28 de mayo de 2017

S.L.B.: OCTUBRE ESTA MUY CERCA O DEMASIADO LEJANO - LA MUNICIPALIDAD EN EBULLICIÓN - COMPRA DIRECTA DE ARMAMENTO PARA LA POLICÍA - LA MEGACAUSA DEL REGISTRO Y SU INTERNA - IGLESIA CATÓLICA, POBREZA Y CARIDAD - 3000 EMPLEADAS PROVINCIALES ESCONDIDAS - ANIVERSARIO DEL CORDOBAZO, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 28/05/17 que emite AM580 Radio Universidad de Córdoba

OCTUBRE, MES DE ELECCIONES
   Corre de tal manera el almanaque que asusta por su vértigo, especialmente cuando vamos encarando cada mes hacia un final de bolsillos bastante más flacos que días atrás por aquello tan sabido de los aumentos desmesurados en mercaderías, servicios, impuestos y otros rubros.
   Pero en materia electoral esos tiempos se acotan aún más, porque quienes se dedican a esa actividad quisieran un día de por lo menos 30 horas para que les alcanzara si de hacer campaña se trata.
   Y eso que nuestros políticos, por lo general se dedican más a un estado de casi permanente proselitismo que a gobernar, en el caso que son poder, y a esa actitud la sociedad la percibe más cercana al abandono de obligaciones y a la intención de perpetuarse que a la vocación de trabajar por la gente.
   Los políticos argentinos están siempre, siempre en campaña.
   Octubre está a un paso y se van acelerando todos los mecanismos de la promesa y los horizontes por un lado y las mil formas de la demagogia por el otro, que lamentablemente es lo que abunda.
   Todo esto, aparte de las luchas intestinas que llevan a la práctica final de la hipocresía, cuando vemos abrazados o de la mano a quienes hasta horas antes se insultaron, se agraviaron y se acusaron de algunas deshonestidades.
   Lo que ahora es oposición olvida sus prácticas siendo poder y promete con firmeza encarar acciones que no supo, no quiso o no pudo formalizar siendo gobierno.
   El gobierno actual, tratando de desencarajinar lo que tiene en mano, consecuencia en parte
de lo recibido y también de la propia impericia para gestionar.
   Y en el centro de todo este maremágnum está la gente, con un poder de aguante llamativo, pero ojo, que no es infinito y suele terminarse al colmarse la paciencia y seguir en muchos aspectos igual o peor que en los recientes años pasados.
   Esto ocurre porque si algo se gana en bienestar, en cualquier aspecto de la vida ciudadana, no es otra cosa que el deber que tienen los gobernantes de hacer las cosas bien.
   La pelea por entrar en la boleta del sufragio llega a niveles alarmantes y obliga a pensar
cuán importante debe ser la recompensa como para trenzarse en disputas a veces violentas que provocan más alejamientos que cercanías.
   Octubre está a un paso, y desde ahora vemos la escandalosa manera de gastar dinero nuestro en publicidad que le dicen difusión de actos de gobierno, cuando son sumas que superan ampliamente lo que se gasta en obras.
   Por eso es tan importante que alguna vez, con seriedad y sin mentiras, los gobernantes que llegan al podio confiesen quién o quienes los apoyaron con tanto dinero en sus campañas.
   Si en una de esas esos nombres coinciden con quienes luego realizan obras, la ecuación no necesita ser sesudamente resuelta.
   Así aprenderíamos a conocernos más, pero sobre todo a conocer sin máscaras ni antifaces a nuestros gobernantes.


