19 de febrero de 2017

S.L.B.: RECONOCER ERRORES Y RECTIFICAR RUMBOS - POCO FELIZ COMPARACIÓN DE UN JUEZ - LOS LADRONES SIGUEN HUMILLANDO A LA POLICÍA - LA MEGACAUSA, LA PRISIÓN PREVENTIVA Y LAS FIANZAS - MILANI ENTRE REJAS, COMO DEBE SER - UN CAMINO QUE MUCHOS QUISIERAN CONSTRUIR - ESPERANDO LOS NÚMEROS Y LAS EXCUSAS DEL HOTEL ANSENUZA, ETC.

 Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos”                          del 19-02-17 emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba.
LA HIDALGUÍA DE RECTIFICAR RUMBOS

   Apenas se conocieron las medidas del gobierno central que perjudicaban la ya exigua mensualidad de los jubilados nacionales, las voces de protesta que se levantaron fueron subiendo en intensidad porque a nadie le gusta que le metan una mano en los bolsillos.
   Las medidas suponen eso porque les quitaban dineros que ya formaban parte de su jubilación, justamente cuando se aguardan los dos aumentos anuales que se asignan en los meses de marzo y de septiembre.
   Causó tal indignación el despojo, que al sumarlo al controvertido tema del correo y la participación de Macri padre en ese asunto, con la posterior intervención de su hijo presidente, se armó un combo de bronca contenida agravada por la tradicional ansiedad argentina más emparentada con los eventuales milagros que con la lógica.
   Puede que haya existido apresuramiento, como desde algunos sectores oficialistas pretendían disimular el papelón, pero con el correr de las horas se supo que fue un exceso de impericia a la hora de efectuar las liquidaciones de los beneficios para los pasivos.
   Llegada la situación a ese punto correspondían las aclaraciones técnicas y políticas que la sociedad aguardaba, pero antes de eso el propio presidente asumió el papelón y decretó volver atrás en ambas medidas, reconsiderando el tema del aumento a los jubilados y la cuestión del Correo que volviera a su punto de inicio.
   Acostumbrados como estábamos durante la administración anterior a escuchar que la culpa siempre era de los otros y la autocrítica jamás fue parte del modelo nacional y popular ni aún derrotado, fue una sorpresa que el ingeniero Macri convocara a una conferencia de prensa para que la población, a través de los medios, tuviera una información de primera agua y sin intermediarios.
   No fue una conferencia solo para los programas adeptos y los periodistas militantes, sino abierta y enfrentando las preguntas sin libreto previo, como supo ser el estilo consensuado con 6-7-8 o con Victor Hugo o con el farandulero Jorge Rial.
   El presidente reconoció los errores y explicó todos los detalles que le requirieran para una mejor elaboración de los informes periodísticos, a diferencia de tantos años en que ni siquiera los periodistas acreditados en Casa de Gobierno pudieron tener un mano a mano con la doña.
   No es frecuente que un alto funcionario tenga la hidalguía de rectificar rumbos en cualquier circunstancia de su gestión, lo que adquiere mayor importancia porque para que ello ocurra, es imprescindible reconocer haberse equivocado.
   Ese es el verdadero gesto para resaltar, más aún en un escenario de desencuentros tanto afuera como adentro del gobierno.
   A Macri se lo vio sereno, en algunos momentos con leves vacilaciones pero no rehuyó ninguna pregunta, respondiendo siempre con amplitud conceptual.
   Lo que más llamó la atención, es que para hacer uso de la cadena nacional que por lo general se hacía para despertar ciertos sentimientos en la población, “Mugricio” Macri, como lo bautizó la oposición, no necesitó enyesarse una gamba o llegar en silla de ruedas.

