14 de febrero de 2016

S.L.B.: AL RESCATE DE LA PACIENCIA - LA MAGIA DE ENAMORARSE - JUEGUITO DE VERANO - MEJOR TRANSPORTE Y PÉSIMOS OLORES - MEGACAUSA DEL REGISTRO - NUESTRA CAJA DE PANDORA - LANATA INMOBILIARIO, ETC.

 Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 14-02-16 difundido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.


AL RESCATE DE LA PACIENCIA


   Es imposible abrir un sinuoso camino entre las montañas sin dinamitar algún tramo y horadar la piedra para ahorrar trayectos y costos, como para aportar un ejemplo simple y barato con relación a la situación nacional y las lógicas preocupaciones y angustias de una sociedad que apoyándose en legítimas ansias, se inclina hacia el facilismo de reclamar milagros.
   Y los milagros -con perdón de todas las religiones y los cultos, ateísmos al margen- no existen salvo en la interesada y a veces edulcorada literatura de sus catecismos o libros sagrados.
   No es posible acomodar los muebles ni los enseres de una casa desordenada si antes no removemos los escombros y buscamos y encontramos y reparamos los daños emergentes del descuido, de los errores del dueño o la dueña de la vivienda que terminó su contrato y se mudó hacia alguna lejanía.
   Porque ahora, quienes eran oficialismo con vocación y casi certeza de eternidad mueven las telarañas de su pachorra, exigen que en tiempos perentorios se solucionen los desquicios cuando primero que nada hay que poner orden, acomodar las alacenas y ahuyentar a las ratas cebadas de impunidad que aún resisten en sus cuevas.
   La única trampa que terminará con ellas donde lo merezcan no es otra que el respeto por la ley y el imperio de la Justicia evitando los apresuramientos que por lo general conducen a errores o fracasos, alternativas que los argentinos no estamos en condiciones de volver a padecer.
   El hecho de ansiar una mejor calidad de vida, fortalecer las instituciones de la República e igualar hacia arriba, no lleva la implícita intención de descalificar lo que se haya hecho bien en beneficio de la sociedad, los logros alcanzados y algunas metas cumplidas a lo largo de tres períodos de un modelo calificado como nacional y popular, pero que desnudó falencias, demoras, frustraciones y apetitos personales nacidos de la sensualidad del poder.
   ¿Es acaso negativo investigar, hurgar, averiguar cuáles son los agujeros negros por donde se esfumaron nuestras riquezas, tantos esfuerzos y enormes sacrificios?
   Cuando Perón ejerció por primera vez la Presidencia y según los memoriosos de su corriente, no se podía caminar por las bóvedas del Banco Central porque ”molestaban” las barras de oro acumuladas, que eran el pago de nuestras exportaciones por parte de los aliados y los Estados Unidos de Norteamérica.
   Si la culpa ha sido de las sucesivas administraciones o de las dictaduras; si fue un error cambiar la industrialización por la dependencia del agro o viceversa son cuestiones que juzgará la historia, pero es lo antes posible que necesitamos salir a flote porque el ciudadano se agota de vivir condenado a la incertidumbre que empaña su futuro.
   No es lógico, posible ni inteligente entonces pretender que en 60 días se enmienden “milagrosamente” los desaciertos que nos agobiaron a lo largo de 4.380 días que son 12 años, aunque dejemos como beneficio de inventario lo positivo que pudiera haber tenido el modelo “K”.
   En este caso no es un acto de “militancia” periodística porque los argumentos tienen la solidez de la realidad que todos hemos vivido, a menos que busquemos la ceguera voluntaria o la deformación de la historia reciente.
   ¿Se puede en sólo 60 días reprocharle algo al gobierno de Macri?
   A decir verdad y tomando en cuenta el pensamiento mayoritario, es cuestionable o al menos curioso que habiéndose destapado tantos nichos de corrupción, cáncer nacional, nadie esté entre rejas pese a las acusaciones y las probanzas existentes.
   Seguramente quienes todavía aplauden mirando hacia atrás y se niegan a asumir la legítima derrota, no tienen ninguna prisa en tal sentido, como la prisa que declaman con relación a todo lo que realmente resta por hacer.
   Atesorado desde una pila de años atrás, y en este punto como homenaje personal a la paciencia, viene al caso citar a Shakespeare: “El tiempo es un magistrado muy antiguo que más tarde o más temprano llama a todos a su tribunal”.




