23 de julio de 2017

S.L.B.: SCHIARETTI, LOS JUBILADOS Y LA CAMPAÑA - DE VIDO, COMO GATO ENTRE LA LEÑA - LOS VUELOS DE BAJO COSTO Y EL TRANSPORTE TERRESTRE - EN VIVO, AURELIO GARCIA ELORRIO CANDIDATO DE "ENCUENTRO VECINAL" - UN CASO PUNTUAL DE LA MEGACAUSA Y ALGO CURIOSO QUE SE VIENE - INFLACIÓN EN LOS SUPERMERCADOS - VILLAS MÁS CONFORTABLES, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 23/07/17emitido en dúplex por AM580 Radio Universidad de Córdoba y su 88.5 FM

SCHIARETTI Y LOS JUBILADOS MÁS POBRES

   En la página 3 -la más costosa de todas- del diario más difundido de Córdoba, aparece a pleno un aviso publicitario titulado “Jubilados y pensionados de Córdoba cobrarán un mínimo de $ 10.000 mensuales” y la fotografía del responsable actual del cordobesismo don Juan Schiaretti saludado por una persona de edad.
   Es llamativo el interesado manejo de los tiempos que tienen los gobiernos argentinos -de todas las banderas- para decidirse a hacer cosas en beneficio de la gente.
   En los cercanos tiempos comiciales es como si súbitamente se les despertara una curiosa sensibilidad social y desesperación por hacer obra, dentro de lo posible que la gente advierta su realización.
   Pero en este caso resulta que el techo de diez mil pesos para 6.550 jubilados y pensionados a partir de julio, más 1.900 cordobeses que reciben una pensión honorífica, entre los que se cuentan héroes de Malvinas y reconocidos deportistas, como difunde el anuncio gráfico, mucho dista de los 15 mil y pico de pesos que se necesitan en un hogar medio para escabullirse de la pobreza.
   Entonces, aparte de ser una confesión de insensibilidad e ignorancia de una lacerante realidad, se utiliza a ese ínfimo número de beneficiarios para contrarrestar el malestar del resto, a quienes hace tiempo les vienen liquidando un 82 por ciento mentiroso, sin ponerse colorados ni dando explicaciones coherentes, más allá de la alquimia matemática de quien durante muchos años fuera interventor en la Caja respectiva y actualmente premiado con un ministerio.
   Pero supongamos que la medida es buena aunque poco generosa pero contempla la situación de esos postergados.
   Supongamos también que fue un acto de inocencia hacer coincidir este anuncio justo ahora, en plena campaña para estas elecciones prescindibles.
    Pero… ¿Por qué el gobierno del cordobesismo nos hace pagar a mí y a otros miles, como contribuyente, parte de su campaña proselitista?
   Porque si alguien lo ignora, tendríamos que recordarle al Sr. Gobernador de todos nosotros, que a los miles de pesos que cuesta ese aviso en La Voz no lo paga su partido gobernante, sino -aunque no pensemos como él- todos los giles que padecemos los impuestos más caras del país.
   Y que lo entienda: el partido, su partido, no es el Estado.
   El Estado, entre otros miles, soy yo.

DE VIDO, COMO GATO ENTRE LA LEÑA

   Muchas han sido las alternativas de este teleteatro de cabotaje que tiene como principales actores de reparto a don Julio De Vido, la doña Lilita Carrió, el bloque de diputados del macrismo, los acérrimos defensores del kirchnerismo y una opinión pública que en su mayoría
no sale de su asombro al seguir las alternativas del novelón.
   Desde los sectores del oficialismo nacional aseguran tener pruebas de la culpabilidad del diputado De Vido en la mayoría de las causas que se le iniciaran, más allá del desastre ferroviario de Once o de un supuesto enriquecimiento ilícito.
   Lo curioso del caso es la manera con que lo amparan y encriptan sus compañeros de ruta, en una actitud que no se sabe si es ideológicamente protectora o es el fruto de un miedo que todos le profesan a la Justicia, de manera especial aquellos más sospechados de actos de corrupción.
   Los macristas que lo quieren desbancar y no les alcanzan los votos que les asegure la defenestración.
   Los massistas que sin dudas están negociando su apoyo para uno u otro bando, porque temen que si se inclinan por De Vido pasen a ser cómplices o encubridores.
   La doña que ahora quiere volver, en una actitud casi prescindente al menos en apariencias, como si tuviera ese atávico temor de quemarse las manos.
   Y al medio de todo, la sorpresa generalizada de pensar que si el esquivo legislador nacional tiene limpia su conciencia, debiera pedir licencia, comparecer ante la señora de la balanza y los ojos vendados y rendirle cuentas acerca de lo que se le acusa, sin estar pendiente de que sus fueros lo acompañen o no.
   En cualquier parte de mundo, las sospechas de corrupción se dilucidan dentro de tiempos razonables porque las instituciones son fuertes y respetables, a diferencia de nuestro estilo, donde las acusaciones, en lugar de ser respondidas ante la Justicia, adoptan como temperamento el contraataque con denuncias hacia quienes deben juzgar.
   Si tomamos en cuenta que una causa contra Carlos Saul I de Anillaco llevó 20 años, perdamos entonces las esperanzas de ver la aplicación del peso de la ley en tiempos medianamente cercanos.

