28 de abril de 2014

SLB-270414-NUESTRA ESCONDIDA POBREZA - DROGA INVENTO MEDIATICO - LOS REJUNTES NO PROSPERAN - MEGACAUSA - DIA DEL TRABAJADOR, etc.doc

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del domingo 27-04-14 difundido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.


NUESTRA ESCONDIDA POBREZA




Si mal no recuerdo, allá por el 70 y pico en pleno desgobierno de facto, a un general se le ocurrió, con alto sentido práctico, una solución para las villas miseria que comenzaban a estrechar su cerco de carencias alrededor de la coqueta Capital Federal.
Como se venía encima el mundial de fútbol del que seríamos anfitriones había que amurallar
los asentamientos
marginales, para preservar aquella imagen de que éramos derechos y humanos.
En pocas palabras, eso y esconder la pobreza para el caso es lo mismo, aunque la tecnología política e ideológica pretenda disfrazar esa actitud con excusas que no convencen a nadie, y menos aún a los pobres.
Por lo general, en la imposición de la ausencia de un problema, está el miedo a que trascienda, se multiplique y exista en consecuencia una toma de conciencia perjudicial para la sustentabilidad del modelo nacional y popular.
La existencia de creciente pobreza molesta y reconocerla no es otra cosa que admitir el fracaso de ciertas viejas políticas asistencialistas, que torpemente reemplazan a la creación de puestos de trabajo, a la generación de riqueza y a la distribución equitativa, aunque la dignidad sea un componente social que va perdiendo su condición de tal.
En Córdoba se ha conocido que la pobreza afecta al 15 por ciento de la población, lo que de por sí ya es lamentable pese a la divulgación con más de oportunismo que de sinceridad, del dato escondido por la Nación
No hay enfermedad que pueda curarse si no se conocen los síntomas o el paciente los esconde, los disfraza o los niega.
Lo más triste, doloroso e irreversible de nuestra realidad, en definitiva, es todo lo que se robó, se roba y se seguirá robando, penosamente, siempre en nombre de la pobreza.
Una pobreza que espiritualmente es de todos, pero que en los números escondidos demuestra que son pocos y muy conocidos, quienes se benefician con ella.
Porque a su riqueza, en lugar de esconderla, tienen la impunidad y la soberbia de agigantarla.
Y mostrarla con la mayor impudicia.


LA DROGA, INVENTO MEDIÁTICO

El titular del Sedronar, Secretaría de Programación para la Prevención de la drogadicción y la lucha contra el Narcotráfico, dependiente de la Presidencia de la Nación, sacerdote Juan Carlos Molina, dijo que Argentina no es un país exportador de droga, reconociendo que hay cocinas para estiramientos de mala producción.
Y con relación a nuestra realidad dijo que “los pibes se falopean y en las previas chupan como esponjas” como si ambas conductas fueran una novedad, rematando sus conceptos afirmando que no era eso lo que quería que pase en Argentina pese a que los medios y una serie televisiva sobre el jefe narco Escobar potenciaran la cuestión, desestimando tan posibilidad porque ”acá hay un Estado muy presente”, sentenció el cura.
Tengo al respecto mi opinión y percepción personal, sobre que el narcotráfico se expande al amparo de una llamativa impunidad, lucrativa para ciertos niveles de mando que contribuyen a una notoria permisividad.
Las fronteras argentinas no son un selectivo colador para el ingreso de los insumos básicos del negocio, sino una mullida alfombra por la que transitan, de ida y de vuelta, los mercaderes de la muerte sin que nadie los moleste.
Y así se establecen en las ciudades grandes al principio y luego en los poblados, para expandirse por el mágico efecto de la creciente e incontrolable demanda: hay droga porque se permite que exista.
Si aquí la fabrican, la estiran, la fraccionan, la bastardean en su calidad, la empaquetan, la venden a los distribuidores o al menudeo es lo de menos, porque lo importante es que existe, se ha establecido entre nosotros y de vez en cuando alguien secuestra una reducida cantidad como para acallar el clamor popular.
Y la acusación acerca de que la divulgación mediática de una serie donde casi se santifica a uno de los patriarcas del narcotráfico, es la barata e inconsistente excusa de siempre, basada en que matando al cartero se terminan las malas noticias.
Lo único que falta, que pretendan hacernos creer ahora que en nuestro país la droga no existe apoyándose en esa dudosa certeza que aquí no se fabrica.
Es para pensar entonces que toda la droga que sale desde territorio argentino por nuestras permeables fronteras, procesada con destino a Europa y a otros rumbos, es solo un enorme caudal de muestras gratis.
Y como dice en esos medicamentos, sin ningún valor comercial.

