18 de junio de 2017

S.L.B.: EL TRANSPORTE URBANO, LA PEOR HUELGA Y SUS CONSECUENCIAS – PROTESTAS Y RECLAMOS “BAJO REGLAMENTO” – EL “LINCHAMIENTO” DE UN NIÑO – LA MEGACAUSA Y UNA INCOHERENCIA – EL DÍA DEL PADRE - GASODUCTOS Y COIMAS – CONVOCATORIA PARA ADULTOS MAYORES, MIÉRCOLES 21 – 20 DE JUNIO, DÍA DE NUESTRA BANDERA, etc.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Siganme los buenos” del 18/06/17 que emite AM580 Radio Universidad de Córdoba

HOY, DÍA DEL PADRE

   No hagamos de la paternidad una mera cuestión de números, pero si optamos por eso, la historia aporta un caso emblemático: un fornido granjero ruso, Igor Vassilet, le produjo a su esposa -además era la única mujer que habitaba por esas lejanías allá por 1816- nada menos que 27 embarazos así detallados: 16 fueron de mellizos, 7 de trillizos y 4 de cuatrillizos, para llegar a una descendencia de 69 hijos.
   ¡Lo que cobraría en planes si hubiera sido argentino!
   La señora rusa estuvo embarazada 20 años y 3 meses de su vida y el resignado Igor se pasó nada menos que 1.080 días en cuarentena, que  contándolos seguidos equivaldrían a tres años ¡tres años! de obligada abstinencia sexual y de respetuosa y poco creíble castidad.
   José Luis, un respetado vecino de Las Violetas, en 30 años de matrimonio con la misma mujer, tuvo un solo hijo.
   Sin embargo, es tan padre como lo fue Igor.  
   Prefiero hablar como hijo y que sean mis hijos los que hablen de mí.
   Mi Viejo era un luchador, laburadicto, guarda de tranvía, boletero en el hipódromo, empleado contable en Casa Vives y se murió a los 42 años, siendo administrador del actual Hospital Córdoba que por entonces se llamaba Eva Perón.
   Era sobre todo buena persona, peronista de los de antes, de Perón; respetuoso, decente y de muy buen humor y la verdad, no pude gozarlo tantos años como hubiera querido.
   Prefiero extrañarlo y atesorar en el recuerdo al tipo vital, risueño, enérgico, ejemplar en el trabajo, buscando siempre alguna ocupación extra como si el día tuviera 30 horas y olvidarme lo deplorable que es ver a un ser amado transformado en motivo de nostalgia. 
   No es malo extrañar o llorar al que se fue, aunque es mejor recordarlo vivo, y como ejemplo porque desde que yo era chiquito, mi Viejo fue mi primer héroe.
   Era al advertir su lucha, su compromiso, su esfuerzo, que la mejor herencia que me dejó fue la cultura del trabajo, la responsabilidad y la honestidad.
   Si ahora lo tiene cerca a su Papá, abrácelo, béselo, apriételo, despéinelo si todavía no es pelado y dígale solamente esa breve, deslumbrante y seductora palabrita: Papá …
   Y aunque no le regale nada, no se imagina lo mágico, mágico de verdad, que es escucharla.
   Es cierto.
   Cualquier día puede ser el Día del Padre.
   Pero le cambio el almanaque entero por ese instante único y sorprendente, cuando tu hijo, tu hija, por primera vez te dice papá.

TRANSPORTE URBANO, HERIDAS Y CICATRICES

 El problema del transporte urbano de pasajeros de Córdoba no ha terminado, sino que se inicia -una vez más- la rueda interminable de nuevas luchas, porque si el gremio se normaliza, termina la intervención y asume una nueva conducción, ésta tendrá que hacerse fuerte.
   ¿Y de qué manera?
   No pretendo ser agorero pero la historia y la memoria nos viene enseñando que desde que los jefes de la UTA cayeron en cuenta que tenían a su disposición miles de rehenes, todo les resultaría más simple si de buscar nuevas conquistas se trataba.
   Después de conseguidas, había que seguir con la misma tónica y así surgieron los caprichos, la guerra interna por el poder y las intromisiones en la vida empresaria, porque reclamaban por falencias que solo incumben a los responsables de las empresas.
   Y los dueños, angurrientos, son otro tema: no se les pasó por alto eso de los rehenes, y cuando  ellos negaban los aumentos al personal, se generaba un nuevo paro, la municipalidad le temía y le tiene terror al malestar social, y al conceder nuevo precio al boleto, estaba consolidando esa perniciosa sociedad empresario-sindical que tanto daño nos viene haciendo.
   Alguna vez había que cortar la cadena y al menos por unos meses tendremos una relativa normalidad.
   ¿Quedó gente en la calle? Es el riesgo de las medidas que son declaradas ilegales.
   En lo cuantitativo, mucho mayor, muchísimo mayor, fue el daño que se le hizo a la fuerza laboral cordobesa dejándola nueve días sin movilidad con todas las otras emergentes.
   Y mucho tendrán que hacer los directivos sindicales para restablecer la concordia entre choferes y pasajeros, en un escenario donde se quebró el respeto de la manera más violenta: impidiendo que tantos miles fueran a trabajar.
   Y para otro de los sectores en pugna, la pregunta es si los empresarios pueden o no sentirse contentos y satisfechos con las resultantes y las consecuencias de este conflicto salvaje, desmedido, agresivo y despreciativo hacia la enorme mayoría de los trabajadores cordobeses vulnerados en su derecho de asistir a sus obligaciones, por causa de dirigentes angurrientos, gobierno en posición de descanso y justicia meramente contemplativa.
   Es probable que los empresarios hayan ahorrado en combustible, neumáticos, en fin, en todos los insumos que hacen al servicio que prestan, pero tendrán que pagar la injusticia de horas no trabajadas, de días incumplidos y en una de esas, reincorporar a quienes al amparo de la ley fueron cesanteados.
   Habrán pensado en su momento que el panorama les sonreía porque se libraban de algunos molestos elementos que les hacían la vida imposible, pero es para dudar que esa contenteza les haya durado.
   Ahora tendrán que hacer nuevamente los números -minuta que le llaman- y ver el costo del paro, replantear la relación con sus dependientes en nombre de la ley y entender, alguna vez, que en los negocios también está el riesgo de perder.
   Sobre todo, cuando durante tantos años se cansaron de embolsar con el boleto más caro del país y un servicio que en la mayoría de los casos, calificarlo como malo sería un acto de generosidad popular.
  
