3 de septiembre de 2017

S.L.B.: EL CASO SANTIAGO MALDONADO Y LA VIOLENCIA - ABUSO A LA INOCENCIA - ¿LA INSEGURIDAD DEJÓ DE SER UNA SENSACIÓN? - EL FUTURO EN EL TEMA DEL MUERTO LITIGANTE - LA MEGACAUSA Y CIERTAS DIFERENCIAS - FRANCA DECADENCIA DEL TRANSPORTE URBANO - LOS CUESTIONADOS ALLANAMIENTOS - EL ISLAMISMO RADICALIZADO Y EL PELIGRO PARA LATINOAMÉRICA, ETC

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 03/09/17 que difunden en dúplex AM580 Radio Universidad de Córdoba y la 88.5 FM

TODOS QUEREMOS SABER QUÉ FUE DE ÉL

   El tema en realidad tiene dos capítulos: el cordobés de la semana pasada y lo ocurrido en Capital Federal y otros puntos del país este viernes último.
   Comencemos entonces por el cabotaje, es decir lo de nuestra ciudad y como bien se sabe, los costos de las campañas proselitistas son tan elevados que por lo general los partidos políticos más pudientes reciben buen dinero del Estado, aunque deben afrontar esos enormes gastos apelando a las cenas “de contribución” para asistir a las cuales es preciso abonar costosísimos derechos, como por ejemplo que una tarjeta para un magro “menú ejecutivo” se cotiza a 10 mil pesos y después la mayoría de los asistentes termina encontrándose frente a un carrito de chori, en cualquier pizzería o comiendo un tostado en algún bar al paso.
   Los partidos más modestos, con menos número de votantes en el último acto comicial que es lo que determina la contribución estatal para su campaña, apelan a otros subterfugios tendientes a conseguir fondos necesarios para cartelería, engrudo, pintura y todo lo imaginable para publicitar sus plataformas y a sus candidatos. Pero sus miras financieras no son tan amplias porque el empresariado no mantiene con ellos buenas relaciones o por cualquier otra causa y se deben contentar con la clásica “vaquita” o “polla” entre los mismos postulantes y sus más allegados.
   Y los que casi no figuran en la cuenta de sufragios, se limitan a las antiguas “ferias de platos”, ventas de empanadas caseras, stickers y banderitas partidarias. Y todo hecho a rigurosísimo pulmón.
   Es por eso que seguramente los macristas de “Cambiemos” y sus concubinos políticos
deben haber tomado con beneplácito y alegría los desmanes que provocaron en el centro de Córdoba muchos de los participantes en la que fue convocada originalmente como una edición más de la “marcha de la gorra” para protestar contra el excesivo rigor policial y su pésima costumbre del “gatillo fácil” e identificados con carteles y estandartes setentistas y de algunos sectores de la izquierda nacional & popular.
   Pintarrajearon paredes, hicieron desfilar a su escuadrón de caras tapadas y garrotes incluyendo a su rama femenina, ensuciaron muros de iglesias, rompieron el frente y el interior de una financiera, quemaron contenedores de basura y atacaron a los Mac Donald, allí donde a veces se los suele ver -a los mismos manifestantes en actitud sociable- manducándose generosas hamburguesas acompañadas con la más imperialista de las bebidas gaseosas.
   Ni siquiera hubo que esperar la explicación, porque ya la tenían hecha con papel carbónico desde marchas anteriores, sosteniendo que los actos de vandalismo eran responsabilidad de los “infiltrados”, aunque ellos, los organizadores, no se hayan tomado el trabajo de neutralizarlos para evitar confusiones y acusaciones.
   Pasó lo que pasó, y a la hora de evaluar los efectos de tales actos reñidos con la convivencia y el respeto por la ciudad, surje con claridad que si existió algún beneficiario de tanto perjuicio, caos y estropicios que para la gente asumen la forma de “confesión de intenciones, miras y objetivos”, ese es “Cambiemos” que seguramente de alguna manera les hará conocer su agradecimiento.
   Esos plácemes, a veces, van en las urnas.
   Y pasemos ahora al capítulo de Capital Federal.
   Es absolutamente válida la preocupación de la gente por el paradero y la suerte que corriera Santiago Maldonado, supuestamente detenido por Gendarmería tras una refriega en el sur, cuyo destino es materia de infinidad de conjeturas, carne podrida en las redes, silencios inexplicables, descalificaciones y juicios apresurados.
   Pintarrajearon el Cabildo histórico y nada cambió.
   Lo repintaron al día siguiente y tampoco nada había cambiado.
   Dañaron negocios, incendiaron contenedores de basura, rompieron vidrios, apedrearon a las fuerzas de seguridad, se trenzaron a fierrazos, garrotazos y cuchillos, hubo trifulcas entre los mismos manifestantes, acusaron al gobierno de secuestro, se registraron unas 20 detenciones, pero nada cambió.
   Para bien ni para mal, todo sigue igual, en las penumbras de los secretos y en las exageraciones de los más exaltados, especialistas en ver fantasmas ajenos olvidando a los propios.
   Es una pena que algunos dirigentes, especialmente de aquellos no resignados a la pérdida del poder, despotriquen ahora en nombre de los pueblos originarios cuando guardaron cómplice silencio frente al hambre y al acampe de los qom frente al Congreso, o el clamor de los wichis nunca escuchado.
   Tenemos la obligación de ser adultos pensantes y no caer en pendejerías adolescentes, donde todo es romanticismo incluyendo aquello de empuñar armas en contra de gobiernos constitucionales, como el que era de María Estela Martínez de Perón, con todos sus errores y defectos, pero constitucional al fin.
   Se quejan por las detenciones, cuando a los ojos del mundo los enmascarados produjeron daños y lesiones, lo que configura delito aquí, en Transilvania o en Borneo.
   Hay que ser muy obtuso para seguir con el sueño de la eterna impunidad, que nos ha costado demasiado y nos sigue costando porque las cicatrices son también agredidas por la
sinrazón.
   ¿Cuándo aprenderemos a ser fieles a la ley?
   ¿Cuándo, por Dios, Alha, Mahoma, Jehová, Krisnú o como le quieran llamar, tomaremos conciencia de hermandad, de solidaridad, de tolerancia y de respeto?.
   Santiago Maldonado estará o no estará entre nosotros, dejemos que siga trabajando la Justicia y serenemos los espíritus, o nos aprestemos al terror de años vividos y superados, cuando las armas y las bombas eran más habituales que el santo respeto que merece la ley.
   Después, si es que tuviéramos un después, no vengamos con la mariconería de sentirnos víctimas, si no fuimos capaces de encarrilar la crisis y los enfrentamientos estériles que estamos viviendo.
   No es un pedido de patriotismo ni de resignación.
   Es sólo una convocatoria a la inteligencia.

