17 de diciembre de 2014

Una voracidad que valoriza a los rehenes

LA PREVISIBLE Y MAFIOSA PREPOTENCIA
DE FETAP Y DE LA DIRIGENCIA GREMIAL,
CONTRA MILES Y MILES DE LABURANTES



Los empresarios del transporte urbano de pasajeros
de Córdoba están demasiado acostumbrados a que
se satisfagan todos sus caprichos. Para eso a veces
“trenzan” con la dirigencia sindical, y así endurecen
su poderío basado canallescamente en la necesidad
de los trabajadores que menos tienen. De esa sucia
componenda nace la demanda al poder concedente
-que es la Municipalidad- y así se van escalonando
esos conflictos cuya solución por la costumbre de la
toma de miles de rehenes, agrega utilidades extras
a los dueños del sistema y sueldos envidiables para
los trabajadores del sector.  Ahora la FETAP busca
pagar el aguinaldo en cuotas y generó reacciones e
instaló -como si hiciera falta- más penumbras en el
oscuro panorama de un servicio que siempre se ha
distinguido por su penoso divorcio con la sociedad.

   Cuando un par de meses atrás evaluábamos la situación en el transporte urbano  de pasajeros de la ciudad de Córdoba, sosteníamos que el aumento acordado no calmaría las ansias ni las apetencias tanto de los empresarios del sector como de los trabajadores nucleados en la UTA.
   No hacía falta ser adivino sino que bastaba con estudiar el comportamiento de ambos sectores en los últimos conflictos que derivaron, como bien lo saben y lo sufren los usuarios, en una suba sustancial para el precio del boleto.
   La sociedad de hecho FETAP-UTA cosechaba un nuevo éxito basado en la canallada de tomar como rehenes a miles de pasajeros, mayoría resignada de trabajadores usuarios del sistema a través de cuya eficiencia se hacen acreedores a premios por puntualidad y presentismo.
   Y cuando tales componentes del servicio fallan, esos obreros tan obreros como los de la UTA, dejan de percibir una importante parte de su mensualidad que en la mayoría de los casos está muy por debajo de lo que cobra un chofer de ómnibus.
   Se produce entonces una enésima reiteración del percudido sainete que a los ojos de la gente aparece como un enfrentamiento entre los dos sectores que presionan a la municipalidad, la que para evitar problemas ante la falta del servicio, instrumenta incrementos de tarifa que a la postre son más negativos, como castigo gratuito a los sectores populares.
   Cuando muchos pensaron que a futuro, con eso que el boleto aumentaría solo una o dos veces al año estarían agotados los argumentos, la galera que tienen los empresarios, siempre llena de conejos, aportó la idea genial: el apriete con la amenaza de pagar el medio aguinaldo en seis cuotas, lo que es abiertamente ilegal como mecanismo pero no descartable como bravata o ultimátum mafioso.
   Y ya saltó el gremio que no lo va a permitir.
   Y ya intervino la Muni tratando de “apretadores” a los de la FETAP.
   Y estos plantearon su lacrimógena postura porque “no han podido previsionar los montos” y es para echarles en cara y gritarles que si el transporte de Córdoba para ellos no es negocio, que se dejen de joder aquí y se manden a mudar adonde puedan hacer mejores diferencias.
   Los empresarios del transporte urbano de Córdoba manejan a su antojo las prestaciones, retiran unidades de circulación estando aptas, regulan las frecuencias ante la falta de controles del poder concedente y ajustan ese sistema perverso de acuerdo con los márgenes de utilidades que persiguen, en una política ya gastada y padecida por los pasajeros-rehenes.
   Y los usuarios comenzaron a masticar la bronca anticipada por el despojo del que serán renovadas víctimas y la manera coercitiva que una vez más se aplicará para que tanto los empresarios como los privilegiados de UTA vean coronada con el éxito su acción antiobrera alentada por su dirigencia gremial.
   Esta situación, al igual que todas las anteriores desde que el poder (para el caso son lo mismo la municipalidad y el gobierno provincial) permitió la toma de rehenes, no tiene salida mientras no se imponga la autoridad y siga tolerando con mano tan blanda este accionar más emparentado con las salvajes prácticas mafiosas que con los reclamos civilizados y coherentes.
   ¿Es necesario repetirlo? Tanto los dueños de los ómnibus como sus choferes, ya están buscando la manera de reiterar esa vieja mascarada de “pedir perdón por las molestias ocasionadas”, mientras miles de laburantes deben resignarse a sacrificar parte de su salario para engordar tamaña prepotencia, angurria e indiferencia.
Gonio Ferrari

UNA DUDA PREOCUPANTE PORQUE TAMBIÉN EL GOBIERNO CONCENTRÓ RADIOS Y CANALES DE TELEVISION

    Si la acumulación de empresas mediáticas es peligrosa en manos privadas, no lo es menos cuando existe esa misma concentración pero en manos del poder político.
    Históricamente, salvo contadas excepciones, hubo una confusión dado que los medios dependientes del Estado eran directamente manejados por los gobiernos de turno.


