17 de diciembre de 2012

SLB-161212-DEMOCRATIZAR LA DEMOCRACIA, etc.doc


Desgrabación de comentarios realizados por el periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del domingo 16/12/12 emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

LO DE NUNCA ACABAR

Como si los argentinos no tuviéramos otras cuestiones para preocuparnos, y en algunos casos para alegrarnos.
La batalla mediático-judicial que mantienen el grupo Clarín y el gobierno nacional ha centrado la atención general y voluntariamente o no, es una gigantesca cortina de humo que por un tiempo hace olvidar, sobre todo a los frágiles de memoria, lo que son la inflación, la inseguridad, la desocupación y otras lindezas.
La controvertida cuestión de la constitucionalidad o no de un par de artículos de una ley, ha venido motorizando una especie de profundización, no del modelo nacional y popular, sino de una controversia de la que la enorme mayoría del pueblo está ajena.
El jueguito empresario por una parte y cierta cuota de autoritarismo y soberbia por la otra, han hecho que los argentinos diluyéramos la necesaria unión que nos puede fortalecer, en beneficio de una pelea por espacios de poder.
Las cosas están en la Justicia y allí deben continuar hasta su resolución final, que seguramente será en el máximo tribunal de la Nación.
No sería bueno tener que decir, con el paso de poco tiempo, que habría que resguardar las cicatrices.
Porque si a eso hemos de llegar, será porque hubo demasiadas heridas.
Y de lastimaduras, cortes, balazos y sangre, ya estamos cansados como para volver a vivir la misma película.

LV2 OTRA VEZ EN EL AIRE

Cuando la chantocracia se hace cargo de algún medio periodístico, lo más probable es que el fracaso de la empresa -y no de los bienes de sus propietarios- tenga la ineludible consecuencia del daño emergente a colegas que posiblemente se hayan entusiasmado con el cambio.
Los periodistas y en general los empleados de la vieja e histórica LV2 son experimentados ejemplares del sufrimiento por su fuente de trabajo.
Más de una vez quedaron en la calle, mientras los que debían aportar para regularizar la salida al aire, desvanecían sus proyectos en la maraña de compromisos políticos y en otras argucias dilatorias que eran un plazo fijo para la desocupación y la angustia laboral.
La verdad, ignoro cuáles han sido los trámites y las gestiones realizadas, pero el tema es que LV2 está nuevamente en el aire, a través de una cooperativa de sus empleados.
Pero las cosas no son tan claras ni transparentes, porque después de procesos tan extensos y traumáticos, suelen quedar en el camino muchas buenas intenciones.
Subsiste entonces una disputa jurídica que bueno sería la pusieran en claro lo antes posible.
El esfuerzo de mucha gente, debe tener el premio que solo se otorga por decencia y honestidad, virtudes que en LV2 estuvieron ausentes por demasiado tiempo.
Es hora de recuperarlas para beneficio de los colegas de bien, y para enaltecer la memoria de los cordobeses.

LOS PAPELONES DE EPEC

No hay caso: caen cuatro gotas, el viento se enoja por encima de los 30 kilómetros por hora y la eficiencia de EPEC, esa eficiencia que los cordobeses estamos obligados a pagar aunque no exista, nos vemos perjudicados por los cortes a cualquier hora y en cualquier sector de la provincia.
Hasta suenan a burla las excusas que sin dudas le imponen desde arriba, a una chica que han puesto para renovar el plantel de explicadores, relevado seguramente porque se habían agotado los argumentos y las mentiras.
No faltarán los que digan que me tiro contra los trabajadores, cuando en realidad es por culpa de una conducción ineficiente, msin noción de lo que son la reinversión y la actualización de equipos, que estamos padeciendo.
Y lo padecemos y seguiremos sufriendo en verano porque ponemos el aire acondicionado, los ventiladores y el freezer como en invierno, cuando encendemos estufas, caloventores y todo lo que sirva para calentar y se alimente de electricidad.
Y también, mientras las inclemencias se burlan de nosotros por nuestra propia indefensión, pareciera que la dirigencia de EPEC hiciera lo mismo, ya que nada ha cambiado para mejorar y ellos siguen cobrando las suculentas e inmerecidas sumas anuales de dinero, que les asignan por ser tan inútiles como lo son.
Si a los empleados no les dan energía, es difícil que ellos la puedan repartir.
Lo que si les dan, para acallar protestas, es un premio también a ellos, por no arreglar una situación de la que ridículamente, son tan ajenos como partícipes.
Y las víctimas, los giles, somos nosotros.

DEMOCRATIZAR LA DEMOCRACIA
Sorprendido por el anuncio presidencial de
"democratizar la Justicia", cuando bien se sabe que la Justicia solo es democrática en su independencia.
   ¿Es que acaso estamos frente a una Corte Suprema que es adicta a la Justicia y no funcional al poder?.
   La soberbia es pariente del autoritarismo y fue la propia historia la que la divorció de la democracia.
   La prepotencia es enemiga de la tolerancia, del disenso y del debate. La independencia de poderes es la mayor garantía para la vigencia y el fortalecimiento de la Democracia.
   Todos estamos convencidos que la sensualidad del poder no puede enquistarse por encima del respeto a la Constitución.
   Los 40 millones de argentinos debiéramos "ir por todo", pero sin robarle nada a nadie.
   Y como democratizar no debe ser someter, ese es el mejor modelo que tenemos la obligación de profundizar.
   A la Justicia, como a cualquiera de los otros dos poderes, solo se los democratiza con más Democracia y no con caprichos o histerias.

