24 de noviembre de 2013

SLB-241113--SE FUE MORENO - EL RETORNO TRIUNFAL - SUELDOS POLICIALES - LA MEGACAUSA - NUEVO GABINETE - CUARTETOS Y DROGA - VIOLENTO DELEGADO MUNICIPAL- MARCHA DE LA GORRA, etc



Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del domingo 27-11-13 por AM580 Radio Universidad de Córdoba.



ADIOS A MORENO

   Lo fueron a Moreno.
   Como a Juan Duarte, al violador serial cordobés y posiblemente lo mismo que a un par de policías provinciales, lo obligaron a suicidarse.
   Sin embargo y como ciudadano, me voy a permitir discrepar con esa corriente opositora que seguramente sin analizarlo, habló de fracaso por parte de este funcionario emblemático de la prepotencia, del grito, de la agresividad, de la patota, amparado por la impunidad que le otorgaban los artífices de un sistema que el bueno de Guillermo tenía la obligación política de hacer respetar.
   Moreno cumplió su cometido a la perfección porque fabricó un sainete de conflictos, para un gobierno que los necesita para encubrir una situación macro que ya lo ha superado.
   Los números son indiscutibles, como es inocultable el malestar social pese a los golpes de efecto, reapariciones, simpatías, peluches y mascotas bolivarianas.
   “Si eres hombre alza tus ojos para admirar a los que han emprendido cosas grandes, aunque hayan fracasado”, sostenía Séneca una punta de años atrás.
   Aquellos que suponen que ha terminado el ciclo del personaje de actitudes circenses se equivocan a la luz de la realidad, una realidad que nos indica que como premio ha recibido una beca en el exterior no para alejarlo de nuestro país, sino para acercarlo a esa enorme fuente de poder que es el Vaticano, enclavada en el corazón de Roma, a corta distancia de nuestra Embajada.
   Su Santidad, que lee los diarios argentinos cada mañana antes que nosotros -todos, los del monopolio privado y los del monopolio estatal- es difícil que se enceguezca con los espejismos que Moreno intentará vender en Europa, donde hace tiempo ya saben que los Reyes Magos son los padres.
   Moreno, dentro de todo, es un patriota y como tal hay que reconocerlo.
   “Nadie fracasa tanto como cree y nadie tiene tanto éxito como cree. El éxito y el fracaso -lo dijo Kipling- son dos impostores que uno tiene que reconocer y enfrentar”. La cita es de Jorge Luis Borges.
   En lo personal había optado por no ensañarme con Moreno, porque no es elegante ni humano pegarle a quien está nocaut en la lona.
   Este no es el caso.
   Ya verán que con magulladuras, moretones en los párpados a media asta y su soberbia intacta, tiene ahora un nuevo escenario para seguir haciendo daño.
   Lo mandaron a dividir y dividió; lo mandaron a agredir y agredió; lo mandaron a fundir y fundió.
   Lo mandaron a distraer y fracasó.

EL RETORNO TRIUNFAL

   La salud de la señora Cristina es lógicamente cuestión de Estado, y para algunos operadores no dejó de ser un valioso elemento para la recuperación de una imagen que mostraba algunas debilidades y cierta devaluación.
   Exagerados son aquellos que echaron a rodar el factor lástima, como buen motor de la recuperación política más que por sus dolencias.
   La cuestión fundamental, radica en el escenario donde ahora le toca seguir impartiendo directivas, luego de los obligados cambios operados en el equipo de sus más cercanos colaboradores y en las coincidencias o las diferencias ideológicas que sin dudas han variado con el apartamiento de Abal Medina, de Moreno y de algunos más.
   Ha regresado la señora presidenta y es de rogar que, con la misma buena onda con que volvió, se incline antes que nada por una reconciliación con la realidad y reconozca entre otras cosas que la inflación existe, que la inseguridad no es una sensación y que la inocultable caída de las reservas es una señal de alarma que hay que atender.
  Carlos Kunkel, diputado nacional kirchnerista, cometió en este caso un pecado de sinceridad, al revelar que los cambios realizados en el gabinete, se debieron al más de un millón de votos perdidos en las últimas elecciones.
   No se sabe, hasta ahora, si ese detalle ha sido tenido en cuenta a la hora de una autocrítica que se está demorando demasiado, y que con certeza se hará cuando se termine la embriaguez por los festejos de una victoria enemistada con los números.
   Doña Cristina ha retomado formalmente las resbaladizas y caprichosas riendas del poder.
   Algunas chismosas incluso deslizaron haber advertido en el rostro de la señora, inequívocas huellas de la incursión de un bisturí o de alguna de las otras modernas técnicas del rejuvenecimiento y la frescura.
   Y si así fue, en buena hora, porque a cualquier pueblo le asiste el derecho a tener una presidenta buena moza y coqueta, que tuvo la valentía -y hay que reconocerlo- de suavizar un luto riguroso en un país donde eso pasó de moda hace bastante tiempo.
   Que se cuide, que no viaje tanto, que no se estrese y que descanse lo necesario.
   Y algunos agoreros, aguafiestas de siempre, que guarden para mejor momento aquella penosa historia del helicóptero.

