8 de enero de 2017

S.L.B.: POLICIA DE CORDOBA, CON UN LAXANTE NO ALCANZA - MUNICIPALES OTRA VEZ EN PIE DE GUERRA - LA CONTROVERTIDA INIMPUTABILIDAD - CAMINO CULEBRÓN, CARO Y CAPRICHOSO - LOS REYES MAGOS Y LA MEGACAUSA - CUENTOS EN EL BLOG - MEJORA EN LOS DESAGUES - LOS ESPECTÁCULOS EN LAS SIERRAS - POLÍTICOS EN LOS FESTIVALES, ETC.

       Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 8 de enero de 2017, emitido por AM580 Radio Universidad         de Córdoba.

CON UN LAXANTE NO ALCANZA
   Desde hace tiempo -lastimosamente bastante tiempo- venimos pregonando acerca del calamitoso estado de la institución policial, carcomida por una corrupción maquiavélica que sepulta el sacrificio, la dedicación, el coraje y el compromiso que distinguen a muchos exponentes de la fuerza, seres atormentados por una realidad de carencias que la sumen en la total incapacidad de prevenir y le condicionan el accionar represivo por la cercanía existente entre los infieles y el hampa impunemente enquistada en la población.
   De nada han venido sirviendo los crecientes índices de delincuencia, manipulados burdamente en absurdas comparaciones con otros lugares del mundo, cuando lo que interesa es lo que sucede en Córdoba aunque en Río de Janeiro, Londres, el Harlem neoyorkino, Caracas o Turquía la inseguridad sea superior.
   Cuando la policía está conducida más política que profesionalmente sucede lo que ahora nos aflige y ha llevado al absurdo tantas veces repetido, de ver subvertidos los valores hasta el punto que la gente honesta debe permanecer entre rejas, mientras los delincuentes andan sueltos.
   Y a la gente le duelen ciertos silencios, porque advierten que se rompe únicamente para anuncios demagógicos y sólo pocas veces, para la explicación de situaciones comprometidas o el sano y olvidado ejercicio de la autocrítica.
   Como si lo que está pasando dentro de la policía fuera inevitable.
   Como si el poder político, no tan sólo el actual sino que viene de varios años, no tuviera directa responsabilidad acerca de las consecuencias emergentes del mal manejo de la institución, a cargo de funcionarios elegidos precisamente por quienes gobiernan la provincia.
   El ingreso incontrolado de efectivos está mostrando ahora, penosamente, el nivel de los errores cometidos y la omisión de una prolija revisión de antecedentes de los candidatos, en la mayoría de los casos incorporados por recomendaciones partidarias y en pago de favores.
   Lo venimos sosteniendo y reiterando frente a la deliberada sordera gubernamental, con funcionarios que optaron por hacer tontas comparaciones, esconder la gravedad del crecimiento delincuencial y la podredumbre interior de la fuerza, que revienta con episodios lamentables y de ribetes tan inéditos como increíbles.
   Las vinculaciones de malos policías con los narcos, la sustracción de armamento, el alquiler
de armas para la consumación de ilícitos, la desaparición de dinero y valiosos efectos de las dependencias, son solo algunos detalles de la realidad imperante que se pretende subsanar con algunas sanciones, contados desplazamientos y otras medidas punitivas.
   También hasta el cansancio lo hemos dicho: si la Policía de Córdoba no limpia su mugre interior, nada podrá hacer para limpiar la mugre de afuera.
   Que nadie vaya a sentirse ofendido u agraviado, si de ahora en más en este comentario nos regimos por las definiciones de la Real Academia Española con relación a los vocablos de nuestro rico idioma.
   Un laxante es una preparación usada para provocar la defecación o la eliminación de heces. Los laxantes son mayormente consumidos para tratar el estreñimiento …

  El vocablo purga tiene según la RAE entre otras acepciones “Eliminación por lo general violenta, con que una organización política se desprende de un número de afiliados…”
   Y a la hora de purgar dice ”limpiar, purificar una cosa quitándole todo aquello que no le conviene || Satisfacer con una pena lo que uno merece por su culpa o delito || Desvanecer las sospechas o cargos que hay contra una persona || Liberarse uno de cualquier cosa que causa perjuicio”.
   Está todo dicho: el gobierno le ha dado un laxante a su policía, cuando en realidad y perentoriamente, necesita la más eficiente y profunda de las purgas.
   Quienes tengan limpias sus entrañas nada deben temer.
   Los otros, esos que tanto daño nos vienen haciendo, que vayan reforzando sus inodoros.

