25 de septiembre de 2016

S.L.B.: LO RECUPERADO, PARA ACCIÓN SOCIAL - YA ESTAMOS EN PRIMAVERA - LA MUNI AUMENTÓ SUS DEUDAS - ORIENTACIÓN MASIVA A JUBILADOS - LA VERDAD, PRESA EN LA MEGACAUSA - LA INSTALACIÓN DEL CAOS - LAS ADOPCIONES Y LA BUROCRACIA, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 25/09/16 emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

VOLVER Y DEVOLVER, PARECIDOS PERO DISTINTOS

   Hizo la punta el emblemático y para muchos olvidado caso de Antonini Wilson y la valija con dólares que el bolivariano desde Caracas enviara para apoyar la campaña de los nacionales y populares, ahora no todos resignados a la derrota.
   Sucedieron después las revelaciones de los bolsos, las bóvedas y otros tipos de canutos, las jugarretas de los “sueños compartidos”, los millones de dólares en el exterior, el saqueo a las empresas del Estado y otras lindezas que por ser tantas, pasaron al arcón de la casi indiferencia por eso del acostumbramiento de la gente.
   Casi metódicamente,  día a día, supongo con fundamento y para no caer en las telarañas del olvido, surgían situaciones y nombres de encumbrados funcionarios que hicieron propia la cultura del ahorro, pero del dinero ajeno y malhabido, como para contrarrestar esa maldición de memoria corta que tenemos los argentinos: siempre es necesario tenernos actualizados de la realidad o de lo padecido.

  Aunque pese a eso, la historia nos subraya desde los archivos del tiempo, que también como por una vocación masoquista tenemos esa otra costumbre de tropezar más de una vez con la misma piedra.
   Hay dos términos de nuestro rico idioma que por una escasa diferencia de dos letras, tienen el enorme poder de resumir los resultados de una década en el devenir argentino y son las palabras “volver” y “devolver”.
   Volver es regresar, tornar, recudir y otras acepciones menos utilizadas pero claramente entendibles, a lo que hay que agregarles el aditamento de las circunstancias o motivos para aplicarlas en la vida cotidiana.
   Porque no todos… ni todas pueden regresar, tornar o recudir si es que la memoria y la justicia se dan la mano a la hora de escribir la historia.
   Y con otras dos letras, aquel término se transforma en “devolver”, que también significa redimir, restituir, reintegrar, reembolsar, compensar e incluso esa asquerosa palabreja que es “vomitar”.
   Volver aparece como poco probable y casi inaplicable para la coyuntura política argentina,
cuando todavía están sangrando las mal cerradas cicatrices y no ha terminado aún la remoción de los escombros.
   Pero es saludable saber que esa señora de la balanza y los ojos vendados, ha determinado que se comience con la tarea de aplicar a la acción social esos dineros de la rapiña que una vez, en el 2007, vinieron desde Caracas y quisieron pasar por zurda nuestras fronteras, destinadas a una campaña política en la que estaba enfrascado el kirchnerismo de entonces.
   Si es por devolver todo lo emergente del saqueo, todavía falta muchísimo, pero es una ducha de positiva y necesaria frescura que a esta altura de la historia merecemos los argentinos.
   ¿Qué ahora no todo es decente?
   Si es así, habrá que esperar el andar de la rueda del tiempo, a la que nadie, ni siquiera la democracia, puede ni osaría detener.