LA MUNI EN EBULLICIÓN
   Puede que llegue a cumplirse eso de descontar del sueldo las horas que los municipales pierden en asambleas, que en definitiva y yendo a los bifes, son paros encubiertos como presión hacia el poder.
   Y el estado de conflicto permanente que plantea el SUOEM tiene plena vigencia, como arma de coacción no tan solo hacia las autoridades sino en contra de la población que vaya paradoja, es la que tributa para que más de 12.000 empleados tengan los mejores sueldos del país.
   Detalles técnicos aparte, si el actual motivo del diferendo es la intempestiva divulgación pública de los salarios que mensualmente reciben, es para pensar finito y no tanto conociendo las leyes, sino apelando al sentido común y al respeto por las privacidades ajenas que vendrían a ser parte de la intimidad individual.
   Que se sepa cuánto se percibe por cada cargo, desde el último ordenanza hasta el intendente, obviamente sin marginar a la planta política, se me hace que es un derecho que tenemos todos los vecinos.
   Pero de allí a caer a la chusma de saber con nombre y apellido, número de documento y algún otro detalle, de uno por uno, suena más a conventillo que a un pretendido esclarecimiento de una situación.
   A los cordobeses -y no asumo la representatividad de nadie sino que es opinión personal- nos importa tres bledos lo que cobra Juan, Pedro, Maria Luisa, Daniele o el joven Mestre.
  Lo importante es saber si se cometen excesos en pago de horas extras innecesarias, si hay sobresueldos por razones especiales, si hay ocultos ítems para beneficiar a ciertos niveles de conducción y la verdadera incidencia de la masa salarial en el presupuesto, como para que como ocurre en la actualidad, no alcance para cumplir ni con la mitad de los servicios y ni hablemos de lo que es encarar obras, sin la ayuda de la Provincia o de la Nación.
  Que Daniele y Mestre se peleen, se insulten, se muerdan o se arañen no le interesa a la gente, que lo único que pretende, con sueldos públicos o no, que cada día les ofrezcan una ciudad digna de ser gozada por la enormidad de impuestos que tributa, y no encontrarse con el abandono, la mugre y el conflicto permanente.
  El cordobés quiere una ciudad vivible y no un gigantesco ring para que se peleen los que debieran estar trabajando por nosotros.

COMPRA DIRECTA DE ARMAMENTO POLICIAL
   Es para pensar que las autoridades provinciales están acosadas por la delincuencia que crece más que la efectividad policial, o que los cráneos encargados de las lógicas previsiones olvidaron reponer armamento inutilizado por su antigüedad, porque se rompen o porque se lo roban.
   La cuestión es que firmando un cheque en compra directa, se pasa por alto la sana costumbre de la compulsa de precios a través de un concurso o una licitación como suele hacerse en las administraciones que no ofrecen reparos en cuanto a transparencia de procederes.
   Así, a la bruta, se gastaron miles y miles de pesos, aunque suma ínfima si la comparamos con lo que se gasta en publicidad para hacernos creer que vivimos seguros, para equipar a una fuerza que por las estadísticas que se conocen, poco ha logrado si de restablecer el imperio de la ley se trata.
   Así y como siempre lo hemos sostenido desde este espacio, nada se consigue ni se conseguirá aunque compren las mejores armas, las más avanzadas comunicaciones, etcétera, etcétera, etcétera, mientras sigan en la tesitura de no instaurar una política integral de seguridad.
   Ne me vengan con que se avanza en ese terreno, porque alcanza niveles de escándalo la mugre interna que casi a diario se ventila en la institución policial, lo que es un injusto y  repetido baldón para los hombres y mujeres de azul que están comprometidos con la sociedad en cuanto a sacrificio y dedicación.
   La compra directa de armas, aunque con posterioridad se la blanquee, no deja de levantar sospechas por cuanto el poder tiene la obligación de prever sus carencias en tal sentido, como para obrar con la debida transparencia del concurso de precios o de la licitación incluso internacional.
   Llegará el día en que no sea necesario cuestionar ninguna compra, siempre y cuando se activen los mecanismos que la decencia ha impuesto y que cotejen precios, para no obligarnos a dudar en la eficiencia de quienes mandan en la institución.
   Ellos y más que nadie, tienen la obligación de saber qué armas son las que se necesitan, con tiempo suficiente como para tramitar su compra sin despertar suspicacias ni caer en la improvisación o en el remiendo.
   Y de paso, cuidarlas mejor cuando las tienen, porque últimamente varios han sido los casos que se las roban de la mismísima Jefatura.
   Pero parece que para evitar eso, ni siquiera les alcanza con la policía interna.

