6 de agosto de 2017

S.L.B.: BOUDOU: LA PRESCRIPCIÓN NO ES INOCENCIA - EL VICIO DEL JUEGO Y LA HIPOCRESIA - CAMPAÑAS CON ANUNCIOS, PROMESAS E INSTAURACIÓN DEL MIEDO - EN VIVO LA CANDIDATA LILIANA OLIVERO - LA MEGACAUSA CREA DUDAS - UN MUERTO ESTUVO LITIGANDO MÁS DE 3 AÑOS EN TRIBUNALES - EL ABOGADO MARCELO DURIEUX ACTUALIZA ESA CUESTIÓN - A LA POBREZA, MÁS QUE MEDIRLA, HAY QUE ATENDERLA, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme
los buenos” del 06/08/17 difundido en dúplex por AM580 Radio Universidad
de Córdoba y 88.5 FM.
LA PRESCRIPCIÓN NO ES IGUAL QUE LA INOCENCIA
    La información, escueta y casi impersonal, consignó que “en fallo dividido y polémico, el Tribunal Oral Federal 1 falló que la falsificación de los documentos de la transferencia de un coche ya no puede juzgarse” adelantando que la fiscal apelaría el fallo a la Casación.
   El tema involucra a Amado Boudou a quien se lo investigaba por la falsificación de los papeles de un auto, en una maniobra supuestamente urdida para perjudicar económicamente a su ex esposa.
   El ex vicepresidente de Cristina Kirchner fue investigado como “cómplice del delito de falsificación ideológica” por la utilización de documentos adulterados y con información inconsistente para la transferencia de un coche y el viernes próximo se conocerán los fundamentos del Tribunal y los argumentos del voto en disidencia, un insumo que se considera fundamental para la apelación que la fiscal presentará ante la sala de Casación y eventualmente luego a la Corte Suprema, insistiendo en lo que consideró comprobado durante la investigación.
   Afirme que Boudou falsificó los papeles de registración del auto para intentar evitar que el vehículo fuera parte de la división de bienes tras el pedido de divorcio que le inició Daniela
Andriuolo, con quien se casó en 1993.
   Habrá qué ver lo que sucede en estas instancias, porque aunque sea una decisión tomada al amparo de la Justicia y de sus códigos, la ciudadanía tiene conciencia que el paso del tiempo que lleva a la prescripción, de ninguna manera asume la dimensión ni la trascendencia de una declaración de inocencia.
   Otro de los aspectos a tomar en cuenta, es que se trata de un solo proceso, dado que están pendientes otros, de los que nítidamente sobresale la causa Ciccone, la que oportunamente fuera elevada a juicio con su principal acusado, que es Amado Boudou.
   En la sociedad, sensible a todo lo que tenga que ver con actos de corrupción, estas
cuestiones llevan a la toma de distintas posiciones que van desde la absolución lisa y llana por parte de sus allegados, seguidores o conmilitones hasta el pedido de pira o de barrotes para los adversarios políticos que desde hace demasiado tiempo están esperando que la Justicia deje de pisar el freno y retome la marcha.
   En un sistema como el nuestro, donde se dice que las chicanas no se toman en cuenta; que la modernización de la Justicia es un hecho y de ninguna manera pueden poner como pretexto la falta de material humano, es poco serio justificar que cualquier causa duerma profundamente anestesiada hasta llegar a la prescripción.
   Así analizado el asunto, no estarían tan equivocados los que proclaman que en nombre de la Justicia, es que se cometen las más repudiables de las injusticias.
   No es un juego de palabras; es la imagen de una realidad.

