17 de enero de 2016

S.L.B.: RESISTENCIA ORGANIZADA - EL REMANIDO TEMA DE LAS PRIORIDADES – UN JUEGUITO DE VERANO - ¿LA MUNICIPALIDAD Y LA POLICÍA ESTÁN DE SIESTA? - LA MEGACAUSA DEL REGISTRO - EL CAMPO INSACIABLE - ASALTO A LOS TURISTAS, etc.

 Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 17/01/16 emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

INSTRUCTIVO “K” PARA LA RESISTENCIA


  Las usinas de la “resistencia K” activaron su tarea desde el mismo momento en que el escrutinio les aseguraba la pérdida del poder con todo lo que ello significó, significa y seguirá significando, para una tropa a la que desde la cúpula y el exitismo se le aseguró la continuidad y nadie se tomó el trabajo de prepararla para la derrota.
   En esas condiciones suele ser complicado pisar la tierra, elaborar el luto, tomar conciencia de la realidad y sentar las bases para una acción seria y conjunta que permita un intento de retorno dentro de cuatro años para lo cual deberán coincidir dos elementos básicos: la conservación de la unión interior y el apetecido fracaso del gobierno actual dado que muchos de ellos aún toman al macrismo como usurpador del poder.
   Dejando de lado chicanas baratas y políticamente infantiles, ha surgido de la conducción
camporista según refieren los que saben, un manual de “Técnicas de resistencia activa-Micromilitancia” para hacer frente desde la flamante y virginal oposición al también flamante y por ahora virtuoso oficialismo.
   El folleto de atractivas características gráficas ya circula por las redes sociales porque solo con Pagina/12 ya no alcanza, sin Víctor Hugo, 678, casi diaria cadena nacional ni los tantos multiplicadores de opiniones oficialistas que sobremorían con la generosa publicidad estatal, todo un conjunto de medios adictos a la prepotencia del mensaje y el discurso único.
   El decálogo propone acciones movilizadoras contra el gobierno de Mauricio Macri definido “de corte neoliberal” y sindicado de contar con un “blindaje de medios de información hegemónicos”. Nadie, ninguna organización política se hace cargo de su autoría con una firma y se plantea el objetivo de “ofrecer información veraz a los ciudadanos para despertar conciencia sobre los procesos sociales que se viven y las decisiones gubernamentales que afectan a toda la sociedad" y "ofrecer datos orientados a establecer causas y consecuencias de los procesos sociales que estamos viviendo".
   A la hora de evaluar los pormenores de las instrucciones, es cuando nos invade una sensación de dulzura por la candidez y la inocencia que provocan. Por ejemplo, se aconseja dentro de las normas “de la micromilitancia” algunas técnicas como la pegatina de afiches con consignas políticas “pero también otras que se convirtieron en blanco de mofa en las redes sociales”, como la prometida visita de Obama para que Mauricio Macri nos entregue atados con moñito y todo.
   Pero prestemos atención a las consignas siguientes, todo un dechado de candor, como por ejemplo en los espacios públicos donde se sintonicen canales oficialistas, “siempre de manera amable y respetuosa” … pedir que cambien la sintonía “y si no nos prestan atención, pararse e irse”. En oficinas públicas pedir un canal de música o en el peor de los casos solicitar Crónica TV porque “suena neutro”.
   Otras graciosas sugerencias son compartir "en redes sociales información veraz y chequeada", "participar en foros de diarios de amplia tirada y (de)formadores de opinión" (sic), "comprar Página/12 al menos una vez a la semana", "intervenir diarios y otros materiales en los bares", como belicosas y comprometidas acciones de oposición.
   Pero lo más sobresaliente que obligará a los militantes -por lo  menos- a estudiar algo de teatro, es el punto donde propone organizar "mini actings concientizadores" en la vía pública (¿serán actos dramáticos o cómicos?) para exponer el malestar que hay con la política que lleva adelante la administración macrista.
   Además pegar cartelitos -supongo de manufactura casera- en los postes y paradas de ómnibus redactados con simpleza, “sin membretes ni lemas” (¿para que parezcan espontáneos?) con información comparativa de situaciones de antes y de ahora, subrayando el caso de los magros volúmenes turísticos, lo que conforma un panorama desastroso y todo lo referido a despidos y represión, indicando que hay personas -me consta muy de cerca- que ya lo están haciendo.
   Pero esto no tiene desperdicio y es para un cuadrito: "Se pueden fingir llamadas telefónicas
y darles el contenido que deseamos transmitir o establecer diálogos antagónicos ficticios (simular que una de las dos personas no está de acuerdo con nosotros, esto nos permitirá desarrollar argumentos, responder preguntas, etc.)", aconseja el texto.
   Una pinturita que desnuda el enorme grado de militancia, compromiso e imaginación que persisten en las filas, cuya mayoría aún no se resigna a la derrota y a poco más de un mes del nuevo gobierno, ya sueñan con lo que acusaban a la entonces oposición y ahora oficialismo: el golpe de estado que les reabra las puertas del poder para seguir en lo que estaban: desgobernando.
   Todo indica que el desocupado Forster está trabajando desde afuera, enseñando a pensar y eso no deja de ser un triunfo sobre la ociosidad según lo comentó en un comunicado el SIADEÑO (Sindicato Argentino de Ñoquis) con la firma de su Secretario General Amado Boudou.
   ¿Tanta frescura no le provoca acaso un ataque de ingenuidad, pureza y buena fe?
   Si no es así, usted es un incurable impiadoso e insensible.

