15 de febrero de 2015

S.L.B. – Domingo 15/02/51 - ¿AHORA RECLAMAN MESURA? – LOS ENAMORADOS – MANOSEO DE CANDIDATURAS – MÁS BASURA EN LA CIUDAD – INSÓLITO EPISODIO EN LA MEGACAUSA – F18: LAS ALTERNATIVAS SON IR O NO IR - EL NIÑO QOM Y LA TARDÍA JUSTICIA - LA IMAGEN ARGENTINA EN EL EXTERIOR, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 15/02/15 emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

¿AHORA RECLAMAN MESURA?

En los últimos días varios funcionarios de primera línea a nivel nacional unificaron un discurso con algún tono conciliador, frente al descontento de la gente; a su impotencia por desorientación y el crecimiento de la costumbre del rumor que siempre, invariablemente, es perjudicial para todos.
Y dentro de lo que entre otros Aníbal Fernández y Jorge Capitanich coincidieron, fue en hacer un oportuno y necesario llamado a la mesura para aventar nubarrones y equívocos, apelando a la ofensiva exageración del golpe judicial y la desestabilización motorizada por las corporaciones y una oposición que en los hechos, es tan real como los Reyes Magos.
Pero hay apreciaciones que la gente no entiende y se hace imprescindible que alguien del poder las aclare.
¿Se puede llamar a la mesura, cuando desde un arranque triunfalista apoyado en aquel lejano 54 por ciento, impusieron la consigna de “ahora vamos por todo”?
¿Es honesto acusar por la utilización política de un muerto, cuando 30 mil corrieron la misma suerte, pero en beneficio partidista y en nombre de los derechos humanos, como si el fiscal muerto no hubiera merecido esos derechos?
No fue acertado cuestionar el carácter silencioso de la manifestación convocada para el próximo miércoles, aduciendo que la iniciativa en tal sentido, es de gente que no tiene qué decir o no sabe decirlo, según sostuvo la señora.
¡Qué pobreza de memoria!
Años atrás, cuando en pleno desgobierno militar surgieron las Madres de Plaza de Mayo con Hebe a la cabeza -antes de transformarse en ahorrativa e intolerante- su mecanismo de protesta frente a un poder criminal e insensible, era dar vueltas y vueltas alrededor de la pirámide en la emblemática plaza.
Y por si no lo recuerda, señora, lo hacían en silencio.

LOS ENAMORADOS

Nosotros, los animales racionales, tenemos la ventaja de los sentimientos, del alma, de los afectos, del corazón que no solo sirve para bombear sangre.
Nuestro corazón, ¡cuántas veces lo dije! sirve tanto para amar como para odiar.
Por eso resulta complicado, porque entra en el terreno de lo personal, de lo íntimo, responder a esa pregunta que muchos me hacen y que también nos hacemos.
Enamorarse es compartir sentimientos.
Enamorarse es a lo mejor pensar distinto, pero caminar juntos.
Enamorarse es mirarse a los ojos y que no sea necesario decirse otra cosa que te amo, sin remilgos ni vergüenzas.
Es no invadir los espacios ni los tiempos del otro.
Enamorarse es sentir juntos las mismas sensaciones.
Enamorarse no es mirar hacia atrás con resentimientos, sino como valor de experiencias. Es compartir angustias; es mitigar soledades.
Enamorarse es no mentir, es comprensión, es tolerancia.
Es sinceridad. Es vivir en una nube de proyectos, de ansiedades, de urgencias por ganarle al tiempo, porque es el tiempo que los enamorados, juntos, quieren gastar a su manera, tengan la edad que tengan.
Pero por sobre todas las cosas, enamorarse es respetar.
Porque el respeto es la base de toda relación que pretende prosperar y consolidarse. Mirar hacia adelante, vibrar con la misma intensidad, acompañar en la desgracia, gozar en las alegrías, mitigar en la enfermedad, también son síntomas del enamoramiento.
Enamorarse no es tan solo arrugar las sábanas, prodigarse caricias o compartir burbujas.
Enamorarse dos personas, es juntar las almas y cantarle al milagro de la vida, en un mundo plagado de odios y de pesares, que solo podrá escapar de su propio holocausto, únicamente a través del amor.
Del amor de cada enamorado.