SUELDOS POLICIALES

   Como está prohibida por ley la sindicalización de los trabajadores estatales afectados a la seguridad, no había manera de protestar desde la Policía de la Provincia en demanda de mejoras en sus sueldos.
   La primera huelga policial que se recuerde, de los últimos años, fue allá por la década del 50, movilizada por un grupo de oficiales que posteriormente se constituyó en una especie de cofradía que ganó con holgura las elecciones en la mutual de esa fuerza.
   Fue una patriada que tuvo resultados y consecuencias, pero nunca más volvió a repetirse, si la memoria no me traiciona, con la misma fuerza y convicción de entonces, cuando un muchacho de apellido Maorenzic la lideró, sin apoyo político de ningún sector.
   Eso pasó y ya es historia.
   Pero ahora han sido las mujeres de los policías quienes protestan para superar el obligado silencio de sus esposos, parejas o como les quieran llamar.
   Sin embargo, es clara la diferencia que se advierte en la consideración mediática de la demanda: es distinto y más efectista cuando un uniformado se niega a trabajar, llevado a esa extrema determinación como única manera de pelearle a la indignidad de lo que cobra.
   El policía llano, el agente, el Juan dentro de su argot, tiene la obligación de embrutecerse haciendo adicionales para intentar equilibrar su presupuesto.
   Por eso la policía no ofrece calidad de servicio, si debe cumplirlo con gente descontenta, frustrada, con angustias económicas y físicamente agotada y es también parte de la explicación frente a los actos de corrupción que se advierten en su seno.
   Me dirán que si son policías deben aguantarse cosas que no aguantarían en la vida civil y que al ingresar, son concientes de ese y de todos los otros riesgos.
   Sin embargo y a título personal, entiendo que un sueldo digno, sin empujarlos a la necesidad del esfuerzo sobrehumano, mejoraría la eficiencia porque también sería más selectivo el ingreso.
   Y por lo menos les verían el prontuario, antes de permitirles la portación de armas y el uso del uniforme en pago de favores políticos, o por la sola presentación de la tarjeta de recomendación de un funcionario.
   Porque si lo que necesitamos es una policía profesional, en lo primero que hay que pensar, es en una paga por su condición de tal.
   Todo lo demás, como hasta ahora, seguirán siendo remiendos.

NOVEDADES EN LA MEGACAUSA
  
   Mientras la semana pasada informaba sobre la excarcelación de dos detenidos en prisión preventiva en la causa de las ART, esta semana la noticia es exactamente la contraria: el Tribunal Superior de Justicia concedió una nueva prórroga de prisión preventiva para tres imputados en la causa del Registro que ya cumplieron 2 años y 6 meses de prisión, o secuestro, como se le quiera llamar, con lo que finalmente completarían los tres años.
  La resolución de la excarcelación anteriormente mencionada destaca que "...no se puede legitimar una prisión preventiva si no se encuentran razones por las que verdaderamente aquella se erija como absolutamente necesaria por ser la única alternativa.."
   Refiere también la importancia de las condiciones personales de los acusados, la ausencia de antecedentes penales, del sometimiento voluntario a la justicia, del tiempo transcurrido en prisión y de que la investigación se encuentre ya finalizada.
   Y textualmente manifiesta que la privación de libertad durante el proceso es absolutamente excepcional, y las normas que la autorizan deben ser interpretadas restrictivamente", respecto de lo cual bien se sabe que interpretación restrictiva significa que debe aplicarse a menos situaciones de las que la ley menciona expresamente, a la inversa de extensiva que significa en más situaciones de las que la ley expresamente menciona, o sea lo inverso de lo que ocurre en la Megacausa.
    Finalmente la resolución concluye manifestando que si lo que se intenta asegurar con la medida coercitiva, es la comparecencia de los acusados al juicio, la medida  resulta excesiva, considerando que dicho recaudo se satisface con la imposición de una caución real.
   Esta resolución de Córdoba es lógica y se ajusta al derecho nacional e internacional, y todas las condiciones favorables mencionadas están presentes en los imputados en la causa que nos ocupa, y es por eso, que no hay manera de entender tal situación de prisión sin fin.
   Si la libertad y la vida de estas  personas y de sus familias deben acomodarse a particulares  y/o convenientes interpretaciones de la ley, ignorando lo que está claramente escrito, la seguridad jurídica de todos corre un elevado riesgo.
   Y eso, entre nosotros, es sumamente peligroso.

