19 de enero de 2014

SLB-190114-SOLO 10,9 DE INFLACION, AUSENCIAS, REBELION POLICIAL, DOLAR BLUE, ASALTOS EN LAS SIERRAS, MEGACAUSA, etc.



Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” emitido el domingo 19 de enero de 2014 por AM580 Radio Universidad de Córdoba.





INFLACION, MALESTAR, AUSENCIAS, ETC.

   El recalentamiento social eleva la temperatura infernal que venimos soportando.
   No se necesitan muchos argumentos para sostener esta afirmación y evitar que los ciegos, sordos y mudos de siempre, militantes de la negación de una realidad abrumadora, piensen que la mía es una actitud ¨destituyente¨.
   El dólar blue pasó de los 12 pesos, estamos sacrificando reservas como nunca (no me convence que es por el pago de obligaciones pendientes), en el tumulto del verano dijeron que la inflación del año pasado fue de menos del 11 por ciento y seguimos sin ver de cerca como lo merecemos y es necesaria, la presencia de la Señora timoneando este barco de incierto destino en mar tormentoso.
   Iniciamos la segunda década y la ruptura de la comunicación, que es lo que lleva al diálogo, nos tiene sumidos en la desorientación.
   ¿Es que alguien sabe para dónde agarrar?. 
   Mientras los infaltables y rentados delirantes siguen sosteniendo que podemos comer por 6 pesos, que todo el mundo viaja al exterior y gasta sin medida y que cualquiera cambia el auto por un modelo nuevo, vemos que está muriendo el ahorro, que cada día el supermercado en lugar de ofertas nos ofrece sorpresas, que los sueldos se envilecen, que nadie en la Justicia tiene agallas para investigar en serio y encarcelar a los corruptos y que hemos entrado a una especie de bruma que es el peligroso maquillaje con el que suele disfrazarse a la indiferencia.
   Los argentinos necesitamos ser gobernados, guiados, encaminados hacia ese destino maravilloso que todos los políticos nos prometieron y después los que viven eternamente de la política, se limitaron a asegurarse el propio, sumado al de sus hijos, sus nietos y bisnietos.
   Mas allá de las inclinaciones ideológicas individuales, está pasando demasiado tiempo en el que nos están obligando a compartir y tolerar ausencias.
   No es una posición de gataflorismo, porque todos los extremos suelen ser perniciosos.
   Ni tanta cadena nacional ni tamaño silencio, como ahora está ocurriendo cuando hay tantas cosas para decir.
   Aunque parece que es más importante todo lo que hay para callar.