IGUALES ANTE LA LEY, MENOS LOS PRIVILEGIADOS

   Resulta que ahora desde algunos sectores buscan transformar en prócer a un juez federal de Córdoba, porque juzgó y condenó a Luciano Benjamín Menéndez y a otros represores cuando en realidad sólo cumplió con su deber y con la ley y si fuéramos a felicitar a cada ciudadano que la respeta, sería una ímproba e inútil tarea. Porque si son funcionarios del Estado, su obligación es hacer las cosas bien sin esperar condecoraciones.
   Pero el hecho de saberse administrador de Justicia no lo habilita para ventilar opiniones que más allá de su contenido político -que no es censurable porque todo gira en derredor de la política- encierra un poco disimulado contenido partidista y opositor, aunque busque suavizar los efectos poniéndose en la posición de ciudadano como si alguien se lo pudiera negar.
   Le asignó a la conducción nacional a través de sus declaraciones ”desocupación y miseria por una política equivocada” y es para pensar que este personaje estuvo en órbita espacial durante todos los años en que el gobierno nacional se ocupó con esmero de fabricar pobres como para exportar, y desocupados hasta niveles penosos, pero celosamente ocultados con el caprichoso manejo de las dibujadas estadísticas y de la vigencia del bolsón, del subsidio sin contraprestación y de las becas a la vagancia.
   Si como lo afirmó, encuentra algunas similitudes entre la gestión actual (a nivel nacional) y la dictadura militar, no es un criterio sustentado por un argentino de la calle sino por un hombre público, un Juez de la República que está divulgando temerarias comparaciones que lo encasillan en el papel de activista de un determinado partido o de una corriente ideológica.
   Si para este señor ese comentario se basa “en la transferencia de recursos de los sectores más marginales hacia los sectores más concentrados de la economía”, arroja a los cuatro vientos y para conocimiento de la sociedad, un panorama del que no es ajeno porque su condición de ciudadano bajo el amparo del privilegio, vendría a ser uno de los artífices de esa maldita e injusta transferencia.
   Y si se le ocurriera esgrimir el percudido argumento de “la igualdad ante la ley”, después que el Sr. Juez sin escudarse en la legal intangibilidad de su abultado sueldo pague el impuesto a las ganancias como pagamos todos incluyendo los jubilados, habrá adquirido estatura contestataria para hacerse escuchar, sin que se lo considere vocero -a conciencia o no- de un determinado sector de la población.
   Si se igualara con quienes vemos que nos despojan en nombre de la ley y sin gozar de ningún irritante privilegio como debe ser, pasaría a las huestes de los nuestros y no como ahora, que es uno más “de los otros”.

LOS LADRONES SIGUEN HUMILLANDO A LA POLICÍA 

   La habían dejado estacionada en la calle Laprida, muy cerca del edificio de Tribunales II y formaba parte nada menos que de la flota del Tribunal de Conducta Policial y Penitenciario. Era una camioneta identificada.
   Los cacos, seguramente para “marcar la cancha” y hacer notar que en la ciudad son ellos los que mandan, la robaron y pocas horas después el vehículo apareció estacionado en la playa del supermercado Makro.
   Desde Jefatura no aportaron mayores precisiones, aunque el comisario Sánchez, del Tribunal de Conducta confirmó el insólito robo pero se excusó de brindar más detalles porque no estaba autorizado a hacerlo.
   La titular del organismo que vigila la conducta de los hombres y mujeres de azul, Ana Becerra, estuvo por entonces virtualmente  “inencontrable”.
   Un sainete de principio de siglo no hubiera tenido nunca tal argumento y ni siquiera parecido, con lo que se demuestra una vez más que la realidad supera a la ficción.
   Patéticamente antológico, pero que tiene perniciosas consecuencias en la sociedad, que pese a ciertos anuncios que buscan enfriar el panorama y tratar de recuperar algo del respeto por la fuerza, advierte que la cantidad y gravedad de los delitos siguen en alza, que el hampa progresa en todo aspecto y que se siguen escondiendo hechos delictivos gravísimos, como lo son los robos en el interior de los barrios cerrados.
   Un caso de estas características se dio en uno de ellos, y resultó afectado un profesional a quien aprovechando la ausencia de pocas horas, le llevaron una importante suma que por ser viernes y necesitarlos para el día siguiente, guardaba en su casa.
   Hay barrios en donde la gente debe recluirse al atardecer porque desde las primeras sombras los delincuentes se adueñan de las calles amparados por la pésima iluminación y la falta de patrullajes.
   Y una de las consecuencias de este panorama tan poco alentador, es el avance del criterio de aplicar la justicia por mano propia, pero cada  vez mejor organizados a nivel vecinal.
   Entraremos a la jungla si el gobierno no entiende que la seguridad es prioritaria, más que estar jodiendo con las candidaturas y las listas, en el permanente afán de perpetuarse en el poder, y se ponen a trabajar en serio por la gente, sus vidas y sus bienes.
   Mientras ello no ocurra, el hampa seguirá burlándose de la autoridad, con robos y delitos que demuestran que en Córdoba la prevención y la lucha contra los marginados de la ley, no es otra cosa que parte del pasado.
   Y después, los malos políticos de todos los colores quieren vendernos un futuro …

