15 de septiembre de 2019

S.L.B.: ACAMPES, SUS SECUELAS Y EL REGRESO DE LOS FANTASMAS DE LA VIOLENCIA - EL TÚNEL BAJO LA PLAZA ESPAÑA Y EL ABORTADO SUBTE - MEGACAUSA E INFALIBILIDAD DE LOS JUICIOS - MARIDAJE SINDICAL, PODER ECONÓMICO Y USURA - INDICADORES PARA CURAR AMNESIAS - NO ES MOMENTO PARA AJUSTES DE TARIFAS - DE LA SOTA, A UN AÑO DE SU PARTIDA, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” n° 586 que difundieron en dúplex AM580 y la 88.5FM ambas de Radio Universidad de Córdoba, el domingo 15/09//19.

Todo sea para sumar caos
LOS ACAMPES, SUS SECUELAS Y EL REGRESO
DE FUNESTOS FANTASMAS  DE  LA  VIOLENCIA
   Son tantos los aspectos que rodean a cualquier tipo de protesta social, que los más renombrados sociólogos y los simples y voluntariosos analistas se empeñan en descifrar motivaciones, prácticas, oportunidad, resultados y consecuencias de cada una, dentro de la amplia gama de causas u orígenes diversos que llevan al desencanto y a la angustia.
   Si se dan por acciones o por omisiones del poder de turno, es lógico que las organicen desde la oposición en su amplio marco que se muestra desde la izquierda delirante y agresiva hasta una derecha fascistoide que dentro de todo suele a veces priorizar el diálogo por encima de la agresión.
   Es como si las modalidades del escrache mediático hubieran quedado desactualizadas y es entonces que al buscar inéditas maneras de hacerse ver y escuchar, se opta por los acampes que en los casos recientes y a la luz de lo que vienen revelando los medios periodísticos que los cubren, son consecuencia de la influencia demagógica de los punteros ideológicos, dinero que disponen y las necesidades de quienes asisten por la paga, y si es con criaturas, esa paga se acrecienta y aunque no todos ni todas militen en el campo rentado, la mayoría responde a esas huestes.
   Sin que signifique un enfoque peyorativo o con visos de actitudes alimentadas por la xenofobia potenciada con chauvinismo, fácil resulta advertir la sugestiva presencia de extranjeros que en muchos casos al ser consultados no tienen la menor idea de los reales motivos de sus presencias allí, en modernas y flamantes carpas.
   Y como la intención de quienes alientan esas manifestaciones es hacerse ver, que los medios refieran la situación pero que no muestren tantos detalles que podrían desvirtuarla, aparecen los voceros con sus celulares de alta gama, el discurso metido en su memoria y procurando que los micrófonos y las cámaras se acerquen lo menos posible a los protagonistas del acampe.
   Uno de los detalles más enojosos de esos actos es el perjuicio a comerciantes y vecinos cuando los manifestantes se retiran, dejando basura y no me hagan entrar en detalles escatológicos, pero es algo realmente asqueroso que esos vecinos no merecen, por tener la mala suerte de vivir allí.
   Hablando de extranjeros, bueno sería que los de cualquier nacionalidad me dijeran si en sus países están permitidas tales expresiones de protesta, eso por una parte y por la otra, si un argentino en Bolivia, en Paraguay, en Chile o en Perú recibe subsidios o ayudas de cualquier tipo en casos de indigencia.
   Aquí les abrimos las fronteras, atendemos su salud, les damos educación gratuita y muchos trabajan, reciben su paga, se sostienen y envían algunos pesos a su país de origen.
   Que me digan en qué otro territorio pueden encontrar generosidad tan amplia, porque la verdad si fuera por justicia, el mismo criterio de justicia que aplican en sus pagos, primero debiéramos velar por asignar trabajo, atención médica, educación y todo lo demás a nuestros compatriotas y si algo quedara, brindárselo a ellos.
   Los acampes que mostraron un sesgo marcadamente izquierdoso, hasta tuvieron el ingrediente de remover la obligada evocación de años duros y sangrientos de nuestra historia, cuando una columna de montoneros se hizo presente en el acampe como si la gente los hubiera marginado de la memoria.
   En buena hora que se quedaran protestando hasta que el sábado los llamara al descanso.
   Los fines de semana, es difícil incluso hacerles que ejerzan ni siquiera la vagancia.

Entre el túnel y el subte cordobés
UNA OBRA NECESARIA CON FINAL FELIZ, LAS
CARENCIAS  Y AQUEL  VIEJO  CUENTO  CHINO