16 de diciembre de 2014

Viejos tiempos

ALGUNOS CONFUNDEN A LA
HISTORIA CON EL GORILISMO

La ley de Servicios de Comunicación audiovisual,
llamada también Ley de Medios, sancionada y
promulgada el 10/10/2009 en su artículo 75 dice:
Cadena nacional o provincial. El Poder Ejecutivo
nacional y los poderes ejecutivos provinciales
podrán, en situaciones graves, excepcionales o
de trascendencia institucional, disponer la
integración de la cadena de radiodifusión nacional
o provincial, según el caso, que será obligatoria
para todos los licenciatarios”.¡Demasiado claro!
La gente de memoria corta se limita a suponer que vamos transitando un camino parecido a la Venezuela del desaparecido Hugo Chávez, cuando asombraba a propios y extraños con su extenso espacio mediático diario "Aló Presidente", donde se despachaba con sus exageradas muletillas de vivir en el Paraiso y disparaba sus filosos aunque poco convincentes dardos contra todo aquel que pensara distinto al discurso oficial.
Sin embargo a eso los argentinos ya lo habíamos vivido allá desde finales de la década del '40 hasta mediados de los '50, cuando los trabajadores estatales eran obligados a asistir a los actos políticos del gobierno (pasaban lista), debían llevar luto desde julio del '52 y era obligatoria la lectura de "La razón de mi vida" en las escuelas.
Y si mal no recuerdo, todas las emisoras radiales ingresaban diariamente en cadena nacional "a las 20,25 hora en que Eva Perón entró en la inmortalidad" según lo anunciaba el engolado locutor que luego recitaba las noticias lógicamente con marcado perfil oficialista.
En tal sentido, me permito poner en claro para todos aquellos que pretendan acusarme de ejercer "gorilismo", que se abstengan de hacerlo si es que aún guardan algún respeto por la historia.
Al menos para eso servimos los antiguos: somos aunque muchos lo nieguen o busquen descalificar, los depositarios de una memoria vívida e intelectualmente insobornable porque más que testigos, nos tocó ser protagonistas de aquellos años.
No somos "tocadores de oído", como tantos en la actualidad,
Gonio Ferrari

14 de diciembre de 2014

S.L.B. – Domingo 14/12/14 – BOUDOU EN EL BANQUILLO, CODIGO ¿DE CONVIVENCIA?, DÓLAR BLUE ESTABLE, EL “NABO” BARREIRO PROVOCADOR SERIAL, LA MEGACAUSA, KOLEKTOR Y LA TRAMA QUE CRECE, AVENIDA SABATTINI CON NUEVO SISTEMA, EL SUBTE SEPULTADO, etc.



Desgrabación de comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del domingo 14/12/14, emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

