6 de septiembre de 2015

S.L.B.: 06-09-15- LAS IMÁGENES Y EL MORBO - DE LA SOTA Y SU POLICÍA - VOTAR CON MEMORIA Y CONVICCIÓN - NOVEDADES EN LA CAUSA DEL REGISTRO DE LA PROPIEDAD - EL ACADÉMICO BURRO Y LA EXITOSA ABOGADA - CHICLES PARA TODOS Y TODAS, etc.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del domingo 6/09/15 emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

 LAS IMÁGENES Y EL MORBO 

   Todos los seres humanos y negarlo sería una hipocresía, cargamos con una porción de morbo que puede ser desde moderada a francamente alocada y desmedida.
   Y lo vemos a diario en todos los órdenes de la vida y no tan solo con motivo de accidentes, a donde se agolpa la gente ansiosa por no perderse los detalles más macabros del episodio.
   En el cine ocurre lo mismo, con el notable incremento de una filmografía más emparentada con los andrajosos muertos vivientes que con los vivos y sufrientes.
   Es bastante común si hablamos periodísticamente, que en ese ámbito se cometan excesos con el simple y humano propósito de lucro, porque esa mercadería vende más que aquella dedicada a exaltar la vida y los valores como el respeto, la solidaridad y el acatamiento a las leyes.
   Un doloroso caso, demasiado reciente, ha convulsionado al mundo con la imagen del cuerpito de un pequeño sirio, ahogado en el mar luego que sus mayores intentaran huir del infierno que es su tierra, como consecuencia de conflictos armados y atentados a mansalva.
   La inmensa mayoría de las publicaciones gráficas del mundo le dedicaron a las fotografías, durísimas y concluyentes, espacios de alta exposición como sus carátulas o dobles páginas centrales con llamativos titulares.
   Es cuando aparecieron los moralistas y amigos de las odiosas comparaciones, como si esa muerte fuera más importante que otras que acaecen minuto a minuto en cualquier rincón de la Tierra.
   No es cuestión de ponernos en la inútil evaluación de trascendencias según los casos, sino en concluir que el periodismo refleja una realidad que no puede modificar y eso a veces molesta al poder, que tiene en sus manos los mecanismos para mejorar esa realidad pero los intereses de toda índole se lo niegan o condicionan.
   Mostrar las indefensión de una criatura frente al drama no es morbo, sino una gigantesca verdad hecha imagen.
   El niño es inocente.
   No sabe si la culpa es del Destino o de los hombres que pretenden manejarlo.
   De esos hombres que no lo dejaron crecer y lo condenaron a un inmerecido final de mar.
   De esos hombres enceguecidos de poder y destrucción; de fuego y de sangre hermana.
   ¿Para qué mirar su carita de arena y martirio?
   Es mejor atesorarlo en la conciencia y elevarlo al reino de la vida como un íntimo, piadoso y desesperado mensaje destinado a los desalmados que manosean los relojes de la guerra, de la marginación y del desprecio.
   Y es penoso saber que esos mismos miserables le impidieron ser feliz.
   Que el dolor y la paz de los adioses lo acompañen.

DE LA SOTA Y SU POLICÍA 

   ¿Cómo será eso de “aplaudir a la policía” en los barrios, según lo aseguró un exultante gobernador, ex precandidato a la Presidencia de la Nación?
   Parece mentira tamaña ceguera, cuando nos enteramos, entre otras cosas, que los asaltos piraña siguen asolando en Nueva Córdoba y en el centro, que el crecimiento del narcotráfico es imparable, que la droga se vende casi a cara descubierta en cualquier punto de la ciudad y ahora el calificativo de zona roja se ha extendido considerablemente de sur a norte y de este a oeste.
   ¿Quién puede aplaudir a la policía? Posiblemente lo hagan quienes tienen la fortuna de la custodia domiciliaria, de los funcionarios y de quienes están en condiciones de sostener policías adicionales de vigilancia puntual.
   Alta Córdoba, otrora barrio tranquilo, ha sido escenario de hechos inéditos para el sector tales como arrebatos a la luz del día, asaltos domiciliarios, entraderas y salideras, rotura de vidrios y robo de elementos en una panadería a escasos 30 metros de la comisaría, venta de sustancias prohibidas en el corazón del sector y otras lindezas por el estilo.
   La policía es probable que cuente con una conducción de gente honrada, capaz y de carrera, pero poco puede hacer mientras no exista una genuina e integral política de seguridad.
   En pocas palabras existe el material humano, los medios, la tecnología pero lo que no hay es conducción por falta de órdenes que deben surgir del máximo poder provincial.
   Yo también me sentiría seguro si fuera capo de alguna dependencia oficial y tuviera un agente cerca las 24 horas, aunque más no fuera al alcance de mis ojos.
   En eso deben haber pensado en la Gobernación, cuando pocos días antes de las últimas elecciones hicieron viajar a Córdoba a muchos efectivos del interior, para ponerles ese atavío luminoso que los hace visibles incluso de noche, buscando con eso instaurar en la temerosa sociedad una sensación de protección.
   La votación terminó, esos efectivos volvieron a sus orígenes después de haber estado alojados en Córdoba, cobraron sus viáticos y los hechos delictivos volvieron a crecer.
   No hay caso: la demagogia ha incorporado ahora a los uniformados, que ni siquiera se dieron cuenta que estaban siendo política y publicitariamente utilizados.
   Y no para el aplauso…

