30 de abril de 2017

S.L.B.: EPEC, UNA SILLA ELÉCTRICA PARA LOS CORDOBESES - FUMATA BLANCA ENTRE MESTRE Y EL SUOEM - CURIOSO Y REPUDIABLE CASO DE ADOCTRINAMIENTO A NIÑOS - LA MEGACAUSA PARCIALMENTE ANALIZADA - ¿LOS GASODUCTOS SON UN CUENTO CHINO? - EL DÍA DEL ANIMAL CELEBRADO AYER - LOS ANESTESISTAS, UN CASO DE EGOISMO, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 30/04/17 emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba y FM 88.5 en dúplex.

EPEC, SILLA ELÉCTRICA PARA LOS CORDOBESES

   No ganamos para sustos, y cada vez que intentamos asomar la cabeza por encima del nivel de la angustia, es como si desde el poder nos pegaran otro artero e impensado garrotazo en la cabeza para volver a sumergirnos.
¿Esa es la famosa y tan bien remunerada eficiencia de EPEC, por la que cobran millonadas de pesos sus directivos que se rascan para adentro?
La electricidad domiciliaria, ¿tiene o no un fin social?
¿Por qué de vez en cuando anuncian que la empresa es deficitaria y de cuando en vez se aumentan los sueldos, a costilla del usuario, y no de su mentida eficiencia?
Son muchas las preguntas que nos hacemos los cordobeses y más aún últimamente, cuando nos llegan las facturas por el consumo eléctrico, cada vez con un ajuste que sumando solamente dos, puede considerarse como salvaje y desconsiderado.
Aparte, hasta la Municipalidad sopa de lo que cobra la EPEC, por la aplicación de un impuesto del 10 por ciento al que no todos le encontramos una explicación, salvo por la utilización de las veredas donde clavan los postes.
Es confiscatoria la tarifa de la EPEC con relación a otras ciudades argentinas, y sin ir más lejos, comparándolas con las de Buenos Aires, un 30 por ciento inferiores a las que se aplican aquí, donde vaya paradoja se pagan los sueldos más elevados del país.
No se discuten las conquistas obreras y dejamos ese debate para los sesudos analistas de lo curioso, pero ha llegado un punto que las tarifas por consumo de electricidad aparte de significar un abuso, son una afrenta porque Córdoba contribuye en buena medida al Sistema Interconectado Nacional, para ciudades donde el fluido eléctrico es por lo menos accesible.
En Puerto Madero pagan menos que nosotros, y eso es para incorporarlo al terreno del ridículo.
Y si la excusa es por la cantidad de colgados ilegalmente que pagamos todos, que la empresa proveedora ejerza controles más estrictos, porque no todos los que han colgado los ganchos son carenciados, y vayan como ejemplo los casos detectados en barrios coquetos y en countries cerrados.
    Cada vez que llega a los cordobeses la boleta de la luz, es como una sentencia a padecer el martirio de la silla eléctrica, y quien baja la llave para quemarnos la cabeza y el bolsillo, es un gobierno que se llena la boca hablando de sensibilidad social y después derrocha en estupideces buena parte de su presupuesto.
Y no me pregunten a qué estupideces me refiero.
Tanto ellos como nosotros, las conocemos muy bien …