LA MEGACAUSA RECOBRÓ IMPULSO

Siguiendo con las esperanzas de una justicia futura, es probable que quizás en  40 o 50 años, algún Juez motivado por el respeto a la Constitución se horrorice con la prisión preventiva abusiva de la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba y con una mirada imparcial e independiente posiblemente pueda determinar que un compañero de trabajo no es un cómplice, que un contacto de teléfono no es un socio, que una secretaria no es una partícipe, ni un vendedor de celular otro delincuente.
Asimismo que una banda no se constituye por Resolución Fiscal y que los delitos se prueban y no se decretan. El diario La Voz del interior de esta mañana publica una nota relacionada con la causa en la que algunos condenados, que en su momento depositaron una fianza para evitar la prisión preventiva,  reclaman la devolución de esos montos, que parecen haberse esfumado.
Según palabras textuales del diario “las sumas de dinero que se entregan como fianzas a los tribunales son depositadas en una cuenta especial de Bancor que se abre a nombre del titular de la oficina que lleva la causa: el fiscal, el juez o el presidente de una cámara”.
También afirma el veterano matutino que el Tribunal Superior de Justicia aclaró que “el Poder Judicial nunca se queda con plata de las fianzas si hay orden de que se devuelvan”. Cuesta entender la presteza con que se sospecha y se condena a algunos, al mismo tiempo que se excusa a otros, aún cuando las pruebas sean muy subjetivas para los primeros y tan objetivas para los segundos.
 Hay veces que los dineros se pierden en el tiempo, o enl los vericuetos de la propia Justicia.

MILANI, A SU LUGAR: ENTRE REJAS

   Quedó preso en La Rioja porque la Justicia estimó que existen elementos de prueba como para acusarlo formalmente de delitos de lesa humanidad perpetrados por quien fuera fiel Jefe del Ejército en parte del último gobierno kirchnerista.
   Además César Milani carga la mochila de la desaparición del soldado Alberto Agapito Leda y es opinión mayoritaria que su libertad de la que gozara, sólo se justifica por el respaldo de Cristina Fernández y Hebe de Bonafini, titular de las Madres de Plaza de Mayo. Milani jura que es inocente, pero ha trascendido que  las evidencias en su contra son hechos reales y probados.
Marcela Brizuela de Ledo, es la madre del soldado Alberto Agapito y una conocida luchadora por los derechos humanos en la Rioja. Enfrentó a los militares durante la dictadura y exigió justicia a todos los gobiernos de la democracia.
   Ahora, por sus declaraciones periodísticas, es para pensar que está dolida con la abogada exitosa y se siente traicionada por Hebe de Bonafini, a la vez que proclama a los cuatro vientos que nunca recibió un peso como ayuda del Estado y añadió que para eso tenés que firmar el acta de defunción y una vida no vale 300.000 dólares. La vida vale sólo vida. Quiero saber qué hicieron con mi hijo, clamó la madre del soldado y dijo que quiere que paguen con cárcel los culpables.
   El tema es que ahora en la Justicia, Milani tendrá que defenderse con todas las garantías que le otorga la Constitución y sin que se adviertan padrinazgos políticos que lo separen del juicio, del debate y de la condena o de la absolución.
   Ese es, en definitiva, el escenario ideal para este tipo de acusaciones a quienes fueran
encumbrados exponentes del gobierno anterior, y para quienes protestan por el tiempo que ha pasado sin que la causa se moviera, que tengan la grandeza de ejercitar la memoria.
   Muchas cosas ocurrieron desde, digamos, el 45 a esta parte y parece que molestara cuando se agita el avispero, olvidando que para los delitos de lesa humanidad no existen las proscripciones, salvo para el caso de algunos personajes setentistas…
   La causa Milani está en el mejor lugar, o sea en custodia de esa señora de la balanza y de los ojos vendados, aunque alguna vez haya visto demasiadas cosas de reojo.
   Lo que no se advierte al menos hasta estos días, es la defensa a ultranza que era de imaginarse por parte de muchos de los sectores que le palmeaban la espalda a Milani, como los casos de las Sras. Hebe y Carloto, aparte de Luis D’Elía y otros conspicuos adláteres.
   Habrá que ver cómo caminan las cosas, para dilucidar finalmente para la historia, en qué vereda acostumbraba a caminar cada uno.

