19 de julio de 2015

S.L.B.: BONADÍO, MÁS CLARO IMPOSIBLE - NO HAY MAS HAMBRE NI POBRES - RADICALES CORDOBESES INDECISOS - FLOTA EN EL AIRE LA VIOLENCIA - INTERROGANTES EN LA MEGACAUSA - LA ELECCIÓN PORTEÑA - DÍA DEL AMIGO, etc.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 19-07-15 emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

BONADÍO, MAS CLARO IMPOSIBLE 


   Era clavado y remachado que Bonadío no podía durar en su cargo ni en su gestión, por haberse atrevido a investigar manejos supuestamente turbios en los negocios de los que la propia Presidenta de todos los argentinos y familiares directos, habrían sido partícipes.
   Y hablar de lo ocurrido con el inefable y no ad honoren disculpador “K”, el brillante y expresivo uruguayo relator de nuestro fútbol Víctor Hugo “Tatatá” Morales como si hubiera sido un coletazo vengativo de “la corpo” y los medios hegemónicos liderados por Clarín, es de un desconocimiento supino de la realidad, porque el estentóreo cisplatino tenía deudas pendientes, por haber transmitido ilegalmente un partido de fútbol evadiendo el pago de derechos.
   Eso fue otra cosa: una simple deuda por la que debe responder Víctor Hugo y no ser utilizado como pretexto que justifique nada.
   Pero lo que se hizo con Bonadío ingresa al oscuro capítulo de las presiones ahora desembozadas del poder político sobre la Justicia, que poco tiempo atrás eran más sutiles y ahora en el umbral de los adioses, es como si se hubiera perdido la vergüenza.
   Hubo que apelar al sorteo y se me ocurre pensar que eso fue como esas rifas en las que el dueño del club compra todos los números, para que no se le escape el premio.
   Rafecas, en cuyas manos cayó la causa en trámite, es ya conocido por su velocidad para leer expedientes de miles de páginas en poco tiempo, porque seguro es un aventajado practicante de esos métodos de lectura veloz.
   Ya supo desligar a jerarcas del kristinato en otros comprometidos apremios judiciales, aparte de militar en un organismo afín al pensamiento del modelo nacional y popular que nos gobierna.
   El Dr. Claudio Bonadío no terminó de digerir su amañado desplazamiento y encaró con otras causas que también involucran a hombres del poder, y es para sospechar que fue la reacción lógica de un hombre lesionado en su autoridad, tomando en cuenta  que sus atacantes supieron  jurar ante la Biblia el respeto por su independencia.
   ¿Desplazar a Bonadío fue un sesgo de autoritarismo o la confesión de un creciente nerviosismo y desorientación?
   ¿Fue acaso una expresión tendiente a consagrar la impunidad?
   Perder la calma a ese nivel es un síntoma de alarma ante las sorpresas que pueden detonar en el seno de la Justicia, con otra conducción gubernamental, aunque sea del mismo signo político y no obligadamente idéntico rumbo  ideológico.
   Al menos, Bonadío tuvo la oportunidad y la suerte que Nisman no tuvo: advertir que si lo encontraban suicidado, se encargaran de buscar al asesino.
   Se me hace que quienes lo desplazaron, están jugando con los bigotes del león.

RADICALES CORDOBESES INDECISOS


   Todos los radicales que habían organizado un asado para empezar a comer este mediodía, luego irse a votar y seguir con las achuras después de las 6 de la tarde, han tenido que reprogramar la juntada.
   No se sabe cuánto dinero vaya a saberse de quién, se gastaron en una breve campaña para instalar a ese muchacho De Loredo como antagonista de Ramoncito en el sillón mayor del Palacio 6 de Julio, donde alternativamente reina el  eternauta  Rubén Daniele con su estilo de conflicto permanente.
   Se amagaron, no discutieron e incluso creo que ni siquiera debatieron en privado ni en la tradicional sede partidaria frente al Patio Olmos.
   ¿Quién es De Loredo?
   La verdad y para el ciudadano común, es un ignoto con pretensiones, alimentadas por su parentesco con el reiterado perdedor por la gobernación cordobesa que es Oscar Aguad.
   Ramoncito está cuestionado por buena parte de la comunidad por no hacer cosas, pero en verdad ha hecho obras, algunas que se ven y otras que no se ven como lo son cloacas y desagües, y aspira a estirar su mandato para completar lo prometido.
   El candidato a desplazar a Mestre deliró sosteniendo que anulaban la convocatoria a esa interna, por considerarse íntimamente un claro ganador.
   Pero más allá de todo eso, la actitud del actual intendente debe tomarse, a mi humilde entender analítico, como un acto de coherencia, encarado por algunos radicales de ley en la intención de rescatar la mística partidaria negociada en el terreno de ciertas alianzas que nacieron rengas.
   A lo mejor muchos han podido aprovechar la parrilla y las brasas para adelantarse al día del amigo.
   Aunque en verdad y entre ellos, cada día están mostrando actitudes que demuestran que no están muy amigados que digamos…