FUMATA BLANCA ENTRE LA MUNI Y EL SUOEM 

   Si hacemos un poquito de memoria recordaremos con bronca y pesar cuántas veces nos mintieron que en adelante habría paz, y que el SUOEM mandaría a trabajar en serio a sus afiliados, beneficiarios de los sueldos más elevados entre los municipales de todo el país, pese a lucir el mayor índice de ausentismo por asambleas, paros y otros pretextos por el estilo.
   La Municipalidad es ingobernable por la esquizofrenia de la conducción sindical y la ciclotimia de sus autoridades, más empeñadas en hacer política y un ejemplo es la lucha interna actual por integrar las listas para las próximas elecciones, que diseñar y llevar adelante todo lo que los vecinos necesitamos para mejorar nuestra calidad de vida.
   No hay que negar lo que se hace, se vea o no se vea, pero tengamos en cuenta que eso no es para aplaudir, porque las autoridades tienen la obligación de hacer las cosas bien, y allí está su capital político para ofrecer a los cordobeses cuando los actuales funcionarios piensen en repetir su mandato.
   Dicen que si tanto el mandamás del gremio como Mestre y sus compañeros de conducción han fumado la pipa de la paz, al menos durante este 2017 no se registrarán más reclamos por salarios, horas extras ni cualquier otra demanda de esas que ahora son por lo general artificiales.
   Pero el detalle negativo es que el sindicato de los municipales, cuyo manejo es apetecido vaya Dios a saber por qué, no ha calmado las aguas de su intensa lucha interna que lleva tantos años como Daniele en el poder.
   Y como para cierto estilo sindical, es más votable un duro que un dialoguista, no nos extrañe entonces que eso del conflicto cero ha terminado, porque el estilo de estos últimos años ha sido precisamente lo contrario, que es el conflicto permanente, hoy aquí y mañana en cualquier otra dependencia.
   La paz con el intendente no es garantía de trabajo ni de eficiencia, porque ya saldrá algún candidato a la sucesión del eterno Daniele que pretenderá quedarse con la manija del gremio.
   Será el tiempo, padre de todas las verdades al que hay que saber esperar, quien nos indique a los cordobeses que sus empleados municipales, por fin, decidieron por convicción cambiar los criollitos, el bombo, los redoblantes y la ruidosa pirotecnia, para arrumbar a todos estos elementos en el rincón de los malos recuerdos, donde no hay lugar para el quilombo tantas veces anunciado y cumplido.
   Y podamos tener, por fin, la ciudad que nos merecemos.

*******************************************************************************
¿”ADOCTRINAMIENTO” A NIÑOS EN UNA ESCUELA?


   Los rumores ganaron la calle apenas iniciado tardíamente el ciclo lectivo de este convulsionado 2017, cuando poco a poco se fue conociendo que en algunas escuelas de la capital cordobesa se “utilizaba” a los niños en la campaña sindical de los docentes, como apoyo a sus demandas.
   Sin entrar a discutir esos reclamos por ser justos al no recibir del gobierno provincial los aumentos previamente acordados para febrero y la negativa de elevar la oferta para
recomposición salarial, el problema se acentuó cuando muchos de los pequeños regresaron a sus hogares tras un día de clases y abrumaron a sus padres con preguntas nacidas de ciertos conceptos que recibían en el aula.
   Y no tan solo vinculados con la lucha de los docentes, sino con relación a la última dictadura militar con el pretexto del Día de la Memoria del 24 de marzo, planteándoles situaciones que los pequeños, de entre 7 y 12 años, no están en condiciones de asumir como enseñanza.
   Varios casos se dieron en la escuela Juan Mantovani, establecimiento privado que cuenta con apoyo estatal y la cuota fijada para cada alumno de la primaria supera los tres mil pesos, cuando en otros colegios similares el arancel es de la mitad de esa suma.
   Trascendió que algunos padres convocaron a un encuentro con el director de la Juan Mantovani a quien le plantearon sus inquietudes, reclamándole que si era partícipe de peñas con otros padres en lucha apoyando a los docentes no era la actitud que se reclamaba, sino que exigían que no se llevara el adoctrinamiento a las aulas.
   Los disconformes con esa modalidad de mezclar la lucha sindical con los planteos ideológicos involucrando a los pequeños les hizo pensar en acudir a la Dirección de Institutos Privados de Enseñanza (DIPE), optando finalmente por desconfiar de ese trámite al enterarse que los dueños de la Juan Mantovani están emparentados con una supervisora de dicho organismo provincial.
   En “Síganme los buenos” se optó por buscar algún testimonio directo de lo que había sucedido en la escuela, y el conductor del espacio radial mantuvo una interesante conversación con el Lic. Marcelo Cusmai, padre de un alumno, cuya grabación forma parte de los audios de la edición n° 462 de dicho programa, que se pueden buscar en el sector respectivo, ubicado en la columna derecha de este blog.

