20 de agosto de 2017

S.L.B.: LAS PRIMARIAS YA SON HISTORIA - PODER DE LOS CORDOBESES ADULTOS MAYORES - HOY, DIA DEL NIÑO - PASÓ AL FUERO ANTICORRUPCIÓN EL MUERTO LITIGANTE - LA MEGACAUSA COLMADA DE "PEREJILES" - BRANCATELLI, VERSION ACTUAL DE HERMINIO IGLESIAS - EL CORDOBESISMO TIENE EMPLEADOS EN NEGRO - ME DUELE BARCELONA, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme
los buenos” del 20/08/17 difundido en dúplex por AM580 Radio Universidad
de Córdoba y su 88.5FM.

PASARON LAS PASO Y YA SON HISTORIA

   Pese a que previamente desde algunos sectores se pretendió restarle importancia a esta primaria consulta comicial, la importancia que trascendió con los resultados superó ampliamente aquella primera y apresurada evaluación.
   Sin embargo y en algunos casos, eran los resultados los que aportaban trascendencia a ese acto electoral porque una vez más, el papel de los encuestadores estuvo más cercano al fracaso que a la certeza, salvo algunas honrosas y puntuales excepciones.
   Las PASO hicieron lo suyo que era clarificar más que nada los panoramas internos de las fuerzas políticas y por eso de las sumatorias, trazar un somero esbozo de las preferencias de la gente.
   Lo que si fue una sorpresa, liviana pero sorpresa al fin, el índice de participación que superó todas las previsiones incluyendo a las más optimistas, demostrando el alto interés de la sociedad argentina en ser protagonista y dejando de lado aquella costumbre de ser espectadora.
   Las PASO quedaron atrás y muchos aspectos comenzaron a tener una claridad que era tan necesaria como lo fuera asimismo tan postergada: el argentino tenía la imperiosa curiosidad de actualizar el terreno que estaba pisando.
   No fue el fin del mundo como lo planteaban los agoreros del miedo, que instalaron la certeza de un dólar a 22 pesos, explosión inflacionaria y otras calamidades que debieron quedarse guardadas a la espera de vientos más propicios para manifestarse.
   Que el tema del escrutinio definitivo en la provincia de Buenos Aires sea una materia pendiente de manera especial para los ansiosos que necesitan ganar algo, es una verdad absoluta que el poder tiene que encargarse de atender y poner en claro, para no dejar la más insignificante duda, garantizando la limpieza del conteo y la validez de sus resultados.
   No obstante se llegaran a conseguir todos esos elementos que hacen a la opinión, ya se advierte que los desencantados con la derrota están listos para volver a las andadas de la desestabilización a través de sus funcionarios nostálgicos, los empresarios comprometidos y los dirigentes sindicales acostumbrados a abrevar en una sola fuente política desde hace como 70 años, y así nos va.
   Y como en otras circunstancias de la vida argentina, Córdoba siempre se distinguió del resto y consecuente con las últimas elecciones presidenciales, mostró un apoyo a la actual gestión nacional de dos maneras: manteniendo los números para sus legisladores y a nivel provincial dejando muy atrás a los personeros de una continuidad que viene haciendo agua desde hace tiempo y no es por casualidad.
   Las causas, entre otras, por el desmanejo financiero de la provincia, por su endeudamiento a futuro, por la creciente inseguridad, por el maltrato a los jubilados, por ciertos despilfarros en la obra pública, por un narcotráfico débilmente atacado, por una policía donde se roban las armas, por escuelas en pésimo estado, por la escasa contención del sector público en materia de asistencia médica… y paremos allí aunque haya más.
   Han quedado atrás las PASO, el país no se derrumbó ni tampoco salió milagrosamente a flote como muchos absurdamente lo pretenden.
   Ese objetivo se logrará cuando tomemos conciencia real de pueblo y consigamos que los que pierdan ayuden a los ganadores, como en cualquier comunidad organizada, siempre y cuando desde todos los sectores se coincida en que es la única manera de lograr el bienestar que todos merecemos.
   Por eso, bien valdrá todo lo padecido…

