1 de marzo de 2015

S.L.B. – Domingo 1/3/15 – ESTAMOS EN EL 1M – SIGUE LA SOCIEDAD UTA/FETAP – LLUVIAS TORRENCIALES – EL CURIOSO TEMA STIUSSO – LA MEGACAUSA Y EL CASO DALMASSO – SE FUE “COKI” – LAS OBRAS QUE NO SE VEN – ANTONINI WILSON, LA VALIJA Y EL “NUNCA MAS”.

Desgrabacion de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 01-03-15 que emite AM580 Radio Universidad de Córdoba

ESTAMOS EN EL 1M
   Es todo tan reciente, que sería una imprudencia de mi parte evaluar un discurso tan extenso y variado como el que pronunciara la Sra. Cristina Fernández de Kirchner ante la asamblea legislativa, abriendo un nuevo período de sesiones.
   Sería apresurado y poco serio analizar frases elegidas o huirle al contexto, porque es necesario un panorama completo para poder pintar el paisaje.
   Tampoco es prudente caer al facilismo de plantear la convocatoria como una mera cuestión cuantitativa, sobre quién convocó más adherentes: el 18F o el 1M que aún estamos transcurriendo.
   El domingo próximo, seguramente, estaremos en condiciones de analizar los pormenores del último mensaje de la Sra. Presidenta a los legisladores, con toda la seriedad que exige el momento histórico que estamos viviendo los argentinos.
   Los argentinos ellos y los argentinos nosotros, esperando que alguna vez, todos, seamos “nosotros”.

UTA Y FETAP, OTRA VEZ SOCIOS
   Los autos bajitos, las motos, las bicicletas y todo rodado menor se desplazaban normalmente aunque con mínimas dificultades en la mañana del miércoles pasado, cuando la lluvia todavía no había formado los caudales urbanos habituales con un escaso milimetraje.
   Una caliente interna sindical, el capricho y la impunidad con que se renuevan los desplantes de los choferes afiliados a la UTA se asoció con la eterna angurria de los empresarios, quienes con un criterio bolichero le esquivan a los riesgos que se deben asumir cuando lo que se presta es un servicio público que por contrato se comprometieron a cumplir.
   Las explicaciones del secretario general del gremio eran una mezcla de burla, estudiada ignorancia y trasnochados y balbuceantes conceptos: los ómnibus dejaron de circular, explicaba el insólito dirigente, “porque el agua podía entrar por el filtro de aire, parar las unidades, y permitir que los dueños los sancionaran por lluvia”.
   Ni Gaby, Fofó, Miliki, Piñón Fijo y Ricky juntos hubieran aportado una explicación de tamaña seriedad y contundencia técnica.
   Después los choferes lloriquean y dejan de a pié a miles de pasajeros por alguna merecida puteada que reciben como reacción a su insensibilidad social y marcado egoísmo, aprovechándose de la cantidad de rehenes que utilizan para conseguir lo que se les antoja.
   A todo esto la Municipalidad, poder concedente, tuvo menos reflejos que una babosa y dejó pasar varias horas hasta que intimó al cumplimiento del servicio, cuando miles de cordobeses ya habían perdido presentismo, puntualidad y otros beneficios ganados con sacrificio, a diferencia de la coacción y la prepotencia que utilizan esos socios para la riqueza fácil y sin riesgos que son UTA y FETAP.
   Las multas aplicadas son una burla ciudadana y matemática, porque los montos ya se amortizaron con la economía de combustible y de otros rubros lograda con la paralización: UTA y FETAP siguen manejando a su antojo, tiranía y atropello al transporte de la ciudad, cuyas autoridades no saben, no pueden o no quieren ordenar definitivamente, pese a que el usuario paga el boleto más caro del país.
   ¿Cómo voy a pretender manejar la provincia más endeudada de Argentina si no consigo imponer la ley y su cumplimiento en la caótica ciudad?
   Y después todos, frescamente y sin ponerse colorados, siguen en la insólita boludez de hablar de candidaturas a espaldas del sufrimiento de quienes van a votar.