EL JUEGO COMO DESTRUCTOR SOCIAL
  No es desconocida la posición de este espacio con relación al juego administrado, solventado y controlado por el Estado, porque equivale a fomentar un vicio en el que se ven envueltos en su mayoría los sectores más postergados de la sociedad, en la creencia de la salvación casi milagrosa que les regalaría el azar.
  Lo hemos dicho hasta el cansancio que “no son pocos aquellos que sueñan con la salvación en materia de finanzas personales, a través de cualquiera de las alternativas que ofrece el juego ya sea el que maneja el Estado o en los emprendimientos privados.
   Entre nosotros, las estadísticas indican que las preferencias están encabezadas por la quiniela, le siguen la lotería, el Quini 6, el Loto, el Brinco, algunas raspaditas y después las tragamonedas en todas sus variantes y las visitas al casino con ruleta, punto y banca y otras que mentirosamente les llaman “atracciones”, que son en realidad mecanismos para el despojo con mínimos porcentajes de ganadores.
   En nuestra provincia el Estado regentea el juego a través de Lotería de Córdoba, un organismo superpoblado que de lo recaudado, vuelca según dicen nada más que el 18 por ciento a la ayuda social de diferentes maneras, porque a “la parte del león” se la llevan los concesionarios de las “slots” y el mantenimiento del organismo.
   La quiniela despierta expectativas tan elevadas, que la demanda hace que en Córdoba haya cuatro ediciones diarias, de lunes a sábados, de los sorteos incluyendo el que se realiza los miércoles con la lotería”.
   Con el tiempo aparecieron las raspaditas instantáneas que son como una vacuna contra la ansiedad de los timberos que no soportan las esperas de los sorteos y prefieren la inmediatez.
   Renglón aparte para el juego clandestino que nadie controla y por ese mecanismo de omisión, crece aceleradamente de manera especial en el interior de la provincia.
   Algo tarde se están enterando de los nocivos efectos de la ludopatía cuando se instala en los hogares, con la consecuente pérdida de bienes, inmuebles, automotores, enseres y otros componentes fundamentales de la vida en sociedad como lo son la familia y los amigos.
   De nada sirven las advertencias de que el juego provoca esos efectos, porque los índices de apuestas crecen y crecen, paralelamente a los dramas que provoca.
   Nada menos que 1.200 personas han pedido ser excluidas de asistir a las salas de juego y eso más que penoso, puede que sea la última alerta que intenta impedir que se desencadenen las desgracias entendiblemente cercanas.
  Todo esto es el análisis descarnado de la realidad del juego, pero lo más doloroso, es que el Estado apele a un vicio que fomenta, para acrecentar  la hipocresía de sostener que mediante esas recaudaciones se cumple una función social, y no es así.
   Más o menos, sería como venderle balas a un suicida y asegurarle que sus deudos podrían pagarlas en cuotas.

LAS CAMPAÑAS EN LA RECTA FINAL
   Conversando con la gente de cualquier extracción política y de las más variadas condiciones económicas y empleos, se llega a tal punto de coincidencia que así lo desearíamos en otros aspectos, como por ejemplo eso de trabajar en conjunto por la recuperación del país.
   Y esa coincidencia pone el acento en el hartazgo que le provoca a la sociedad la manera en que todas las corrientes del pensamiento hacen escuchar sus propuestas, sus arengas, sus temores, sus dudas y no faltan aquellos que con la vieja y percudida técnica de instalar miedos, buscan cosechar votos.
   No hablemos tan sólo de las campañas que se realizan a través de los medios, con espacios cedidos por el Estado para que se difundan plataformas y expresiones de deseos sino los millones y millones de pesos que se gastan, aparte, por los partidos más poderosos en un afán por vender la imagen de ser los mejores, los más honestos, los más lindos o los más cumplidores.
   Y eso que según muchos comentan, las Paso son prescindibles y sólo sirven para gastar dineros que bien pudieran aplicarse a otros necesarios destinos, lo que no se hace porque los argentinos seguimos -al menos los gobernantes- apegados a la maldita costumbre de no pensar en las prioridades.
   Y uno de los aspectos que más rechazos provoca por lo impúdico de esas acciones, es aprovecharse del Estado, al que mimetizan con el gobierno, y en nombre de vaya a saberse qué derecho, utilizan el dinero de todos para encarar campañas de la mal llamada difusión de obras y realizaciones, pero que en el fondo es material netamente proselitista y con un marcado sesgo demagógico.
   En este aspecto sería injusto establecer diferencias como sí lo hicieran algunos, porque en verdad todos caen en lo mismo, tanto desde el nivel nacional como el provincial y el municipal.
   Esa fiebre por anunciar logros en vías de concreción, no tienen idéntico ritmo a lo largo del tiempo, salvo frente a la inminencia de elecciones, cuando todos se empeñan en aparecer sensibles, generosos y trabajadores cuando han dilapidado meses y meses y nuestro dinero en otros gastos prescindibles y para nada necesarios.
   Alguna vez la gente, a través del voto, les enseñará a esos señores insaciables de la política que el pueblo espera otras cosas de ellos, más allá de ser ejemplares a la hora de gobernar: esperan que sean honestos, sinceros, sensibles de verdad y por ocasiones, y que asuman el compromiso de trabajar por la gente y no por sus apetencias, ya sean económicas o de poder.
   Mientras esto no ocurra, no pretendamos que nos gobiernen con capacidad y desinterés porque frente a cualquier comicio, sea o no necesario, mostrarán la hilacha de sus verdaderas intenciones.
   Los buenos políticos, jamás en los tiempos, han necesitado venderse como los mejores, porque les ha bastado ser probos, comprometidos, sacrificados y ser parte del pueblo.
   Bueno sería que alguna vez regresáramos a esos tiempos.

