10 de septiembre de 2017

S.L.B.: EL PAÍS, RUSIA 2018 Y DEL POTRO - APRESURADA CAMPAÑA DEL P.J. EN CÓRDOBA - LA NUESTRA ¿CIUDAD DE LA ANARQUÍA? Y UNA ENTREVISTA AL DR. JAVIER BEE SELLARES, ALTO FUNCIONARIO MUNICIPAL - EL MUERTO LITIGANTE NO SE RINDE - LA MEGACAUSA SIGUE ACTIVA, CON UN NUEVO ENCARCELAMIENTO - EL MISTERIOSO CASO DE SANTIAGO MALDONADO - MAÑANA ES EL DÍA DEL MAESTRO, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme
los buenos” del 10/09/17, que difunden el dúplex AM580 Radio
Universidad de Córdoba y 88.5FM.

LA SELECCIÓN, RUSIA Y EL EJEMPLO DE DEL POTRO 

   Antes que nada tengo la obligación profesional de confesar -una vez más- que mis conocimientos técnicos del fútbol se limitan a un hidalgo y sincero “me gusta” o “no me gusta” al igual que con la música, el arte, el vino o las mujeres.
   Hecha la salvedad y sin pensar siquiera en una evaluación técnica o táctica del enfrentamiento con Venezuela que es aún motivo de análisis, controversias, comentarios apasionados, posturas interesadas o indiferencias previsibles, se me ocurre que los jugadores de nuestra selección padecen un curioso síndrome de aislamiento con la sociedad o de íntimo complejo de culpa.
   Esto, si es que han tomado conciencia que los mejores goleadores de tantos equipos del mundo, cuando visten nuestros colores nacionales no embocan ni una, razón por la cual su promedio es de un mísero gol por partido en la representación que menos goles ha convertido en lo que va de esta ronda clasificatoria. 
   Cada uno de los ocho técnicos que tuvo la Selección cumplió con el saludable rito de hacer comentarios ante el periodismo luego de cada match, hasta que menos de un año atrás los jugadores para castigar a un periodista, decidieron cumplir con un férreo e infranqueable voto de mutismo mediático, que ahora puede ser interpretado como una penosa manera de mostrar falta de argumentos luego de cada decepcionante papelón que se consuma en representación de más de 40 millones de simpatizantes.
   Dentro de mi irreversible analfabetismo futbolístico y tomándolo sólo como un sentimiento, estoy seguro que el D.T. no entra a la cancha, tampoco lo hacen los dirigentes de esa bolsa de gatos que es la AFA sino que la responsabilidad de ganar o de perder está reservada exclusivamente a quienes manejan la pelota, gambetean, la pisan, tiran centros, hacen “caños”, aciertan o erran, cuidan sus piernitas y dejan a salvaguarda dólares y/o euros que los esperan al regresar a sus clubes.
   Lo único que falta, es que como para todo fracasado, la culpa sea de los periodistas. Sea como fuere bien se puede considerar como veleidosa y farandulera esa actitud de no enfrentar la realidad de las dudas que se les puedan plantear a ellos, los jugadores, protagonistas y responsables casi excluyentes de las victorias o de los fracasos.
   Diez meses de sigilosa soberbia como para justificar la carencia y la incapacidad absoluta de autocrítica no es un buen indicativo de coherencia y es difícil que sea un estímulo que contribuya a la conquista.
   Como serán de silenciosos que salvo dos o tres excepciones -a lo sumo- ni siquiera cantan el Himno…
   ¿Sabía que ayer en Europa fue brillante lo que hicieron cuatro jugadores de nuestra Selección en sus equipos?
   Dybala e Higuaín hicieron uno cada uno en la Juve; el Kun Agüero uno para el Mánchester City y Leito Messi, en el Barza, se despachó con un triplete: seis en total para un solo día mientras que con la celeste y blanca, es bueno recordar que hicieron 15 goles en igual número de encuentros.
   Y después de la hazaña de Del Potro, quien demostró que no sólo conquistando un torneo se consuma la hazaña, “la torre de Tandil” demostró ser corazón, fibra, responsabilidad y sacrificio mientras que la mayoría de los millonarios integrantes de nuestra Selección de Fútbol esquivan el cuerpo, no asumen que representan a un país, les preocupa más el corte de pelo que puedan lucir y piensan con el bolsillo.
   Los resultados de esas conductas quedan demasiado a la vista.
   Entonces me pregunto y no creo que en soledad: ¿eso acaso no es una verguenza?

APRESURADA CAMPAÑA DEL PJ EN CÓRDOBA

   Decíamos días atrás del sacudón que significó para la conducción política provincial la evaluación que sin dudas hicieron de los números de las PASO, un duro golpe por lo contundente e inesperado.
    Tanto dinero de todos nosotros gastaron para hacernos creer que son eficientes, solidarios, comprometidos, respetuosos con los más viejos, hacedores de grandes obras que nos costaron demasiado y otras cosas que la sociedad no digirió.
   Y cuando pensábamos que cedería el despilfarro con tufo a demagogia que había copado las páginas de diarios, pasquines y boletines al igual que las radios y las pantallas de televisión, desde el gobierno provincial redoblan la apuesta y sus costos, desparramando promesas y hechos que para ellos es la mentada difusión de actos de gobierno, pero que son en realidad parte de la onerosa campaña proselitista con miras o octubre.
   Como si quisieran atenuar los efectos del papelón y de la toma de conciencia de la ciudadanía, pero con el agravante que sutilmente violan la prohibición de campañas antes de la fecha determinada para su inicio.
   Pero la gente no es tonta: sabe que la están usando, que están dilapidando los dineros necesarios para otras prioridades, pero la vocación por eternizarse en el poder es más fuerte que el respeto a la decencia republicana.
   Las urnas son las únicas capaces de hacer tronar el escarmiento.