LLUVIAS MÁS QUE INTENSAS
   Es cierto lo que sostiene nuestro gobernador que es materialmente imposible pronosticar 300 milímetros de lluvia en corto lapso y por ende, las consecuencias que puede provocar un fenómeno de tal naturaleza.
   No le echemos la culpa de eso también.
   Pero si, de que no exista más allá del marketing, la mueca de dolor y el promesómetro, una política estable en materia de desastres, encomendada a cualquier organismo pero que sirva; que no sea un coto de caza para pagar favores ni una estructura administrativa más numerosa y cara que su función operativa.
   El descontrol en las edificaciones, el descontrol en la explotación de los campos, la deforestación salvaje y los ataques al ecosistema, acarrearon las consecuencias que ahora lamentamos.
   Es también obligación de los gobiernos estudiar a futuro para poder prever y evitar los desastres que no son tan solo naturales, sino que acaecen por omisiones que si, sin ninguna duda, tenemos que reprocharles a nuestros gobernantes.
   Que ahora frente a la tragedia no se hagan los desentendidos, que dejen de gastar en quimeras de eternidad y que pongan los recursos recaudados al servicio de la gente y no de sus mezquinas ambiciones.
   Eso sería hacer Patria.
   Lo que están haciendo, es rascarse para adentro.

EL CURIOSO CASO STIUSSO
   El que fuera “espía estrella” de varios gobiernos incluidas las administraciones de Néstor y de Cristina, ha caído en la desgracia de la desocupación y del escarnio público, desde que lo cesantearon en diciembre último.
   ¿Es que acaso dejó de ser funcional al modelo?
   ¿Recién después de tantos años, se dieron cuenta que en complicidad con otros personajes, habría ingresado de contrabando más de 90 toneladas de mercadería?
   ¡A otro perro con ese hueso!
   Se me ocurre, y no quiero con esto que me endilguen la inexistente condición de futurólogo, que el kirchnerismo por las dudas gane en octubre, necesita una estructura de inteligencia absolutamente leal, como lo puede ser integrando el organismo exclusivamente con propia tropa.
   Y si se diera la alternativa de perder las elecciones, contar con mecanismos de control sobre la oposición que pasaría a ser oficialismo.
   Es la única manera de entender la situación de Stiusso, que ahora es un trapo con piojos, con captura recomendada y las peores referencias, después de haber gozado de la confianza nacional y popular.
   Bueno sería que llegara vivo a Tribunales, porque es de imaginar que tiene mucho, demasiado para decir.