VIOLENCIA QUE ESTÁ EN EL AIRE


   Andando por el centro en auto, caminando, en bondi o en taxi, vemos en la gente una actitud cercana a la agresividad como si estuviera a la defensiva, esperando un ataque de origen desconocido o impensado.
   Todo el mundo quiere boxear y es como si nos estuviéramos entrenando desde que amanece hasta la hora de irnos a dormir…
   Están los provocadores concientes o inconscientes, esos que pisan con sus vehículos las sendas peatonales, los que estacionan en la puerta de una cochera, los omnibuseros de mal genio, los taximetristas que dicen no tener cambio, los comerciantes que venden con tarjeta pero recargan su oculta o declarada usura, los médicos que cobran plus, los periodistas que cobran por sus notas, los curas que piden plata por bautizar o ungir a los moribundos, los políticos que exigen una parte del subsidio que gestionan, en fin, toda una maraña de avivados que se enojan frente a la posición contraria de cualquier ciudadano.
   Todo eso conforma el germen de la violencia que en algún momento revienta y es por tal causa que nunca las estadísticas han mostrado, como ahora, tan elevado nivel de agresividad llevado a lastimar o matar.
   La única vacuna contra este mal de la agresividad humana que se extiende más aún en situaciones de crisis, es la tolerancia, el amor al prójimo y el respeto por los derechos y el pensamiento ajenos, aunque no se compartan.
   De lo contrario ni siquiera nos asemejaremos a la jungla, donde los animales pese a su irracionalidad, no se apartan de ciertos códigos dentro de la propia e ineludible cadena alimentaria.
   Los que comen, lo hacen por necesidad e instinto.
   Los comidos, porque así lo han establecido esas reglas de juego, que no se han modificado desde el fondo de la historia.
   Una historia que han podido escribir unos y otros.

NO HAY HAMBRE NI POBREZA

   Me ha tocado -aún no sé si como experiencia o desgracia- conocer visualmente el espanto del hambre; del hambre por no comer y el morir por hambre, en lejanas latitudes de Africa y de Asia, o sea que me siento habilitado para abordar el tema trasladado a nuestra geografía nacional & popular.
   Partamos de la base que en Argentina es difícil sucumbir por hambre, salvo en algunos casos de comunidades perdidas en el monte, lejos de todo asesoramiento y presencia médica, sin transporte y con un elevado nivel de ignorancia, porque a veces toman la desnutrición como inherente a una existencia miserable; como estilo de sufrir porque no conocen otra forma de vida.
   El estado eroga enormes sumas de dinero en subsidiar no siempre a los que menos tienen, sino que incluye en esa dadivosa costumbre a miles y miles de adictos al ocio, en lugar de aplicar políticas que estimulen la demanda de mano de obra en una lucha frontal y sin concesiones contra la desocupación y el trabajo al margen de la ley. 
 Tal el panorama sucintamente planteado, para no llegar a entender las afirmaciones del multiministro y jurador serial, Aníbal Fernández, quien descalifica por falsas las cifras elaboradas por una comisión especial de la Universidad Católica, donde sostiene que la pobreza en nuestro país alcanza a un 28 por ciento de la población, es decir poco más de 10 millones de argentinos que la sufren.
   Es una mentira demasiado grande para digerir, pero es una mentira mayor pontificar alegremente que no llega al 6 por ciento, que en Alemania hay más pobres y que el gobierno “K” durante su gestión ¡ha eliminado tanto el hambre como la pobreza!.   
   Suena atendible la postura del lenguaraz mañanero: cobra para eso y por obediencia debida, en un intento por minimizar una situación que lo menos que merece es ser ignorada como si eso le quitara gravedad y trascendencia.
   Nuestro ubérrimo territorio -ganadería, minería, pesca, agricultura, industria, turismo y otras fuentes de riqueza y alimentos- no merece tener un solo niño o adulto pasando hambre porque eso es descender a las catacumbas de la humillación y la indiferencia hacia los más desposeídos.
   Pero si se gasta más en espiar que en alimentar; en publicitar que en contener; en acercarse 45 segundos al Papa a un costo millonario; en apuntalar empresas deficitarias que en lugar de adecuarlas a la realidad sus plantas de personal son la bolsa de trabajo de militantes; si muchos funcionarios son adictos al lujo olvidando la mesura republicana; si la corrupción es más fuerte que la decencia; si el “fútbol para todos”, se lleva más que la educación; si la mayoría de los jubilados nacionales cobra por debajo de la línea de pobreza, más nos acercaremos al desolador escenario del hambre, pero del hambre de verdad.
   No es un apocalíptico ataque de pesimismo, sino lo que nos espera, en el caso que no se apliquen correctivos en las políticas de asistencia a los más débiles, en salvaguarda de la recuperación de su dignidad de personas.
   Porque los pobres y los hambrientos, en cualquier parte del mundo, son personas más que carne de estadísticas y de mentiras.
   Tenía razón John Kennedy, que de política algo sabía, cuando sostenía que “Si una sociedad libre no puede ayudar a sus  muchos pobres, tampoco  podrá salvar a sus pocos ricos”.

