15 de septiembre de 2013

SLB 15-09-13 INCOHERENCIA EN AEROLINEAS ARGENTINAS, JEFE DE POLICIA Y MINISTRO FUSIBLES DEMASIADO CAROS, LAS ENSEÑANZAS DE LOS INCENDIOS, ¡GRACIAS POR LAS NUEVAS DEUDAS!, BROCHERO BEATO, MEGACAUSA Y DESCRITERIO, LA NUEVA ESTACION TERMINAL, etc.


Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” emitido el domingo 15/09/13 por AM580 Radio Universidad de Córdoba




FUSIBLES DEMASIADO CAROS

   Es altamente probable que involucrar directamente a alguien por un estrago, que por su explosión mediática acalle un escándalo mayor, entraría al terreno de las acusaciones que por lo general son difíciles de probar.
   Es por eso que en el caso de los policías supuestamente involucrados en el creciente narcotráfico que padecemos en Córdoba, lo mejor es aguardar la palabra de la Justicia que está interviniendo.
   Y no caer desde una vereda, al error de acusarla de ser en este caso funcional al gobierno nacional, porque en la misma medida, y desde la vereda de enfrente, pueden asignarle a la justicia provincial ser dependiente del poder político cordobés.
   Aunque las sospechas en tal sentido y para ambos casos, es una especie de nube en permanente sobrevuelo arriba de nuestras cabezas, existe para quienes primero avalaron a esos policías, la duda de seguir mirando hacia otro lado con indiferencia, o pagar un elevado costo político de impredecibles consecuencias.
   El delasotismo ya pagó el oneroso anticipo y un par de cuotas por adelantado, con la clara intención de diluir el estrépito durante la campaña electoral, en la que se juega la cabeza, y posiblemente la libertad, para asegurarse la continuidad del justicialismo en esta curiosa alternancia entre dos de sus máximos exponentes.
   Los gobiernos, bien lo sabemos, siempre tienen uno o dos fusibles para afrontar los cortocircuitos que por lo general aparecen durante una desgastante gestión que como en este caso supera la década.
   Esos fusibles, tenues alambritos que pueden llegar a salvar una vida, se consiguen en todo por dos pesos.
   Pero están los otros, los más caros, con filamento de oro o de plata, de mucha plata, que se instalan en la maquinaria del cordobesismo.
   Porque un jefe de policía y un ministro del gabinete, ensalzados oportunamente por sus cualidades, son políticamente demasiado costosos.

LA ENSEÑANZA DE LOS INCENDIOS

   Es lamentable y penoso, pero me parece necesario reconocer que incluso de las malas experiencias es posible rescatar costados positivos.
   Y más aún, cuando el drama se viene repitiendo año tras año, sequía tras sequía, lo que ha convertido a los incendios de campos, bosques y sembradíos en una tragedia crónica que a los cordobeses nos duele como un inmerecido castigo.
   Absurdo sería, aparte de imposible, que se hiciera prevención mojando con la debida antelación marcada por las estadísticas, los sectores propensos a las llamas.
   Pero ampliar la educación en tal sentido dictando clases en las escuelas, estableciendo alarmas tempranas y un eficiente sistema de vigías, permitiría disminuir los riesgos de fuego y en caso de declararse, su detección precoz haría menos dramática la situación.
   No es tan solo tener con quiénes y con qué apagar los incendios, sino saber de qué manera se los puede prevenir y controlar con rapidez.
   En estos últimos episodios en que la expansión de las llamas provocó solo cuantiosos daños materiales, dejó sin viviendas a decenas de familias, aniquiló buena parte de la fauna autóctona e inutilizó la tierra por largo tiempo, al menos no provocó desgracias personales que si, son siempre irreparables.
   Tomar conciencia es deber de las autoridades y tienen la obligación moral de hacerlo más allá del calendario electoral, que pareciera ser lo único que toman en cuenta para encarar la tarea de gobierno.
   Y debemos caer a lo de siempre: cuestionar el enfermizo y caprichoso manejo de las prioridades, cuando desde el poder se gastan los dineros públicos en estupideces que bien pueden esperar.
   La seguridad de la gente, su calidad de vida y el respeto por el medio ambiente, parecen no estar dentro de las obligaciones para atender por parte de nuestros gobernantes.

¡GRACIAS POR LAS NUEVAS DEUDAS!