LA MEGACAUSA Y NORA DALMASSO

   El pasado domingo adelantábamos que podría llegar a existir alguna vinculación entre la Megacausa del Registro de la Propiedad y el crimen del que resultara víctima la señora Nora Dalmasso en Rio Cuarto. 
    Daniel Osvaldo Cerdá, con respecto a la muerte de Nora Dalmasso, sostiene que cuando esta señora le solicita el divorcio a Macarrone, quien según un secreto a voces en Córdoba, sería testaferro de De La Sota, existirían a nombre de Macarrone, como testaferro del Gobernador 20.000 hectáreas de campo, y la señora como el bien era ganancial, solicitó para sí el 50 por ciento.
   ¿Habrá sido por eso que apareció asesinada? 
    Pero para arreglar los papeles del inmueble, recordando el modus operandi de otra causa se dictó aquel decreto, ante el sobreseimiento por prescripción de la cuestión penal de Leopoldo Ferreyra, luego un decreto de De la Sota, que de manera general ordenaba sin mucho sentido que todos los agentes de la administración pública debían volver a sus puestos de origen y así volvió Leopoldo Ferreyra -cobijado en el Ministerio de Finanzas- por obra y gracia del actual gobernador.
   Ahora, bien, si nada de esto es cierto, ¿por qué el hijo de Nora Dalmasso, acusado de mantener equívocas relaciones con su madre horas antes de su asesinato, tildado de homosexual y drogadicto, luego puesto preso y finalmente eximido de toda responsabilidad en el homicidio, hoy, es abogado, vive en los Estados Unidos y nada reclama a esta gestión del gobierno provincial? 
   ¿Por qué Macarrone padre, habiendo sido imputado o sospechado seriamente también por este homicidio, ventilada la vida sexual de su esposa, relacionada con amantes y en la causa, desprestigiado y preso a su hijo, totalmente deshonrada su persona, sindicado en casi todo el país como testaferro de De La Sota, tampoco nada reclama?
   ¿Por qué cuando se trasladó a Cerdá para declarar en la causa Dalmasso, no fue citado Leopoldo Ferreyra, a quien Cerdá sindicó en el 2.006, como autor de todos los robos de tomos y folios registrales?
   ¿Por qué si nada tiene que ver De la Sota, no declara en la Megacausa del Registro y clarifica de una vez y para siempre la situación, lo que sería aconsejable más aún con sus pretensiones presidencialistas?
   Al menos desorienta que los jueces y fiscales de Córdoba, admitan que la Comisión Especial antes referida, sean los únicos que están profesionalmente capacitados para juzgar a los imputados de la Megacausa del Registro.
   Si Cerdá miente, por qué no se presenta un serio estudio patrimonial del señor Macarrone, que de cuenta que jamás tuvo campo o efectuó los gastos de explotación de 20.000 hectáreas y que luego del fallecimiento de su esposa disminuyó en tal importe, o de cómo es la verdad de la cuestión o por qué no se cita a Macarrone a la Megacausa para que declare y rinda cuentas, es para pensar que nadie mejor que él para hacerlo.

EL MÁS BARATO DE LOS FUSIBLES
   Sus mañaneros orgasmos verbales terminaron por transformarse para muchos argentinos en la insufrible pesadilla de digerir mentiras amasadas en las más altas cocinas del poder, allí donde se decide quien es bueno, quien es malo, quien es militante o quienes son los cipayos traidores a la Patria, personeros de Magnetto y al servicio de los medios concentrados.
   Ese fue el permanente y percudido argumento descalificador hacia todo aquel que osara y ose pensar distinto, como si los excluyentes dueños de la verdad fueran los impolutos monjes de la cofradía “K” que cuidan nuestra virtud, nuestras vidas y nuestros bienes.
   Se acabó un ciclo de diarios fascículos que pretendían, a través del relato interesado y de dudosa credibilidad, meternos en la cabeza de los argentinos que todo lo negativo que se ve es solo la fantasía destituyente de los enemigos del modelo, que hace tiempo perdieron su categoría de adversarios cuando los abofeteó aquella lejana realidad de un ahora devaluado 54 por ciento.
   Capitanich transformó la comunicación en ofensa; el mensaje en oprobio; la noticia en insolencia y la duda en insulto, con la gratuidad que otorga la soberbia, amparada en una impunidad asombrosa que desconoció sus lacerantes fallas como gobernante y sus falencias en el campo social de su descuidada provincia, el más sensible de los escenarios.
   Lo mandaron a la trinchera y salió a pelear con un libreto único, muchas veces sin aceptar preguntas y cometiendo el grueso e infantil error de llamar a esos encuentros “conferencias de prensa” cuando eran monólogos por lo general dirigidos a los medios adeptos e ignorando la presencia, las repreguntas y las inquietudes del resto.
   El ex mandatario chaqueño ahora, parcialmente desocupado (el político jamás adquiere ese “status”) ha declarado que le gustaría ser intendente de la ciudad de Resistencia.
   En un primer momento se me cruzó por la cabeza censurar tal inquietud, pero sería bueno que lo intentara, al menos para pagar desde ese cargo la enorme deuda que tiene con la sociedad chaqueña y con las estadísticas en materia de desnutrición infantil, “dibujadas” hasta la muerte de un niño.
   Capitanich, el más barato de los fusibles del gabinete nacional, tendrá como intendente la oportunidad de saldar las muertes por hambre que negara desde su alto cargo, y que fuera noticia mundial colocándonos en la escandalosa posición de insensibles frente al famélico dolor de los más desposeídos.
   Los qom, los wichis y otros aborígenes lo esperan con el voto en la mano.
   De lo contrario, tiene como alternativa volver a la valija de sus culpas, para esconderse en esa penumbra prisionera como lo hacía “Chirolita” cuando terminaba la función y Mr. Chasman lo condenaba al silencio.
   Porque la función ya se terminó y su Mr. Chasman se está despidiendo ...