LOS VUELOS DE BAJO COSTO

   Algún experto debiera explicar de qué manera se las arreglan esas empresas de aeronavegación para operar a costos más económicos que una flota de ómnibus para ciertos trayectos, ofreciendo servicios que resultan más baratos.
   Los vuelos de bajo costo anuncian que la tarifa para unir a Córdoba con Buenos Aires -y es sólo un ejemplo- estará en 500 pesos, mientras que las empresas de ómnibus tienen un boleto casi uniforme de 800 pesos para el mismo tramo, de ida o de regreso.
   ¿Cuál es el secreto que pocos conocen? Porque es para dudar entonces de la calidad del
mantenimiento de los aviones, con lo que baja la seguridad de las prestaciones aéreas y aumenta el miedo de la gente a embarcarse en máquinas que no están siendo atendidas adecuadamente.
   Pero las empresas de colectivos han evolucionado desde el lujo de ofrecer camas -que en muchos casos distan de serlo- con comidas y bebidas incluídas, hasta caer en el pozo de ver unidades descuidadas, con los tapizados rotos, los neumáticos con escaso dibujo y apenas unas galletitas, gaseosa de dispenser y algún vasito con café sin que se modificara para abajo el precio del boleto, sino todo lo contrario.
   Entonces, los empresarios del transporte terrestre se quejan por la competencia aérea y siembran dudas en la gente en cuanto a la seguridad de los vuelos, cuando las estadísticas por ahora son terminantes y en la comparación, el índice de accidentes muestra la realidad de los riesgos.
   Lo de los vuelos a bajo precio no es nuevo, porque años atrás estaban los servicios nocturnos a poco más de la mitad de los costos diurnos, y no te servían ni agua.
   Bienvenida sea entonces la competencia, si sirve al menos para que los empresarios del transporte terrestre tomen conciencia de lo caro que están cobrando.


La conversación con el abogado Aurelio García Elorrio, candidato a Diputado Nacional
por Encuentro Vecinal, aparece en la columna de audios de este blog, en el costado derecho, frente a la imposibilidad material -por falta de tiempo- de ofrecerles la desgrabación de la entrevista que realizara Gonio Ferrari. Fueron abordados varios temas de interés general como el estancamiento del país, la corrupción, el narcotráfico y otros temas no menos interesantes. Vale señalar que la invitación a conversar, cursada a políticos de partidos históricamente no mayoritarios, obedece a la intención de brindar espacios a quienes no han resultado tan afortunados en el reparto de fondos que luego -se supone- están  afectados a la campaña  proselitista.


MEGACAUSA, MEMORIA Y UN INSÓLITO DESALOJO

   Una historia real, para ejemplificar  brevemente lo comentado el domingo pasado sobre los plazos en la causa del Registro de la Propiedad.
   Guillermo “X” le llamemos, fue detenido el  23 de agosto del 2011. En tral condición, el Fiscal de la causa tenía diez días, establecidos por ley,  para liberarlo, o decidir su prisión preventiva.  
   En este caso dictó la prisión con fecha 6 de octubre, saquemos la cuenta, 44 días después. Sólo tres días tuvo el abogado, también establecidos por ley,  para exponer por escrito sus argumentos en contra, básicamente la inexistencia de pruebas o de motivos para encarcelarlo, ya que carecía de antecedentes y estaba a disposición de la justicia para ser investigado.
   El planteo fue presentado ante el Juez de Control, quien respondió 50 días después, el 30 de noviembre, confirmando la prisión. Merece ser mencionado que el Juez reconoció que era verdad  que no existían pruebas, pero que él,  estaba convencido.
   Perseverantes, defensor y defendido apelaron ahora a la Cámara de Acusación y la ley establece para este trámite un plazo de cinco días. La solicitud fue presentada a principios de diciembre del 2011, cerca de Navidad, antes de cerrar el año.
   ¿Sabe cuándo recibió respuesta?  El 27 de abril del año 2012, también confirmando la prisión. Si ya esta asimetría de plazos es injusta, el final de la historia  es que la Corte Suprema de Justicia de la Nación dictaminó que la prisión era inconstitucional y en  mayo del año 2014  este señor “X” fue juzgado y absuelto, después de estar 2 años y 8 meses injustificadamente preso.
   Un doloroso caso de Injusticia perfectamente evitable. 
   Difícilmente desatinen, entonces, quienes denuncian  estos encarcelamientos como sistemáticos y premeditados, aunque algunos los publiciten como  “justicia que alcanza a todos”.
   Pero en materia de sorpresas no ha sido todo en el ámbito de nuestros tribunales provinciales. 
   La seriedad y el culto a la incuestionable vigencia de la ley, seguramente habrá de tener un nuevo motivo para manifestarse cuando se ventile en el juzgado que le caiga en suerte, un curioso caso del que serían partícipes uno o dos magistrados, sus secretarios y por extensión, dos abogados del foro local.
   Un insólito caso en que se dispone el lanzamiento o sea el desalojo de una precaria vivienda enclavada entre lujosos chalets cercanos a un shopping de esta capital, habitada por una mujer de avanzada edad y deteriorada salud.
   Sería en verdad uno de los tantos casos que suelen darse dentro de lo normal, pero este tendría una particularidad que navega entre lo patético y lo hilarante: el denunciante del asunto, aunque usted no lo crea, había muerto unos meses antes de su presentación y reclamo a la Justicia, pese a lo cual la causa siguió, pasó por un juzgado que dispuso la medida y luego por un juzgado de control que la confirmó.
   Y después me quieren hablar de justicia …

