16 de noviembre de 2014

SLB-161114-SOLIDARIDAD O DISCRIMINACION, SUSANA GIMENEZ TAMBIEN, EL LIBRO DE ANGELOZ, AEROREMISSES, LA MEGACAUSA, POLITICA Y FARANDULA, ETC



Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 16-11-14 difundido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

¿SOLIDARIDAD O DISCRIMINACION?



   Bien conocemos que muchos sectores de la sociedad argentina son acérrimos cultores del gataflorismo y en tal sentido se manifiestan en contra cuando reciben, después de haberse quejado por no recibir.
   Pero cuando las circunstancias imponen el despliegue solidario del Estado sin miramientos de las posiciones económicas de los ciudadanos necesitados, lo aplicable es el equilibrio más cuando hay víctimas de la imprevisión y del descontrol, que precisamente está obligado a ejercer ese mismo Estado.
   No importa si los vecinos de Alta Córdoba afectados son pudientes o carenciados, porque “ligaron de arriba” una penosa situación que no buscaron ni de la que fueron responsables.
   Que lo entiendan las autoridades: fueron castigados por la desgracia e incorporados, en un fatídico instante, al reinado de la intemperie sin ninguna misericordia.
   Tuvo que pasar una semana para que Su Majestad la Justicia indagara al propietario del predio y a uno de sus asesores, cuando era dable imaginar que eso ocurriría en las horas inmediatas al estallido, para preservar las pruebas.
   La Municipalidad instaló una carpa con personal para receptar inquietudes, o sea una especie de confesionario destinado al ejercicio de la catarsis y anunció que pagaría los vidrios de las viviendas afectadas.
   La provincia con su gobernador lanzado de lleno a la campaña proselitista difundió anuncios marquetineros, movilizó algunos funcionarios y puso en movimiento su máquina de prometer como siempre se hizo y ya no es novedad.
   Todo bien, “lenteja” pero caminando, hasta que alguna mente brillante tuvo la genialidad de instrumentar el otorgamiento de créditos para los afectados, con lo que repararían sus viviendas y repondrían electrodomésticos, ropas, muebles y enseres perdidos.
   Gozarían de plazos extendidos y bajos intereses, pero con un curioso detalle ¡¡¡ tendrían que pagarlos !!! lo que en pocas palabras equivalía a regalarles una nueva deuda sumada al drama existencial, despertando una lógica y previsible reacción negativa.
   El último capítulo de esta sesuda trama en que se mezclan indiferencias, miserias políticas y carencia de sentido solidario, los cráneos tuvieron la despreciable ocurrencia de ofrecer ¡5.000 pesos! como subsidio a quienes no estuvieran en condiciones de afrontar el pago de los créditos anteriormente anunciados.
   Es preferible no hablar de discriminación, porque si desde el Estado se alimentan diferencias entre ricos y pobres o pudientes y necesitados, es otorgar ventajas a los blancos sobre los negros, a los flacos sobre los gordos, a los de Talleres por encima de los de Belgrano o a los radicales en desmedro de los peronistas o todas sus viceversas.
   Ahorremos tiempo: el Estado imprevisor, amante del relajamiento de los controles, debe pagar el precio de su ineficiencia, así como en otros casos e injustamente paga eficiencias inexistentes.
   Y debe hacerlo rápido, ya y totalmente, desafectando partidas presupuestarias de efectos inservibles para la gente, asignándolas al maravilloso ejercicio de la solidaridad, bajo el mandato bíblico que dice “El hermano que ayuda al hermano construye casi una fuerte ciudad”.
   Con Sergio Raponi, el dueño de la empresa entre rejas, cuyo predio no estaba habilitado por la Municipalidad, no se devuelve la vida de María Angélica Cueto, víctima fatal de la imprevisión, del descontrol y de la angurria empresaria, si es que no encuentran otros motivos por los cuales estaban allí almacenados ciertos productos.
   Los cordobeses necesitamos con desesperación y angustia recuperar la seguridad integral, pese a las omisiones y todo lo malo que hacen los políticos ineptos.
   La tragedia de Alta Córdoba no duró sólo un instante.
   Recién comienza y es una obligación cívica y más que nada humana, atenderla y repararla.