PODER CORDOBÉS DE LOS ADULTOS MAYORES

     Tiempo atrás y en una actitud políticamente articulada pero humanamente lamentable, el gobierno de la provincia adoptó medidas que afectaban y todavía afectan a los adultos mayores especialmente en las cuestiones previsionales.
   Es claro que el panorama se mostraba propicio por la reducida participación del sector en ciertas instancias de la vida ciudadana, como lo son las protestas.
   El gobierno calculó que el poder de convocatoria tan reducido, el aceptable nivel de las remuneraciones y lo que llamaban ”pólvora mojada” se unían para consagrar la impunidad de afectar a los más postergados de la sociedad.
   Maquinaron una alquimia que con la obediencia debida de los legisladores mano de yeso, perjudicó y todavía perjudica a la clase pasiva del cordobesismo.
   El mismo poder no acató lo dispuesto con relación al impuesto a las ganancias, a través de cuyo injusto descuento los siguen esquilmando como mecánica para asegurarse recursos que equilibren en parte la desastrosa situación de la provincia en materia de deudas.
   Gracias a Dios los jubilados despertaron, advirtieron que su espíritu de lucha no está tan oxidado, que la pólvora puede estar húmeda pero no mojada y sin que nadie los organizara, actuaron a conciencia y a través de las urnas se hicieron escuchar.
   El sector de adultos mayores volvió a participar de elecciones y el domingo pasado en lugar de quedarse en sus casas, los viejos -término dicho con cariño- fueron a votar.
   Los resultados eximen de otras consideraciones.
   Tienen poder y lo saben utilizar y es para rogar que tengan entonces la madurez de no bajar los brazos y seguir esta lucha desigual para la cual existe la mejor de las armas que aporta la democracia, que es el voto. Y el gobierno, sin dudas, debe estar lamentándose de no haberlos escuchado.

EL DIA DEL NIÑO

    Allá en mi lejana infancia recuerdo que me pedían que me portara bien, pero siendo niño veía que Tarzán usaba sólo un mínimo taparrabos, Cenicienta volvía pasada la medianoche, Pinocho era demasiado mentiroso, Aladino dejaba sus dudas, la Bella Durmiente era vagoneta, Blancanieves se hacía la dama pero vivía con siete amantes, Caperucita le mentía a su mamá, Betty Boop lucía un curioso look de trola y Popeye fumaba hierba parecida al casi legalizado cannabis sativa.
    Dentro de todos esos pésimos ejemplos, considero que salí bastante honesto, buen ciudadano, laburador y decente…
  Pero cuando uno cree que dejó de ser niño, es el momento en que más niño uno se siente.
    Porque el camino del desamor, de la indiferencia, de los relojes apresurados y de las envidias, siempre nos hace volver al desamparo de la infancia perdida y nunca olvidada.
    No es bueno ni aconsejable llorar cuando se ha dejado de ser niño, siéndolo y escondiendo sonrojada vergüenza.
    Es tan cierto que de niño actual subyugado por la tecnología se busca en la magia de un juguete, de la play station, de la tablet o de la realidad virtual que todo lo muestra, el reemplazo de los afectos.
    Por eso nunca condenes al pasado tu rebeldía de niño, tus caprichos de niño, tus sueños ni tus lágrimas de niño.
    Ser así te hará seguir siendo niño y podrás hacer de tu intemperie, de tu desorientación o de tu extravío un abrigo íntimo y seguro.
    Nunca desconozcas, escondas ni traiciones al niño que llevas aprisionado en el alma.
    Porque tienes y todos tenemos un escondido y latente corazón de juguete y juro que algún día te pediré que me lo regales.
    O que me lo prestes porque encierra mucho de lo que me resulta desconocido..
    No lo quiero para jugar, porque con la torpeza de mis años tengo miedo de romperlo y eso sería muy penoso.
    Lo quiero para tenerlo, apretado conmigo.
    Es la única manera que me parece lógica y maravillosa, para nunca, ni loco ni muerto, dejar de ser niño.