EL VIEJO TEMA DE LAS PRIORIDADES


   Podemos considerar que hemos llegado al hartazgo cuando tocamos el tema prioridades con relación a los pretenciosos emprendimientos encarados por el gobierno de la Provincia.
   Así como en su momento no era necesario el faro porque no había barcos que orientar ni turistas que atraer con una mole de cemento que no dice nada, para completar lo ridículo de dilapidar fondos públicos, asoma ahora la intención de tender un puente sobre el lago San Roque, dicen que con fines promocionales y para dinamizar el tránsito por esa concurrida región serrana.
   ¿Es que no han visto otras necesidades impostergables?
   ¿Han inspeccionado el estado de las escuelas con miras a la reanudación de clases?
   ¿Han atendido la inútil demanda de los afectados por las inundaciones de un año atrás en las sierras chicas?
   ¿Han advertido, entre otras carencias, que los patrulleros de la policía no circulan por falta de combustible según confiesan a escondidas desde la propia fuerza?
   ¿Toman en cuenta el clamor de los jubilados, a los que tienen de la seca a la meca con alteraciones a su modalidad de cobro?
   ¿Serían capaces las autoridades provinciales de cualquier área, de hacerse atender de sus dolencias en hospitales públicos?
   ¿Han tomado conciencia del calamitoso estado de los caminos secundarios por donde debe circular buena parte de la producción del campo, inutilizables con un chaparrón?
   Cualquier cordobés, en una consulta popular, impondría la urgencia de atender esos problemas y solucionarlos, en lugar de contentarse con un bonito puente que no es tan necesario como todo lo anteriormente apuntado.
   Hace a la seriedad, más que a lo que pueda dejar para la historia un gobierno, la concreción de obras prioritarias y no las otras, que objetivamente solo sirven para el aplauso de la ceremonia inaugural.


JUEGUITO DE VERANO


  
Ya lo dijimos en ediciones anteriores de segmento de verano, que se trata solamente de un jueguito, sin premios ni otras condecoraciones más allá del gusto por participar.
   Y esta vez viene con la referencia a un hecho real ocurrido un par de años atrás en un país europeo.
   En una pileta de natación muy concurrida, se hicieron ojitos un atlético muchacho con una atractiva y voluptuosa rubia de ojos claros.
   Fue mirarse y enamorarse y a los diez minutos el joven le estaba proponiendo matrimonio.
   Ella opuso sus reparos por tratarse de dos desconocidos, aunque reconoció la atracción y propuso ir conociéndose de a poco.
   El muchacho pegó un brinco, corrió hasta treparse al trampolín más alto y desde allí maravilló a la rubia con un salto lleno de piruetas y tirabuzones, para entrar al agua sin salpicar.
   Ella, encandilada, le preguntó cómo y dónde había aprendido a saltar así y el tipo le dijo, como si nada, que era campeón mundial de la especialidad.
   Acomodó su bikini, fue a un extremo de la pileta y nadó por lo menos 40 largos durante casi una hora y volvió junto al campeón mundial, quien no salía de su asombro y ansioso, con los ojos saltados, le dijo estar asombrado por la exhibición, preguntándole cómo lo había logrado.
   Esa es la pregunta que pretendemos que usted conteste, apelando a su imaginación.

