27 de agosto de 2017

S.L.B.: LA SRA. CRISTINA AL FRENTE, YA ES CANDIDATA - SE FUE EL ÚLTIMO CAUDILLO RADICAL - ¿A QUÉ JUEGA DANIELE? - EL FANTASMAGÓRICO MUERTO LITIGANTE, A UN MES DE LA DENUNCIA - LA MEGACAUSA NO DESCANSA - EL FUEGO INCONTROLABLE Y LOS IMPUESTOS - ESTUVIMOS EN BUENOS AIRES MOSTRANDO NUESTRO PROGRAMA - CAFÉ Y AZÚCAR MEDIDOS Y EL ALCOHOL DESCONTROLADO, ETC.

 Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 27/08/17, emitido por AM580 Radio Universidad de Córdoba en dúplex con su FM88.5
DOÑA CRISTINA YA ES CANDIDATA

   No es cuestión ligada al reduccionismno, si entramos a la discusión por la cantidad de votos de ventaja que la Sra. ex obtuvo con relación a este muchacho Bullrich, dada la enorme diferencia que existe entre ambos si de “chapa” política queremos hablar.
   No es de ninguna manera desmerecer la victoria del remanente “K” bonaerense, pero con una mano en el corazón bueno sería que cada uno de nosotros hiciéramos un desapasionado análisis del peso  específico de élla y de él, ampliamente superior el de ella por haber sido presidenta de la Nación por dos períodos y primera dama previamente.
   Ahora nadie reconoce haber pretendido nacionalizar el resultado de la Provincia de Buenos Aires, porque el chasco no sería pequeño si tomamos en cuenta las preferencias del electorado cuando ella resultó electa para la primera magistratura del país.
   En cambio, para el interior bonaerense que también aunque muchos lo ignoren es parte de la República, Bullrich es menos conocido que Cafrune, quien murió años atrás.
   Entonces para este caso, cuando oficialmente se den a conocer los números, posiblemente estalle cierta contenida euforia de los aún no resignados a la pérdida del poder, en la convicción que lo de octubre será solo un trámite, y no faltarán los apresurados de siempre que comprarán su traje de asumir antes de recibir el diploma.
   La hora de la verdad llegará en la noche del domingo 22 de octubre, cuando la elección sea por los cargos y no una interna por el orden en la boleta, razón por la cual  con las cifras que mañana se den a conocer, no será momento para alegrías desmedidas ni para pesares abrumadores.
   Dentro de todas las divergencias que puedan existir, la gran ganadora de esta compulsa primaria no fue otra que la Democracia, por la maravillosa manera que tiene de manifestarse cada vez que sale a escena.
   Y en octubre, ofrecerá sin dudas su mejor versión.
  
LA MUERTE DE UN ÍCONO DE LA U.C.R. 

   Suele ser complicado despedir a una persona cuando es necesario y respetuoso hacerlo desde la amistad, la admiración y el dolor, sin dejar de lado algunos aspectos cuestionables del muerto, porque no es de buena persona tener la convicción de que sea quien fuere, existe una especie de bondad pos mortem, a la que muchos adhieren.
   Eduardo César Angeloz, el Pocho, era mi amigo no de cuando fue gobernador sino desde mucho antes, cuando como político en ascenso nos cruzábamos con diálogos tan jugosos como interminables, coincidiendo en la admiración por el ejercicio de la democracia, justo en aquellos años que los inútiles de siempre para gobernar, la cercenaron, la bastardearon y pretendieron imponer la falsa idea de las ventajas del cuartelazo o de las tiranías.
   Tuve la enorme experiencia profesional de acompañarlo en casi toda la campaña proselitista cuando se postulaba para la Presidencia allá por el ’89, enviado por un Canal de la TV porteña donde trabajaba por entonces, el viejo Canal 11, hoy Telefé.
   Allí, en la intimidad de los vuelos, los hoteles, los actos, los aplausos y los cuestionamientos de quienes no pensaban igual, pero que por entonces no era delito ni traición a la Patria como algunos recientes quisieron imponerlo, conocí al político fervoroso, al luchador incansable, al hombre soñador de un futuro promisorio para los argentinos…
   Murió con él y esto es una apreciación netamente personal, el último de los caudillos radicales, dueño de una oratoria tan descriptiva como didáctica, alejada de insultos, improperios y amenazas.
   Conocí al buen tipo que era el mismo en la mentirosa solemnidad de su despacho, como en un sexto al truco, o entre ricos vinos y achuras de un asado.
   Que tenía y tiene sus detractores, es un privilegio que acompaña a los grandes, estén vivos o no.
   Que lo acusaron de delitos, que se despojó de la coraza de sus fueros que no todos se animan ni se animarán a dejar de lado, que pasó por el banquillo desde donde, doy fé, es imposible siquiera pensar en mentir, es todo cierto.
   La Justicia dictaminó su inocencia.
   Si no lo fue, en la vida terrena somos demasiado insignificantes como para condenar a la hoguera a nadie.
   Para eso existe la otra justicia, que según se comenta porque nadie volvió para certificarlo, es implacable, allí en la eternidad donde nada prescribe.
   Eduardo Cesar Angeloz, el Pocho, el que me saludaba con un “Tuerto querido” ya es parte de nuestra historia.
   Que sea ella, en sus predios, quien finalmente lo juzgue.
   Es hora de dejarlo descansar en paz.