YA ESTAMOS EN PRIMAVERA  

   A la hora de las evocaciones, lo primero que surge al mencionar el Dia del Estudiante en la llegada de la primavera, es un rito transformado en clásico que originariamente fue privativo de la familias pero el tiempo le puso mostacillas y frescura al cedérselo a los jóvenes en un día tan especial como lo es cada 21 de septiembre en este hemisferio: el picnic.
   Añosamente vigente así se hiciera en La Calera, en el Parque Sarmiento, en Cabalango, en la Piedra Pintada de Villa Dolores o en cualquier punto geográfico adonde también fueran mujeres ya dispuestas a prescindir de encubridores pulóveres y otras prendas inventadas para el odiado arte de ocultar.
   En ninguno de estos lugares faltarían las hormigas, el pan olvidado en el pasto o el primer beso arteramente robado que dos personas atesoran en un rinconcito del alma y para toda la vida.
   Porque así eran las cosas, para el escenario del tácito acuerdo en que ellas llevarían los sándwiches, nosotros la coca… y todos el acné.
   Ahora, en muchos casos, que ellas se hagan cargo de las ensaladas dietéticas y el yogur, mientras los muchachos piensan en el Fernando, algunos en las burbujas y otros en los preservativos.
   Son los signos de cada época y nadie debiera escandalizarse por ello.
   Pero la magia y el misterio siguen rodeando esa improvisada mesa sobre el pasto, con el sol que te parte la cabeza pero está la mirada de ella; sí, de ella, la que te tiene loco, a la que sueñas despierto y te exita dormido, que es lo que hace superar cualquier problema menos su lejanía.
   Eso, desde siempre, se llama amor aunque sea un flechazo, un espejismo o el comienzo de algo que derrotará a los tiempos.
   Porque también ella luce el desafiante e inédito atavío de una seducción que le hace bailar las hormonas al ritmo de una visceral pirotecnia que florece en el centro del pecho. O de los pechos.
   Porque no han sido pocas las familias que tuvieron por origen aquel legendario picnic donde varios perdimos la cordura y muchas la virtud.
   Aunque pasen los tiempos; aunque habitemos Saturno o consigamos enfriar al Sol, jamás se perderá la evocación de aquellos instantes mágicos en que nos creíamos hombres y ellas ya se sabían mujeres.
   Esos remotos arrebatos, que ahora se atribuyen a la estudiantina, no eran otra cosa que la explosión sensual que ahora ataca sin edades y sin sexos, pero que cada vez menos nos ocupamos de ocultar.
   La primavera, verdugo de los ocres inviernos y concubina del color, del calor creciente, de los suspiros y de las flores, ya está entre nosotros para que la recibamos con el alma henchida de felicidad como homenaje a los recuerdos y las nostalgias de tiempos idos, tan lejanos y a la vez presentes en el momento de evocarlos.
   Debe ser por eso que cuando el espíritu no envejece y tenemos la dicha de la serena plenitud, la llegada de la primavera tiene cada vez que ocurre, el explosivo despertar del amor naciente, ese dulce yugo de renovada frescura que silenciosamente nos encadena al placer de sentirnos vivos.
   Aunque dejando vacíos, tristezas y silencios hayan pasado demasiados años, casi como resucitando aquellos bisoños, inexpertos e íntimamente húmedos tiempos del picnic…

ENDEUDAMIENTO MUNICIPAL 

   Pensándolo fríamente, bueno sería convocar a Mandrake para que se hiciera cargo del manejo de las finanzas municipales, porque sólo un mago podría desempeñarse con acierto cuando después de pagar los sueldos al fin de cada mes, el saldo alcanza casi nada más que para sostener la recolección de basura y algún otro servicio.
   Y como ni rompiendo la inexistente alcancía alcanza para todo lo que falta de hacer y reparar en la ciudad, es lógico suponer que hay que apelar a la manga si es posible a los amigos, como lo es en este caso Mauricio Macri o a firmar pagarés que tendrán que afrontar aquellos que vengan cuando venzan los compromisos y en el chanchito no haya ni siquiera pelusa.

  Lo malo de este asunto, y con sólo atenernos a lo que estamos viviendo en los últimos tiempos, es que no ha cedido ni un tranco de pollo la voracidad del gremio municipal, cuya dirigencia está mucho más atenta a la evolución de la recaudación y a las finanzas del municipio, que a las auténticas y postergadas necesidades de los vecinos.
   Esa dirigencia, que se mantiene en el tiempo por eso que le llaman combatividad pero en realidad es el disfraz de la angurria, la lleva a mantenerse en el poder pese a que nunca estuvo al lado del contribuyente, que es quien indirecta e inocentemente la sostiene cuando entra al círculo perverso de protestar con razón, lo que aprovechan los sindicalistas para colarse en el reclamo y presionar por mejoras.
   Le llamemos como se nos antoje llamarle, la verdad es que la Muni asumió una elevada deuda, anunciando que un tercio de los 150 palos será para cancelar deudas anteriores y el resto para asignarlo a la concreción del nudo Plaza España, obras de pavimentación y recuperación del alumbrado público que es un desastre sin solución aparente, debido a la dejadez y al vandalismo, incontrolable por parte de quienes debieran hacerlo.
   Era inevitable endeudarse, cuando de la recaudación un 60 por ciento se destina a sueldos.
   El problema se agigantaría, si también nos endeudáramos para seguir pagando los aumentos, postergando obras y servicios, tal como ahora viene ocurriendo.