PROTESTAS REGLAMENTADAS
   Estamos cansados de escuchar discursos y proclamas donde las dirigencias no tan solo gremiales sino de otros colectivos se hartan de utilizar términos como lucha, reivindicación, dignidad, firmeza y sacrificio, como armas para lograr conquistas.
   Es claro que si en las pancartas y los estandartes utilizaran palabras como autoritarismo, daño ambiental, agresión acústica, prepotencia, ilegalidad y otras lindezas, los seguidores de sus líderes lo pensarían más detenidamente o intentarían hacerles modificar todos esos matices para la lucha civilizada.
   La ciudadanía no tiene por qué padecer la ignominia del abandono por parte de los responsables de servicios públicos esenciales y es por eso que el espíritu de lo legislado en materia de paros, asambleas y otras medidas de fuerza, tiende a restabelcer el respeto que se debe a la población.
   No es posible que a consecuencia de los movimientos de protesta, por más lícitas que sean las razones que las motorizan, tengan que exhibir un estilo contrario a la convivencia.
   Los cortes de calles y puentes, la interrupción del servicio eléctrico, la falta de transporte y las limitaciones incluso en atención médica, son situaciones que no deben repetirse porque hacer lo contrario nos llevaría de nuevo a las cavernas o al imperio salvaje del más fuerte.
   Lo de oponer inconstitucionalidad a lo legislado en Córdoba es probable que en algunos aspectos mínimos exista una limitación a derechos consagrados, pero es más importante el derecho general a vivir con dignidad, el argumento más valioso para que alguna vez, los ciudadanos que nada tienen que ver con los conflictos sindicales, dejen de ser los más perjudicados.
   Y a esto, la dirigencia bien que lo conoce …

LINCHAMIENTO DE UN NIÑO

   No es necesario aportar detalles acerca de ese penoso episodio ocurrido en pleno centro de Córdoba, cuando un par de chicos le arrebató el celular a una mujer y huyeron algunos metros, hasta que los transeúntes apresaron a uno y el cómplice huyó.
   Algunos dicen que lo golpearon, que lo lastimaron y otros testigos afirman que solo lo retuvieron pese a su denodada resistencia, esperando la llegada de la autoridad, que tardó, aunque usted no lo crea, alrededor de 15 minutos en llegar a la esquina-símbolo que es Colón y General Paz.
   Son muchas las cuestiones para analizar en torno de estos hechos, porque la gente está demasiado cansada del abandono que esa misma tardía autoridad ha obligado a los cordobeses por su inacción, aunque casi permanentemente se hagan pomposos anuncios de más personal, más movilidad y más de todo, que son solo remiendos.
   La actuación de la gente, si hubo quienes lo golpearon, es entendible aunque no justificable en un momento crítico, que el chico pasó a ser un símbolo de la delincuencia que impunemente nos tiene a maltraer.
   Para otros, fue también un símbolo pero de aquella temida justicia por mano propia, que no entiende de razones ni de atenuantes, si es que esos elementos existen frente a la flagrancia del despojo.
   ¿Algún argumento en defensa de estos pichones de cacos?
   Que habría que ver sus antecedentes -que los tienen y no son pocos- además del entorno familiar y el estímulo que para ellos significa sentirse seguros por la falta de policía.
   Sea como fuere, nada mejor que esperar lo que digan los jueces.
   Ya veremos en estos días, que en centro de la ciudad, sobre todo en las peatonales, está plagado de policías.
   Como siempre, mientras dure el estrépito mediático…

