19 de abril de 2015

S.L.B. – Domingo 19/04/15 - ALIANZAS, ENSALADAS Y TRENZAS - TRENES ARGENTINOS - INSEGURIDAD AL LÍMITE - TRABAJO INFANTO JUVENIL - LA MEGACAUSA DEL REGISTRO - CRÉDITOS PARA PRIVILEGIADOS - MEJORANDO POR ABAJO Y PÉSIMO HACIA ARRIBA, etc.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 19/04/15 emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.
  ALIANZAS, ENSALADAS Y TRENZAS

   No todo está dicho en las mescolanzas que se están haciendo para conformar las listas que competirán en las elecciones provinciales previstas para el 5 de julio próximo.
   Además, tejiendo posibilidades y manejando encuestas a veces de dudosa seriedad, hay nombres que se encumbran y otros que van a parar al tobogán del desencanto y la desdicha.
   ¿Será esa una de las tantas manifestaciones de aquello que le llaman la sensualidad del poder?
   Los radicales que casi habían tirado la tohalla, de buenas a primeras cayeron en cuenta que sumándose con los macristas tenían posibilidades ciertas de terminar, al menos temporalmente, con un delasotismo en franca decadencia y con cierta desesperación -solo Dios sabe por qué- de asegurarse la continuidad peronista.
   Luis Juez que había vuelto a sus bravatas políticas ya pasadas de moda, pretendía encabezar una lista de unidad, seguramente para lavar su imagen después de aquel no tan creíble triunfo justicialista del 2007.
   Resumiendo, una ensalada en la que pocos creían conciliar el dulce de leche con las anchoas y las cebollas caramelizadas.
   Se dio un principio de acuerdo solamente sumatorio de votos, en la coincidencia de terminar con un gobierno que ahora promete hacer y arreglar, todo lo que no hizo ni arregló en los últimos doce años teniendo la suma del poder.
   Habrá que ver de qué manera se mueven en la campaña, mientras De la Sota luce sus ambiciones presidencialistas pintando una irrealidad provincial ante los micrófonos y las cámaras de Buenos Aires, allí donde es más caro hacerse escuchar pero no hay quienes lo comprometan con preguntas.
   Ya se inició la carrera.
   Para mí, se me hace que el primer herido ha sido Ercole Felippa, ese gringo que bien desde abajo edificó un imperio, precisamente por su calidad de administrador, que apareció con óptima imagen en su lanzamiento y después parece haber sido condenado al silencio.
   Por lo que se advierte, seguimos como empecinados, al no escarmentar que han sido los malos políticos quienes nos han llevado a nuestro actual estado de crisis.

TRENES ARGENTINOS

   Realmente merece todos los aplausos, el hecho de haber recuperado los ferrocarriles, que desde aquellos tiempos en que Perón se los birló a los ingleses, se transformaron en una trascendente fuente laboral y botín político, aunque en sus peores momentos, durante el reinado de Carlos Saul I de Anillaco originaban una pérdida diaria de un millón de dólares.
   Los ferrocarriles, otra vez vuelven a ser argentinos, y dejando de lado las sonrisas que todavía pueden ocasionar aquellos anuncios de una década atrás, emparentando nuestras carretas sobre rieles con la casi certeza del tren bala, es para rogar que más allá de tenerlos en la órbita estatal, se produzca el milagro de su modernización.
   Pero no se trata solo de modernizar ramales emblemáticos que arrancan en la Capital Federal hasta no más allá de los 500 kilómetros, sino de extender todas las bondades del sistema a la red nacional que solíamos tener cuando entre Córdoba y Retiro nos separaban 9 horas de viaje, y no las 20 horas de la actualidad, confortables y casi de lujo, pero 20 horas al final de cuentas.
   Roguemos que este esfuerzo del modelo nacional y popular nos sirva como vehículo de progreso, siempre y cuando no tengamos que sobrellevar con nuestros impuestos las pérdidas reales que ocasionan, por ejemplo, Aerolíneas Argentinas aunque allí se hable de superávit, o de Fadea, que sigue sin producir ni una mínima parte de todo lo anunciado años atrás, con la construcción de medio centenar de aviones por año y ni siquiera se fabricó uno.
   Gloria y loor, honra sin par, a quienes tuvieron la audacia de recuperar los ferrocarriles que enajenó otro peronista como ellos, cuando ramal que paraba era ramal que se cerraba.
   De todas maneras, se me hace que pese al esfuerzo, ahora serán más los argentinos que queden en la vía.
  
