19 de noviembre de 2012

SLB-181112-DESGRABACION. MASCOTAS, PELEA DE LA SOTA, ETC..doc

Desgrabación de los comentarios realizados por el periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba el domingo 18/11/12

MASCOTAS Y PUEBLO FELICES

Un análisis primario, presidencial, interesado y sectorial sostiene que si comen más los animalitos domésticos es porque la gente también come y por ende está mejor, reflejando así la situación de bonanza por la que atraviesa el país.
   Es muy probable que cuantitativamente el alimento para las mascotas hogareñas, entre las que podemos contar perros, gatos, loros y loras, canarios, pollitos, peces, arañas, ratas blancas, cuisis (ahora me dijeron que a algunos de ellos los extranjerizaron llamándolos "hamster's"), lagartijas, iguanas, conejos, vergonzantes ladillas o minúsculas y simpáticas itas, haya mostrado un notable incremento en la demanda.
   Es que la gente considera por ejemplo, que como esos animalitos de Dios son indefensos y no tienen manera de expresarse -ni de votar- necesitan si o si la atención de sus amos. Por esa razón se entiende que a lo mejor al niño de la casa lo lleven al hospital público y peleen el precio de los medicamentos o lo compren con tarjeta en cuotas, y a la mascota la hagan atender en la mejor veterinaria que puedan encontrar.
   Bien puede considerarse que es una actitud nacional y popular de amor hacia los irracionales, reforzada en ese viejo dicho: "Mientras más conozco a los humanos, más quiero a mi perro".
   Evaluando entonces la situación y volviendo al comienzo, es absolutamente cierto que en algunos niveles de la población se atiende muy bien a las mascotas, pero a lo mejor le mezquinan alimentos a la doméstica, se quejan por los precios de todo, cuelgan los ganchos o leen los diarios que piden prestados al vecino.
   No dejemos de ver la cantidad de perros abandonados por sus dueños ante la imposibilidad de atenderlos sin olvidarnos de los caballos de trabajo maltratados y famélicos. A ellos, aunque fueran bien alimentados, poco les importarían la corrupción, Ciccone, Moreno, De Vido, Jaime, Larroque, Boudou, D'Elia, Schoklender, Skanska, Aerolíneas, Antonini Wilson, la inseguridad, los cepos, Moyano, los cacerolazos, La Cámpora o cualquiera de las otras lindezas nacionales.
   Por eso, entonces, prefiero no traer a mi mente la imagen desgarradora de los niños desnutridos, subalimentados, acosados por la miseria y el olvido, que no son un invento mediático sino una realidad que se vive no tan solo en los grises confines de la Patria, sino que es una problemática -antes eran villas miseria, después asentamientos marginales y ahora poblaciones emergentes- que se instala cada vez más cerca de los grandes centros urbanos.
   Esto de ninguna manera es una postura apocalíptica ni exagerada.
   Solamente la relaciono con las recientes noticias y a las últimas declaraciones presidenciales: "Cuando se le puede dar de comer a las mascotas es porque está comiendo el Pueblo. Es una señal de cómo anda un país".
   Me viene a la memoria, para reforzar esa afirmación, aquella situación del poderoso empresario que le confesaba a un amigo que tenía un gato que comía tierra.
   El atribulado hombre de negocios recibió de ese amigo picado por la curiosidad, el consejo de llevarlo a la veterinaria y hacerlo atender, pero antes le preguntó qué tipo de tierra comía su minino.
   --Me comió un terreno en Argüello, otro en Urca y un campo de 200 hectáreas con soja ...
   La verdad, si es por ese índice basado en los alimentos para mascotas y otros incrementos de venta, estoy maravillado y enternecido: ¡Los argentinos hemos recuperado el amor!.
   Al menos, siempre y cuando no me mienta un experimentado farmacéutico que me dijo que era notable el crecimiento de la demanda de viagra.
   Tanto -me aseguró- que hasta los jóvenes de 30 años la utilizan.
   Amor para todos ...

Y para todas.

LA MASA SALARIAL MUNICIPAL, UN ABUSO

Acercarnos tanto al 80 por ciento del presupuesto municipal dedicado a sueldos, suena funcionalmente ridículo y políticamente sospechoso.