MUNICIPALES EN PIE DE GUERRA

   La lucha actual del sindicato municipal es por el pase a planta permanente de un centenar y medio de contratados, o sea cerca de 150 cotizantes más a las arcas del organismo sindical conducido eternamente por Rubén Daniele.
   Es de asegurar que el objetivo será logrado, como un resultado más de esa costumbre de sostener un estado de permanente conflicto con reclamos, requerimientos y caprichos que van saltando de dependencia en dependencia, con lo que se busca presionar sin el riesgo de recibir sanciones o descuentos de haberes.
   Es el perverso estilo que se consagrara frente a la pasividad y ciclotimia de las autoridades comunales, que para no soportar el descontento del personal accede a cada planteo, elevando considerablemente el monto de la masa salarial por las constantes mejores, agregados y nombramientos en planta, la que debe estar llegando a los 12.000 empleados.
   Y con un agravante: que hay más empleados y menos y peores servicios, porque la inactividad no se remienda y es necesario tercerizar algunas tareas que se pagan internamente, pero que no llegan a los vecinos.
   Esa es la ventaja de una dirigencia combativa, es el argumento que pregonan muchos de los beneficiarios de ese estilo, sin importarles en absoluto los reclamos de la comunidad ni el deterioro de las prestaciones.
   Lo que no advierten, o prefieren soslayar, es que con tantos miles de rehenes como los que tiene el gremio municipal, cualquier dirigente es combativo y puede cansarse de ver cómo delante de sus marices, no son pocos los que se bajan los lienzos.
   Y a todo eso, lo siguen pagando, y muy caro, los vecinos de esta muchas veces castigada ciudad.

LA CONTROVERTIDA INIMPUTABILIDAD 

   La discusión es si a los l4 años una persona puede hacerse cargo de sus actos con la misma responsabilidad que una de 16 o aún mayor.
   Los planteos son jurídicos, éticos y prácticos con demasiados protagonistas que van desde
el gobierno, los legisladores, los juristas, las entidades dedicadas a la defensa de ciertos derechos y la Iglesia Católica que ha terciado en el asunto.
   Seguramente todo esto es sólo el comienzo de un debate tan amplio como necesario -y diría más, imprescindible- que puede demandar cierto tiempo, siempre y cuando no se pretenda hacerlo realidad llevados por algún apresuramiento.
   Las prisas no son pocas porque ya estamos transitando un año electoral y para los políticos, cada acción se mide con eventuales votos a favor o en contra. Esa es la medida real que poco a poco se va alimentando con especulaciones.
   Lo cierto, lo urgente, lo que reclama la población es una acción de cualquier índole que termine con la impunidad de una delincuencia precoz, que es aprovechada por los mayores en propio resguardo de la vida y del botín.
   ¿O alguien piensa que es casual el marcado crecimiento de la participación de menores en hechos delictivos?
   Es en realidad una tendencia que viene creciendo al amparo de los beneficios que le aportan al hampa, que en materia de inteligencia es más hábil y versada que la legalidad personificada por los funcionarios que dicen conocer la problemática y solo tienen una idea sesgada de la realidad.
   La inimputabilidad a una edad determinada, a mi humilde entender, es sólo desplazar el problema por la distancia de dos, tres o cuatro años, según como se aplique.
   Lo que necesita la sociedad argentina es una solución a la inseguridad reinante que esté por encima de estos hechos que en definitiva son más enunciativos que prácticos, o aplicables a los tiempos que vivimos.
   La incorporación del narcotráfico a todos los niveles y tipo de delincuencias, ha multiplicado
la peligrosidad a la que estamos sometidos y por incapacidad oficial, hasta penosamente resignados.
   En Suiza el límite son los 7 años y para nosotros, es de 16.
   El Episcopado Argentino no quiere que conviertan a los jóvenes delincuentes en enemigos sociales, sin pensar que la propia sociedad puede llegar a un punto, ahora cercano, de convertir a esos delincuentes precoces, en víctimas fatales de la defensa propia.
   Y al sostener el organismo eclesiástico que la medida de bajar la edad no sería razonable en un año electoral, está haciendo lo que siempre hizo: meterse en política creyendo que la gente no lo advierte.
   Pero alguna razón les asiste: el Estado, antes que nada, debería garantizar los derechos de la niñez.

