16 de julio de 2017

S.L.B.: FRENESÍ URBANO EN EL CAOS PRECOMICIAL - MARIN, DE LA SÚBITA NOTORIEDAD AL REPUDIO - DE VIDO AMENAZA CON HABLAR ¿O CANTAR? - OTRA VEZ LA GALERÍA NORTE ¿Y EL RESTO? - LA MEGACAUSA, LOS TIEMPOS, LAS DEMORAS Y LAS CHICANAS - SE LARGÓ LA CAMPAÑA POLÍTICA - MACRI Y CORDOBA, SCHIARETTI Y MACRI, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del domingo 16 de julio de 2017 emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba en dúplex con la FM88.5
 CAOS PRECOMICIAL CON FRENESÍ URBANO

   Esa histórica prisa por hacer ver que se trabaja en serio, ha llevado a los políticos y a sus asesores en materia de campaña, a convencerlos que la gente piensa y obra como los jurados de un match de box, que mejor se acuerdan de los últimos rounds a la hora de entregar su tarjeta de puntaje.
   Debe ser por eso que ganados por el frenesí preelectoral, todo aquel funcionario que pretende revalidar títulos se ha lanzado a la vorágine de hacer cosas ahora, cuando han tenido tres o cuatro años para concretarlas y el apuro les sobreviene en muchos casos cuando las encuestas, que varias veces han demostrado su poca puntería, les dan una voz de alerta.
   En el nivel nacional se ha puesto mayor énfasis en nuevos intentos por terminar con la inflación, pero a veces los empresarios que solo aplauden cuando los benefician, parece que no está en sus intenciones sacrificar algo de sus utilidades porque siempre tuvieron la costumbre de ir por todo, más algunas medidas de corte antipopular.
   En cuando al tema inseguridad se sigue en la tesitura de incorporar tecnología bélica de represión y no inteligencia aplicada a la prevención, pero se nota más la policía en la calle y ni qué hablar con la seguidilla de muertes de delincuentes en tiroteos luego de la consumación o la tentativa de un delito.
   Para  muchos, eso suma a la hora de votar.
   En el plano provincial el panorama no es muy distinto en materia de hechos delictivos porque no han cedido en las estadísticas y la policía sigue ocultando metódicamente muchos de ellos, en la creencia que así desterrarán lo que le llaman sensación de inseguridad, pero
que en definitiva sólo consigue que la ciudadanía baje los brazos y se desproteja más de lo que está.
   Municipalmente hablando, la campaña preelectoral es más fuerte, en la percepción de la gente, que en los niveles que acabo de apuntar, porque los problemas son más domésticos, de entrecasa y comunes a la mayoría de los vecinos.
   La ciudad es un caos por los cortes de calles porque a las autoridades municipales se les ocurrió hacer todo de golpe: ensanches, repavimentaciones, nuevas peatonales, trazados de avenidas y otros emprendimientos, cuando lo que se impone es restablecer el orden con lo que tenemos y después de eso buscar una mejoría en todos los servicios,
priorizando el transporte urbano que ya tiene categoría de desastre por la falta de controles y la impunidad que acompaña a los empresarios del sector que lo regulan a su antojo y conveniencia.
   La campaña está en marcha y suena ridículo advertir que pese al ritmo que le impusieron todos, tanto la nación como la provincia y el municipio nos están entregando señales que son de inequívoca paralización y deterioro.
   Y esa percepción puede llegar a ser más impactante que tener presentes todas las obras que se encaran como consecuencia de un apuro político, que debieron concretarse en todos estos años que los gobernantes hicieron la plancha.
   A las prioridades hay que respetarlas y para la gente, por lo que se advierte en su casi indiferencia comicial, no para tomar en serio esta elección que sólo es un evitable gastadero de plata.