******************************************************************************
Nota de la Producción de SLB
   En razón de la falta de tiempo debida a la enorme cantidad de mensajes recibidos, no fue posible dilucidar ante nuestra audiencia la incógnita del “juego de verano”, que alrededor de 15 oyentes acertaron y una cantidad mucho mayor aportó imaginativas aunque incorrectas respuestas. En realidad, la dama era prostituta en Venecia y atendía a domicilio.
******************************************************************************


MUNI Y POLICIA, ¿EL LARGO SUEÑO?


   En dos aspectos parece que la ciudad se hubiera adormecido, entrado en una prolongada siesta veraniega, aislada de una realidad que a todos nos abruma.
   Es probable que los últimos episodios vinculados con la droga y su comercio hayan influido, como así también mucho tiene que ver que buena parte de la gente está de vacaciones, lejos de sus hogares y en consecuencia, apartados de lo cotidiano.
   ¿No le parece como que hubieran dejado de operar tanto la policía como la Municipalidad?
   Más allá del recrudecimiento de la violencia urbana, de los hechos delictivos contra la propiedad, podemos advertir entre otros males que las peatonales continúan ocupadas, que el tránsito es más caótico que de costumbre, que todo el mundo estaciona donde quiere en doble o triple fila y toda la gama de transgresiones que contribuyen a que cada día resulta más complicado vivir en paz y tranquilidad.
   Nos deja una impresión como de abandono, de ridícula desprotección, y alguna explicación habrá que darle a la ciudadanía que percibe esto más como realidad que como pasajera sensación.
   No se advierten patrullajes callejeros, la presencia de inspectores de tránsito es un recuerdo de más de un mes atrás y solo en algunos bancos o cerca de los cajeros automáticos -únicamente con luz diurna- encontramos la vigilancia que nunca debiera faltar.
   En el cementerio San Vicente, me comentaron, persiste el problema de las cremaciones, mientras se amontonan los ataúdes para conformar un panorama hediondo, visualmente desolador y humanamente ofensivo.
   No hay freno para el narcotráfico, la elaboración, el estiramiento, la venta mayorista y el menudeo, frente a una población azorada que no merece el actual estado de negligencia y dejadez.
   Los impuestos son demasiado caros como para ver que se volatilizan por inacción o incapacidad, lo que es injusto.

LA MEGACAUSA

   Como estamos viviendo el verano, lo siguiente me parece propicio para descontracturar situaciones, pero sin perder de vista la trascendencia que asumen.
   En una fecha que no se puede establecer con exactitud, Juan, Fulano y Mengano se decidieron a cometer una estafa.
   Por ello se reunieron en un lugar que todavía no ha sido determinado, contando con la ayuda de personas que aún falta identificar.
   Los investigadores  que trabajan en esta causa  descubrieron que Juan, en el  barrio, es conocido como Juan,  que la suegra de Fulano es la madre de su esposa y que  el domicilio de Mengano es el mismo que está escrito  en la guía.
   Además han conseguido acreditar los hechos con el aporte de numerosos testigos anónimos,  que no se identificaron por temor a represalias,  pero que confirmaron la acusación del fiscal.
   El Juez revisor de la causa ha  reconocido que no existen pruebas en contra de los acusados pero su íntima convicción le dicta que las han escondido para quedar impunes y por todo lo expuesto el Tribunal decide encarcelarlos dictando prisión preventiva para todos ellos.
   No es cuento ni chiste  y mucho menos pretende faltar el respeto a la justicia, porque la historia ha sido hilvanada con el texto real de los escritos judiciales de la causa del Registro de la Propiedad, y deja en clara evidencia que la verdad está lejos de haberse aclarado.

