6 de agosto de 2012

Síganme los buenos. Comentarios 05 08 12 La Ministra Garre, Jubilaciones Nacionales, Solo 2 pesos para Córdoba, etc

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa "Síganme los buenos" emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba el domingo 05/08/12.

 

LA MINISTRA GARRE Y SU PARTICULAR VISION

 

   Realmente me provocaron una sorpresa enorme las declaraciones que formulara en las últimas horas al diario Página 12, que nunca miente, la ministra doña Nilda Garré.

   Según ella, a quien tienen como especialista en la materia, los ladrones roban a domicilio porque la gente tiene más plata en sus casas.

   Sostiene que al menos en Buenos Aires ha disminuido el índice delictivo y en cuanto a las salideras bancarias, tiene la sensación que disminuyen en su intensidad.

   El rostro de la realidad nos muestra que no tan solo el mentiroso Clarín informa sobre decenas de hechos delictuosos, sino que también lo hacen, impelidos por una verdad inocultable, los otros medios gráficos, la radio y la televisión.

   Pero en mi intención de buscarle el costado positivo a una aseveración tan temeraria como inconsistente, se me vienen a la memoria aquellas horas aciagas del corralito delarruista.

   De los tiempos en que la gente aprendió que eso de la seguridad de los depósitos bancarios, es un verso más grande que una casa.

   Ahora, cuando vemos que son tan severos los controles sobre el dinero ajeno y pocas veces sobre el propio, es para pensar que la gente, por eso, prefiere tener sus ahorritos o sus manguitos fuera del alcance de los bancos.

   De todas maneras, me comentaba un atribulado empresario, estamos entre dos fuegos: por un lado te lo saca el Estado en impuestos o te lo llevan los choros.

   La ministra Garré, dicho sea con todo respeto, debiera tomar estos temas con mayor seriedad, sin olvidar que más de la mitad de los hechos delictuosos no se denuncian.

   Y no recuerdo haberle escuchado opinar de los presos que son llevados a ciertos, digamos … ¡ja! actos culturales.

   Porque a lo mejor, ella se guía por las estadísticas o cifras que en una de esas, le prepara el Indec.

 

TODO POR DOS PESOS

 

   Pese al buen índice de cumplimiento tributario de los cordobeses, eso no alcanza para ayudar a cubrir los enormes gastos de la municipalidad, cuyos empleados se llevan algo más que el 60 por ciento de la recaudación.

   Y en cuanto a la coparticipación que le envía el gobierno de la Provincia, no es mucho lo que se puede hacer si pensamos en el costo de las obras paralizadas y ni hablar de las prometidas y pendientes.

   En Julio, Ramoncito recibió por parte de José Manuel, la bonita suma de 2 pesos, como para no decir que lo dejaron con las manos vacías, porque le retuvieron más de 70 millones por aportes a la Apross y a la maltratada y casi fundida Caja de Jubilaciones.

   Resumiendo, el mandamás de la ciudad dispone de la recaudación propia para todo lo demás que está pendiente.

   Córdoba, así sancionada como lo está la provincia purgando una penitencia de neto corte político, tiene por fortuna el privilegio de haber mejorado su recaudación, en una parte por el aumento del impuesto inmobiliario y por otra, el meritorio nivel de cumplimiento de sus vecinos.

   Es para rogar que la situación de castigo, que viene desde arriba, no dure tanto como para colocarnos en el terreno de la asfixia por iliquidez.

   La ciudad tiene varias materias pendientes con sus habitantes y nada se hace sin dinero, aunque la voluntad sea ejemplar.

   Y eso que todavía no se siente el impacto del nuevo aumento que ya anunció el SUOEM, en otra de sus tantas muestras de angurria, insatisfacción y glotonería por encima del interés de la población.

   Pero no hay caso: son así porque la autoridad, con la equívoca idea de evitar conflictos, desatiende a la inmensa mayoría por ceder a los caprichos de una minoría que son poco más de 10 mil empleados.

 

DEL POTRO AL BRONCE

 

   Ya es viejo aunque vigente gracias a Interpol, ese chiste que dice que a las únicas medallas de oro, las trajo al país la señora Moria Casán.

   Ella se paseó por todos los medios periodísticos, y hasta se dio el lujo de aparecer vestida con prendas a rayas, como se graficaba tiempo atrás a los internos en cárceles.

   Pasando al terreno de los Juegos Olímpicos y después de no haber ni siquiera clasificado con nuestro fútbol, la actuación de la delegación argentina es bastante pobre.

   Es bueno convencernos que no es tan cierto aquello de ser los mejores del mundo en varias disciplinas, como que también debemos convencernos que de una buena vez tenemos que llevar atletas vigentes, y no a varios que ya fueron y que solo van a pasear, al igual que muchos dirigentes.

   Y en contraposición a las flojas actuaciones argentinas, es preciso rescatar la maravillosa actitud de Juan Martín del Potro, que más allá del bronce conquistado, luce con orgullo haberle peleado a muerte al número uno del mundo, jugó otro partido esa misma tarde en doble mixto y horas después batió al numero dos del ranking.

   El resto de los atletas, con suerte variada pasando por el yudo, el remo, lanzamiento de bala, salto con garrocha o el maratón femenino, donde nuestra representante conquistó un cómodo puesto 82.

   A lo mejor, cuando la bicicleta financiera, el truco, la taba y el chinchón se incorporen a los deportes olímpicos, en una de esas alcanzamos a lucirnos.

