otras cuatro causas en las que está procesado, treinta en etapa de investigación sobre un total de ciento cincuenta denuncias judiciales, la compra de trenes chatarra a Portugal y España, más la acusación por un supuesto enriquecimiento ilícito.  Sin embargo lo prudente es aquietar las broncas, prescindir de los odios, ahuyentar revanchas, serenar los ánimos y pensar que lo ocurrido en el Congreso Nacional no fue otra cosa que una alternativa más, en este maravilloso juego que es vivir plenamente la democracia, aunque a veces duela y ofenda de manera especial a quienes pueden mostrar la pulcra imagen de la honestidad.
   Porque si de hacer números se trata, seamos tan amplios en todo aspecto, como una forma de rendir culto a su incuestionable e insobornable exactitud: dejando aparte el mecanismo -absolutamente legal- de los dos tercios, las cifras muestran con axiomática claridad que fue un triunfo de las minorías si nos atenemos a la representatividad de cada legislador.
   ¿De quién fue la victoria? Muy simple: fue el triunfo del miedo alimentado por ese atávico pánico a perder la libertad, un temor que les quita el sueño a muchos de quienes consagraron la indemnidad de un diputado que ahora, al
amparo de sus fueros, está demostrando lo necesario que ese escudo de acogimiento y “velado perdón” no tan solo lo tuviera como único beneficiario, sino como abanderado de una causa que hace flamear, ante la atónita y ofendida mayoría de los argentinos, el estandarte de la impunidad.
   Al leer la nómina de quienes le regalaron ese paraguas momentáneo que de ninguna manera lo cubrirá eternamente, no causa ninguna sorpresa encontrarse con personajes de recientes historias de rapiñas y saqueos y otros de viejas luchas en las que se enrolaron como “románticos combatientes” cuando en realidad eran tan asesinos como los genocidas de uniforme, cuya única ventaja fue que lo hacían desde el Estado.
   Toda perpetuidad es dudosa porque nadie llegó a certificarla, pero en la gente suelen quedar heridas que duelen y cicatrices que llevan al ejercicio de la memoria que como bien sabemos es el lápiz de la historia. Con el paso del tiempo que no necesariamente debe ser prolongado y a la hora de optar por ser artífices de nuestros destinos, evocaremos ese día en que al amparo de la democracia por la que
tantos argentinos dejaron sus vidas, menos de un centenar de legisladores levantaron sus brazos, no en representación de la honestidad republicana, sino muchos de ellos en nombre de sus propios recelos y su alergia hacia la Justicia y los barrotes.
   Y si algo faltaba para certificar tal afirmación de impunidad consagrada, baste con recordar palabras textuales del titular del bloque kirchnerista, don Héctor Recalde quien sentenció y lo voy a leer para no equivocarme: "Vamos a estar todos juntos para defender la impunidad en la medida que se cumpla con la institucionalidad que no se está cumpliendo". Resta dilucidar si se trató de un acto fallido en el que reivindicó la unidad política e ideológica para defender, precisamente, la impunidad.
   La verdad histórica dirá dentro de un tiempo que los nostalgiosos “K” apoyados por la aburguesada izquierda paqueta de Puerto Madero, le salvaron la ropa y el sable a uno de sus mejores escuderos.

LAS SABANAS Y LOS DESCUIDOS

   Uno de los últimos descubrimientos en materia de desprotección y descuido de la salud pública en Córdoba estuvo relacionado con el hallazgo de ropa de cama de los hospitales, contaminada con agentes indeseados que provocan severas patologías.
   En la reacción, que por lo general suele ser acompañada por el agregado de sentirse ofendido, el poder del cordobesismo primero le restó importancia y luego frente al cúmulo de probanzas dijo que terminaría con esas anormalidades, individualizaría y sancionaría a los responsables.
   Todo eso está en veremos porque los caminos de la burocracia en todos los aspectos son bastante engorrosos y llevan su tiempo, más aún cuando vivimos tiempos precomiciales.
   Que hagan lo que quieran, que lo hagan como quieran, que pongan bajo sumario a los que quieran o que pasadas las elecciones se olviden como quieran.
   Y por favor, procuren que situaciones de este tipo, absolutamente evitables, no se repitan más, porque está en juego nada menos que la salud de quienes tienen que pasar por internaciones en establecimientos asistenciales dependientes de la Provincia.
   No olvidemos que el nuestro es un país de soluciones pos mortem.
   Con el tema de la demora inexplicable de 8 horas para atender emergencias a los afiliados de la Apross no pasó nada, porque al parecer siguen esperando que por esa falencia se muera más gente.
   Roguemos que con las sábanas contaminadas, el poder privilegie la salud de la gente por encima de sus ansias de eternizarse en sus despachos.