REBELION POLICIAL

   Naturalmente las cosas entre nosotros no podían quedar así, consagrando la impunidad de esos policías que ante la falta de conducción de la fuerza y de manejo político por parte de las autoridades provinciales, nos dejaron librados a nuestra suerte desprotegiéndonos frente a los vándalos y saqueadores que se adueñaron por casi dos días de toda la ciudad.
   La ministra del área debió irse aunque ni siquiera tendría que haber asumido porque para esa función no basta un nutrido curriculum académico, sino la necesaria calle y experiencia.
   Para evitar males mucho mayores que pudieron llevarnos a un cruel enfrentamiento armado entre honestos y ladrones, algunos con cero antecedentes pero tentados por la tecnología más que por los alimentos, desde el poder y por desesperación hubo una improlija bajada de lienzos accediendo a más de lo que demandaban los insurrectos.
   La cuestión era ganar tiempo y eso ha quedado demostrado con las medidas adoptadas en las últimas horas, con una justicia con menos reflejos que una tabla que solo actuó cuando se lo impusieron desde arriba.
   Esa falta de iniciativa cuando se debió actuar en el acto, llevó ahora a la detención de sospechosos, secuestro de mercadería robada e identificación de los policías que más activamente participaron del masivo desacato.
   Algunas mujeres de los uniformados, instigadoras a la violencia, también han sido encartadas en este asunto.
   Pero el tiempo ganado más de un mes atrás ya se perdió porque ahora, dentro de la policía, la efervescencia es mayor en una actitud corporativa en defensa de los que han sido citados y luego internados en la cárcel.
   El temor por la repetición del vandalismo, sospechosa actitud de grupos organizados que sabían de la falta de custodia policial en ciertos sectores, trajo a la Gendarmería por las dudas.
   No se sabe si fue por pedido del gobernador, quien no lo habría formalizado vía Twitter, sino por encargo nacional ante la posibilidad que otro efecto dominó partiera nada menos que desde Córdoba, para hacer temblar las estructuras de otras provincias y afectar, lógicamente, al poder central.
   Los cabecillas, instigadores y distraídos, dicen, fueron pasados a retiro y dejaron de ser un problema.
   Roguemos que el gobierno provincial no se agrande más de lo prudente y aplique ese concepto nacional y popular de ir por más, porque eso sería desconocer o hacer declarar nulo o inconstitucional el acuerdo logrado con los policías para retornar a la normalidad, volver a la calle y proteger a los vecinos y sus bienes.
   Los que están dentro de la fuerza, que no han sido ni serán alcanzados por las medidas disciplinarias, quieren cobrar en su momento lo que les prometieron y que se cumplan las otras promesas recibidas con relación a trato, salubridad e higiene de los lugares de trabajo y otros temas pendientes.
   Si desde el gobierno de la provincia se deja de hacer algo de todo esto, será acercarle una llama al barril con pólvora que pese a todos los anuncios en contrario, es actualmente la policía y desde el poder no lo ignoran.
   No es tan solo salvar la ropa o seguir pensando en horizontes políticos más ambiciosos.
   La obligación, ahora, más que hacia adentro es hacia los queridos cordobeses.
   Si es que somos tan queridos …

SIGUEN LOS CORTES DE ENERGIA

   La meticulosa programación de cortes de energía que está haciendo EPEC en los días de previsible demanda, es una nueva modalidad que pretende suplir al repudiado sistema de cortes hechos al voleo, por exceso en el uso de la electricidad.
   Las informaciones hablan de tareas de mantenimiento, reparaciones y otros aspectos recitativos, pero en la calle no se advierte la presencia de cuadrillas que justifiquen esos trabajos que se anuncian.
   La cuestión, para no generalizar la bronca, es anunciar con antelación distintos sectores de la ciudad, pero en esta volteada a la corta o a la larga caemos todos.
   Es más que probable que algo de inteligencia esté rondando por la deficitaria y decadente empresa, a lo mejor como disfraz del instinto de conservación.
   Hay que mostrar algo positivo, para que los usuarios dejen de pensar en la injusticia de la bonificación anual por eficiencia, y pasen al plano de admirarlos por cortarles la luz solo una vez por semana.
   Mientras tanto y con relación a este asunto de los cortes y el daño que se regala a los afectados, ¿alguien podría decirme si prosperan los reclamos por mercadería perdida?
   ¿Alguien puede darme precisiones, si reclamó por artefactos dañados o destruidos, qué trámites realizó y cuánto tiempo pasó hasta que le solucionaran la situación?
   No se busca con esto alimentar las broncas, sino hacer docencia para aquellos a los que todavía no les ha tocado vivir esas experiencias.
   Pretendo solamente ser eficiente, aunque sin cobrar.