NUEVO EQUIPO MINISTERIAL

   Todos los cambios no necesariamente deben ser traumáticos, aunque la condición de tal, por lo general suele disimularse con ese gran componente en la personalidad de muchos políticos, que es la hipocresía.
   Sonreir para la foto no equivale a que la situación te sonría.
   Por eso a veces hay que mirar con medido recelo ciertas actitudes triunfalistas, arrolladoras, que pretenden erigirse en contagiosas cuando la realidad nos está aportando sensaciones y vivencias muy distintas a los almíbares de la victoria.
   El anterior gabinete ministerial se vio obligado a padecer un lógico desgaste, que se pretendió disimular con la retórica de una década ganada, aunque en honor a la verdad y tomando en cuenta algunos aciertos, lo que más advierte la gente es la inflación, la inseguridad, el crecimiento del narcotráfico y las sospechas de corrupción.
   En consecuencia, la crisis que muchos advierten no es una cuestión de hombres, sino de políticas equivocadas.
   Sin caer en fatalismos porque sería demasiado prematuro siquiera pensar en un fracaso, es la ciudadanía quien tiene la obligación de apoyar lo bueno, aunque desde el gobierno deben entender que señalar lo malo no es ser traidores a la patria ni enemigos de nadie.
   No sería hipócrita desearles suerte a los nuevos ministros porque la van a necesitar, y suele ser a veces un detalle necesario para alcanzar logros que mejoren nuestra calidad de vida.
   Aunque a veces no falten aquellos que tienen la maldita costumbre de arrojarnos salvavidas de plomo.
   ¿Se acabaron los pobres, la marginación y el clientelismo en el Chaco?
   Para colmo, a Capitanich lo elogió Domingo Cavallo.
   Que Dios nos ampare …

LOS CUARTETOS Y LA DROGA

   El tema del narcotráfico de ninguna manera está circunscripto a un sector de la sociedad sino a su conjunto y el baile de cuarteto, aunque sus popes intenten minimizarlo, es uno de los ámbitos de tráfico y consumo.
   Lo mismo puede ocurrir con el rock, en menor medida en el folklore y en dimensión creciente, en muchas fiestas privadas, aparentemente inocentes y juveniles, que se convocan por las redes sociales.
   El amparo y la absurda postura del desconocimiento, deben inscribirse en los registros de una hipocresía dañina, negadora de una dolorosa realidad y perniciosa porque encubre toda la porquería de este nefasto comercio.
   Hay algunas actividades deportivas donde las sospechas sobre consumo de sustancias prohibidas son cada vez más fundadas
   Emeterio Farias, empresario de espectáculos, vinculado como dirigente al mundo del fútbol y empleado jerárquico de la administración pública provincial, no puede argumentar que si García Elorrio conoce que hay drogas, debe denunciarlo.
   Porque supongo que él también sabe, al igual que cualquier cuartetero, y más por estar en esa actividad, donde hay, quien la vende y a cuánto, pero voluntariamente o no, es parte de eso que bien puede llamarse el tácito silencio y la actitud de no meterse.   
   Por eso me pregunto si todos los funcionarios leen los diarios, escuchan radio o miran los noticieros de televisión, medios en los cuales el vecinalista Aurelio García Elorrio se ha cansado de dar referencias y denuncias concretas acerca del narcotráfico.
   La Mona Gimenez, Carlitos Rolán y sus seguidores no pueden escudarse en su condición de músicos o de amantes del ritmo y descargar toda la responsabilidad en las autoridades, porque ellos, los cultores del cuarteto son una marcada influencia en las conductas de la gente que los sigue.
   Nadie ataca a los cuarteteros, ni a su música ni a su exagerada condición de patrimonio cultural de los cordobeses, sino a un entorno pernicioso, integrado por los vivillos de siempre que lucran con la adicción ajena.
   Lo del legislador García Elorrio, a mi entender no fue para generar prensa, sino un sincero pedido de ayuda, como quien frente a un incendio llama a los bomberos porque son los encargados, en primera instancia, de circunscribir las llamas.
   Lo malo es que el poder con sus responsables de seguridad, se ha quedado sin agua, no la quiere usar o algunos pícaros e interesados están pisando la manguera.