PENOSO ABUSO A LA INOCENCIA
 Para qué vamos a gastar espacio en refrescar algunas adormecidas y archiconocidas historias, si con solo ejercitar un poquito la memoria recordaremos -o muchos lo leyeron- que una de las mayores preocupaciones de Adolf Hitler en su delirio de la unificación del pensamiento ario era captar las mentes inocentes de los niños.
   La contaminación ideológica comenzaba antes de la primaria, si es que por entonces -seguramente que sí- existían los jardines de infantes; después se llegaba a la incorporación a las “juventudes hitlerianas” y poco a poco se iba consolidando el fanatismo con el triste y pavoroso resultado que ya conocemos, con criaturas disfrazadas de soldados, fusil en mano, casco de acero y una patética expresión de terror en la mirada: fueron la última “carne de cañón” utilizada en los días previos a la derrota final del Eje.
   Salvando las distancias y para no caer en tremendismos, la utilización de los niños en esta anticipada campaña proselitista encarada por el remanente kirchnerista, alentado por su legítima victoria en Buenos Aires en esa competencia entre un Mercedez Benz y un Citroen 3CV, es repudiable la utilización que desde la conducción sindical docente se hace de dos elementos que debieran ser respetados: la niñez y el drama que representa el incierto destino o paradero de Santiago Maldonado.
   No es el gremio docente el que unilateralmente establece la currícula porque al hacerlo, está avasallando entre otros, los derechos de los padres a ser partícipes de la educación y la formación de sus hijos.
   Todos los otros análisis y evaluaciones que se puedan hacer con el apuro de quienes perdieron el poder, por recuperar a cualquier precio el terreno perdido en una especie de carrera contra los tiempos que maneja la Justicia y los telones que se van corriendo con relación a la “década ganada”, serán las actitudes que en defensa propia, adopte la sociedad en su conjunto.
   Es absolutamente comprensible la inquietud sumada a todas las sospechas que genera el caso Maldonado, pero la realidad permite advertir que como en todos los enfrentamientos, represiones, ataques, etc. no consiguieron el muerto necesario para enarbolar como bandera, Maldonado les viene de regalo.
   Pero utilizar en esta campaña a los niños, es de una bajeza imperdonable.