   Era inevitable que en los días previos y en la jornada memorable en cuyo transcurso fuera inaugurado el túnel de la Plaza España, no fueran pocas las críticas acerca de otras carencias urbanas no atendidas como la iluminación integral que se prometió, las pavimentaciones, la mejora en el transporte urbano, un cambio hacia arriba en la calidad de la recolección de residuos y la limpieza y bacheo de calles, el cuidado de plazas y paseos y otras mejoras que no alcanzamos a ver.
   Se reconoce no obstante todo lo que se hizo en materia de cloacas y desagues, trascendentes e impostergables obras que no se ven, por lo que no es alto el valor político y electoral que pudieran alcanzar.
   Pero esta gran obra, el túnel que agiliza las corrientes de tránsito, que evita demoras enojosas, que disminuye los índices de accidentes en el sector, que reduce tiempos en el servicio del transporte urbano, puede ser considerada una de las de mayor impacto en los últimos años.
   Que se demoró bastante, que la fecha prevista para su habilitación se fue postergando varias veces, no son justificativos como para desvalorizarla, si tomamos en cuenta otros ejemplos que si bien no sirven para comparaciones directas, sirven al menos para trazar líneas de similitudes o de distancias con  otras obras enormes que en su momento fueron anunciadas incluyendo su fecha aproximada de concreción, para lo cual solo en los estudios de factibilidad y primeros esbozos se erogaron enormes sumas de dinero, de manera especial para pagar a consultoras, si mal no recuerdo, radicadas en Buenos Aires.
   Uno de esos delirios, posiblemente el más trascendente, tenía que ver con un servicio de subterráneos que integrarían una red superior a los 18 kilómetros y generaría un movimiento del 200 mil pasajeros diarios y un cálculo de 60 millones de viajes anuales.
   La financiación de esa maravilla, una especie de sobrina menor del mítico tren bala que uniría a Córdoba con Buenos Aires en 3 horas, correría por cuenta del gobierno de la Republica Popular China en un 85 por ciento y el resto sería solventado por el gobierno kirchnerista en el 15 por ciento restante.
   Creo que ni siquiera se colocó la piedra fundamental de ese monstruo sobre rieles pero nos costó el valor como de tres o cuatro hospitales equipados de acuerdo con lo que exageran algunos desubicados opositores.
   Resumiendo, es para pensar que fue otro de los cuentos chinos que tanto anduvieron circulando, y para colmo asociados -por China- con el color amarillo y es para especular que el macrismo habría cambiado sus iniciales banderas de ese color, por otra donde el juego cromático remite a una diversidad, tan necesaria como creíble.

Megacausa del Registro de la Propiedad
¿EL JUICIO DE LOS HOMBRES, IGUAL A LA
INFALIBILIDAD  DE  LOS  JUICIOS DE DIOS?
   Los casos de imputados absueltos en la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba, después de permanecer años en prisión preventiva, reivindican el permanente reclamo contra la prisión sin juicio. En la literatura y en la Ley actual ya es incuestionable la inocencia hasta que se tenga sentencia firme, la responsabilidad del Estado de probar la culpa y la prohibición de las comisiones especiales.
   En el escueto fundamento de estas absoluciones, los magistrados escribieron que apelaban a  razones de lógica elemental y que no existían elementos para vincular a los imputados con los hechos.
   Lo más lógico que como ciudadano se me ocurre, es preguntar por qué esta misma lógica elemental no se aplicó durante los casi tres años que estas personas permanecieron empecinadamente presas.
   ¿Existen diferentes tipos de lógicas, con tan diferentes y peligrosas consecuencias?
   En el siglo XIX Concepción Arenal escribía y lo voy a leer: "No está muy lejos la época en que acusar a un hombre de un delito era casi declararle fuera de la ley humana. El tormento era un medio para investigar la verdad; la cárcel era un horrible padecer” a lo que agregó  “La ley, dura como el hombre bárbaro que la había formulado; débil, como era confusa la idea de justicia que la inspiraba; temiendo siempre verse burlada, quería el castigo del inocente antes que la impunidad del culpable; propendía a mirar la sospecha como prueba, el delito como pecado, y a dar al juicio de los hombres la infalibilidad de los juicios de Dios”
   Concepción Arenal fue una mente adelantada en una época de injusticias, pero en Córdoba en cambio,  hay “lógicas retrasadas” en una época de “Códigos de Justicia”


Entre la basura y la electricidad
SOSPECHAS  SOBRE UNA ACEITADA  SOCIEDAD
SINDICAL QUE MANEJARÍA MILLONES DE PESOS
   Como la cuestión está en manos de la Justicia, no se considera prudente ni oportuno en tiempos preelectorales evaluar situaciones si sólo nos llevamos por trascendidos periodísticos, chismes de pasillos, oficinas y ministerios, especulaciones partidistas, comida para el amarillismo, dimes y diretes surgidos en el terreno de las actividades financieras marginales y en cualquier tipo de puterío interesado en recoger beneficios o dividendos.
   Todo indica que existiría una especie de concubinato entre las cúpulas de dos sindicatos cordobeses considerados entre los más duros, combativos y politizados del país.
   Se habla de acuerdos entre directivos de ambas organizaciones sindicales o a lo mejor con la participación de otras hasta ahora ocultas, para la integración de capitales que luego se transformarían en dinero destinado a operaciones de créditos o préstamos sin declaración jurada de su destino a tasas usurarias.
   Lo de la usura sería más o menos disimulable, desde el momento que el propio Estado viene manejándose con tasas que ahora superan el 80 por ciento en una muestra de cierta debilidad a futuro, pero lo inquietante es el destino de tantos millones de pesos, o de dólares, o de ambos, manejados desde las cajas recaudatorias de organizaciones gremiales, dinero que es de sus propios afiliados y que a mi modesto entender en la materia, muy cercano a la ignorancia, no pasarían ni cerca de los severos controles de la Afip.
   Todo esto, tuviera el resultado que nos pudiéramos o no imaginar, confirma esa presunción de la mayoría ciudadana que sostiene la escasa pureza dirigencial, lo que a cada tanto queda demostrada cuando se les descubren más propiedades que al aloe vera, compras millonarias en campos, edificios, automóviles de altísima gama y en algunos casos hasta embarcaciones de lujo y aviones jet.
   De acuerdo con lo que me comentaban algunos allegados a cúpulas sindicales que en honor a la verdad, uno no sabe si lo dicen por honestidad propia o por envidia, las situaciones tan sospechosas se irán a los olvidos cuando algún gobierno tenga la grandeza y el coraje de establecer límites a los mandatos y que se exija a cada dirigente, desde el momento que entra hasta que sale de una entidad gremial, que justifique desde los escarbadientes hasta el autito que se hubiera comprado.
   Será el momento, proyectado en el tiempo, que un sospechado maridaje como en este caso, entre la basura y la electricidad, no pasaría ni siquiera de un tímido noviazgo.

