25 de diciembre de 2016

S.L.B.: ¡FELIZ NAVIDAD! - EL CUADRADO, COSTOSO CAMINO SERRANO - EL ASALTO DEL AÑO CONTRA ABOGADOS, JUECES Y POLÍTICOS - COIMAS A LOS "K", NUEVO TEMA EN LA JUSTICIA - LOS PRECIOS TURÍSTICOS - MEGACAUSA Y CASOS INHUMANOS - RUMORES MALIGNOS - LOS NARCOS EN ACCION - VIENE LLEGANDO EL 2017, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 25 de diciembre de 2016, emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.

¡FELIZ NAVIDAD!

   Ya pasó la Nochebuena, ya llegó la Navidad, ya está la mayoría de las familias agotando aquello de los saldos y retazos de la noche lluviosa y de porquería que arruinó jardines, cenas al aire libre, caravanas y otros entretenimientos, pero ahorró una pila de plata porque la mayoría de la pirotecnia comprada para anoche, queda para despedir al 2016 y recibir al que viene.
   Por fortuna no ocurrió como en años anteriores, que a la mañana nos enterábamos de la enorme cantidad de afectados por las bombas y los corchazos y también por la elevada cantidad de accidentes de tránsito ocurridos en la noche y madrugada.
   Es que la lluvia, posiblemente, haya sido el motivo por el cual mucha gente optó por quedarse en sus casas, o visitar a parientes próximos o a vecinos, evitando desplazarse en coches.
   Y en taxis o remisses, ni pensarlo porque mágicamente a eso de las 21 desaparecieron ahuyentados por los sucesivos chaparrones y atraídos por la mesa hogareña o alguna otra diversión.
   Noche complicada en cuanto a las condiciones que nos regalara la Naturaleza, a contrapelo de los pronósticos de muchos optimistas -algunos de ellos supuestamente entendidos- que aseguraban que la lluvia llegaría este domingo a mediodía y que anoche solo sería un festival de relámpagos y truenos.
   Ya pasó una de las fechas más esperadas por los niños especialmente, que han visto de qué manera el consumismo nos llevó al Niñito Dios y trajo a Papá Noel con su símbolo cocacolero y sus costumbres que no son las nuestras.
   Una Navidad que también por el consumismo nos obliga a tragonear calorías propias del invierno, cuando estamos transpirando como testigos falsos y después tenemos que caminar hasta Jujuy ida y vuelta para quemar grasas.
   Ya pasó la Navidad y ahora para divertirnos nos queda el Día de los Santos Inocentes y la espera del 2017.
   Roguemos que los ataques de hígado de anoche nos permitan llegar
.
AL FINAL, EL ROBO DEL AÑO
   Es una lástima que hoy no hayan aparecido los diarios, porque seguramente hubieran titulado en grandes letras de su portada, “El robo del año” refiriéndose al que perpetrara una gavilla durante una fiesta en la casa de doña María Teresa Panetta, a la que asistieron jueces, fiscales, abogados y políticos, citándose entre ellos a Olga Riutort, Carlos Hairabedian, Luis Rueda y otros conspicuos representantes del poder judicial cordobés.
   Dicen que no hubo violencia salvo en el caso de los golpes que propinaron a la anfitriona demandándole dinero, joyas y otros efectos de valor.
   En resumen, los cacos se llevaron efectivo, relojes, celulares, alhajas y otros bienes por una suma aun no establecida. Iba a cometer el error de decir una suma “no precisada” pero seguramente me equivocaba porque lo que andaban precisando era dinero.
   Todos de cara al piso con la prohibición de mirarles a la cara y durante una hora los ladrones revolvieron y requisaron, para llevarse un jugoso botín.
   El domicilio donde se produjo este asalto está ubicado en Faustino Allende al 400, barrio Cofico y hete aquí que a la medianoche, una media hora después del atraco, una patrulla policial detuvo a un auto cuyos ocupantes mostraron actitudes sospechosas.
   Para enorme sorpresa, cuando los palparon y revisaron el interior del coche, se encontraron con efectos que habían sido sustraídos a los asistentes a la fiesta de Cofico.
   ¿Y quién parecía el jefe de la banda?
   Nada menos que un subcomisario con destino en la policía de Villa Allende y ocupaba el cargo de Jefe de Investigaciones, llamado Victor Ariel Barrionuevo, de 37 años.
El oficial fue apresado junto a cuatro ladrones en un operativo montado por la Policía en la zona del ex Mercado de Abasto y se sospecha que fueron los autores del asalto en una fiesta privada donde había magistrados y políticos. La banda tenía en su poder radios policiales.
   No hay caso, y lo peor es que la sorpresa no es tanta.
   Desde este espacio nos hemos cansado de sostener una premisa a la que las autoridades del ministerio de Gobierno ni el gobernador han prestado atención: si la policía no sabe limpiar su mugre interior, es imposible que nos salve de la mugre del hampa que domina a Córdoba.