BOUDOU EN EL BANQUILLO
 



   Ilógico e irracional hubiera sido que lo siguieran blindando, en un mezquino afán por adecentar una conducta personal divorciada de la ley, y con peligrosas implicancias políticas que desde un tiempo vienen afectando la seriedad del país y de su gobierno.
   Es cierto que no todos piensan igual, y que desde el poder existe absoluta confianza en la honestidad del joven y rockero vicepresidente, a quien consideran incapaz de ninguna incorrección.
   Desde la oposición en cambio lo ven como un estandarte de la corrupción; una especie de inédito ícono del negociado con alto componente de influencias por su cargo y la participación de amigos y conmilitones, con el único objetivo del enriquecimiento con el menor esfuerzo, escaso peligro y alta rentabilidad.
   Meses y meses anduvo ese traste esquivándole a la jeringa, hasta que la Justicia decidió hacerlo sentar en el banquillo de los acusados, seguramente meritando pruebas que apoyaron esa determinación.
   El juez Bonadío, cuestionado y presionado de mil maneras, se limitó a la aplicación de la ley y será la propia ley, y no los compañeros de Amado Boudou o la oposición quien determine inocencia o culpabilidad.
   El caso está donde debe estar, por respeto inclaudicable  a eso que le llaman la independencia de poderes y la igualdad ante la ley, porque por encima de su importante cargo, Amado es un ciudadano como cualquiera de nosotros.
   Por eso desorienta a la sociedad el concepto del inefable jefe de los ministros y lenguaraz oficial, sosteniendo que la medida adoptada por Claudio Bonadío “responde a una estrategia judicial y mediática de hostigamiento” contra el Gobierno y subrayó que “toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario”.
   ¡Cuánta verdad y profundidad de pensamiento!
   Porque si Capitanich lo sostiene, quisiera saber en qué otro ámbito que no sea el de la Justicia, se puede saber con seriedad republicana si Boudou es inocente o culpable.
   Y de paso que el vocero explique por qué entonces se evitó de mil maneras, que en lugar de ventilarse a nivel de conventillo, no se aceptó desde el primer momento en dónde tenía que dirimirse la cuestión.
   Que es solamente allí, en los Tribunales y no en las reuniones partidarias.
   Porque los aplaudidores que absuelven,  no son jueces.
   Y ya que estamos, ¿qué tal si ahora se decide por fin a pedir licencia?
   En casos similares, hasta los pistines lo hacen.

CODIGO ¿DE CONVIVENCIA?

   La mayor preocupación en la sociedad cordobesa era que imponiendo nuevas normativas que reemplazaran al código de faltas, la policía sumaría poder tanto para detener como para juzgar y condenar.
   El peligro radica en transformar en sospechoso a cualquiera por el color de su piel, el uso de gorra o la propiedad de una moto.
   En lo personal se me ocurre que la convivencia plena se logrará cuando la desconfianza sea reemplazada por la comprensión y el buen tino, aunque la presunción de culpabilidad muchas veces se estimule por factores más cercanos al miedo que a la razón.
   Porque lo importante no es tan solo el articulado, sino la instrumentación de un mecanismo como el ya vigente.
   El gobierno debe ser muy cuidadoso, especialmente con la policía que aplicará este código, porque no es la institución que luce impecabilidad de antecedentes con relación al respeto por la ley.
   Recordemos, por si es necesario, que poco más de un año atrás, nos dejó librados a nuestra suerte mientras las hordas alentadas por una calculada ausencia policial, tomaban la ciudad, sus vidas y sus bienes.
   Y no es fácil olvidar todo aquel espanto.
   Como tampoco el patético vacío de autoridad que se advirtió en la provincia durante varios días.
   Todo eso, no se borra con la aplicación de un tardío rigor.

¡SUPERAMOS LOS 30.000!

   Nos provoca enorme alegría y satisfacción, saber que nuestro blog en Internet ya superó las 30 mil visitas.
   Buscando en www.gonioferrari.com a partir de las 21 de cada domingo, se puede encontrar el audio completo de nuestro espacio con los comentarios, la música, los mensajes, las consultas, todo incluido.
   Además en el curso de la semana, se publican allí comentarios de actualidad tanto local como nacional.
   La mejor música clásica de todos los géneros y opinión comprometida, tome nota: en www.gonioferrari.com

BIENVENIDO DOLAR “BLUE” ESTABLE



   Cuando existen otros temas de preocupación para los argentinos como son la inflación que se pretende esconder, la inseguridad que se intenta minimizar y la corrupción que quieren hacer desaparecer, justo se volatiliza una inquietud nacional... y popular que eclipsaba cualquier otro problema.
   El odiado y apetecido dólar blue se vino abajo.
   Es un buen indicativo en algunos aspectos, para la evaluación de un problema por parte de alguien que como es mi caso, de economía lo único que sabe es que una de las mejores universidades es el supermercado.
   Sin embargo el billete que los especuladores de siempre viraron del verde al azul, viene perdiendo fuerza y ha sido contundente la paliza que esa circunstancia le aplicó a los especuladores y oportunistas de siempre.
   Y también a los agoreros, que vaticinaban un dólar a 18 pesos para final de este año, con lo que consiguieron entre otros resultados negativos, paralizar virtualmente los negocios inmobiliarios con el consecuente daño, y sembrar inquietud en todos los otros mercados.
   Si la declinación del blue se debe a medidas adoptadas por el poder central, en buena hora que esto haya ocurrido, porque las perspectivas en el panorama económico eran más que tormentosas.
   Lo que debemos rogar es que tales condiciones de estabilidad monetaria se mantengan, y nuestra castigada economía recobre el impulso que jamás debió haber perdido.
   Porque también, ya lo sabemos, no han sido pocos los encumbrados funcionarios -de todos los colores y banderas- que con el blue, hicieron una buena y envidiable diferencia.
  