CAMINO CULEBRÓN Y CAPRICHOSO

   Una de las sabias maneras de abordar el ahora gracioso y cómico tema del camino de El Cuadrado, es hacerlo con humor porque la desesperación inicial, las frustraciones por sus cierres habituales, la vergüenza que provocan sus breves reaperturas y la reiteración de los aluviones, nos llevan a pensar que se ha montado una escenografía de comedia en un imponente escenario natural.
   La verdad, ya son incontables las veces que se hizo necesario interrumpir el uso del bonito trazado y siempre se esgrimió la urgencia de su reparación definitiva con miras a las temporadas turísticas, tanto en verano como de vacaciones de invierno.
   Y allí iban las cuadrillas, los camiones con material, las excavadoras, los ingenieros  y todo lo necesario para la terapia intensiva del trazado más costoso de la historia cordobesa, y el que más tiempo ha demandado -aunque no hay que cerrar los cómputos- para su habilitación definitiva.
   En homenaje a los ciudadanos tributarios de impuestos, ¿se han encarado investigaciones administrativas para deslindar responsabilidades en cuanto a los estudios, proyectos y realización del camino?
   ¿Se han documentado fehacientemente las fallas que se fueron detectando, las que obligaban a un nuevo papelón de anunciar lo que ya se ha hecho previsible?
   ¿Se conoce a los verdaderos responsables de estas frustraciones y si esas se dieron por impericia, ignorancia o malicia?
   Al camino de El Cuadrado lo han hecho casi de nuevo unas cuatro o cinco veces, y nada de eso, queremos suponer que es gratis.
   ¿Cuánto nos viene costando hasta ahora este culebrón rutero?
   Hay una buena manera de financiarlo: emitir una raspadita gratuita donde los cordobeses arriesguemos una fecha cierta para su rehabilitación definitiva o para su cierre final, que lo convierta en la pista de patinaje más extensa del mundo.
   Los ganadores tendrán derecho a un premio en efectivo y un álbum con fotografías de los reiterados desastres, para atesorar como parte de la historia.
   De la historia de lo que se hizo con dinero de todos, para beneficio político de quienes necesitaban prometer y se apuraron a gastar sin advertir que la obra sería una porquería.
   O lo supieron y lo callaron, lo que ya sería imperdonable …

LOS REYES MAGOS Y LA MEGACAUSA DEL REGISTRO 

   Llegaron los Reyes Magos y pasaron también por los zapatos de los familiares de la causa del Registro de la Propiedad y haciendo honor a su generosidad de siglos, les dejaron muy útiles e invalorables regalitos.
   Entre ellos, voz y convicción para reclamar la libertad robada por la prisión preventiva, palabra para denunciar las condenas anticipadas, discernimiento  para encontrar la verdad aún escondida y valor para no doblegarse ante la extorsión.
   En sus bolsas traían interesantes porciones de razón para exigir imparcialidad fuera de la comisión especial, sentido común para  enfrentar las opiniones preconcebidas y mucho de objetividad imprescindible a la hora de desarmar la íntima convicción.
   Y seguramente por tener referencias de lo que ocurre en algunos sectores de la justicia cordobesa, Melchor, Gaspar y Baltazar dejaron también sano juicio para enfrentar la arbitrariedad, rectitud para anular los privilegios, luz destinada a defender la letra de la Constitución y paciencia; mucha paciencia, enormes volúmenes de paciencia para esperar una Justicia verdadera, transparente, desinteresada e insobornable.  
   Antes de encarar con los camellos en dirección  a sus pagos y en un derroche de  caridad, no olvidaron dejar a esos estoicos luchadores, para aliviar algunos efectos de su batallar, mucho de humor y salud para el aguante.
   Porque hace tiempo un viejito protestón y guerrero de la paz ya nos enseñó a nosotros y al mundo entero que  perder la paciencia es perder la batalla.
   Esa era la fuerza y la convicción que guiaban y empujaban al Mahatma Ghandi.

