2 de mayo de 2016

S.L.B.: DÍA DEL TRABAJO Y DEL TRABAJADOR - LA UTA Y SU SENTIDO SOLIDARIO - ¿TENEMOS NUESTRO PROPIO HOTESUR? - LA MEGACAUSA - MURO AZUL DE LOS LAMENTOS - CAJEROS AUTOMÁTICOS - UN NUEVO AUMENTO EN LA NAFTA, etc.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 1 de mayo de 2016, emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

DIA DEL TRABAJADOR Y DEL TRABAJO


   Hoy es el día nuestro, de los que abrazamos la cultura del trabajo, que no deja de ser una innegociable convicción que nos enaltece ante la sociedad.
   No hay para qué extendernos en discursos, sino más bien en una especie de enunciación de principios, que hacen a la dignidad, el placer y el compromiso de trabajar.
   En casi todo el mundo, la celebración del día del trabajo, o del trabajador, es hoy motivo para reuniones multitudinarias como los casos de La Habana y Moscú por ejemplo, o con la sagrada expresión del locro, entre nosotros.
   Aquí el clima en los años más recientes venía siendo adverso por lo veraniego para los seguidores del criollo potaje, porque la temperatura más cercana al calor que al fresco acentúa los efectos de una ingesta que por lo general, se practica sin pudor y sin medida.
   En este día, también quiero ofrecer un humilde reconocimiento a todos los dirigentes sindicales que ofrendaron buena parte de sus vidas, en la diaria fragua de la lucha gremial, sin claudicaciones ni privilegios.
   A los que siguieron siendo ejemplo de fervor laboral en su trabajo cotidiano y no vivieron prendidos a la licencia sindical, en cuyo nombre se cometen tantos abusos.
   Quiero eximir de este reconocimiento, por estrictas cuestiones de justicia, a los que se sirven de su condición de dirigentes en provecho propio, de sus familiares, de los amigos y de las amigas, porque no merecen figurar en el cuadro de honor de los honestos.
   Quiero, en definitiva, valorar el esfuerzo de tantos hombres y mujeres que se dignifican laburando, sacrificando su descanso, buscando siempre algo más para hacer; para sentirse útiles, para saberse capaces, que es la manera más maravillosa de sentirnos libres.
   El actual marco referencial no es el mejor, con el creciente número de desocupados reflejado en las estadísticas, el deterioro del salario en su poder de compra, los aumentos en mercaderías y servicios y una inflación tan heredada como despiadada, que nos castiga y humilla sin misericordia. 
   Los planes y subsidios vigentes en la década ganada habrán cumplido una relativa función social, pero en miles de casos fueron becas a la vagancia en un intento político por suavizar las cifras de la desocupación y contribuyeron a robar la dignidad a muchos argentinos, que optaron por la dádiva en lugar de transpirar, que es lo que dignifica y adecenta el salario que se gana con responsabilidad, compromiso y sacrificio. 
   Debemos reconocer también la culpa de muchas empresas -y a veces del propio Estado- que todavía cuentan con dos curiosos y perversos mecanismos destinados a la reducción de sus planteles: la injuria del pago en negro y las tecnologías aplicadas a mansalva, no para beneficiar al trabajador, sino como otra manera de reducir costo laboral, evadir tributos y esquivarle a otros impuestos.
   Toda la razón adquiere entonces aquella sentencia del Mahatma Ghandi, cuando predicaba y sostenía que “Aquel que come sin trabajar, es un ladrón”.

LA UTA Y SU SENTIDO SOLIDARIO

   La feroz interna sindical que está viviendo la UTA, le ha regalado a los trabajadores de Córdoba una nueva injuria, todo por ganar espacios de poder, dejando para la sociedad la sospecha que el botín debe ser demasiado jugoso por la manera que se lo disputan.
   En este caso, tan penoso como denigrante, no queda a salvo la integridad moral del empresariado del transporte ni el poder concedente que es la Municipalidad, porque los dueños del sistema se benefician al dejar sus unidades guardadas para un día de escasa demanda masiva, precisamente necesaria para los que menos tienen; para los que no les queda otra alternativa que el transporte público.
   Los privilegiados que embolsan envidiables salarios, conseguidos por lo general con la prepotencia del paro sorpresivo y el apoyo de miles de rehenes que son los usuarios, se cagan en el resto de los trabajadores y después cuando los insultan con razón por tamaña indiferencia, los dirigentes mariconean con absurdos e hipócritas pedidos de disculpas.
   Pero pasan a ser más carteludos dentro del gremio.
   Y los empresarios, que comúnmente arreglan con la dirigencia para presionar por el aumento de tarifas, hacen …¿cómo se lo puedo explicar? la del perro que lo están abusando y miran a cualquier parte, menos al centro del conflicto.
   La Municipalidad, que se enteró un  par de días antes de lo que hoy ocurriría, nada hizo por el cumplimiento mínimo de los servicios que tiene la obligación de hacer brindar.
   Una muestra más de una lucha entre segmentos laborales que la conducción corporativa pretende negar: los que más tienen y más ganan, contra los indefensos y postergados de siempre.
   Aunque sea legal que por ley no trabajen, es perverso e inhumano por las enormes ventajas que supone tener armas contra los indefensos pasajeros que no las tienen y eso sí, configura una actitud de desprecio hacia la comunidad.
   Los de la UTA no son los únicos trabajadores y para colmo nunca, nunca, han sido ejemplo de solidaridad con sus iguales.
   Hoy una vez más y por imposición de sus dirigentes -ya que muchos afiliados no estaban de acuerdo- volvieron a mostrar su triste hilacha.

MIRAMAR: ¿NUESTRO PROPIO HOTESUR?



   Se comenta que en las saladas aguas del Mar de Ansenuza naufragaron más de 300 millones de pesos y el previsible escándalo viene marchando por varios frentes, porque ya está instalado en la Unicameral, en Lotería de Córdoba, en el Gobierno de la provincia y en la indignación de la gente.
   Allá por noviembre del 2015 no fueron pocos los que restaron trascendencia a una denuncia del entonces legislador Ricardo Fonseca acerca de la “evaporación” de una importante suma de dinero, que ahora la palabra oficial reconoce cercana a los 300 millones de pesos y llegaron a establecer una especie de paralelo de conducta entre el excodificador y Lilita Carrió, históricamente calificada como acusadora serial.
   Oficialismo y oposición plantean argumentos contrapuestos respecto de la construcción de un hotel en Miramar, categoría 4 estrellas, por parte del organismo que maneja todo lo atinente al juego en Córdoba, que dicho sea de paso embolsa lo que allí dejan los sectores más vulnerables de la sociedad, en su patética costumbre de pretender ganarle a las máquinas preparadas para trampear legalmente.
   Todos tienen sus razones en esta cinchada de dimes y diretes, de cifras alucinantes, de acusaciones que sólo contribuyen a un aumento del caos y la confusión, que van desde 50 millones originales que costaría la obra y los 300 y pico de millones que reconocen tendrá como precio final.
   ¿Es tanta la ceguera, como para no ver el absurdo de una obra tan onerosa como innecesaria?
   La Lotería de Córdoba sostiene que buena parte de sus utilidades son destinadas a la acción social.
   ¿Qué aporta mayor ayuda en ese sentido?
   ¿Construir un hotel para que lo ocupen quienes no necesitan de la ayuda social, o levantar un par de hospitales, cuatro escuelas o más de 290 viviendas de 80 metros cubiertos. Parece que los malos políticos siguen dejando pendiente una materia que les resulta desconocida o al menos no les conviene: el respeto por las prioridades. No es tan solo por el craso error de estimular el juego y sus perniciosas consecuencias, porque un nuevo casino es como regalar drogas en los bailes, no cobrar el fernet o entregarle a cada asistente a un espectáculo, un papel glacé con “alita de mosca”.
   Alguna vez la gente votará no tan sólo por lo que le prometen, sino por lo que anuncian, pelean o priorizan los candidatos que a veces en su afán por mostrar que hacen, nos regalan un faro inútil, un camino turístico que es una porquería o una versión cordobesa del Hotesur.

