6 de octubre de 2013

SLB 6-10-13. LA SALUD PRESIDENCIAL - MONSANTO Y LAS DUDAS - SOSPECHOSO SUICIDIO - LOS BAILES Y LA MUERTE - AGUA PARA MONTE DEL ROSARIO - LA MEGACAUSA DEL REGISTRO - ALUVION PUBLICITARIO, etc



Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” emitido el domingo 6/10/13 por AM580 Radio Universidad de Córdoba.


LA SALUD PRESIDENCIAL

   Bien sabemos que todo lo que esté relacionado con la salud presidencial, es una cuestión de Estado, que merece ser tratada con mesura, responsabilidad y respeto.
   Cuando se dan estas situaciones traumáticas por lo inéditas en los últimos tramos de nuestra historia, es la instancia en que comienzan a desentumecerse los músculos de los artífices de las especulaciones y los generadores de los rumores más alocados.
   No es bueno caer en el delirio de erigirse en agoreros o futurólogos.
   Tampoco es prudente abonar los desvaríos, en este caso destituyentes, que buscan reflotar perdidos vocablos como autogolpe, intrigas de cúpula, extravíos ideológicos, desajustes políticos, dólar a 15 pesos, feriado bancario y otras consideraciones que desde los sectores oficialistas pueden ser calificados como disparates.
   La salud presidencial es una cuestión de Estado.
   Vale repetirlo y exigir la cordura de todos y todas, que garantice la gobernabilidad, en un tramo tan definitorio de algunas cuestiones trascendentes, como lo es por ejemplo la renovación parcial de las bancas legislativas.
   Quien por mandato constitucional debe tomar el timón del país, carga su mochila repleta de dudas y cuestionamientos y deja lugar a elucubraciones, acerca de quién será en realidad el comandante de este barco.
   Mientras todo se haga enmarcado en la Constitución Nacional, bienvenido y aceptado sea.
   También es demostrar prudencia y se hace aconsejable, cuando el río viene crecido, aguardar en una orilla, hasta que amaine la tormenta política.
   O por lo menos, que se disipen los oscuros nubarrones.
   Además y por saberme una persona correcta y respetuosa a muerte de la democracia, ruego por la recuperación de la Señora Presidenta.
   Desde el alma y sin agitar fantasmas, como cabe a los buenos argentinos.
   Al menos, a los argentinos de ley.

DUDAS SOBRE MONSANTO

   Cuando como en este caso se contraponen intereses ideológicos o partidarios por encima del rigor científico y del crecimiento de la demanda laboral, es lógico que surja un enfrentamiento de posiciones irreconciliables.
   Los que dicen con fervor y angustia que Monsanto contamina, jamás entenderán lo contrario por más que sea la ciencia la que les haga ver su equivocación.
   Los que pelean por trabajar, tanto desde el sector laboral como el empresariado del rubro, nunca podrán incorporar a sus preocupaciones el fantasma de la contaminación, en el caso que esa ciencia, el árbitro inapelable, así lo determine.
   ¿Qué sentido tiene que se peleen con tanto odio?
   ¿No sería mejor y más inteligente aguardar los resultados de estudios serios, y después operar en uno u otro sentido?
   El desgaste afecta a todos y no conduce a nada.
   Muchos ignorantes de la realidad se han erigido, solo porque sí, en empecinados defensores de una causa que no conocen, pero se oponen porque les han dicho que hay que oponerse.
   Otros, que preocupados por la eventual desaparición de una fuente de trabajo, sostienen que más peligroso y contaminante que Monsanto, es una fábrica de chupetines.
   Y los dos sectores se equivocan por apresuramiento, en lugar de aguardar los dictámenes de varios organismos ampliamente reconocidos por su capacidad de evaluación.
   Pareciera que el asunto es oponerse por la oposición en si, o aplaudir la construcción de la planta como si ya se hubiera dictaminado sin lugar a la menor duda, la inocuidad de la fabricación y almacenamiento de los productos.
   Porque si la energía desbordante de esta lucha a ciegas se utilizara para engrandecernos como sociedad, no seríamos pocos los que estaríamos alentando a todos, codo a codo con el progreso y la elevación de nuestra calidad de vida.
   Y no sería pelear por pelear, que es una gansada.
   Sería patriotismo, que es muy necesario.