*******************************************************************************
LA MEGACAUSA Y SUS NOVEDADES MEDIÁTICAS

Dice nuestro diccionario que informar significa hacer que alguien se entere de algo que desconoce. Este mes, en el diario Comercio y Justicia, se publicó una nota sobre la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba.
Encabezada como fraudes que suman  149 condenados y 49 juicios orales, relata que las investigaciones comenzaron en 2003, que se han condenado abogados, escribanos, martilleros, empresarios, comerciantes y un ex director, y que hay una Cámara abocada de manera única y exclusiva a este megaproceso desde el año 2008.
Menciona también que en el primer juicio el imputado Cerdá acusó al ex gobernador y a sus ministros de haber participado en las maniobras, aunque sin aclarar qué se hizo con semejante acusación, y cita como ejemplo el caso de dos empresarios de mucho dinero.
Más allá de detalles nada banales, como omitir que el grueso  de los condenados son trabajadores comunes como secretarias, empleadas, amas de casa, pintores, albañiles, carniceros, profesores y hasta un señor de 80 años que criaba lechones en el campo, y que carecen de fortuna, resulta más que sugestivo que este informe no mencione ni una sola vez la prisión preventiva, que fue sistemática en la causa.  
 Tomen nota: El 70 por ciento o más de los condenados cumplieron una pena anticipada en prisión preventiva y entiéndase bien y de una buena vez: llegaron a juicio con la condena ya cumplida.
 La situación fue tal que mereció desaprobación de Pérez Esquivel, del Centro de Estudios Legales y Sociales, de los Colegios de Abogados, de la ONU y de nuestra Corte Suprema de Justicia de la Nación.
 Todos, absolutamente todos, coincidieron en que la prisión era arbitraria, ya que no se ajustaba a las leyes nacionales ni internacionales, indicándole al Tribunal Superior de Justicia de Córdoba ajustarse a ellas.
 Es entonces que preocupa la “des-información” que puede quedar en la cabeza de alguien que, desconociendo el tema, lea ese informe periodístico.
 Porque si mentir es expresar algo contrario a lo que se sabe, conjeturamos que al autor pudieron faltarle conocimientos. Cualquier opción es inadmisible en un medio periodístico, y más que inmerecido para los lectores. 

¿LOS GASODUCTOS SON UN CUENTO CHINO?