LA MEGACAUSA Y LA INCOHERENCIA

   En un programa televisivo de esta semana se entrevistó al Fiscal Gavier, a cargo de la Fiscalía de Delitos Complejos, por un caso particular en el que se habría solicitado su apartamiento por haberse nombrado como abogado defensor a un pariente suyo.  
   Manifestó el magistrado que esto produce dilaciones en la justicia, ya que el nuevo funcionario deberá empezar de cero, mientras que él ya conoce la causa.  
   Y con este criterio, “de ya conocer”, ese mismo fiscal se hizo cargo de la causa del Registro de la Propiedad, solicitando en su momento prisión preventiva para cualquier imputado o sospechoso.  
   Los encarcelamientos fueron seriales, invirtiendo el orden establecido y transformando en regla lo que debe ser excepción. Hubo absueltos, inocentes, que pasaron tres años presos, y trabajadores comunes condenados por negocios millonarios, mientras que ningún -escuche bien- ningún funcionario fue responsabilizado de nada.
   Algunas de estas causas sí fueron leídas por otros organismos, nacionales e internacionales que, empezando de cero, determinaron la irregularidad de lo actuado. La Real Academia Española define el término “parcialidad” como designio anticipado en contra de alguien que da como resultado la falta de neutralidad o insegura rectitud en el modo de juzgar o de proceder. 
   Esta parcialidad, impide la justicia. Nuestra Constitución y todos los tratados han previsto mecanismos para contrarrestarla, como el sorteo de jueces y la prohibición de las comisiones especiales.
   Estas “comisiones” a cargo de causas que “ya conocen” tienen grandes riesgos de parcialidad y en el caso del Registro de la Propiedad de Córdoba, hace un mes el mismísimo  juez lo admitió.
   ¿Cuántas injusticias se habrán cometido por esto?
   Más que temer o evitar, la doble lectura, arrancando de cero debiera ser una exigencia de la justicia. 

LOS GASODUCTOS Y LAS COIMAS  
   Es un terreno escabroso, complicado y peligroso de caminar, pero se vienen agrandando las dudas acerca de las coimas que se habrían pagado para la concreción de los gasoductos en Córdoba.
   Los agraciados por la generosidad de la empresa adjudicataria habrían recibido unos 36 millones de dólares, cifra atractiva y no despreciable si el riesgo es solo el de abrir puertas y conseguir entrevistas y posteriores contactos con el poder.
   Pero como el asunto ya pasó de estar en pañales para tener batitas, es cuando la Justicia debe apresurar su pachorriento reloj y ponerse a tono con la curiosidad de la gente y la tranquilidad de los funcionarios, si es que nada tienen que ver con estas maniobras.
   Como el tema está a punto de cumplir una década de antigüedad, no son pocos los que ahora especulan con el cariño que muchos de esos funcionarios sienten por Brasil, sus paisajes, sus mujeres, sus playas y la fortaleza de las empresas que tienen a ese país como base.
   No es por buscar fantasmas ni tampoco intentar caminar a ciegas por una cornisa, pero algunos apuntan a la frecuencia de viajes hacia aquel país y otros, con memoria pero a la vez con juramento de silencio y discreción, me supieron comentar algo de un avión que se había querido comprar con un evidente sobreprecio en la intervención federal a una provincia, que es la que contaría con un record de pistas clandestinas para las operaciones de los narcos.
   Si estas dos cuestiones -la de los gasoductos y el avión- en algo se conectan, seguramente será por una simple e inocente casualidad.
   Octubre está cerca, y nadie quiere perder votos…

CONVOCATORIA PARA EL MIÉRCOLES 21 

   Siempre hemos sostenido que la radio aparte de entretenimiento, vehículo de cultura y de noticias, asume el papel de servicio a la comunidad por alcance y masificación.
   Este espacio no es la excepción -que a veces suele ser más notoria que la regla- por habernos establecido objetivos claros, entre los que están la crítica al poder cuando es necesaria y la protección a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad.
   Y entre ellos están los más veteranos; los jubilados tantas veces marginados e injuriados luego de haber sido utilizados hasta transformarlos en descartables y víctimas de abandonos y de olvidos, contradiciendo aquella visión de la sabiduría encarnada en la edad cuando más avanza.
   El compromiso es mayor cuando tenemos en nuestro poder algunos elementos que se aplican a procurarles una mejor calidad de vida; una mayor dignidad en esos años que debieran ser de un dorado jubileo que la mayoría no consigue alcanzar pese a la entrega. la dedicación, el esfuerzo y los aportes monetarios de tantos años.
   Por eso, el miércoles próximo, puntualmente a las 5 de la tarde  junto al Dr. Héctor Silvestro, reiteraremos un encuentro con adultos mayores y con todos quienes necesiten orientación acerca de los trámites necesarios para encarar cualquier gestión en el campo de las jubilaciones y pensiones y los esperamos en el Hotel Avenida, de Bedoya 278 barrio Cofico, ómnibus 6, 30, 32, 35, 36, 42, 53, 66 y trolebús “A”, el miércoles 21 del corriente mes a las 17, ocasión en la que también tendremos la presencia de  la Sra. Natalia Perez Lujan, asesora en servicios médicos.
   Como la capacidad del local es limitada, se aconseja a las personas interesadas en asistir, hacer la reserva de lugar por mail a siganmelosbuenos580@gmail.com o llamando al teléfono 471-2130.