   Como seguramente la mayoría de la gente afectada por las llamas, la imprevisión, el alocado gasto de las partidas específicas del presupuesto, las reacciones tardías y la charlatanería habitual, como lo es involucrar a los perros que no hablan en conexiones con el narcotráfico, desde el poder tanto provincial como nacional ha partido la firme promesa de un nuevo regalo para los argentinos y argentinas, sean o no cultores y practicantes del cordobesismo, pero sí afectados por los incendios: nuevas deudas para afrontar.
   Es obvio que si se habla de créditos, hay que pensar en cuotas, por más facilidades y plazos que se otorguen, porque bien sabemos que los bancos -ningún banco- regala nada, así sea con el maquillaje de una interesada solidaridad o del oportunismo preelectoral.
   ¿Que nada nos cae bien?
   Es probable que así sea, pero la historia nos ha dejado decenas de ejemplos que no son precisamente para vanagloriarnos.
   ¡Me parece tan simple la solución!
   ¿Se animarían desde ambos altos niveles -nacional y provincial- a sacrificar solo 15 días de la publicidad con la que nos abruman?
   Esos dineros permitirían, con holgura, regalarles casas nuevas a quienes las perdieron y equipar con electrodomésticos y ropas a las familias que sufrieron daños.
   Cuando la desgracia se abate sobre un sector de la población, no hay que esperar unicamenete el sentido solidario de los vecinos, sino una acción oficial sin demoras ni trámites.
   Porque ya veo venir -perdón por mi escepticismo- los piquetes de hoteleros que no consiguen cobrar el alojamiento de los afectados, que es parte de lo prometido.
   No basta con salir al ruedo con anuncios rimbombantes más cercanos a la solución pegada con saliva que a un justo reconocimiento del mal manejo de los fondos que religiosamente aporta la ciudadanía.
   Además y en el escabroso terreno del márketing político con miras a las elecciones, no aparece elegante apagar el dolor y el drama del fuego previsible, con la nafta que aportó el escándalo de la droga en Córdoba.
   No apagaron el incendio.
   Encendieron otro.
   Y para colmo, andamos escasos de agua ...
   La culpa del narconegocio sospechado es de los perros adictos, y no de los malos policías que levantan la patita para hacer pis.

BROCHERO, BEATO

   Por fin, los cordobeses beato habemus.
   Desde ayer y como comentan las vecinas, le han hecho lugar en el almanaque a quien se preocupó por los pobres; por los desposeídos; a quien vivió más en la grupa de su burro que en la propia cama, a quien abrió caminos de progreso y seguramente supo que era santo por convicción propia, antes que llegara este merecido reconocimiento traído por la burocracia eclesial.
   La fe no se discute, no se cuestiona, no se ofende.
   La fe es creer.
   La fe debe ser respetada.
   Por eso duele que haya incluso quienes abandonaron el sacerdocio y ahora sean cuestionadores de la beatitud que se fortalece en la fé.
   Es probable que los milagros no existan, que las casualidades, el azar o los hechos fortuitos pretendan reemplazarlos, pero si se los califica como milagros, es precisamente por cuestiones de fé más que por cualquier fundamento científico.
   Porque la realidad indica que la fé no tiene dioses, religiones, sacerdotes, monaguillos, beatos o santos.
   La fe es solo creer.
   O reventar.

LA MEGACAUSA Y LOS CRITERIOS

   Un reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en una causa de las ART, se me antoja que resulta positivo y beneficioso para quienes padecen la prisión preventiva, algunos con más de dos años en esa insólita situación, dentro de la megacausa del Registro de la Propiedad.
  El dictamen fue emitido por la Procuración de la Nación con respecto a  un recurso presentado ante la Corte  por la defensa de los abogados Viale y Rueda, motivando dicha queja la arbitrariedad del pronunciamiento del Tribunal de Justicia de Córdoba, que no tiene debida fundamentación y que desecha el planteo de que la libertad ambulatoria de los imputados no representa peligro para el desarrollo del proceso.
   En su análisis la Procuración ha expuesto  valiosos conceptos como que la prisión preventiva dictada no se conforma con los criterios de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre esta materia.
   Ha estimado asimismo, que  la decisión  no se ajustó a las garantías, ya que le restó relevancia, sin analizarlas, a las circunstancias personales invocadas a favor de los imputados  como la ausencia de antecedentes penales, la contención familiar con que cuentan, la existencia de domicilio fijo, el desarrollo de un trabajo permanente y el sometimiento voluntario a la actuación de la justicia, aduciendo de manera dogmática que carecían de relevancia,  y si bien manifestó que las condiciones debían exceder las del caso, tampoco las delineó, no conformando entonces, la exigencia de motivación suficiente.
  En otro párrafo expresó que se afirmó también de manera dogmática que la organización que los supuestamente imputados habrían aplicado a la ejecución de delitos, les daría capacidad para sortear obstáculos y eludir controles legales, sin explicar mínimamente a qué obstáculos y controles se pretendió hacer referencia, ni de qué modo esa organización podría trasladarse al proceso penal e influir en su desarrollo.
   Ello resulta de especial significación, teniendo en cuenta que el pronunciamiento no indica que los imputados hubieran intentado eludir la acción de la justicia, ni que se hubiese dado alguna situación concreta respecto del curso de la investigación.
   Conviene consignar por analogía, que el encartado Ricardo Jaime, ex funcionario kirchnerista, hizo exactamente todo eso que estos abogados no hicieron, y Jaime es quien está  libre, razón que fortalece la sospecha de daltonismo en la justicia cordobesa.  
   Este dictamen, ante la misma situación de prisión preventiva,  es acorde a los pronunciamientos ya realizados por el  Centro de Estudios Legales y Sociales, el  Servicio de Paz y Justicia y   los colegios de abogados en la causa del Registro.
   Pero no hay caso.
   También en esto, no hay peor ciego que el que no quiere ver.