ALGO DE LA MEGACAUSA

   La justicia es un servicio público encomendado a los jueces y operadores judiciales y como todo servicio debe estar sujeto a la implementación de normas de calidad que certifiquen al usuario un trato pronto y ajustado al derecho, para lo cual es fundamental la evaluación del desempeño de sus funcionarios.
   El Foro de Estudios sobre la Administración de la Justicia, una asociación sin fines de lucro que busca promover el fortalecimiento del sistema judicial, propone como una de las herramientas más idóneas para ello el control permanente de la actividad de juzgados y tribunales, estableciendo indicadores para conocer la productividad, la calidad del trabajo realizado, el tiempo transcurrido y la utilización del presupuesto asignado.        
   Coinciden también con muchos autores en la necesidad de un rendimiento de cuentas por parte del sistema, es decir que los jueces puedan explicar cómo llegaron a una decisión, y esto, no como una limitación de su independencia, sino como una manera de combatir la corrupción y de otorgar más transparencia al sistema.
   En la causa del Registro de la Propiedad, en los tribunales cordobeses, sería útil reflexionar sobre algunos indicadores como por ejemplo:
   Número de imputados detenidos en prisión preventiva.
   Fundamentos de la detención.
   Tiempo transcurrido en prisión preventiva.
   Número de imputados que concurrieron a juicio presos.
   Número de imputados que cumplieron la condena antes del juicio.
   Número de imputados que cumplieron el máximo de 3 años de prisión preventiva sin juicio.
   Número de juicios realizados a los mismos imputados, plazos de las investigaciones, presupuesto utilizado y recursos humanos afectados a la investigación.
   Y la lista sigue con muchos más interrogantes.
   La respuesta objetiva a cada uno de ellos muestra una gestión muy alejada del derecho y de los requerimientos constitucionales. Falta entonces una explicación clara que permita recuperar la credibilidad en un sistema legítimo y transparente.

LA ELECCIÓN PORTEÑA

   Hoy se trenzan dos fuerzas políticas de importantes adhesiones en la Capital Federal, después de un primer round para nada parejo.
   Habría que ver, cuando estén los resultados, si valía la pena el gasto y el esfuerzo por dirimir supremacías tan abiertamente manifestadas un par de semanas atrás.
   Lo malo es que muchos analistas de café, empecinados militantes de una y de otra vereda, creen ver en los números que arroje el escrutinio, el rostro anticipado de los comicios de octubre para el recambio del 10 de diciembre.
   Aparte que el país no termina en los límites de la Capital Federal, es mucho lo que todavía está sujeto a debate para pensar el voto, si es que el ciudadano conciente obra por pensamiento propio y no empujado por ciertas ventajas que otorgan el asistencialismo y la demagogia con sus mil maneras de hacerse sentir.
   Distintas son las situaciones alrededor de Puerto Madero, en el Gran Córdoba, en el Gran Rosario, en Mendoza, Santa Fe u otros conglomerados urbanos si se comparan con el postergado Chaco, el Norte limítrofe o los otros puntos olvidados como si no formaran parte de nuestra geografía.
   Esta noche puede que el panorama quede claro para algunos más fundamentalistas que objetivos, y para otros se despierte esa molesta sensación que le llaman miedo cuando solo se trata de cercanía con la despedida.
   De cualquier manera, todo es cuestión de dejar pasar las horas, antes de comprar serpentinas y papel picado, o pañuelos de dos plazas.
   O a lo mejor, uno que otro antifaz …

EL DIA DEL AMIGO


   Hay cientos de definiciones, citas y célebres frases que hablan de los amigos, de la amistad, de la casi hermandad y de esa química especial que rodea y distingue a quienes se consideran amigos.
   Aunque el día instituido para celebrar esa relación sea medio tirado de los pelos, porque la verdad la idea de festejarlo porque el hombre llegó a la Luna, está más cerca del despiste que de la realidad.  
   Cuestionamientos aparte, al igual que en el día de la madre, del padre, de la patria, de la libertad, de la mujer o del niño, es como que sobrara eso de asignarle un día al año cuando el amor, el cariño, el afecto debieran manifestarse todos los días, sin esperar que los intereses comerciales los impongan.
   Pero así somos en esta sociedad consumista por una parte y lacrimógena por la otra, cuando se lamenta de manera exagerada por la crisis económica, pero prolija y plásticamente se endeuda para no marginarse de esas comerciales celebraciones.
   Sea como crean que es, bien vale de vez en cuando acercarnos al amigo, a esa alma melliza puesta en el cuero de otro, y decirle que lo extrañamos, que lo amamos, que estaremos siempre que nos requiera, no tan solo para la joda.
   Los amigos no necesitan, no necesitamos, estar todo el día franeleándonos para expresar nuestros sentimientos, que muchas veces se confunden con la más penosa de las hipocresías.
   Basta con que el amigo, nuestro amigo, sepa que siempre en las buenas o en las malas, sin distancias ni adioses, estaremos con él.
   Y a eso, si, tenemos la obligación y el mágico placer de festejarlo.
   No tan solo se abrazan los cuerpos.
   Las almas también pueden hacerlo.