24 de junio de 2016

SI TANTAS RESERVAS TENEMOS, ES PARA ASEGURAR QUE EL PRECIO DEL GAS ES MÁS QUE UNA EXAGERACIÓN

   El 25 de febrero de este año,  la agencia oficial de noticias Telam dio a conocer una información relacionada con las reservas  de petróleo y gas en nuestro país. Las cifras que se consignan, aportan datos alentadores y es por eso que bien vale reproducir textualmente la nota:
   “Las reservas comprobadas de petróleo en la Argentina volvieron a aumentar en 2015 por segundo año consecutivo, y las de gas ascendieron por tercer año, según un análisis sectorial de la calificadora de crédito FixScr. La firma, afiliada a FitchRatings, consigna que la estimación para el año pasado “no incluye descubrimientos de reservorios no convencionales de años recientes”.
   Fix cita como fuentes que confirman la tendencia ascendente al Ministerio de Energía y Minería, el Departamento de Energía de Estados Unidos (EIA, por su sigla en inglés) y datos propios. Según la estimación, las reservas petroleras se situaron en 2015 en un nivel prácticamente similar al de cinco años atrás, algo más de 2.500 millones de barriles, luego de haber caído en 2013 hasta 2.300 millones.
   Las reservas comprobadas de gas, en tanto, pasaron de 2 mil millones de barriles equivalentes de petróleo en 2012 a 2.260 millones el año pasado, de acuerdo con los cuadros elaborados por Fix. La agencia reproduce también datos atribuidos al Ministerio de Energía, según los cuales la producción petrolera nacional se mantuvo durante 2015 en 200 mil millones de barriles, un nivel similar al del año anterior.
   La producción de gas, por su parte, se habría elevado a 270 millones de barriles equivalentes de petróleo, lejos aún de los casi 300 millones de 2010, pero 3,4% por encima del dato de 2014”.
   Entonces vale preguntar, más allá de los intereses personales que pueden mover al actual Secretario de Energía y Minería de la Nación,  ingeniero químico Juan José Aranguren, estrechamente -y por muchos años- vinculado con Shell: si estamos tan bien cubiertos en reservas, ¿por qué entonces el desmesurado aumento en el precio de esos combustibles para consumo ciudadano?.
   Y otra por las dudas: ¿Por qué si en el Sur y en otros puntos del país se ventea el gas, lo compramos en el exterior a valores por encima del precio de mercado?
   Un par de preguntas de la ciudadanía que requieren urgente respuesta del poder a nivel nacional.
Gonio Ferrari