DÍA DE LA BANDERA

   Para nada se equivoca el pensador Jaime Barylko al sostener que “El abanderado tiene sentido si se integra a todos los elementos simbólicos. Hoy, las fiestas patrias son para lavar el auto”.
   Los argentinos en materia de amor a nuestros símbolos no somos lo que se dice un ejemplo, porque enarbolamos la bandera si la recibimos de regalo, no cantamos el himno sino que hacemos playback y ponernos una escarapela para muchos insensibles es como si les violaran el corazón.
   ¡Cuántos argentinos harían un papelón si les pidiéramos, simplemente, que hicieran tan solo una somera descripción de nuestro Escudo Nacional! No es un ataque de nacionalismo, sino pintar una realidad, que por lo general tratamos de pasar por alto cuando somos mayores, porque al hacer  memoria advertimos cuán pocos se ocuparon de que sintiéramos en el alma los colores celeste y blanco.
   Los intentos de la escuela no siempre se ajustan a una normativa, o no alcanzan.
   Es en el hogar donde se deben fortalecer los lazos entre la persona y la Patria en lo cotidiano para no llegar a este ahora, que se considera más a la bandera de un partido político o de un equipo de fútbol, que a la enseña nacional.
   Nuestra bandera merece respeto y reverencia y la mejor manera de respetarla es ser fieles a los principios,  preceptos, derechos y también obligaciones que encierra en sus pliegues ese sagrado trozo de tela.
   Cambiar los días en que se escribió nuestra historia es un insulto a la memoria, como suele suceder, según caigan las fiestas cívicas, con nuestro castigado almanaque.
   La Patria es posiblemente como la familia: solo sentimos su valor cuando la perdemos.
   Si a veces, duele ver esa indiferencia, que es la hermana menor de esa otra tortura a la que muchos le llaman olvido.