LA MEGACAUSA

   Según algunos autores la palabra trabajo deriva del latín “trabis” que significa traba, aludiendo a que representa un reto para los individuos que lleva implícito un esfuerzo. Para otros, citan su origen griego de una palabra que significa “tortura” casi erquiparable con “yugo”.
   Si  incursionando en el diccionario lo combinamos con la palabra justicia, el resultado será: dedicarse con esfuerzo a realizar aquello que debe hacerse según derecho o razón. 
   Y aplicado esto  al contexto de la causa del Registro podemos  decir, entonces, que trabajar por la justicia es: respetar la libertad, no abusando de la prisión preventiva; mantener  el orden de juicio previo a condena, sin repartir penas anticipadas, conservar la imparcialidad y sin crear comisiones especiales.
   Asimismo -entiéndase bien- condenar con pruebas  sin escudarse en la íntima convicción, respetar la dignidad del hombre, sin mantener eternos imputados. 
   Y  finalmente… buscar la verdad, sin importar otros intereses. 
   Sin cumplir con estas obligaciones, celebrar este día, no será legítimo.
   Y tampoco justo.
   
EL MURO AZUL, UN NUEVO ESPACIO 


   Más allá de las estadísticas que comúnmente se dibujan para entretener a la población sobre diversos aspectos de la vida diaria, como en la economía por ejemplo, pero también en materia de inseguridad, porque es elevado el número de denuncias que no se hacen y de las que se hacen son pocas las que trascienden.
   Por esa razón y como una modesta ayuda de nuestra parte a la sociedad y a la policía, es que ponemos a disposición desde hoy un espacio casi independiente, aunque inserto en el blog de este programa, destinado a recibir de la gente los pedidos a la policía tanto demorados como no satisfechos ni atendidos, como aquellas otras situaciones que merezcan ser divulgadas en cuanto a las buenas acciones emprendidas por miembros de esa fuerza.
   Con el título “Muro azul de los lamentos” ubicado en el costado derecho del blog, las personas interesadas deben abrir www.gonioferrari.com y puntualizar allí el tema que los afecta.
   Naturalmente se aplicará estricta e innegociable reserva de identidad, especialmente cuando se trate de temas vinculados con el narcotráfico o la violencia de genero.
   El sistema estará en marcha desde el domingo próximo, aunque ahora y como para empezar, existe una cuestión más que delicada: policías retirados -en un elevado número - no consiguen que el Registro Nacional de Armas les regularice su situación, razón por la cual están privados de cumplir con servicios adicionales, lo que les ocasiona un enorme perjuicio en lo económico y laboral.
   Supongo que es una simple cuestión de papeles, que sin dudas se hará más dinámica de acuerdo con las necesidades de tantos afectados. 
   Ya queda dicho: desde ahora y para debutar dentro de 7 días, estará disponible el “Muro azul de los lamentos”.

LOS CAJEROS VACÍOS


   ¿Tan vacíos de cerebro son los directivos del Banco de la Provincia de Córdoba?
   ¿Tan inactiva tienen la neurona que maneja eso que se le llama previsión, imaginación, sentido de la responsabilidad o más simplemente dicho, sentido común?
   Seguramente todos ellos, en esas fiestas que los clientes y proveedores hacen cada final de año, han recibido de regalo alguna agenda o tienen “smartphones” de última generación o baratos celulares donde existe una función titulada “calendario” que contiene almanaques hasta casi la eternidad.
   Allí, para que lo sepan, están los meses de abril y de mayo de este año, el 2016, donde seguramente figura que el 29 de abril, dia del animal, es el último día hábil del mes, después viene el sábado no laborable para ellos y aparece entonces el 1 de mayo, feriadísimo, Dia del Trabajo y de los trabajadores.
   ¿Costaba mucho prever que ocurriría lo que ocurrió con los cajeros automáticos del tan rentable y exitoso Banco de Córdoba?
   ¿Era tan complicado hacerlos cargar por la empresa privada que los atiende, el sábado a la tarde, más sabiendo que el día anterior había sido de pago a los jubilados?
   Era y todavía continúa siendo penoso el peregrinar de gente de toda edad, inútil tarjeta en mano, buscando una sucursal cuyos cajeros respondieran a la previsible demanda.
   ¿Pensaron en los que tenían que viajar, comprar medicamentos o gastar en lo que se les viniera en gana?
   Lo único que falta es que ahora al igual que  a los capos de la EPEC, a los directivos del Bancor los premien por eficiencia, cuando a su inteligencia la tienen en cortocircuito.
   Y como siempre ocurre, resultan afectados los que más necesitan no tan solo de la eficiencia de su banco, sino de la responsabilidad y la sensibilidad de quienes lo gestionan.

LA NAFTA VOLVIÓ A SUBIR

   Realmente, aunque la coyuntura económica del país debido a la herencia o no, imponga un nuevo aumento en el precio de los combustibles, el gobierno nacional debiera aplicar ajustes en otros rubros y no en este, que es lógico y automático generador de inflación.
   Que los impuestos a los cigarrillos se eleven en un 50 por ciento no es tan grave, porque se puede tomar como una actitud en defensa generalizada de la salud y hace más oneroso para cualquier fumador empedernido, el hecho fatídico de irse suicidando de a poco y pagando por ello.
   Eso de jugar con los bigotes del león conlleva el riesgo de afectar sensiblemente a la comunidad, que debe soportar los aumentos emergentes de los costos de flete, sumado al famoso y tradicional “por las dudas” que aplica la mayoría de los empresarios y comerciantes en nuestro país.
   Tal acumulación de incrementos y para Córdoba, también fortalece la caprichosa y eterna costumbre de los dueños de empresas de transporte urbano para apoyar sus demandas, porque no toman en cuenta los subsidios que reciben,  manejan a su antojo las prestaciones aumentando rentabilidad yala hacer comparaciones, sabemos con pesar que contamos con el transporte público más caro de Argentina, pese a su ciclotímica calidad.
   El aumento en el precio de los combustibles que se ha conocido en las últimas horas, puede pasar a configurar una actitud de insensibilidad, por parte de un gobierno que cosechó votos apoyado en acusaciones de escasos sentimientos en tal sentido por parte de sus antecesores.
   Sigue siendo curioso y matemáticamente insostenible, que mientras baja el precio del crudo las naftas aumentan.
   No supimos ni sabemos administrar los recursos, o existen otras especulaciones que hacen naufragar a las matemáticas, que tiempo atrás era una ciencia exacta. 
   Ahora dejó de serlo.

29 de abril de 2016

¿Quién no tiene una mascota?