¿LA INSEGURIDAD DEJÓ DE SER SENSACIÓN?
   Como un coletazo de las PASO e intentando revertir la negativa tendencia de los votantes con relación a quienes gobiernan la provincia, ya anduvieron por los barrios los punteros del PJ repartiendo boletines con una encuesta que deben completar los vecinos, con relación a la tremenda inseguridad que vivimos los cordobeses.   
   Textualmente uno de sus párrafos lo voy a leer y dice "La Encuesta CORDOBA permitirá medir la victimización y el temor al delito dentro de la complejidad de la ciudad Capital. En una primera etapa se pregunta acerca de procesos de victimización, denuncia policial y judicial, el temor social al delito y el cambio de hábitos personales y colectivos en función de esta última variable".
   Es el clásico bla bla bla que pretende justificar la inoperancia estatal frente al delito y de intentar un repunte en la tendencia negativa que le marcó las PASO a este signo político que lleva casi dos décadas sin encontrar soluciones al flagelo que provoca la delincuencia desatada y creciente.
   Quieren que el vecino se les arrime para mostrarse preocupados, lo que ellos nunca estuvieron a la luz de la incuestionable realidad.
    ¿Para qué todas las reuniones que se concretaron en distintos sectores con policías de jerarquía, si después los uniformados se esfumaban cuando se calmaba el escándalo mediático tras algún hecho resonante?
   Dejaron avanzar al hampa que se les metió en la misma Jefatura y al narcotráfico en lugar de neutralizarlo, lo fortalecieron con aportes de policías infieles de todo rango.
   Ahora nos quieren vender una falsa "sensación de preocupación oficial por la gente", cuando han tenido tanto tiempo para primero limpiarse adentro y luego hacerlo con la ciudad.
   Quienes desde el gobierno provincial sostenían que las PASO no tenían importancia, están destrozando esa hipócrita creencia, intentando vendernos eficiencia operativa, como si necesitaran que los vecinos oficiaran de batidores o alcahuetes para indicarles donde están los nidos del delito. 
   Octubre está demasiado cerca.
   La indignación de la gente, a la que no atendieron durante dos décadas, se hizo escuchar en las urnas.
   Y eso ahora, para los funcionarios de alta investidura que están nerviosos, debe ser una sensación espantosa.
   Como la que los cordobeses venimos padeciendo frente al imparable crecimiento del delito.

EL TEMA DEL MUERTO LITIGANTE

   Es posible afirmar que hasta lo insólito tiene explicación, porque ahora las dudas están centradas en lo que puede ocurrir con este curioso caso del ciudadano que inició una demanda de desalojo ocho meses después de haber muerto.
   Desde mi irreversible analfabetismo jurídico técnico, no pretendo de ninguna manera ilustrar a nadie, pero bueno es conocer los vericuetos que puede llegar a recorrer una causa tan curiosa como la del muerto que estuvo tres años litigando en Tribunales y pocos se dieron cuenta de tal absurdo.
   El tema está en la Fiscalía Anticorrupción del Dr. Amayusco quien puede desestimar la denuncia aduciendo la falta de elementos suficientes que hacen que no exista delito, lo que es apelable ante el Juez.
   Si entiende que hay delito y elementos, pues por tratarse de funcionarios, no hace la Investigación Preparatoria el Fiscal, sino que solicita al Juez que la instruya o sea la apertura de la Investigacion Jurisdiccional y es el Juez quien instruye la investigacion, si es que entiende que hay merito.
   Si no compartiera ello el Juez, así lo resuelve y es apelable por el mismo Fiscal que lo solicitó o por los querellantes particulares y en todo caso, si se decide investigarlos, presupone el engorro del previo desafuero.
   Muy distinto es el caso de los mortales abogados o imputados comunes, en este particular la hermana del fallecido, tambien denunciada, es el Fiscal de Instruccion quien investiga y no debiera hacerlo Penal Económico que es un fuero especial, y el delito de los comunes -no funcionarios- es comun y de tramite común.
   Después viene adherido a esta cuestión el tema civil, con todas sus complicaciones y exigencias, que si es complicado estudiarlas, se supone que aplicarlo es aún más problemático.
   El tema radica entonces en el cúmulo de posibilidades que puede llegar a tener esta causa y su destino, aunque lo más importante sería la salvaguarda de una mujer anciana, inválida e indigente, a quien se pretende despojar de una apetecible propiedad en la que ha vivido y aún vive desde hace más de medio siglo.
   ¿Que puede ser decretada la nulidad del proceso? Todo es posible.
   ¿Qué el Colegio de Abogados sigue en silencio pese a que dos de sus profesionales han sido denunciados?
   Los vericuetos de la Justicia, para quienes no conocemos sus intrincados detalles, no dejan de ser un misterio que sólo puede develar esa mujer con la balanza en su mano y los ojos tapados, aunque algunas veces suele mirar de reojo.