ORIENTACIÓN MASIVA A LOS PASIVOS 

   Cuando aparecen leyes, decretos o disposiciones que alteran la rutina de los jubilados, es como si se instalara en ese sector de la comunidad una especie de desorientación porque nunca son demasiado claras las explicaciones que bajan desde los autores de esos instrumentos legales.
   Y tomando en cuenta los problemas de comprensión que se pueden tener en función de la edad, especialmente de los involucrados, en la mayoría de los casos deben recurrir al asesoramiento inicial apelando a los especialistas en materia previsional.
   Son muchos los cambios impuestos con las últimas novedades acerca de jubilaciones tanto en el ámbito nacional como en el provincial, donde salta a la vista una actitud abiertamente confiscatoria disfrazada de beneficio, porque es necesario equilibrar los desquiciados números de la Caja, para lo cual los cerebros que la manejan -desde adentro o desde afuera- echaron mano a los recursos que son de los viejos y no del gobierno.
  Y como la radio no es tan sólo noticias, música, deportes y otros entretenimientos sino que también es servicio a la comunidad, desde nuestro espacio venimos hace tiempo contando con la valiosa colaboración de uno de los más capacitados especialistas en previsión, como lo es el abogado Héctor Mario Silvestro.
   Precisamente el letrado tendrá a su cargo el principal papel en una reunión para poner en claro todas las dudas que pudieran existir en torno de las jubilaciones.
   Será el miércoles 5 de octubre próximo a las 11 en el Cine Teatro Córdoba, de 27 de abril 275, con acceso absolutamente libre y gratuito.
   Y para no hacerlo tan almidonado o tenso por el tema convocante, algo ofreceremos en materia de música en vivo, casi como si estuvieran escuchando "Síganme los buenos".
   La capacidad del Cine Teatro Córdoba nos obliga a sugerir la conveniencia de retirar previamente la tarjeta para acceder a esta reunión en el "Café con Dios", de Obispo Trejo 19. El miércoles 5 de octubre en 27 de abril 275, puntualmente a las 11 y merced a esta acción solidaria, los jubilados tanto nacionales como provinciales podrán ver disipadas muchas de sus dudas.
   Allí los vamos a estar esperando con nuestro corazón abierto.

LA MEGACAUSA DEL REGISTRO 

   Prisión y cárcel son términos sinónimos, aludiendo ambos a lugares de encierro y privación de la libertad.
   Las curiosidades de nuestra lengua permiten que de ellos se desprendan dos palabras con significado exactamente opuesto: prisionero y carcelero. 
   La Real Academia Española define como “prisionero” a quien en campaña cae en poder del enemigo, o a la persona que está presa generalmente por causas que no son delito, y como “carcelero” a quien cuida la cárcel: sencillamente a uno u otro lado de la reja.
   Las definiciones expuestas permiten  considerar a los detenidos en la causa del Registro de la Propiedad bajo prisión preventiva como prisioneros, pudiéndose afirmar que están presos por causas que no son delito, por cuanto al no haber sido juzgados conservan el estado de inocencia, no existiendo certeza de las acusaciones en su contra.
   De este lado de las rejas, la condición de carcelero podría asimilarse al persistente  afán judicial de dictar y mantener  estas prolongadas prisiones preventivas que, curiosamente, se originan en los mismos funcionarios, de la siempre misma comisión especial.
   En los diarios de esta semana la Provincia, como querellante y por tanto parte en una causa, ha manifestado un fuerte respaldo a estos funcionarios, rozando peligrosamente los límites de la independencia de poderes.
   Son muchas las incógnitas que aún aguardan respuestas a develar, aunque por ahora la verdad, tanto como los imputados, está prisionera.  