BARREIRO NO ES TAN “NABO”


   Tiempo atrás pude enterarme que el apodo más duro y descalificador entre militares, desde los tiempos del Liceo, era el de “Nabo”, equivalente en la vida civil a algo así como “Potus” para no decirle castizamente tontuelo, bobo o bolú, como ahora lo apostrofan. 
   No vayan a tomar esto, por favor, como una manera de reivindicar la sospechada inteligencia de Barreiro, quien pretendió con una maniobra cuestionable e impactante, indicar los lugares aproximados donde se habrían producido enterramientos masivos de desaparecidos y fusilados durante el genocida desgobierno militar.
   Militar de raza, secuestrador, torturador, asesino, golpista y fugitivo, agregó a su florido curriculum su condición de provocador serial, porque no puede calificarse de otra manera su actitud en procura de una atenuación de la pena, al aparecer como arrepentido.
   Y peor aún, al sostener que en La Perla nunca se torturó ni se asesinó a nadie, es una ofensa a la historia misma; a la memoria colectiva y al dolor de los argentinos.
   Por allí, con personalidades tan complejas, para quienes la vida ajena no tiene valor, es para pensar en algo parecido a una broma macabra propia de un sicótico irrescatable, que ya está padeciendo ahora en carne propia la tortura de su inminente prisión a perpetuidad.
   Su accionar de los últimos días, sus dichos y las notorias contradicciones, no son propias de un “nabo” o de un “potus”, sino de un genio para el mal, alguien desesperado no tan sólo porque avizora su destino de cárcel común, sino ante la certeza de perder algo tan sagrado que ese mal militar jamás supo respetar: la libertad.

MAS SOBRE LA MEGACAUSA

   El día de los Derechos Humanos celebrado el pasado miércoles, sirvió de marco para la presentación del 2º informe de Monitoreo: “Mirar tras los Muros: Situación de los Derechos Humanos de las personas privadas de libertad en Córdoba", elaborado por la Comisión Provincial de la Memoria y el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Córdoba y de la Universidad de Río Cuarto. El trabajo busca documentar y visibilizar lo que ocurre en los lugares de encierro, establecer mecanismos de control y generar un debate social sobre el tema.
   El informe destaca también la necesidad de garantizar el efectivo derecho de defensa y del debido proceso, evitando los juicios express y  el abuso de juicios abreviados que no permiten conocer la verdad sobre lo sucedido.
   Además, la necesidad de garantizar el diálogo con el Poder Judicial, refiriendo que durante el año 2014 se intentó por parte de las personas privadas de la libertad lograr algún acuerdo y organización para el reclamo de intereses en común, como caso concreto evitar la extensión de los plazos de las prisiones preventivas; siendo la medida desarticulada sin atender las legítimas demandas de celeridad judicial.
   Resalta el documento elaborado al final de la jornada, la necesidad y obligación del reconocimiento de las normas internacionales, en tanto el país, como comunidad de naciones, ha participado en su confección.
   Los reclamos por violaciones al derecho de defensa, la presión del juicio abreviado sin investigar la verdad real, el abuso de la prisión preventiva, la arbitrariedad y lentitud judicial, son temas repetidos en la causa del Registro, así como la existencia de dictámenes nacionales e internacionales al respecto.
   Concluye el trabajo con que sólo el reconocimiento de los problemas llevará a la posibilidad de discutir las vías de solución, responsabilidad que corresponde al Poder Judicial, Legislativo,  defensores,  Institución carcelaria y toda la sociedad cordobesa en su rol social, como única manera de alcanzar un verdadero Estado democrático.