MEGACAUSA DEL REGISTRO Y LAS CONDENAS
   Debería ser lógico que en el imaginario popular anidara una especie de “certeza” de que cualquier situación de injusticia puede resolverse acudiendo a las instituciones del Estado, en nuestro caso, al Poder judicial.
   Esta semana, han generado cuestionamientos en Córdoba, tres juicios con deceso de personas,  que culminaron con distintos  fallos de condenas condicionales o absoluciones, pese a la fuerte querella de familiares.
   Sin opinar sobre estos casos sensibles y delicados cuyos detalles desconozco, es inevitable que piense, repiense y compare con lo que aún ocurre en la causa del Registro de la Propiedad.
   ¿Cómo entender que el mismo Poder Judicial, utilizando las mismas leyes, escritas en la misma Constitución, encierre personas por años, acusadas de hablar por teléfono con algún imputado en la causa (y esto es literal y se puede leer en un dictamen) mientras  deja en libertad a quienes atentan contra la vida?
   ¿Cómo explicar el abuso de la prisión preventiva, el manejo de la causa por una comisión especial única y las condenas sin pruebas, basadas en la íntima convicción? ¿Cómo justificar que los altos funcionarios no hayan sido siquiera “molestados” para declarar por su responsabilidad?
   No resulta descabellado, entonces, escuchar estos reclamos y muchos similares  por parte de algunos familiares, más aún, cuando  han encontrado eco en instancias como la Corte Suprema de Justicia de la Nación  o las Naciones Unidas.  
   A la luz de tanta inexplicable y sostenida incoherencia, destapar la verdad, será  la única  garantía de preservar nuestro imaginario de Justicia. 

TRANSPORTE EN FRANCA DECADENCIA: ¿AUMENTO?

   ¿Es una falsa imagen de usuario, sostener que el transporte urbano de Córdoba es cada vez más cercano a una porquería?
   Y no es exageración, porque las esperas se han multiplicado en cualquier parada y con un simple control de las frecuencias es fácil dictaminar que se han dado casos, por ejemplo con la linea “A” de trolebuses, con demoras, aunque no lo crea, de casi una hora.
   Se intenta explicar que eso se debe a que se privilegia a otros sectores de la ciudad que no cuentan como el caso citado con cinco o más líneas de ómnibus que llegan a esa zona norte y siguen más arriba todavía.
   Pero no es así, porque también las líneas de ómnibus muestran demoras inusuales no tan solo en las que se consideran horas de alta demanda, sino que los relojes en ese aspecto son amplios.
   Y al evaluar esa conducta de los empresarios, porque son ellos los que manejan la calidad del servicio y sus frecuencias, debemos inevitablemente ser mal pensados e imaginar que una actitud de tamaña mezquindad e indiferencia a los reclamos de los usuarios, es un elemento de presión hacia el poder concedente, previo a una demanda formal de aumento en el precio del boleto.
   Es cierto que la Municipalidad se ha embarcado en obras que no se ven y en otras que se hacen ver y crean caos, pero son necesarias.
   Con la misma dedicación e idéntico compromiso, el joven intendente debiera abortar esa costumbre de los empresarios del transporte de emputecer sus prestaciones, crear indignación popular y después aparecer con la salvación, a costa de un aumento.
   Y esa costumbre de tomarnos por imbéciles, alguna vez se tiene que terminar.

CUESTIONADOS ALLANAMIENTOS
   Después de la última marcha llevada a cabo en nuestra ciudad para protestar por la policía de gatillo fácil y adherir al clamor popular frente al desconocimiento del paradero de Santiago Maldonado, se produjeron algunas violentas alternativas de enfrentamientos y daños, tanto a la propiedad privada como al mobiliario urbano, que es público.
   Tras las detenciones, en número no especificado con precisión, el juez interviniente ordenó una serie de allanamientos en locales partidarios, domicilios particulares y otras direcciones que consideró pudieran estar involucrados en los desmanes.
   Poco acostumbrados a la diligencia de la Justicia en innumerables casos similares, sobrevino una reacción lógica para unos y desmedida e inoportuna para otros, porque no dejaron de ser obstáculos para el desempeño de los actuantes.
   Si vivimos implorando, desde todos los sectores, que la Justicia debe involucrarse para dejar en claro quienes son los buenos y a dónde se esconden los malos, es absurdo que se formalicen protestas frente a los allanamientos, siempre que se cumplan con el rigor de la Ley, con la órden respectiva de magistrado competente y con el respeto necesario por parte de las fuerzas intervinientes.
   Es entonces que surje la pregunta, si tengo la certeza de que mi casa está limpia y mi proceder ha sido el correcto: ¿Por qué tendría que preocuparme que me vengan a hurgar?
   Mientras no me planten -como se dice- elementos que me comprometan, bienvenida sea la Justicia, si sirve para que los violentos recapaciten y para que la ciudadanía recupere el respeto por las instituciones.

