8 de octubre de 2012

SLB Comentarios 07 10 12 - PROTESTAR ES CONSTITUCIONAL, FRAGATA EMBARGADA, ENSUCIAR LA CIUDAD Y UNA CONVERSACION ACERCA DE DERECHOS HUMANOS

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en el programa “Síganme los buenos”, emitido el domingo 07/10/12 por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

PROTESTAR ES CONSTITUCIONAL

   Uno queda medio desorientado cuando escucha ese viejo y gastado discurso del irrestricto respeto por los preceptos constitucionales, y a la vez advierte que la realidad muestra otra cosa.
   Es como si molestaran las protestas porque eso demuestra que las cosas no están así de ideales como se las pinta y que la disconformidad de alguna manera tiene que expresarse.
   La intolerancia del poder es el camino que inexorablemente lleva al autoritarismo dentro del sistema democrático y de eso, los argentinos estamos ya demasiado cansados.
   Los mecanismos de protesta pueden a veces no ser los adecuados o aconsejables, como tampoco lo son las medidas que se adoptan para neutralizarlos por lo general e manera tardía, inoportuna o inadecuadas a las circunstancias.
   Pero el primer detalle imprescindible para atender cualquier reclamo, es no negarlo ni esconderlo.
   Conocer la realidad es el primer paso lógico previo a enfrentarla y buscarle una salida decorosa y dentro del marco de las leyes.
   Desconocer esa realidad crispa más aún el animo de quienes reclaman, porque equivale a que desde el poder se ignore la gravedad de una situación.
   De todas maneras, si protestar es constitucional, de nada sirve desacreditar a quienes protestan o castigarlos con la indiferencia, porque esa si es una actitud, más que autoritaria, de hipocresía política e incapacidad para resolver los problemas que se le plantean a la autoridad.
    Y de esas actitudes nacidas en la impotencia, debemos ponernos a resguardo.
   ¿Y de qué manera?
   Muy simple: protestando hasta que nos escuchen.

ENSUCIAR LA CIUDAD Y JUSTIFICARLO

   Fue muy gracioso y doloroso advertir que la incultura y el daño por el daño en si, quedaban estampados en las paredes recién restauradas de la Academia Nacional de Ciencias, en nuestra ciudad.
   Es que un movimiento político, en ese caso su orientación kirchnerista es lo de menos, se encargó de ensuciar esos muros con algunas consignas de su repertorio.
   La policía demoró a quince de los militantes, porque lo que habían hecho está penado por la ley.
   Y como nunca falta un abogado para estos casos, uno de ellos salió a defender la actitud que si bien no se puede exagerar calificándola de vandálica, fue cuanto menos incorrecta y repudiable por la falta de respeto que supone una acción de esas características.
   Pero lo más gracioso fue el comentario de ese letrado, conocido por su actuación en los juicios contra los genocidas y su intervención en temas de derechos humanos.
   Palabras más, palabras menos, con relación al procedimiento policial dijo que ese era el apoyo del gobierno neoliberal de Córdoba a cualquier manifestación a favor del gobierno nacional y popular y que esas actitudes corporativas hablaban de la bajeza, la perversidad y la poca visión política del gobierno de Córdoba.
   ¡Qué me dice!
   Poco más, había que pedirles disculpas a los dañinos y entregarles la brocha de oro y un premio de pintura.
   A esta altura de la vida, escuchar ciertas pavadas provoca dos efectos: uno, de indignación y el otro, más frecuente y menos estresante, de carcajada más que de risa.

FRAGATA EMBARGADA

    Sobre que éramos muchos, la Nona tuvo un atraso.
    El gobierno de un país africano mandó a su oficial de justicia y en el puerto que tiene sobre el Atlántico, le puso una enorme faja con la inscripción “embargado” a nuestra emblemática fragata Libertad, buque escuela orgullo de los argentinos.
   Escasa trascendencia tuvo este papelón internacional porque prefectos y gendarmes se encargaron, seguramente sin proponérselo, de eclipsar la trascendencia del hecho ocurrido en el oeste del continente negro.
   Las explicaciones que se escucharon, atribuían esa medida a una operación elaborada por tenedores de fondos buitres depositados allí, que no habían podido canjear sus acreencias.
   Sea como fuere, el hecho asume una gravedad que se pretende minimizar, porque hacerlo conocer y trascender significa una pérdida de imagen para Argentina.
   Los últimos días no han sido pródigos en noticias acerca de ese episodio y en realidad, poco se sabe si se levantó la restricción y la nave pudo zarpar.
   Eso en verdad es lo de menos,  porque lo importante es mostrarle decencia y honestidad al mundo, sin apelar a pretextos incomprobables o sacados de una galera que siempre está lista para traernos alguna sorpresa.
   Pero es como si el hecho no hubiera ocurrido y eso es lo que le otorga aún mayor trascendencia.
   Igual que muchas otras actitudes que van a parar allí, escondidas, debajo de la alfombra.

ENTREVISTA AL DR. LUIS FERNANDO JIMENEZ

         En la grabación de audio de “Síganme los buenos” parte II , en el costado derecho del blog, aparece íntegramente la conversación que mantuvieron, acerca de los Derechos Humanos, el periodista Gonio Ferrari y el Dr. Luis Fernando Jiménez, ex abogado de la OEA durante 21 años y durante una década, abogado principal de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington. Abordaron temas inherentes a la función del letrado y de manera especial, su enfoque sobre la situación que viven quienes están con prisión preventiva alojados desde tiempo atrás en el penal de Bouwer, por sus presuntas vinculaciones con el sonado caso de la megacausa del Registro de la Propiedad.