EL CAMINO QUE MUCHOS QUISIERAN CONSTRUIR 

   Aunque las autoridades pertinentes no quisieron reconocerlo en la semana pasada, se produjo un inédito caos en nuestro Aeropuerto Internacional Taravella, paquetamente construido a la vera del Camino a Pajas Blancas (inapropiado nombre a sabiendas de la cercana existencia de tantos hoteles por hora) tanto por el arribo de cientos de vuelos procedentes del exterior, como de la saturación de operaciones solicitadas para el futuro inmediato. 
   En la búsqueda de una explicación, la información reservada finalmente trascendió porque nunca falta un vocero oficioso que quiere congratularse con los medios periodísticos. La verdad, los cientos de vuelos que llegaban a Córdoba lo hacían colmados de empresarios especialistas en el rubro de los emprendimientos viales, que merced a la globalización se habían enterado que aquí, el gobierno provincial del cordobesismo paga más de 4 millones de dólares por cada kilómetro de camino que construyen, aunque sea una porquería.
   No terminaban de entender, algunos de los hombres de negocios consultados apenas arribaron, que siendo un camino del Cuadrado en su traza tenga curvas y menos aún entiendían que se pagara esa cifra sideral sin que sea delito el alevoso sobreprecio.
   Y si a todo eso no lo alcanzaban a digerir, quedaron azorados al conocer que por ese precio, el camino viene con periódicos derrumbes incluidos.
   No hay mal que por bien no venga: si lo que se buscaba era promocionar a Córdoba, la noticia de tal precio maquillado de legalidad, nos ha hecho famosos en todo el mundo.

ESPERANDO UNA SORPRESA LLAMADA ANSENUZA

   Lo que suele ocurrir cuando se destapa una olla y a cualquier precio se la quiere volver a tapar, es imposible impedir que se escape algún vaporcito interior y surja que en la misma olla se estaban cocinando dos manjares, aunque parezca imposible.
   Ya reventó el tema del camino Del Cuadrado, con el más vertiginoso trámite teñido de legalidad, como lo fue archivar las actuaciones por parte de la Fiscalía contra la corrupción, que es un fuero creado en su momento por De la Sota gobernador, quien le ofreció el cargo a Luis Juez, lo aceptó y al poco tiempo huyó de allí espantado porque se quedaría pegado a varias cuestiones oscuras.
   Y como era de esperarse, allí fueron a parar varios temas que vinculaban al poder con la corrupción y quedan empantanados, escondidos o demorados.
   Y de acuerdo con los acontecimientos de los últimos días, es inminente, me parece, que surja ahora alguna revelación con el costo del faraónico hotel Ansenuza, una de las joyas turísticas del cordobesismo, a la vera de la que llamaban Mar Chiquita.
   Del presupuesto original los números se espantaron hacia arriba y no terminan de cerrar, porque todos los días surgen mayores costos, o cifras no calculadas al principio, u otros pretextos con tal de seguir sumando para un hotel que lleva varios años de construcción y más demoras que el Taj Mahal de la India milenaria.
   Llama la atención que la oposición al gobierno de Unión por Córdoba si es que existe -me refiero a la oposición- no le haya saltado a la yugular a los responsables de ese emprendimiento, bancado según se dijo por la Lotería de Córdoba, que dicho sea de paso, afecta a gestión social solo el 18 por ciento de lo que produce el juego.
   Nadie sabe a dónde va a parar el resto, posiblemente a las cuantiosas sumas que se afectan a publicidad oficial para instalar en la sociedad que vivimos en la mejor provincia, pero con la luz más cara del país, los impuestos más elevados, una educación ciclotímica y una inseguridad aterradora.
   En fin, habrá que esperar el paso de los días, porque esos acontecimientos, cuando salpican al poder, una vez que ganaron la calle se hacen dueños de la situación.
   Roguemos  que la demora no se extienda…