CONTROVERTIDO TEMA KOLEKTOR



   Poco a poco, mientras se va desenredando la trama casi folletinesca del asunto Kolektor y las cámaras ocultas, que pueden erigirse en un cañonazo o un bumerang, aparecen nuevos protagonistas del sainete.
   Como es lógico suponer, cada uno se ocupa prolijamente de descalificar al otro, con lo que el asunto sigue creciendo con final no muy cercano, pero seguramente impactante tanto para una tribuna como para la otra.
   Cuando todo indica que la aguja de la inocencia o de la culpabilidad se acerca a alguno de los protagonistas, surge la contraofensiva que transforma a los inocentes en culpables y viceversa.
   Pero de aclararse la situación, ni hablemos.
   Ocurre que son tantos los intereses en juego y en pugna, que las partes se han empeñado en salpicar al prójimo en algunos casos en forma indiscriminada, ajando la imagen de funcionarios y periodistas pero olvidando eso tan fundamental en el terreno de la decencia, que se llama autocrítica.
   La Justicia, en cuyo ámbito está radicada la controversia, maneja sus tiempos que no son los mismos a los del ciudadano común y tarda en aportar definiciones como para poner las cosas en su lugar.
   A todo esto el gobierno de la provincia mantiene una curiosa actitud de prescindencia, como si Kolektor no hubiera sido -y siga siendo- el mejor socio a la hora de  recaudar, lo que necesita con desesperación para intentar un equilibrio en sus finanzas tan desquiciadas.
   O a lo mejor, para el inventor del cordobesismo es más positivo, si de campaña presidencial hablamos, ir a dar pena musical desafinando en un costoso programa de la televisión porteña, como lo es el espacio de Tinelli.
   Puede que en Jesús María no se le ocurra jinetear un potro.
   Ni siquiera de calesita.

LA AVENIDA SABATTINI

   En una sociedad conservadora como lo es la cordobesa, no llamó la atención que frente a cualquier obra que incluyera cambios en lo edilicio, se levantaran airadas voces de protesta casi como despreciando al futuro.
   Ocurrió con los ensanches de las avenidas, con la implantación de la mano única, con la eliminación de los tranvías, la revalorización de la costanera del Suquía o la ampliación de La Cañada, por citar algunos ejemplos.
   El amague de introducir cambios en la avenida Nuñez desató la interesada protesta de muchos comerciantes de la zona acostumbrados a la ventajosa comodidad del estacionamiento cercano y gratuito.
   Ese proyecto pasó momentáneamente al archivo.
   Pero el de avenida Sabattini siguió su curso pese a las opiniones adversas de vecinos y usuarios en general, de esa traza que es uno de los principales y atiborrados accesos al centro de la ciudad.
   Ya está lista y en funcionamiento la sistematización de la circulación del transporte urbano por esa vía, en que se debieron introducir cambios que modificaron la circulación vehicular, el paisaje y las costumbres.
   No es cuestión entonces de oponerse a ese síntoma de la evolución urbana, sino que se impone un voto temporario de aceptación para evaluar si en realidad, beneficia o no a la comunidad.
   Descalificar porque si, es una perniciosa práctica de dañino autoritarismo vecinal que no conduce a nada positivo.
   Veamos, con el tiempo, si vale la pena introducir cambios que a muchos molestan, pero que benefician a la comunidad en su conjunto.

EL SUBTE, SEPULTADO

   Mientras en Japón ya están probando trenes que circulan a más de 500 kilómetros horarios, la emprendedora gestión nacional, al menos para Córdoba, se ha inclinado por la modestia del histórico tren de 80 kilómetros por hora luego de sepultar el delirante proyecto del tren bala, imposible de concretar antes de la mitad del siglo actual.
   Córdoba es una ciudad de complicada topografía y traza urbana, lo que ha desalentado muchos emprendimientos no tan solo en materia de transporte, sino del propio desarrollo edilicio.
   Cuando se habló del subte no faltaron las exageraciones sobre su casi inmediata concreción, y hasta creo que se apeló a una costosa consultora para evaluar la factibilidad de un sueño largamente postergado.
   En su momento se aprovecharon algunas vetustas vías para lanzar la idea del ferro urbano, que duró poco más de un suspiro y luego, pese a que no era imposible de realizar, cayó en el más oscuro de los olvidos seguramente por su escasa rentabilidad.
   Ya se dijo que el subterráneo en Córdoba es una utopía.
   Cada vez resulta más complicado conciliar el desorden empresario y gremial, con los postergados derechos y necesidades de la población, víctima frecuente de caprichos y demandas de propietarios de empresas y la dirigencia sindical del sector que vive peleando una interna, en la que el pasajero nada tiene que ver.
   Y el poder concedente que es la Municipalidad, queda atada de pies, manos y cerebro para encontrarle una solución a esos planteos absurdos, que por lo general terminan con un tendal de afectados y soluciones endebles.
   La solución al problema del transporte urbano de Córdoba no es únicamente el subterráneo, sino la valorización operativa del sistema que ahora tenemos.
   Alguna vez el poder tendrá la potestad de demostrar que es un negocio redondo… para la Fetap y un barril sin fondos para las reiteradas demandas gremiales.
  