LA INSTALACIÓN DEL CAOS


   Bien sabemos que los desencantos y las frustraciones llevan a veces a cometer desatinos, impulsados precisamente por triunfos no alcanzados, por la suerte esquiva o en el menor número de casos, como consecuencia de una honesta autocrítica aunque este no sea el distintivo o el sello de la realidad que nos rodea.
   Si ese desprendimiento del peronismo que llegó a llamarse kirchnerismo alimentado por su propia soberbia, ni siquiera en su esplendor victorioso supo mirar y evaluarse hacia adentro, que nadie sueñe ni pretenda escuchar una autocrítica honesta e histórica, frente al fracaso en una elección que entre ellos, hasta los pesimistas festejaban y anunciaban el triunfo por adelantado.
   Pasó lo que pasó y que nadie discuta que no estaban preparados para la derrota pero sí, en cambio y penosamente para seguir gozando las mieles de una consagrada y provechosa impunidad.
   Y cuando en aquellos tiempos demasiado cercanos se alzaban voces de censura y protesta, eran todas calificadas como actitudes golpistas y destituyentes, alentadas por la concentración mediática y otras pavadas por el estilo.
   Equiparaban cada cacerolazo casi como un remedo de la revolución francesa y todos los opositores eran prolijamente descalificados en sus argumentos, menoscabados en sus derechos y condenados al silencio.
   Cuando la tortilla se dio vuelta, fue lógica la humana reacción de ver invertidos los papeles, aunque la verdad, nunca se supo que la oposición durante la “década ganada” se infiltrara en las escuelas, preparara saqueos o alentara golpes de estado como ahora lo estamos avizorando en las actitudes de referentes como el ala llamémosla nostálgica de La Cámpora, las patéticas arengas de D’Elía o los empujones de caos que el quebracho Esteche pretende darle a la historia.
   De todas maneras aunque sean virtualmente inofensivas por la escasa adhesión que generan, son un llamado de atención para quienes sabemos que la democracia y el respeto por el adversario, son las mejores armas para salir de una postración como la que resultamos víctimas.
   Es para pedirles a esos golpistas de telgopor, combatientes de cartón y guerrilleros del fracaso, que no molesten ni nos distraigan.
   Que no jodan porque los argentinos de bien estamos trabajando …
  

ADOPCIONES Y BUROCRACIA 


   Me van a perdonar si no aporto precisiones técnicas ni jurídicas acerca de la cuestión adopciones, porque en este caso quiero hacerlo desde el alma, sin pasar por la burocracia o aludiendo a la extensa literatura que existe en torno de esa cuestión.
   La adopción es por sobre todas las cosas un acto de amor.
   Suele ser la necesidad de una pareja con papeles o nó, para consolidarse como tal y brindar amparo desde esa relación que en la mayoría de los casos también es expresión de infinito cariño, con proyección de encaminarse hacia la formación de una familia.
   Se tienen hijos biológicos e hijos del cariño, y para la mayoría de los padres no existe ninguna diferencia.
   Cuando no es posible y buscando todos los métodos científicos o no tanto, dirigidos por médicos o por curanderos se insiste sin resultados, la adopción aparece como la única alternativa y hacia ese objetivo son muchos los que se dirigen, sin saber que ingresan a una especie de picadora de carne, donde se mezclan los anhelos, la burocracia y los sentimientos más puros, entre los que sobresale la desesperación por la paternidad nacida en un papelerío que supera con ridícula holgura a los normales nueve meses de la gestación.
   Las demoras en la mayoría de los casos son eternas y se dieron casos que superan el lustro y se acercan a la década.
   Y es por eso que suceden dos cosas: las sospechas de que en casos especiales el trámite es expeditivo y lo otro, el crecimiento de la compra y venta de niños.
   Que nadie se rasgue las vestiduras vociferando que entre nosotros, eso no existe.
   Existe, es real y cada vez se hace más complicado esconderlo por los progresos científicos con que se cuentan cuando se busca determinar la propia identidad.
   Así como existen casos en que los otrora niños ahora mayores ni piensan en sus orígenes, porque han crecido bajo un tupido techo de amor, entrega, dedicación y comprensión.
   Que entonces no nos asombre cuando hay argentinos que viajan a lejanos países, donde las adopciones absolutamente legales son mucho más dinámicas y por lo tanto humanizadas en la medida y ansias de los protagonistas del trámite.

   Todo mejorará entre nosotros, cuando en las gestiones de adopción prevalezcan la ley y los derechos, por encima de las amistades y los acomodos.