DE LA SÚBITA NOTORIEDAD AL REPUDIO

   Han quedado en la calle 182 choferes, entre los que se cuenta una decena de delegados de la UTA, varias operadoras de trolebuses más inclinadas por la música y el baile que por su obligación frente a la ley y algunos otros a los que el gremio a nivel nacional les quitó apoyo.
   No es una noticia que pueda alegrar a nadie, porque solamente quien ha perdido su trabajo sabe el calvario en que se transforma su vida, en un escenario de crisis ocupacional y sobre todo cuando de los afectados dependen familias.
   Sin embargo, es oportuno recordar que los dirigentes sindicales tienen la obligación de conocer los riesgos a los que se exponen cuando los caprichos o las malas influencias los empujan a burlarse de la ley, y de los ciudadanos a los que tienen la obligación de atender con sus prestaciones.
   Cuando apareció en escena asumiendo el papel de capo ese muchacho Marín, activista del Partido Obrero, con su intransigencia y empecinamiento logró que el paro repudiado por la ciudadanía, fuera declarado ilegal pero desoyó y no acató la intimación, hizo el papel de cuerudo, arrastró a los más -llamémoslos combativos- y tuvo la dicha pasajera de gozar de fama y notoriedad que alcanzó a todo el país y al exterior por lo inédito del paro de 9 días en el transporte.
   Las mieles de la nombradía poco le duraron, la UTA lo dejó con el arco desguarnecido y le cayeron encima el repudio de sus bases, los insultos de los miles y miles de laburantes de otras actividades perjudicados con su irracionalidad, el telegrama de despido y su ingreso al más triste de los olvidos.
   Las bravatas posteriores tuvieron la consistencia del telgopor y no son pocos los vecinos obligados a caminar y caminar por su culpa, los que emparentan esos resultados con algo parecido al escarmiento.
   Esos son los laureles que se lleva el viento.
   Los laureles de plástico como los de Marín suelen durar mucho tiempo, pero no sirven para nada.

DE VIDO AMENAZA CON HABLAR (¿O CANTAR?)

   No le cayó simpático al bueno de Julio de Vido la citación a declarar en uno de los procesos que aunque no lo manifieste, seguramente le quitan el sueño y no tan solo el de dormir, sino el de seguir consolidando una fortuna personal que también está bajo la lupa de la Justicia.
   El trámite se venía postergando, pero como todo en la vida llega y más aún cuando se necesitan argumentos dignos de participar en una campaña preelectoral, los tiempos de la espera se consumieron y ahora, formalmente acusado, deberá acomodarse en el banquillo de los sospechosos, en donde según dicen muchos delincuentes que lo frecuentaron, se hace riesgoso y muy difícil mentir.
   Más allá que De Vido es un sospechoso serial para la mayoría de la gente, no deja de ser un ícono del kirchnerismo residual, injustamente condenado con anticipación sin haberlo dejado que se defienda y eso no es justo.
   Vendría a ser una especie de María Julia en versión masculina porque es de los primeros que está en lista de espera para abordar los pasillos y las salas de Comodoro Py, allí donde se caen las máscaras y frente a la señora de la balanza y los ojos vendados no es poco lo que tiemblan los más valientes.
   Pero cuando lo notificaron al ex ministro que debía comparecer, su mejor argumento defensivo fue amenazar que hablaría.
  No especificó si lo haría a favor o en contra, ni a qué sector podría llegar a afectar con sus comentarios, argumentos o confesiones, pero dejó flotando en el ambiente una inquietud que preocupó a quienes no son de lucir pulcritud de trayectoria y a otros que sabiéndose limpios, calcularon los perjuicios que suele ocasionar el famoso revoleo de medias cargadas con eso que usted piensa …
   Un veterano policía ya retirado solía comentarme que nunca le llevó el apunte a tantas fantasías echadas al voleo, en las que se acusaba a los interrogadores de haber torturado a los sospechosos para arrancarles confesiones auténticas u obligadas por el instinto de supervivencia.
   Que hubo casos, indudablemente que si.
   Pero también, supo deslizarme con un gesto de picardía, aquellos casos en que había que apretarlos, para que dejaran de hablar, de acusar y de aportar desconocidos pormenores y detalles que ensuciaban a dilectos amigos y compañeros de ruta.
   Para muchos, entonces, es comprensible que muestren inquietud, porque nunca se conoce hasta qué punto es de aguantar el ser humano, si de sobrevivir se trata …

GALERIA NORTE OTRA VEZ. ¿Y EL RESTO?