10 de diciembre de 2014

CONTUNDENTE SIMPLEZA DE PRINCIPIOS INSOBORNABLES






Pasaron 31 años desde el día que el Dr.
Alfonsín pronunciara su vibrante discurso
inaugural ante el Congreso de la Nación,
en la recuperación de la Democracia. Es
bueno recordar como homenaje, algunos
de sus conceptos y básicas definiciones:

   “El método violento de las élites de derecha o de izquierda se justifica a sí mismo con el triunfo definitivo y final, absoluto, de una ideología sobre otra y de una clase sobre otra”.
   “La democracia aspira a la coexistencia de las diversas clases y actores sociales, de las diversas ideologías y de diferentes concepciones de la vida. Es pluralista, lo que presupone la aceptación de un sistema que deja cierto espacio a cada uno de los factores y hace posible así la renovación de los partidos y la transformación progresiva de la sociedad”.
   “El país está enfermo de soberbia y no está ausente del recuerdo colectivo la existencia de falsos diálogos, que, aun con la buena fe de muchos protagonistas, no sirvieron para recibir ideas ajenas y modificar las propias. El diálogo no es nunca la sumatoria de diversos monólogos sino que presupone una actitud creadora e imaginativa por parte de cada uno de los interlocutores”.
   “Sin la conciencia de la unión nacional será imposible la consolidación de la democracia; sin solidaridad, la democracia perderá sus verdaderos contenidos. Esta llama debe prender en el corazón de cada ciudadano, que debe sentirse llamado antes a los actos de amor que al ejercicio de los resentimientos”.
   “Habrá libertad en la Argentina, y habrá también orden. El orden presupone el rechazo de las violencias particulares, pero no solamente de la violencia terrorista sino también de la violencia que se perpetra sobre el alma de los argentinos para tratar de empujarlos hacia las ideas autocomplacientes y decadentes”.
   “Todos los habitantes de esta República podrán saber lo que ocurre, sin que la información vuelva a ser jamás reemplazada por una guerra psicológica que se perpetró contra el pueblo argentino, generando una verdadera muralla de incomunicación entre los gobernantes y los gobernados e impidieron así la realimentación de un circuito que sirve a la gente común, con derecho para juzgar y opinar, pero que también sirve a las mismas autoridades”.
   “En la administración de los medios transitoria o defi nitivamente en manos del Estado, así como en la administración de la agencia oficial de noticias, existirá juego limpio; los instrumentos del Estado no son propiedad privada de los gobernantes ni de un partido, sino de todos los argentinos”.
   “A través de esos medios, así, se expresará la natural pluralidad de la república democrática, a través de todos sus matices”.
   “Terminó la confusión entre organismos oficiales, o momentáneamente intervenidos por el gobierno y organismos oficialistas. A través de todas las vías en que pueda influir, el gobierno transmitirá la natural diversidad de opiniones de los ciudadanos, sin cesuras ideológicas y sin discriminaciones”.
   Eran tiempos duros.
   Y vale reiterarlo, porque alguien debiera decirles a los jóvenes de hoy cuál era el escenario
en el que le tocó actuar a Raúl Alfonsín cuando enjuició a los genocidas, que todavía tenían  poderío bélico y apoyatura financiera como  para  sostener  sus nostálgicos y autoritarios caprichos.
   Ya en la lona cualquiera podía mojarles las orejas, descolgar sus retratos y abrumarlos en los tribunales de la democracia con justas y merecidas perpetuas.
  Si hay algo que sintetice todo lo que hizo Alfonsín por la democracia, se lo digo en pocas palabras, que me cambiaron la vida.
   Hizo que perdiéramos el miedo a ser libres.
   Eso solo de por si, ya fue y sigue siendo una enormidad.
   Y se agranda su estatura política cuando evocamos que gobernó sin franelear la Constitución, porque le bastó solo con el Preámbulo para hacernos rezar la oración cívica más conmovedora que pueda recordar.
  No hizo falta que corriera tanto tiempo y fue que alcancé a valorar y comprender, por haber vivido esos años y no tocar de oído, lo que más allá de las banderas políticas, es la inmortalidad de los héroes.
Gonio Ferrari