16 de agosto de 2015

S.L.B.: 16-08-15 - EL NIÑO ETERNO - ACUERDOS TRAS LAS PASO - VIAJE INOPORTUNO - ¡ESPERÉ LA CADENA! - LA MEGACAUSA - LA PRECOCIDAD AL PODER - HOMENAJE A SAN MARTÍN - ¿ENCUESTAS O RESULTADOS?

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” emitido el 16/08/2015 por AM580 Radio Universidad de Córdoba

EL DIA DEL NIÑO

    Es muy gracioso porque en mi niñez de Nueva Córdoba y del viejo barrio Firpo me pedían que me portara bien, pero veía que Tarzán andaba desnudo, Cenicienta volvía después de medianoche, Pinocho era bastante mentiroso, Aladino era medio ladrón, la Bella Durmiente era vaga, Blancanieves vivía con siete amantes, Caperucita le mentía a su mamá, Betty Boop se vestía como trola y Popeye fumaba una dudosa hierba.
   Dentro de todos esos malos ejemplos, considero que salí bastante decente…
    Cuando uno cree que hace mucho dejó de ser niño, es el momento en que más niño uno se siente.
    Porque el camino del desamor, de la indiferencia, de los relojes apresurados y de las envidias, siempre nos hace regresar a la grata evocación de la infancia perdida.
    No es bueno llorar cuando se ha dejado de ser niño, siéndolo aún.
    Es muy cierto que de niño, se busca en la magia de un juguete el reemplazo de los afectos.
    Por eso  nunca transformes en olvido tu rebeldía de niño, tus caprichos de niño, tus sueños de niño ni tus lágrimas de niño.
    Ser así te hará seguir siendo niño y vas a conseguir de tu intemperie, hacer un abrigo íntimo y seguro.
    Nunca, por nada, cometas el error de ahogar al niño que llevas en tu alma.
    Porque tienes, tenemos y tengo un corazón de juguete.
    Y algún día te pediré que me lo regales.
    No lo quiero para jugar, porque temo que se rompa.
    Lo quiero para tenerlo, apretado y siempre conmigo.
    Es la maravillosa manera de hacer de la niñez una utópica eternidad.

ACUERDOS TRAS LAS PASO

   Pasaron las PASO y dejaron según de quien se trate, sabores tan distintos como preocupantes, que van desde la miel hasta el ácido muriático.
   En un país como el nuestro, con una sociedad en general triunfalista y exitista, es lógico advertir que todos sostienen haber ganado y en algunos casos, como el condenado que está con la guillotina a punto de descabezarlo y piensa que su causa arrasó ovacionado en las arenas del triunfo.
   Están los que ganaron y para que éstos existan, son imprescindibles los que perdieron.
   No hay empates, porque de haberlos, para eso están los desempates o ese arte nacional de las mudanzas masivas a domicilios inexistentes, en pueblitos de 200 habitantes donde todos se conocen por el nombre y actividad, por las enfermedades, por los análisis y por las deudas.
   Sin embargo, hay votantes fantasmas que solo aparecen entre las 8 y las 18 del día de elecciones, no saludan a nadie ni nadie los saluda porque son desconocidos.
   En Córdoba se ha dado un caso así, de trasplantes sospechosos, que tuvo como valiosísimo resultado que Unión por Córdoba tenga mayoría propia en la Unicameral.
   Pero dejando de lado esa intrascendente anécdota -hasta creo que intrascendente solo para la justicia electoral- es posible advertir que con todo ímpetu han comenzado los acercamientos, la imposición de distancias, conversaciones entre vencedores y vencidos y negociaciones afines, tanteando posibilidades de uniones transitorias para enfrentar desde las minorías, a la mayoría.
   Pese a que se publicitaron impensados acuerdos, como la política es el arte de lo posible, entonces no será sorpresa encontrarnos mañana con alianzas insólitas y solo instrumentadas desde el instinto de conservación y la supervivencia política.
   El aceite y el agua no se mezclan, pero en una sabrosa ensalada conviven, por ejemplo, el aceite de oliva con el agua de los tomates, de las cebollas y de la lechuga.

