3 de abril de 2014

MULTIPLICAR POR 50 COMO JUSTO HOMENAJE A LA DECADA GANADA




Con un apresuramiento encomiable, el gobierno puso a consideración de la gente el boceto de un nuevo billete que suplanta al que lleva la imagen de Domingo Faustino Sarmiento, (a) “Cuyano alborotador”, y para algunos es una especie de castigo por el fracaso del insigne educador en la formación de muchos padres de actuales encumbrados funcionarios.
Tiempo atrás y durante los últimos estertores del entonces desgobierno militar, el tema Malvinas fue un inmejorable y sangriento pretexto para la delirante vocación de eternidad en el poder, que abrigaban los que en poco tiempo lograron ser rotulados como salvajes genocidas.
Sin ánimo de mezclar pretextos -y roguemos que así sea- vendría de perillas la aparición del nuevo billete con la actual coyuntura nacional, complicada en lo monetario por el mayor espacio que día a día van requiriendo los bolsillos no por abundancia de dinero, sino por acumulación de billetes con los que se compra mucho menos que antes.
En pocas palabras, la sociedad clama por monedas de 5 pesos y papeles de 200 y de 500.
Y cuando la demanda social es mayor, ¡nos vienen con billetes de $ 50, que requieren el doble de espacio que nuestro máximo valor!
Dejemos de lado esta nueva y risueña incoherencia y hagamos fuerza para imponer el billete de $ 500, que no ocasionaría más trabajo que el que le llevó a este veterano periodista juguetear con el “pothoshop” y el modelo tan pomposamente anunciado y mostrado ayer.
Y de paso, le hagamos aunque sea un lugarcito, en una esquina perdida o en el reverso del billete, al Ilustre Sanjuanino que seguirá teniendo detractores, pero algo hizo por la educación en el país.
Porque no es cuestión que con cada billete nuevo que aparezca, matemos la memoria de un prócer, haya sido o no cuestionado.

Para que nadie se ofenda, se puede esgrimir como excusa, en esta ocasión válida para algunos sectores, que la década ganada ha sido tan exitosa que la historia, de antemano, ya la está multiplicando por 50.