Informe especial -----------------------------------------
LA AMENAZA YIJADISTA A LATINOAMÉRICA
   Se llama Gustavo Ferrari, es mi hermano menor, periodista fogueado años atrás en La Voz del Interior y radicado desde hace casi 40 años en Medio Oriente, un profundo conocedor de la realidad de aquella rica y convulsionada región.
   Es por eso que considero valorable periodísticamente el análisis de situación que me hizo llegar, con relación a lo que acontece en el mundo con los fundamentalistas islámicos y la amenaza que suponen para nosotros los latinoamericanos, y se los quiero leer: 
“Respecto a la situación de la amenaza yijadista en América Latina, he escuchado en la televisión y medios argentinos el argumento que dice que esa amenaza es mínima dado que no estamos mezclados en actividades imperialistas, no participamos en guerras o ataques a grupos islámicos y no tenemos historia de haber colonizado o subyugado a paises musulmanes.
Esto es erróneo, primero, por pensar que la amenaza Yihadista solo se limita a ataques (bombas, autos chocadores, cuchillos). Estos ataques son solo una consecuencia y no la raíz del problema.
Al pensar así se olvida que existe una filosofía imbuida en el islam radical cuya premisa final es imponer el islam (ese tipo de islam radical) en todo el mundo.
Ese es el verdadero peligro.
Esa filosofía del islam radical y el accionar hacia ese objetivo esta compartimentado. Está
organizado de acuerdo con prioridades y la prioridad ahora es Estados Unidos y sus aliados efectivos.
Paralelamente (y sin mucho esfuerzo)  Europa es su segunda prioridad.
Digo sin mucho esfuerzo y digo segunda prioridad,  porque Europa ha sido y es increíblemente vulnerable a la penetración de esa filosofía, gracias (o por culpa de) sus endebles fronteras y sus sistemas “humanitarios” que permiten que una peligrosa corriente como lo es el Islam radical se cuele, se asiente, se reproduzca en el vientre de toda Europa.
 No solo sin que se le opongan, sino que siendo ayudados e impulsados por politicas de integración, de asimilamiento y hasta de ayuda financiera.
No quiero decir de ninguna manera que cualquiera que profese la fe islámica es un Yihadista, sino que se abren las puertas (y los brazos) indiscriminadamente para acoger enormes cantidades de gente que por su propias creencias serán imposibles de ser asimilados e integrados a la forma de vida occidental. Y que, por el contrario, muy de a poco, sin prisa pero sin pausa, irán  torciendo los valores occidentales acomodándolos a sus hábitos y creencias.
Lo vemos en Alemania, en Francia y en Bélgica donde ya hay zonas regidas por grupos islámicos radicales, con su policía religiosa patrullando las calles e imponiendo sus leyes mediante coerción intimidatoria y hasta violencia fisica.
Que, por otro lado, no son leyes Koránicas, sino que son las propias y tergiversadas interpretaciones del libro sagrado de acuerdo con la extrema filosofía de sectas como los Salafistas.
Entonces, volviendo a Latinoamérica, no es altamente vulnerable a ataques yijadistas,
sino que es vulnerable a la penetración islámica cuando a ellos se les ocurra focalizarse en conquistar Latinoamérica.
Cosa que por ahora, no es su prioridad.
Solo cuando estén tan fuertes en Estados Unidos como lo están en Alemania, Francia, Bélgica, van a enfocar Latinoamérica como destino para su expansión y eventual conquista.
Lo que estamos haciendo en Latinoamérica ahora es fomentar un falso sentido de neutralidad, de pacifismo y de tolerancia hacia el islam radical pensando que no somos “blanco”, que no somos sus enemigos y por lo tanto no seremos atacados.
  Latinoamérica es tan "Infiel" para el Islam radical, como lo son Estados Unidos o Inglaterra.       Pero no somos tan peligrosos y por lo tanto, no somos prioridad en su esquema.
  Por ahora.Latinoamérica está alimentando al cocodrilo para que nos coma al último.”