15 de junio de 2017

Drama ¿resuelto? pero sin solución -----------

EL  USUARIO, ETERNA  VÍCTIMA DE LOS
CAPRICHOS GREMIALES, CEGUERA  DE
LA JUSTICIA Y LA CICLOTIMIA  ESTATAL

   El humor de la gente frente a los ataques de los que resulta destinataria condiciona el panorama ante las desventajas del afectado con relación a quienes lo ofenden, porque los gremialistas que tienen la sartén por el mango (“…y el mango también”) se han erigido desde tiempo atrás en voceros incuestionables de “las bases” que no siempre acompañan porque los inteligentes evitan entrar en el jueguito político e ideológico a sabiendas que son usados -más que utilizados- por esa conducción al amparo de la inmunidad y que poco tiene para perder.
   Más allá de los antecedentes que se asigna al gremialismo, en su mayoría con tendencia justicialista o izquierdosa dentro de todos sus matices, subsiste su condición de columna vertebral del movimiento que dejó de ser abiertamente peronista para licuarse en “ismos” como el delasotismo, el trotskismo, el socialismo, el aburguesado kirchnerismo y otros.
   El penoso, dañino, salvaje y repudiable conflicto generado por un sector de la UTA lo demostró, porque llegó a la ridícula instancia de divulgar que el paro había terminado pero la normalidad no llegó, las luchas continuaron, se ahondaron las diferencias con la conducción sindical, surgieron delegados a favor y en contra del arreglo, la Justicia mantuvo su deplorable dependencia del poder político y siguió “de siesta” mientras a su vista y conocimiento se perpetraban delitos de variada laya y que teóricamente reprimen todos los códigos, permitiendo junto a la provincia y la Municipalidad que con su abulia facilitaron que se instalara en la segunda ciudad del país, una anarquía que nos retrotrajo a los tiempos no lejanos de los alzamientos policiales.
   Se dieron situaciones tan insólitas como incomprensibles como por ejemplo: la cúpula de la UEPC apoyando a los revoltosos, sin tener en cuenta que estaban consintiendo y avalando la inasistencia de docentes y alumnos a las escuelas. Y otra: ¿la conducción del sindicato municipal se plegó en apoyo a la protesta por la afinidad de Daniele, su sempiterno conductor, con el kirchnerismo?. Tampoco se entiende la actitud de la dirigencia lucifuercista, a menos que apoye la ilegalidad y el perjuicio a sus propios trabajadores, lo mismo que los moyanistas del Surrbac, dueños de una ¿higiene urbana? que manejan a su capricho.
   Tenía razón quien anticipó que la ciudad sería un quilombo, el quilombo que provocaron en una actitud payasescamente opositora los “zampados”, que en su condición de delegados debutantes quisieron hacer historia y cosechar efímera fama enfrentando a la intervención de la UTA y empujando a decenas de trabajadores a injuriar a miles de sus pares que se quedaron sin presentismo, puntualidad y sabiendo que no cobrarían días de inasistencia.
   El daño alcanzó al dictado de clases, a quebrantos comerciales, a pérdida de consultas médicas y al desplazamiento normal y habitual de la población.
   Sin embargo lo más patético e inentendible fue la posición de los grupos de izquierda, siempre listos para aprovechar cualquier revuelta, menos para agarrar una pala y ponerse a laburar, o ir de voluntarios a la cosecha de caña de azúcar en Cuba: lograron la “hazaña” de fomentar la absurda guerra que iniciara un ínfimo por ciento de la población contra la enorme mayoría de la fuerza productiva cordobesa y de los sectores más humildes y marginados de la sociedad.
   Evaluemos ahora la actitud del intendente municipal, quien encarna al poder concedente del servicio de transporte urbano. Pareció como que la displicencia lo dominaba, cuando a la luz de los resultados advertimos que dejaba pasar el tiempo y el agravamiento del conflicto, especulando con el desgaste de los manifestantes que se cerraron en la postura egoísta de defender sus demandas aunque el perjuicio afectaba a la mayoría.
   La temperatura y la bronca de los vecinos subía y se iba tomando conciencia que los objetivos de la protesta no tenían la gravedad ni la seriedad que los revoltosos pretendían asignarle. Lo que sí fue determinante, la violencia y el empecinamiento por mantener una postura con la sociedad en contra y el aplauso de una minoría ideológicamente coincidente con los protestones, pero alejada del interés común de los cordobeses humillados y ofendidos por un grupúsculo de trasnochados.
   ¿Qué consiguieron con la férrea e intransigente posición? Nada menos que cosechar la repulsa mayoritaria de los cordobeses vulnerados en sus derechos, que de paso advertían quienes eran los que sindicalmente apoyaban a los reclamantes desde sectores no precisamente acuciados por los bajos salarios.
    Además, los que buscaron debilitar políticamente al joven intendente para crucificarlo luego en las encuestas, se enfrentaron a la firmeza de no ceder, aplicar la ley y no dar un paso atrás, lo que la comunidad tomó como una expresión de respeto hacia ella, tan librada a su suerte por la Provincia y la Justicia, adormecida con la indiferencia de obviar la cantidad de delitos que se perpetraban masivamente y en sus narices.
   ¿Mestre dio vuelta la tortilla y salió fortalecido?
   Es probable.
Siempre y cuando las medidas adoptadas más que un castigo por vulnerar la ley sirvan como ejemplo ya que saltan a la vista las posibilidades de nuevos episodios similares a los vividos, porque la UTA es una bolsa de gatos donde cada uno cree haber “marcado un territorio” del que ninguno puede estar seguro de dominar.
   Habrá que ver ahora cómo se reglamenta la ley provincial que regula manifestaciones y huelgas, un mecanismo necesario para asegurar el respeto por los bienes de la población y del Estado y garantizar la vigencia de  la amenazada paz social para terminar con el reinado de los violentos que se malacostubraron por impunidad regalada, al destructivo vandalismo y la imposición de su caprichos.
   Nadie les prohibirá hacer huelgas, paros ni asambleas, si se ajustan al imperio de la ley y con respeto por sus semejantes. Basta ya de anarquía, de patotas y de vandálica prepotencia que atacan a los derechos de quienes merecen la paz y parece que ni siquiera tienen derecho a ella. Los derrotados en la calle ahora cuestionan ese instrumento legal considerando que es inconstitucional.
   Si así fuera, ¿podrían explicar ellos, de alguna manera, si es acaso más constitucional o correcto y aceptable vulnerar derechos ajenos como se han cansado de hacerlo? Salta a la vista el criterio autoritario de considerarse merecedores de ciertas prebendas que ofenden a derechos ajenos.
   Porque con todo lo que vimos, jamás a ninguno de los patriarcas de la violencia, de la agresión, de la injuria al resto de la masa laboral cordobesa a las necesidades de un millón de habitantes, se los escuchó referirse a las obligaciones.
   Todos miraron hacia adentro de sus apetencias y olvidaron a la masiva víctima de sus delirios que son los usuarios, obligados sostenedores de un sistema que bien puede ser catalogado como perverso porque cíclicamente lo padecemos.
   Alguien, llámese Mestre o Mongo, tenía que terminar con esa maldita costumbre que menoscaba al histórico espíritu de lucha de los verdaderos dirigentes, que nunca necesitaron tantos rehenes para imponer sus reclamos.
   ¡Cuánto se te extraña, querido “Negro” Atilio López!     
   Por las redes sociales publicitaron un “Kordobazo” memorable.
   Nunca terminarán de arrepentirse…
   Los inmaduros nostálgicos olvidaron que Cordobazo hubo sólo uno.

Gonio Ferrari

11 de junio de 2017

S.L.B.: LA VISITA DE ANGELA MERKEL - U.T.A. Y SU INTERNA DESPIADADA - SCHIARETTI SE FUE DE VACACIONES - EL HOTEL ANSENUZA, UNA GANGA - MEGACAUSA DEL REGISTRO Y EL GUANTE BLANCO - EL PAPEL DEL PARTIDO OBRERO EN EL PARO DE CHOFERES - PARA EL P.J. Y ALIADOS, LA CONSIGNA ES "CEPILLAR" A MESTRE, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 11/06/17 difundido por AM580 Radio Universidad de Córdoba y FM 88.5