BIZZI, MANDATO VENCIDO

   Se comenta que al subdirector del área de Prensa de la Municipalidad de Córdoba lo amenazó, lo golpeó y debieron intervenir varias personas, dicen que habrían sido policías, para impedir que siguiera con su agresión. 
   Alguien, antes que cometa un hecho irreparable, debiera hacerle pintar los dedos, como única manera que contempla la ley para una prevención eficaz, porque los violentos, cuando no encuentran diques de contención y tienen el amparo de la impunidad, suelen llegar al femicidio.
   No soy apocalíptico, agorero, tremendista, ni lo mío es un ataque de pánico pero se trata de un tipo peligroso.
   Es una advertencia que los hechos y la buena memoria me aportan para hacer una obra de bien.
   Las autoridades municipales, si lo que quieren es obrar con justicia, debieran conversar con la ex empleada Valia Yankilevich y con otra más, de nombre Marité, quienes pueden refrescar valiosos antecedentes sobre este personaje irascible, violento y protegido por la directiva sindical.
   Además, aunque lo más probable es que hayan desaparecido por eso de los encubrimientos gremiales, debieran estar prolijamente archivadas las actuaciones administrativas en las que está involucrado el vocero oficial del sindicato y que en su momento, tendrían que haber sido judicializadas por configurar delitos.
   Damián Bizzi, bravo especialmente con las mujeres, delegado en Prensa por el SUOEM y ex candidato a concejal numero ta y tantos por la Unión Cívica Radical, de acuerdo con el tiempo transcurrido en esa función gremial, se me hace que tiene el mandato vencido.
   Ha pasado demasiado tiempo que no llaman a elecciones para confirmarlo … o tirarlo por la ventana, como una vez amenazó hacerlo a una compañera de trabajo.
   ¡Ese si, es un delegado expeditivo!

MARCHA DE LA GORRA Y PINTADAS

   De lo que me regala la memoria, recuerdo que únicamente la dictadura militar nos había transformado a todos en sospechosos y que ahora, a un detenido por merodeo lo juzgue la misma gente que lo detuvo, es tan absurdo como que te juzgue por una infracción de tránsito, un empleado municipal.
   Son discutibles puntos de vista emparentados con una realidad que vivimos los cordobeses: si te fabrican una actitud de merodeo hay que agachar el lomo y permitir que ahora sea un comisario quien te imparta justicia, o al menos eso que ellos creen que es justicia, inclinada siempre a favor de quien realizó el procedimiento.
   Y un juez de faltas es difícil que contradiga el criterio de su compañero empleado municipal,
   Por eso las marchas de la gorra, todo un auténtico símbolo que se refiere a la vulnerabilidad de quienes las usan y peor aún si son morochos, para el agudo criterio policial.
   Es justo que protesten, que se hagan escuchar, que planteen sus divergencias y que promuevan cambios o enfoques distintos del Código de Faltas.
   Pero si lo que pretenden es que la autoridad los respete, que no hagan todo lo posible por llamar la atención de la ciudadanía con actitudes hostiles, imbéciles y dañinas que solo sirven para ponerse a la sociedad en contra.
   Manchar y ofender con pintura a una iglesia cristiana, es como hacer lo mismo en una sinagoga, una mezquita o un templo de cualquier otro credo porque la ofensa es igual, como una explosión de agresividad en nombre de una protesta mal entendida y peor practicada.
   Es mostrar una hilacha que se pretende esconder como infantil el argumento de la acción de infiltrados, porque es una manera de reconocer la incapacidad de controlar a todos, y en este caso a los más exaltados y quita la legitimidad que puede tener el reclamo.
   Si no hubieran sido tan tontos y posiblemente cándidos, la noticia en recuadro sería la marcha de protesta y no el daño que hicieron los estúpidos que nunca faltan.