   Un allanamiento que si está numerado debe ser el tai tantos en los últimos tiempos, tuvo como escenario la Galería Norte en el centro de la ciudad, que días atrás fuera sometida a un procedimiento similar en la búsqueda de mercadería mal habida, de contrabando o reducida a los hampones, aunque las lenguas viperinas sostienen que lo que en verdad se buscaba era un celular que le robaran a un ministro del gabinete provincial, lo que no fue confirmado ni desmentido.
    Dejando de lado esa versión que tanto puede ser cierta como antojadiza y alimentada por gente con exceso de imaginación, la verdad es que ese centro de comercialización es un ícono si de electrodomésticos, computadoras, celulares, cámaras fotográficas, relojes y varios etcéteras todo trucho, entrado de contrabando o reducido por elementos del hampa.
   No son pocos los clientes que acuden a muchos de esos locales sabiendo que conseguirán lo que buscan, a precios más acomodados que en el mercado legal.
   No se quiere de ninguna manera sostener que todos los comerciantes del sector apuntado sean deshonestos, pero la realidad ha mostrado que la mayoría es cultora de ese estilo castigado cuando se aplican las leyes.
   Está muy bien terminar con ese antro, que tanto perjudica en general, pero es cuando nos planteamos el interrogante que al menos desde el poder nadie está en condiciones de responder.
   ¿Para cuándo los operativos en otros puntos de la ciudad?
   Si la policía sabe que en la Galería Norte se burlan de la ley, que hay evasión fiscal, que el contrabando es lo normal, ¿puede ignorar, por ejemplo, donde se vende droga, quien la entra al país, quiénes la fraccionan y la estiran, a cuánto se comercializa y quiénes son y dónde viven los capos del narcotráfico?
   La tarea de restablecer la seguridad, de hacer vivible la ciudad, de volver al placer de recorrerla de noche, de utilizar las ciclovías, de no ver a cada motociclista como asaltante, debiera ser prioridad de las autoridades porque fundamentalmente hace a la calidad de vida.
   De lo contrario es para pensar que vivimos rodeados de sospechosos, y entonces el resto de los decentes pasamos a ser sospechosos también y eso es destructivo para cualquier sociedad.
   Córdoba, sus cuevas del delito, sus antros marginados de la ley, no son solo la Galería Norte sino toda Córdoba que cae a la misma bolsa de las dudas, las sospechas y las acusaciones.
    Alguna vez se hizo un mapa de la delincuencia y no recuerdo si se lo hizo público, como para saber en dónde estamos parados.
   Pero la realidad es una sola, y muestra que Córdoba, sin exageraciones, es una gigantesca zona roja donde los vecinos deben estar entre rejas y los delincuentes gozan de todas las libertades para seguir aterrorizándonos.

LA MEGACAUSA NO ENTRA EN FERIA 

En una revista española se publicó hace unos años una carta dirigida a un juez, pidiéndole que sumara su voz frente al encarcelamiento de inocentes o  prisión preventiva.
Su autor reivindicaba los principios defendidos desde el siglo XIII, reflexionando  que si el encierro se mantiene por ser la culpabilidad o las pruebas evidentes, no había razón justa para no celebrar el juicio en poco tiempo.
En la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba, los acusados fueron encerrados en prisión preventiva por años, pese a no existir condiciones como delitos graves, ni ser personas peligrosas, ni con fortuna para sobrellevar vidas clandestinas.  
Los juicios demoran más años aún, pese a existir una Cámara que está dedicada en exclusivo a la causa. Es importante conocer algunos datos: cuando el Fiscal decide dictar prisión preventiva contra un imputado, el abogado defensor tiene sólo tres días para apelar esa decisión, es esto presentar un escrito al Juez  superior, exponiendo motivos y fundamentos a favor de su libertad.
Tres  días o queda firme.
Pero una vez que el defensor presenta ese descargo, ¿cuántos días tiene el juez para responder?  No hay plazo establecido y muchas veces pasan dos o tres meses hasta que lo hace.  
Si este juez confirma la prisión, pero el imputado sigue defendiendo su inocencia, acude a la Cámara de Acusaciones. Su defensor tiene ahora  5 días para escribir, o queda firme.
¿Y la Cámara para contestar? Habitualmente varios meses más.  
Y si confirmado por la Cámara, el imputado persiste,  se dirige entonces al Tribunal Superior de Justicia y en esta instancia el defensor tiene 15 días, y después, esperar...y esperar... 
Aunque un domingo de éstos vamos a relatar un caso bien concreto, está clarísimo que no se puede decir, de ninguna manera,  que los procesos se demoran por las chicanas de los abogados.

