1 de septiembre de 2013

SLB 01/09/13. GANANCIAS: ACERTADA MEDIDA - "LA MOLE" MOLI Y EL OCASO - ¿MORENO SIGUE EN FUNCIONES? - EL DRAMA SIRIO - DIA DE LA SECRETARIA - LOS INCENDIOS,etc.



Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del domingo 01/09/13 por AM580 Radio Universidad de Córdoba.



GANANCIAS: UNA MEDIDA OPORTUNA

   Por más que desde los sectores más allegados al gobierno nacional se lo niegue, la elevación del piso para el pago del impuesto a las ganancias, es uno de los cimbronazos más evidentes de las recientes elecciones primarias.
   Como ya no era posible ni siquiera como anécdota, refregarle a la ciudadanía aquel lejano 54 por ciento, puede considerarse como una medida de reacción directa que desde tiempo atrás venían reclamando, tanto la dirigencia sindical no alineada a los K, como aquellos que sin estar comprometidos gremialmente, consideraban a ese tributo como injusto, oportunista, reflejo de la desesperación por recaudar y confiscatorio.
   Ni qué hablar de lo que esta medida afectaba a los jubilados, porque los adultos mayores en retiro, habían cometido la tontera de prestarle dinero al Estado durante décadas, para que les devolvieran moneda vil y tardía, y a la vez devorada por una inflación que ya es difícil de esconder.
   Esos dineros que sirvieron para apoyar el negocio del fútbol, de los autos y de otros destinos muy alejados del real cometido que distingue, por lo menos en los papeles, a los aportes de los trabajadores.
   Se puede decir que elevar el piso es una medida demagógica con miras a evitar un susto mayor en octubre.
   Se puede sospechar que esta medida es tan oportunista como la que legalizó el despojo, pero no se puede negar que la elevación del piso fue muy bien recibida.
   Y lo hayan hecho por lo que quieran haberlo hecho, hecho está y roguemos ahora que no se acelere el deterioro de nuestra moneda, porque a los que mandan no les quedará otra alternativa que reincidir.
   Y supongo que a eso, no lo aplaudirá nadie.





“LA MOLE” MOLI Y EL OCASO

   Hombre grandote, agresivo, violador del orden, cultor del desparpajo, mal hablado e invitado a lugares donde él cree que es por admiración, cuando en realidad se aprovechan de su costado simplote para reírse de él.
   Cuando ya casi nos había hartado a nosotros y la televisión porteña encontró el filón en su guaranguería, fue como una resurrección; un volver a vivir; un volver a facturar.
   A partir de su inicial torpeza boxística algo se pulió por las enseñanzas de quienes tuvieron a su cargo la dura tarea de intentar ajustarlo a la disciplina del gimnasio, mientras procuraban hacerle olvidar por un tiempito los estaños, la birra, el fernet y las peleas callejeras.
   Nunca fue, en el cuadrilátero, más que un muchacho grandote con alma de pendejo, puños duros y boca blanda.
   No fueron pocos los que comieron -y lo siguen haciendo- de eso que hasta puede ser calificado como inocencia, que es su lenguaje desinhibido y primario.
   Pero ya está, ya se terminó, ya hizo la última sobre un ring, como lo es pegarle al rival cuando está en el piso.
   Es lo mismo que aprovecharse de los políticos fracasados, y apurarlos cuando están en desgracia.
   La Mole Moli, con quien conversé varias veces en los tiempos de sus comienzos, ya debe bajarse del tren de la fama porque tiró el boleto por la ventanilla cuando venía el inspector.
   Y quienes se aprovechan de su desventaja intelectual, debieran pensar que por encima de sus equivocaciones, de su descontrol, de su indisciplina y de su irrespetuosidad, es un pobre muchacho que tuvo sus años de esplendor.
   Esos años ya pasaron y el calendario se venció.
   Aconséjenle bien; que el gimnasio ni el ring son lo suyo y que se dedique como siempre lo hizo a su Negra, a su familia y a los buenos recuerdos.
   Será para Favio Moli la mejor manera de actuar, para que no lo borremos de la parte buena de nuestra memoria.