UN  DIA  PARA  CELEBRAR

Bueno sería aprovechar la jornada para
unirnos en un merecido desagravio a la
lora, esa gratuita destinataria de injurias

   Los cordobeses, creo que desde siempre, nos inclinamos por esa curiosa propensión a colocar sobrenombres pensando en los animales.
   Tengo los casos del Negro Araña, el Oso Tobi, el Cabrito Toledo, el Monito Carrizo, el Pavo Tobi, el Chivo Oulton, el Larva Milich, el Caimán Aracena, el Canguro Gamboa, el Pájaro De Allende, la Vaca Potenza, el Piojo Godino, la Lora Blasco, el Gallo Galíndez, el Caballo Loco Arroche, el Cuca(racha) Argañaraz, el Pato Cecchetto, el Cabeza de Chancho, la Gallina Sarmiento, el Pescado Ayen, el Gato Villalba, la Vizcacha Guerrieri, el Perro Altamirano, el Charabón Recalde, la Rata Ramos, el Lagarto Guizardi, el Pingüino Salvatierra, el Gato Ponzano, el León Gomez, el Pato Fernández o el Ladilla Rodriguez, algunos de los cuales ya no están entre nosotros..  
   Seguramente me olvido de ciertos ejemplares, y pido perdón si es que no me acuerdo de saludarlos ya sean gatos, perros, conejos, tortugas, canarios, cuisis, iguanas, itas, comadrejas, tejones, hurones, pollitos, arañas, potrillos, yeguas, peces, loros, culebras, cabritos, vizcachas, pumas, ranas, patos, curucuchas o grillos.
   Y ya que estamos, rindamos homenaje de cariño a las mascotas que tenemos, así se llamen Fellini, Bianca, Boby, Nikita, Grisha, Zóco, Teo, Negrita o como quieras.
   Y recordemos que tener bajo tu dependencia a un animal, supone cuidarlo y protegerlo en su indefensión, frente a un mundo agresivo y ante personas que los explotan, los maltratan y los dejan morir.
   Vemos a diario en nuestras calles ejemplos lastimosos y parece que la Ley Sarmiento. que ampara a los animales, no existiera porque su aplicación es tardía y caprichosa frente a una autoridad que prefiere mirar hacia otro lado, porque total, son animales “y tienen cosas más importantes que hacer por los humanos” como por ejemplo hacer poco.
   Los bichos (dicho sea con cariño) abandonados porque sus amos no cuentan con recursos para mantenerlos, es otra de las lacras que sacude nuestra sensibilidad.
   Los animales son a veces los intermediarios por los que la Naturaleza con su sabiduría suele darnos algunas lecciones.
   Descartes decía que el mono es tan inteligente, que no habla para que no lo hagan trabajar y Chesterton, anticipándose a lo que vemos en televisión, reconocía pertenecer a esa clase de animales en los cuales la cola es importante.
   Debemos tener la grandeza de respetar a todos los seres vivos ¿no pensantes? aunque creamos que no razonan pues de sus conductas y pese a que muchos no lo tomen por cierto, suele ocurrir que secretamente ponemos en duda nuestra propia capacidad de pensar …y de sentir.
   Por eso y aprovechando la celebración, hagamos un merecido y masivo desagravio a la lora, que inocentemente y sin que ella lo sepa, los malhablados se han apropiado de sus partes pudendas transformándolas en destino para aquellos que odian o al menos molestan.
Gonio Ferrari

27 de abril de 2016

Zannini, en la tribuna y en vuelo ---

EL ESCRACHE  ES  UNA CLARA
MANIFESTACIÓN DE COBARDÍA

   Los dos episodios que tuvieron como víctima más que como protagonista a Ricardo Zannini, reciente derrotado candidato a la vicepresidencia de la Nación y hombre fuerte del riñón kirchnerista, pueden inscribirse en la memoria colectiva como manifestaciones no tan solo de odio desmedido, sino de una grosera pusilanimidad alentada por un fascista espíritu de patota.
   Es imprescindible la memoria pero no es para nada aconsejable la venganza, en momentos que desde los sectores del pensamiento moderado vienen buscando al menos achicar la grieta que cada día separa más a los argentinos por diferencias políticas o enfoques ideológicos, situación que se generara por la pretendida imposición del discurso único por parte de los fanatizados cultores del más rancio oficialismo caído en las urnas.
   Así como mirábamos con espanto y censura los bloqueos camioneros a la salida de importantes diarios nacionales y la profusa pegatina de afiches callejeros,  en los que descalificaban a periodistas que osaban pensar distinto de los postulados del modelo nacional y popular, la indignación colectiva que surgiera por lo ocurrido en una tribuna de la “bombonera” boquense y a bordo de un avión que partía rumbo a Miami, nos devolvió a superados tiempos de barbarie.
   No es ni será posible reconstruir al país ni alcanzar la paz dentro de la sociedad mientras sigan ocurriendo hechos como los repudiables escraches, de los que supieran hacer gala -al amparo de la impunidad- algunas organizaciones que vaya paradoja, se presentaban como defensoras de los derechos humanos.
   De nada sirven las ridículas estigmatizaciones alimentadas por el odio y sólo contribuyen a fortalecer desencuentros, más aún cuando leemos a Aristóteles quien afirmaba “Procuremos olvidar lo que traído a la memoria nos entristece”. Y en el peor de los casos, si optamos por la indiferencia, al menos evitemos ser multiplicadores de excesos ajenos pero sin dejar de atesorar en los íntimos lugares de los recuerdos, ciertas actitudes repudiables.
   La costumbre y práctica del “escrache” es un caso de irrefrenable cobardía, con un torpe aprovechamiento de alguna momentánea indefensión de su destinatario y que en nada coadyuva a la cicatrización de traumáticas heridas en la sociedad.
   Sin tantas palabras, el escritor francés Alphonse Daudet tuvo una definición terminante: “El odio es la cólera de los débiles”.
Gonio Ferrari

25 de abril de 2016

Fallo inédito y ejemplar ------------------

CUANDO EL PERRO ES UN ARMA
QUE SU AMO NO SABE MANEJAR

   Un tribunal de la provincia de Buenos Aires acaba de imponer 8 años de prisión, condenando por homicidio simple, al dueño de un pitbull que mató a un nene de dos años.
   Alguna vez tenía que aparecer un magistrado que interpretara cabalmente que un perro con las peligrosas características de esa raza, puede que no sea tan malo pero la responsabilidad de sus conductas debe caer lógicamente en la persona de su amo.
   No es malo el perro, me dijo cierta vez un criador, sino la persona que es el “macho alfa” e influye en los comportamientos del animal.
   Suena lógico entonces que si el propietario de un arma no domina su manejo, la responsabilidad de lo que pudiera ocasionar con ella queda a su cargo, porque en este caso el perro se transformó en un arma letal que su amo no supo manejar.
 
