9 de diciembre de 2012

SLB-091212-DESTEÑIDO ICONO 7D. ABAL MEDINA, ARBOLITO



Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” emitido el domingo 09/12/12 por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

DESTEÑIDO ICONO 7D

   No nos equivoquemos.
   No ha sido el triunfo ni la derrota de nadie.
   Fue simplemente un golpe a la prepotencia, a las ansias de perpetuidad, a la posibilidad del discurso único y a la vocación expansionista de algunas empresas; es una pausa en esta lucha ciega, sorda y costosa alentada por la sensualidad del poder, de ambas veredas.
   Se alimentó de manera grosera la trascendencia del 7D y virtualmente pasó como un día más.
   Una lección de coherencia para los trasnochados delirantes, nostalgiosos setentistas, que soñaron con un reeditado 17 de octubre, olvidándose que Perón hubo uno solo.
   Y la Justicia, contra muchos pronósticos adversos, demostró que al menos algo conserva de su ajada y acosada Majestad.
   El tema está en buenas manos, de donde nunca debió salir tan groseramente alentado como una bisagra en nuestra historia.
   Esto, tanto desde un bando como del otro.
   Con la Democracia sucede lo mismo que con la vida: lo que no mata, fortalece.
   Roguemos que no sea la excepción.
   Porque con la Democracia no se juega.


MESTRE, EL ILUSO

   Esa frase que contiene una sugerencia para los vecinos, que nuestro joven intendente pronunció días atrás, es un símbolo de la candidez, para la antología del terror a los conflictos: no hay que demonizar a Daniele, dijo.
   Como si la responsabilidad por la ciudad casi abandonada fuera exclusividad del eterno dirigente del sindicato municipal, que lleva más años en el poder que en su momento Stroessner en Paraguay.
   Los hechos están demostrando que todo el mando de la tropa no es del veterano dirigente y que algunos de los que él hizo crecer sindicalmente, no están de acuerdo con  los pactos de no agresión que pudieran haberse suscripto con las autoridades comunales, seguramente a cambio de aflojar con el ingreso a planta permanente de un número determinado de los contratados.
   Si nuestro Lord Mayor creyó que se terminaban los conflictos, las asambleas y los paros encubiertos, cometió el pecado de la candidez, que a veces arrastra consecuencias irreparables.
   El estado de beligerancia permanente no se va a terminar nunca en la municipalidad, mientras no haya una acción seria y sostenida de acabar con la inacción por vagancia, en la que incurren los malos empleados y toleran las autoridades mirando hacia otro lado, para evitar mayores problemas.
   Hay que entenderlo de una vez: el problema no se llama Daniele, sino falta de autoridad, de políticas o de metas reales y viables.
   Hay que terminar con la vagancia y su onerosa consecuencia, de tener que tercerizar los trabajos con los que no cumple la planta permanente, sean fieles o no a Daniele.
   Y alguien, lo antes posible, debe encarar esa tarea.
   Si es el Intendente, mejor.
   Es hermoso y placentero acostumbrarse a las vacaciones permanentes, pero suele ser traumática la vuelta al trabajo.

JUICIO POR LA PERLA
   Sigue el desarrollo de lo que seguramente marcará un hito en la historia jurídica argentina, y especialmente en Córdoba, que es donde se viene realizando.
   Están en el banquillo quienes con certeza demostraron ser, a la luz de los más crudos testimonios de sus víctimas, los más feroces torturadores y asesinos de los que se tenga memoria.
   En buena hora si a ellos, de acuerdo con lo que marcan las leyes, esas leyes que ellos jamás respetaron, les caben una, dos o cinco perpetuas, para tener la seguridad que se cumple aquello de podrirse entre rejas.
   Y sin que esto signifique de ninguna manera ni siquiera una cercanía con reivindicar la desteñida teoría de los dos demonios, convengamos en que con relación al respeto por los derechos humanos, en el banquillo hay significativas ausencias.
   No quiero entrar en detalles que todos conocen, de manera especial quienes fueron testigos de la historia y no meros tocadores de oido, divulgadores de una historia incompleta, que como desde aquí se ha sostenido más de una vez, es una perversa manera de mentir.
   El terrorismo de Estado, con su enorme ventaja operativa y la certeza de la total impunidad, es repudiable hasta el punto de que casi sería justo y equitativo no permitírseles a sus ejecutores el derecho a un juicio justo, que ellos nunca practicaron con sus víctimas.
   Pero cada vida, sea de la bandera que sea, es una vida.
   Cada muerto era una persona, equivocada o acertada en su ideología, un ser con familia, con proyectos, con futuro.
   Es por eso que al pensar con algo de inteligencia y sin las pasiones que oscurecen la razón, importa poco como piense cada uno, porque nada es más importante que el valor de la vida, así haga ondear la bandera que se le ocurra.
   El juicio de La Perla ya está siendo historia.
   Historia completa será cuando no podamos leerla.

