21 de julio de 2013

SLB 21-07-13 ¿A JAIME LO DEJARON SOLO? - LA PENDECRACIA - TAXISTAS VIOLENTOS - RECLAMOS DELASOTISTAS - INCOHERENCIAS EN LA MEGACAUSA - ¿QUE ES UN AMIGO? - LA CAPILLA DE SAN ROQUE, ETC.



Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del domingo 21 de julio de 2013 por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

¿A JAIME LO DEJARON SOLO?

   Le anduvo esquivando el traste a la jeringa durante varios días, a lo largo de los cuales los únicos que no sabían como ubicarlo eran los fiscales, la policía y la gendarmería, porque seguramente varios de sus compañeros de ruta conocían su paradero.
   Tuvo tiempo este buen muchacho, que supo acumular un enorme poder en la última década ganada, para diseñar con el equipo de abogados más costoso del país, una estrategia que al menos le asegurara su momentánea libertad.
   El tema de la impunidad, por ahora puede esperar.
   La cuestión es que la justicia, ese poder tan visiblemente ciclotímico y espasmódico, aplicó un criterio demasiado acomodado al interpretar el tema de la eventual prisión preventiva.
   Para algunos casos es de aplicación inmediata, fabricada y cuestionable como en nuestra cacareada megacausa del registro de la propiedad, en que pasa a ser la regla en lugar de respetar la ley que la califica como excepción.
   El otro problema, genuina mercadería de cambio, es todo lo que Jaime sabe y puede llegar a revelar.
   Resumiendo, Jaime irá a Tribunales cuando se le cante, como todo lo que hizo cuando se le cantó, como se le cantó, y al costo que se le cantó, sin que nadie le pusiera límites, un límite que estaba dado en su propia angurria y en la espalda política que lucía para obrar a su antojo.
   Algunos delirantes que practican el argentino deporte de la complicidad, sostienen que ahora es fácil pegarle a Jaime en el suelo.
   Olvidan que el poderoso kirchnerista, vendedor de fantasías, utopías y grasa de serpiente, está demostrando que no está en la lona.
   En definitiva y siendo mal pensado, es para asegurar que dejaron que saltara un fusible menor, que ya no está en el gobierno.
   A pocos días de elecciones, Jaime vino a surgir como un molesto forúnculo en el traste, sin dudas implantado por un poder judicial que busca desalentar la intención superior de  domesticarlo con la etiqueta de la democratización.
   Pero hasta para eso, el molesto grano en el tugget y otros males similares, los amigos de Jaime, que todavía lo aprecian porque son iguales, tienen el antibiótico.

TAXISTAS VIOLENTOS

   Una pregunta que pocos se hicieron frente a las imágenes elocuentes, es por qué la policía sigue siendo espectadora de los desórdenes y delitos en la vía pública, sin intervenir cuando estos se perpetran en sus narices.
   Si alguien rompe una vidriera para robar y lo vé un agente, seguramente el delincuente va a parar entre rejas, o al menos le pintarán los dedos.
   Pero en las manifestaciones gremiales de protesta hay tal impunidad que los violentos hacen lo que se les antoja, dañan la propiedad privada, golpean a ciudadanos, atacan a periodistas, y todo eso no cambia la actitud penosamente contemplativa de las mal llamadas fuerzas del orden.
   Los taxistas no son la excepción, sumada a la consabida estupidez dirigencial de pedir disculpas después de haber delinquido o haber alentado esas acciones reprobables.
   Todavía andan dando vueltas por tribunales las actuaciones por daños, atropellos, incendios, etc. que se vienen sustanciando desde años atrás y las sacan a relucir cuando hay que mostrar algún elemento distractivo.
   Hay una ley que prohíbe el uso de pirotecnia y explosivos en las manifestaciones, y lo unico que falta es que para encenderlas, los violentos le pidan fuego a algún policía de los muchos que acompañan las marchas, mirando hacia otro lado cuando tienen el delito ante sus ojos.
   Pero es claro: la policía no actúa por cuenta propia, sino que acata órdenes superiores del gobierno de la provincia.
   ¿Alguien se imagina a Pepe Pihen, legislador delasotista y promotor de protestas, esposado a bordo de un patrullero que lo lleve preso?
   Ni en el mayor de los delirios, aunque sea lo que corresponde.
   Con los taxistas, con la UTA y con varios más, ocurre lo mismo: por órdenes superiores, la policía está para cuidarlos a ellos, los dañinos y violentos, y no a la ciudadanía y a sus bienes.
   Lisa y llanamente, el reino del revés.

¿QUE ES UN AMIGO?