MANOSEO DE CANDIDATURAS

Ya es para tomarlo casi como una gracia, pero la gente tiende a cansarse cuando la bombardean los políticos con sus mensajes donde pintan un futuro ideal, siempre que los acompañen con el voto.
Lo más peligroso y negativo de la situación, es que la mayoría de los postulantes ya está prendido a la generosa ubre de la política, del partidismo y las ideologías y en la mayoría de los casos, dejan de lado su compromiso de gobernar para meterse de lleno en las campañas, que para colmo son eternas y sumamente costosas.
Y cada vez les cuesta más convencer a la sociedad, en la medida que esa sociedad advierte el abandono del que resulta víctima.
Otro detalle sugestivo es esa mecánica de alternancia, no con otro signo político, sino con los que se fueron dejando deudas y dudas y ahora pretenden regresar, bajo la sospecha de querer eludir a la justicia en caso de cambiar las banderas de quienes gobiernan.
Por último, la pregunta que se cae de maduro y pese a lo cual mucha gente -los militantes que aspiran a ser reemplazos alguna vez- sigue a los candidatos dejando sus obligaciones y desatendiendo a su familia como precio de sus ambiciones.
A esa pregunta dudo que algún candidato tenga la honestidad de contestar con una mano en el corazón: ¿Por qué a todo lo que prometen, no lo hicieron o lo hacen mientras estaban -o están- en el poder?

MÁS BASURA EN LA CIUDAD

Es gracioso y a la vez indignante observar que algunos medios gráficos -esos que nunca critican este tipo de problema- publican supuestos recorridos y esquemas de servicios que no se cumplen como se anuncian.
El caso específico es la recolección de residuos domiciliarios y la limpieza de calles.
Dejando de lado la avivada de Lusa y de Cotreco de hacer trabajar a los vecinos para achicar las horas pagas de sus empleados, la prestación es lamentable por lo ciclotímica y mentirosa.
Basta recorrer la ciudad y hacer un relevamiento serio, para convencernos que nos están charlando, que nos toman por imbéciles, porque no son saboteadores los que apilan bolsas y bolsas de porquerías en las calles y veredas, para deleite de los perros vagabundos y crecimiento del riesgo de pestes.
¿Cuántas veces han multado a esas empresas?
¿No se avivan en la Muni que a Lusa y Cotreco más les conviene pagar la multa que cumplir con el servicio?
Está visto que la reacción punitiva no aporta resultados y es por eso que el poder concedente, que es la municipalidad, debiera reemplazar a esas prestatarias y llamar urgentemente a concurso.
¿Que la ciudad estará varios días tapada de basura?
Es preferible correr el riesgo tal como ahora lo corren los cordobeses, y adjudicar la recolección de residuos y la limpieza de calles, a empresas serias y no a las “tragabilletes” que tenemos ahora.
¡Ah! Y lo digo por las dudas… No necesito publicidad de Lusa ni de Cotreco, de la manchancha que están distribuyendo asegurándose silencios tapados de mugre.