LA MUNI, BOLSA DE GATOS



Las piezas del ajedrez se desparraman al patear el tablero, cuando los trebejos están ordenados y el seguro perdedor no encuentra otra manera de librarse de la humillación que le provoca la derrota.
No evalúo con liviandad analítica que Mestre pateó el tablero porque las piezas no estaban cada una en su casilla.
El desquicio provocado por la crítica y el hallazgo de peligrosas conexiones con la ilegalidad de la corrupción, lo ha movido a sacrificar amistades equívocas y buscar cálido refugio en las huestes de su propio partido, aunque la comunión entre ellos no sea la más aceptada ni notoria.
El estado público que tomó la oscura situación comunal no fue solo por la denuncia periodística -y esto de ninguna manera va en desmedro de los colegas que la hicieron- sino que se venía insinuando con síntomas de inequívoca gravedad trasladados a una gestión abandónica de las principales preocupaciones de los cordobeses capitalinos.
Una bolsa de gatos era más ordenada que el Palacio 6 de Julio.
Como si la tarea exclusiva y excluyente de quienes conducen el municipio debiera limitarse a conseguir recursos, pagar sueldos y evitar conflictos, tarea en la cual también demostraron una curiosa vocación por el fracaso.
Los conflictos por livianas razones se multiplican, la ciudad no sale del caos y solo algunos destellos de acción se advierten en el maquillaje de las calles, la intención de mejorar el transporte y el empecinamiento -una cuestión a mi entender hereditaria- de hacer prevalecer el amiguismo por encima de la gobernabilidad.
Lo mejor que puede ocurrir es que los alejamientos no se reduzcan a las ausencias y el olvido, sino a la actuación de la justicia cuando hubiere lugar a ello, y del tribunal partidario en los casos puntuales que fuera menester.
Pretender que las conductas reprochables pasen al archivo, es la mejor manera de suicidarse políticamente.
El intendente aún es joven y seguramente aspira a más.

LOS REJUNTES NO PROSPERAN

Los que saben de política sostienen que las alianzas pueden llegar a ser positivas, pero que los rejuntes llevan inexorablemente al fracaso.
Uno de los ejemplos más cercanos fue la demostración de este concepto con su consecuente desmantelamiento aunque se quiera sostener como explicación que el escenario nacional era otro.
Las alianzas, si no están cimentadas en argumentos ideológicos y solo persiguen acumulación de votos, ya de por sí son una muestra de la desorientación de sus propios mentores y de una inclinación por la vigencia; por no morir, por seguir en la consideración de la gente.
Las individualidades sumadas no siempre hacen un total confiable, porque lógicamente prevalece esa especie de síndrome de marquesina, que suelen alentar los políticos antes de haber naufragado en sus intenciones de llegar cada vez más alto, y se encuentran con una realidad de indiferencia que es el umbral de los olvidos.
Cuando las alianzas coinciden plenamente en materia ideológica y programática tienen allanado al menos el camino hacia la curiosidad de la gente, pero al ser un rejunte esa magia desaparece derrotada por la memoria y el sentido común.
No puede crecer una intención de gobernar, cuando hay cinco del mismo grupo que quieren ser presidentes y ninguno se resigna al premio consuelo de la protocolar y vistosa vicepresidencia.
En las sociedades políticas, cuando su distintivo saliente es la incoherencia, tiene el derrape asegurado y es cuando los desengaños adquieren la irreversible condición del infortunio y del naufragio.
Recuerden que el Titanic se hundió una sola vez.
Ergo, hay fracasos que jamás se pueden reiterar.