EL CUADRADO, CAMINO COSTOSO

   Esta última vez -dicen desde el gobierno que será la última- tuvimos que esperar más o menos como un proceso de embarazo para poder gozar un paseo por el camino de El Cuadrado, seguramente la traza viál más inaugurada del mundo.
   Porque cada vez que llovía había derrumbes u otros problemas que obligaban a su clausura y lógicamente la reparación, con lo que en realidad el camino costó como cinco veces más de lo licitado en su momento.
    El Cuadrado es un camino que sirve no tan solo para recorrerlo, sino que ayuda en las campañas electorales, porque lo promocionan como la gran obra cuando en realidad ha salido más caro que el Taj Mahal, y los estúpidos cordobeses lo seguimos pagando sin chistar a pesar que nos siguen apretando con los impuestos que después van a parar a cualquier destino no prioritario.
   Sin embargo, llama la atención que no hayan sido tan airadas las protestas de la oposición, en una actitud casi como de indiferencia frente a la evidente falta de previsión y exceso, llamémosle de generosidad, a la hora de disponer de partidas que si las cosas se hubieran hecho bien, estarían aplicadas a otras necesidades más acuciantes que andar remendando un camino cada vez que llueve.
   Más que ejemplo de traza, modernidad y ejecución, este camino que ya hemos pagado tantas veces, es un ejemplo de imprevisión, apresuramiento y embuste preelectoral, como lo fueron el faro sin mar y otras pavadas por el estilo.
   Alguna vez los cordobeses nos avivaremos cuando los políticos del “tomala vos, dámela a mí”, vuelven a las andanzas de su eterna vocación por el relevo que nunca cambia.

COIMAS, OTRO PROCESO 

   En esta larga carrera en la que oponen sus razones, complicidades y silencios tantos ex funcionarios como algunos que continúan en puestos de mediano nivel, se mantiene esa constante inicial de ir descubriendo un nicho de corrupción cada tanto, como para mantener fresca y activa la memoria del pueblo.
   Porque si todo se hubiera destapado de golpe, al principio, por eso de la memoria corta que tenemos los argentinos, los hechos más resonantes y vergonzosos estarían ahora guardados en el rincón de los olvidos.
   Después de los bolsos de Lopez y su entrega en el convento atendido por las disfrazadas de monjas: del silencio posterior al descubrimiento del fiasco de los “sueños compartidos”, del dólar a futuro, del tren bala de Jaime, de las andanzas de Moreno, de las travesuras de Boudou, del escandaloso nombramiento de militantes en puestos del Estado, que ahora juegan a ser víctimas de los despidos y de tantas otras situaciones delictivas que están en manos de la Justicia, nos enteramos que la empresa Odebrecht también le pagó honorarios a la inmobiliaria de los Kirchner.
   La constructora reconoció haber pagado sobornos a funcionarios argentinos por 35 millones de dólares como asimismo los pagos a la sociedad de los Kirchner y la reunión de sus directivos con funcionarios argentinos.
   Después no faltan los nostálgicos, no resignados a la derrota que protestan por sentirse perseguidos, marginados, proscriptos y estigmatizados, muchos de los cuales continúan en funciones incluso en medios de comunicación, donde en lugar de optar por la autocrítica, coinciden en una actitud que absurdamente llaman “de resistencia” como si en lugar de una elección democrática los hubiera desplazado una tiranía.
   Son los que agitan los fantasmas del descontento, de los saqueos, del helicóptero y de otras estupideces, simplemente por falta de argumentos válidos como lo son las comparaciones y la memoria integral.
   Esto de las coimas es solo un proceso más, que llevará sin dudas a conclusiones jurídicas y consecuencias políticas.
   En el maravilloso juego de la Democracia, es un error propio de los autoritarios sindicar a las investigaciones como ensañamiento, porque es así como se debilitan el respeto y la consideración que nos merecemos.
   Esto no es una guerra, aunque por allí no falten los loquitos que aparecen con las caras tapadas y esgrimiendo fierros y palos, porque son los que primero se desbandan, para ir corriendo a los medios de comunicación a llorar que han sido reprimidos.
   Dejemos que en lo de las coimas actúe la justicia.
   Y si tiene que investigar a Mauricio Macri, a su familia o a Mongo, dejemos que también lo haga.
   Aprendamos, por encima de todo, a ser respetuosos de las instituciones, y la Justicia para un país saqueado, es la mejor de todas ellas.