   Vaya Dios a saber cuántos miles de dólares nos costaron a los cordobeses, ahora que las finanzas provinciales no están para “manchanchas”, los viajes de varios funcionarios con viáticos, horas extras, desarraigo y otras gangas, sumado todo esto a las facturas de las empresas consultoras seguramente requeridas y contratadas a elevados valores, para que verificaran, estudiaran, compararan y evaluaran la conveniencia o no, de meternos con la banca china para el financiamiento de necesarios gasoductos troncales en el territorio del cordobesismo.
   Los ministros Fabián López, de Agua, Ambiente y Servicios Públicos y Ricardo Sosa, de Inversión y Financiamiento negociaron con dos bancos de aquel superpoblado país, por el financiamiento de más de la mitad del costo de los gasoductos troncales, operaciones para las que se requerían los avales de la Nación, que oportunamente fueron anunciados allá por diciembre del 2016.
   Y recién ahora, cuando los gastos erogados en estudios, viajes, consultorías y onerosas menudencias bien se podrían haber afectado a otras cuestiones pendientes, nos salen con que han descubierto que los chinos -que son chinos pero no bobos- son demasiado exigentes, leoninos a la hora de los contratos y otras adversidades que si no fueron detectadas en su momento por los técnicos y los funcionarios que se mostraron tan seguros de la operación, es porque no saben un corno, les vendieron un tranvía cargado de buzones o hay otras cuestiones íntimas de por medio que hicieron abortar el parto cuando ya asomaba la cabeza de la criatura.
   A mediados de diciembre se anunció, bombos y platillos de por medio, que “La  mayor obra de infraestructura de la provincia de Córdoba tiene financiamiento chino. Dos bancos chinos: el ICBC y el Bank of China financiarán el 80% de los 8.400 millones de pesos de la obra de gasoductos troncales…”
  Y no perdamos de vista algunos nombres que últimamente nos resultan demasiado familiares, vinculados con algunas sospechas, al leer en un diario de entonces que “El mapa de los diez sistemas de ductos troncales había sido repartido en tres grupos. El primero asignado a  la constructora brasilera Odebrecht. El segundo a la constructora China Communications Construction Company y a la constructora argentina Iecsa S.A. Y el tercero a la constructora China Petroleum Pipeline y a la empresa argentina Electroingeniería” y que “Una de las formalidades que debía cumplir la provincia era contar con los avales del Gobierno nacional para acceder a financiamiento externo y a la vez garantizar esa deuda con fondos de la coparticipación federal”. La negociación con los bancos chinos estuvo a cargo del ministro Sosa, quien -vale recordarlo- ya había acompañado a Schiaretti en la intervención federal a Santiago del Estero donde dejaron imborrables recuerdos.
   Llama la atención una información que casi de inmediato  indicaba que las obras se habían iniciado el 14 de Agosto anterior “a cargo de la constructora brasileña Odebrecht. Esta fue la única empresa adjudicada que presentó financiamiento propio para la obra y no depende de préstamos de bancos chinos”.
   ¿Empezaron o no con las obras?
   No es el único interrogante que flota en el aire, porque tanto Sosa como López habrán llevadoa la Unicameral las explicaciones del caso, los motivos del fracaso de la operación y no deberían haber esquivado el bulto si es que llegaron a rendir cuentas a la tibia oposición, de cuánto nos cuesta el aborto de algo que anunciaron como seguro y cuándo piensan volver a llamar a licitación para esos gasoductos que se les escaparon.
   De todas maneras, harán como los chicos malos que confesarán una travesura a su papá y ese papá, condescendiente con la picardía de los pequeños, les hará un chas-chas cola, los intimará con el “¡que no se repita!” y dejará que vuelvan a sus juegos mientras su mamá creerá que los ha retado.
   Son las ventajas de la mayoría propia.
   Y sobre todo, cuando la mamá es tímida minoría…

AYER FUE EL DÍA DEL ANIMAL 

   Los cordobeses en particular y creo que desde siempre, nos hemos inclinado por esa curiosa, creativa, certera e impactante propensión a colocar a nuestros semejantes, sobrenombres pensando en los animales.
   Tengo a mano, como los más cercanos, los casos del Negro Araña, el Oso Tobi, el Cabrito Toledo, el Monito Carrizo, el Pavo Tobi, el Cato (¿masculino de la cata?) Herrera, el Chivo Oulton, el Larva Milich, el Caimán Aracena, el Canguro Gamboa, el Pájaro De Allende, la Vaca Potenza, el Piojo Godino, la Lora Blasco, el Gallo Galíndez, el Caballo Loco Arroche, el Cuca(racha) Argañaraz, el Pato Cecchetto, el radial J.A. Cabeza de Chancho, la Gallina Sarmiento, el Pescado Ayen, el Gato Villalba, la Vizcacha Guerrieri, el Gorila Acosta, el Perro Altamirano, el Charabón Recalde, la Rata Ramos, el Lagarto Guizardi, el Pingüino Salvatierra, el Gato Ponzano, el Gata Garat, el León Gomez, el Pato Fernández o el Ladilla Rodriguez, algunos de los cuales ya no están entre nosotros pero sí en el recuerdo, porque son los que nos están esperando... 
   Seguramente me olvido de ciertos ejemplares, y pido perdón si es que no me acuerdo de saludarlos ya sean gatos, perros, conejos, tortugas, canarios, cuisis, iguanas, itas, comadrejas, tejones, hurones, pollitos, arañas, potrillos, yeguas, peces, loros, culebras, cabritos, vizcachas, pumas, ranas, patos, curucuchas o grillos. 
   Y ya que estamos, rindamos homenaje de cariño a las mascotas que tenemos, así se llamen Fellini, Bianca, Boby, Grisha, Teo, Negrita o como quieras, sin dejar de lado a Ojina, que es mi fiel ita amaestrada. 
  Y recordemos que tener bajo tu dependencia a un animal, supone cuidarlo y protegerlo en su indefensión, frente a un mundo agresivo y ante personas que los explotan, los maltratan y los dejan morir.
   Vemos a diario en nuestras calles ejemplos lastimosos y parece que la Ley Sarmiento. que ampara a los animales, no existiera porque su aplicación es tardía y caprichosa frente a una autoridad que prefiere mirar hacia otro lado, porque total, son animales “y tienen cosas más importantes que hacer por los humanos” como por ejemplo hacer poco.
  Los bichos (dicho sea con cariño) abandonados porque sus amos no cuentan con recursos para mantenerlos, es otra de las lacras que con lamentable frecuencia sacude nuestra sensibilidad. 
   Los animales son a veces los intermediarios por los que la Naturaleza con su sabiduría suele darnos algunas lecciones.
Descartes decía que el mono es tan inteligente, que no habla para que no lo hagan trabajar y Chesterton, anticipándose a lo que vemos en televisión, reconocía pertenecer a esa clase de animales en los cuales la cola es importante.
 