ALGO SOBRE LA MEGACAUSA  

   La Convención Americana de Derechos Humanos consagra las garantías judiciales y establece lo que se conoce como el derecho al “debido proceso”, esto es, un conjunto de requisitos que deben observarse en las instancias procesales para proteger el derecho de los individuos a que se resuelvan con la máxima justicia posible los procedimientos de tipo penal para determinar su culpabilidad o inocencia ante una acusación.
   He leído un informe elaborado por el Centro de DDHH de la Asociación Americana de Abogados, en ocasión de la Observación de un juicio en el que se imputaba a una jueza y en el que se observaron graves violaciones al debido proceso.
   En el informe se mencionan entre las garantías más esenciales el derecho a la información y a la igualdad de armas.
   El derecho a la información, más allá de la obligación de notificar a la persona de la acusación formulada contra ella y su calificación jurídica, implica que se debe expresar en forma clara, precisa y circunstanciada, el hecho que se le atribuye y las pruebas que lo demuestran.
   En la causa del Registro existen personas detenidas con prisión preventiva acusadas de hechos en los que no se establece fecha o lugar, y en algunos casos, en los que el mismo juez ha reconocido que no cuenta con pruebas de la participación del imputado, ni con testigos, y que no sabe cómo ni en qué circunstancias habría participado en los hechos, ni quién lo llamó o en qué se benefició.
   Sin embargo, y pese a toda esta imprecisión, el juez manifiesta que pertenece a la causa Registro, que, como a los demás, le corresponderá condena y por tanto, debe ir a prisión.
   El derecho al debido proceso incluye también el derecho a la presunción de inocencia y a la libertad hasta ser juzgado por un tribunal imparcial, y a que la prisión preventiva sea excepcional y no el adelantamiento de una condena.
   El informe destacó también el derecho a defensa e igualdad de armas, lo que significa tener acceso a todos los documentos y pruebas y a todos los materiales que la fiscalía tenga previsto presentar ante el tribunal y el derecho a interrogar y llamar testigos o peritos que puedan arrojar luz sobre los hechos.
   En esta causa muchos abogados defensores manifiestan dificultades para acceder a las copias de los expedientes, y para que les sean aceptados testigos y pruebas ofrecidas, y, resulta por lo menos curioso, y esto está escrito en las sentencias, que en muchos casos los investigadores policiales aporten datos “obtenidos de testigos no identificados”, los cuales al ser anónimos no pueden ser confrontados por la defensa, lo que constituye una gravísima violación al derecho a defenderse, al debido proceso y al más elemental sentido común.
   El debido proceso legal es, por excelencia, la garantía de todos los derechos humanos y un requisito sine qua non para la existencia de un estado de derecho.
   La prisión preventiva sistemática utilizada en la causa del Registro constituye una grave y persistente violación al debido proceso, atenta contra el estado de derecho, ha ocasionado y lo sigue haciendo, daños irreparables a los imputados y sus familias, da lugar a juicios injustos que convalidan las penas anticipadas y lesiona la credibilidad de muchísimas personas en el sistema judicial.

ASALTOS EN LAS SIERRAS

   Amargamente se quejaban varios turistas por haber sido víctimas de asaltantes, ladrones, violadores de domicilios y otras lacras, que los dejaron con lo puesto.
   La policía dice, como siempre dice, que está trabajando y que los diagramas de prevención se cumplen, lo que es prolijamente rebatido por la simple lectura de los diarios porque algunos no mienten, como lo hace Clarín.
   Pero hay otro modelo de asaltante y ladrón sonriente que hace de las suyas, pretendiendo salvar en dos meses las ganancias que necesita en un año.
   Esos son los comerciantes que han hecho del abuso una política para espantar al visitante porque no hay nadie que les ponga un dique a su angurria.
   Para colmo de caro, atienden como el tugget y la comida es mala, recalentada, reciclada y vergonzosamente incomible.
   No todos hacen lo mismo, pero vivimos en un país de caprichosas interpretaciones de lo que es una mayoría.
   Llegará un día, para esos que adoptan las modalidades aplicadas en Europa o en los Estados Unidos, que el cliente afectado hace su escrache particular e individual, paseándose frente al negocio que lo clavó, con una pancarta alusiva.
   Cuando tengamos la valentía de hacerlo, esos pícaros y aprovechados de las circunstancias, tendrán que enrolarse en la decencia o sucumbirán por la reacción de la gente.
   Una provincia turística como la nuestra, no puede darse el mal lujo de ser expulsiva, porque cada uno de los visitantes que tenemos, merece ser tratado como un amigo.
   Y no que se vaya puteándonos a todos, como si todos fuéramos quienes le hicimos daño.
   Hasta el paisaje, que tenemos para regalar, les resultará espantoso.
   Los que amamos a Córdoba no lo merecemos.

