6 de abril de 2014

SLB-060414- DE LA SOTA Y EL VERAZ- LA SEMBRADORA Y EL PAPELÓN- JUSTICIA CALLEJERA Y SATURACION POLICIAL- Etc.



Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” emitido el 06-04-14 por AM580 Radio Universidad de Córdoba.




DE LA SOTA Y EL VERAZ

   Está bien que los deudores crónicos padezcan la injuria del escrache público de su inclusión en el fatídico Veraz, como un anticipado castigo por su morosidad que sin embargo puede encontrar algún justificativo que sería bueno dar a conocer, para saber realmente cuánta gente adhiere a esa reprobable conducta omisiva.
   ¿Para qué se pagan los impuestos? Por lo general, el ciudadano tributa sabiendo que el destino de su dinero tiende a garantizar el eficiente funcionamiento del Estado ya sea en materia de atención médica y sanitaria, justicia, seguridad, educación y algunos otros rubros que en su conjunto, hacen a una digna calidad de vida.
   Pero si el Estado viene demostrando su vocación abandónica en el cumplimiento de sus obligaciones para las cuales el pueblo aporta dinero -y no poco- no es necesario pensar en rebelión fiscal, sino simplemente en la reacción de una sociedad harta de promesas, falencias notables y desequilibrios disfrazados de acreencias con el nivel nacional.
   La gente es remisa a pagar impuestos porque no advierte la presencia de resultados por parte de quienes deben cumplir con sus obligaciones.
   El inédito endeudamiento de la provincia no es culpa de la gente, porque quien dilapida sin medida, sentido de la oportunidad ni de las prioridades, es el Estado provincial despilfarrador de partidas que se asignan a gastos prescindibles.
   Es lógico que la Caja de Jubilaciones y Pensiones colapse, porque se repartieron beneficios a mansalva sin el apoyo de los aportes necesarios de acuerdo con las necesidades, por lo que ahora hay que aguardar la voluntad política del poder central que tiene a Córdoba como rehén de sus caprichos y del castigo por el no alineamiento K.
   En ese sentido las víctimas más afectadas son los propios jubilados, que deben aguardar medio año para cobrar las actualizaciones de sus mensualidades y percibir la indignidad de un dinero envilecido y ya aniquilado por la inflación que la imbecilidad política se niega a reconocer.
   El Sr. Gobernador hará públicas las nóminas de morosos de los impuestos provinciales, aunque no tenga autoridad ética para hacerlo por ser masivo, reiterado, contumaz e incorregible deudor de los jubilados de la Caja cordobesa.
   Ellos si tienen el derecho de hacerlo aparecer en la tapa del Veraz.