VIAJE INOPORTUNO

   Hay chicos que ya en la secundaria, tienen acabada noción de lo que son las prioridades y el criterio de la oportunidad y aplican eso que es un sentimiento, al evaluarlas y luego obrar en consecuencia.
   Sorprende por eso que un tipo grande, experimentado, exitosísimo empresario naviero, bendecido por el menemato para ingresar a la política y emergente gobernador de medio país, con ambiciones más elevadas, haya pensado que era más importante pasear por Italia con su bella esposa, despreocupadamente, y ya que estamos, un par de días dedicados al sérvice de su brazo artificial, mientras buena parte de ese medio país sufría la inclemencia de lluvias torrenciales y la consecuente inundación.
   Pero lo mismo, como los baldes de plástico que aunque se los cuide se rajan, se mandó a mudar dejando un escenario de angustias y acusaciones de indiferencia frente al drama de tantos argentinos desamparados, a los que les soltaron la mano, dejándolos librados a su suerte dentro del espanto de muertos, desaparecidos, evacuados y daños que no movieron la sensibilidad oficial del nivel y jurisdicción correspondiente, sino que fueron elementos tomados para una vergonzosa lucha política.
   Y el tipo, sin siquiera haber abierto sus valijas tuvo que volverse, sensible sí en este caso al previsible tirón de orejas o de alguna de sus sobrecargadas partes pudendas.
   Cuando volvió hizo lo que no había hecho, pero tarde.
   Se metió en la crisis y solo sirvió para que sus opositores, que antes durante su acotada pero estruendosa ausencia se habían conformado con un sánduche de argumentos, ahora tuvieran un banquete.
   Lo más penoso de todo, dejando aparte las implicancias políticas y precomiciales del caso, está el otro hecho mucho más grave, que es el abandono del campo de batalla que es cuando el enemigo goza ciertas ausencias y trata de suplir la contención, la ayuda, la presencia, el consuelo y el respeto por la desgracia, que son elementos con los que se abriga la esperanza.
   Scioli tuvo que volverse y con toda certeza que uno de sus mayores desvelos, más allá de la situación que en su momento poco le inquietó, es el precio que está pagando y le seguirán cobrando por haberse ido.

AUSENCIA DE LA CADENA

   Con esta cuestión quiero ser muy breve y concreto, para evitar que los trasnochados, autoritarios y delirantes que nunca faltan aunque ladran menos, tomen este comentario como una maniobra destituyente y golpista alentada desde los medios hegemónicos.
   Debo confesar con una mano en el corazón que como argentino y compatriota esperé con ansias la cadena nacional, esta vez si, para compartir mi beneplácito con las medidas que pensé anunciaría la Sra. con relación al desastre de las inundaciones.
   Esos son los silencios que alimentan a los rumores y al macaneo, elementos omnipresentes en la vida nacional, que algunos saben aprovechar aportando agua a su molino y otros también a la hora de pasar facturas.
   Este sí era un caso doloroso de necesidad de contención, de dominio de la situación, de manejo del poder y la autoridad en un caso extremo como el que se vivió en la provincia de Buenos Aires.
   Pocas veces, un silencio como éste, fue tan estrepitoso.

