30 de octubre de 2014

Patética demostración de desprecio

LOS NIÑOS NO PUEDEN EVITAR EL CANCER PERO
LOS ADULTOS SABEN COMO ESQUIVARLE AL HIV

Esa es la enorme, penosa, politizada y lamentable diferencia, cuando evaluamos de qué manera el Estado interviene -directa o indirectamente- en salvaguardar la calidad de vida de sus ciudadanos.
Los chicos seguirán padeciendo la quimio y la sorpresa de verse pelados.
Ellos, los "protegidos" por altos funcionarios, no dejarán de hacer caritas, de frecuentar los programas de la TV chismosa y de pretender justificar el evidente e impune robo que le hacen a las arcas nacionales ... y populares.
¿Habrá algún legislador/a nacional por Córdoba, que aunque solo caliente su banca en el Congreso, proyecte una humana solución a este drama?