EL CAMPO INSACIABLE


   Cuando el campo se enardeció acuciado por problemas que llevaron a un enfrentamiento con el gobierno, desde aquel sector se reclamaba apoyo de la ciudadanía con el eslogan que el campo y la ciudad debían unirse en la lucha por objetivos de grandeza.
   El campo no descendió a la pobreza como a la ciudad le tocó esa mala suerte.
   El campo siguió sembrando y cosechando y a lo mejor no cambió con la frecuencia de entonces sus autos de alta gama ni sus camionetas, ni agregó superficie a sus propiedades productivas, o sea que dejó de ganar pero es difícil pensar que haya perdido.
   Aguantó guardando sus cosechas mientras el gobierno anterior se encerró en la negativa de bajar las retenciones, generando una situación de compromiso para la economía nacional.
   Se operó el cambio en la conducción del país y contra la creencia de una oposición que predecía un desastre con el dólar a 20 pesos, el billete verde se estabilizó a menos de 14 y se dispuso una notable baja en las retenciones y en algunos casos, su eliminación.
   Era para suponer que todos abrirían los silos y se lanzarían a vender aprovechando esas ventajas, pero no siempre las reacciones del campo son como la gente de la ciudad llega a idealizarlas.
   Ahora para seguir vendiendo el campo demanda un dólar más alto sumándose al estilo gataflorista de los insaciables.
   Porque así como una vez le pidieron a la ciudad que los apoyara en sus demandas, es injusto que ahora cierren los ojos y que la ambición los obnubile olvidándose de años anteriores cuando lloraban por apoyo a sus pretensiones.
   Y decían que a la grandeza del país la haríamos en el campo y en la ciudad.
   Es la hora entonces de mirar la realidad con aquella reclamada grandeza, dejando de lado ambiciones más allá de lo que se merece.

ASALTO A LOS TURISTAS


   Siempre se dijo que es una bobada imperdonable morder la mano de quien te da de comer.
   Y es lo que está haciendo la mayoría de los empresarios o comerciantes que viven del turismo, aplicando el sistema de “pague hoy esta exageración aunque en la próxima temporada no vuelva”.
   Eso de buscar ganancias desmedidas en dos meses por todo el año, es lo que devalúa la calidad receptiva de los lugares turísticos donde reina el sálvese quien pueda, a cualquier costo y con cualquier método, frente a la pasividad de quienes debieran controlar que no se produzcan estas situaciones que nos degradan como destino.
   En el rubro gastronomía hay precios que resultan más que absurdos pero la gente los paga, pese a que a lo mejor estuvo esperando dos horas para comer un plato de fideos que le sale 100 pesos, o comprar a 18 pesos un alfajor en cualquier kiosko o ponerse con 40 pesos por una gaseosa chica.
   La moda de los espectáculos veraniegos en la mayoría de los casos, es la asociación de algunos actores y mangines amigos que se unen para pasar vacaciones gratuitas, más allá de la calidad de lo que ofrecen, por lo que la gente debe pagar la butaca hasta 600 pesos o más.
   Cobrar 100 pesos para estar junto a un río es un robo a mano desarmada que en muchos casos cuenta con la anuencia o el vistagordismo de la comuna lugareña.
   Los alquileres de posadas, departamentos o casas están casi al doble que en Brasil, y después nos asombramos del poco volumen de veraneantes, atribuyéndolo a la crisis económica cuando en realidad se deben a los abusos evitables.
   Al turista hay que mimarlo, atenderlo, hacer que se sienta cómodo y al menos igual que en su casa.
   Porque si lo agredimos como ahora se lo maltrata con los precios y la calidad de los servicios, será el peor propagandista de lo que queremos promocionar como óptimo y no es así.
   Es hora que se instaure una política integral en materia de turismo  y dejarnos de remiendos e improvisaciones, igual que lo que sucede con la inseguridad por carencia de políticas que la prevengan y la ataquen.
   Nos llenamos la boca con la Córdoba turística y lo primero que hacemos es echarles flit a los visitantes.
   Así está claro que en las temporadas futuras, si seguimos esquilmando al visitante, no vendrán ni las moscas.