DIA DEL TRABAJO

El jueves próximo es el día nuestro, de los que abrazamos la cultura del trabajo, que no deja de ser una innegociable convicción que nos enaltece ante la sociedad.
No hay para qué extendernos en discursos, sino más bien en una especie de enunciación de principios, que hacen a la dignidad de trabajar.
En casi todo el mundo, la celebración del día del trabajo, o del trabajador, será motivo para reuniones multitudinarias como los casos de La Habana y Moscú por ejemplo, o con la sagrada expresión del locro, entre nosotros.
Aquí el clima en los años más recientes viene siendo adverso por lo veraniego para los seguidores del criollo potaje, porque la temperatura más cercana al calor que al fresco acentúa los efectos de una ingesta que por lo general, se practica sin pudor y sin medida.
Los efectos se advierten recién por la noche o entrada la madrugada, cuando es común que en los casos de las parejas, se produzcan ruidosos y momentáneos divorcios o justificados abandonos del lecho.
Quiero de paso ofrecer un humilde reconocimiento a todos los dirigentes sindicales que ofrendaron buena parte de sus vidas, en la diaria fragua de la lucha gremial, sin claudicaciones ni privilegios.
A los que siguieron siendo ejemplo de fervor laboral en su trabajo cotidiano y no vivieron prendidos a la licencia sindical, en cuyo nombre se cometen tantos abusos.
Quiero eximir de este reconocimiento, por estrictas cuestiones de justicia, a los que se sirven de su condición de dirigentes en provecho propio, de sus familiares, de los amigos y de las amigas, porque no merecen figurar en el cuadro de honor de los cultores del esfuerzo.
Quiero, en definitiva, valorar el compromiso de tantos hombres y mujeres que se dignifican laburando, sacrificando su descanso, buscando siempre algo más para hacer; para sentirse útiles, para saberse capaces, que es la manera más maravillosa de sentirnos libres.
El actual marco referencial no es el mejor, con el creciente número de desocupados reflejado en las estadísticas, el deterioro del salario en su poder de compra, los aumentos en mercaderías y servicios y una inflación tan despiadada como negada, que nos castiga sin misericordia.
Por otra parte las becas a la vagancia (algunos les llaman planes o subsidios) no hacen otra cosa que robar la poca dignidad que les queda a muchos argentinos, que prefieren eso: la dádiva en lugar de transpirar, precisamente para dignificar y adecentar lo que ganan.
Debemos reconocer también la culpa de muchas empresas, que cuentan con dos curiosos mecanismos destinados a la reducción de sus planteles: las tecnologías aplicadas a mansalva y la injuria del pago en negro, no para beneficiar al trabajador, sino como otra manera de evadir tributos e impuestos.
Seguramente con la madurez democrática que aún no hemos alcanzado, llegará el momento en que la sinceridad se coloque por encima de la especulación.
Y se haga carne en los argentinos aquello que sostenía Ghandi: “Dios ha creado al hombre para que gane su sustento trabajando, y ha dicho que aquel que come sin trabajar, es un ladrón”.

NAFTAS FORMADORAS DE PRECIOS

Es lógico que cualquier gobierno, del signo que fuere, tiene la costumbre de inculcar en la población una imagen de bonanza, de bienestar, de confianza en el futuro, para todo lo cual uno de los elementos necesarios e imprescindibles es la estabilidad en todo sentido.
Dejemos de lado todo lo concerniente con el manejo de las estadísticas, porque su nivel de engaño, confusión y lejanía con la realidad vienen siendo alarmantes especialmente en los últimos tiempos.
Así como nos venden que la inseguridad es solo una sensación, se pretende idéntica percepción con lo relativo a los precios en general.
Pero en la caja del supermercado o en la ventanilla de percepción de impuestos o de servicios, la gente no paga con sensaciones sino con dinero contante y sonante.
Por eso, cuando nos quieren convencer que un nuevo aumento en el precio de los combustibles, el quinto en los cuatro meses que llevamos del año, no se trasladará a los precios, ya es para pensar que más que por incautos, nos tienen por idiotas.
Naturalmente que los combustibles son formadores de precios porque inciden en el flete, en los viajes, en el funcionamiento de industrias y en otros mil aspectos de la vida ciudadana.
Ahora vendrá el tiempo de las justificaciones y de las asignaciones de culpas, siempre a sectores extra gubernamentales, porque la autocrítica no figura en el diccionario de las autoridades: la culpa es siempre ajena a ellas.
Así son las cosas, no quiero volver por enésima vez a la sentencia peroniana que la única verdad es la realidad, pero es la realidad misma la que me lleva a utilizarla.
Y eso que muchos peronistas, o ahora disfrazados de tales, se olvidan que el viejo lider era militar.
Según la historia, un milico de alma …