MESTRE VS. DANIELE, UN NUEVO ROUND
   Por allí a los cordobeses se nos antoja pensar que la eterna pelea entre Mestre junior y el casi emérito Ruben Daniele es una escenografía montada para que los cordobeses no caigamos a los abismos del aburrimiento.
   Esto dicho porque la verdad, a quienes somos contribuyentes con caros impuestos y tasas, nos importa tres pitos, en general, quién lleve las riendas del agresivo sindicato municipal, sino cómo sea el comportamiento de los empleados que la ciudad sostiene para los servicios por los que tanto paga mensualmente.
   Daniele o Mongo, Mestre o Mongo son lo de menos, cuando debemos vivir en una ciudad que desborda en obras un par de meses antes de cada elección y fuera de esos períodos de trabajos febriles padece la mugre, el caos, el pésimo transporte y otras calamidades que por ser ya parte de lo cotidiano, es como si fueran esencia de todas nuestras resignaciones. Que se jubile Daniele es lo de menos, al igual que no tiene ninguna trascendencia social que el intendente tenga o no razón de jubilarlo, intentar hacerlo o equivocarse en un trámite que posiblemente no le corresponda.
   Por ver lo secundario, por llevarle el apunte a lo intrascendente, dejamos que la ciudad siga en penumbras, que los parques sean la imagen del abandono, que a los residuos los retiren cuando se les antoje a Cotrequito y al de la otra empresa, o que la atención al público en las dependencias comunales sea salteada, sorpresiva y calamitosa en muchos aspectos.
   Que Daniele y Mestre se sigan peleando, que ambos apelen a bravatas, amenazas recíprocas y actitudes casi infantiles, que solo contribuyen a que mucha gente empiece a pensar mal de la democracia.
   Porque si todo sigue así en este marco, están alimentando a los nostálgicos del autoritarismo.
  
EN VIVO, BETO BELTRÁN
   Continuando con nuestra modalidad de colaborar -sin pauta publicitaria de por medio- con
los partidos políticos menos afortunados en el reparto de dinero para sus campañas dedicadas a la difusión de inquietudes y proyectos, en esta edición de “Síganme los buenos” tuvimos la visita de Alberto “Beto” Beltrán, candidato a diputado nacional por el partido “Primero la gente”, pero más que nada colega periodista de añejas aunque todavía no herrumbradas luchas. En la conversación con Gonio Ferrari se abarcaron diversos aspectos tanto de la plataforma política, la realidad nacional, la actualidad provincial y otros temas de interés ciudadano, como de las expectativas que alientan, los sueños y los planes que tienen en carpeta, para el caso de acceder a la banca en el Congreso Nacional. Por una cuestión de tiempos no incluimos en este blog la desgrabación de la entrevista, pero el audio completo se puede encontrar en la columna respectiva a la derecha de la página.