 Es por eso que alarma ver en cualquier plaza o espacio público de nuestra ciudad y ahora con mayor asiduidad que nunca, a orondos amos de perros cuya peligrosidad se ha manifestado decenas de veces, paseando con ellos sin bozal (el perro), haciéndose admirar por la gente que los esquiva con espanto y busca resguardo, lo que pareciera divertir a los imbéciles que a sabiendas llevan sin resguardo e imprudentemente a un animal de reacciones impredecibles.
   Alguna vez también, las autoridades municipales deben controlar esos peligrosos excesos y actuar en consecuencia de manera preventiva, haciendo cumplir las disposiciones vigentes en esa materia.
   Nada de lo que se haga devolverá la vida al pequeño bonaerense ni brindará consuelo a la desesperación de su familia -del partido de Alejandro Korn- ni a todas las otras víctimas inocentes -niños o mayores- que sucumbieron a los ataques de perros feroces por raza, cuyos dueños a veces los hacen participar en peleas clandestinas, pero llegan a sostener que “son un encanto, hasta el punto que juegan con mis niños que son pequeños”.
   No hay que matar al perro homicida, que es todo instinto.
   Hay que educar a su dueño, que es consciente pero irresponsable.
Gonio Ferrari

¡Superamos las 600.000 vistas! ---------------

EL EQUIPO DE "SÍGANME LOS BUENOS" 
AGRADECE DE CORAZÓN EL APOYO DE
QUIENES NOS SIGUEN ACOMPAÑANDO

     Cientos de personas ingresan diariamente al blog www.gonioferrari.com donde encuentran las más importantes novedades del panorama de nuestra Córdoba, 
de la provincia y del país. La opinión comprometida, es el distintivo del espacio.


S.L.B.: CUMPLEAÑOS DE LA RADIO – EL VENTILADOR DE FARIÑA - ¿PAPELÓN O “NEGOCIO” AL CUADRADO? – LA MEGACAUSA, ACTIVA – SIN EMBARGO, LA FRAGATA PARTIÓ – PLAZAS TOMADAS – DOBLE INDEMNIZACIÓN, etc.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 24 de abril de 2016, difundido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

¡FELICES 58 AÑOS!

   Ayer esta casa donde conviven noticias buenas y malas, esfuerzos, iniciativas, profesionalidad, voces, ofertas, música, recuerdos, leyendas, personajes y nostalgias, cumplió 58 años en el aire de los cordobeses.
   No es poco mantener vigencia en cualquier orden, dentro de una sociedad cortoplacista y de flaca memoria, pero es innegable que esta Radio Universidad continuadora de la ya polvorienta Radio Splendid se ha ganado un sitial de cariño y respeto a lo largo y lo ancho de su alcance, llevada por todos los cuadrantes de la rosa de los vientos.
   Este cumpleaños llega en momentos de cambios que para bien, hagan retomar la perdida audiencia y el alto concepto que la ciudadanía tenía de esta emisora; de su seriedad, del equilibrio en la opinión, de la tolerancia por el disenso.
 
 Es grato cumplir años por eso del festejo, la reunión de abrazos y anécdotas, pero también es ocasión propicia para la necesaria y valiente autocrítica que no siempre se practica, porque debe ser duro reconocer errores o asumir fracasos.
   La verdad, mi paso por esta querida Radio Universidad se limita a menos de 20 años y entiendo que hay otros amigos y colegas que están en mejores condiciones históricas como para levantar la copa del festejo.
    Pero ya que estamos, me parece momento oportuno de rendir homenaje con sabor a desagravio a figuras como Claudio Ferrer, Toto Colombo, Pablo Colazo, Chicho Salinas y la desaparecida Roxana Menéndez.
Todo ellos, cada cual en su medida y en su ocasión, fueron víctimas de la incomprensión de quienes se creyeron iluminados como para desplazarlos, callarlos o esconderlos.
Roguemos que nunca más, por pensar distinto, un trabajador sea privado de expresar su opinión en democracia.
Y que esta radio, emblema de libertad y diversidad hacia adentro y hacia afuera, retome aquel sendero que el fanatismo y la incomprensión le modificaron.
    Una radio como esta, ejemplo durante tanto tiempo de calidad humana, baluarte de compromiso y convocatoria durante los años más duros, no necesita de comisarios políticos ni militantes del pasado que pretendan enseñarnos a pensar.
   Aunque sea un día después y por la buena gente, ¡salud!.

               
EL VENTILADOR ESTÁ ENCENDIDO
   

   Los cordobeses con su humor suelen desdramatizar las situaciones más críticas y en el mundo de la política, vertiente inagotable para los cultores del ya famoso distintivo mediterráneo, se están dando situaciones que a través de la risa, pierden algo de su doloroso contenido.
   Eso de sostener que a Leonardo Fariña lo han torturado… para que se calle, es un ejemplo acabado de las consecuencias que a mucha gente le acarrearán los vientos violentos del enorme ventilador que este muchacho ha puesto a funcionar.
   Y como ya lo apuntáramos en ediciones anteriores de este espacio, es como si a la corrupción y sus decenas de formas y colores, la fueran divulgando con cuentagotas para evitar que la sucesión de hechos se diluya en la acotada memoria de los argentinos.
   Porque si en la primera semana el nuevo gobierno hubiera destapado la olla de un sólo golpe, los vahos de tamaña podredumbre ya hubieran entrado a los olvidos de donde nunca se regresa.
   La ruta del dinero “K” viene mostrando bifurcaciones y caminos secundarios que no se limitan al territorio nacional, sino que sus ramificaciones en el exterior también son motivo de preocupación para la Justicia que está investigando.
   Para colmo, esa situación se mezcla con las imputaciones que pesan sobre el actual presidente, su padre y el resto del grupo familiar, todos sospechados de haber dejado buenos cospeles en los paraísos fiscales u operado a futuro con monedas extranjeras.
   Fariña fue el esposo por horas de la bella Karina Jelinek, quien dejó su digno trabajo de acomodadora de comensales en nuestro Windsor Hotel, encandilada por las luces porteñas, las excentricidades de su pretendiente y su inocencia provinciana: resultó de última otra víctima de la corrupción.
   Y cada vez que el memorioso Fariña recuerda algo vinculado con este escándalo de la corrupción, apela al cuadernito que en estos momentos debe ser la obsesión de un kirchnerismo en incómoda retirada, cuya dirigencia ha reforzado sus síntomas de alergia a la justicia y temor a los barrotes.
   La cuestión con relación a las situaciones de los derrotados y del ganador, es dejar de lado las ansiedades y las prisas porque bien sabemos que una cosa son los tiempos de la justicia y otros los de la gente ávida por ver resultados.
   La mugre que salpicó a diestra y siniestra esta causa de los millones tanto de pesos como de dólares malhabidos, alcanzó incluso al hijo pródigo, ahora cubierto de indemnidad por su condición de legislador, aunque algunos mal pensados sostienen que esos fueros fueron logrados a posteriori de las maniobras ilegales en las que habría incurrido el líder camporista.
   Ya no tan solo están en la mira el ahorrativo Lázaro Baez y su ex socia, sino que aparecen apellidos ilustres como Jaime, De Vido, el reciente ex prófugo abogado Chueco y algunos otros que la fina memoria de Fariña rescatara de sus escondites, todos conectados de alguna manera a la columna vertebral de los ilícitos.
   La Justicia sigue su camino y vaya paradoja, un camino que la ruta del dinero de todos nosotros que somos el Estado, se le viniera a cruzar de manera tan imprudente como impensada.
   Y en estos casos, la colisión es inevitable.
   Pero también es imprescindible por la salud de la República.