   Debemos tener la grandeza de respetar a todos los seres vivos ¿no pensantes? aunque creamos que no razonan pues de sus conductas y pese a que muchos no lo tomen por cierto, suele ocurrir que secretamente ponemos en duda nuestra propia capacidad de pensar … y de sentir.
   Ayer, que fue un día especial para ellos, no pensemos que lo estuvieron esperando pero seguramente les hablamos a los oídos, confesándoles nuestro cariño que es amor, porque lo merecen por ser compañía, protección, alegría y aunque pocos lo crean, ejemplos de eso que ser “animal” a veces los coloca en mejor concepto que a muchos humanos. 
   Por eso y aprovechando la celebración, hagamos aunque haya pasado su día un merecido, simbólico, imprescindible y masivo desagravio a la lora, que inocentemente y sin que ella lo sepa, los malhablados se han apropiado de sus partes pudendas transformándolas en destino para aquellos que odian o al menos les molestan.
   A la lora argentina, ¡salud! 

LOS ANESTESISTAS, ¿UN CASO DE EGOISMO?

   Los secuestradores bien saben que su garantía de éxito en uno de los delitos más reprobables entre nosotros, es contar con el secuestrado que es rehén de cifras de dinero a veces alucinantes y en pocos casos negociables por menos.
   Aunque sería más que dramático comparar esta situación delictiva con algunos procederes que dañan a la sociedad, no son pocos los que emparentan a los anestesistas de Córdoba con algo similar a una logia, una mafia o simplemente un conjunto de calificados egoístas que una vez con el título en la mano, buscan ubicarse como “tapón” para quienes pretenden llegar a la misma posición.
   La intransigencia de los anestesistas, aunque su reclamo por el retraso gubernamental de liquidarles sus honorarios tenga toda la validez que se le quiera asignar, es una injuria para la salud pública o privada, para el caso es lo mismo, porque ellos son en definitiva el primer escalón de una intervención quirúrgica que va desde la extirpación de las amígdalas o una muela hasta un transplante cardíaco o cirugías de cerebro.
   En las idas y vueltas del conflicto entre el ministerio de Salud de la Provincia y la entidad que nuclea a los anestesistas, hay un sitio a donde tendría que haberse colocado de inmediato las diferencias, que es en la Justicia para asegurarse algo de equidad en la resolución del diferendo.
   Pero a la sociedad no se le escapan algunos detalles como por ejemplo un cierto empecinamiento en impedir la graduación de nuevos especialistas, o la adecuación arancelaria que está muy por encima, proporcionalmente, a cualquier otra prestación, seguramente apoyado por la escasez de profesionales de la anestesiología.
   La realidad, que es despiadada, nos muestra que algo muy cercano al egoísmo está terciando en un verdadero drama que merece un tratamiento más humanitario que mercantilista.
   De lo contrario, nos llevarían a pensar con más fundamento aquello de las logias, los caprichos y la insensibilidad.