DESAGUES EN ALTA CORDOBA

Por fin, aunque precaria y parcialmente, quedaron habilitados algunos tramos del sistema de desagües de Alta Córdoba.
Me consta, por vivir allí, que más de una vez a media cuadra de la Plaza Rivadavia, hubo que recluirse porque en la calle quedaba casi medio metro de agua, con todos los inconvenientes que puede acarrear una emergencia de esa gravedad.
Es cierto que los trabajos se apuraron en el último tramo porque la presión especialmente de los comerciantes afectados, amenazaba con terminar en Tribunales.
Es cierto que hubo que rehacer algunas calles con una fina y temporaria capa de asfalto, que sin dudas va a durar hasta la próxima lluvia.
Pero en honor a la verdad, con las precipitaciones más recientes, el sistema funcionó correctamente y los lancheros de la calle Baigorrí y de Fragueiro debieron guardar sus embarcaciones por ahora.
Una obra que llevaba, creo que cerca de una década o más, tenía que terminarse.
Y si lo hacen pronto y totalmente, sin apelar a la vieja costumbre argentina del remiendo, el gobierno municipal podrá asignarse una legítima victoria.
Sobre todo por un significativo detalle: es más provechoso a la hora del marketing, encarar obras que se ven.
Los desagües no se ven, pero son mucho más útiles que pavadas tales como faros y otros emprendimientos que solo aportan gastos inútiles y suspicacias de oscuros negociados.

LA CAMINERA SOLO RECAUDA

Otra vez flota en el aire de la comprensión ciudadana ese fantasma de las comparaciones absurdas e inconducentes, como esas que nos ponen a la par de otras grandes poblaciones, donde la cantidad de muertes por accidentes, es mayor.
No deja de ser una perversidad hacerlo solo para atenuar el crecimiento de una imagen negativa que a cualquier precio, incluyendo costosos espacios mediáticos, sigue en el tobogán con solo ser concientes de la cantidad de muertes que se producen en nuestras rutas.
Surge entonces el interrogante acerca de la policía Caminera, si su función es la de prevenir o es solo un organismo recaudador, para atenuar el enorme endeudamiento provincial y la cortedad de recursos a raiz de la pelea con la Nación.
Porque recorriendo los caminos cordobeses, solo se encuentran los móviles en actitud agazapada, esperando que algún incauto cometa la supuesta tontera de pisar una linea amarilla o sobrepasar cuando no es lo correcto.
De vez en cuando y en actitud displicente, se los suele ver paseando desde un peaje a otro, fijándose más en las luces que un auto pueda tener apagadas de dia, que en el estado general de algunos vehículos que pasan frente a sus ojos, cuando no están ni para mostrarlos en una chacarita.
Los accidentes van a disminuir en número y en violencia cuando la Caminera haga prevención, eduque, controle en puestos móviles y no persista en esa actitud del cazador furtivo que espera a su presa.
Eso será el día que la Provincia se amigue con la Nación, y que se comprenda que a los cordobeses no nos importa que en México, en El Cairo o en San Pablo haya más accidentes, porque nosotros vivimos aquí.
Y muchas acciones y programas en accidentología, no tienen el mágico efecto de su adaptación a cualquier parte.
Es hora que se aviven y dejen de tomarnos por lelos.
LA JUSTICIA ES TECNICA, NO EMOTIVA

Son tantas las protestas que se elevan acerca de la aplicación de justicia, sobre todo con el más reciente caso de Tucuman con la absolución de 13 acusados de horribles crímenes, que algunos juristas hablan de la existencia de una aguda crisis de credibilidad.
Lo que sucede, a mi humilde entender, es que la gente confunde valores emotivos con elementos jurídicos y así se deja llevar por sensaciones que parten del alma y no de los códigos.
Es imposible condenar sin pruebas, como es imposible absolver si las pruebas son condenatorias.
Para eso se requiere la fría aplicación de la ley, más allá de los sentimientos y de las emociones.
Debe ser por eso que muchas veces están entre rejas muchos que no merecen estarlo, mientras circulan por la calle muchos otros que merecen grilletes y cepos.
¿Será porque el ser humano, dentro de todo, es débil?
No me parece una interpretación correcta, aunque los hechos se empeñen de demostrar lo contrario.

EDUCAR A LA SRA. MINISTRA GARRE

A doña Garré se le salió la cadena y maltrató a un colega periodista que le formuló una pregunta que incomodó a la ministra de inseguridad.
Así lo dije: de inseguridad, porque es lo que hay.
Los funcionarios con vocación autoritaria y origen enmarcado en la violencia, suelen ser intolerantes cuando se les pregunta lo que no quieren contestar, o no tienen respuestas para hacerlo.
No debe ser grato tener una porción de poder que se procura ampliar, y viene un imprudente a inmiscuirse en el proyecto y la intención.
De última, el entredicho entre la Sra. ministra y el periodista, es solo una cuestión de educación.
Bueno sería que alguien se preocupara por enseñarle a esa Sra. algunas materias de esa apasionante carrera, que al final otorga el diploma del respeto.
Alguna vez ella podrá colgar ese diploma en su despacho, si es que antes se vacuna contra la soberbia.