DESESTABILIZACIÓN, MERKEL Y MACRI

   Tiempo atrás, la que ahora es no resignada oposición y era oficialismo, todo comentario o acción que cuestionara al modelo nacional y popular era tomado como un operativo para desestabilizarlo o atacar a la democracia.
   Ahora, desde la otra vereda, están cayendo en lo mismo que antes cuestionaban y con dineros obtenidos por entonces financian, si, operativos tendientes a debilitar al oficialismo utilizando lo que nunca perdió poder de fuego, que es la columna vertebral del Justicialismo: el movimiento obrero.
   Ahora quieren volver a las fuentes de un peronismo del que se alejaron borrachos de soberbia cuando el kirchnerismo ganaba elecciones, imponía políticas, escondía estadísticas e ignoraba la existencia de inflación, de miseria, de desocupación, de corrupción y de otros indicadores negativos.
   ¿Cuántos presidentes extranjeros nos visitaron en la vigencia “K”? Aparte de Chávez, Morales, Lula, Mujica y algún otro, no recuerdo que hayan sido tantos ni tan importantes.
   La visita de la canciller alemana y los resultados que ella misma deslizó tras sus reuniones con Macri, es como para pensar en un lento regreso a la relación con las principales potencias del mundo, incluyendo los comentarios posteriores al encuentro del ex presidente de Boca con Donald Trump.
   Se puede cuestionar la política integral de aquellos países que ahora se muestran como amigos y potenciales clientes nuestros, pero si hacemos comparaciones, recordemos para ser justos, el estado en que se encuentran, por ejemplo, Venezuela y Cuba.
   Si somos sinceros a la hora del análisis, debiéramos entender que algo, alguito, estamos mejorando.

UTA Y SU INTERNA DESPIADADA

   Cuando la lucha por el poder en la UTA perdió su tonada cordobesa y se aporteñó, se inició la sórdida lucha en la que compiten los ávidos por comandar pero en la que el único perjudicado es el indefenso usuario del transporte de pasajeros.
   Dicen desde los sectores en pugna por el manejo del gremio y con un cinismo que nos deja perplejos, que defienden los intereses de los trabajadores, mientras se cagan -si, se cagan- en los derechos de la mayoría de la fuerza productiva cordobesa que pierde presentismo, puntualidad y en muchos casos la propia fuente laboral, porque hay patrones que son inflexibles y desalmados.
   ¿Cuál es el atractivo, aparte de la sensualidad del poder?
   Es probable que esté por el lado de la chequera, o por significar un trampolín para saltar al desprestigiado terreno de la política, como ya tantos lo han hecho y lo siguen gozando.
   La insensibilidad mostrada por los potenciales candidatos es una injuria a la cultura del trabajo y una ofensa a esa proclamada unidad que son los primeros en destrozar.
   La historia, para lo que no pasará tanto tiempo, será la encargada de desenmascarar a todos los atorrantes que se disfrazaron de gremialistas y sepultaron las ilusiones de la enorme mayoría de los trabajadores cordobeses.
   Ellos, los cordobeses que ahora están padeciendo a esos crápulas, porque no son otra cosa, serán inflexibles con los traidores de su futuro, de su familia y de sus ilusiones.

SCHIARETTI AUSENTE, DEJÓ A SU DELFÍN

   Son tantas las especulaciones que se tejen, que no es para descartar ninguna, por más alocada que pueda sonar, si se trata de evaluar el momento y las circunstancias en las cuales nuestro gobernador dejó la provincia a la deriva cuando se venía una previsible tempestad.
   No es para menoscabar al joven vicegobernador, acostumbrado a otro escenario menor,
pero que ha demostrado en la gran ciudad tener menos calle que Venecia porque la herencia del anunciado quilombo lo desorientó, lo anuló y le hizo perder el tren de la acción.
   Schiaretti se fue de vacaciones y emulando a cierto personaje que en Buenos Aires ni se enteró de un accidente ferroviario con casi 90 muertos, nos dejó a merced de agitadores propios, importados y rentados, que vieron la desprotección de los cordobeses y aprovecharon la circunstancia para jugarla de guapos, apoyados por las ricas arcas de sindicatos rotulados como pro “K”, izquierdosos y naturalmente opositores al actual oficialismo nacional.
   Con la consigna de debilitar a Córdoba en cierta medida por venganza, aduciendo que Macri llegó a la presidencia culpa de los cordobeses, no midieron el daño que ocasionaban y se lanzaron locamente a una guerra que los cordobeses no necesitamos.
   En suma, querían un kordobazo, con la K en lugar de la C inicial y no les salió.
   Pero lo de Schiaretti dejándonos en bolas con un ministerio de inseguridad claudicante, una policía timorata de actuar ante la flagrancia y una justicia adormecida, será una factura que serán los cordobeses los implacables encargados de pasarle

EL HOTEL DE ANSENUZA, UNA GANGA

   Haciendo números redondos, un hotel bancado con fondos de la Provincia iba a costar unos 44 millones de pesos, pero después de ciertas idas y venidas, salió costando en realidad cerca de 500 palos, lo que es una lamentable dilapidación de nuestros dineros, tomando en cuenta otras prioridades dignas de ser atendidas.
   Una corriente política numéricamente menor pero creciente, planteó el asunto ante la
Fiscalía Anticorrupción, aportando elementos probatorios del exagerado crecimiento del costo.
   Como era casi obvio de imaginar, el organismo dictaminó que no hubo sobreprecio en la operación de construcción del lujoso hotel Ansenuza, en las márgenes de la Mar Chiquita.
   Una ganga, realmente, que está para agregar a los costos del faro sin mar, de la terminal de ómnibus tantas veces reconstruída, o del Camino de El Cuadrado, más lento y costoso que el mismísimo Taj Mahal.
   Con la diferencia que los hindúes, al aplicar justicia cuando comprueban el delito, son de usar la hoguera.
   Entre nosotros, se agotarían los trajes de amianto.