EL MUERTO LITIGIOSO

   Mucho se comenta en los pasillos de los tribunales cordobeses el sonado caso del muerto que luego de ocho meses en tal estado, iniciara una demanda de desalojo contra una mujer semi inválida que habita una tapera precariamente enclavada en un apetecible terreno rodeado de residencias, a corta distancia de un coqueto shopping de nuestra ciudad.
   Es lógico que en torno de esa cuestión, aparte de los intereses que se mueven, la curiosidad es previsible porque se trataría de un caso virtualmente inédito en Córdoba aunque los memoriosos sostienen que se supieron dar situaciones similares, aunque no tan curiosas.
   Y como en la denuncia oportunamente planteada estarían complicados algunos funcionarios, se acrecienta el interés por correr el velo que lógicamente rodea a un caso tan delicado.
   De una fiscalía penal, el tema pasó velozmente a una fiscalía más específica como lo es la que atiende las cuestiones vinculadas con la corrupción, dado que por una sentencia de primera instancia se hace lugar al desalojo pese a que un testigo, un año antes, había declarado que el causante, Víctor Funes, había fallecido meses antes que se iniciara este asunto.
   Actualmente y de acuerdo con trascendidos, el expediente consta de alrededor de 400 páginas por lo que se supone que su mera lectura lleva tiempo, dedicación y minuciosidad como para determinar los pormenores de la supuesta maniobra.
   El expediente en cuestión está en manos del Fiscal Anticorrupción, Dr. Hugo Amayusco, un hombre con casi 40 años de gestión tribunalicia, lo que indica la gravedad de la causa y en las buenas manos que ha caído, quedando sujeta a un meduloso estudio para resolver el temperamento a seguir.
   Es para rogar un trámite ajustado a los tiempos tanto de la Justicia como de la sociedad, y que no medien interferencias políticas o corporativas, porque también estarían comprometidos dos abogados del foro local.
   ¿Será justicia?
   Roguemos que así sea…

LA MEGACAUSA PLAGADA DE “PEREJILES”

   Quiero reiterar la curiosidad de que en la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba no hay ningún alto funcionario ni miembro del poder político responsabilizado.
   Peces gordos…ausentes. Es con esa rareza que se pretende hacer creer que empleados y personas comunes fueron capaces de desbaratar la seguridad jurídica de una provincia.
   ¿Así de fácil?
   Y ningún “alto cargo” involucrado.
   ¿Usted lo cree?
   Surge preguntarse la utilidad de pagar semejantes sueldos si son incapaces de controlar, si bajo sus narices pueden desfilar tamaños delitos, sin  siquiera ser mencionados por la Justicia a la hora de las cuentas.
   ¿Cuál es entonces la función de estos personajes si controlar no controlan, proteger no protegen, cuidar no cuidan, y lo peor, que responder, no lo hacen?
   Y es para reiterarlo: ningún alto funcionario ni miembro del poder político aparece como responsable en la causa.
  Porque es para zonzos el cuentito del mismo Director. 
  ¿Quiénes fueron los otros directores del Registro? Y más importante: ¿Qué hay para arriba?  ¿Quiénes fueron en cada momento los máximos responsables?  
   Como en la época de la colonia, queremos saber de qué se trata.
   ¿Quiénes cobraron abultadísimos sueldos para asumir la responsabilidad y al momento de los bifes se la tiraron a los peones?  
   ¿Cuándo se va a informar a la población de todo esto?  Ya mencionamos casos concretos, emparentados con el poder, que fueron rápidamente desvinculados de sus acusaciones, las mismas que sirvieron para condenar a los “sin contactos”.
   Y es claro que en la misma línea  se protege a los funcionarios. 
   Semejante corrupción, sin poderosos a cargo, soslayando incluso que se los ha señalado y acusado, es cosa que dista mucho de la credibilidad y más aún de la Justicia.

BRANCATELLI ERA HERMINIO

   Los que todavía tenemos activo y casi reluciente el humano chip de la memoria, recordamos con cierta nostalgia aquellos cruciales momentos de la campaña proselitista para elegir Presidente de la Nación después de los oscuros y sangrientos años del desgobierno militar.
   Y en el acto de cierre que realizó en Buenos Aires el justicialismo, con millonaria concurrencia, casi al final entre gargantas enronquecidas, luces, himnos y flashes, el dirigente sindical Herminio Iglesias no tuvo mejor idea para un golpe de efecto, que quemar desde el palco donde estaba el candidato Italo Luder, un ataúd con alusiones a Ricardo Alfonsín y a la UCR.
   El gesto no cayó bien en la gente, salvo para los enfervorizados compañeros y los aplaudidores profesionales.
   Después de los resultados que consagraron a Alfonsín para la Casa Rosada y la residencia de Olivos, aquel dirigente gremial pasó a llamarse “Exterminio” Iglesias.
   Hasta allí la memoria que viajó hasta nuestros cercanos días previos a las PASO, cuando en un programa televisivo coincidieron en un debate mano a mano el periodista militante del kirchnerismo Diego Brancatelli y la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.
   Las palabras del que fuera símbolo en aquel 6-7-8 del canal oficial fueron cuestionamientos a la gestión de la mandataria bonaerense, que sin perder la calma ni interrumpir, escuchó atentamente al muchacho.
   Pero cuando le llegó el momento de contestar lo hizo con una andanada de argumentos que lo condenaron a la sorpresa primero y luego a la mudez, en lo que los técnicos en publicidad política califican como el mejor acto de campaña que Brancatelli protagonizó a favor del macrismo.
   Desde ese día, a este muchacho se lo conoce como “el pequeño Exterminio actualizado”.