EL VOTO, LA CONVICCIÓN Y LA MEMORIA

   El próximo domingo los cordobeses votamos para prorrogar la confianza en el actual intendente municipal o para reemplazarlo por otro, de entre los 12 candidatos a sucederlo.
   La campaña ha sido mediáticamente intensa en cuanto al derroche de dineros propios y ajenos en publicidad, pero el fervor de la gente es como si hubiera sufrido una especie de aplastamiento, inédito al menos desde 1983 cuando la recuperación de la democracia.
   Vivimos tiempos difíciles en todos los niveles de la vida argentina porque la inflación nos castiga lo mismo que la desocupación, y la penitencia a la que nuestra provincia debe allanarse por imposición superior.
   Los jubilados padecen en el orden nacional, seguir recibiendo menos dinero que el límite de la pobreza, y en Córdoba deben resignarse a que les confisquen durante seis meses las actualizaciones de sus haberfes.
   En la geografía del cordobesismo nos agobian la innegable inseguridad, el combustible más caro del país y la transformación en penosamente habitual de eso que antes nos sorprendía que es la fabricación, el comercio y el consumo de drogas.
   Nuestra bella ciudad tiene asimismo sus forúnculos y enfermedades tales como la ciclotimia del transporte urbano y sus prestaciones, la inmersión de muchos sectores en la basura cotidiana, el caos eterno de la peatonal ganada por el comercio ilegal y otros problemas que son carencias de años.
   Se ha trabajado y se sigue trabajando, ahora con el estímulo de la cercanía comicial, para una Córdoba que no estaba cuatro años atrás en las mejores condiciones.
   Por eso es que ahora, con la oportunidad del voto en la mano, tenemos la obligación de dejar el DNI en la mesa y  elegir con la convicción personal y la memoria.
   Es la única manera que podamos ser nosotros, los cordobeses, arquitectos y albañiles de nuestro propio progreso.
   O artífices de un demoledor y nuevo desencanto.

LA MEGACAUSA SIGUE CON TODO

   Coincidiendo prácticamente con la renovación de la vigencia partidaria en el Gobierno de la Provincia, desde Tribunales se ha reactivado el movimiento de la causa del Registro.
   Sin poner ni por asomo en tela de juicio la independencia judicial, cierto es, que en este o en cualquier ámbito, la continuidad del color político se convierte en salvavidas, al menos por cuatro  años más, lo que evitará naufragar en la investigación de cualquier irregularidad.
   Así es que luego de resolver algunas casaciones pendientes, para esta semana se ha fijado fecha para iniciar el juicio contra Juan Carlos Fraga,  Ricardo Tozzi y otros imputados, a quienes oportunamente entrevistamos en ocasión de estar presos -ellos, no yo- en la cárcel de Bouwer.
   Y es evidente que este proceso arranca ya con alguna irregularidad cuando tenemos en cuenta que los imputados, escuche bien, estuvieron detenidos  con prisión preventiva durante 3 años, por la sóla sospecha y sin ningún juicio que probara su culpabilidad.
   Ignorándose el principio de inocencia y el mandato del Juicio Previo ya cumplieron una condena.  
   En marzo del año pasado fueron liberados cuando la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la Organización de las Naciones Unidas le indicaron al Poder Judicial de Córdoba que  leyera  la Constitución.
   ¡Pavada de tirón, digamos, de orejas!
   El Proceso está vestido con otras particularidades, como que ha sido ignorada la igualdad ante la ley, ya que estos imputados fueron encarcelados prolongadamente a diferencia de funcionarios políticos o familiares  judiciales igualmente sospechados y que, además, fueron mencionados o acusados en la misma causa.
   Fue desatendido el mandato de jueces distintos que puedan preservar la imparcialidad, y la misma Cámara y comisión juzgadora se encargará del caso.
   Además, soslayados los plazos establecidos por la Ley para investigar y juzgar, hasta el punto que la misma comisión cumple una década dando vueltas sobre lo mismo.
   Quizás cobrar por causa resuelta y controlada, en lugar de mensualmente pueda resultar un incentivo, a más de un interesante ahorro de recursos.
   Con todos estos ingredientes es muy probable que lo que en definitiva resulte ausente, sea la Justicia.

