8 de septiembre de 2015

Nueva extorsión de la UTA ---------

LA ANGURRIA DEL EGOISMO
DERROTÓ A LA SOLIDARIDAD

   En los últimos tiempos, la mejor noticia para los cordobeses al despertarnos es saber que los célebres duques de la UTA están dispuestos a trabajar.
   La costumbre impuso una grieta que distancia en la condición obrera a los choferes de la UTA y al resto de la masa trabajadora cordobesa, por los permanentes perjuicio que aquellos ocasionan a sus pares con sus atropellos, caprichos y otros actos de prepotencia.
   El último registrado -que seguramente no será el último- fue hace pocos días cuando los chicos malos de los ómnibus extorsionaron con lo de siempre: dejar de a pié a los usuarios si no les pagaban los días que habían estado panza arriba gozando del alpedismo mientras el resto de los trabajadores perdía los premios a puntualidad y presentismo.
   El resultado fue el de siempre: ganaron quienes no lo merecían, porque como si esa injuria no fuera suficiente, incluso recuperan ellos, los insensibles a quienes poco y nada les importa del resto de sus pares laburantes, el premio por presentismo que les pagan las empresas que muchas veces por conveniencia son veladas cómplices de sus desplantes. 
   Seguramente en el pliego de condiciones de la prestación, debe figurar alguna atribución del poder concedente -la “Muni”- que al menos asegure a los vecinos la prestación mínima del servicio y si no se la aplica, es por ese temor al conflicto en las calles, aunque la gente padezca la irracionalidad de cada una de las habituales tropelías sindicales. 
   Mientras no exista una actitud responsable y seria desde la conducción municipal, y el ministerio de Trabajo siga en su modorra, comntinuará la vigencia de este festival de la irracionalidad, que una vez más mostró el triunfo de los lunáticos y veleidosos en perjuicio de los sacrificados trabajadores.
   Los rabiosos e implacables han vuelto a derrotar a los solidarios. 
Gonio Ferrari