INSEGURIDAD AL LIMITE

   Cuando ya son más de cinco barrios los que vociferan su indignación frente a la inoperancia estatal en su obligación de proteger sus vidas y sus bienes, es que la situación ha llegado a límites insostenibles.
   Está sucediendo en Córdoba, aquí donde su jefe de Policía se empecina en cerrar los ojos a una realidad que explota en los diarios, en la radio, en la televisión y en todos los ámbitos donde la gente puede intercambiar sus dolorosas experiencias como víctima de delitos.
   Es hora que las autoridades cambien su percudido verso de la sensación, para maquillar su ineptitud, falta de imaginación e indiferencia hacia el sufrimiento de los vecinos que poco a poco -los oyentes se habrán dado cuenta- comienzan a cuidarse por su cuenta, lo que es un avance hacia la nada aconsejable justicia por mano propia.
   ¿Queda acaso otra alternativa?
   La policía oculta la mayoría de los hechos, la gente se confía, baja sus defensas y los delincuentes, que son más inteligentes que las autoridades, hacen lo que se les antoja en el lugar, el día y la hora que quieren.
   Córdoba dejó de tener zonas rojas demarcadas, las de mayor peligrosidad según las mentirosas estadísticas, para transformarse en una ciudad y dentro de poco en una provincia toda roja, por eso de la libre migración de destinos que tienen los ladrones, ayudados por la impunidad que gozan.
   Y como desde la cúpula policial advirtieron que ya no valían las excusas propias, era necesario echarle la culpa a alguien, obviamente de afuera de sus filas, y ligó la Justicia.
   Es cierto que nuestra Justicia es pachorrienta, burocratizada, altamente garantista, pero es lo que tenemos.
   ¿Alguien podrá, alguna vez, conciliar la tarea y el compromiso que ambos sectores tienen con la sociedad?
   Porque si no lo hacen, no nos asombremos, que lleguemos a tener algún día no lejano, más armerías que kioskos.

TRABAJO INFANTO JUVENIL 

   Lo que ahora se llama “la cultura del trabajo” me sorprendió de niño, aunque no me impidió ser niño, pelotear, colgarme y descolgarme del tranvía en marcha, fabricar cohetes, jugar al carnaval, chinitear “de ojito” e ir a la escuela y fue por trabajar desde tan temprano que no pude terminar el secundario.
   Si los adolescentes o jóvenes -como se les quiera llamar- pueden ser habilitados para votar, es que su evolución y la edad también los considera capacitados para trabajar sin ser explotados ni dejar los estudios, más aún con los formidables avances que en educación y formación muestra la tecnología.
   Y es una enorme e insanable hipocresía vociferar en contra del temprano inicio laboral, cuando en realidad esa actitud muchas veces encubre seguir teniéndolos en negro, lejos de la necesaria rectitud para no perder ciertos beneficios y subsidios que generosamente otorga el Estado.
   La cultura del trabajo se fomenta desde el hogar con el ejemplo y el sacrificio, y nadie sostiene esa postura que con un trabajo legal y digno, se le impida al adolescente, al joven, que pierda los años dedicados a esa trascendente etapa de su vida.
   No conozco casos que jóvenes y adolescentes, e incluso niños, hayan dejado de gozar la vida en esas edades, por tener que trabajar.
   Tanto esa cultura del sacrificio como el apego al facilismo y la vagancia, son actitudes frente a la vida y verdaderas opciones que abraza cada ser humano desde muy temprano.
   Y con los años, se advierten los resultados.

