17 de agosto de 2017

Nos dejó Rubén Torri -----------

DEBE SER LINDO RELATAR
LA VIDA  DESDE UNA NUBE
Seguramente hubo alguna disputa entre un par de ángeles y como las cosas entre hombres aunque sean asexuados se dirimen frente a frente y a los bollos, el Rubén de los Micrófonos estará allí para relatar las alternativas del enfrentamiento con su descriptivo pincel de palabras, sus muletillas y la pasión desbordante.
   Ruben “El Chino” Torri viajó a la eterna cobertura de todo lo que pase adonde esté.
   Quedó en el tiempo aquel recuerdo del boyero niño que mientras hacía su tarea, relataba íntimamente imaginarios partidos de fútbol y combates de boxeo gritando goles en el arco iris, o directos a la mandíbula que hasta transmitían las casi vívidas imágenes de dolor y moretones.
   Se fue un hombre digno, pedaleador de la vida, dueño de una envidiable generosidad con las nuevas generaciones de periodistas a las que les abrió el invalorable archivo de su experiencia, sin los egoísmos que suelen ser parte del ADN de los notables.
   Adicto al trabajo, a la amistad, a la profesionalidad que sostuvo por más de 63 años laburando en lo que era su pasión; su razón de ser, el alimento cotidiano…
   Una de las tantas malas veredas de su Córdoba amada que supo distinguirlo como Ciudadano Ilustre le puso una artera zancadilla que marcó el inicio de su despedida.
   Se me ocurre que fue el único “cepillito abajo” que no pudo relatar.
   Nos vemos, amigo …

Gonio Ferrari