LA MAGIA DE ENAMORARSE


   Cuando los amores son asexuados, se corre el riesgo lógico de las malsanas interpretaciones, el tratamiento escatológico de la situación o su inevitable consecuencia que motiva bromas de dudoso gusto.
   Enamorarnos, en el caso de los machitos, podemos llegar a enamorarnos de una mujer: o una mujer de otra mujer, o aquel machito, de otro hombre.
   Por eso quiero festejar dignamente el Dia de los Enamorados dejando de lado sus inocultables motivaciones comerciales y las tres alternativas que acabo de puntualizar. 
   Enamorarse es compartir sentimientos.
   Enamorarse es a lo mejor pensar distinto, pero caminar juntos.
   Enamorarse es mirarse a los ojos y que no sea necesario decirse otra cosa que te amo, sin remilgos ni vergüenzas.
   Es no invadir los espacios ni los tiempos del otro.
   Enamorarse es sentir juntos las mismas sensaciones.
   Enamorarse no es mirar hacia atrás con resentimientos, sino como valor de experiencias. Es compartir angustias; es mitigar soledades.
   Enamorarse es no mentir, es comprensión, es tolerancia.
   Es sinceridad. Es vivir en una nube de proyectos, de ansiedades, de urgencias por ganarle al tiempo, porque es el tiempo que los enamorados, juntos, quieren gastar a su manera.
   Pero por sobre todas las cosas, enamorarse es respetar.
   Porque el respeto es la base de toda relación que pretende prosperar y consolidarse. Mirar hacia adelante, vibrar con la misma intensidad, acompañar en la desgracia, gozar en las alegrías, mitigar en la enfermedad, también son síntomas del enamoramiento.
   Enamorarse no es tan solo arrugar las sábanas, prodigarse caricias o compartir burbujas.
   Quiero celebrar jubilosamente que estoy enamorado de todas las mujeres solo porque son mujeres; de los hombres buenos porque se lo merecen; de los árboles, como si fuera un perro; del cielo porque nos mira desde arriba con su incorruptible autoridad celeste: de mis amigos porque son pocos, pero son muy amigos; de mis amigas porque se salvaron que me enamorara de ellas al dejar de mirarlas como amigas.
   Enamorado de mis gatos que me acompañan a cambio de simples cariños que estoy seguro agradecerán apenas puedan decírmelo, de lo que no están lejos.
   Enamorado perdidamente de mi trabajo, que es como ponerme cada día una inyección de dignidad.
   Enamorado de las tristezas, que suelen ser las más dulces compañías.
   Enamorado de mis recuerdos y de la memoria, que es la que nos hace comer el mismo caramelo varias veces.
   Enamorado del agua y del fuego aunque entre ellos se odien.
   Enamorado de la libertad, de mi libertad y de las libertades ajenas porque también las siento mías.
   De tantas cosas estoy enamorado que no me alcanzaría un día para celebrarlo y por eso al enamorarme de la vida, canto un himno permanente, como permanente es la celebración.
   Hasta de mis enemigos, o mejor dicho adversarios estoy enamorado porque me atacan y para ello necesitan pensar en mí, y eso me conmueve.
   La pregunta entonces es inevitable: ¿Por qué un solo y miserable día para sentirnos felices por tantas maravillas, encerradas en un solo sentimiento?
   Vivir enamorado no es ni más ni menos que sentirse feliz.

EL JUEGUITO DE VERANO

  
No es un concurso, no se entregan premios y solo hacemos mención de las respuestas acertadas y de algunas otras, mientras sean ingeniosas.
   Vamos entonces a la enunciación de un acertijo que por sobre todas las cosas es de conocimiento más que de ingenio, aunque se pueda consultar la solución en Google.
   El tren eléctrico que a través del túnel por el lecho del Canal de la Mancha une a París con Londres, circula en promedio a 180 kilómetros por hora, llevando obviamente dirección permanente hacia el británico norte.
   ¿En qué dirección va el humo?
   La verdad, cada vez estamos haciendo las cosas más fáciles.


La respuesta es claramente obvia: el tren eléctrico no arroja humo, pero los oyentes aportaron interesantes explicaciones y pareceres, que están contenidos en los audios. Para encontrarlos, hay que recurrir a la columna situada a la derecha de este blog.