SE VIENE EL 20D

   El camionero Moyano, ex hombre fuerte del sindicalismo oficialista, rompió lanza con sus ex referentes y se colocó en la vereda de los reclamos, fortaleciendo su posición al apostar la mayoría de su capital, a la injusticia que representa para los trabajadores tener que pagar impuesto a las ganancias, cuando los jueces no lo hacen.
   Ese es su caballito de batalla.
   Se han plegado los jubilados, aún más perjudicados que los activos por la enorme diferencia que ahora existe con lo que cobran ellos, porque el pago del 82 por ciento móvil fue prolijamente vetado desde la Presidencia de la Nación, pese a su sanción legislativa.
   Ahora que Moyano dejó de ser funcional a lo que se llama el proyecto nacional y popular, pasó a ser una especie de trapo con piojos, un molesto moscardón, un verdadero grano en el cu…tis, en el cutis, para muchos.
   Días atrás motorizó un paro general que no pasó tan inadvertido como lo desvalorizó la prensa ka-adicta ni fue tan masivo e imponente como lo pintaran desde la conducción moyanista y desde el grupo Clarín, que ya sabemos, siempre miente.
   Pero la mentira no debe haber sido tan grande ni tan convincente, que desató la curiosa demanda de Valium y otros ansiolíticos que consumen ciertos dirigentes políticos.
   Sea como haya sido, lo importante es que fue un serio llamado de atención especialmente para todos aquellos soberbios… y soberbias, que ningunearon al camionero.
   Un camionero que consiguió un par de acoplados que no son menores ni livianos, como para llevarlos a intentar, el 20 de este mes, que el Gobierno los tome en cuenta y vean que están en condiciones de paralizar a una buena parte del país.
   Lo importante es que prevalezca el diálogo aunque haya medidas de acción directa, y esto ocurre, la reacción sindical, porque el diálogo no existe.
   Ni más, ni menos.


El comentario acerca de la megacausa del Registro de la Propiedad puede ser escuchado en la grabación de audio, consultando en la columna derecha de este blog.

******************************************************************************


LA PROVINCIA AUTOVALIDA

   Desde que la Nación cortó el envío de víveres a Córdoba se acentuaron los problemas mediterráneos, especialmente para el cumplimiento de planes de obras y otros proyectos que ya estaban iniciados.
   Entonces, hubo que apelar a la imaginación de crear nuevas fuentes de ingresos, para lo cual surgieron de la galera de algún mago economista, el impuesto a los combustibles, la moratoria en el pago de impuestos, la refinanciación de las multas de la Caminera y la tirada de manga a la gente del campo, en lugar de revaluar sus propiedades.
   La gente se olvidó de los recargos en las boletas de EPEC y su destino incierto y de otros detalles que hacen a la recaudación provincial.
   Por ahora, al haber asegurado el pago del medio aguinaldo y del sueldo de diciembre a los empleados públicos, hay una especie de calma que roguemos sea duradera.
   Un amigo, experto en deudas estatales, me comentó días atrás que en realidad, lo que se estaba haciendo era aumentar la deuda sideral que cada uno durante su mandato, incrementaron tanto De la Sota como Schiaretti.
   ¿Y la solución? Fue la pregunta pertinente, cortando clavos y rogando al Altísimo.
   Para la Nación, cuando se endeuda hacia adentro, le da con todo a la maquinita y salen billetes nuevos y viejos que se reciclan.
   ¿Y para el caso de una provincia?
   La respuesta es simple, me dijo casi al oído, aunque no puede emitir moneda.
   ¿Y entonces?
   El economista no se sorprendió y me susurró: Le dije moneda.
   No hablé de bonos.


ABAL MEDINA Y LA DEMOCRACIA

   Cuando las cañitas voladoras, los cohetes con luces y las bombas de estruendo estaban al borde de pasar a ser recuerdo visual, no faltó quien mojara las mechas.
   Pero ya estaban listas y emplazadas, había compromiso de pagarlas y todo se enmarcaría en los festejos del 7D.
   A veces, nunca falta un aguafiestas y esta vez no fue la excepción.
   Una cámara civil a cuyos integrantes no conocía nadie, cambió el curso de la historia y dejó para otra ocasión la hora de iluminar el cielo.
   Entonces, el almanaque acudió en ayuda de quienes no sabían qué hacer con tanta pirotecnia.
   El motivo fue la cercanía del Día de la Democracia y de los Derechos Humanos.
   ¡Qué par de motivos para el festejo, los cohetes y las bombas de estruendo y la actuación de amigos tan caros… en todo sentido, como varios artistas que ya son parte del elenco oficial!.
   Lo curioso del caso, que uno de los más fervientes impulsores de la fiesta casi improvisada, fue este muchacho Abal Medina, con rango ministerial muy importante.
   Medio como que uno se desorienta al acudir a la memoria y recordar ese apellido, vinculado con la intentona de derrocar a un gobierno democrático, como lo fue el de Perón e Isabel, y precisamente con métodos no tan humanos.
   Pero así son las cosas.
   La historia, cuando se la dibuja, no siempre comulga con la memoria.


LOS ARBOLITOS

   ¡Ya está encendido el arbolazo de Navidad de la Plaza España, un desborde de luces, ingeniería de diseño, consumo de electricidad y otros encantos!.
   Algunos vecinos se entretienen desde los balcones, contando la cantidad de roces y choques que se producen por la distracción de visitar la rotonda, uno de los puntos de tránsito más complicados de la ciudad, aún sin el gigantesco adorno.
   Es para rogar que no se produzcan cortes de luz, como sucede cuando hay un vientito o caen 15 milímetros de lluvia.
   Un lindo motivo de atracción turística.
   Pero apelando a otro modelo más modesto, los invito a visitar otro arbolito, también único, que no pasa del metro y 20 centímetros de altura y tiene menos de 15 luces intermitentes.
   Está en el Bar de la Plaza, esquina de Urquiza y Fragueiro, y se van a sorprender por el tipo de adornos que tienen las nevadas ramas.
   Con perdón del Gobierno de Córdoba y de la cuestionada eficiencia de EPEC, me parece que este arbolito es más lindo, consume mucho menos energía y no provoca accidentes.
   Choques, si, pero de copas.