LA MEGACAUSA

   El artículo 18 de nuestra Constitución Nacional establece entre sus  garantías, el  derecho a juicio previo -derecho eliminado por el Poder Judicial de Córdoba en la causa Registro- y textualmente manifiesta que:  "Es inviolable la defensa en juicio de la  persona y de los derechos."
   Esto significa que la Constitución asegura al individuo que, durante el proceso, podrá hacer lo que sea necesario para defender su persona y sus derechos cumpliendo reglas de los respectivos Códigos de Procedimientos. 
  Por lo tanto, ni las leyes ni los funcionarios podrán establecer  condiciones que impidan al individuo la libre defensa de sus derechos o de su  inocencia y en este sentido la prisión preventiva es una importante limitación.
   Según ha dicho la Corte Suprema, la garantía de defensa en juicio abarca no solo la posibilidad de ser oído, sino la de producir pruebas y controlar las que puedan producirse. 
    Quiero ahora que escuchen parte de la fundamentación de la prórroga de prisión preventiva de un imputado en la causa Registro que ya cumplió dos años preso,  dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba, y lo voy a leer: "... en la presente causa se observa un trabajo ininterrumpido, en la que se han planteado sucesivas oposiciones y apelaciones a resoluciones emanadas..." "...oposición al decreto que ordenaba la prisión preventiva de los imputados, luego apelación al auto dictado por el Sr. Juez de Control,..."; "... la actividad recursiva de los defensores (oposición, apelación, recurso de casación), la que si bien hace al legítimo derecho de defensa, sin duda alguna contribuye a la demora en el proceso, agotando todas las instancias recursivas provinciales...".
   Por allí se me alborota la neurona y no se si estoy entendiendo mal, aunque conceptualmente está muy claro: el Tribunal Superior de Justicia le está diciendo al imputado que como se ha defendido de la acusación, como se ha opuesto a estar en prisión preventiva, como ha hecho uso de sus derechos constitucionales....entonces el resultado es...más tiempo en prisión.

ALUVION PUBLICITARIO

   Recién comienza, y ya me hartó.
   Antes en la pantalla chica se veían más traseros y pectorales, y ahora dominan los políticos en los espacios gratuitos que el Estado, por ley, les asigna en la TV.
   Hace años que ellos hablan, y siempre dicen lo mismo.
   Ponen a funcionar el generador de promesas, lo cargan con utopías y allá van, como si la gente hubiera aprobado, masivamente, un curso intensivo de estupidez.
   Pero nada les importa.
   Ponen la mejor cara de bo.. de bonitos, digo, y como si no le debieran nada a nadie, dicen que harán esto y aquello, que mejorarán lo otro, que conseguirán más de lo que jamás consiguieron los demás y que todos, menos cada uno de ellos, metieron las manos en la lata.
   Comenzó la publicidad política con miras a la compulsa del 27 y por lo visto, los partidos aprendieron poco en estos más de 30 años de nuestra recuperada democracia.
   La descalificación del adversario sigue siendo el modelo que supera a la propuesta seria, viable y despojada de la espectacularidad de un tren bala, la recuperación de la seguridad, la estabilidad monetaria o el desempleo en cero.
   Es como si todos dijeran miren que buenito que soy, qué buena gestión hice y en cambio el resto es toda una porquería.
   Uno de los más encumbrados políticos dijo que a la campaña la están convirtiendo en un chiquero.
   No está del todo equivocado, aunque debiera reconocer que en la piara están casi todos.
   Y los únicos que nos manchamos con el barro somos nosotros, la gente, siempre los mismos que pese a la cotidiana repetición de la historia, no escarmentamos.
   Y humildemente, en lugar de no pedirles por ahora que se vayan todos, que por lo menos tengan la grandeza cívica de la autocrítica y la audaz imaginación de quienes ejercieron la política en serio.
   Porque de monigotes, también estamos cansados.

AGUA PARA MONTE DEL ROSARIO

   Quiero hablar de un pueblo con menos de 200 almas, esquilmado por la desidia, la indiferencia, la inacción, la demagogia y la desgracia del abandono, penurias que se acentuaron cuando los iluminados de entonces decretaron fuera de Buenos Aires, la inexorable muerte del tren.
   Me refiero a Monte del Rosario, escondido a poco más de 120 kilómetros de Córdoba, donde sus pobladores durante mucho tiempo clamaron por recuperarse del aislamiento junto a las vías inútiles, doblegados por el despropósito político, los guadales, la sequía y el arsénico de eso que estaban obligados a beber, y que mal le llamaban agua.
   Allí la Fundación Oulton, en silencio y sin alharacas mediáticas, cumplió con la enorme tarea de recuperar para esa gente la dignidad avasallada y los espacios perdidos.
   Valiosa fue también la ayuda de los vecinos y la donación de terrenos que hiciera la Iglesia, para la construcción de los imprescindibles consultorios médicos.
   Y como la salud no era todo, la misma Fundación Oulton consiguió incorporar, a ese pueblo acosado por el arsénico de sus aguas, un secundario que nunca había tenido.
   Pocos años atrás llegó allí en helicóptero quien era vicegobernador, el contador Schiaretti, con su séquito de ceremonial, prensa, ministro del área y otros funcionarios.
   Inauguraron las aulas, prometieron de todo incluyendo un viaje de fin de curso para la primera promoción.
   Todavía en Monte del Rosario siguen esperando que llegue el material anunciado y que los egresados, jóvenes por entonces, puedan concretar su viaje de estudios, si fuera posible antes de jubilarse.
   Toda esta historia, para comentarles que por fin, y como reacción ante la angustiada realidad de ese pueblo, que mostrara un canal colega, las cosas se hicieron para proveerlos de agua corriente con calidad de consumo.
   El sistema fue inaugurado hoy, seguramente como parte de la campaña proselitista y tenemos en linea al Dr. Fernando Oulton, uno de los artífices de aquella patriada. (El audio de la conversación viene incluido en otro segmente de este blogg).