 

AUMENTO EN LAS JUBILACIONES NACIONALES

 

   Con un vasto despliegue publicitario, se anunció días atrás un incremento en las jubilaciones nacionales, que llevan el mínimo (que es para 7.100.000 beneficiarios) a 1.924,75 pesos.

   Este aumento se aplicará desde septiembre próximo.

   La verdad, en lo personal, me provocó una tremenda decepción por tener cabal conciencia de lo que cuesta subsistir en nuestro país.

   El jubilado tiene la desventaja de su  vulnerabilidad, de su propensión a complicaciones de salud y otras situaciones adversas, propias de la edad, que debe afrontar.

   En este año hubo precios que aumentaron no el 30 por ciento, sino los medicamentos que en líneas generales duplicaron su valor, servicios que se fueron a las nubes y la mayoría de los alimentos que no paran de trepar.

   La injusticia que se comete contra la mayoría de los pasivos, exceptuando las conocidas y aborrecibles jubilaciones VIP no es nueva ni atribuible únicamente a las actuales autoridades.

   Viene de muchos años atrás, cuando se adquirió la malsana costumbre de saquear las cajas de jubilaciones, para afectar esos dineros a destinos muy distintos de los originariamente enunciados.

   Los argentinos que dedicaron buena parte de su vida al sacrificio del trabajo, sin dudas se sienten defraudados porque de poco valió que aportaran tantos años.

   Campañas políticas, ayuda a empresas, sostenimiento de planes para no trabajar, fútbol y otros emprendimientos, vivieron, viven y seguirán viviendo a costa de quienes no reciben el agradecimiento, ni el respeto por sus desvelos de cuando trabajaban.

   Una injusticia, una especie de lenta e implacable agonía, que nuestros mayores no merecen, porque nada hicieron para resultar victimas del olvido.

   Su único error que ahora están pagando, fue siempre creer.

   Y el peor de todos, de confiar.

   Siempre …

 

EL ASALTO MEJOR ESCONDIDO

 

   Desde que me acuerdo, tengo la certeza que cuando se esconde una realidad, es mucho más difícil controlarla.

   Eso sucede con los delitos contra la propiedad que se perpetran en Córdoba, con distinto grado de agresividad.

   Lo que más se oculta es la cantidad real de arrebatos, salideras, asaltos de todo tipo y cualquier otra situación anómala que pudiera haber ocurrido en las cercanías de una dependencia policial.

   Bien sabemos que no son pocos los robos acaecidos en las inmediaciones de la propia Jefatura.

   Mal que mal, siempre que no haya víctimas baleadas o heridas de cualquier manera, esos hechos van a parar debajo de la alfombra.

   Un breve paréntesis: ¿siempre hay un policía de guardia en la puerta de cada comisaría?

   Tiempo atrás solía ser así y a ciencia cierta, no conozco si esa sana costumbre se mantiene.

   Volvamos a los asaltos.

   El jueves pasado, a las 7,30 asaltaron a una joven mamá que acababa de dejar a su beba en una guardería y caminaba rumbo a su trabajo.

   Fue golpeada, tirada a la vereda, y despojada de su cartera.

   Un hecho simple, común, corriente y acostumbrado en esta Córdoba insegura aunque don Alejo Paredes, que al parecer vive dentro de un termo, diga lo contrario.

   Y para que lo sepa, porque seguramente lo ignora, ese hecho ocurrió en pleno Alta Córdoba, calle Antonio del Viso, entre Urquiza y Fragueiro, a unos diez metros …¡diez metros! de la Comisaría séptima, o precinto como se llame.

   A mi, si fuera autoridad policial, se me caería la cara de vergüenza.

   Pero diré lo que canta Luis Miguel: "no sé tú…"

 

UN ARMA EN LA CARCEL

 

   Haber encontrado en un baño de la Penitenciaría de Córdoba un arma de fuego calibre 22 no debiera sorprender a nadie en los tiempos que vivimos.

   Si entran teléfonos celulares con sus respectivos cargadores, si entra gran cantidad de pastillas, porros de marihuana y otras sustancias prohibidas, es porque alguien deja que entren.

   Antes el mercado interno marginal de los penales era el alcohol en sus distintas variedades, desde el medicinal hasta sus presentaciones en ginebra, whisky, gin o coñac.

   Hasta el alcohol que surgía de hervir maderas en la carpintería, era consumido por algunos exponentes de la población carcelaria.

   Lo mismo ocurría con los perfumes, hasta que pasó a ser más negocio el menor riesgo de las pastillas por su tamaño, y después las drogas pesadas.

   Se me antoja que lo que se pretende, es que no exista la conflictividad que nacería de la abstinencia.

   Por eso, seguramente, es que se opta por hacer la vista gorda.

   Y es cuando surgen las exageraciones, que permiten el uso y la comercialización de teléfonos, marihuana, paco, cocaína y cualquier otra merca.

   Es probable que alguien llegue a pensar que es menos peligroso dejar salir a los presos, para que asistan a expresiones culturales.

   Aunque hayan matado poco tiempo atrás.

   Lo importante, es que sepan tocar el bombo, el redoblante y tengan una buena garganta para gritar.

   Cualquier similitud con la actualidad, no es otra cosa que una mera coincidencia.



--
GF Producciones Periodísticas Internacionales.
Córdoba / Argentina.
54-351-5084-873