SOBRE LA MEGACAUSA

   En un comentario anterior destacamos la existencia de un documento de Naciones Unidas que reconoce la importancia de la tarea de los fiscales para mantener la integridad del sistema judicial y la confianza en él, razón por la cual aprobó recomendaciones para garantizar el trabajo ajustado a derecho y un cuestionario como herramienta de evaluación.
   Fue evidente que muchos puntos no se respetaron en la causa del Registro de la Propiedad, colocando a este proceso en una situación de infracción del Estado frente al Derecho Internacional.
   Pregunta la ONU: ¿En qué medida la fiscalía reconoce su papel en la mitigación de problemas sistémicos como la prolongación excesiva de la prisión preventiva o el hacinamiento de las prisiones?
   La respuesta provoca vergüenza ajena: no sólo no se mitigó el problema y por el contrario, desde la Fiscalía se originó la prisión preventiva sistemática, prolongada y excesiva y  la negativa persistente a cualquier pedido de libertad, aún en condiciones de enfermedad extrema.
   La evaluación es más que interesante ya que incluye el análisis de la forma en que se desarrolla un caso penal desde la sospecha del delito, la instrucción, la acusación formal, la sentencia y la resolución, la manera de investigar, el manejo de los recursos y de los expedientes y la información al público entre muchos otros.
   El Documento plantea también la necesidad de realizar visitas, en especial cuando hay fiscalías especializadas, como en este caso, a fin de conocer mejor sus prácticas.
   Habida cuenta de que lo actuado en la causa poco o nada se ajusta a lo allí establecido y que mucho aún permanece oscuro, buena falta  haría una visita para aportar, a más de derecho, un poco de imprescindible claridad.

LA PRECOCIDAD AL PODER

   La práctica del nepotismo asume en estos tiempos que corren, la misma y repudiada dimensión del acomodo descarado, donde prevalecen las relaciones con los que mandan, por encima de otros merecimientos que pueda lucir el candidato a ocupar un sitio importante o no, dentro de la estructura del poder.
   Existe un detalle que se hace necesario respetar, y es el de la confianza que un superior tenga por quienes más de cerca lo han de acompañar en una gestión.
   No es censurable que un hijo sea secretario de su padre o de su madre, o que a la función la desempeñe un familiar, porque así está asegurada una total confidencialidad en ciertos aspectos de la gestión que así lo requieren.
   En el caso puntual, cercano y argentino de la niña que ha sido designada como directora del Banco Nación, entran a jugar otros elementos como que su padre sea ministro nacional, que ella tenga jóvenes 26 años, que haya vivido durante los años recientes en el exterior y que se ufane de tener la sólida experiencia de haber dado clases de teatro y música a niños y adolescentes.
   No es prudente ni justo descalificarla por la edad, porque caeríamos al absurdo de muchos empresarios que cometen la torpeza de publicar avisos convocando a personal joven, no mayor de 23 años y con sólida experiencia, un planteo absolutamente ridículo porque si queremos hilar finito, equivale a fomentar el trabajo y la explotación infantil.
   De cualquier manera, aunque se sostenga que se trata de una persona capaz, bueno sería hacerle demostrar sus conocimientos a través de un concurso de antecedentes y oposición.
   Sería la mejor manera de ahuyentar suspicacias, sobre todo en una comunidad como la nuestra, donde subsisten tantas envidias y sospechas de acomodos.
   A lo mejor no se trata de un acomodo pero como se dice si tiene cuatro patas, mueve la cola y ladra, seguro que es un perro.
 