MEJORA EL TRANSPORTE, OLORES EN INAUDI

   La incorporación de nuevas unidades es una optima noticia para continuar con la mejoría observada en el transporte urbano de pasajeros, servicio tan sensible que desde tiempo inmemorial viene sufriendo embates tanto sindicales como empresarios, con el lógico resultado del perjuicio para los pasajeros que son los únicos, junto a los subsidios, sostenedores del sistema.
   Dicho sea con sinceridad y por utilizarlo, es para asegurar que el transporte de Córdoba viene mejorando y las quejas en tal sentido no encabezan como meses atrás, las mayores preocupaciones de los usuarios.
   Pero hay otros servicios que demandan tanta o mayor atención porque hacen a la salubridad y al respeto por el medio ambiente.
   Son las obras del tendido cloacal, que no se ven por su condición de subterráneas pero de alguna manera trasciende su pésimo funcionamiento al igual que los desagües, que tanto tienen que ver con la calidad de vida de los vecinos ya cansados de protestas y sinsabores,
   En barrio Inaudi, más precisamente en Maldonado al 600 es posible caer en cuenta que las cosas no están bien porque el olor lo está denunciando.
   Llevan ya tres años los reclamos de la gente del sector y según comentan, desde la municipalidad les aportan una solución pasajera porque las cuadrillas van, destapan, y a los tres días -como en el tango- la historia vuelve a repetirse.
   Nuestro joven intendente, inclinado a seguir de cerca los problemas de la ciudad, tendría que darse una vueltita por allí, por Inaudi, para tomar exacta dimensión del grave problema que representan las cloacas colapsadas casi permanentemente.
   Y me voy a permitir hacerle llegar una sugerencia: para llevarse un panorama certero acerca de la situación, que cuando llegue a Inaudi, no le mezquine nariz.
   Su olfato político -y del otro- seguramente lo empujarán a buscar una solución rápida y duradera, como se merecen quienes deben soportar la sostenida amenaza de pestes.
   Y esa tortura nasal tan poco agradable.

LA MEGACAUSA

   Juan, Mengano y Zutano  continúan en prisión preventiva y ahora los defensores recurren a la máxima autoridad provincial para reiterar el planteo: “la medida carece de fundamento, el juez  ha confesado que no existen pruebas que acrediten la participación de nuestros defendidos en los hechos y es una incongruencia que pretenda justificarlo en la complejidad de la causa"
   La respuesta del Máximo Tribunal afirmó: los elementos probatorios van apareciendo a medida que avanza la investigación, por eso para dictar la prisión preventiva no se necesitan datos de certeza (total el que escribe no está preso).  
   La regla se satisface si se expresan las circunstancias en la medida de lo posible (aunque acá no fue posible parece que vale igual) y por ello volvemos a confirmar la prisión preventiva.
   Mientras este encierro ya celebra aniversarios los combos: “confiese ya y acuse a alguien” con descuentos promocionales de varios años en las “anunciadas” condenas, son ofertas para quienes accedan a declararse culpables, bastando un tibio si posterior a la lectura fiscal, aunque no se pueda describir la participación, para materializar la ansiada apertura de las rejas.
   Cualquier parecido con la extorsión tampoco es pura coincidencia.
   Resulta un cuestionable respeto por la dignidad humana afirmar con tanta liviandad, qué poco les basta para dictar una prisión preventiva. Nadie menciona siquiera el intento de buscar otras medidas cautelares menos graves como se recomienda en la bibliografía seria y desde cualquier organismo autorizado en la materia.
   Total no es el propio pellejo el encerrado.
   Y no aplican ley pareja ya que miembros del mismo Tribunal que firmó la resolución, fueron sospechados en su momento de irregularidades sin ser encarcelados durante la investigación respectiva.
   No sólo los políticos tienen coronita.
   Esta semana terminó un nuevo juicio con nuevas condenas para los de siempre, con el mismo y maquiavélico afán de mantener el elenco estable de la causa.