EL ASNO ACADÉMICO Y LA ABOGADA EXITOSA 

   Debe ser estresante para un catedrático que por encima de la sabiduría, sus diplomas y blasones, se lo llegue a considerar “burro” o se le aplique cualquiera de las acepciones que aporta la sinonimia española como borrico, jumento, asno, pollino, onagro y algunos otros casi adjetivos si de calificar su trayectoria académica se trata.
   Es para pensar que si es proclive a las depresiones, el profesor Alejandro Corbacho debiera estar al borde del suicidio (genuino y no como otro resonante caso) o del encierro en algún tibetano y anacoreta retiro budista.
   "Keynes y Corbacho o la Historia y el burro" fue el título elegido por la Sra. de Kirchner para empezar en la red del pajarito para retrucar en casi 40 envíos de 140 caracteres cada uno, a quien había tenido la osadía de cuestionar recientes dichos presidenciales con referencias históricas sobre el nazismo, en una columna del recalcitrante opositor que es el diario Clarín.
   Entre otras cosas decía la Sra. en Twitter: “Cuánto mejor nos iría a los argentinos si algunos leyeran y supieran más de lo que escriben y hablan. ¿Vos decís que de Corbacho tampoco se va a acordar nadie? Es lo menos importante, pero… Keynes entró en la historia de la economía mundial”, remató la doña.
   Sería demasiado pesado y presuntuoso para este periodista sin título académico evaluar los conocimientos tanto de uno como de otro de los contendientes, o zambullirse en la repetición de las descalificaciones lanzadas a una red social, porque tal actitud me haría ingresar a un escenario de sainete y conventillo que es lo menos apropiado para buscar el camino de la coherencia.   
   En consecuencia, bueno es dar por conocidos de idéntica manera los dichos de la Jefa del Estado como los del columnista clarinetiano.
   Y con una breve digresión, conviene indicar que de raigambre keynesiana, Axel Kicillof , 44 años, es autor del libro “De Smith a Keynes: siete lecciones de historia del Pensamiento Económico”. Un análisis de las obras originales. El diario La Nación lo ha calificado en varias oportunidades como marxista y según comentan sus seguidores, con el malsano propósito de desgastarlo y restarle legitimidad a sus decisiones, hasta el punto que un editorialista de ese diario llegó al colmo de señalarlo como "El marxista que desplazó a Boudou".
   Y si nuestra Presidenta por un descuido intelectual abrevó en el pensamiento keynesiano, tendría que demostrar al menos algo de preocupación por el creciente e imparable nivel de inflación que atormenta a los argentinos ya que el británico Keynes -a lo mejor su autor preferido- ha sostenido que "A través de un proceso continuo de inflación, los gobiernos pueden confiscar secreta e inobservadamente una parte importante de la riqueza de los ciudadanos … El proceso lleva consigo todas las fuerzas de la ley económica del lado de la destrucción y lo hace de una manera que ni siquiera un hombre de entre un millón es capaz de diagnosticarla”.
   Esta cita textual es el resultado de una de mis trasnochadas costumbre: desempolvar anaqueles depara sorpresas maravillosas, como la encontrada en el libro “Las consecuencias económicas de la Paz” escrito -vaya casualidad- por John Maynard Keynes, Cap. 6, editado en 1919.
  El siguiente párrafo de Corbacho: “En ocasiones, los líderes políticos recurren a las lecciones de la historia para justificar o defender sus acciones. La presidente Cristina Fernández de Kirchner no es ajena a esta práctica. Especialistas han estudiado este fenómeno y concluyen que no está mal usar la historia, el problema es caer en el abuso” fue al decir de los entendidos lo  que más molestó a la Sra. Cristina, como también “Cuando los líderes apelan al pasado sin fundamento de investigación histórica se comportan como “historiadores prácticos-intuitivos”. Lo utilizan en base a una percepción subjetiva, imágenes y conocimiento selectivo… Los expertos sostienen que aquellos que recurren a contar la historia con esa perspectiva muestran una gran confianza en sus afirmaciones y carecen de inhibición para utilizar el pasado en formas diferentes, aunque sepan poco del tema”.
   Después sobrevino el bombardeo via Twitter, que la Sra. como se consigna al principio, titulara "Keynes y Corbacho o la Historia y el burro", lo que originó que Corbacho se refiriera a esa ofensa un día después diciendo "Estoy sorprendido por la ferocidad del ataque. Que me ponga el apodo de burro me sorprende, porque he estudiado mucho este tema. La explicación y la teoría sobre el nazismo no se basa en leer sólo a Keynes, que escribió en 1919 y no vio lo que venía”.
   Y otro periodista buscando que Corbacho se defendiera de su “burrez” le dijo que los argumentos esgrimidos “eran sin duda letra de Axel Kicillof” quien había elaborado su tesis académica sobre la obra de Keynes, a lo que se limitó a contestar con la brevedad de los sabios: “Puede ser, le recomendaría que mire otros libros”. 
   Y a propósito para conocimiento -y de ninguna manera para odiosas comparaciones- hubiera sido ahora oportuno comentar el vastísimo como elevado y documentado curriculum de Alejandro L. Corbacho tanto en nuestro país como en el exterior.
   De última y para no aburrir, buscando la consistencia que cada uno pueda tener de sus conocimientos aplicados tanto al periodismo como a la conducción de un país, sería oportuno tener el placer -sin que se busque lesionar alguna investidura- de ver ese proclamado y exitoso título del que tanta gala se hace y que está rodeado de un halo de misterio que será seguramente alimento para disipar dudas actuales y de las venideras generaciones.