OSCURO BLANQUEO

   Aquella pretensión gubernamental de ver largas colas de gente con las bolsas de dólares listos para ser depositados a cambio de papeles casi impersonales, ha pasado a las páginas más negativas y casi risueñas de nuestra historia.
   Al respecto y dicho sea con total honestidad, no es mi intención analizar técnicamente ese fracaso, sino evaluarlo desde la intuición; desde mi postura de no inversor y no acumulador de dólares, porque no me da el cuero y porque no soy político,
   Tengo muchísimos amigos en el exterior que dominan los misteriosos manejos financieros y algunos de ellos -de mis amigos, digo- tienen ahorros para jugar en los mercados del dinero hasta el punto de sostener que jamás perdieron.
   Y fueron coincidentes en sostener que los inversores se guían más por la confianza que inspira un gobierno, que por los espejismos que en todas las geografías se pretende hacer verosímiles.
   Por eso y pese a ciertas habladurías de cabotaje, optan por arriesgar sus cospeles en China, algunos países árabes, Inglaterra o Sudáfrica si nos vamos lejos y más cerca de nosotros miran a Chile con cierta simpatía.
   Solamente estoy repitiendo las impresiones que mis amigos tuvieron la gentileza de confiarme, sin entrar al áspero terreno de los cuestionamientos ideológicos.
   El dinero no tiene patria ni bandera.
   El dinero -y en eso coincidieron todos- tiene dos caras notablemente visibles: la del éxito y la del fracaso.
   Y ellos, a nosotros y desde su panorámica ubicación, no nos ven emparentados con el éxito,
   Porque si fuéramos exitosos, me lo comentaron a partir de la lógica, habría colas en los bancos para canjear los dólares y no hubiera sido necesario apelar a esa especie de reconocimiento de la derrota, que es prorrogar los términos para concretar esas operaciones de cambio.
   Resumiendo, oscurecieron lo que pretendían blanquear.

SOSPECHOSO SUICIDIO

   De acuerdo con las últimas noticias, se dispondría la exhumación de los restos de un policía que se desempeñaba en el sector de lucha contra el narcotráfico, porque existen fundadas dudas acerca de lo que hasta ahora y desde el poder, se considera un suicidio.
   En recientes procedimientos, se ha colectado prueba como para reabrir este asunto, que significa un enorme escándalo en las filas del delasotismo, que mientras sigue en campaña mira hacia otro lado, le echa la culpa a los perros o dice que la responsabilidad es de la Nación que no cuida las fronteras.
   Por allí me vienen a la memoria dos casos tremendos, de suicidios que pueden considerarse contra la voluntad de la víctima: el de Juan Duarte, el hermano político de Perón allá por los años ’50 y el más reciente, en nuestra Córdoba, del violador serial.
   Con total certeza que pese a todo, ninguno de los dos quería morir.
   Y me juego la cabeza que el joven policía Juan Alos, tampoco.

LOS BAILES Y LA MUERTE

   Suele ser injusto que el componente de la discriminación sea lo más importante cuando se hacen referencias a los bailes de cuarteto.
   Tanto allí como a los encumbrados salones de música no tan popular, concurren seres cuya santidad no es absoluta, porque los violentos son violentos así bailen cuarteto, como valses, tangos, chacareras o lentos.
   Los desórdenes antes, durante y después de los bailes no son un fenómenos privativo del tunga tunga, sino de cualquier expresión musical multitudinaria, donde dos de los elementos omnipresentes son el exceso en el consumo de bebidas alcohólicas y la piedra libre a la droga.
   Nada se gana cuando algunos sectores de la clase media alta descalifican a la expresión musical y a los cultores del cuarteto, si después en nombre de Charly García, Spinetta, la Cantilo o Piazzolla, se trenzan en peleas imbéciles una vez que por el escabio y la frula se desconocen.
   Las disputas a trompadas o cuando intervienen púas, cuchillos o armas de fuego no reconocen la paternidad de ningún ritmo, sino que son fruto del descontrol y la falta de prevención.
   El deplorable espectáculo que ofrecen a la terminación de los recitales, las adyacencias de los locales donde se realizan, más que una muestra de incultura e irracionalidad es la ausencia de vigilancia callejera que evite ese tipo de peleas.
   Si funcionaran los mecanismos de control en la venta de tóxicos, los enfrentamientos cederían terreno.
   Y ganaríamos todos, especialmente todos aquellos que salen de noche para divertirse y volver ilesos.
   Y no para terminar en una sala de hospital.
   O en la morgue.