LOS PRECIOS TURÍSTICOS

   Lo negativo de este asunto es que el local de comidas de Villa Carlos Paz  que cobró 300 pesos una pizza y 160 una cerveza  y tuvo la mala suerte del escrache mediático, que justo le tocara tan intensiva promoción provincial y nacional.
   Porque la verdad sea dicha, no es el único que con la base cierta del juego entre la oferta y la demanda, sin que nadie obligue a nadie a entrar al local, se han escudado siempre los que en definitiva buscan salvar la temporada en dos o tres meses de actividad.
   Cuando en el mundo la tendencia es fidelizar al turista, mimarlo y hacerlo sentirse bien para que vuelva, son los giles los que los espantan porque se transforman en aves de paso, abriendo un boliche aquí, cerrándolo a los pocos meses, y reabriendo en otro lugar.
   Pero a la hora de pagar los impuestos, así como se olvidan todo lo que mintieron en cuanto a la cantidad de visitantes, las pernoctaciones y el promedio de gasto diario que al principio difundieron para estimular a los potenciales visitantes, es que se los escucha llorar y jurar que la temporada fue un desastre.
   Son muchas las cosas que están en juego en el gran escenario del turismo y no es bueno que la realidad se distorsione por culpa de cuatro o cinco vivillos a los que poco interesa que el turista vuelva en semana santa, vacaciones de invierno o en el próximo verano.
   Ellos ya estarán preparando la manera de salvarse con el menor esfuerzo y con cero sentido de asumir riesgos.

LA MEGACAUSA, LA FAMILIA Y EL ENCIERRO

   La justicia en el caso particular de la Megacausa del Registro de la Propiedad viene actuando con marcada ciclotimnia, lo que se advierte en las medidas que toma con el propósito -se supone- de evitar que los acusados opten por la categoría del prófugo y no siempre miden ese riesgo con la misma vara y es por eso que suelen caer algunos ciudadanos por pruebas -si así se les pueden llamar- tan débiles como curiosas.
   Y como la aplicación de la prisión preventiva debe ser la excepción pero en Córdoba se transformó en regla al menos en esta causa, lo que se sostiene en este espacio desde hace más de cuatro años, es que se respete esa premisa y no se la utilice como elemento de presión, con lo que a cada sospechoso lo transforman en rehén.
   Desde aquí nunca peleamos por la inocencia ni sugerimos la culpabilidad de nadie, pero sí seguiremos sosteniendo que la exageración en la aplicación de la prisión preventiva es inhumana y muestra un alarmante nivel de autoritarismo que nos hace retroceder en nuestra propia historia.
   ¿Cuántos casos se han dado de comprobada inocencia luego de tres años de tenerlos entre rejas?
   ¿Cuántos murieron estando preventivamente encarcelados y sin llegar a juicio?
   En esta Navidad habría que preguntarles a los responsables de la aplicación de este sistema perverso, si los tiempos de las lágrimas, de la impotencia, del aislamiento, de los momentos irrepetibles que no pudieron gozar, del cariño de la familia, del respeto de la sociedad, se mitigan con una tardía absolución o por la presión de los plazos.
   A veces suele ser bueno ponerse aunque fuera un instante, en el cuero y en el alma de los que se saben inocentes y están encerrados.
   Lo más triste de todo, es que los que juzgan con su íntima convicción, seguramente no ignoran las inocencias ajenas.