Parte de nuestra historia
ALGUNOS INDICADORES Y NÚMEROS
COMO PARA REFRESCAR  MEMORIAS
   Para estos casos en que se hace necesario recurrir a la memoria, nada mejor que confiar en gente responsable de un equipo de trabajo y en las consultas que se hagan a fuentes más que confiables, que sean creíbles y esa fue la tarea que estuvimos desarrollando en estos últimos días para contar con un panorama certero.
   Cuando finalizó el gobierno kirchnerista en 2015 el 29 por ciento de los argentinos revistaba en la pobreza, el 6 por ciento había caído a la indigencia, más del 40 por ciento no tenía conexión de gas natural y la población en un 42 por ciento carecía de cloacas y un 13 por ciento vivía sin agua corriente.
   Con relación al empleo y la desocupación al terminar 2015 alrededor de 1.200.000 personas perdieron sus trabajos y casi 4 millones de argentinos enrolados en las filas de los trabajadores llamados “en negro” o marginados de la legalidad.
   A la falta de demanda genuina en el sector privado, recordemos que en las estadísticas, los beneficiarios de planes, becas para el ocio y otros subsidios, figuraban como fuerza productiva.
   Creció el empleo público notablemente fogoneando el déficit fiscal en un 64 por ciento entre 2003 y 2015, partiendo de 2.200.000 en el 2003, cifra que llegó a superar los 3.600.000 alrededor de 12 años después.
   Es para subrayar además que durante los últimos años del poder en manos del Frente para la Victoria casi la mitad de los asalariados percibía como sueldo menos que el salario mínimo.
   Cuando el kirchnerismo entregó el gobierno allá por diciembre del 2015, la ANSES adeudaba a otros organismos una suma que se estimó en 1.348 millones de pesos.
   Capítulo aparte y doloroso para un tema que desde hace décadas molesta y empobrece a los argentinos: la inflación, recordando al respecto que durante los 12 años de kirchnerismo el nuestro fue uno de los países del mundo con más elevada inflación, superando el 20 por ciento anual de ese flagelo y la acumulada en la última década, el índice está en un 700 por ciento.
   Otro de los capítulos que merece un lugar de privilegio en la historia colectiva de los argentinos es todo lo relativo con la deuda externa, con los tenedores de los fondos llamados buitres, dado que durante el gobierno de la Sra. Cristina no se resolvió el conflicto que había al respecto con los tenedores de esos bonos.
   Tal actitud nos costó caro a los argentinos y favoreció a los tenedores de bonos y  la deuda  que era de 3.000 millones pasó a ser de 11.000 millones de dólares, la deuda con el Club de París se canceló pero sin negociar intereses ni punitorios y se calcula que a nuestro país, el no acceso al crédito le costó 100.000 millones de dólares, lo que determinó que no se pudieran crear más de dos millones de puestos de trabajo. Y para neutralizar ciertas amnesias, consignemos que desde el 2002 hasta el 2016, Argentina estuvo en default.
   Para la anécdota y el chisme, recordemos ahora que el padrón de afiliados al PAMI tenía registradas 400.000 personas fallecidas, por las que se pagaban servicios de salud.
   Como corolario simpático aunque indignante para muchos, en Tucumán el día del tratamiento de la emergencia alimentaria poquitos días atrás, dirigentes de la oposición lo festejaron con un asado monumental y tras el postre, regresaron a la capital federal en aviones oficiales.
   Todo un lujo a la hora de quejarse por el hambre…

ERSEP y la obediencia debida
MOMENTO CRÍTICO, INOPORTUNO O
MALINTENCIONADO PARA AJUSTES

   Realmente mientras transitamos momentos cercanos a una definición electoral, eso de incrementar precios en servicios de agua, electricidad y gas remite a la sospecha de darle una mano a la oposición desde una especie de cuartel mal maquillado con una cierta neutralidad.
   ¿Es que acaso resulta imposible a quienes comercian con esos elementos, aguantar 40 días y luego ajustar lo que se les cante, como siempre lo hicieron?
   Algas Cordobesas viene demostrando en los últimos tiempos una inescondible caída en la calidad de lo que distribuye por sus redes y se empeña en tratar de disimular roturas de importantes caños con medidas dilatorias de renovación, precisamente de su tendido, o con onerosa publicidad institucional en los medios de comunicación.
   El gas ya sabemos que en invierno, un invierno que aún no se rindió a la proximidad de la primavera, es tan necesario como el pan y la gente se sacrifica en pagar el combustible así sea domiciliario o en garrafas, porque no son muchas las alternativas que se le brindan al usuario.
   ¿Y qué podemos decir de la electricidad que provee EPEC?
   Que lo hace en un escenario de parches y remiendos porque la verdad sea dicha, entre los colgados impunes amparados por su pobreza y los que roban a mansalva incluso en sectores coquetos, someten al sistema a brutales exigencias de prestación, con lo que se perjudican los ciudadanos decentes que deben afrontar esas tropelías en cada factura.
   Ni hablemos de las enormes demoras en materia de reequipamiento tecnológico porque la empresa distribuidora tiene una planta de personal sobresaturada donde se imponen los nombramientos por herencia o presiones sindicales y la planilla salarial es cada día más demandante de fondos.
   Y al medio de este panorama poco alentador, el usuario que es rehén de su propia necesidad de agua, gas y electricidad, frente a un llamado y declamado ente regulador que por ser un apéndice del estado provincial, con demasiada frecuencia se somete a eso que se llama obediencia debida.
   Es por eso, queridos cordobeses, que de la mano del Ersep nos sentimos perdidos…