SUSANA GIMENEZ ESCONDIÓ SOLO UNO


   Las  noticias  indicaban que en un municipio cercano a Vaca Muerta, allí de donde se comenta que Chevrón se llevará buen petróleo regalado por legisladores argentinos que modificaron leyes para que ello ocurra, se ha detectado que algunos personajes notables de esta Argentina sorprendente, radicaron sus automóviles de alta gama para abaratar o eludir el pago de onerosos impuestos.
   Indican como ejemplos a Sergio Schoklender con una Ferrari descapotable; otra Ferrari similar de Jorge “Acero” Cali, cultor del kick boxing e íntimo amigo de Guillermo Moreno, actualmente becado en Italia, y a la vez dueño de la empresa Sport Enterteinment Group S.A.; tres coches más, un BMW, un Mercedes Benz y un jeep Cherokee, propiedad de Vanina Oneto, ex “leona” del hockey sobre césped y de su esposo; una flota de colectivos de Ecotrans S.A. (Grupo Plaza de los hermanos Cirigliano) y otros vehículos por un total cercano a los 7.500.
   Una ridiculez que todos estuvieran radicados en un predio de 17 x 25 metros, propiedad del municipio neuquino de San Patricio del Chañar, cuyo intendente generosamente certificaba la validez de las inscripciones,
lujito que solo pueden permitirse algunos argentinos que cultivan aceitadas relaciones con el poder.
   Es probable que la Ferrari que era propiedad de ese ejemplo de persona que es Sergio Schoklender, haya sido utilizada para sus habituales inspecciones a las viviendas del plan “Sueños compartidos” que el parricida devenido en empresario, administraba por orden de doña Hebe de Bonafini, mentora y titular de Madres de Plaza de Mayo.
   Y también, todo en el plano de lo probable, que ese muchacho haya concurrido a dar clases en la otrora financieramente endeudada y quebrada Universidad de las Madres, ahora estatizada, con deudas incluidas, que pagaremos todos los argentinos … y argentinas.
   Un escandalete que sin dudas será eclipsado por la trascendencia de la situación íntima y personal de nuestro rockero vicepresidente que cambió su nombre y ha desaparecido misteriosamente de escena: ya no es Amado.
Pensar que tiempo atrás todos los medios se ensañaron cuando a la rutilante Susana Giménez le descubrieron un Mercedes Benz que su marido de turno había escondido, tapado prolijamente por una parva en uno de sus campos.
   A ese caso, lo multipliquemos ahora al menos por 7.500.    
   Sigamos así.
   No estamos mal, pero seguimos peor …

EL LIBRO DE ANGELOZ



   No se trata de plantear, como algunos lo hicieron, una objeción por la edad del autor, sino por la falta de elegancia y de consideración por los códigos no escritos que rigen vidas, obras e historia de los hombres públicos.
   Que Angeloz haya reconocido su error del tercer mandato como gobernador, es una confesión que ya ocupa un lugarcito en la memoria de los cordobeses, y especialmente de sus opositores internos que en su momento estuvieron en contra de aquella decisión que demandó, incluso, una reforma de la Constitución Provincial.
   No he leído el libro ni tengo apuro por hacerlo,así que me guío por comentarios mediáticos que al coincidir en forma casi unánime, me clarifican el panorama como para opinar.
   A lo que Angeloz ni nadie tiene el derecho, es de juzgar a los muertos, porque es caer a la injusticia de condenarlos sin que puedan ejercer su defensa y nos deja la duda, entonces, de silencios y secretos compartidos y ahora rotos fuera de tiempo.
   No quiero ubicarme en posición de fiscal sobre las memorias ni los recuerdos de nadie, pero no escuché si Angeloz descorre el velo, por ejemplo, de su fraternal amistad con ese gris personaje de la época, Luis Medina Allende, ex comando civil en el ’55 y su principal operador político en varias ocasiones, aunque lo niegue en el extracto que hoy publica La Voz del Interior.
   Cuando se habla mal de los muertos con quienes se han compartido éxitos, fracasos y crisis, es derrapar en la más penosa de las irrespetuosidades, dejando en la gente la duda si la amistad de entonces no era otra cosa que un calculado ejercicio de la hipocresía, o de la momentánea conveniencia.
   Las autobiografías, las memorias autorizadas o el simple anecdotario, suelen ser, más que trozos de cualquier historia personal, veladas demandas de indulgencia.
   Pero es preferible pedir perdón en vida tanto de uno, como de quienes marcaron a fuego tu existencia.