¿A QUÉ JUEGA DANIELE?

   Que se postula, que no se postula, que se jubila, que no quiere jubilarse… en fin, es la curiosa ruleta a la que Ruben Daniele viene jugando desde hace tiempo, después de abdicar en su promesa de permanecer en el trono de su gremio en el último mandato y luego retirarse, de lo que se arrepintió.
   Quiso encarar de nuevo para llegar casi a los 35 años y pico de vigencia, pero seguramente el bichito de la prudencia le aconsejó hacerse el distraído, frenar su ímpetu y decidirse a dejar la heredad de su cargo a una de las personas que lo viene acompañando en la conducción desde hace una pila de años.
   Si la intención del agresivo dirigente es ingresar a cuarteles de invierno, es para no creérselo ni de casualidad, sobre todo por aquello de la sensualidad del poder y todo lo que ello conlleva.
   Si su intención es continuar la lucha contra la actual administración municipal impulsado por su empuje kirchnerista, sería para que lo pensara dos veces porque de acuerdo con los números de las PASO en la mayoría de los distritos, no le convendría quedarse en las filas de un ejército en retirada.
   El Intendente Mestre es como si se hubiera encaprichado en sacarlo de la escena, y a lo mejor cuenta con algún guiño que le avale esa postura.
   Se piense como se piense, en un solo aspecto hay coincidencia tanto para quienes conocen el paño desde ambas veredas, como para el sufrido vecino, rehén y víctima de los históricos caprichos sindicales que han derivado en una pérdida de la calidad de vida de los cordobeses capitalinos.
    Parece que la consigna, copiando a lo que se sostuviera con el “Tío” Cámpora, que la Sra. Biolatto tendría el cargo, pero Rubén Daniele el poder.
   Es difícil que ocurra lo contrario.

EL CURIOSO CASO DEL MUERTO LITIGANTE

   Sigue en carrera y aumenta la sorpresa en la gente, el caso de esa persona -o despersona- que ocho meses después de muerto y enterrado, iniciara una demanda de desalojo contra una mujer humilde y enferma, ocupante desde más de medio siglo atrás de una tapera enclavada en un apetecible terreno casi vecino a un importante shopping de esta ciudad.
   Creciente comidilla en Tribunales uno y dos, la fantasmagórica cuestión llegó a una fiscalía un mes atrás, de allí fue velozmente fue girada a la Fiscalía General y como es probable que surja la participación de funcionarios judiciales en una supuesta maniobra ilegal, como brasa ardiente fue derivada a la Fiscalía Anticorrupción del Dr. Amayusco, letrado de dilatada trayectoria en la Justicia cordobesa.
   Allí, en ese fuero que una vez tuviera como capo a Luis Juez, hasta que pegó el portazo porque desde arriba no le dejaban investigar nada y menos aún profundizar, sobre todo si se trataba de autoridades de gobierno; donde si mal no recuerdo estaba este muchacho García Díaz, a quien le hicieron mala cara y tuvo que irse, impedido de hurgar en el circuito del dinero proveniente del narcotráfico, en el que estarían metidos algunos prominentes políticos.
   Puede que en el curso de los próximos días exista una definición en el tema, entre desestimar la denuncia oportunamente presentada o como habría funcionarios involucrados, ordenar una investigación jurisdiccional.
   Para cualquiera de esas opciones, serán sumamente interesantes los argumentos que se expongan.
   De todas maneras siempre pasa lo mismo: la Justicia tiene sus tiempos y la sociedad maneja otros relojes. Alguna vez, por respeto a la gente, bueno sería hacer coincidir ambos mecanismos.