MEGACAUSA Y ALGO MÁS
   Si repasamos irregularidades en la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba denunciadas por muchos familiares, debemos mencionar  la decisión sistemática de  prisión preventiva para todos los imputados, (que fue considerada arbitraria y abusiva en instancias nacionales e internacionales),  la designación de una comisión especial a cargo de los casos,  las amnesias de los investigadores judiciales, que olvidan en el juicio lo que declararon frente al Fiscal,  los testigos anónimos, a quienes nadie puede ver, escuchar,  ni confrontar y  aunque la lista sigue, quisiera detenerme en el tema de la buena fe.  
   Bien se sabe y es preciso reconocerlo que existe un grupo pequeño de imputados  que verdaderamente consumaron las estafas, y que se han declarado ser los autores.
   En ese camino, muchas personas fueron engañadas por estos mismos responsables. Y a la vez víctimas de ellos, que no tuvieron  ninguna intención de cometer delito. Aunque cueste creerlo, esas personas, lejos de  ser defendidas por la justicia, fueron encarceladas y condenadas como cómplices de la situación, pese a que en muchos casos,  los propios estafadores admitieron haberlas engañado.
   Una verdadera locura y sin embargo, no ocurre lo mismo cuando los magistrados se equivocan.  
   Con idéntica firmeza con que se condena a quien firmó de buena fe se disculpa al magistrado,  porque errar es humano.  
   Los jueces son humanos y los imputados no sabemos qué son.   
   Sin tomar partido, es claro que la justicia debiera  medir con la misma vara, lo que equivaldría a absolver a los estafados o encarcelar a los magistrados.
   Recomendó  el Quijote a Sancho Panza: “Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia”.  
   En este caso debió decir, “no sea con el peso de la familia judicial”.
   Y pasando a otra cuestión, tras ocuparnos desde hace tiempo de este espinoso asunto por maniobras en el Registro de la Propiedad de Córdoba y sus alternativas tribunalicias como lo venimos haciendo desde al menos cinco años, como si éste se tratara de un segmento periodístico dedicado a los temas judiciales, queremos abordar una delicada cuestión que por sus matices, puede considerarse como casi inédita, aunque casos similares hayan ocurrido en otras jurisdicciones.
   Para ello ahora nos acompaña el abogado Marcelo Durieux,
patrocinante de una mujer casi septuagenaria, quien vive en una casa, por así llamarla a una tapera, enclavada en un apetecible terreno, rodeado de bonitas residencias, cercano a uno de los shoppings más cotizados de nuestra ciudad.
   Sobre esta señora estaría pesando ya una orden de lanzamiento, o sea de desalojo junto a sus escasas pertenencias.
   Nota: El audio completo de la entrevista se encuentra en el sitio respectivo, en la columna derecha de este blog.


SIGUEN DESPOJANDO A LOS JUBILADOS
   Los especialistas en encuestas y sondeos de opinión deben estar agobiados por tantos índices que andan rondando y que les resultan útiles para elaborar sus pronósticos que en los últimos tiempos sorprendieron por lo errados e hicieron perder, en la sociedad, ese apego a lo que anticipaban los gurúes.
   Ahora cada ciudadano -y es una actitud creciente- es artífice de sus propios pronósticos, apelando solamente a los comentarios de sus semejantes, a las actitudes de los gobernantes y a otros elementos que consideran apropiados, como por ejemplo las expresiones mediáticas y las declaraciones políticas.
   Tiempo atrás al sector de los jubilados casi no se lo tenía en cuenta, en la equivocación que la mayoría ya no asistía a votar y que por lo tanto era una masa inerte que nada aportaba a favor ni en contra.
   Los tiempos han cambiado y ahora el segmento de los adultos mayores, jubilados, retirados, pasivos o como se le quiera llamar, ha recobrado un protagonismo que jamás debió resignar, porque son parte de la realidad cotidiana.
   Ahora, cuando se aprecia la cantidad de jubilados que votan, al poder se le ha despertado, luego de la alarma, una especie de sentimiento de protección que en la mayoría de los casos es tan falso como billete de siete pesos.
   ¡Cuánto amor por los viejos!
   Tras esquilmarlos mensualmente con descuentos improcedentes, ahora dicen que se los van a devolver, lógicamente después de las elecciones y en cuotas, con toda seguridad…
   A los más postergados en los números de sus jubilaciones y pensiones les regalaron un mínimo de 10 mil pesos, muy por debajo del límite que los considera indigentes y acordarse de los héroes de Malvinas es otra medida rescatada de la desmemoria.
   Hay que tener cuidado con los espejismos, votar a conciencia como elección o como castigo, pero no dejar de hacerlo, en muchos casos en legítima defensa.
   Sobre todo, en defensa de esas maniobras que disfrazadas de legalidad, no fueron otra cosa que una alquimia matemática para llegar al milagro de proclamar la vigencia de un 82 por ciento que escasamente llega al 60.
   La única manera de llegar a la verdad y a la recuperación de lo escamoteado, es que dejen de estar quienes con angurria política y vocación de eternidad cometieron semejantes atropellos.