LA MEGACAUSA DEL REGISTRO
   Recientemente el Juez Esteban Díaz, tras ser denunciado por el Fiscal Gavier de haber recibido dinero para liberar a un preso, se inhibió de seguir participando en la causa, sin dar oportunidad a que el fiscal exhibiera  pruebas en su contra.
   Este episodio tocó muy de cerca a la causa del Registro, por tratarse de la misma dupla de funcionarios judiciales a cargo de ese asunto y por haberse popularizado el comentario del Juez que ante la acusación respondió:  “En cuántas causas del Registro le di la razón”.  
   Volvemos a repetirlo porque resulta alarmante que un juez pueda haber permitido actos fuera de la razón y también de las leyes, ya que se refirieron principalmente  a la confirmación de prisiones preventivas sistemáticas y prolongadas para la casi totalidad de los imputados en la meneada causa del Registro de la Propiedad.
   Pero hay más, porque estas prisiones también fueron avaladas por otros funcionarios superiores, hasta que el tema llegó a la Corte Suprema y a las instancias internacionales, quienes determinaron que la medida era inconstitucional, arbitraria y en contra del derecho.
   En la actualidad la causa continúa en manos de los mismos actores, que conformando una única y repetida comisión especial, parecen haber hecho un culto del  “dar razonismo” a cualquier costo.  
   Aunque resulte difícil descubrir los motivos, a la luz de lo acontecido es muy fácil que se generen dudas, muchas dudas, de que lo que se busque con estos juicios pomposamente publicitados sea verdadera justicia. 
   Resulta poco sensato que sólo estas “declaraciones” que se “escapan”  por diferencias entre los funcionarios, nos permitan hilvanar los hilos de una verdad que la misma justicia tiene la obligación de destapar. 

IGLESIA CATÓLICA, POBREZA Y CARIDAD 
   El Cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires aplicó un juicio que entre nosotros es más viejo que la espalda: que buena parte de los argentinos no posee igualdad de oportunidades y carece de lo necesario para tener una vida digna, como si hubiera descubierto la pólvora o el agujero del mate.
   Pero no se quedó en esos conceptos y sentenció que “nadie puede sentirse excluido de hacer algo por el prójimo compartiendo generosamente tiempo, talentos y dineros como los próceres de la Revolución y de la independencia que pensaron en nosotros”.
   Brillantes reflexiones que bien merecen un par de comentarios…
   Primero y de carácter risueño, que sería tonto pretender que la Iglesia no incursione no en la política, sino en el partidismo, que es lo que hace en una actitud pretendidamente inocente.
   Y la otra que sí tiene carácter de vetusta, está fundada en el viejo dicho que no sólo la Iglesia Católica sino todos los credos, pregonan la caridad, siempre que se haga con dineros del prójimo y no con el propio.
   Por eso los diezmos que se pagan en todos o casi todos los credos, que han posibilitado el vertiginoso crecimiento de algunos que al advertir la enorme incidencia de las comunicaciones, hasta se dan el lujo de contar con un satélite propio para ordenar sus transmisiones de televisión.
   La caridad bien entendida, si realmente se practicara, concluiría con iglesias pobres y feligreses bien alimentados y no al revés como lo muestra la actualidad.
   El giro que adquirieran las actitudes personales del Sumo Pontífice demuestran palmariamente su inclinación no tanto ideológica pero sí partidista, por inmiscuirse en terrenos reservados en este momento a la Justicia y que por una cuestión de respeto, la Iglesia no debiera interferir.
   Pero así son las cosas, en un mundo convulsionado por la violencia, las luchas armadas y ese veneno inmisericorde que es el hambre; que lo es la desocupación mezclada con la indiferencia de los opulentos.
   Pobreza, caridad y creencias debieran unir sus manos para la lucha conjunta hacia la felicidad, pero los intereses de los poderosos son tan marcados, que la indigencia sigue y seguirá ganando terreno.
   San Agustín, con portentosa razón, supo decir que “El que reúne todas las demás virtudes y no tiene caridad es como el que transporta el polvo contra el viento”.
   Muchos jerarcas religiosos debieran comprenderlo así y dejar de hacerlo.