LA MEGACAUSA, ACTIVA

   La proporción puede definirse como la relación de correspondencia y equilibrio de las partes  con el todo.  En materia penal, el principio de  proporcionalidad responde a la idea de evitar una utilización desmedida de las sanciones que conllevan una restricción de la libertad, limitando su uso a lo imprescindible.  
   Constituye una “prohibición de exceso” que evita llevar el carácter estigmatizante de la pena hasta la exageración. Esta semana se ha difundido ampliamente en los medios  la resolución de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que desestimó un recurso de queja presentado por un grupo de imputados de la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba con lo que la sentencia quedó firme y los acusados volvieron a prisión. 
   Este juicio se desarrolló en septiembre de 2012, como uno más de los integrantes de la causa del Registro, en la que los imputados han reclamado por la existencia de una serie de irregularidades entre las que se destacan  el abuso de la prisión preventiva sistemática y la formación de una comisión especial para juzgar. 
   Sin analizar el fondo de la cuestión ni la autoridad de cosa juzgada, lo que no corresponde, no deja de ser objetable que estos hechos fueron sacados de sus jueces naturales, ya que correspondían por jurisdicción al interior de la provincia, y traídos a la capital para engrosar las filas de la causa Registro y ser juzgados por la misma comisión especial.     
   Tampoco puede dejar de cuestionarse que la causa desborda de desproporcionalidades: desproporción entre los  delitos acusados y el dictado sistemático de prisión preventiva, desproporción entre lo relatado y el número de acusados: ningún periodista aclara que en esta como en otras causas, se condenaron hasta a las secretarias de las escribanías que eran simples empleadas que ganaban su sustento diario. Hay desproporción entre las condenas masivas y la prueba utilizada: figurar en una agenda convierte a cualquiera en culpable. 
   Existe desproporción entre la rimbombante difusión de las condenas y la gravedad de lo acusado.                                       Sin pretender ningún tipo de impunidad, rebasa mi entendimiento esta desproporción, dado que en semejante desvelo judicial ni periodístico, poco se evidencia para con los males que constituyen reales flagelos de la sociedad. 
   En este marco queda por develar entonces, cuál es el interés estatal que justifica el sacrificio de tantos intereses individuales

DOBLE INDEMNIZACIÓN

   Más que obvio, es pensar y sostener que la dirigencia gremial nacional enrolada en lo que fuera oficialismo, o separada por un delgadísimo papel de divergencias, busca fortalecer la posición ante sus bases procurando eso de la doble indemnización en los casos de despidos sin causa.
   Coqueteados que han sido ya los legisladores, desde la cúpula macrista salió ya la definición del veto presidencial en caso que prosperara esa iniciativa.
   Dentro de todo y mirándolo como simple observador de un caso complejo, es para pensar en el engaño que encierra una medida de tal naturaleza si por ley se hiciera efectiva.
   Aquellas patronales que prescindieran de los servicios de algún trabajador sin invocar causales, tendrían que pagar la doble indemnización que para cada caso establecen las leyes y los convenios, si es que tienen normas especiales como en particular los periodistas regidos por un estatuto.
   Los despedidos embolsarían buen dinero y a lo mejor lo aplicarían a emprendimientos personales, como en aquellos tiempos que las indemnizaciones se transformaron en remisses, kioskos de a dos por cuadra y otras aventuras que terminaron siendo fracasos comerciales.
   Pero sería complicado para un cesante, encontrar alguna ubicación que lo devolviera al campo laboral, por la sencilla razón que sus antecedentes no serían aceptables y porque las patronales restringirían al máximo la toma de empleados, frente a los riesgos que impondría la propia ley modificada.
   Y lo que ahora asoma como un eventual y tentador beneficio para la clase obrera, sería un magnífico pretexto para limitar el crecimiento de las plantas de personal.
   La estabilidad en el trabajo, suele ser algo así como un sueldo extra por la importancia que asume.
   Esto, cuando se la respeta y no lleva a juicios que a veces tienen sentencias pos mortem y más si el patrón es el Estado.

PLAZAS TOMADAS

   La ciudad de Córdoba cuenta con hermosas plazas y parques, espacios por lo general poco cuidados por la Municipalidad y a veces también por los propios vecinos que son quienes los gozan.
   Citaremos tan sólo un par de ejemplos emblemáticos: el Parque Las Heras transformado en feria variopinta donde alternan verdaderas artesanías que son el sustento de mucha gente, con la ilegalidad de mercadería al margen de la ley como son las copias truchas de compactos de música, películas y anteojos no sólo para el sol, sino con graduación.
   Poco a poco el lugar se ha transformado casi en un campamento de refugiados, cuando la obligación del Estado es brindarles techo y comida para lo cual existen sitios habilitados al efecto, aunque los beneficiarios a veces no los acepten.
   Palabras aparte para el desastre de basura de todo tipo incluída la orgánica, dicho así para no entrar en detalles asquerosos, que dejan los ocupantes cuando las penumbras domingueras le van ganando a la luz.
   Algo parecido sucede en la plaza Rivadavia de Alta Córdoba que tiempo atrás solía ser
para los vecinos y ahora es para comerciantes, muchos de los cuales lejos de ser artesanos, muestran sus artículos de indudable origen industrial.
   Los otrora paseantes ya no pueden ocupar los bancos, y circular por los veredones se hace cada día más complicado: se angostan con la mercadería expuesta en el piso o es dificultoso porque es como si a los mosaicos los fueran robando de a poco, pero meticulosamente.
   Lejos en el tiempo quedaron aquellos placeros que eran parte del vecindario y mantenían esos lugares con sacrificio y cariño por el prójimo, valores que el descuido estatal ha olvidado, aunque siempre es tiempo de recuperarlos.

SIN EMBARGO, LA FRAGATA PARTE

   Nuestra fragata “Libertad”, orgullo de la fuerza naval nacional, estuvo impedida durante cuatro promociones de guardiamarinas, de realizar el viaje de instrucción alrededor del mundo como era costumbre anual.
   No era por problemas de presupuesto, carencia de combustible, que tuviera deshilachadas las velas, adversa meteorología, ni faltara personal idóneo para maniobrarla.
   Zarpaba algunas veces, sólo a países considerados política o ideológicamente “amigos” entre comillas,  con quienes no tuviéramos ninguna factura pendiente de pago.
   Ni pensar en aventurarse por mares cuyos vientos la llevaran al viejo continente o a las cercanías de las costas norteamericanas, porque más de un acreedor estaba, ojo avizor, con el catalejos apuntado al horizonte esperando ver surgir desde el confín, la esbelta imagen del velamen de nuestra nave insignia, para embargarla en el acto.
   Por eso también altas autoridades de la década ganada viajaban en aviones de empresas privadas, o alquilaban aeronaves a precios alocados -Kiciloff bien lo sabe- con tal de evitar el riesgo de la confiscación y del emergente papelón internacional.
   Ahora con la cancelación de las deudas y disipados los nubarrones de tempestades evitables, ese orgullo argentino inició su viaje número 45 para celebrar el Bicentenario de nuestra Independencia en Holanda, donde el 9 de julio próximo una reina argentina recibirá a sus compatriotas.
   Bien vale decir ahora que nuestra Fragata Libertad, orgullo de todos … y todas y sin embargo, surcará los mares como jamás debió dejar de hacerlo
  
¿PAPELÓN O NEGOCIO AL CUADRADO?