MUNI: LAS OBRAS QUE NO SE VEN
   Cuando aparecen las exigencias es que la gente toma en cuenta si el Estado se está ocupando o no de su bienestar, de su seguridad, de la tranquilidad, de la integridad física y material, que son en suma componentes que hacen a la felicidad.
   En un incendio, por las consecuencias sabemos si los bomberos están correctamente equipados, si les falta personal o si actúan por instinto sin ningún tipo de instrucción o planes operativos.
   Por eso y poco a poco, aunque sean muchos los que lo nieguen, en Córdoba se están haciendo obras que no se ven, pero que su presencia aparece como por arte de desgracia, en los momentos críticos.
   Ese es el caso de los desagües, enormes obras de ingeniería que por estar ocultas es como si le gente no supiera que existen.
   Lo saben en las inundaciones, por ejemplo, y en este caso me voy a permitir un ejemplo personal basado en sufrimientos y vivencias.
   En Alta Córdoba cada vez que caían cuatro gotas se desataba el drama de las inundaciones, especialmente en la zona de la Plaza Rivadavia, en Baigorrí, sobre Juan B. Justo y en avenida Alem.
   Ahora con los nuevos desagües, que tardaron muchos años pero ya están en funcionamiento en casi un ciento por ciento, esa preocupación de no poder salir de la casa o no poder volver a ella, se ha terminado.
   Falta, pero todo llega.
   Como rogamos que llegue el orden del tránsito, la iluminación callejera, la recolección de basura y otras cuestiones que la municipalidad aún no ha solucionado.
   Pero seamos justos: esas obras que faltaban, se planificaron, se hicieron y ahora funcionan, merecen nuestro reconocimiento hacia las autoridades de la comuna.

LA VALIJA DE ANTONINI Y EL “NUNCA MAS”
   Era previsible que la causa prescribiera, por el peso político de quienes la motivaron allá por 2007 cuando entró al país una valija con 790.550 dólares norteamericanos en efectivo.
   Complicaron en las sospechas a un tal Antonini Wilson, empresario venezolano y al ex funcionario argentino Claudio Uberti, otro de los pasajeros del avión jet que llegó al Aeroparque, y a una policía que después devino en mediática modelo, se le ocurrió abrir la maleta para encontrarse con esa sorpresa verde.
   Se dijo por entonces que esa suma de dinero, proveniente supuestamente del generoso Hugo Chávez, habría estado destinada a la campaña proselitista para ubicar a la Sra. Cristina Fernández de Kirchner en la primera magistratura del país.
   La causa judicial tuvo tantas idas y vueltas; ingresó a tantos laberintos, que de buenas a primeras debió rendirse ante el paso del tiempo que la transformó en prescripta.
   Para la Justicia, ahora el contrabando no existió.
   La llegada al poder, si.

 Y sin el afán de mezclar dos temas tan distintos, el hilo conductor de ambos es la justicia, buena para unos y demoníaca para otros.
   Pero se fue en paz, una paz que debe llenar de orgullo a sus descendientes, un hombre que honró a la Justicia con mayúsculas, a la Constitución y a la Patria.
   Al morir el Fiscal Julio César Strassera no deja para la historia solo el universalizado “Nunca más” sino la valentía y la coherencia de un hombre íntegro que mostró su calidad humana en momentos que enfrentar a los militares, aún con poder de fuego, no era lo mismo que descolgar sus retratos.
   Strassera fue un ejemplo, al que muchos últimamente castigaron por la envidia de ni siquiera poder parecerse a él.