3.000 MUJERES ESCONDIDAS
   Pude enterarme que son casi 3000 mujeres y un centenar de hombres que hace 18 años trabajan en Córdoba tanto en capital como en el interior con un plan llamado “auxiliares escolares”.
   Realizan tareas de limpieza, cumplen con mandados y todo aquello que ordene la dirección de la escuela donde sirven, en una situación de precarización realmente escandalosa por una mensualidad ahora de 4.200 pesos porque recibieron este mes un aumento de 500.
   Desde el gobierno provincial, que no escucha sus reclamos, estarían sosteniendo que se
trata de beneficiarios de planes sociales pero la realidad muestra que son empleados en negro, sin ART ni recibo de haberes, no tienen vacaciones, cumplen horarios diarios como los empleados de planta, marcan tarjeta con sus huellas dactilares y tienen prohibido, escúchelo atentamente enfermarse; tienen prohibido enfermarse o quedar embarazadas...
   Es para imaginar que lo único que pretenden es regularizar su dependencia y no continuar con esta irregularidad que lleva 18 años.
   A lo mejor sería bueno que interviniera el Sindicato de Empleados Públicos, ya que José Pihén es su mandamás y a la vez legislador por el partido gobernante.
   Desde cualquiera de las dos veredas, es mucho lo que puede hacer, si eso de que el trabajo en negro es una práctica aberrante, entra en sus convicciones de dirigente.

INVITACIÓN MIÉRCOLES 21 DE JUNIO
   No es necesario demostrarlo a cada paso, pero bien sabemos que la radio aparte de entretenimiento, vehículo de cultura y de noticias, es también un servicio a la comunidad por su alcance y masificación.
   Este espacio no es la excepción -que a veces suele ser más notoria que la regla- por la simple cuestión de habernos establecido objetivos claros, entre los que están la crítica al poder cuando es necesaria y la protección a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad.
   Y entre ellos están los más viejos; los tantas veces marginados luego de haber sido utilizados hasta transformarlos en descartables y víctimas de abandonos y de olvidos, contradiciendo a esa atávica visión de la sabiduría encarnada en la edad cuando más avanza.
   Además y por formar parte ya de esa comunidad etaria, el compromiso es mayor cuando tenemos en nuestro poder algunos elementos que se aplican a procurarles una mejor calidad de vida; una mayor dignidad en esos años que debieran ser de un jubileo que la mayoría no consigue alcanzar pese a la entrega. la dedicación, el esfuerzo y los aportes monetarios de tantos años.
   Por eso, el miércoles 21 de junio junto al Dr. Silvestro, reiteraremos un encuentro con los adultos mayores y con todos quienes necesiten conocer algo de los trámites necesarios para cualquier gestión en el campo de las jubilaciones y pensiones…
   El encuentro será en el Hotel Avenida, de Bedoya 278 barrio Cofico, el miércoles 21 de junio a las 17, ocasión en la que también tendremos la presencia de  la Sra. BNatalia Perez Lujan, asesora en servicios médicos.
   Como la capacidad del local es limitada, se aconseja hacer la reserva de lugar llamando el teléfono 471-2130 o por mail a siganmelosbuenos580@gmail.com

ANIVERSARIO DEL CORDOBAZO
   Y entre nosotros ya es un clásico, escuchar a jóvenes colegas que deforman la historia acomodándola a su pensamiento político y enfoque ideológico en una acción cuestionable porque son tocadores de oído que le faltan el respeto a la memoria y a quienes más que testigos, fuimos protagonistas de aquellos tiempos.
   Mañana se conmemora un nuevo aniversario de aquella gesta popular del 29 de mayo del 69, cuando obreros y estudiantes se dieron la mano y provocaron un movimiento que hizo temblar a los altos niveles de gobierno.
   La sangre derramada por los mártires del Cordobazo es el permanente llamado a la memoria de la realidad acontecida y no a la desfiguración de que ha sido objeto en tantas ocasiones por quienes nada tuvieron que ver, sino que fueron aprovechando aquel heroísmo en beneficio propio, de acuerdo con las
circunstancias y el paso de los gobiernos.
   Quienes por aquellos años tuvimos la responsabilidad de cubrir periodísticamente esos acontecimientos, somos los únicos que podemos considerarnos, no dueños absolutos de la verdad, sino más que testigos a quienes nos tocó ser protagonistas de esos años de plomo.
   A nosotros, que creo sobrevivimos una veintena, nadie nos la contó: pudimos vivirla y ahora podemos evaluar todos sus pormenores, como lo hicieron y lo seguirán haciendo mis amigos con quienes nos hermanamos aquellos días en el infortunio de las vidas inmoladas, pero también en los resultados logrados.

   Que jamás lo olviden quienes se sirven de esa gesta: nadie, opinión personal, tramó las cosas para generar un Cordobazo, sino que fue una explosión que se expandió para enfrentar a una tiranía oprobiosa.