LOS INCENDIOS DE SIEMPRE

   Siempre en los últimos tiempos, a esta altura del año cuando llegan los vientos trayendo algo de calor y de sequía, despiertan las llamas escondidas y provocan desastres.
   No es cuestión de empezar a buscar culpables porque distraer tiempo y esfuerzo en ello, es permitir que los incendios se repitan porque parece que en esa cuestión, la prevención se limita a campañas de pretendida educación a la gente.
   Si bastaran los consejos: si sirvieran para que la gente abandonara su actitud displicente y poco respetuosa hacia el prójimo, la solidaridad sería el mejor de los matafuegos porque vaya ironía, no permitiría que se generara.
   Todos los bimestres con la factura de EPEC pagamos más de 10 pesos por usuario, destinados a la lucha contra el fuego y calculando en Córdoba -sin ningún rigor estadístico- que pagamos un millón de consumidores, en el año se recaudan más de 60 millones de pesos y perdón si me equivoco, la matemática no es mi fuerte, pero me encantaría saber en qué se gastan.
   Lo pregunto porque en general, los bomberos voluntarios deben vender rifas o bonos para sostenerse, que se sepa no se han comprado hidrantes y los meses anuales de riesgo no son más de tres o cuatro.
   La lluvia no cobra por caer.
   Es hora que desde la gobernación de la provincia, se brinde a los queridos cordobeses un detalle de lo que se gasta con ese cargo que cobran.
   Porque si todo está claro, no hay para que esconder nada.

¿MORENO SIGUE EN FUNCIONES?

   Un dirigente K que me dijo que ni bajo tortura reconocería habérmelo contado, me comentaba que ya habían detectado en el seno de esa corriente, una especie de  incipiente canibalismo.
   Es claro que a la hora de echarse culpas, siempre la tiene el otro, o los otros, pero nunca uno.
   Lejos de sorprenderme la confesión, le recordé a este muchacho que no era la primera expresión de esa costumbre en nuestra historia, sino que se trataba de una consecuencia normal después de un tropezón electoral.
   Y cuando me dio tres o cuatro nombres de algunos nuevos ocupantes de los cuarteles de invierno, se me vino a la cabeza la imagen verborrágica, avasallante y encaradora de ese personaje de cuasi ficción que se encarga de decirles que no, a los industriales argentinos amenazados por el fantasma de la desindustrialización.
   Es probable que Guillermo Moreno tenga razón, que hay que proteger lo nuestro, que es necesario limitar el exceso de importaciones, que es imperioso equilibrar la balanza, etcétera, etcétera.
   Pero si Moreno lleva a cerrar fábricas, suspender a personal, limitar horas extras, todo lo que equivale a bajar los brazos, de nada servirán los sacrificios de nadie ni las penurias de la clase trabajadora, que aún tiene el nefasto recuerdo de la desocupación.
   Muchos de los que conforman el 74 por ciento del descontento, seguramente tuvieron a Moreno como estandarte de la equivocación, de la tozudez y de la prepotencia.
   A lo mejor ha sido él, por lo que se advierte al no verlo desde hace tiempo, el primer plato que se manducaron los caníbales.
   Caníbales, pero no escrito con “c” sino con “k”.