LA MEGACAUSA DEL REGISTRO

La  edición digital del diario La Voz, informó esta semana sobre un nuevo  juicio de la causa del Registro, que culminó con la condena de varios acusados, entre ellos, un ex director, único funcionario, si así quiere llamarse, o al menos con mayor cargo, de los condenados en la causa.
No hubo esta vez, difusión pomposa, ni siquiera se trasladó a la edición impresa. 
Consigna dicha publicación que, frente a quienes dudan de las responsabilidades de algunos involucrados en las causas del Registro entre los que nos contamos, con referencia especial al abuso de la prisión preventiva, los imputados confesaron, gracias a lo cual recibieron penas inferiores.
Esta situación, denunciada muchas veces  por los familiares, podría representar una especie de extorsión, que otorgaría  a los juzgadores el beneficio de  reivindicar lo actuado en la causa, después de las declaraciones del Juez Esteban Díaz, "de haber dado la razón al Fiscal, sin tenerla". 
Todos sabemos  que casos como el de Petrone,  Sabagh, algunos adinerados o el ex director,  más allá de su inocencia o culpabilidad, pesan bastante más a la hora de publicitar que se hace justicia contra los delincuentes de guante blanco, pero no superan el 10 por ciento de los  104 condenados que se ostentan.  
¿Y los otros?  
¿Qué se dice de los ordenanzas, las secretarias, los empleados comunes, las amas de casa, los profesores, y los trabajadores en general de esta causa, que sin ningún guante ganan el pan de cada día?  
Nada. 
¡Estrepitoso silencio! 
Esos datos no están publicados.
Nadie se hace  responsable  por los que cumplieron la pena antes que la condena, por los absueltos  que estuvieron años encerrados, o por la irreparable e inmensa injusticia de quien falleció luego de tres años de prisión preventiva sin ser jamás juzgado.  
Y estas no son dudas, son certezas contundentes de una acallada y amordazada injusticia institucional.

EL PAPEL DEL PARTIDO OBRERO 

  Si hubiera que reconocer una distinción al oportunismo, un  par de referentes del Partido Obrero se llevarían los laureles porque supieron aprovechar la coyuntura del conflicto en el transporte urbano para crecer política y sindicalmente, aunque con inciertos resultados finales.
   Quien aparecía como voluntarioso vocero de los choferes, sus angustias, reclamos y caprichos, Marcelo Marín, es militante de esa corriente política al igual que la delegada por las trolebuseras, Erica Oliva y llevaron la voz cantante en el conflicto.
   Alguien debiera al menos impartirle un par de lecciones de urbanidad y respeto a quien y gracias a un megáfono y consignas memorizadas, pregonaba la validez de la lucha de los choferes, omitiendo el perjuicio que le provocaban a la mayoría de la masa trabajadora cordobesa.
   Además, agrandado en su papel, no fue muy amable al tratar con los periodistas, a quienes necesita más de lo que nosotros lo necesitamos a él y sus consignas vetustas, pasadas de moda y con escaso fundamento.
   De todas maneras el Partido Obrero puede atarse los moños porque el resto de las corrientes políticas guardó un sospechoso silencio, porque todos, absolutamente todos, tendrían que haber cuestionado la presencia de gremios como el SUOEM o Luz y Fuerza.
   Habría que ver de qué manera reaccionarían esos gremios si les cuestionaran lo que ganan, lo que poco trabajan y lo escasamente eficientes que son, con relación a las regalías que reciben.
   Seguimos nevegando en el mar de las hipocresías, porque a ninguno, repito, a ninguno, le importó un corno el sufrimiento de todos los otros trabajadores, más trabajadores y menos pagos que ellos.
   Es bueno que entre todos, nos vayamos conociendo …

****************************************************************************
SERVICIO DE EMERGENCIA EN EL TRANSPORTE URBANO

  Este domingo desde la Municipalidad de Córdoba se anunció la implementación de un servicio de emergencia para cubrir en parte los recorridos afectados por el paro de los choferes de la UTA que lleva ya más de una semana.
   El secretario de Servicios Públicos de la comuna, D. Julio Waisman, fue el encargado de brindar detalles de la medida adoptada, que comenzará a tener vigencia desde mañana lunes de la manera que lo explicó el funcionario durante la emisión de “Síganme los buenos”,  cuyo audio se puede encontrar, en la columna de la derecha de este blog.