HORIZONTE, LAS VILLAS Y LOS CELOS
   Es probable que el tema vivienda sea el que más preocupa a los gobernantes en serio y aporta el mayor nivel de incertidumbre en la sociedad, sobre todo en quienes no cuentan con el ansiado techo propio.
   Es por eso que en cualquier campaña proselitista, uno de los aspectos más atendidos es el de los planes tendientes a superar ese déficit que es creciente y quita el sueño a gobernantes y gobernados.
    La aparición tiempo atrás de una cooperativa que paso a paso y silenciosamente fue ocupando una importante parte de la demanda en este sentido, fue como una brisa de aire fresco dentro de un incierto panorama, donde los bancos ofrecían créditos a todo aquel que demostraba que no lo necesitaba.
   Exigían tantos requisitos y avales, que si los tenías, era porque no necesitabas el préstamo.
   Con el solidario sistema cooperativo era distinto, porque sin estridencias mayores pero con hechos concretos, las viviendas se iban entregando y los barrios crecían al mismo ritmo.
   Eso, sin dudas, no le cayó simpático al poder, no porque le restaban protagonismo sino porque demostraban que era posible tener la casa sin arrodillarse ni comprometerse financieramente por toda la eternidad.
   Los planes modelados por el gobierno, en muchos casos dieron como resultado viviendas casi precarias, levantadas con material de dudosa calidad y relativa duración.
   Las casas por cooperativa recibieron algunas quejas, pero nunca tantas como las otras, y fueron atendidas responsablemente.
   En los últimos días el gobierno de la Provincia contribuyó a elevar el nivel edilicio de las villas con un aporte de 30,000 pesos para que tuvieran baño, aunque en verdad honestamente desconozco si los requisitos son muy exigentes tanto para la obtención y la devolución de esa suma.
   Pero como la cooperativa manejada por un hombre que alguna vez incursionó tibiamente por la política, seguía demostrando sus bondades y ventajas, en tiempos preelectorales el imperativo era cruzarle algunos palos en la rueda de su marcha.
   Y allí fueron los sabuesos de la conducción cordobesista a imponer su autoridad pretendiendo cobrar sumas de las que estaban eximidos los cooperativistas por el mismo gobierno, pero que no se habían enterado entre ellos.
   Un papelón se puede decir, pero si lo pensamos con enfoque farandulero, no es otra cosa que una escena de celos.
   Sin embargo, queda demostrado que pese a las trabas, hacer acción social no es sólo privilegio de los que gobiernan y buscan quedarse, sino de los que trabajan por la gente y merecen seguir adelante.

EL IMPUESTO AL FUEGO O LOS VOTOS A 10 PESOS
   En un arranque de generosidad rayano en el desprendimiento, el gobierno de la provincia de Córdoba resolvió dejar de cobrar con la factura de la electricidad más cara del país, algo así como 10 pesos que le imponían a la población para destinar al combate del fuego por incendios, creo que equipando a los cuarteles de bomberos.
   En poblaciones del interior, en varios barrios de la ciudad, en el centro y en los countryes se hicieron celebraciones a las que asistieron miles de vecinos agradecidos por la medida.
   Corrieron ríos de burbujas, hubo fiestas de disfraces, emotivos discursos de agradecimiento, juramentos de fidelidad comicial y hasta cumplimiento de promesas tales como caminar a contramano algún sábado de noche por la Rafael Núñez.
   Resta saber ahora, una vez que pase la algarabía ciudadana, si el poder se digna publicar avisos de una página al menos -de esos que usa en la campaña y pagamos todos- del detalle de lo recaudado durante el tiempo de vigencia de ese “aporte” escamoteado y lo más importante del caso: el destino cierto de esos dineros, que no son pocos, salvo que hayan servido para solventar en parte la onerosa erogación anual de esa bonificación a la eficiencia que los directivos de la EPEC deficitaria no merecen.
   Pero de última, los amantes del humor cordobés que es una marca universal más que nacional, especulaban en lo complicados que les estaba yendo en las encuestas, que al valor del voto lo bajaron a 10 mangos.
   Si la revista Hortensia viviera…
   La verdad, para la historia.