LA INFLACIÓN ARTIFICIAL DE LOS SUPERMERCADOS

   Habitualmente cuando se habla de inflación, los primeros que suelen salir a defenderse son los supermercadistas, jurando y asegurando que ellos no son formadores de precios y, como sucede en muchos otros ámbitos, las culpas son ajenas.
   Lo que en verdad desorienta es leer los índices que nos dan desde el poder en materia de
precios, porque si entramos a un análisis reduccionista pero real, no es lo mismo el aumento del precio de la leche, o del pan, o de la nafta, o de los impuestos y servicios que los valores que rigen por ejemplo para las hélices de helicópteros, los televisores, las tablet o el nabo híbrido de las Bahamas.
   En consecuencia cuando advertimos que al productor de leche le pagan unos pesitos -no muchos- por litro pero que en la góndola del súper lo vemos multiplicado al menos por 10, sería seguir tomándonos por estúpidos negando que en las etapas de la comercialización es donde se producen los crecimientos de precios, especialmente en la última, que es la llegada al consumidor.
Y cuando vemos que hay páginas y páginas en los medios gráficos y extensas publicidades en radio y televisión anunciando los precios en los supermercados de las grandes cadenas, advertimos que esos elevados gastos en promoción no los paga el productor, sino la etapa final de la comercialización.
 Obviamente, ese gasto va a los precios.
 Es probable que se tome este comentario como un enfoque simplista de una situación curiosa, pero me animo a discutirle a cualquier técnico, político o economista, que esta realidad supera a cualquier meticuloso análisis de una situación que solo tiene explicaciones en la línea de cajas, cuando nos entregamos como corderos a pagar la insensibilidad social de quienes aumentan los precios más allá de lo correcto.
   Si fuéramos consumidores solidarios más que consumistas exacerbados, haríamos lo mismo que esas sociedades organizadas en defensa propia: no comprar cuando nos roban y que los angurrientos se coman la mercadería.

VILLAS DE CARENCIADOS, MÁS CONFORTABLES
   Un importante número de habitantes carenciados que viven en asentamientos marginales, han sido beneficiarios de subsidios de 30 mil pesos para que en sus casas agreguen una habitación y un baño, de acuerdo con lo que informara el gobierno provincial, responsable de esa medida con tufo casi indudable a formar parte de la campaña precomicial.
   Dejemos de lado la oportunidad en que se destina ese dinero a gente que en su mayoría lo necesita, aunque bueno es poner en claro que nada se habló acerca del control en el destino de ese obsequio en efectivo, para evitar que se desvirtue el sentido, si le queremos llamar social, de la generosidad gubernamental.
   Es innegable que en muchos sectores marginales se hace necesario el saneamiento ambiental y el cuidado del baño, por ejemplo, es beneficioso para disminuir el riesgo de ciertas enfermedades propias del hacinamiento y la promiscuidad.
   Cuando en realidad lo que imperiosamente se necesita es crear genuinas fuentes de trabajo que terminen con el clásico y perenne asistencialismo y la dádiva, es que aparece otra muestra de lo mismo de siempre, seguramente con el ánimo de sumar votos aunque se roce la ilegalidad y nada tenga que ver con el sentido prioritario acerca del destino de los dineros públicos, aspecto que demanda transparencia y evite los fantasmas de la corrupción.  
Seguramente en tal sentido existen otras opciones y métodos de ayuda, pero lo importante ahora es no perder el poder.
   Es inaceptable que desde el gobierno provincial, en nombre de la acción social pero por vía de la demagogia preelectoral, se blanquee una situación ilegal como lo es la ocupación de terrenos, muchos de los cuales han sido usurpados.
Y que para colmo, son del Estado.
    Es un buen ejemplo… pero para no repetirlo.