   Si desde 2015 sólo fue posible utilizarlo menos del 50 por ciento de los días, equivale a suponer que el camino es una porquería, que fue construido de apuro frente a la inminencia de elecciones o se utilizaron materiales de cuarta para una planificación vial de quinta categoría. En suma, no debiera haberse concretado porque a la Provincia le ha salido más caro que la Ruta Panamericana o el bello Camino de las Altas Cumbres.
   La obra visual y paisajísticamente atractiva puede darse la mano con la Nueva Terminal de Ómnibus, orgullo para Venecia y agravio a los cordobeses porque las reparaciones que se le debieron hacer resultaron casi más onerosas que su construcción y a esos caprichos mal resueltos los pagamos todos, porque el dinero sale del presupuesto al que contribuimos con la enorme presión tributaria y el incremento casi constante de los impuestos.
   Para colmo y como lógica y penosa consecuencia, se afectan partidas destinadas a otros rubros y es allí donde la pérdida ciudadana se duplica porque no alcanzan los dineros para seguridad, educación, salud pública, distintas obras de infraestructura y atención de demandas prioritarias.
   El camino de El Cuadrado es un himno a la improvisación y a las exigencias marketineras preelectorales por una parte, y un canto a la ineptitud técnica de quienes aprobaron una obra a sabiendas de que la prisa está contraindicada con la calidad y el sentido de la oportunidad. No se puede ni se debe ir a contrapelo de la lógica y la previsión porque son los caminos que llevan al papelón del fracaso y los gastos inútiles, inapropiados e imprudentes.
   Los desaciertos en materia de obras públicas, cuando se reiteran sin que se los cuestione formalmente, corren el riesgo de su repetición y eso ha ocurrido, cuando pocos se preocupan por controlar la calidad de lo que se proyecta y la utilización o no del material oportunamente consignado. Una casa erigida en base a un proyecto chapucero y con ladrillos de cuarta se derrumbará pese a que su costo, manejado por el Estado, será más elevado que si fuera edificada con materiales nobles y cálculos serios.
   Para muchos de nuestros gobernantes es más importante colocar piedras fundamentales, organizar actos inaugurales cada cinco kilómetros que construyen y gastar en promocionarlos mediáticamente sumas absurdas con relación al costo de la obra. Esa es una costumbre que ha tomado vuelo multiplicándose, porque la oposición en la mayoría de los casos ha mirado en otra dirección y no hacia el previsible escándalo que desnudaría ineptitudes ajenas y propias.
   Los desmoronamientos, los cortes y los “arreglos” casi permanentes en el camino de El Cuadrado vienen coincidiendo con ciertas inclemencias con las que el cambiante clima nos viene sorprendiendo. Y como los políticos están acostumbrados más a buscar excusas que soluciones porque son más baratas, han recibido la ayuda de tener a qué o a quién echarle la culpa.
   Pero asumir las propias, jamás.
   Porque es llamativamente evidente que alguien hizo las cosas demasiado mal con inocultables descuidos y marcada ignorancia.
   Entonces, con todo tan claro, es para preguntar quién o quiénes se beneficiaron, por así decirlo, al construir un camino de pésima calidad en todo sentido.
   Y como el gobierno no aporta explicaciones válidas y creíbles y la oposición es como si hubiera hecho un voto de silencio, es difícil que alguna vez lo sepamos.

21 de abril de 2016

Festival provincial del parche -----

EL CAMINO MÁS SEGURO QUE
CONDUCE HACIA EL ABSURDO

   Si desde 2015 sólo fue posible utilizarlo menos del 50 por ciento de los días, equivale a suponer que el camino es una porquería, que fue construido de apuro frente a la inminencia de elecciones o se utilizaron materiales de cuarta para una planificación vial de quinta categoría. En suma, no debiera haberse concretado porque a la Provincia le ha salido más caro que la Ruta Panamericana o el bello Camino de las Altas Cumbres.
   La obra visual y paisajísticamente atractiva puede darse la mano con la Nueva Terminal de Ómnibus, orgullo para Venecia y agravio a los cordobeses porque las reparaciones que se le debieron hacer resultaron casi más onerosas que su construcción y a esos caprichos mal resueltos los pagamos todos, porque el dinero sale del presupuesto al que contribuimos con la enorme presión tributaria y el incremento casi constante de los impuestos.
   Para colmo y como lógica y penosa consecuencia, se afectan partidas destinadas a otros rubros y es allí donde la pérdida ciudadana se duplica porque no alcanzan los dineros para seguridad, educación, salud pública, distintas obras de infraestructura y atención de demandas prioritarias.
   El camino de El Cuadrado es un himno a la improvisación y a las exigencias marketineras
preelectorales por una parte, y un canto a la ineptitud técnica de quienes aprobaron una obra a sabiendas de que la prisa está contraindicada con la calidad y el sentido de la oportunidad. No se puede ni se debe ir a contrapelo de la lógica y la previsión porque son los caminos que llevan al papelón del fracaso y los gastos inútiles, inapropiados e imprudentes.
   Los desaciertos en materia de obras públicas, cuando se reiteran sin que se los cuestione formalmente, corren el riesgo de su repetición y eso ha ocurrido, cuando pocos se preocupan por controlar la calidad de lo que se proyecta y la utilización o no del material oportunamente consignado. Una casa erigida en base a un proyecto chapucero y con ladrillos de cuarta se derrumbará pese a que su costo, manejado por el Estado, será más elevado que si fuera edificada con materiales nobles y cálculos serios.
   Para muchos de nuestros gobernantes es más importante colocar piedras fundamentales, organizar actos inaugurales cada cinco kilómetros que construyen y gastar en promocionarlos mediáticamente sumas absurdas con relación al costo de la obra. Esa es una costumbre que ha tomado vuelo multiplicándose, porque la oposición en la mayoría de los casos ha mirado en otra dirección y no hacia el previsible escándalo que desnudaría ineptitudes ajenas y propias.
   Los desmoronamientos, los cortes y los “arreglos” casi permanentes en el camino de El Cuadrado vienen coincidiendo con ciertas inclemencias con las que el cambiante clima nos viene sorprendiendo. Y como los políticos están acostumbrados más a buscar excusas que soluciones porque son más baratas, han recibido la ayuda de tener a qué o a quién echarle la culpa.
   Pero asumir las propias, jamás.
Gonio Ferrari

18 de abril de 2016

S.L.B.: LA HISTORIA Y SUS DISFRACES – SERVICIO UBER ¿ES COMPETENCIA? – EL SAINETE DE COMODORO PY – LA MEGACAUSA DEL REGISTRO – CRISIS GREMIAL EN BANCOR – MEDICIONES RADIALES DE IBOPE – LA ABSURDA EXIGENCIA DE LA I.T.V. Y OTROS TEMAS …

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 17/04/16 emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