Pasó un año y parece que fue ayer
JOSE  MANUEL DE LA SOTA Y SU
INEXPLICABLE VIAJE AL INFINITO
   A un año de aquella conmocionante noticia sobre el fallecimiento de José Manuel de la Sota, sólo me queda en homenaje a la coherencia, reiterar mis expresiones de aquel día, al referirme a la impactante tragedia.
   Era un joven pujante, dicharachero, contador de cuentos y de anécdotas, algo desafinado baladista pero a la hora de la pasión política, el más despiadado y cerebral de los analistas.
   Fanático del progreso, enfermo del estudio, compinche y protector de sus amigos, encefálico y meníngeo estudioso de la sociedad, con una cuota de esa infaltable demagogia que a todos nos acompaña, en unos secretamente y en otros a flor de piel y de discurso.
   No es la casualidad la que allana esos difíciles e intrincados caminos que llevan al poder desde el más humilde y laburante de los ediles, hasta el magnífico portador del bastón de mando, la banda azul y blanca cuyo sol se mueve cuando el corazón, por llevarla, se desboca.
   En la mayoría de los casos es el veredicto inapelable y no siempre respetado de las urnas, el que encumbra o sepulta; el que premia o castiga; el que aplaude o abuchea y a él le tocó vivir casi todas estas sensaciones y sentimientos, pero nunca se detuvo porque era como esos boxeadores que terminan con la cara sin formas pero el espíritu de lucha sigue intacto, como si después del nocaut esperaran otro round.
   No se ocupa, tampoco la casualidad está ausente en estos casos, la gobernación de una provincia complicada, progresista, universitaria, industrial, no conformista y contestataria como lo es Córdoba a lo largo de tres mandatos ni se pelea por la Presidencia de la Nación si los galardones del curriculum no alcanzan.
   Pero era así, “Gallego” de apodo casi formal y extendido, “Peluquín” para sus detractores y sólo José Manuel para quienes se acercaban a su gesto amistoso de mano tendida o lo enfrentaban en el fragor de cualquier lucha.
   Fue el inventor del cordobesismo y artífice imprescindible de ese curioso y hasta ayer vigente “tomala vos, dámela a mí” con el Gringo Schiaretti.
   Y se fue, estrepitosamente como ingresó a ese mundo misterioso, apetecido, soñado y envidiado de la política en su más elevado nivel, que supo transitar haciéndose tiempo para intercalar esa su vocación, con la diplomacia lo que le valió la conquista de sólidas relaciones bilaterales con Brasil.
   Era su capricho entre otros por ver grande a su provincia, la expansión de carreteras, autopistas y todo lo que sirviera para acercar y eliminar las distancias geográficas y por eso entre otras, la autopista a Rio Cuarto que lo llevaba a donde era su domicilio formal.
   Y vaya ironía, el “Gallego” que por la traza de esa ruta y sus garantías de seguridad reclamaba que se elevara la velocidad máxima hasta los 130 kilómetros por hora, fue seguramente ese factor el que le quitó la vida…
   En lo personal, alguna vez fuimos amigos, compartimos momentos gratos y angustias como todos los argentinos de estos tiempos, hasta que algunas de sus espadas no aceptaban el ejercicio de la crítica y obraron en consecuencia quitándolo de la lista de mis respetados afectos.
   Pero esas son cosas entre dos personas que discrepando se respetaban y aún se respetan.
   Me dolió su partida, porque la vida ni la suerte le dieron ni me dieron el enorme placer de una cálida despedida.
   Y me juego la cabeza, esa que hace decir lo que el alma piensa, que le hubiera encantado, y a mí también, un fuerte apretón de manos…


11 de septiembre de 2019

Día del Maestro

EN EL AULA FUE QUE  ME GUIARON HACIA LAS
SENDAS DE LA DECENCIA, LA HONESTIDAD, EL
RESPETO Y EL COMPROMISO CON EL PRÓJIMO


Como si hoy me hicieran pasar al frente, borrar el
pizarrón en puntas de pie y aspirar eso que tanto
extraño, la bocanada de  esa mágica nube de tiza