LA MEGACAUSA Y UN INSÓLITO EPISODIO

Desde poco más de un par de años atrás, en este programa asumí el compromiso profesional de ocuparme de la exagerada aplicación de la prisión preventiva en el marco de la “megacausa” del Registro de la Propiedad.
La culpabilidad o la inocencia son cuestiones técnico-jurídicas que manejan fiscales, defensores y camaristas.
Sin embargo y como postura personal, adherí a los reclamos en el sentido que la prisión preventiva, establecida como excepción, se aplicaba y se aplica como regla casi intimidatoria, a contrapelo de los dictámenes y pronunciamientos de caracterizadas organizaciones jurídicas tanto de nuestro país como internacionales.
El menoscabo moral, familiar, social, laboral, etc. emergente de esa medida pretendidamente “cautelar” no se ha tenido en cuenta desoyendo postulados constitucionales básicos y la opinión de calificados pensadores, defensores del espíritu de la libertad.
Se ha producido un hecho que sin dudas destrozará la solemne rutina maquiavélica de encarcelar por las dudas, en esa costumbre de la condena anticipada.
Diez días atrás el Sr. Héctor Cejas recibió una notificación de las tantas que se cursaron a su nombre en los últimos años, proveniente de la Cámara Décima de los tribunales cordobeses, a través de la cual -como si no lo supiera- le informaron que fue a juicio en el año 2012 en el marco de la llamada “megacausa” del Registro de la Propiedad.
Le avisaron de paso que había sido condenado y luego liberado.
Pero lo más trascendente de ese documento oficial, es el alarde y el uso de la cabal conciencia (y la propia torpeza) sumada a una indudable sapiencia matemática, ya que le notifican que cuatro años contados desde el 16 de mayo de 2010, se cumplen ¡el 30 de febrero de 2016! Consignado en letras y en números.
Es una pena y seguramente omisión involuntaria, que en la cédula se omita mencionarle que desde 2010 estuvo “gozando” de prisión preventiva y ¡que ya cumplió su condena el 16 de mayo de 2014!
No hay que descartar que frente al papelón, se pretenda restarle autenticidad a la graciosa notificación.
Lo más triste de todo es que Héctor Cejas seguramente está afrontando una profunda crisis temporo-espacial porque supone que deberá aguardar su libertad terrenal cuando alguna vez en la historia aparezca el día 30 en el mes de febrero.
Concretamente, el sello inconfundible de una ritual y enfática seriedad jurídica que aporta para la anécdota más que para la jurisprudencia.
¡Ojalá que Dios, Jehová, Adonai, Visnú, los códigos y las leyes nos amparen!
Con tal argumento, ¡qué brillante alegato hubiera pronunciado el Dr. Jorge Ferro, aquel recordado poeta del moño rojo, quien siempre vestía de blanco poco impecable, era cantor de tangos y profesor de sexo, pero por sobre todas esas ocupaciones, era abogado penalista, autor de memorables alegatos, uno de ellos el más breve de la historia.
Tras la exposición del fiscal en una causa, Ferro se limitó a un lacónico “¡adhiérome!” y pasó a la historia, como este otro gracioso episodio.
De cualquier manera lo de la graciosa notificación al Sr. Cejas no deja de ser un reflejo de la realidad tribunalicia cordobesa y una innegable mancha a su almidonada seriedad.

F18: LAS ALTERNATIVAS, IR O NO IR

Después de escuchar tantas incoherencias y bobadas con relación a la marcha de este miércoles con su “polítización”, se me despierta ese recóndito indio que todos llevamos adentro, al entender y sostener que política hay en todos los ámbitos ciudadanos.
Porque aunque neciamente se lo niegue hay política en la religión, en las empresas, en el deporte, en el arte, en el cine, en las etnias, en la literatura, en las cárceles, en el contrabando, en el narcotráfico, en la prostitución, en la ludopatía, en el humor, en todas las manifestaciones ya sean o no populares o ya sean legales o no.
Que nadie se asombre entonces si hay política (que no es lo mismo que partidismo) en una marcha pacíficamente concebida, en homenaje a la memoria de un malogrado Fiscal de la República cuya dudosa muerte ni siquiera motivó luto ni condolencias desde lo más encumbrado del poder nacional.
Y a esa deuda la quiere pagar uniéndose, un importante porcentaje de la sociedad argentina.
En buena hora que exista también allí la política porque es uno de los brazos más maravillosos de la democracia, especialmente cuando las instituciones corren peligro de daño o fragmentación como resultado de la intromisión del angurriento partidismo pretendiendo desplazar a la honorabilidad de la política.
Anuncian que será en silencio, sin pancartas ni consignas sectoriales.
La Sra. Presidenta, en un acto de generosidad más efectista que política, regaló a los mentores del 18F el silencio, quedándose con la alegría de sus proclamados logros y sin caer al pecado de sincericidio a la hora de la siempre ausente autocrítica.
Sin embargo, es dudosa la calidad de ese regalo, porque al silencio, la Sra. Presidenta y los máximos exponentes del Modelo Nacional y Popular ya lo habían usado prolijamente desde que su mandamás en seguridad le avisó en primicia que al día siguiente, no estaría en el Congreso quien aportaría pruebas a una delicada y comprometida denuncia.
Resumiendo, no es decoroso ni elegante aceptar silencios de segunda mano, regalados después de un uso tan intensivo como patético e incomprensible.
La Sra. es dueña de pregonar que “nosotros nos quedamos con el canto, con la alegría y a ellos les dejamos el silencio; siempre les gustó el silencio, porque no tienen nada que decir o porque no pueden decir lo que piensan”.
Después de tan sesuda definición, a la hora de rendir cuentas con la conciencia, cada quien sabe qué uso -digno y respetuoso o innoble y repugnante- le dio a sus propios silencios.