SEMÁFORO VERDE PARA LA CAMPAÑA
   El macrismo y sus asociados locales buscan ensanchar la distancia lograda en Córdoba cuando sumaron un importante caudal que aupó a Mauricio Macri hacia la Casa Rosada.
   El ex referí no es mucho lo que convence por la palidez de su actuación legislativa y el poco convincente tono de su discurso, más apropiado a los momentos previos de un partido de fútbol que a los electores de una provincia en crisis, endeudada y llena de problemas, pese a los mimos políticos y financieros que le prodiga el poder central.  
   Y si es por evaluar contenidos y auscultar intenciones, fue penoso escuchar los discursos tanto de Llaryora como el de doña Vigo, porque más que encendidas palabras para inducir el voto a favor de ambos, fueron descarnadas confesiones aunque no creo que esa haya sido la intención de ninguno de los dos ni de sus jefes de campaña.
Es muy simple entenderlo: porque si mucho dijeron acerca de lo que piensan hacer, la gente que no es tonta ni deja llevarse de sus narices a las urnas, sin dudas se preguntó y aún se pregunta sin encontrar respuestas, por qué a todo lo que  prometen, no lo concretaron a lo
largo de casi dos décadas de estar en el poder en la provincia el
mismo signo político.
   Porque si ganan, prometen ocuparse de los jubilados, de la desocupación, de la corrupción, del narcotráfico, de la educación, de la salud pública, de la inseguridad y de tantas otras falencias, están confesando públicamente un fracaso estrepitoso en esas áreas, una más sensible que la otra.  
   No importa la bandera que ahora enarbolen, porque los cordobeses hemos aprendido, dolorosamente, que los infortunios y los desengaños son el resultado de todo lo que los gobernantes durante tantos y tantos años, no quisieron o no supieron hacer.
  Y la gente, por lo que se conoce, ya está cansada de elegir a personeros de las decepciones y de los naufragios.

MACRI Y CORDOBA; SCHIARETTI Y MACRI 

   Por allí me hacen acordar a esas parejas o matrimonios formales que están separados, pero que de vez en cuando se juntan por algún acontecimiento -grato o no- que puede ser una boda de los hijos, una graduación universitaria, la comunión de los nietos, un logro deportivo o lo que es feo pero ocurre, en algún velatorio.
   Macri y Schiaretti se necesitan mutua y recíprocamente.
   Macri al Gringo porque si Córdoba mejora en muchos aspectos con fondos de la Nación puede llegar a contribuir electoralmente como cuando lo hizo para empujarlo a la Casa Rosada, al ser la provincia donde la coalición obtuvo el mayor porcentaje de votantes.
   Y Scharetti a Mauricio, el timbrero, porque si se pelea irreconciliablemente dejará de cobrar lo que la Nación todavía nos debe a los cordobeses desde aquellos tiempos en que el kirchnerismo nos tuvo en penitencia y nos pasaba al cuarto con la coparticipación y en otros rubros igualmente sensibles.
    Resumiendo, es una especie de amor forzado como suele ser en los casos de embarazos no deseados ni buscados, pero concretados: armonía hasta el nacimiento y después veremos qué puede suceder porque todos se pelearán por elegirle el nombre o ser padrinos.
   El problema que por allí sobrepasa al entendimiento de la gente que no analiza políticamente las situaciones, es la enorme diferencia que existe entre ambos al plantearse sus respectivas ideologías, con un Schiaretti que tiene en carpeta algunas sospechosas medidas como adecuar las jubilaciones a la Nación.
   Y por el lado del ex presidente de Boca, esa escondida manera de proclamarse federal, amplio, equitativo y generoso, pero tener los ojos siempre fijos en las corporaciones y en el alto empresariado, por lo general en desmedro del grueso de la clase trabajadora.
   Este no es un panorama negativo que se pretenda mostrar, sino las posibilidades que surgen de una relación como la que ellos tienen, donde son más las diferencias que las coincidencias.
   Pero seguramente prevalecerá el buen criterio, porque tanto para uno como para otro, si al otro le va bien, también el éxito será propio.
   Y en definitiva, ganaríamos todos, como debe ser …