   Suele ocurrirme a menudo que dominado por las nostalgias activo la memoria y esa inestable neurona me transporta sin escalas hacia la escuela primaria, y es que me invaden por igual desconcierto y pena porque me encuentro con que una de las que fui alumno ahora es un shopping y la otra, el Pio décimo de los salesianos, se me traspapeló en la bruma de los almanaques.
   Soy de aquellos lejanos tiempos en que ella -ahora “la seño”- hasta primero superior, era nuestra segunda mamá; de tercero a quinto grado, la admiraba sin medida al descubrirla como la persona que más sabía de la vida y sobre todo la que no perdonaba los horrores de ortografía, mi desequilibrio matemático o los papelones que solíamos perpetrar cuando queríamos dominar los intrincados tiempos de los verbos.
   Ya en sexto, dejaba de ser la segunda mamá, y era la peor de nuestras censoras, la que con férrea suavidad nos convencía que el Everest era más alto que el Cerro de las Rosas, y que San Martín había cruzado los Andes.
   Así es como no olvido mis primeros viajes imaginarios a los más recónditos rincones del planeta, la importancia del Pi 3,1416 o aquella fantasía de las frases que según la edulcorada historia que bebíamos a sorbos como si lo viéramos en el cine, habían pronunciado nuestros próceres al morir, con una duda que sinceramente me atormentaba y vale citarla porque no resultaba creíble aquello de “muero contento …” dicho por un soldado atravesado con diez bayonetazos y cosido a tiros.
   Y quiero ser puntualmente respetuoso de ciertos detalles “extra curriculares” porque tampoco olvido las torneadas piernas de Marta Ceballos, la dulzura y los ojazos de Perla Grimaut de Milich que nos dejó hace pocos años, luciendo la mirada tierna a sus 90 y pico de años. También a la hora de hilvanar impactos me resulta inolvidable el llamativo fervor etílico que lucían un par de maestros que tenía en los salesianos.
   Son muchos los íconos docentes que me visitan en los sueños, tanto como el día de la entrega del boletín de calificaciones, que al fijarme en el cuadrito de “conducta” solían adquirir el estatus de pesadilla y certeza de chancleta y de otras penitencias hogareñas como cuando te secuestraban el barrilete, te escondían chinches y bolitas o el trompo y las figuritas quedaban para cuando mejorara el desempeño escolar.
    Ahora más allá del obvio ejemplo del gran sanjuanino, valoro el sacrificio y el compromiso de la vocación por enseñar, al menos en aquellos tiempos que la maestra era modelo a seguir más que compinche para sus alumnos.
   Y ya casi dejando la primaria nuestra maestra sin nombre, frente a nuestra explosión hormonal, se transformaba mágicamente en un seductor y precoz objeto de deseo.
   Que educaba, se llevaba tareas a su casa, nos instruía para el aula y para la vida, a diferencia de la actualidad que por imposición de circunstancias se ven obligadas a ser cocineras, confidentes, enfermeras, asesoras de sexo y administradoras.  
   Por eso mi homenaje, no tan solo a quienes con su sentido de la generosa entrega tuvieron la complicada tarea de intentar desburrarme sino a todas, que me marcaron sendas de decencia, de honestidad, de respeto y de compromiso con el prójimo.
   Aquellas maestras, mis maestras de eternidad, siguen siendo iguales a las maestras de hoy, con los cambios lógicos que sobrevinieron con la llegada del progreso.
   Si el niño por aquellos tiempos tenía malas notas, el culpable era el niño, como nunca debió ser de otra manera. Ahora si el alumno repite grado, es como si la culpa pasara a ser de la maestra, muchas veces obligada a soportar agresiones del grupo familiar, de los vecinos y allegados de algún descarriado.
   Y si hablamos de vocación, cada maestra sabe cuál es la cuota de sabiduría y el generoso caudal de amor que ha puesto al servicio de sus alumnos.
   Parece una tontera que después de tantos años, sienta de ellas una maravillosa sensación de presencia; de entrar al aula, de pasar al frente, de borrar el pizarrón en puntas de pié y aspirar lo que tanto se extraña, la bocanada de esa etérea nube de tiza.
   Mi admiración, mi respeto y mi infinito cariño por ellas.
   Por las de ahora y por las otras, las que quedaron allá lejos en la maraña de los tiempos pero muy dentro de mí, atesoradas en el rincón de niño que tienen todas las almas.
   Ese niño que para las maestras eternas está presente allí, donde se archivan los mágicos momentos de la escuela.

Gonio Ferrari

8 de septiembre de 2019

S.L.B.: UNA DUDA CORDOBESA, EL CRECIMIENTO DE LA DELINCUENCIA - NUESTRA ECONOMÍA YA ES DEPENDIENTE DEL DÓLAR - "TIRÓN DE OREJAS" A LA JUSTICIA PROVINCIAL - EL CEPO, SU HISTORIA Y LA MEMORIA – REFORMA AGRARIA EN EL ESCENARIO DE LOS DELIRIOS - NUEVA Y DAÑINA PROTESTA GREMIAL CON RESPUESTA DE LA LEY - EN DEFENSA PROPIA, CON RELACIÓN AL CISPREN, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” n° 558 emitido el 8/9/19 en dúplex por AM580 y la FM88.5 ambas de Radio Universidad de Córdoba.

Las estadísticas que de poco sirven
POR QUÉ CRECE TANTO LA DELINCUENCIA
ES UNA GRAN DUDA DE LOS CORDOBESES


   Es probable que con los últimos acontecimientos registrados en torno de la situación económica del país, el inicio de la campaña formal con miras a fines de octubre y otros temas, hayan diluido en la sociedad una de sus mayores preocupaciones, que es el enorme avance de la delincuencia en esta Córdoba castigada por ese letal crecimiento, alimentado sin dudas por la ineficiencia estatal y la impunidad consagrada.
   No es cuestión entonces de caminar hacia los extremos de las soluciones, como apoyando esas posturas de algunos que se inclinan por la defensa armada equivalente a tomar justicia por mano propia en nombre de cuya actitud se cometen errores irreparables.
   Otro craso error por sus consecuencias que suelen colocarse en contra de las víctimas del  accionar del hampa, y con mayor razón cuando a veces advertimos que los delincuentes tienen más y mejores derechos que la gente honesta.
   No son pocos los garantistas que aceptan y practican esa especie de doctrina que muchos dicen, nació con la aplicación de un alto respeto por los derechos humanos con el agravante que esos derechos protegen a quien viola la ley y desarma a los que buscan suplir a la limitada policía y a la pachorrienta dinámica judicial.
   Para hablar claro y sin vueltas, pocos años atrás Córdoba mostraba manchones en su mapa, calificados como zonas rojas donde más intensa es la actividad delictiva. Pero pese al paso del tiempo, la aplicación de nuevas tecnologías, incorporación de personal, notable aumento de la flota de patrulleros y otras ventajas, vemos con estupor que ahora, toda Córdoba es una gigantesca y desprotegida zona roja.
   ¿Cuántos saqueos han sufrido escuelas, jardines de infantes, hogares, industrias, comercios y locales de otras actividades? Y en este punto quiero detenerme en un solo ejemplo: en un establecimiento fabril de Los Boulevares en los últimos dos años, más de 60 veces les robaron buena parte del techo de un enorme galpón y nunca nadie vio ni escuchó nada, y también quedó comprobado que eso de los patrullajes intensivos es una burla.
   Entonces pisemos la tierra y tengamos presente de qué manera nos vendieron eso de sentirnos seguros, durante la campaña preelectoral, donde aparecían policías por todas partes, patrulleros recorriendo la ciudad, sirenas, luces azules y toda la parafernalia marketinera.
   Pasaron las elecciones, se alcanzaron ciertos objetivos en tal sentido, y volvimos a quedar desamparados y a merced de ladrones, arrebatadores, motochoros, carteristas, asaltantes, violadores, secuestradores virtuales y toda la gama que encierra el hampa.
   No vale la pena seguir enunciando ejemplos, sino más bien corresponde que la ciudadanía de alguna manera actúe para exigir del Estado la protección que viene negando.
   Es tan elevada y pertinaz la cobranza de impuestos, que al final y a la vista de los resultados, en materia de seguridad las recaudaciones solo sirven para seguir en la misma de poner más gente, comprar más equipos, mejores armas, cámaras espías, pero de política integral de seguridad, no hablemos.
   El panorama que acabo de pintar no es para nada apocalíptico: es un simple retrato de la realidad y de lo poco que hace el poder para superarla.