LA SEMBRADORA Y EL PAPELON

   En aquellos dudosos felices tiempos, cuando el Indec ya era portador de burlas contra la sociedad, Guillermo Moreno se deleitaba paseándose en la cresta de una ola exitista, mimado por el poder y odiado por los importadores y por todos aquellos industriales condenados a paralizar sus actividades ante la falta de insumos foráneos.
   El modelo de piantavotos, émulo de Herminio Iglesias, antes de ser condecorado con una beca para sufrir en Roma, tuvo que dar un paso al costado pese a que no faltaban los seguidores que lo consideraban un patriota.
   Y como tal, salió al mundo a vender humo, ilusiones, promesas y grasa de serpiente para lo que contó con el beneplácito y el generoso apoyo tanto político como financiero del gobierno nacional.
   Una de sus más exitosas escalas, a donde voló para venderles a los angoleños una cosechadora maravillosa que producíamos los argentinos, fue tan profusamente promocionada, que haciendo cálculos someros, se gastó más en pasajes y viáticos que en lo que significaría la operación con las máquinas agrícolas.
   Moreno hasta se dio el lujo de hacer bailar a la Sra. Presidenta con nativos africanos, como simpática expresión de acercamiento e integración cultural.
   Llevaron un prototipo del producto, como ejemplo del crecimiento industrial argentino, armatoste de cartón y pintura igual a los espejitos y las piedras de colores que los conquistadores de siglos atrás traían a nuestras pampas, y se llevaban el oro y otras riquezas de los nativos.
   Cuando a los angoleños no les hemos vendido ni un mísero tornillo, la fábrica de cosechadoras entrerriana, mimada por el modelo nacional y popular hizo agua, quebró y se fue al caraxo, pese a la enorme ayuda oficial que recibió del generoso Sergio Uribarri, gobernador ungido presidenciable por el kirchnerismo.
   Esa empresa pretendidamente solvente se lanzó con el apoyo que recibía del gobierno, a un festival de cheques sin fondos, obviamente incobrables, porque sus máquinas no sirven ni para consuelo de los cartoneros.
   ¿Cuántas empresas truchas estarán haciendo lo mismo?
   Si hasta buscándole el lado simpático a esta situación penosa para nuestra imagen, se me viene a la cabeza la inteligente y parlante máquina de café, que un estudiante del interior le vendió años atrás a De la Sota, quien compró la idea que resultó ser un delirio de juventud.
   Con el papelón internacional de las cosechadoras, que no nos extrañe que mañana surja, desde la prodigiosa imaginación de algún compatriota con apoyo oficial, el invento de la licuadora con marcha atrás, que rearma la fruta si el licuado no te gusta.
   ¿Qué no es posible?
   Tengamos paciencia, porque todo llega …

LOS MATONES DEL AEROPUERTO

   Para pintar la situación nada mejor que un ejemplo.  
   Llegué al Taravella desde Buenos Aires, hice la cola y al subir al taxi y decirle que mi destino era la Plaza Rivadavia de Alta Córdoba, al tachero se le salió la cadena y me dijo que no iba a estar esperando tres horas para que le tocara un viaje tan cerca.
   No quise enojarme y le dije que si quería podía llevarme por Copina y allí se volvió loco.
   Pretendió que me bajara y le contesté que ni el Eter me haría dejar el taxi. "Pa´ colmo me agarrás pa´ la joda", gritaba, mientras trataba de tranquilizarlo diciéndole otra vez que si le parecía me llevara por Copina, pero yo no tenía la culpa que mi casa estuviera en Alta Córdoba.
   Lo que pretenden esos impunes delirantes es tomar viajes a Carlos Paz, Alta Gracia, Rio Ceballos, Cosquín o Cruz del Eje.
   Fue manejando desaforado e insultando hasta mi casa, pero me tuvo que llevar.
   Estas cosas suceden por el descontrol que existe.
   Ni la Municipalidad, ni Aeropuertos Argentina 2000 que se desentiende, ni los pasivos disfrazados de PM hacen nada.
   He visto como "le hacen las gomas" a quienes no son de esa caterva y los obligan a salir de allí una vez que dejan los pasajeros.
   ¿Por qué no ponen una videocámara donde ascienden los pasajeros? Cuando sepan que están identificados, se dejarán de elegir los viajes y de estafar a la gente.
   No faltan los malos tacheros que les dicen a los extranjeros que el aparato marca la tarifa en dólares.
   Mientras nadie se ocupe de poner orden, habrá episodios lamentables. Y es la primera imagen que los visitantes recogen de Córdoba.
   Y le hacen dar la vuelta al mundo.
   Tiempo atrás eramos solo "fallutos".
   Ahora muchos nos tildan de ladrones, por culpa de un peligroso y violento centenar de loquitos.