MEGACAUSA DEL REGISTRO, SIEMPRE ACTIVA
   Dos noticias del diario conducen a la reflexión algo emparentadas con la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba: uno de ellos es el escándalo del robo de armas, nunca aclarado, y donde se insinúa la obediencia debida a un alto mando.
   El ejercicio de la comparación y  del sentido común, además del conocimiento de la realidad, llevan a pensar que igual ocurrió en la causa del Registro, como de hecho  lo ha testificado el principal imputado al reconocerse culpable y admitir que “robó para la corona”, aportando datos concretos de sus acusaciones, que desde los poderes, aparentemente, aún se soslayan.
   La otra noticia es el  aniversario del juicio de la Perla, proceso en el que el juzgamiento de gravísimos delitos de lesa humanidad ha demorado menos, y no se ha  eternizado como la investigación de la sospecha de delitos, incluso excarcelables, de  la causa del Registro.
   No es detalle menor el hecho que mientras la Megacausa de la dictadura  ha sido elogiada internacionalmente y tomada de ejemplo por muchos países, la causa del Registro también ha dado que hablar.
   Pero no precisamente bien.
   Esta causa cordobesa ha posibilitado que el nombre de nuestra provincia se pronuncie en Ginebra, por incumplir los pactos internacionales, por desconocer los mandatos constitucionales, por no respetar los derechos de las personas.
   Y a causa de Córdoba se ha intimado al Estado argentino.
   Nada de qué enorgullecerse, pero suficiente para reclamar a la Justicia una buena y coherente explicación. 

LOS INCENDIOS Y LOS IMPUESTOS 

   La verdad, como el precio de la energía eléctrica en Córdoba es tan, pero tan injustificadamente elevado, no recuerdo si la ínfima suma de 10 pesos o menos sigue figurando en las facturas de la Epec como contribución o impuesto para la lucha contra el fuego.
   ¡Bahhh! Diez mangos es una miseria, salvo que los multipliquemos por todos los usuarios y por los meses que se lleva aplicando esa carga, y es cuando llegaríamos a cifras realmente no se si astronómicas, pero si importantes.
   ¿Qué se hizo con tanta plata?
   A lo mejor compranos aviones, mangueras, chicotes, autobombas, agua en sachet, matafuegos y toda la parafernalia necesaria, que de poco sirvió ya que los incendios de campos son cada vez más extensos e imbatibles.
   Ya se: la culpa es del viento por una parte y de la sequía por otra.
   Entonces, ¿porqué no designan algún especialista que domine el tema y pueda hacer instrumentar medidas preventivas y evitarnos el dolor de ver los campos hechos cenizas y a los abnegados bomberos tapados de humo, comprometidos sus pulmones y sumidos en la desesperanza porque la Naturaleza siempre los vence?
   Y que cada año se repite la misma milonga.
   Y la sociedad merece conocer en detalle, con fechas y las máximas precisiones, qué se hizo con tanto dinero, más allá de pagar publicidad formativa, que en el fondo no es otra cosa que proselitismo que pagamos todos.
   Es hora que el gobierno, alguna vez, piense en lo que es prevención, ya que no lo practica con la seguridad, con las inundaciones ni con los abusos en los precios.
   El fuego, señores gobernantes, se lleva vidas.
   Y ustedes tienen la obligación de ayudar a preservarlas.