Ridículo porque la ciudad muestra alarmantes síntomas de abandono por más que se pretenda vender una imagen de estar haciendo cosas.

A lo mejor es tan grande el atraso en materia de mejoras urbanas, que la más mínima realización parece una obra monumental.

Sin embargo la ciudad no es tan solo los desagües de Alta Córdoba o todo lo demás que los cordobeses atesoramos en el rubro de las promesas pendientes, sino también terminar con el caos del tránsito, la falta de insumos en dependencias críticas, la normalización de tareas y la terminación definitiva de esa malsana modalidad prepotente de las asambleas.

Alguien tiene que poner orden, porque no es posible que en algunas esquinas céntricas se reunan cinco inspectores y no haya ninguno donde se sabe que el tránsito es incontrolable con el sistema de semáforos.

Un solo y contundente ejemplo: la rotonda de El Tropezón es un infierno, como lo son la Plaza España, la Avenida Nuñez o la Ricardo Rojas, donde se ha detenido el anunciado ensanche.

En algunas escuelas y en horarios absolutamente previsibles, se generan congestiones evitables con la sola presencia de un inspector.

Pero todo indica que prefieren el centro y a nadie se le ocurre que hay otros puntos neurálgicos que claman por su presencia.

Y es políticamente sospechoso que se asigne esa brutalidad del presupuesto, cuando existen instrumentos legales que lo limitan a mucho menos.

Pero el joven intendente, a lo mejor mal sorprendido en su poca experiencia, que es algo que no se transmite de padre a hijo sino que se adquiere a golpes, piensa equivocadamente que cediendo a todas las demandas sindicales se asegura conflictividad cero.

Y no es así y lo estamos padeciendo.

El perverso sistema del conflicto permanente ya está instalado, y lo está porque las autoridades lo han permitido.

Cuando entiendan que la única manera de poner las cosas en caja es haciéndolos trabajar con políticas serias, y controlando lo que hacen, habremos llegado a la normalidad.

Mientras tanto, los cordobeses seguiremos viendo que la ciudad, nuestra ciudad, vive de remiendo en remiendo.

Y no es justo que eso nos ocurra, pagándoles a nuestros empleados municipales, por lejos, los mejores sueldos del país.

EL DIARIO ALFIL Y 15 AÑOS DE LAWSON

Dos acontecimientos, digamos empresariales, ocurridos en esta Córdoba siempre sorprendente por aquella vieja creencia acerca del cortoplacismo en el ambiente de los negocios.

Es probable que estos dos hechos relevantes nada tengan que ver entre ellos, pero es bueno resaltar, dentro de tantas pálidas, las situaciones positivas.

El diario Alfil, que aparece de lunes a viernes, lleva un tiempo, no lo sé exactamente, ocupando un lugarcito en la consideración de los ávidos lectores cordobeses, en base a un estilo directo, inteligente y gráficamente agradable.

Por su parte la consultora Lawson, comunicación y estrategia, cumplió 15 años de lucha en el rubro, habiendo logrado posicionarse en un sitio de privilegio dentro de la consideración del mundo empresario.

Esto no es un halago periodístico para el actual ministro provincial de industria, mi amigo Jorge Lawson, sino el humilde reconocimiento a un esfuerzo, al tesón, al compromiso de crecer, después de haber superado mil vicisitudes y contratiempos.

Es probable que Jorge Lawson encare, cuando tenga tiempo, la resurrección de Talleres, el club de sus desvelos y angustias, y que si no me equivoco tuvo a su padre como uno de los fundadores.

Por eso del cariño hacia lo que se hace, por la seriedad y la dedicación, es que creo que el diario Alfil, una nueva voz en el periodismo cordobés y Lawson empresa, tienen en común la fragua del trabajo.

Y es allí donde también se hace la Patria que necesitamos.

DROGAS, ALCOHOLISMO, ETC.: INTERESANTE DEBATE

(El reportaje al Prof. Ronald Rivas O’Neill, Asesor de la Legislatura Unicameral de Córdoba, está incluido en la segunda parte del audio de la emisión de SLB de este domingo 18/11/12. Interesantes consideraciones y casi fogoso debate acerca del crecimiento del narcotráfico, de la impune venta de alcohol a menores y otros temas).