NUESTRA CAJA DE PANDORA


   Desde el 10 de diciembre y en una sucesión como de culebrón televisivo sudaca, van apareciendo sorpresas que a la vez descorren velos de la más recóndita, empedernida e implacable corrupción vivida por los argentinos en los últimos tiempos.
   Día tras día se va conociendo -y ampliando- la legión de ñoquis y oscuros beneficiarios de prebendas como funcionarios, sus amigos y miles de militantes a quienes se asignaron jugosos sueldos por no hacer nada, o por tomarse el trabajo de aplaudir.
   El vicepresidente motoquero que supimos conseguir debe ser condecorado por su generosidad: hasta tenía amigos que cobraban sueldo viviendo en Australia y sin dejar entre nosotros ni una mísera gota de transpiración, igual que los esquimales aunque ellos trabajan para sobremorir.
   Documentación que se roba o se oculta, salas “vip” para los mandamases de algunos organismos, “arreglos” desde el poder para la evasión de impuestos, gastos desorbitados en cosas innecesarias que vencieron a muchas prioridades en el orden social y lo más corriente, la apropiación de los puestos públicos para transformarlos en bolsa de trabajo destinada a militantes, amigos, barrabravas o amantes de ambos sexos y también del tercero.
   Cada día nos acostamos con alguna nueva sorpresa y también cada día nos despertamos con otra, como si los que ahora se han tomado la tarea de limpiar la mugre lo fueran haciendo despacito,  pausadamente, para que se conozca mejor.
   Bien sabemos que en nuestro país existen las cajas de sorpresas, esas que entregan regalos y golosinas cuando las abren, así como la piñata de origen mexicano que en las fiestas infantiles reparte caramelos, chicles y confites a diestra y siniestra milésimas de segundo después de su explosión.
   Los británicos y los yankis tienen su “jack in the box”, un muñeco con cuerpo de bandoneón vertical que al abrirse la caja que lo contiene, salta un payasito para asustarte, hacerte reír o esparcir talco perfumado.
   Hurgando en la historia, es como si esos elementos tuvieran el mismo origen.
    Si había mujeres curiosas en la mitología griega allá cuando los siglos estaban en un dígito romano, una de ellas era Pandora, creada por orden de Zeus quien estaba enojadísimo con Prometeo, quien le había robado su fuego para entregárselo a los humanos.
   Pandora se casó con Epimeteo, hermano de Prometeo y entre los regalos recibidos y acomodados en la vitrina había un misterioso pithos (ya existían), tinaja ovalada, inviolablemente cerrada, que en las instrucciones “de uso” se aconsejaba no abrirla bajo ninguna circunstancia.
   Y Pandora mujer al fin, no pudo con su ansiedad para pispiar el contenido.
   Y abrió su caja obsequio.
   ¡Para qué lo hubiera hecho!
   De lo recóndito de la tinaja escaparon despavoridos todos los males del mundo y al avivarse del error cometido, Pandora quiso cerrar el recipiente cuando ya era demasiado tarde: los males habían sido liberados.
   Sin embargo, sólo uno de ellos permaneció en el encierro y ese era Elpis, espíritu de la esperanza.
   Un pilón de siglos después, a los argentinos nos viene sucediendo lo mismo.

LANATA INMOBILIARIO


   Gran escándado gran, en las filas de quienes fueran oficialismo y aún no se resignan a sentirse opositores por vía de las urnas.
   Están buscándole la quinta pata al gato jugando a una resistencia que por momentos asume la condición de patética por lo insostenible, lo que está marcando la declinación hacia la decadencia que jamás imaginaron hasta poco más de dos meses atrás.
   Ahora el escándalo es que el gordito Lanata -con una sola t, y no el amigo de la efedrina- es el centro de los ataques por haber cometido la osadía de comprarse un departamentazo en Miami valuado en un par de palos verdes.
   El periodista, padre legítimo del descarriado Página 12, es un hombre emprendedor y por lo tanto su talento comercial y empresario se cotiza en altos valores, más allá de su ponderación o descalificación según sea quien lo evalúe.
   No escondió la operación y su declaración de bienes estuvo siempre al alcance de cualquiera, lo que no ocurrió y aún muchos están en deuda, con las confesiones financieras de quienes fueran altos funcionarios del gobierno anterior.
   No estoy asumiendo la defensa del gordito porque no la necesita y menos de un colega provinciano, porque debe tener un buen equipo de asesores.
   Pero gastar tiempo, esfuerzo, y exponerse al ridículo reclamando por un negocio y no un negociado que está a la vista, suena como un desesperado y tardío intento por cuestionarle algo al empedernido fumador.
   Al final, no se alcanza a determinar si es un acto que demanda justicia, o no es otra cosa que una lamentable expresión de envidia.