25 de mayo de 2015

A un perrito muerto ---------

BOBY N.N. CIUDADANO
ILUSTRE POS MORTEM  

   ¿Hay un infierno para los inútiles?
   ¿Hay un cielo para los perros?
   Son dos preguntas recurrentes que se humedecieron en el trajinado piso de nuestra Plaza San Martín ayer al mediodía, cuando esa llovizna que moja poco pero molesta, nos llevaba 205 años atrás hacia aquella histórica jornada de los paraguas frente al Cabildo de Buenos Aires.
   Pero sucedió aquí, entre nosotros, cuando la desidia humana  llevada a un estado de peligrosa indiferencia, se cobró una vida casi intrascendente por tratarse solo de un irracional y callejero que quiso hacer su pis de cada rato en un poste del concurrido paseo.
   No fue víctima de ninguno de los autos, las motos o las bicicletas a los que corría ladrándoles al costado hasta que se cansaba unos metros después y sus cuatro patas cortas lo traían para volver a empezar su canina y gastada rutina.
   Pocos días atrás una voluntariosa organización civil, nacida en la desgracia por la muerte de un niño a raíz de una descarga eléctrica de un cable a la intemperie, había avisado a la Municipalidad la existencia de ese increíble peligro allí, donde se concentran niños, ancianos, caminantes o alpedistas especialmente en domingos o feriados.
   Nadie escuchó la advertencia, o ese alguien la escuchó pero no le dio importancia por ser inútil, descuidado, indiferente, vago o mala persona.
   Y dentro del dolor que significa la muerte violenta aunque se trate de un perro -al menos los compasivos así lo sentimos- queda el consuelo que ese bicho abandonado a su suerte, de comer salteado y sin tener a quién moverle la cola, es un héroe que cometió la inconciente hazaña de salvar por lo menos a un ser humano.
   Y de decretar  -si es que existe la justicia- el alejamiento de quien resultare responsable de no haber actuado cuando y como debió hacerlo, en cumplimiento de su deber por lo que tan bien cobra cada mes.
   En el cumpleaños de la ciudad, cuando se declara ciudadanos ilustres a tantas personas que por algo se destacaron, bueno sería recordar a ese perrito que seguramente ni nombre tenía, como “Boby N.N.”, Ilustre Ciudadano Cordobés Pos Mortem.
   Porque en su irracionalidad fue menos bestia que quien tuvo en sus manos la voz de alarma, la ley y los recursos y no fue capaz de salvarlo de morir.
   Aunque fuera un perro.

Gonio Ferrari