AEROLINEAS, EL DOBLE DISCURSO

   Por allí se me viene a la memoria aquella genialidad que supieron compartir el Mingo Cavallo y Carlos Saul I de Anillaco, cuando tomaron la histórica determinación de anunciar “ramal que para, ramal que cierra”, refiriéndose a los siempre decadentes ferrocarriles argentinos, que Perón les comprara a los ingleses a un paso que fueran a ser legítimamente nuestros.
   Pero este recuerdo tomó vuelo, porque ahora lo comparo con Aerolíneas Argentinas y me ganan la sorpresa, la indignación y una risa nacida en la histeria colectiva.
   Nuestros trenes, que algo así como el 90 por ciento servían a la Capital Federal y al conurbano, perdían por entonces un millón de pesos diarios y como servicio público eran subsidiados con dinero que pagábamos todos, viajáramos o no.
   Nuestra empresa de bandera, recuperada en lo que algunos llaman “la década ganada” nos lleva medio millón más, diarios, de los mismos dólares a la nueva cotización que en verdad no conozco de cuál cotización se trata.
   Pero si uno escucha a su bisoño y agrandado presidente, puede llegar a creer que las utilidades de la empresa le permiten subsistir con sus propios recursos, lo que está muy lejos de la realidad.
   Para colmo el mocoso, y lo trato así cariñosamente desde la tarima de mis años, incurre en dos gruesos errores: cree ser tan inteligente como se lo dicen los adulones de siempre, y contar con impunidad suficiente para lanzar insultos a diestra y siniestra.
   Ignoro porque la alta economía no es mi fuerte, cuánto nos cuestan sus desplantes a cada argentino, pero con certeza que el precio no es barato.
   Y no lo es, porque entre otras cosas lo pagamos con el descrédito y el deterioro interno e internacional de nuestra línea de bandera, sumado a la pena de ver cómo otras empresas aéreas, se llevan los réditos -y los pasajeros- que nosotros no sabemos retener ni respetar.

LA INCONCLUSA NUEVA TERMINAL

   Realmente, no recuerdo cuál fue el costo final de la construcción de la nueva estación terminal de ómnibus pero al verla, recorrerla y padecerla, se me ocurre compararla con un inodoro porque fue hecha para la … digamos, para la eme …
   Viendo el vaso medio lleno, debemos reconocer que era necesaria porque su vecina hace tiempo había colapsado especialmente en la temporada de mayor movimiento.
   Pero también, al igual que en todos los casos, es aconsejable ver el tema como al vaso medio vacío.
     Aparte de los detalles conocidos, que es inundable, que los accesos son complicados para los ómnibus de gran porte, que la salida de la playa de estacionamiento ha sido diseñada como el tugget por su incomodidad y pésimo ángulo, hay una cuestión que desorienta y molesta.
   Si cualquier discapacitado, usuario o no de silla de ruedas llega a la playa de estacionar para acceder a las boleterías y plataformas, debe sortear la peligrosa aventura de una empinada escalera fija, porque a nadie se le ocurrió que allí era necesaria una mecánica.
   La explicación oficiosa que me dieron allí fue más que clara y contundente: pese a que lleva creo que más de un año y pico de habilitada, recién ahora se les ocurre instalar un ascensor.
   Pero hace tiempo está en obras y todo indica que la demora no será menor.
   Otro de los logros que el actual candidato delasotista puede exhibir, para ilustrar su campaña con miras a octubre.
   Sin olvidar, por supuesto, el faro para una ciudad sin mar y tantos otros gastos que se hicieron y se siguen haciendo, como dijo Peredo, al vicio.