LA DROGADICCION, DESPENALIZADA

   Avanza por ahora y con viento a favor la posibilidad de la despenalización de la tenencia de drogas para consumo personal, lo que no es lo mismo que permitir su libre comercialización.
   El tema puede ser comparado con lo que ocurre en otros países, pero las notables diferencias de culturas hacen inviable intentar algún paralelo.
   Ponernos a la par de Holanda, de los Estados Unidos o de otras sociedades es llevarnos al riesgo de encontrar más antagonismos que coincidencias.
   Por eso, lo que se impone es la cautela en el análisis, sin apresuramientos que puedan resultar nocivos y esperemos la sabiduría de los técnicos y no el enfoque de los políticos para la evaluación de una cuestión tan delicada.
   Comenzarán a desnudarse las apetencias individuales, las posturas fundamentalistas, los enfoques religiosos y la mirada mercantilista.
   Cuando podamos intelectualmente estar preparados para un debate serio, fundamentado, honesto y completo, podremos tener la seguridad de haber actuado con criterio, aunque las posturas sean divergentes.
   Nada supera al diálogo abierto cuando es respetuoso y constructivo.
   Que no nos asuste la posibilidad hacia el si o hacia el no, sino que nos una el criterio por el bien común, frente a una instancia absolutamente desconocida por los argentinos.
   Roguemos que lo que se resuelva sea para bien de todos y no un beneficio para los oportunistas de siempre.

LOPEZ, ZANINI Y GRONDONA, ¡VIVA LA TIMBA!

   Se comenta que a mayor nivel de crisis, aumenta también el dinero que la gente arriesga en el juego, sea legal o no, en su desesperación por salvarse merced a un golpe de suerte.
   Es obvio que se pisa la realidad cuando ya es tarde, en una horrenda dependencia de la deuda contraída como resultado de lo cual se pierde a la familia, a los amigos, a los bienes, la propia salud o eso tan maravilloso que es vivir.
   Los mercaderes de la timba, que al parecer carecen de estómago, poco se fijan en el daño que están haciendo, incluyendo a quienes desde el propio estado alientan y manejan el juego, a sabiendas que la banca siempre gana.
   Es cierto que hay apuestas como la lotería, el Quini 6, el Loto y similares que se dilucidan a través de la fortuna que puede acercar un bolillero manual o electrónico.
   Pero en las tragamonedas el hombre, sus miserias y su ciencia programan los artefactos de manera tal que el jugador pierde en el 99 por ciento de los casos y cuando gana una cifra abultada, los responsables del juego le ofrecen menos del 10 por ciento del premio o que le haga juicio la empresa y espere por lo menos 10 años.
   El juego, como bien lo sabemos, suele arrastrar como secuelas inmediatas a la usura, la droga y la prostitución y otras expresiones de la violencia, todo justificado para quienes son los empresarios que se benefician con la ludopatía.
   Por eso duele, aunque no sorprenda, que un  personaje como Cristóbal Lopez, abiertamente vinculado con el kirchnerismo y apoyado por el funcionario Carlos Zanini y el casi vitalicio capo de la Asociación del Fútbol Argentino, el don Julio Grondona, estén instrumentando un nuevo sistema de apuestas on line, bendecido desde arriba.
   Si lo concretan, a lo mejor el zar del juego, que es Lopez, ayuda más en las campañas … por supuesto de más escuelas, mejores hospitales y otras obras de beneficencia.