LA MEGACAUSA SIGUE ACTIVA
    A la luz de lo ocurrido y conversado en estos años sobre  la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba es indudable que persisten muchos puntos oscuros con respecto al tema.
    No estaría de más que pudiera organizarse una Registrología, como ciencia particular cuyo objeto de estudio fuera la causa de referencia y la expresión me surge de sumar  a Registro, el término logos,  que significa  explicar o dar razón de algo y que permite o guía el conocimiento.
    Sería una especie de Filosofía particular dedicada a desentrañar las posibles  verdades ocultas de esta causa, que tal vez  pudiera aplicar algún método o técnica más científica para analizar hechos que al sentido común y la lógica vulgar resultan incoherentes.  
   Ejemplo de lo planteado según mi humilde razonamiento deductivo es lo siguiente:  
   Premisa uno: Nuestra Constitución prohíbe encarcelar sin juicio. Premisa dos: Los imputados en la causa del Registro de la Propiedad no han tenido juicio. La conclusión de Tribunales: Los imputados en la causa del Registro son encarcelados, pero hay algo más, con nuevas premisas.
    La número uno, que nadie puede ser detenido sin pruebas en su contra; la número dos, que no hay pruebas contra Juancito en la causa del Registro pero la Conclusión de Tribunales: Juancito es detenido en prisión preventiva.
   Más allá  de no cumplir con  la ley, ambos razonamientos serían merecedores de un perfecto cero en cualquier examen de la materia.
   No se condice tampoco con la lógica el encierro tan afanoso y persistente de algunos, y la esquiva predisposición a investigar  cuando los denunciados están relacionados con el poder en cualquiera de sus tres versiones: Ejecutivo, Legislativo o Judicial.
   Aunque suene a cuento quizás algún día, con dedicación exclusiva y rigor científico,  puedan resolverse  tantos interrogantes pendientes. 

EL MUERTO QUE LITIGÓ DURANTE MÁS DE 3 AÑOS
   Una elevada repercusión alcanzó nuestra revelación del domingo anterior, con relación a esa acción judicial iniciada por una persona, que curiosamente y a través de dos abogados patrocinantes locales presentó ante la Justicia una demanda de desalojo y restitución de una vivienda, ocho meses después de haber muerto, de acuerdo con la documentación existente.
   Lo más curioso de esta situación que para muchos sectores sonó a ridículo, fue que el expediente y los trámites rutinarios pasaron por dos instancias de la Justicia Civil, las cuales decretaron el desalojo de una mujer casi septuagenaria que habita esa vivienda en cuestión, una tapera con cero valor edilicio, pero ubicada en un terreno rodeado de bonitas residencias, muy cerca de un shopping en los altos de Villa Cabrera, de nuestra ciudad.
   Obviamente al inmueble virtualmente es imposible cotizarlo, pero el terreno, de generosas dimensiones, puede haber sido el motivo de la demanda iniciada, reiterando que el trámite se generó ocho o nueve meses después de haber muerto quien en los papeles se presentó como reclamante.
   El domingo pasado pudimos dialogar con el Dr. Marcelo Durieux, patrocinante de la mujer moradora de esa tapera, abogado que nos brindó algunos pormenores del trámite y se comprometió a mantenernos al tanto de las alternativas de la cuestión.
   Como seguramente tras la presentación de una acción defensiva, se tienen que haber producido algunas alternativas, nos interesa conocer los pasos que se vienen dando para llegar al meollo de un asunto tan extraño, que de comprobarse algunos detalles prácticamente inverosímiles, difícilmente encuentre antecedentes en la historia judicial cordobesa.
   Ahora, y agradeciendo su gentileza, tenemos otra vez al habla al Dr. Marcelo Durierux.