   Ayer fue el Día del Amigo, y son tantas las definiciones que podemos encontrar de lo que es un amigo …
   Los grandes pensadores, desde el fondo de la historia, han brindado un sinnúmero de significados que lo resumen.
   En consecuencia, y sin pretender confundirme con los abusadores de la inteligencia, hay muchas cosas que uno desde la razón y la experiencia puede arriesgar a definir.
   Mis amigos que no son muchos, no necesitan que los salude en un día especial, al igual que mi Vieja cuando vivía y había olvidado el Día de la Madre, o los niños que amo y no tienen idea de cuándo es su día.
   Con los amigos nos queremos, sólo por ser amigos.
   No por hinchar por el mismo club.
   No por compartir ideales políticos.
   No porque nos veamos todos los días.
   No porque nos prestemos plata.
   No porque trabajemos juntos.
   No porque nos conozcamos hace más de medio siglo.
   Somos amigos porque nos une el respeto, como en distintos momentos de la vida nos unió el espanto o esas alegrías que uno atesora para enfrentar la adversidad.
   Somos amigos porque sabemos que el otro siempre está allí, como el sol, aunque a veces no lo veamos.
   Somos amigos porque al igual que los gatos, cuidamos nuestro territorio, pero se lo entregaríamos si lo necesitara.
   Somos amigos porque se nos ocurrió, sin que nadie, ni siquiera un parentesco lo impusiera.
   Somos amigos porque compartimos, aunque a veces el todo no alcance ni para uno.
   Somos amigos, porque es un sentimiento maravilloso que consolida el cariño, ahuyenta envidias y nos eleva como personas.
   Por eso, quiero abrazar a ese amigo universal; al que me consuela en la tristeza; al que me recuerda en la distancia; al que me brinda su abrigo aunque él pase frío; al que me cobija con su afecto; al que comparte ilusiones; al que llora sobre mi hombro y me presta su hombro para que allí me desahogue.
   Amigo o amiga, es lo mismo.
   La amistad está más allá del sexo, que es una necesidad orgánica y en la mayoría de los casos una expresión de amor.
   Por eso la amistad es así, lo que es: sólo un sentimiento.
   Que no es poco, amigo …

LOS ABSURDOS EN LA MEGACAUSA

   Un  espacio televisivo de anteayer trató el tema del fiscal Nazar, de Río Segundo, imputado por el cobro de una coima para liberar a un preso, lo que estaría aparentemente probado con una cámara oculta,  pero pese a esto, Nazar se mantiene en libertad y desempeñándose como fiscal.
  Ricardo Jaime, que sumó a sus otras imputaciones la de tentativa de sustracción de pruebas, estuvo siete días prófugo, y recién apareció ante la justicia cuando le garantizaron que no iría a prisión.
 Se escucharon voces que defendieron el principio de inocencia que le asiste, el mismo principio  que permite que Schiaretti, Cavallo y Aguad puedan presentarse como candidatos a legisladores, pese a estar imputados.
 Los camaristas que aseguraron la libertad de Jaime calificaron de arbitrarias, inapropiadas y arcaicas las razones del juez que había ordenado detenerlo y el abogado defensor habría dicho que solicitaría juicio político por abuso de poder.
   Los estudiosos del Derecho Penal nos recuerdan insistentemente que el sacrificio de un derecho fundamental como la libertad, debe ser justificado con serios indicios de delito muy grave, y debe existir el riesgo procesal, esto es el peligro de fuga y/o el entorpecimiento de la investigación.
   Y estas fueron dos de las acciones que encaró Jaime: ocultó pruebas y se fugó y es por esto que  muchos países europeos  ya están utilizando diversas medidas alternativas a la prisión preventiva y  mucho menos gravosas.
   Esto que planteo no es nada contra Jaime, los candidatos a diputados, el fiscal Nazar o Petrone, también imputado en la megacausa del Registro, a quienes asiste legítimamente el derecho a la presunción de inocencia.
   Pero: ¿qué derecho asiste a  los detenidos por la megacausa en Bouwer, que ya cuentan con dos años de prisión preventiva sin pruebas, sin cámaras ocultas que los delaten, sin delito grave, sin haberse fugado ni ocultado pruebas, sin enriquecimientos personales, sin necesidad de captura porque se presentaron ante la justicia o se los podía encontrar fácilmente en el trabajo al que todos los días concurrían para poder vivir?
   En la megacausa del Registro, el Poder Judicial de la Provincia de Córdoba se maneja con criterios inapropiados, arcaicos y arbitrarios, pero más grave aún, y lo comentado antes lo demuestra, practica una ilegal discriminación social, permitiendo el goce de los derechos constitucionales a una minoría de ciudadanos, casualmente aquellos ligados al poder político y/o económico, y convirtiendo a los  demás en ciudadanos de segunda clase.
   Esto sí que debe denunciarse como abuso de poder...y algunos delitos más....