JUSTICIA CALLEJERA Y SATURACION POLICIAL

   Por lo general sucede que en la vida las malas conductas son las más propensas a la imitación, aunque sean tan horrendas como la justicia por mano propia, sin atenuantes, que ha ganado las calles y de acuerdo con algunos delirantes, por culpa de los medios periodísticos que la alientan.
   Es probable que el amarillismo tenga sus cultores en la práctica y en el ejemplo, pero nuestra sociedad tiene el suficiente criterio como para saber, a nivel masivo, lo que es bueno y aquello que no lo es.
   Sin embargo, cuando se advierte que es el Estado protector eL que se equivoca en las políticas preventivas o lisa y llanamente no las aplica, es lógico que sobrevenga una reacción de tales características que es más un repudio a la inacción que una manifestación de anhelos.
   La prevención no existe o está mal diseñada y peor aplicada, desde el momento que se estigmatiza a un sector, el de los motociclistas y se desatiende el avance de la corrupción, por ejemplo, que utiliza otros vehículos.
   Pareciera que el narcotráfico dejó de ser problema lo mismo que la creciente agresividad de los atracadores y su cada vez mayor precocidad, porque lo importante, lo que mejor vende como imagen, es tomárselas con los que usan motos, así sea para ir a trabajar o de paseo, y es como si junto con el carnet para conducirlas, te entregaran un certificado de sospechoso.
   La tardía reacción de saturar, si, es atribuible a los medios que se hicieron eco de lo que la sociedad reclama, pero esa operatoria tiene a lo sumo un mes de vida porque para entonces habrán controlado a todas las motos en circulación.
   ¿Qué vendrá después? ¿Cuál será el segmento elegido?
   Los remiendos no son eternos, duran demasiado poco y cuando se rompen vuelven a mostrar una realidad que se creía superada.
   Mientras tanto, en lugar de adecuar las leyes a una realidad distinta y de modernizar y aplicar los conceptos de prevención, los ataques por las dudas seguirán teniendo su penosa e imprevisible vigencia.
   Un solo inocente más que sucumba ante una turba sin control, será la confirmación de la inutilidad de todo lo que se hizo ahora, disfrazado de medida inteligente.
   Porque al medir los avances de cada uno de los sectores, tenemos la certeza que el hampa es más inteligente y profesional que la policía.

HOMENAJE A RUBEN MARTI
  
   El lunes 21 del corriente a  mediodía, el militante peronista Luis Vanni como titular de la brigada que lleva su nombre, rendirá homenaje a la memoria del Dr. Rubén Américo Martí, al cumplirse un aniversario de su fallecimiento.
   El acto consistirá en la donación de un millar de árboles autóctonos, y se llevará a cabo en el CPC de Argüello.
   Una inmejorable ocasión para rendir tributo de reconocimiento a la gestión que cumpliera el Dr. Martí, a quien muchos consideraban el más peronista de los intendentes radicales, al frente de la comuna cordobesa.
  
CURA ABUSADOR

   Por una década no podrá desempeñarse como sacerdote el que fuera así sancionado por la cúpula eclesial cordobesa, al considerarlo autor de un delito sexual contra un menor de edad.
   Las cuestión no es ensañarse y emprenderla a golpes contra alguien que está en el suelo, indefenso, sino la necesidad de saber por qué, en este caso, no existe una formal condena como resultado de un juicio en Tribunales.
   Para muchos suena como una actitud de protección en beneficio del autor de hechos aberrantes y no porque sea cura merece esquivarle a la justicia de los hombres, sino que precisamente por su condición de tal estaba obligado a ser ejemplo de honestidad y respeto.
   De poco sirve la condena en el seno de la iglesia, si el autor de hechos tan espantosos sigue gozando de libertad y no purga su condena en la cárcel, como cualquier hijo de vecino.
   Esas actitudes son las que alejan a la gente de la Iglesia que los cobija, y lejos están de los postulados que enunciara con relación a la pedofilia el Papa argentino, fijando una postura inflexible de castigo ejemplificador.
   A lo mejor los tiempos y los estilos de la justicia interna del sacerdocio no son los mismos que rigen para el resto de la sociedad, y esta es la única razón por la que se puede ser algo indulgente con las demoras.
   Porque cuando el clero es atacado en la persona de alguno de sus integrantes, por cualquier circunstancia, no son pocas las voces que se alzan reclamando justicia.
   Ahora, ese clamor de justicia es de la sociedad.