CUENTOS EN EL BLOG DE S.L.B.

   Debo confesar que por allí se me ocurre escribir más allá de temas periodísticos, y en este caso he optado por transformar en cuentos cortos algunos hechos emparentados con casos reales, abordados desde la informalidad y alentados por la única intención de entretener durante el cálido enero cordobés.
    Resumiendo, cuentos para leer en short y ojotas.
   Es una breve serie de cuatro entregas sabatinas, como adelanto de mi próximo libro que presentaré en el curso de este año con el título "25 Coleccionistas", dejando en claro que no se trata de literatura de alto vuelo para atesorar en bibliotecas, sino más bien de un trabajo testimonial con algunas pretensiones de no incurrir en bochornosos papelones.
   Me apresto gustoso y con cierta ansiedad, a recibir críticas y sugerencias que me guíen en este maravilloso camino que me llevó al vicio de escribir, sin más expectativas que divertirme hacia adentro y hacer partícipes de este acto casi demencial, a todos quienes me conocen o empezarán a conocerme.
   Ayer fue la primera incorporación al blog con una breve historia que causó un alto impacto: El coleccionista de peines.
   El sábado próximo será El coleccionista de sueños y al sábado siguiente el El coleccionista de celulares hasta que lleguemos al coleccionista de miradas, que es la historia de Wally.
  Con todo mi afecto y agradecimiento, cada sábado los estaré esperando.

MEJORA EN LOS DESAGUES 

   Unos cuantos años atrás, las inundaciones que se abatían sobre Alta Córdoba con cualquier chaparrón de 40 milímetros, solían tener como secuelas la pérdida de alguna vida humana, daños enormes y la paralización de la actividad en extensos sectores del barrio.
   Por fortuna, es bueno resaltar la trascendencia de las obras imprescindibles que son motivo de reclamo, pero que no se ven a la hora de concretarlas, con lo que dejan de ser material para alimentar la demagogia.  No se ven pero encierran un elevado valor social que en parte cicatriza las heridas que dejan la imprevisión y la falta de obras esenciales.
   Cruzar ciertas esquinas de la zona, en el damero que limitan Alem, Diagonal Ica, las vías del Belgrano al norte y Jerónimo Luis de Cabrera era una especie de riesgoso turismo de aventura, con el agravante que la masa de agua solía tardar horas en desplazarse, con lo que se resentía toda la actividad en el dinámico sector de la ciudad.
   Las obras demandaron buen dinero de las arcas municipales a lo que se sumaron aportes externos y demasiado tiempo hasta concretarlas, lo que lógicamente incidió en el quehacer diario de arterias principales como Los Granaderos y otras vías de intenso movimiento, que debieron permanecer cerradas.
   Ya es posible cruzar ciertas peligrosas esquinas como las de Alem, o Fragueiro y Baigorrí o circular por ésta entre Urquiza y Juan B. Justo.
   Los desagues funcionan a la perfección y el retorno a la normalidad demanda pocos minutos.
   Y ahora cada vez que comienza a llover, se viene disipando aquella costumbre de rezar mirando hacia el cielo.