Realidad más allá de los tecnicismos
NUESTRA ECONOMIA  HACE  TIEMPO SE
TRANSFORMÓ EN DOLARDEPENDIENTE
   Eso de dolarizar la economía argentina, en lo personal, me parece una tardía iniciativa porque en la práctica, en el día a día, en lo corriente, hace tiempo que la mayoría de los argentinos tiene o mejor dicho tenemos, el constante y verde pensamiento con el dólar como principal protagonista.
   Con la compra de autos, la actividad inmobiliaria, los alquileres que se pactan, algunos aspectos de las obras en construcción, acuerdos privados de contraprestaciones laborales y otras aplicaciones, no me pretendan convencer que se hacen en pesos y no en la moneda de nuestra virtual madre patria.
   Desde el comienzo de cada día, una de las mayores preocupaciones es aguardar hasta las 10, hora en que abre el mercado cambiario en Buenos Aires y de allí replica al resto del país, razón por la cual muchos operadores de moneda extranjera sobrevalúan en algunos casos escandalosamente antes de esa hora, especulando con necesidades y urgencias.
   Todo o casi todo que se compre, se venda, se alquile o servicio que se preste, por encima de los valores locales ya están íntimamente dolarizados y no es una exageración sino que tal modelo está permanentemente a la vista y al alcance de cualquiera.
   Los  fabricantes estiman sus costos en dólares, aunque en la manufactura de sus productos para nada intervengan insumos importados, y la mayoría de los   comerciantes ajusta sus precios al consumidor tomando en cuenta los vaivenes del dólar.
   En pocas palabras, todo se maneja en nuestro país convirtiendo nuestra alicaída moneda en el verde fortachón, agresivo, dominante e invasivo.
   Perón siendo presidente, en una oportunidad supo preguntarse, muchos años atrás y aludiendo a la situación económica del país ¿para qué se preocupan por el dólar? ¿cuándo han visto un dólar? en una actitud como de adelantamiento a los tiempos.
   Esos tiempos han cambiado, la proliferación de casas de cambio, préstamos y créditos, el intensificado turismo internacional, la lógica aparición de los “arbolitos”, el dólar azul, la cotización a término y otros detalles, de por sí hicieron que la economía argentina, aunque muchos lo nieguen, ya está dolarizada.
   En ese sentido, ya casi todo está inventado…

Megacausa del Registro
UN “TIRÓN DE OREJAS” A 
LA JUSTICIA CORDOBESA  
   El domingo pasado comentamos que la Corte Suprema de Justicia de la Nación llamó la atención a la Justicia cordobesa por la aplicación sistemática de la prisión preventiva en la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba.
   Dijo la Corte que el Tribunal Superior de Justicia le restaba importancia a las condiciones personales de los imputados y a su comportamiento, aduciendo de manera dogmática que carecían de relevancia para contrarrestar la presunción de fuga.
   Agregó que se acusaba a los imputados de conformar una organización con capacidad y contactos para burlar los controles del Estado, sin explicar a qué controles y contactos se hacía referencia, ni de qué modo esta organización podría actuar. Y señaló que se aludía también de manera dogmática a la complejidad de la causa  para extender el encierro más allá de su plazo original, omitiendo las exigencias de la Constitución  y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que ha expresado que "los jueces no tienen que esperar hasta el momento de dictar sentencia absolutoria para que los detenidos recuperen su libertad, sino que deben valorar periódicamente si la medida cautelar todavía es necesaria y proporcional."
   Por todo esto, dictaminaron que las prisiones preventivas estaban mal aplicadas y resumiendo, la Corte habló de dogmatismo, falta de fundamentación, falta de explicación y omisión.
   La Real Academia Española define al dogmatismo en lo jurídico como la no atención al orden y a la estructura de los Códigos. En Córdoba tenemos magistrados de excelentísima y probada formación académica. ¿Qué será entonces lo que  motiva  este incumplimiento de los Códigos como dictamina la Corte?
   A lo mejor y lo planteamos casi como un ruego, que el tirón de orejas coseche algún buen resultado.