DIA DE LA SECRETARIA

   El miércoles próximo es el Día de la Secretaria.
   Ignoro el por qué de esta fecha, aunque eso es lo de menos.
   Reinas de la discreción y propietarias excluyentes de la máquina de decir no.
   Mentirosas por obediencia debida y encubridoras de ausencias y de trampas.
   Es por eso que me encantaría que cada jefe, empresario, ejecutivo, gurú, artista, político o lo que sea que tenga una secretaria, la agasaje como se merece.
   Porque su tarea no es tan liviana como solo atender el teléfono, ordenar su agenda, recordarle compromisos y fijarse si tiene correctamente hecho el nudo de la corbata.
   Una secretaria es la confidente, casi cómplice dueña de secretos que su jefe ni siquiera ventila en su casa ni ante sus más allegados.
   Hay veces, según me comentaron algunos ejecutivos, los regalos aparecen como exagerados, especialmente para la siempre crítica visión de la esposa o de los hijos del jefe.
   Pero más que regalos, suelen ser una muestra de gratitud que confirma aquello de que los secretos compartidos bien valen pelar el plástico, de crédito o de débito, prestárselo a ellas y confiar en su discreción.
   Total, conocen hasta las claves.
   En muchos casos, la antesala de un despacho importante, suele ser también la antesala de situaciones más íntimas, como el matrimonio o relaciones análogas.
   Sea como fuere, las secretarias merecen el mejor de los tratos, el respeto y el regalo, aunque no sea su día.
   En mis trabajos actuales no tengo secretaria, pero las que tuve pueden dar fé que no estoy tan equivocado.
   Por ellas, las que todavía respetan su voto de silencio, ¡salud!
  
TRANSPORTE: NUEVAS UNIDADES

   Hay gente que protesta porque ayer la ciudad era un caos con calles cerradas, taponamientos de tránsito,  automovilistas ansiosos y agresivos, todo porque estaba cortada Maipú, debido a la ceremonia de presentación formal de los 200 nuevos bondis para la Tamse.
   Es para rogar que el sistema mejore, sobre todo a partir de marzo próximo, cuando se implementará la nueva modalidad de prestación del transporte urbano de pasajeros.
   Los que analizan el vaso medio lleno, albergan la secreta esperanza de terminar con las demoras, los conflictos, las desagradables sorpresas de paros y la dignificación del pasajero, como sostén de un sistema actualmente casi perverso.
   Pero lo otros, los amantes del vaso medio vacío, se aventuran a pensar, y alguna razón les asiste, que los sindicalistas tendrán 200 elementos más para acentuar la dependencia de los pasajeros, hacia los prestatarios.
   Y suponen que la UTA se estará restregando las manos, porque incorporar tantos coches implica incrementar el número de afiliados cotizantes, y que para ellos será positivo contar con más pasajeros, devenidos últimamente en rehenes de sus demandas y de sus caprichos.
   Las dos miradas; los dos ángulos desde donde otear una realidad que a veces nos abruma.
   Tratemos de ser optimistas y esperemos con ansiedad hasta abril o mayo, que es cuando podremos tener un panorama ajustado a esos tiempos en materia de transporte urbano.
   Mientras tanto, todo lo que hagamos o digamos no servirá para nada, salvo para amargarnos un poquito más.
   Cada vez que llegamos a la parada, nos enteramos que hay un paro y haciendo cálculos, advertimos que por ese mes, hemos perdido el premio a la puntualidad, pensamos ineludiblemente en los que mandan.
   Y en quienes los rodean.

EL DRAMA DE SIRIA

   La cuestión de la evaluación técnica con relación a lo que está sucediendo en Siria, prefiero que siga en manos de quienes conocen de política internacional, siempre y cuando no respondan a intereses subalternos, por dependencia ideológica o por diferencias raciales.
   Pero hay una sola cuestión que me inquieta como ciudadano respetuoso de la libre determinación de los pueblos, y es la intromisión de potencias extranjeras en cuestiones que son, en este caso, propias de los sirios.
   Los Estados Unidos otra vez están agazapados con su presidente, irónicamente galardonado con el Premio Nobel de la Paz, listo para entrar en guerra.
   Roguemos que prevalezca la razón por encima del poderío militar, que los norteamericanos seguramente minimizan en comparación con Siria.
   Si hay conflicto armado, el peligro es su expansión.
   Y los soldados imperiales de Obama, me consta, cuentan con una horrenda maquinaria bélica que ha sojuzgado a muchos pueblos, en guerras siempre alejadas de su territorio.
   Ellos aprendieron a exportar el espanto.
   Lo ideal es que todos los dioses, más allá de las creencias que inspiren, se jueguen por la paz.
   Eso, en verdad, sería maravilloso.
   Tanto, como para creer en Dios, con el nombre que cada uno le quiera poner.