LAS VACACIONES Y EL TEATRO 

   Por lo menos medio centenar de propuestas de espectáculos de toda laya ocupan las marquesinas, los cartelones y las pizarras de los lugares habilitados a tales fines en Villa Carlos Paz y en otros centros turísticos -y no tanto- de la provincia.
   Asoma como algo exagerada la oferta y el peso de la calidad de unas, la improvisación o la bazofia de otras y el precio, que serán los elementos que en no más de una semana, empezarán a mostrar las posibilidades de subsistir a los más aptos, como asimismo apresurarán las valijas de los que tendrán que irse.
   Es por eso que bien vale calificar las intenciones de los que vienen a la temporada serrana, especialmente desde Buenos Aires, porque a los locales ya los conocemos y sabemos cuáles son sus posibilidades tanto para éxito como para el derrape.
   Pero del puerto viene cada engendro que nos lleva a pensar que la intención, más que de ofrecer un espectáculo digno que mueva al aplauso y la notoriedad, encierra la mezquindad de pasar las vacaciones gratis y juntar unos pocos manguitos.
   Al repasar los nombres de algunas de esas que les llaman obras, cuando son en realidad la presencia de algún patético o mediático personaje, se fortalece esa idea de pasarla bien al menor costo posible.
   La verdad, no merecemos que algunos pretendan tomarnos por imbéciles, pero bueno sería que a futuro, los organismos que
autorizan o no esas presentaciones, tuvieran al menos la delicadeza de evaluar cada proyecto antes de habilitarlas a subir a un escenario.
   Las entradas más baratas rondan los 350 pesos, equivalentes si pensamos con el estómago a tres kilos de asado, a cuatro botellas de vino, o la boleta de la luz si van dos personas.
   Es gracioso y a la vez suele provocar pena, conocer a quienes deben bajar los brazos, armar sus petates y mandarse a mudar después del fracaso.
   Todo eso sería evitable si se actuara como con la inseguridad, que la mejor manera de superarla es con prevención.
   Y hay muchos mal llamados “espectáculos” que solo sirven para resaltar ante el público, si es que vá, las últimas cinco letras.

LOS POLÍTICOS EN LOS FESTIVALES 
   Es un clásico que se renueva a la par de las ediciones de los convocantes espectáculos y festivales que ocurren en la provincia, a donde van a parar las necesidades de notoriedad de la mayoría de los más encumbrados políticos.
   Arriesgándose muchas veces a tener que agacharse ante una silbatina u otras expresiones de rechazo, lo más importante es hacerse ver, sonrreir, acceder a reportajes y disfrazar a veces las angustias de una crisis por la mentirosa bondad de la hipocresía.
   Pero todos van, o casi todos y en tal sentido la memoria reciente nos aporta que en su momento tuvieron más trascendencia las ausencias que algunas anunciadas presencias.
   El tema es que se comete un cierto nivel de injusticia, porque esos políticos, sean o no gobernantes en funciones, privilegian el escenario de la fiesta por encima de las carencias y necesidades de la población donde se concreta el acontecimiento.
   Es así que poblaciones pequeñas, con fiestas regionales o netamente locales, morirían de placer si alguien se hiciera presente para demostrarles afecto, o ayudarlos con algún subsidio, tan necesario como los que demandan los grandes festivales para satisfacer los elevados honorarios que perciben los artistas de primera línea.
   Si nos ponemos a ver, en Córdoba y en toda la geografía nacional se llevan a cabo cientos de festivales y encuentros folklóricos, en poblaciones que tienen una ínfima figuración en los mapas, pero que también padecen los olvidos  de quienes los consideran, más que por sus necesidades, por el número de votos que representan.
   En Jesus María y en Cosquín, puntos de encuentro por excelencia, veremos desfilar a todos, de todos los colores y pensamientos.
   No es malo que lo hagan, pero mejor sería que a esa acción la replicaran allá, en esos lugares condenados al olvido, o donde los guadales le pintan a la gente un rostro parecido al de la desesperanza.
   Es allí donde los esperan con los mejores aplausos.
   ¿Alguien se animará, este miércoles, a pedirle al Presidente Macri en su visita al festival de Jesús María, que con esos caballos se adopte el mismo temperamento que rige con los perros galgos y los gallos de riña?
   Habrá que esperar, diría Laurita Baggio, luchadora contra el maltrato a los animales.