DISFRACES DE LA HISTORIA

   La inteligencia primaria a través de cualquier diccionario que cueste 50 pesos nos desburra que la esquizofrenia se trata de algo así como demencia precoz que aporta ideas delirantes, incoherencia mental, todo esto como producto de la falta de ajuste de quien la padece, al medio ambiente en el que vive o se desempeña.
   Cometería el pecado de la irrespetuosidad si calificara de esa condición a una compatriota que llegó a la máxima magistratura del país, porque allí nadie llega por casualidad salvo alguna poco honrosa excepción de cierta y olvidable bailarina afortunada.
   Lo de la Sra. y su mundo irreal, que sea tarea de profundos analistas políticos o especialistas en conductas humanas.
   Lo importante en este momento -lo demás está donde debe ser, en manos de la Justicia- es considerar esa tolerada pésima costumbre de agredir a todo aquel que osa pensar distinto, y peor cuando el ataque viene de un sector que tuvo la suma del poder, lo dilapidó, perdió frente al dictamen popular y hasta ahora no asumió el fracaso, simplemente porque en su cerrado universo de negación vigente y soberbia, jamás pensó que perdería y en consecuencia no se preparó para la derrota que lo volvió a depositar en el impensado llano.
   Todo lo de Comodoro Py y sus alrededores, el folklore, los cánticos amenazantes, las incitaciones a venganzas y otras lindezas a las que nos habíamos acostumbrado, serán parte del anecdotario y las charlas de café o las discusiones familiares.
   Pero lo que más hondo cala en el sentimiento y la memoria de la gente de bien, es el impune y cobarde ejercicio de la violencia como en este caso, centrada en los comunicadores cuyas empresas no comulgaron con el desteñido modelo nacional & popular, alimentado desde la izquierda paqueta y nostálgica enraizada en Puerto Madero y con propiedades e intereses en el exterior.
   
La peor víctima fue una mujer, cordobesa ella, y los memoriosos que nunca faltan pero son necesarios, dirán que es una derechosa, sobrina de Eduardo Angeloz y para colmo de males, movilera de Radio Mitre y panelista en un programa de Canal 13, y no faltó algún comentario -obviamente "K"- que la consideraba una provocadora.
   El periodista de ley y más el de calle sabe -sabemos- que no son pocos los riesgos que se corren en las manifestaciones callejeras y Mercedes Ninci no lo ignora y profesionalmente lo asume, pero eso no habilita ni justifica a los cobardes que aprovechan esos regalos de indemnidad para aparecer como vengadores de las posturas políticas ajenas.
   Los trasnochados y llovidos camporistas y sus seguidores pueden oponer cualquier explicación o tardías e hipócritas disculpas, pero jamás se les debió permitir el control absoluto y discrecional de una zona que merecía ofrecer las máximas garantías a todos sus concurrentes y especialmente a quienes les tocó en suerte trabajar allí.
   Lo más penoso y repudiable fue que maltrataron y le pegaron a una mujer y cuando se llega a ese extremo, es porque se acabaron los argumentos y se perdió la dignidad.
   A Juan Perón ¡cuánta verguenza le hubiera dado ver eso!
   Quisieron disfrazar de 17 de octubre a un 13 de abril y pasarán a la historia en las indelebles páginas del ridículo.

UBER ¿ES COMPETENCIA?

   Es humano y absolutamente comprensible reaccionar si tenés un kiosko y al lado te ponen otro que es más barato y ofrece mejor mercadería: eso se llama competencia y hay que afrontarla con mecanismos de calidad y no con violencia.
   Allá en la Chicago de Elliot Ness y de Al Capone, esas diferencias se zanjaban a tiros o reventaban al competidor con una bomba, cuando los mafiosos eran quienes manejaban el negocio del alcohol ilegal y se habían adueñado del mercado.
   El negocio de llevar gente en autos no es exclusividad de nadie y es un servicio público en manos privadas, lo que me parece que la transforma en una actividad sujeta a las reglas de mercado, donde la lucha por el cliente se compone de precios y calidad de prestación, todo legislado por el Estado.
   Entonces hay dos preguntas para que nos hagamos: ¿por qué los taxistas se oponen al sistema Uber, y por qué, según me comentaron, los servidores de Uber no quieren ser controlados por el mismo Estado?
   De todas maneras desde la comuna se otorgan las licencias de conducir y se habilita a los vehículos que brindan el servicio de taxis o de remisses.
   Porque más allá del precio, porque el taxi se ha ido por las nubes, están los otros detalles que a la hora de compararlos, el Uber los supera ampliamente, ya que si el Uber responde los días de lluvia, los feriados o en las horas pico, ya se avizora por quién optará el usuario.
   Los frecuentes aumentos en la tarifa de taxis permiten suponer que para sus dueños es un óptimo negocio, desde el momento que una chapa, aunque la ley lo prohíba, se está cotizando ahora a casi el triple del valor del vehículo.
   Y si es así, pensemos que pueden convivir los tres sistemas: taxis, remisses y Uber, para que el cliente opte.               
   Igual que en cualquier comercio, a conveniencia.

EL SAINETE DE COMODORO PY

¿Cuántas personas en realidad fueron respondiendo abierta y entusiastamente a la convocatoria masiva que a través de las redes sociales y con otros mecanismos, propiciaran las tribus kirchneristas a lo largo y a lo ancho del país?.  
   Cada uno de los “analistas” tanto leales al pasado modelo como sus detractores de antes y de ahora fluctuaron desde la miseria del cálculo hasta el delirio de la exageración, porque los números iban desde mezquinos 10 mil hasta un hiperbolizado medio millón.
   Seguramente todos los autores de tales estimaciones no estuvieron o nadie les comentó acerca de las inolvidables concentraciones que acompañaron en 1983 los cierres de campaña, en aquella recuperación de la democracia que nos escamotearan a fuerza de bayoneta, capucha, secuestro, tortura y muerte siete años atrás de esa no lejana fecha emblemática.
    No sería abultar cifras si recordáramos que tanto Ítalo Luder como Raúl Alfonsín cada uno a su turno, contaron con el apoyo fervoroso y ordenado de más de un millón de personas, con imágenes aún erizantes que por entonces recorrieron el mundo y ahora reposan en la memoria implacable de los archivos.
   Lo de la Sra. Cristina en los tribunales, que era una formal instancia dentro de un proceso, devino en acto politico partidista preparado desde más de un mes atrás, con el virtual copamiento -aunque ahora se niegue- de las dependencias por parte de militantes que usurparon incluso los puestos de acceso para dedicarse a impedir la entrada a medios periodísticos que no consideraban “amigos”.
   Que maltrataron y golpearon a una colega ya es anécdota, una más en la espiral de violencia contra ciertos medios que instaurara el modelo nacional & popular, fortaleciendo su propia hegemonía dependiente de la pauta publicitaria, que pretendía acallar a la otra concentración mediática encarnada por Clarín y Cia.
   Por todo esto, resulta casi bobo discutir cifras de asistentes a la arenga de la Sra. después que diera su clase de historia ante el Juez, le formulara curiosas admoniciones y pretendiera humillar su actuación menoscabándolo. Y aunque después faltara el pan, ya estaba montado el circo.
   Que fueron diez mil, que superaron el medio millón, que se trató de presencias espontaneas, mientras veíamos los ómnibus que los traían desde diversos puntos y recordábamos que en una facultad universitaria platense, su decana cerró las aulas para que los alumnos -adeptos o no- fueran a aplaudir a la Sra.
   Al margen de estos pueriles enfoques, hay un detalle simple, casi tonto pero a la vez contundente en forma de dos preguntas, como para terminar con este conflicto matemático de simplísima resolución.
   ¿Por qué la dirigencia “K” tanto se preocupa y se desvela por el número de los que fueron?
   ¿No es acaso más positivo evaluar las causas y los motivos que justifiquen a los miles y miles que no fueron?
   La política, también se hace sumando.
   Y cuando se impone restar, es fundamental saber por qué.

