13 de febrero de 2014

A los 68 años, un doloroso flash --- JEAN CLAUDE, LA SENSIBILIDAD DE UN PROFESIONAL Y DE SU CAMARA




Era de esos tipos íntegros, serviciales, profesionalmente solidario y generoso este admirado y empedernido ladrón de instantes que su cámara transformaba en inolvidables e irrepetibles. Demostró con su fina creatividad que en fotografía no todo había sido inventado y su audacia le permitió incursionar en técnicas inusuales que quedaron como expresiones artísticas de alto valor estético. A los 68 años la vida le cerró el obturador y nos dejó con esa impresión que regala un flash por su luminosidad que se estampa en la memoria. "Jean Claude" o Jorge Carda si se lo prefiere, dejó el sello indeleble de su calidad como persona y como fotógrafo. Y al despedir a quien solo se adelantó en el camino, puedo asegurar que derrumbó esa creencia y práctica nacional que transforma en santos a los muertos. Jean Claude era un buen tipo ya antes de morirse.

Gonio Ferrari