   (Como por una cuestión de tiempos resultó imposible ofrecerles la desgrabación de las declaraciones del Dr. Duerieux, el audio con la conversación completa que mantuviera con Gonio Ferrari puede ser consultado en el espacio respectivo, ubicado en la columnna derecha de este blog)

NOS VISITÓ LILIANA OLIVERA
   Siguiendo con nuestro estilo de ofrecer espacio a los candidatos de partidos que no cuentan con los recursos económicos de los de mayor cantidad de afiliados, recibimos la visita de Liliana Olivero, pre candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda. En la conversación mantenida con Gonio Ferrari, la política se explayó acerca de temas de candente actualidad e hizo conocer en líneas generales la propuesta de su corriente y otros aspectos de la lucha comicial prevista para el domingo próximo y sus expectativas con relación al acto eleccionario. Por una cuestión de vértigo radial, resultó imposible elaborar la desgrabación, pero el audio completo de la entrevista está completo en la columna derecha de este blog.

LA POBREZA, MÁS PARA ATENDER QUE PARA MEDIR
   Otra vez nos vemos obligados a acudir a la crítica de un asunto del que nos hemos ocupado en más de una oportunidad: la pobreza real o ficticia que marcan ciertos indicadores con relación a Córdoba y el resto del país.
   Decíamos que “De la paradisíaca isla de Angeloz al endeudado cordobesismo delasoteano, los únicos giles que creímos en ambas posturas fuimos precisamente los cordobeses, que no le dejamos al Pocho que cumpliera su mandato, pero si le permitimos a la dupla Gallego-Gringo que se alternaran en el poder y consiguieran lo que parecía imposible dado nuestro potencial, de hacernos más pobres con el paso de sus mandatos.
   La noticia en realidad fue escandalosa, porque casi nadie podía creer que Córdoba tuviera el índice de indigencia más alto del país con el 10,8 por ciento y uno de los más elevados en cuanto a la pobreza, con el  40.5 por ciento.
   Los culpadores que nunca faltan revolearon sus medias y fue poco sutil lo que se habría deslizado desde el Rayador de Queso que algunos le llaman “El panal”, sede del gobierno provincial.
   Lo que se intenta y está a la vista, es esa intención de equiparar a los últimos gobiernos del peronismo y del radicalismo, como responsables de las consecuencias que ahora se padecen.
   Considero entonces un hallazgo documental las manifestaciones de Javier Horacio Fabre, cuando sostiene que “entre 1984 y 1994 (Gobierno de Angeloz) en Córdoba, los hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas apenas superaban el 10 por ciento y la indigencia el 3.
   Entre 1994 y 1998 (Gobierno de Mestre) dicho índice se mantiene estable con tendencia a reducir, a pesar del complicado contexto internacional.
   Es decir que durante los gobiernos radicales (1983-1995 / 1995-1999), se advierte un clarísimo proceso de reducción de la pobreza. Con un índice similar al de Santa Fe y dentro de los cinco más bajos del país, si recordamos que hoy encabezamos el ranking de las Provincias con más pobreza e indigencia de Argentina”.
   Agrega Fabre que “Todo esto tiene una explicación bastante sencilla: durante los Gobiernos de la UCR se destinaban 7 de cada 10 pesos en Inversión Social, mientras que el gobierno actual apenas destina 3 de cada 10. Esta política social de estado repercutía, no solo en los índices de pobreza e indigencia, sino en Educación, Salud y sobretodo en seguridad”.
   A esto lo hemos sostenido desde meses atrás y por eso, pese al tiempo transcurrido, no pierde vigencia, que ahora la retoma porque se están peleando por los números que según algunos son una exageración, y a la vista de otros, es parte de una dolorosa realidad.
   Señores: basta de pelearse por las estadísticas.
   Los pobres no merecen la ofensa de que los cuenten como ganado.
   Los pobres, en realidad, más que contarlos, necesitan que se ocupen de ellos.
   Sobre todo, cuando advierten la lucha por la continuidad del binomio “tomala vos, dámela a mi”, que puede estar personificado en un candidato… o en una candidata.
   Si…
   Esos mismos...
   Hablo de aquellos del vapuleado cordobesismo.