EL DIA DEL ANIMAL

Los cordobeses nos inclinamos por la curiosa propensión de colocar sobrenombres pensando en los animales.
Tengo los casos del Negro Araña, el Caballo Loco, el Oso Tobi, el Cabrito Toledo, el Monito Carrizo, el Chivo Oulton, el Larva Milich, el Caimán Aracena, el Canguro Gamboa, el Pájaro De Allende, la Vaca Potenza, el Piojo Godino, el Cabeza de Chancho, la Gallina Sarmiento, el Pescado Ayen, el Gato Villalba, la Vizcacha Guerrieri, el Perro Altamirano, el Charabón Recalde, la Rata Ramos, el Lagarto Guizardi, el Pato Fernández o el Ladilla Rodriguez.
Seguramente me olvido de algunos… y algunas, y pido perdón si mañana no me acuerdo de saludarlos.
Y ya que estamos, aunque hoy no es el día, rindamos homenaje de cariño a las mascotas que tenemos, así se llamen Fellini, Bianca, Boby, Nikita, Negrita o como quieras.
Y recordemos que tener bajo tu dependencia a un animal, supone cuidarlo y protegerlo en su indefensión, frente a un mundo agresivo y ante personas que los explotan, los maltratan y los dejan morir.
Vemos a diario ejemplos lastimosos, en nuestras calles, y parece que la Ley Sarmiento que ampara a los animales, no existiera porque su aplicación es tardía y caprichosa.
Los animales abandonados porque sus amos no cuentan con recursos para mantenerlos, es otra de las lacras que sacude nuestra sensibilidad.
Los animales son a veces los intermediarios por los que la Naturaleza suele darnos algunas lecciones.
Descartes decía que el mono es tan inteligente, que no habla para que no lo hagan trabajar y Chesterton, anticipándose a lo que vemos en televisión, reconocía pertenecer a esa clase de animales en los cuales la cola es importante.
Debemos tener la grandeza de respetar a todos los seres vivos, aunque pensemos que no razonen pues de sus conductas, suele ocurrir que pongamos en duda nuestra propia capacidad de pensar …y de sentir.

LA MEGACAUSA

La Procuración General de la Nación se expidió sobre un nuevo Recurso de Queja, en este caso de Guillermo Lucas, presentado en contra de la prisión preventiva dictada en la megacausa, destacando que el   Tribunal Superior de Justicia de Córdoba le restó relevancia a las condiciones personales del imputado y al comportamiento que tuvo en el marco de la causa, aduciendo de manera dogmática que carecían de relevancia para contrarrestar la presunción de fuga.
La Cámara de Acusación  aludió a la supuesta conformación de una organización con capacidad y contactos para burlar los controles del Estado, sin explicar a qué controles y contactos se pretendió hacer referencia, ni de qué modo la organización podría actuar en el proceso penal.
No se indicó que los imputados hubieran intentado eludir la acción de la justicia, ni que se hubiese dado alguna situación concreta respecto del curso de la investigación.
Se aludió de manera dogmática a la complejidad de la causa  para extender el encierro más allá de su plazo original, omitiendo las exigencias de la Constitución  y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que ha expresado que "los jueces no tienen que esperar hasta el momento de dictar sentencia absolutoria para que los detenidos recuperen su libertad, sino que deben valorar periódicamente si la medida cautelar todavía es necesaria y si es proporcional."
Por todo esto decide revocar el fallo del Tribunal Superior de Justicia.
La Real Academia Española define dogmatismo como la presunción de quienes quieren que su doctrina o sus aseveraciones sean tenidas por verdades sin duda ni contradicción y en lo jurídico como la no atención al orden y a la estructura de los códigos.
¿Qué ocurre cuando existen  jueces que encarcelan a ciudadanos de manera dogmática, sin probar, sin explicar, sin cumplir con la ley?
La Corte está diciendo que esto sucede aquí, en Córdoba.
Se me ocurre pensar que alguien debe controlarlo, pero se hace el distraído y mira en otra dirección.
¿Mirará hacia arriba?

MENSAJE DE BUENA VOLUNTAD

Aquellas personas sensibles al sufrimiento ajeno por carencias, tienen muchas maneras de dar una mano para la noble acción de ayudar al prójimo.
Las Brigadas Vanni, que es una organización política de filiación peronista que según su mentor no responde a ningún partido, necesita donaciones, posibilidad de compras comunitarias baratas, alimentos, ropa de abrigo y medicamentos para distribuir entre los más necesitados.
Quienes puedan hacerlo, deben dirigirse en Argüello a la calle Agusti 7672 o llamar al teléfono 03544-15-514-575.