EL NIÑO QOM Y LA TARDIA JUSTICIA

¡Pobre niño Néstor Femenía, quien seguramente fue bautizado así como homenaje!
La desnutrición y la tuberculosis fueron más veloces que la prevención y el asistencialismo, en una provincia como Chaco, gobernada por ese sensible y carismático personaje devenido en lenguaraz, que es Jorge “Coqui” Capitanich, el justificador oficial.
El mismo funcionario que poco tiempo atrás, apoyado por gráficos truchos, sostenía que esos riesgos no existían en su provincia y que todo era el resultado de una campaña en su contra -como siempre- motorizada por las corporaciones mediáticas.
La Justicia no lo entendió así, y el alma de esa pobre criatura que murió por desidia y abandono el Día de Reyes de este año, puede que ahora, lacerantemente tarde, pueda reposar en paz.
Capitanich, la hermana Alicia y otro ministro deben responder no por esa muerte, que es inapelable muerte al fin, sino por esa vida tan injustamente truncada.
Pero no nos hagamos tantas ilusiones porque con toda certeza, los defensores de los acusados seguramente interpondrán el mismo argumento que utilizaron como descargo en su momento.
Dirán que la culpa es de la comunidad qom, porque esos aborígenes carecen de los conocimientos necesarios.
Una ignominia, porque el Estado protector no puede culpar a la ignorancia, por ser el responsable de la educación de todos... y de todas.

LA IMAGEN ARGENTINA

Como se dice comúnmente, estoy seguro que ningún industrial, fabricante de cualquier cosa que necesite insumos importados, me dejará mentir, porque la verdad es que existen trabas y demoras que perjudican la producción.
Y esas demoras de ninguna manera son caprichosas ni responden a la burocracia enquistada en nuestro país, sino a exigencia de garantías y avales por parte de los vendedores extranjeros que desconfían de los operadores argentinos.
Sin que sea necesario ser un erudito en comercio exterior se advierte que esa forma de negociar tiene su correlato con la imagen de seriedad o no, que se tenga de nosotros en el exterior.
Hay noticias que desorientan a los foráneos, como tener un vicepresidente procesado, una presidente investigada y algunos ministros y otros altos funcionarios en la picota, amparados equivocadamente en fueros que de acuerdo con nuestra Constitución solo amparan a los legisladores.
Los ministros e incluso la Sra. Presidenta, me comentó un jurista, no gozan de fueros aunque no pueden ser detenidos ni encarcelados de no mediar sentencia firme.
Volviendo al tema de los insumos, no son pocas las empresas industriales de Córdoba jaqueadas por un cúmulo de exigencias administrativas, que las están llevando a la reducción que si no se supera, puede conducir a la paralización de la producción, sobre todo en las automotrices y en las fabricantes de equipos con componentes electrónicos.
Alguna vez debemos entender que la imagen de un país no son solo sus deportistas, sus artistas o sus profesionales.
La seriedad del gobierno y de sus integrantes, es la mejor bandera que podemos enarbolar en el exterior, cuando no existan impedimentos jurídicos para hacerlo.
Y este no es precisamente, el mejor ni más brillante momento de Argentina en ese aspecto.