LOS AEROREMISSES

   Habría que ver, en el caso que un argentino carenciado necesite ser trasladado para su salvación de un mal, a Europa, Estados Unidos o Australia, si el Estado nacional se hace cargo del viaje alquilando un avión.
   O que un marginado del norte demanda una atención especializada no tan lejos sino en Buenos Aires, para ver si el dispendioso ministro habilita los fondos necesarios.
   La verdad, habría que preguntar para qué sirve o servirá este viaje oficial y privadísimo a Australia, más allá que para mostrar la hilacha nacional del desprecio por el respeto, y la gracia de aparecer en la protocolar foto  conjunta haciendo gracias con las manos.
   En el exterior necesitamos recuperar una imagen que para nada nos favorece, y no ponernos en evidencia como subdesarrollados, secos y llenos de deudas pero pícaros y distendidos.
   Realmente, haber gastado lo que se malgastó, habiendo vuelos comerciales que hacen el mismo trayecto por cinco mil dólares viajando en clase turista, como el presidente uruguayo, es un síntoma inequívoco que la fiesta continúa, aunque crezca la inflación, los sueldos pierdan su poder adquisitivo, la desocupación se incremente y las reservas caigan para bajar el blue.
   Cuatro aviones, cuatro vuelos, para menos de diez personas, todo a un costo sideral que el país no está en condiciones de afrontar, más que un desatino es una lamentable demostración de soberbia.
   Es el típico aquí mando yo y gasto lo que quiero, como alguna vez supiera decir Galtieri.
   Total para pagar caprichos y exageraciones están los impuestos, el único instrumento nacional y popular que cuenta con millones y millones de rehenes.
   Aparte de toda esta puesta en escena con la presencia de Kicillof en Australia, ¿alguien se refirió, allá y hasta ahora, al tema de los fondos buitre?
   Esa es solo una cortina de humo íntimamente argentina.

MÁS SOBRE LA MEGACAUSA

   La prisión preventiva, o detención de una persona que aún no ha sido juzgada y que debe gozar de su derecho fundamental de libertad, es una medida de carácter absolutamente excepcional que puede utilizarse sólo para evitar la fuga del sospechoso o el entorpecimiento del proceso penal, siempre y cuando existan firmes indicios de su culpabilidad.
   Opinar sobre la correcta aplicación de la medida en casos particulares es difícil si no se conocen en profundidad los detalles de la causa y sin embargo, en el caso del Registro, existen datos objetivos que generan cuestionamientos.
  Primero, el número de personas detenidas porque si la Real Academia Española define el término excepcional como “algo que ocurre rara vez” y en esta causa la prisión preventiva se aplicó en más del 60% de los imputados, ¿eso es excepcional?
   Segundo, la finalidad, dado que si sólo sirve para evitar la fuga o el entorpecimiento de la investigación en personas con indicios de culpabilidad y los imputados fueron detenidos años después, cuando les había sobrado el tiempo para huír, y bajo la excusa de  investigarlos para encontrar pruebas, ¿esa es la verdad? 
   Tercero la duración, porque si el tiempo no debe ser mayor a  dos años para no convertirse en una condena y muchos llegaron a cumplir tres años en prisión sin haber llegado aún hoy a juicio, o sea, sin saber si son culpables o inocentes, ¿eso es razonable?
   Si además, amparándonos en la igualdad ante la ley, comparamos con situaciones como la de Ricardo Jaime quien no fue detenido pese a que sí había huido, o la de Marcelo Falo quien tampoco lo fue, pese a que las pruebas sí eran concretas y claras, no escapa al más mínimo sentido común que en esta causa, la prisión preventiva fue desviada de su verdadera función, y lo que todavía no sabemos es por qué.
   La verdad, esta megacausa sigue sumando misterios.

POLITICA Y FARÁNDULA

   Tanto se han acercado la política y la farándula, que ahora es un tema que se toma con naturalidad, lejos de los escándalos que años atrás provocaban situaciones con tales características.
   Lejos quedaron las calificaciones de sainete, tramoya o conventillo porque la realidad y el paso de los años se han encargado de otorgarle naturalidad a esa relación que antes era prolijamente ocultada, entre  miembros de la dirigencia política y pulposas exponentes del varieté.
   La mediatización globalizada tiene esa característica de acercar posiciones que antes aparecían como antagónicas, cuando era pecado mortal mezclar las actividades de ellos con las bambalinas, las pestañas postizas, las siliconas o el conchero de ellas.
   El candidato y la vedette, si se aman y han jurado estar unidos hasta que la muerte los separe, aparte de ser una incitación al crimen según Fontanarrosa, bien puede ser tomado como un compromiso a cumplir por ambas partes  y nadie tiene derecho a ser agorero.
   Tampoco es elegante apelar a las estadísticas, porque los amores pasajeros ganan por goleada así la situación de pareja sea con papeles, apalomamiento, vacaciones en el Caribe o departamento compartido en Puerto Madero.
   El crecimiento y la consolidación del gaterío y la lujuria, son una consecuencia indirecta del éxito de la tinellización de la tevé, y está visto que no hay político que se resista al imán promocional que significan unos minutos de fama en la pantalla chica, horario central, de uno de los programas más vistos.
   Las parejas que han surgido de esa usina mediática, si existe amor de por medio, en nada se diferencian de las otras que nacen en un baile, en las redes sociales, en la calle, en la cola del supermercado o de una reunión de amigos.
   La única diferencia es que a veces se transforman en cuestiones de Estado, un Estado que no está para circos.