CORDOBESISMO EN NEGRO
   Uno de los mayores contrapesos para la economía de un pueblo, o al menos del nuestro, es la vieja y repudiable costumbre de sostener el empleo en negro, porque aparte configura un agravio a la condición humana y lo emparenta con la moderna esclavitud.
   No han sido pocos los esfuerzos realizados para terminar con esa pésima costumbre que por lo general se atribuye a empresarios desalmados y demasiado ambiciosos, porque a través de esa deleznable manera de actuar con sus dependientes, defraudan al Estado evadiendo impuestos y guardando para sus ávidas arcas los montos de jubilaciones y de atención de la salud a través de las obras sociales.
   Cualquiera puede pensar que esa mala práctica está reservada a la actividad privada, pero me comentaron que en Córdoba existe un caso de ese tipo, pero que el patrón es nada menos que el Estado provincial, ese del cordobesismo.
   Vamos a conversar con una mujer, la llamemos con cualquier nombre o apodo, digamos… “Pirula”, porque tiene lógico temor a las represalias, para que nos cuente su experiencia y la de otras 3000 mujeres en idéntica condición.
    La tenemos en línea …


Obviamente “Pirula” es un apodo ficticio porque ninguna de las personas -mujeres en su mayoría y algunos hombres- se animan a protestar públicamente por temor a represalias por parte de su empleador, que es el gobierno provincial. El audio completo de la conversación de esta señora con Gonio Ferrari puede consultarse en la columna derecha de este blog, donde está el audio integral del programa.


BARCELONA NOS DUELE A TODOS

   Probablemente el espanto no haya sido tan elocuente ni masivo como el ataque a las torres gemelas de Nueva York o alguna de las otras acciones de Estado Islámico en el mundo, pero cuando el terrorismo golpea de esa manera tan cobarde, es que la sensibilidad nos lleva a pensar en la vocación por masacrar que les inculcan a aquellos que se someten al lavado de cerebro y luego actúan en la creencia que su propia inmolación es el acceso al paraíso.
   Lo ocurrido en Barcelona, luego en Rusia, en Finlandia y en otros puntos del orbe, llegaron a empujarnos al miedo de suponer que en Argentina podía llegar a ocurrir algún episodio similar.
   Pero olvidan que ya ocurrió con la AMIA, mutual judía o con la Embajada Israelí en Buenos Aires, en ambos casos con elevado número de víctimas fatales.
   Lo que más duele en estos casos es porque se pudieron haber evitado.
   Cuando advertimos tiempo atrás que los países europeos aceptaban e incentivaban su costumbre de brindar humanitario asilo a extranjeros que huían de regímenes dictatoriales o escapaban del hambre entre otras calamidades, pocos tomaron en cuenta que también franqueaban el acceso a extremistas y fundamentalistas religiosos, de corrientes de pensamiento que no tienen prisa por adueñarse del mundo.
   Pero aquí dejamos pasar por alto barbaridades como el acuerdo con Irán que alentaron entre otros la doña que ahora quiere volver; el políticamente decrépito Luis D’Elía quien se cansó de coquetear con los iraníes sospechados de haber volado la AMIA y que dejamos de lado también un hecho que cuando se esclarezca, puede llegar a modificar el curso de nuestra historia.
   Me refiero a la muerte del Fiscal Nisman, a quien confiaron la investigación de algunos hechos en los que el terrorismo islámico mucho tenía que ver.
   Bajamos las guardias en las fronteras durante demasiado tiempo, y nadie imagina entre otros detalles todo lo que se cocina en una triple frontera como lo son Argentina, Brasil y Paraguay.
   Es como si careciéramos de tecnología para controlar accesos y permanencias, hasta el punto que cualquiera, con buenas o con pésimas intenciones, entra al país desde cualquier origen pasando inadvertido, salvo que lo intenten a los aeropuertos controlados o puestos de frontera donde son algo más minuciosos.
   Estamos indefensos contra ese tipo de terrorismo, y si por desgracia algo nos ocurriera, saldrán los desubicados de siempre a disculparse y exhibir excusas insólitas.
   Lo de Barcelona nos duele a todos, pensemos como pensemos.
   Pero más doloroso será, si por desgracia nos ocurriera algo parecido, que durante tantos años permitimos que lentamente nos invadieran y nadie haya hecho nada por impedirlo.
   Y eso si, aunque pasara el tiempo, sería imperdonable.