No es igual que hace pocos años
EL CEPO, SU INFAUSTA HISTORIA Y UNA
APELACIÓN  A  LA MEMORIA COLECTIVA
   Algunos fanatizados que pretenden volver a conquistar el poder se vienen desgañitando al censurar lo que le llaman “cepo” a las últimas medidas en materia del manejo de la economía que adoptara el nuevo ministro del área Hernán Lacunza.
   Fragilidad de memoria que le llaman, o un constante estado de amnesia al olvidar los tiempos aciagos que vivimos cuando los ahorros fueron virtualmente incautados, se intervinieron las cuentas de empresas y el ciudadano ni siquiera podía disponer de su dinero bien habido para comprar moneda extranjera por necesidad, como por ejemplo un viaje al exterior por cualquier motivo y no tan solo recreacional, o para destinar al ahorro en tiempos de una economía interna tan incierta como cambiante.
   Imposible olvidar la adusta figura de Moreno, especie de patriarca del comercio interior argentino, a quien dotaran de poderes extraordinarios incluso más allá de su cargo, a quien había que soportar con sus ofensas al sentido común, negando la posibilidad de importar materiales imprescindibles para nuestra industria que entró en estado de colapso, porque al intervenir una ideologizada AFIP se necesitaba una autorización especial para habilitar cualquier operación con el exterior, aunque algunos privilegiados o abonados a la práctica del retorno gozaban de facilidades repudiables.
   Esa especie de espionaje que se hizo sobre los patrimonios particulares incluía el origen y el destino del dólar como de otras monedas para el caso de viajes, y la posterior rendición de cuentas al regreso y situaciones había en que el Estado habilitaba la compra de 200 o 300 dólares y en casos una menor cantidad, a personas comprobadamente solventes.
   Y aún está fresco el mal recuerdo de los trámites y exageradas esperas que había de afrontar todo ciudadano que acudía a la Justicia en demanda de la liberación de sus propios ahorros, retenidos por ese cepo que no podía recibir otro nombre por lo estricto, aunque no para todos en tal condición.
   Esos eran cepos, incluyendo y lo tomamos como penoso símbolo, la situación del porteño colega periodista Horacio García Blanco a quién le negaron sistemáticamente la entrega de sus ahorros que necesitaba para una grave e irreversible emergencia médica, y falleció a causas de la falta de atención -la verdad no lo recuerdo en detalle- o de medicación que sólo se conseguía en el exterior.
   Si le llaman “cepo” a la actual facilidad de comprar particularmente hasta diez mil dólares por mes y a las autorizadas operaciones que pueden hacer los empresarios, no es otra cosa, más allá de la amnesia que supone, una falta de capacidad de análisis y de comparaciones.
   Es como si fuera de ahora porque siempre existieron, esos vivillos tomadores de privilegiados créditos blandos que envían al exterior para engrosar sus cuentas y cuando los pagan, son a largo plazo asegurándose jugosos dividendos.
   Contra la opinión agorera de los de siempre, no se registraron las corridas que muchos habían anticipado, sino una moderada demanda que fue prolijamente cubierta por las entidades bancarias a las que habilitó el Banco Central, sin que se operara el vaciamiento de nuestras reservas.
   Habrá que aguardar con paciencia, expectativas y esperanzas los movimientos que sin dudas habrán de generar el campo y otros sectores productivos, para recuperar las reservas erogadas en esta actualidad de un cepo que no es tal.
   Al problema lo plantean, precisamente, aquellos que fortalecen el cepo de su propia memoria, ahora devenida en súbita e interesada amnesia.

Fracasos en China, Cuba, Rusia, etc.
REFORMA AGRARIA: ESTÁ OCUPANDO EL
ESCENARIO DE  LOS GRANDES  DELIRIOS
   Ese curioso personaje que es Juan Grabois, dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular divulgó un video en las redes sociales donde planteó necesaria una “reforma agraria” para que “exista una distribución de la población y haya tierra, techo y trabajo para todos”.
   Amenazó también una determinación temeraria: que “no se va a cortar el pelo hasta que pierda Macri” y que vive de “su estudio como abogado, su trabajo como docente y algunos contratos con la editorial Planeta”.
   Pero la suya no fue una actitud “al vacío” porque Grabois bajo la sospecha de estar apadrinado nada menos que por el Papa Francisco -debido a su cercanía idelógica con el Sumo Pontífice- afirmó su objetivo, sugiriendo una eventual propuesta hacia el candidato kirchnerista Alberto Fernández, de concretar una reestructuración agraria de alcance nacional por sostener que “la Argentina es inviable sin una reforma agraria y sin distribución de la población en el territorio”.
   Y marcó algunas medidas prioritarias como expropiar 50.000 parcelas para “entregárselas en propiedad a los pequeños productores y pagarles a los propietarios el precio de mercado de la tierra en un proceso de pago de 20 años”.    
   Otra de las inteligentes medidas, al decir de Grabois, sería que ningún productor o empresa podrá tener más de 5000 hectáreas y para esto se dará al Estado el poder de control total sobre la propiedad privada.
   Nadie la dijo que en Córdoba el 81 por ciento de las unidades productivas llega a menos de 100 hectáreas y que de mil hectáreas se contabilizan menos de 1900 campos y que sólo 127 propiedades de acuerdo con un relevamiento reciente tienen más de 5.000 hectáreas, un 68 por ciento de esas parcelas ubicadas en el norte cordobés. O sea que por ignorancia de la realidad, Grabois plantea una reforma agraria cuestionando latifundios que son pocos.
   Alude luego a la sugerencia de crear  polos agroecológicos sobre extensiones de tierras medianas que permitan producir con bioinsumos y sin agrotóxicos.  
   Avanzando en su ensoñación que incluso recibió rechazo de algunos sectores kirchneristas, propone entregar  títulos de propiedad comunitaria a las 1500 comunidades originarias que están relevadas en la Argentina y relevar las que faltan, sancionar leyes de protección de cinturones verdes, hortícolas, para que no haya una expansión de proyectos inmobiliarios como countries ni barrios cerrados.
  Con respecto a todo esto ya se pronunciaron, entre otros, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Etchevehere quien reveló que “Argentina este año tuvo récord histórico de cosecha, que se traduce en más inversión, creación de empleo y arraigo.
   La enunciación de intenciones puede parecer una manera patriótica de engrandecernos, aunque la metodología aconsejada cosechó -ya que de campo hablamos- más de un fracaso en el mundo y se me hace que en China, Cuba, Rusia y en otras latitudes la aplicación de esas modalidades no fue muy exitosa.
   Y peor puede llegar a ser si por ejemplo, se le ocurriera a algún funcionario argentino imponer que se compartan con los desposeídos los departamentos de ella, los hoteles del sur ocupados por campesinos friolentos ya que siempre están vacíos, o que designen a grupos de empobrecidos sin techo para que transformen en productivos los campos de Lázaro Baez.
   Allí quiero ver si a Grabois el Papa le vuelve a dar su bendición…