LA MEGACAUSA

   La Real Academia Española define la palabra “chicana” como una artimaña, un procedimiento de mala fe especialmente utilizado en un pleito por alguna de las partes.
   En materia jurídica ciertos magistrados utilizan este término para justificar la mora judicial, alegando que los largos plazos en la resolución de causas son motivados por las “chicanas” interpuestas por los abogados defensores cuando ejercen el constitucional derecho a la legítima defensa. 
   En la causa del Registro de la Propiedad muchos reclamos contra la prisión preventiva, sistemáticamente dictada a la mayoría de los imputados, fueron tildados de “chicanas", transponiéndose el límite ético cuando un camarista consideró como “un verso” la solicitud de una madre de cumplir esta ilegítima prisión preventiva en su domicilio, para acompañar a su hija adolescente en riesgo de adicción.
   Cuando analizamos el particular accionar del Poder Judicial en esta causa, el abuso de prisiones preventivas justificadas en el riesgo de fuga en personas de escasos recursos, el antojadizo criterio para caratular la causa como una sola o como muchas según permita que los mismos jueces, conformando una comisión especial, persigan a los mismos imputados, la curiosa y particular interpretación e indiferencia ante fallos internacionales, la cuasi extorsión de exigir el pago de multas no firmes a cambio de libertad, los testigos anónimos utilizados por los investigadores en los juicios, las condenas que insólitamente terminan el 30 de febrero, y el arbitrario manejo de los plazos, es que se acumulan las sospechas.
   Y la principal, lleva a pensar que la "chicana" se ha mudado al otro lado de la barandilla.

CRÉDITOS PARA PRIVILEGIADOS

   Conversando con algunos desencantados candidatos a ver hecho realidad el atávico sueño de la casa propia, llegué a pensar que en los últimos años el optimismo había derrotado a la desesperanza y el escepticismo.
   Me equivoqué, porque la mayoría de quienes vieron asomar una luz con aquello de los créditos del Bancor para la casita, coincidieron que es más probable llegar a eso tan ansiado, jugando al Quini 6 o al Loto que gestionando un préstamo al banco de Córdoba.
   Coincidieron en señalar que era necesario juntar entre la pareja una entrada mensual que supere los 40 mil pesos, para tener una cuota que tranquilamente triplica o algo más, el valor de un alquiler.
   Así queda desvirtuado el fin social de la operatoria y lo transforma en otro de los engranajes de la campaña proselitista, para que caigan los incautos y terminen como en muchos casos con  la cancelación del crédito.
   Lo que pasa es que a la oferta preelectoral, le debieran agregar mucho de sensibilidad humana, para que el crédito no pierda su condición de tal frente a un atraso, una pérdida de la fuente laboral, una enfermedad o cualquier otro imprevisto que pudiera afectar a su titular.
   La Cooperativa Horizonte no es auspiciante de este espacio, así que lo que pienso comentarles no es esa mala costumbre del chivo promocional, sino que nace de conocer su manera de operar, con ese ingrediente que le falta a la oferta oficial: el componente de sensibilidad social.
   Las cuotas atrasadas se refinancian de la manera que lo plantee el asociado, se pagan montos más accesibles y las viviendas se entregan dentro de los plazos acordados, aparte que las exigencias para incorporarse al sistema no son leoninas como el caso de Bancor.
   Resumiendo, Horizonte no participa de las elecciones pese a que supongo que su mentor, el contador Benassi, tiene su propio perfil político e ideológico.
   Pero en cuanto a compromiso social, tiene para regalar.

MEJORANDO POR ABAJO, PÉSIMO POR ARRIBA

   A medida que se aproximan las elecciones para la renovación de autoridades municipales, o continuidad de las actuales, es como si también se apresuraran los relojes de las promesas en vías de cumplimiento.
   El bacheo y arreglo de calles se han transformado en una tarea casi febril, los parques y las plazas tienen por estos días una fisonomía más cercana a la limpieza que al chiquero, las dependencias administrativas de la comuna han comenzado a desesperezarse de tantos paros y asambleas, se consumen menos criollitos en el Palacio 6 de Julio y es como si la ciudad hubiera recuperado el pulso de su actividad.
   Por lo menos, los anuncios publicitarios así lo hacen saber.
   Se sacan a la luz los plausibles logros en materia de desagües, los interminables trabajos en las cloacas hechas para medio siglo atrás y otras tareas que algo le han cambiado la fisonomía a Córdoba, al menos su cara oculta.
   Pero el tránsito sigue siendo un caos, el transporte agigantó su ciclotimia, el centro y los barrios están cada día mas oscuros y tenebrosos y los vecinos, con absoluta razón, emparentan esas falencias con la creciente inseguridad que padecen.
   Es probable que el joven intendente, resignado a seguir afectando más del 60 por ciento de su presupuesto a sueldos, busque de los votantes la misma reacción de los jueces del boxeo: acordarse de los últimos tres rounds de la pelea.