LOS HOMBRES VICTIMAS DE LA MEGACAUSA

El domingo pasado, hablando de la megacausa del Registro de la Propiedad, comentamos los casos de mujeres seriamente afectadas en su salud, o que murieron durante el proceso.

No dimos sus nombres para no caer en amarillismos ni para volver a victimizarlas.

Ahora tenemos una referencia a casos de hombres:

Actualmente de 57 años, estuvo detenido dos años y tres meses con prisión preventiva, lapso durante el cual desarrolló una enfermedad que desembocó en una "Insuficiencia renal crónica terminal". Se le negó repetidas veces la prisión domiciliaria hasta que el informe médico manifestó que no podía continuar en el penal por su enfermedad terminal. Entonces se lo excarceló.

  Esto está acreditado según reza en la sentencia: "También surge de autos, que dicho padecimiento tuvo su inicio mientras el nombrado se encontraba alojado en el Establecimiento Penitenciario.

Después del juicio  fue condenado a cuatro años y se dictó nuevamente su prisión preventiva, pero, debido a su estado de salud, se indicó que fuera domiciliaria, autorizándolo a salir para las diálisis y en caso de urgencias.

Otro caso, de un hombre de 51 años. En autos obra historia clinica  de donde surge que con fecha 6 de septiembre de 2005 se le realizó angioplastía coronaria con colocación de cuatro stents  y certificado médico que manifiesta que padece hemibloqueo y es paciente de alto riesgo por lo  que se sugiere seguimiento exhaustivo de su patología por el alto stress que significa su situación actual..

También fué detenido en prisión preventiva y luego de los informes médicos se autorizó prisión domiciliaria. Previo al juicio se ordenó nuevamente su traslado a Bouwer sufriendo descompensación que lo llevó a Terapia Intensiva.

Al recuperarse fué alojado en el Servicio Médico de la penitenciaría y desde allí concurrió al juicio.

Fué condenado y se dictó nuevamente su prisión preventiva, manteniéndose varios meses en Bouwer hasta que se autorizó nuevamente la domiciliaria.

Uno de los casos más patéticos: cumplió el máximo y super excepcional tiempo permitido de prisión preventiva: tres años, y tuvo que ser liberado sin ir a juicio.

Durante su prisión fue intervenido quirúrgicamente de vesícula y debió soportar un largo post-operatorio con un drenaje, en el que debía observar condiciones muy estrictas de alimentación y cuidados personales. Pese a ésto y a estar ya en el tiempo suplementario de prisión preventiva  se le negó la prisión domiciliaria y terminó internado por descompensación.

Otro hombre, de 44 años. Tiene diagnóstico de esquizofrenia y carpeta psiquiátrica desde 1998.Estuvo internado en repetidas oportunidades en el Neuropsiquiátrico Provincial. Desde el Servicio Médico se aconsejó que teniendo en cuenta que el imputado registró en otras oportunidades ideas suicidas, es aconsejable que reciba control psiquiátrico ambulatorio en el Neuropsiquiátrico Provincial, y en caso de que sus familiares, allegados, o el médico tratante adviertan ideación suicida, delirios o alucinaciones, que sea internado oportunamente a los fines preventivos.

Fué detenido antes del juicio, condenado y mantenido bajo la figura de prisión preventiva.

Otro caso, el de un hombre, sindicado y nombrado en todos los expedientes como colaborador de Cerdá e incluso reconocido por el mismo Cerdá como quién le llevaba los trabajos. Fue detenido a principios de 2011 y a los pocos días de estar allí falleció, según se comentó, a causa de un problema cardiovascular.

Otro hombre, 46 años, apareció muerto en un aljibe según se informó por los medios de comunicación en mayo de 2009. Aparentemente era un testigo clave en uno de los juicios de la megacausa. Se concluyó que había sido un accidente y que, según lo consignó la información periodística, más que insólito y poco creible: había sido empujado allí por una vaca.

¿Será que tienen en Tribunales el túnel del tiempo para devolver años, salud y vida a quienes los hubieran perdido?

FUTBOL VIOLENTO E INDIFERENCIA

Lo que pasó en el partido entre Independiente y Belgrano en Avellaneda podía ocurrir en cualquier momento, mientras las barras bravas siguieran gozando de tan llamativa impunidad.