CHICLES PARA TODOS … Y TODAS


   Días pasados y por cadena nacional número treinta y tantos y sin ninguna conferencia de prensa donde se le pudiera preguntar algo, la Sra. Presidenta dijo haber inaugurado una turbina o algo así que era modelo de tecnología y audacia.
   Una usina a carbón que según los entendidos no puede funcionar por ahora salvo a media máquina, porque le falta un imprescindible elemento catalizador del carbón de Rio Turbio.
   O sea que el acto sirvió al menos para la foto, como sirviera aquella pomposa reapertura de nuestra otrora querida, admirada y respetada Fábrica de Aviones de donde surgieran el Pulqui, los Guaraní, los Rastrojeros, la moto Puma y otras creaciones por entonces si, nacionales y populares.
   Ahora FADEA aparte de operar como bolsa de trabajo para adictos al modelo gobernante diseminados en todos esos grupos de poder con nombres llamativos, se llenó de jefes y de operarios con suculentos sueldos, a pesar de no fabricar ni siquiera arandelas con las devaluadas monedas de un peso  que aún se resisten a circular.
   Roguemos que la turbina sureña cumpla con su cometido energético, más que como pantalla proselitista.
   Y simultáneamente y por teleconferencia, la Sra. Cristina inauguró una fábrica de chicles que si por si no lo saben, el chicle fue según dicen un invento argentino, que en las canchas de fútbol con tribunas de madera en el siglo 20 se vendía como “chuenga” y era de fabricación casera.
   Luego de ponderar que los argentinos consumimos una enormidad, afirmó que ahora masticaríamos chicles industria nacional, producto de la política de sustitución de importaciones.
   Creo que Arcor, empresa argentina, es la mayor fabricante de golosinas al menos en medio mundo, chicles incluídos.
   Y remató sus conceptos diciendo: “Es cierto que algunos todavía consumen más que otros, pero la verdad que muchos padres han comenzado a comprar a sus hijos la primera golosina con la asignación universal por hijo“.
   La verdad, me atraganté con el chicle …