HOMENAJE A SAN MARTIN

   Las versiones escolares sobre vida y obra de José de San Martín, medio como que no coinciden con lo que fue la realidad de nuestro más ilustre personaje, Padre de la Patria.
   Y en las cuestiones históricas, uno con el paso y el peso de los años, entiende que lo mejor es consultar a distintos autores, más allá de los textos que nos hacían leer.
   Es cierto que nació terminando febrero en Yapeyú, de donde dos años atrás habían expulsado a los jesuitas.
   El pueblo no era un paraíso, sino un asentamiento de indios guaraníes y escasa presencia del hombre blanco.
   Seguramente los únicos españoles eran don Juan de San Martín, designado allí por la corona gobernador intendente, y su familia.
   Esa región era tan complicada, que no se sabe si el nombramiento era un premio o una condena.
   El matrimonio no era noble ni mucho menos.
   Doña Gregoria Matorras no aportó alcurnia ni dinero.
   Vivieron y murieron siendo pobres.
   Ahora bien sabemos que José de San Martín fue hijo de carenciados.
   No tuvo cuna de oro, sangre azul ni privilegios.
   Hasta las malas lenguas decían que era hijo de una india.
   Para los libros de la escuela primaria, San Martín era hijo de nobles y tenía que casarse con una dama de la sociedad porteña.
   Y se casó con Remeditos, hija de un comerciante ligado a intereses británicos, cuya familia cuestionaba esa relación.
   Tanto fue así, que al injertado pariente lo nombraban despectivamente el plebeyo, el soldadote, el indio o el tape.
   Comentaban los memoriosos que cierta vez, cuando los Escalada no invitaron a la mesa de la familia al asistente de San Martín, el Libertador se instaló en la cocina para comer con él.
   Y cuando le regalaron un costoso ajuar a la novia, hizo que lo devolviera sosteniendo que la esposa de un soldado no necesitaba tales lujos.
   Hay más para hablar de San Martín…
   San Martín formó el Regimiento de Granaderos a Caballo y lo integró con gauchos, indios que hizo llevar desde su tierra natal, artesanos, algunos marineros que habían quedado varados en el puerto de Buenos Aires y después incorporó a un grupo muy reducido de jóvenes de la alta sociedad.
   A este ejército de composición popular se agregaron luego en Mendoza algunos escuadrones de negros, ex esclavos.
   En lo que hoy es el norte argentino, San Martín hizo buenas migas con otros grandes revolucionarios de la época como Manuel Belgrano y Güemes, ambos despreciados por los poderosos e incluso acordó con Martín Miguel una táctica de pueblo en armas para contener a los realistas que se proyectaban desde el Alto Perú.
   Con Belgrano, que era abogado y economista, tuvo gran amistad y recibió experimentados consejos para la lucha contra la minoría conservadora, provinciana y porteña.
   Los libros de la primaria omiten por ejemplo, que Güemes fue muerto por una partida realista, a la que fue entregado por la oligarquía salteña.
   Es que el guerrillero patriota irritaba a los grandes terratenientes, ya que la aplicación de la Ley Gaucha, una especie de reforma agraria en medio de la guerra, era perjudicial para sus intereses.
   Tanto se acosó a Manuel Belgrano, que murió pobre y abandonado, cuando había dado toda su fortuna, que no era poca, a la causa revolucionaria
   En la ciudad puerto, las masas populares se levantan contra los déspotas de Buenos Aires.
   Los poderosos convocan al Ejército de los Andes para reprimir a los alzados en armas.
   San Martín se niega a ser verdugo de su pueblo y esa desobediencia le cuesta la enemistad de la oligarquía rioplatense y por otro lado el cariño de los patriotas.
   Después el exilio, la tristeza enorme y la muerte en aquellas lejanías.
   Fue en Boulogne-sur-mer, de mañana hará 165 años.
   En eso si coinciden los libros.
   Con la verdad en la realidad de los tiempos actuales, es para pensar que San Martín nos hace falta.
   Es una pena no haberlo clonado …

¿ENCUESTAS O RESULTADOS?

   Una de las mayores discusiones y discrepancias en las redes sociales y en los medios periodísticos, está basada en el comportamiento de las encuestadoras que oficiaron de virtuales oráculos para no todos los políticos.
   Y como si eso fuera lo trascendente, no han sido pocos los necios que desde una vereda y otra de las ideologías y corrientes políticas, ahora se empeñan en sostener que en las PASO, los cálculos fueron sumamente acertados.
   Mirado el tema sin pasiones ni fanatismos, es para pensar que se privilegia el fracaso o el éxito de los pronósticos por encima de los resultados, que son el mejor reflejo de una realidad más allá de los oráculos, chantas y adivinadores.
   Las liviandades en el análisis de preferencias o determinaciones populares suelen ser el pañuelo donde enjugan su llanto los que al final y con la certeza de los números, resultaron menos afortunados, por lo que muchos de esos personajes se apegan infantilmente a la nostalgia de tiempos mejores.
   No es cuestión de prohibir la publicación de encuestas, aunque en muchos casos obran como inductoras de conductas comiciales o sirven a la hora de negociar poder, que es la especialidad de los políticos.
   Así como se reguló la utilización de los números a boca de urna y otras especulaciones parecidas, bueno sería legislar en materia de encuestas para evitar que su estado público sirva para torcer o condicionar voluntades.

   No hay mejor encuesta que un buen escrutinio.