*****************************************************************************

P.J. Y ALIADOS: SERRUCHARLE EL PISO A RAMONCITO

   No es para decir que la gestión de Ramoncito Mestre sea brillante porque son notorias las falencias en casi todos los servicios que debiera prestar la municipalidad, pero hay que entender que en su seno cobija al SUOEM y a una cultura del menor esfuerzo premiado con excelentes salarios.
   Pero así y todo, el muchacho aspira al despacho mayor de la Casa de Gobierno y a ese objetivo se está encaminando su tibia campaña.
   Dicen que desde la gobernación se habría encargado una encuesta que daría perdedor al P.J. porque el partido se atomizaría a consecuencia de la propia lucha interna y a ningún candidato le alcanzaría con el caudal propio, sin recurrir a los amigos o por ahora adversarios.
   Entonces y por las dudas, el objetivo es limar a Ramón Javier, serrucharle el piso y dejarlo sin sustento electoral.
   Para eso si, suelen unirse las fuerzas irreconciliables del partido, con el apoyo del siempre dispuesto movimiento obrero adicto, eterna columna vertebral.
   Dejar sin solución el problema del transporte urbano es al parecer el ariete de esta lucha sorda, que encabezan gremios izquierdosos, simpatizantes “K” y de las otras corrientes alejadas del oficialismo municipal, que si es el radicalismo, sus acciones están en pérdida.
   Schiaretti no quiere sacrificar a su esposa frente a la posibilidad de perder y por eso empujaron a Llaryora que es jovencito y una derrota a lo mejor no lo apartaría de la arena política y en una de esas lo fortalecería.
   Por eso, especulan algunos, el gobernador se las tomó, las malas lenguas dicen que para charlar en Brasil del tema Odebrech y otros aseguran que es para dejar que la realidad
castigue al intendente Mestre con una policía miedosa de actuar y una justicia displicente, como para ahogarle sus ansias de gobernar la provincia.
   De lo contrario, es difícil entender la marcha de los acontecimientos, cuando un gobernador cuya presencia es fundamental para arreglar una situación, muestra algo demasiado parecido a la indiferencia.
   O lo que es peor, a una estudiada postura combativa frente a lo que le pudiera ocurrir en las urnas.

   Y una necesaria y oportuna reflexión final: no es la Policía de Córdoba; con la Gendarmería no se jode…

7 de junio de 2017

¡Feliz Día del Periodista! -------

JURO  QUE  CADA DÍA MÁS
ME ESFUERZO POR SERLO

    A toda persona que ejerce el periodismo pero tiene colgado en alguna pared el diploma que lo acredita como tal que le fuera entregado en una solemne ceremonia académica y social, le asiste el legítimo derecho al orgullo de haber plasmado una vocación o una meta vital.
   Pero estamos los otros, los que abrazamos si, una fuerte propensión a informar, a analizar, a dar a conocer lo oculto, encubierto o ignorado sin pensar en la notoriedad o en la fama propia ni con delirios de marquesinas ni tumultos callejeros por firmar autógrafos. Somos -y descaradamente lo confieso- los que entramos a los medios cuando no había donde estudiar periodismo; los que sin imitar o crear estilos, poses, silencios o elegir ropa de última moda, el mejor peinado y más cinematográfico maquillaje nos lanzamos a esta cotidiana aventura de sentirnos útiles a la sociedad.
   Somos -porque en verdad no somos pocos- los que hacemos periodismo procurando las reacciones hacia afuera, hacia la gente y no hacia adentro como parte de esas sórdidas batallas internas que desgastan a la persona humana y pretenden transformarnos en objeto negociable.
   Venimos del tiempo en que el ejercicio de esta maravillosa actividad nació como una adicción; como un vicio porque escribíamos o hablábamos desde el alma, sin antes hacer pasar la opinión por los bolsillos, en una actitud más emparentada con lo romántico que con el compromiso laboral que era dentro de todo prolijamente respetado.
   No deja de ser una piadosa mentira eso de la vieja bohemia, de las cabareteras trasnochadas al fiado o las interminables y amanecidas cafeteadas, sino una verdad de
aquellos tiempos en que el periodismo era casi hermano de la literatura y no una parte esencial del marketinero divismo actual.
   De todas maneras y dejando al margen a ese invento de corte  fascista -pariente de la promoción ideológica- que le llamaron “periodismo militante”, una ofensa a la honestidad de informar, tenemos la obligación de unirnos los académicos y los románticos a la hora de la celebración, por el simple hecho de coincidir en lo que hacemos pese a ser distintos.
   Y rindamos homenaje -a Mariano Moreno ya le hicimos muchos- a Goethe quien tuvo la genialidad de sostener que “Solo es digno de libertad aquel que sabe conquistarla cada día”.
   Los periodistas comprometidos -todos menos aquellos a los que prefiero ignorar- que hacemos lo nuestro como un mimo para el espíritu y un virtuoso desenfreno para la propia intimidad, sabemos que nunca se llega a la meta. La desaparecida colega Oriana Fallaci definía magistralmente esa actitud: “Yo quiero caminar, no quiero llegar. Llegar es morir”.
   Es por eso seguramente y no porque tenga vocación de eternidad que más allá del diploma, prefiera esforzarme -cada día y arrastrando décadas, nostalgias, victorias y fracasos- en ser periodista.

Gonio Ferrari