LOS RECLAMOS DEL DELASOTISMO

   Sería aventurado suponer que alguien puede estar en contra de los legítimos reclamos que la provincia le formula a la Nación, por una deuda que desde arriba niegan y por consiguiente, no piensan en saldar.
   Los jubilados, por ejemplo, no están bastardeados en su cobro mensual solo por eso.
   Los hospitales y las escuelas no muestran carencias únicamente por la tozudez nacional.
   Desde el momento que las autoridades provinciales dicen que no tendrán problemas con los sueldos, es porque tienen calzada esa erogación con el cumplimiento tributario de los queridos cordobeses.
   Y si todo es color de rosa: ¿por qué se posterga, se maltrata y se injuria a la clase pasiva, merecedora de reconocimiento o al menos de respeto?
   La explicación es simple: los viejos son descartables y no tienen capacidad de protesta aunque bien saben que cuando cobran las actualizaciones, la inflación ya les comió el aumento y en definitiva y a valor adquisitivo, cobran siempre menos que antes.
   ¿Cuál es entonces el agujero negro?
   Parece mentira, pero la democracia tiene la culpa que esto venga ocurriendo.
   La democracia es la culpable porque los políticos, abusándose de su poder, encaran onerosas campañas por diarios, radios, televisión, vía pública, Internet y cualquier otro medio de comunicación que llegue a la gente.
   Pocos imaginan lo que cuesta un spot televisivo, el machaqueo radial y una página color en las publicaciones gráficas de Córdoba, y como la consigna es posicionarse con miras a la presidencia, la costosa publicidad también se paga en medios nacionales.
   Mientras tanto las escuelas, los hospitales, la seguridad, el arreglo de los caminos y los jubilados pueden esperar, porque lo que los gobernantes provinciales quieren, es asegurarse la continuidad que para algunos es también una garantía de libertad.
   Poner a los candidatos mezclados con los funcionarios para justificar la publicidad política indirecta que pagamos todos, es probable que no sea delito.  
   Si hasta el mismísimo gobierno nacional aporta un cuestionable ejemplo y hace campaña proselitista inaugurando, mostrando, descalificando o bailando por cadena que bastante cara nos  está saliendo a todos … y a todas.
    Pero con una mano en el corazón, permítaseme pensar que es una trampa de la que ningún partido opositor se puede quejar.
   Todos, siendo gobierno, siempre lo hicieron.
  
LA PENDECRACIA

   Si las principales autoridades de un país son jóvenes, en contraposición a la gerontocracia, estaríamos frente a una genuina y casi inédita pendecracia con su carga de soberbia, que al decir de San Agustín no es grandeza sino hinchazón y lo que está hinchado parece grande pero no está sano.
   Naturalmente que la gente entrada en años se subleva frente al empuje, la audacia y a veces la creatividad de los talentos jóvenes que se llevan el mundo por delante, los que están seguros que de ninguna manera les dejarán a su descendencia la misma porquería que recibieron de sus mayores.
   No obstante ese pensamiento egoísta, no deja de ser una penosa falta de respeto la descalificación de una ancianidad que si bien no está obligada al ejercicio de la sabiduría, su experiencia es tan valiosa por su doble condición de aplicación y de legado.
   Pasar de los 90 años no es entrar a una obligada decrepitud  mental, cuando casi imberbes de 20 cometen imprudencias y desatinos propios de ejemplares descerebrados, inmunes a todo cuestionamiento e imperiosamente autoritarios no por calidad intelectual sino por caprichos alimentados con un diario menú ideológico.
   La ridiculización de que fuera víctima un nonagenario miembro de la Corte Suprema de Justicia, más allá de su gravedad institucional, es un duro golpe a la convivencia porque se agrede al espíritu de la Justicia cuando la realidad impone al menos una actitud respetuosa.
   Y los resultados a veces impensados tienden a cambiar el perfil de una gestión autoconsiderada exitosa.
   La Justicia, degradada institucionalmente y en forma parcial por algunos integrantes de los otros dos poderes de la democracia, se ha puesto firme en algunos aspectos, enviando un claro mensaje: necesita ser considerada y no descalificada si algunos fallos juegan en contra del modelo.
   A lo mejor, el caso de Jaime pasa a ser emblemático.