RUMORES MALIGNOS
 

   Promediando octubre, las usinas difusoras de aciagas agorerías trabajaban a destajo repartiendo rumores alarmantes de la proximidad de saqueos y otras explosiones que ellos llamaban “reacciones populares”.
   Que estamos en crisis es innegable y no toda la culpa es de la pesada herencia recibida porque ese pretexto pierde fuerza cada vez que se advierte alguna resolución que perjudica a las mayorías o a los sectores más carenciados de la sociedad.
   Pero eso de repartir miedo es una costumbre que en su momento, cuando el kirchnerismo era poder, se lo practicaba para atemorizar y someter; para aquietar las protestas e instaurar  la zozobra y el desencanto de todos quienes osaban oponerse a lo que se presumía -y el tiempo lo comprobó- serían desquicios.
   En las reuniones que realizan los militantes de lo que ahora exageran llamándolo “resistencia” uno de los puntos principales, según ha trascendido, es seguir sembrando la semilla del desórden; de la fractura institucional con la exagerada intención de retomar el poder y erigirse, como lo hicieron con la sartén por el mango, en los salvadores de la Patria, una Patria a la que muchos de ellos menoscabaron y ofendieron con la práctica de la rapiña atroz e imperdonable.
   Si hay fantasmas en el horizonte, son los remanentes de aquellos miedos que llevados a la realidad debieron padecer los qom, los desplazados de la productividad suplantados por el mentiroso número de trabajadores que representaban los subsidiados y planeros, que no retribuían al Estado, con trabajo, lo que nosotros -el Estado- les estábamos regalando.
   Ya pasó Navidad, no hubo saqueos, ni siquiera motines en las cárceles como estadísticamente ocurre a esta altura del año, el helicóptero está en reparaciones según me enteré y la gente salió a comprar de todo, casi sin fijarse en gastos.
   ¿Es una actitud suicida, eso de endeudarse por varios meses?
   Seamos optimistas, y pensemos positivamente que bien puede ser una muestra de confianza.
   De confianza en el futuro, que es de todos.

LOS NARCOS SE MUEVEN

   Cuando lo escuché días atrás al cura Mariano Oberlin, destacado nada menos que en Barrio Muller donde reinan los narcos y el “paco” se percibe en cada esquina, pensé que ese muchacho simplote corría el peligro lógico de quienes encaran una tarea noble como lo es intentar salvar vidas; recuperar a descarriados y abrir la posibilidad de un horizonte laboral.
   A fuerza de convicción y sacrificio, el cura fue consiguiendo fierritos aquí, otras herramientas allá, algunos insumos descartados y lo más importante, el apoyo de padres del barrio que no encontraban la manera de apartar a los chicos del camino que lleva a las drogas más pesadas y su previsible final.
   Y ocurrió, explicando así los conceptos que le escuché a Oberlín, en el sentido que muchos chicos le dicen sentirse una mierda, porque viven precisamente en la mierda.
   Pretender rescatarlos de allí tiene sin dudas un precio altísimo, de lo cual una de las primeras cuotas -porque seguramente habrá otras- el sacerdote tuvo que pagar.
   No se sabe si fue tentativa de asalto como se la hizo aparecer, para alejar el fantasma mexicano, colombiano o favelesco de los sicarios menores de edad, inimputables por ello, que lo sorprendió una noche de esta semana pasada.
   El cura tenía custodia, hubo tiroteo y un menor, un niño de 13 años cayó abatido por las balas policiales, generando la reacción familiar que lógicamente rotuló el episodio como de “gatillo fácil”.
   Veremos qué aportan las investigaciones, para llegar a la certeza si el chico quería dinero y el celular del cura o lo habían mandado para asustar o eliminar a quien combate en el mismo terreno donde mandan los narcos.
   Es imperioso que lo antes posible se conozca la verdad.
   Y se actúe en consecuencia.




VIENE LLEGANDO 2017

   Al 2016 le queda una semanita que sin dudas será intensa en la vida de los argentinos, que estamos despidiendo a este 2016 lleno de dudas, de angustias, de malos recuerdos y de situaciones conflictivas que nos agotan y hasta nos ponen de mal humor, sobre todo al ir enterándonos de ciertas tropelías cometidas en nombre de la autoridad.
   Ya viene el 2017 y según pregonan muchos de los funcionarios que primero, antes de edificar, están acomodando o eliminando los escombros, será el año de la recuperacion argentina, lo que ansiamos sin distinción de banderías políticas o enfoques ideológicos.
   Porque si al gobierno le va bien, nos irá bien a todos, pensemos como pensemos.
   Lo importante es seguir firmes en la esperanza: en creer que con esfuerzo y sacrificio podemos llegar a recuperarnos, en un escenario de riqueza potencial como es el que tenemos.
   Material humano sobra: posibilidades también, intenciones son buenas las de todos y más que nada, porque necesitamos ser felices; creer que es posible y hacerlo nosotros, con fé en que nos conducen a buen puerto.
   Dejemos aunque sea por un tiempo esas diferencias que aunque parezca mentira debieran unirnos en la intención de salir adelante, y no en la perniciosa postura de la destrucción del adversario.
   Somos ricos, inmensamente ricos en todo sentido.
   No cometamos el error de empobrecernos en medio de la abundancia.