LA MEGACAUSA DEL REGISTRO

  Quizás con el afán de mantener vivo el fuego de la causa del Registro desde los Tribunales cordobeses se ha implementado, ya desde hace años, un curioso mecanismo de reciclado de  imputados que, convertido en macabro juego, impide a muchos finalizar la tortura y retomar el proyecto de una vida normal. 
   En este contexto es llamativo que alguien que ingresó al circuito de la megacausa jamás pueda desprenderse de ella.  
   Si está en prisión, pocos días antes de recuperar la libertad será trasladado a Tribunales para ser informado ¡oh sorpresa! de otra causa en su contra, no nueva porque ha pasado los últimos años encerrado, sino similar a la primera y de la misma época, quizás la misma ahora leída en japonés, ya previamente conocida por el fiscal. 
   Cuando llegue a juicio por una causa inesperadamente será juzgado por 3 o 4 hechos más, incluyendo si se peleó con un vecino o lavó el auto fuera de horario y, cuando finalmente pueda terminar su proceso con la condena cumplida, la fiscalía lo volverá  a citar una y otra vez con la amenaza de nuevos juicios. 
   Este particular fenómeno de la causa Registro no registra precedentes en el país ni en el mundo.
   Nuestra Corte Suprema de Justicia de la Nación ha establecido en sus fallos el derecho de toda persona a un juicio rápido, que le permita liberarse del estado de sospecha en su contra, mediante una sentencia que establezca, de una vez para siempre, su situación frente a la ley penal. 
   Lo contrario, afirma, agravia hasta su práctica aniquilación, el enfático propósito de afianzar la justicia, expuesto en el Preámbulo de nuestra Constitución Nacional.
   Está clarísimo, entonces, que este mecanismo de juicios inagotables sólo consigue aniquilar a la Justicia.

CRISIS ¿INTERNA? EN BANCOR

   Parece que una de las broncas mayores son los sueldos exorbitantes que asignaron a directivos del Banco de la Provincia de Córdoba que llegaron con su paracaídas que se supone fue provisto en la Capital Federal.
   Para colmo el gerente general José Simonella, con casi 30 años de trayectoria en la entidad, fue desplazado en este caso y según los comentarios de pasillos, como parte de una interna despiadada entre los funcionarios de carrera en una vereda y en la otra los llegados desde el Bapro, de donde proviene el reemplazante Daniel Tillard, nuevo presidente.
   No es común que el gremio bancario reaccione frente a una medida que involucra a un alto funcionario, pero mucho es lo que pesa un curriculum brillante, más allá de la presidencia del Consejo Profesional de Ciencias Económicas que preside Simonella.
   La cuestión fue que se instrumentaron paros en apoyo al desplazado, determinación que provocó algunos trastornos en las operaciones y malestar en los clientes, precisamente ahora que Bancor viene mostrando óptimos resultados en su gestión.
   Sin embargo como sucede ya no tan solo en pueblos chicos, aquella bronca que puede calificarse como interna gremial o maniobra política quedó a un lado cuando se conocieron algunas designaciones contaminadas del más rancio nepotismo.
   Una sobrina de Tillard, de 24 años y sin experiencia, con un sueldo de 24 mil pesos mensuales, una asesora en Sistemas cobrará 100 mil pesos más IVA, todo sumado al alquiler de su casa por 17 mil pesos, agregando la curiosa ventaja de disponer de un auto con chofer.
   El abogado de Bancor, también desembarcado de Buenos Aires percibirá 75 mil pesos más IVA mensualmente.
   Y la gestión de comunicación, fue confiada a Roxana Coronel, conspicua y encumbrada militante de La Cámpora y simpatizante del desaparecido Hugo Chávez.
   Por allí, uno se siente más desorientado que Adán en el día de la madre.

MEDICIONES RADIALES

   Ya se alborotó el avispero radial cordobés, porque cada año últimamente Ibope realiza mediciones de audiencia en el mes de mayo, que según dicen, sirven como referencia para todo el año y de manera especial para las agencias de publicidad.
   Con las mediciones de Ibope sucede más o menos lo mismo que con los premios Martín Fierro, porque la clásica hipocresía odia esas distinciones de bronce llenándolas de sospechas, hasta que en una de esas resultan nominados y pasa a ser el premio más limpio del mundo.  
   Quienes optaron en su momento por no pagar el servicio de Ibope lo llenaron de dudas, hasta que pudieron cumplir con la mensualidad y creyeron haber tocado el cielo con las manos aunque la desilusión fue grande porque aparecieron muy por debajo de lo que creían figurar.
   Bienvenidas sean las mediciones si su resultado lleva a una mejoría en el nivel radial de Córdoba, en algunos casos demasiado, más que politizado, partidizado o entregado lisa y llanamente a cerradas corrientes de pensamiento escasas de disenso y tolerancia.
   Aquellos que creyeron liderar, a sabiendas de su escasa convocatoria, podrán poner los pies en tierra y ajustarse a una realidad que por más que intentaran torcer no lo consiguieron porque en el dial manda la gente y no el poder político.
   Bueno sería que los números de Ibope acerca de la radiofonía cordobesa sean divulgados en su totalidad, para desterrar esa fea costumbre de esconderlos y dar rienda suelta a las mentiras, especulaciones y venta de humo.
   No todos son tan líderes ni tan poco escuchados los que están al final de la tabla.
   Aunque nosotros no seamos ninguno de ambos extremos.

LA ABSURDA EXIGENCIA DE LA I.T.V.

   La verdad, fue gracioso escuchar declaraciones de los máximos responsables de la ITV de Córdoba, brasileños ambos, cuando sostenían ante cámaras y micrófonos, que el problema de las calles no era de ellos y exigían el cumplimiento del acuerdo de concesión, o sea mantener la obligatoriedad del control vehicular con elevado aumento incluido, que era su negocio.

 La ciudad cayó por el tobogán del deterioro apenas reelecto el joven Mestre, ducho en el arte de mostrar gestión a pocos días del comicio para entrar a la inacción en materia de obras o a destinar toda moneda que ingresa al pago de sueldos, horas extras y otras gangas a sus 12 mil o más dependientes.
   El cierto que las lluvias intensas deterioraron mucho de lo que había sido reparado, pero no es justo cargarle solo a la meteorología la responsabilidad de un desastre urbano que se agiganta con cada día o lluvia que pasa.
   Los arreglos que se hacen, son como pegar hormigón con plasticola, porque si se usaran los materiales de calidad por los que buen dinero se paga, aguantarían las tormentas como aguantan los remiendos en todos los rincones del mundo.
   Si Mestre no se preocupa por arreglar las calles seguirán en estado de desastre y la
gente con justa razón se rebelará contra el pago de la ITV porque apenas salgan de cualquiera de sus galpones romperán una llanta o el tren delantero.
   Pero si lo que se privilegia -y está a la vista- el ingreso de los tributos sólo a la masa salarial, seguiremos teniendo a los municipales mejor pagos del país para una ciudad líder también en sus calles hechas pedazos y con un poder que pretende despojar a los vecinos cobrándoles impuestos para que la situación no mejore.
   En cuanto a esas rentables inspecciones en manos privadas, estamos a un paso de la rebelión fiscal: es una injusticia cobrar por una seguridad callejera que no se brinda. 
   Y no sería rebelión sino justicia. 
   Justicia popular.