ESTUVIMOS EN BUENOS AIRES
   Nos tocó este último viernes asistir en Puerto Libres de San Fernando, en la provincia pero muy cerca de Capital Federal, a un congreso de nivel internacional que organizaran la Defensoría de la Tercera Edad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Geronto Vida y la Sociedad Iberoamericana de Geriatría.
   Con el Dr. Héctor Silvestro nos tocó una experiencia realmente hermosa y para nosotros inédita y saludable: hacer un segmento de una hora de “Síganme los buenos” frente a una nutrida concurrencia con representantes de distintos países.
   Después, fue sumamente interesante someternos a una prologada sesión de preguntas acerca de la realidad de los adultos mayores en Argentina y especialmente en Córdoba, donde se dan ciertas situaciones que para muchos resultaron tan sorprendentes como repudiables.
   Nuestro agradecimiento en especial para el Dr. Eugenio Semino, defensor de la tercera edad de la CABA, la Magister Silvia Perelis y la Magister Graciela Safdie, miembros todos del comité organizador, de un encuentro que contó con la participación de alrededor de dos mil acreditados.
   En esa ocasión, parte de nuestra intervención fue con estas palabras: “La tendencia de la marginación se viene revirtiendo, no por generosidad de las conducciones de los medios periodísticos, sino por el crecimiento protagónico de los adultos mayores y su claro interés por participar de todo aquello que signifique opinión comprometida y mecanismos de acción emergentes.
   El adulto mayor tiende a dejar de ser espectador de su propia desgracia y pasa a ser un trascendental componente de la lucha por superarla.
   Al recuperarse la democracia en 1983 fue creado en Córdoba un Ministerio de la Juventud, para recuperar y aprovechar todo su postergado protagonismo y ansias de participar que ominosa y sangrientamente le había robado  el desgobierno dictatorial a un par de generaciones de argentinos.
   Los jóvenes comenzaron a votar.
   Los ahora viejos durante tanto tiempo expulsados, vienen recobrándose de esa exclusión y volviendo a insertarse con creciente intervención y presencia en la vida de la comunidad superando aquella tenebrosa imagen de cuando la mayoría dejaba de participar en el devenir político de la República.
   Y en los tiempos que corren con su vértigo científico sumado al  incalculable aporte de la tecnología que influyen en un claro y sostenido aumento de la expectativa de vida, ¿qué factores pueden impedir entonces la creación de un Ministerio del Adulto Mayor?
   Porque si medimos tal posibilidad, actualmente para alegría de muchos y sorpresa de todos, los adultos mayores están -estamos- volviendo a las urnas.
   No a la urna inevitable, sino a aquellas que atesorando votos, permiten a los viejos ser también protagonistas y ejecutores calificados de la vida institucional.
   Tiempo atrás a los adultos mayores se los relegaba más abiertamente porque los políticos en general estimaban que ya no votaban, no tenían poder de fuego en la protesta y estimaban absurdo y lastimoso eso de luchar con la pólvora mojada.
   Las cosas cambiaron.
   La expectativa de vida sigue creciendo en el mundo y los estímulos para prolongar la actividad intelectual y laboral del ser humano aumentan en la misma medida.
   Ya no son tan descartables ni sujetos de inferencias o de olvidos.
   Son viejos. Somos viejos, o usados en buen estado
   Pero todavía pensamos
   ¡Ahhh! Y también votamos...

SAL Y AZÚCAR BAJO CONTROL. ALCOHOL, LIBERADO

Creo haber escuchado que se proyecta limitar en los bares el consumo de azúcar, o sea algo así como censurar las azucareras y los sobrecitos y brindárselos a los clientes sólo por expreso pedido.
Dicen que es para proteger a todos aquellos que padezcan problemas de diabetes sea o no declarada y sean o no insulino dependientes y no faltan los que aplauden de antemano si esa iniciativa se llegara a concretar, tal como se logró con la sal en los restaurantes, que de todas maneras en la mayoría de los casos los saleros están tapados y dígame si no es así...
Es doloroso ver la ceguera del Estado que debiera ser protector más que “prohibidor” porque es atávico el placer de gozar de todo aquello que está considerado ilícito, proscripto o clandestino así hablemos del dólar, de ciertas sustancias, del sexo, de la magia negra, de las religiones o de los ritos extraños.
Pero realmente ocuparse que no haya azúcar en las mesas de los bares, no se sabe si es para desalentar a los cirujas que “al paso” se proveen, para hacer alguna pijotera economía de costos o simplemente para justificar de alguna manera la sempiterna práctica del alpedismo de muchos de los elegidos para legislar.
Y sin embargo, en esa absurda intención de creerse útiles, olvidan el desastre que cualquiera puede presenciar en los amaneceres de los sábados y domingos, con el triste cuadro de jovencitos y mocosas tirados en las veredas, atontados e indefensos, previsibles víctimas de borracheras no siempre  consentidas.
¿Por qué entonces, en lugar de calentarse por un poco más o menos de azúcar en el café, en el té o en la leche tibia, no se preocupan por limitar la venta de alcohol a los menores?
Ellos y ellas consumen porque alguien se los vende, estando prohibido su comercio como asimismo el ingreso y la permanencia de la pendejada a ciertas horas y en ciertos lugares, pero prefieren ser ásperos con los exacerbados cultores del azúcar.
El hecho de permitir el descontrol en la comercialización de bebidas alcohólicas es mucho más peligroso que dejar a criterio de cada consumidor el uso o la abstinencia de azúcar, porque no se han visto muchos casos de empachados con ese endulzante que hayan sido atropellados o atacados y despojados por tantas patotas impunes que se adueñan de las penumbras urbanas y no tanto.
Además y dicho sea con una mano en el corazón, es incomparable el dolor y la lástima que provocan un adolescente -él o ella- en estado catatónico, como consecuencia del abandono por parte de Estado de su sagrada y no cumplida obligación de prevenir.