¿Represión o defensa del orden?
UNA NUEVA PROTESTA GREMIAL CON
AGRESIONES Y RESPUESTA POLICIAL
   Mire..,. para hacerla corta porque esta reiteración de actitudes violentas y de agresividad sindical ya me tienen podrido, le voy a comentar que también la gente está llegando a los límites de su tolerancia, de esa curiosa manera de protestar por cuestiones que consideran de justo reclamo y que en verdad y conociéndolas, bien se les puede dar la razón por su legitimidad.
   Entonces surge la pregunta inevitable: ¿por qué si la razón está de parte de ellos, hay que apelar a esa extrema violencia?
   No me vengan con el percudido verso de la provocación policial, porque hay que entender a los juanes que los están cagando a cascotazos, hondazos y bombas de estruendo y que no pueden reaccionar si no media una orden superior, que muy bien se cuidan desde el poder de impartir, porque según ellos sería querer apagar el incendio con nafta.
   Surgen entonces otros interrogantes, como para qué, por qué y quienes alientan el vandálico desmán, el daño a la propiedad privada, la utilización de elementos que según la dirigencia de Luz y Fuerza son parte del folklore de las concentraciones callejeras, pero son prolijamente pagados y trasladados por los organizadores a sabiendas que están violando la ley por el uso abusivo y las consecuencias nocivas para el medioambiente y la tranquilidad ciudadana.
   Y después, cuando la reacción policial es el único camino tendiente a la recuperación de la tranquilidad y actúa, se habla de brutal represión cuando se trata simplemente de la restauración del orden que merecen todos los vecinos de esta Córdoba castigada por aquellos que a través de la violencia, pretenden erigirse en próceres de la lucha sindical.
   Que golpearan a un periodista ya dejó de ser noticia porque suele ser el corolario como castigo a quienes buscamos cubrir situaciones críticas, promovidos por aquellos violentos y autoritarios que no quieren dejar huellas testimoniales de sus tropelías.
   Si la Justicia actuara con la celeridad que requiere cada una de estas circunstancias, les pintaran los dedos, registrara los antecedentes, se enjuiciaran y se condenaran estos abusos, más de uno de esos bravíos que se tapan la cara, se cuidarían como de hacerse pis en la cama.

Curiosa actitud del CISPREN
EN DEFENSA PROPIA, SÓLO UNAS POCAS
PALABRAS QUE CONSIDERO NECESARIAS

   Se ha instalado en la opinión pública una situación que involucra a una persona de esta casa que aunque no sea empleado como se aclaró aunque haya ocupado importantes cargos, ha tomado estado no sé si judicial, pero es parte de la entendible preocupación dirigencial de los SRT.
   Por respeto a la consigna ética de no ventilar trapitos íntimos al voleo y para no caer al facilismo del chisme agresivo que tanto se estila en muchos canales de TV especialmente porteños, voy a referirme únicamente a la participación del CISPREN, gremio que nuclea entre otros a periodistas y que saliera en defensa y apoyo de quienes ventilaron un proceder anómalo, con ribetes de agresión de género.
   Me extraña la actitud de la directiva del CISPREN y lo que sostendré es parte de una defensa que antes no consideré necesario divulgar, porque me hubiera encantado que cuando desde ese gremio pedían mi cabeza a la entonces rectora, la Dra. Carolina Scotto, alguien de esa corporación sindical se opusiera.
   Calladamente envié una carta al Directorio de los SRT poniendo en claro mi actuación ya que se me acusaba de haber reivindicado la teoría de los dos demonios, al sostener en un comentario que hiciera aquí, en este espacio, que así como aplaudía todas las condenas que pudieran aplicar a Luciano Benjamín Menéndez por genocida, justo sería ver en el banquillo de los acusados a los criminales de la otra vereda que también secuestraron, torturaron y mataron.
   ¿Sabe qué fue lo más grave?
   Que a ese pedido de mi cabeza lo hizo institucionalmente la conducción del CISPREN de entonces, por intermedio de uno de sus directivos que revistaba en esta casa y por suerte cuando fueron a una audiencia -que según ellos promocionaron con la Sra. Rectora- ni siquiera los recibió.
   De acuerdo con lo que se me comentó, cuando evaluaron mis dichos, se consignó que en mi condición de periodista, sólo había ejercido una de la más respetable de las libertades que es la de opinar.
   El CISPREN por aquel episodio, perdió el respeto que supo merecer, al menos de mi parte.
   Y es para aplaudir la actitud de los SRT en mi caso, de respeto absoluto por uno de los elementos más valiosos de la democracia.