Estamos ya cansados de sostener que los culpables no son únicamente los violentos ejecutores de aprietes, patoteadas y otros modelos de prepotencia, sino que también es responsabilidad de los malos dirigentes y de una policía que a veces asume actitudes meramente contemplativas.

Cualquier juez en su sano juicio, vaya paradoja, puede llegar a una acción de oficio, pero parece que miran hacia otro lado y prefieren desentenderse del problema.

¿Y la Asociación del Futbol Argentino?

Su silencio en muchas situaciones parecidas, más que alarmante es sumamente sospechoso.

Los barras bravas de muchos clubes manejan la venta paralela de entradas, la distribución y el consumo de drogas, el acceso de bebidas alcohólicas a las tribunas y en todos los casos se mueven con los códigos de la violencia.

¿Cómo hacen para ingresar tanta pirotecnia sin ser detectados?

La digna actitud del presidente de Independiente, apoyada por su par de Belgrano, aportan aire fresco a una situación de podredumbre.

Es para rogar que tengan muchos imitadores y seguidores.

No es posible que el ataque impune y la agresión sean armas deportivas.

Porque la verdad, es tan delincuente el que arroja una bomba contra un semejante, como quien encubre y tolera que eso siga sucediendo.

DE LA SOTA, POLITICAMENTE OPORTUNO

Es como si el territorio nacional se hubiera convertido en un gigantesco ring donde un grupo de púgiles con distintas camisetas se agarran a los trompadones ante la vista azorada de millones de espectadores, que a la postre vienen a ser -o somos- las víctimas de esa riña.

Toda tribuna es apta para posicionarse, aunque las reglas del protocolo sean destrozadas, se carezca del sentido de la oportunidad o la calidad de anfitrion, o se derrumbe la prudencia en los abusos por la utilización de la cadena nacional, con fines abiertamente partidistas.

Nuestro gobernador, que no me necesita de ninguna manera como defensor, se puso meses atrás el traje de candidato presidencial y consecuente con ello, debe enfrentarse a la Nación porque a ojos vista, otra oposición no existe más allá de aquella que fue prolijamente atomizada, aunque De la Sota haya abrevado en las mismas fuentes originales, y ahora alejadas, del más puro kirchnerismo.

Es decir, de Perón y del peronismo.

El tema es que Córdoba viene padeciendo algo parecido a una penitencia, basada en los últimos resultados electorales en los que tuviera participación la conducción del actual modelo nacional y popular.

Si la rebeldía de Córdoba es por cobrar lo que nos deben, quiero permitirme ser un rebelde más.

Si por culpa de una estudiada obcecación es la Nación quien ignora una deuda real y se niega a pagarla para someternos, permítanme que me asuma al menos como delasotista momentáneo.

Porque también amo a mi provincia de la misma manera que odio los autoritarismos, las caprichosas imposiciones y los exagerados pases de facturas.

Se me ocurre que en la presentación del nuevo auto, el gobernador cometió la imprudencia de primerear a la ministro, que seguramente era portadora de un mensaje político, más que de circunstancias.

Y eso, para quienes están acostumbrados a una especie de obediencia debida, es imperdonable.

Córdoba pelea por lo suyo.

Córdoba quiere lo suyo, lo que le deben.

Y si dicen que nada nos deben, que entonces se dejen de molestar intentando cobrarnos facturas inexistentes.

Y no se pongan nerviosos, porque ni siquiera hemos pensado, aunque tenemos con qué, en fundar un país aparte.

Las islas cordobesas nunca han dado buen resultado.

AGUINALDO LIBRE DE IMPUESTOS

Es una buena noticia, sobre todo por lo impactante y marketinera.

Pero mejor sería saber lo antes posible, dos cosas con relación al mismo asunto: primero, cuándo actualizan el mínimo no imponible para dejarse esquilmar por el rubro ganancias y lo más trascendente, cuándo carajo entenderán los cráneos de este gobierno nacional y popular, que lo que cobran los jubilados no es ganancia.

Mientras persistan en su postura de gratuito castigo a la clase pasiva, no pretendan apoyo más allá del que aportan los que reciben subsidios o son beneficiarios de becas no laborables.

Enhorabuena recibir unos pesitos más con el aguinaldo.

Por allí, hasta me hacen acordar a tiempos pasados pero que la memoria atesora.

Se me vienen a la cabeza, en estos tiempos, la sidra y el pan dulce.