LA NUESTRA, CIUDAD DE LA ANARQUÍA

   En estos últimos meses se viene acentuando la caótica situación de la ciudad, fruto en gran medida de la abultada deuda urbana de las autoridades que frente a la inminencia de elecciones, se lanzaron a una serie de realizaciones tan postergadas como necesarias.

   Y uno de los resultados no deseados por los vecinos, el caos, se dio de bruces con la necesidad de sus gobernantes, de generar ese caos pero que la sociedad advirtiera que es el resultado de cosas que se hacen por la ciudad.
   Cortes de calles, descontrol del servicio de transporte, falta de autoridad para terminar con los piquetes que con menos de 20 personas paralizan a media Córdoba y otros detalles perniciosos para la vida en sociedad.
   Suponemos que todo eso tiene solución porque los políticos manejan tiempos distintos, como si tuvieran otros relojes que no coinciden con los de la población.
   ¿Alguien podrá dar explicaciones coherentes acerca de esta situación?
   Confiamos en que hoy, tengamos una visita que al menos disipe las dudas más acuciantes de los cordobeses, al menos de los capitalinos…
   La ciudad de todos es demasiado hermosa como para maltratarla.


En el curso del programa, visitó el estudio desde donde se emite “Síganme los buenos” el secretario de Gobierno de la Municipalidad de Córdoba, Dr. Javier Bee Sellares, quien mantuvo una interesante conversación con el conductor del espacio, el periodista Gonio Ferrari.  Varios fueron los temas abordados, destacándose el enfoque de la autoridad municipal acerca del amplio plan de obras recientemente encarado, que por su realización ha creado un ambiente bastante complicado en la planta urbana de esta ciudad con más de un millón y medio de habitantes, a los que se deben sumar los de la periferia -llamadas “ciudades dormitorios”- como por ejemplo lo son Villa Carlos Paz, Alta Gracia, Rio Ceballos, Monte Cristo, La Calera, Dumesnil y algunas más. Otra de las cuestiones puestas a consideración fue la situación actual del transporte de pasajeros, en vísperas de lo que puede llegar a ser un nuevo aumento en el precio del boleto. Hubo asimismo definiciones políticas relacionadas con la intención o no por parte del Dr. Ramón Mestre de postularse como candidato a la Gobernación de la provincia y otros interesantes temas. La versión completa de la conversación forma parte de los audios del espacio, que pueden ser consultados en la columna respectiva, ubicada en el costado derecho de este blog.


SIGUE EL LITIGIO DEL DEMANDANTE MUERTO

   No son muchas las novedades surgidas en la curiosa causa del muerto que después de varios meses en tal estado, inició una demanda de desalojo contra una mujer enferma, moradora de una vivienda por más de medio siglo, y si le llamamos vivienda es por no reiterar aquello de la tapera enclavada en un apetecible y amplio terreno rodeado de residencias, vecino a un importante shopping de nuestra ciudad.
   El caso considerado atípico y de acuerdo con algunos trascendidos, sigue en la Fiscalía Anticorrupción porque estarían involucrados algunos funcionarios judiciales, existiendo la sospecha que habrían incurrido en abuso de autoridad, suponiendo que dicha conducta sólo rozaría a ese nivel, pero que comprometería seriamente a los abogados autores de la presentación.
   Los próximos días serán decisivos EN esta cuestión sujeta a medulosos estudios, como asimismo a la acumulación de pruebas, que serian contundentes, todo lo cual se resolvería lógicamente ajustado a Derecho.
   Asimismo dentro de las comidillas internas de la Justicia cordobesa existen comentarios que indican que al parecer podría existir una enojosa instancia interna de “pase de facturas” en una de las fiscalías, entre quienes tendrían que ver con esta curiosa situación.
   Una de las alternativas sería  desestimar la denuncia por lo engorroso que resultaría investigar, para lo cual deberán fundamentar acabadamente lo que no es simple y dado que habría desafueros de por medio y parece que lo importante es salvar la ropa, aunque se tratara de un delito menor.
   Todo indicaría que se busca la salida decorosa y fácil de ir contra los abogados, lo que muy posiblemente harán y lo de los funcionarios, derivarlo a lo administrativo.
   Puede que se inste la acción penal contra los abogados con lo que tendría que intervenir el Colegio profesional y es probable, dada la marcha de este asunto, que se busque el apartamiento de un juzgado y de una cámara, aplicando la importante documentación que sin dudas podrá aportar el fuero Penal Económico, tras lo cual los patrocinantes de la humilde mujer afectada por esa maniobra virtualmente inédita para Córdoba, se constituirían en querellantes particulares.
   En un par de semanas, es más que probable que las cosas comiencen a definirse.

LA MEGACAUSA NO SE DETIENE

   En los últimos meses la causa del Registro  de la Propiedad ha vuelto a aparecer en el diario más importante de la ciudad como noticia por nuevos juicios, condenas  y  recientemente, por el encarcelamiento de un ex director al que se consigna como  ícono de la cuestión.  
   Dice el diccionario que un ícono es un símbolo que representa algo  por tener semejanza con lo representado, casi como un sinónimo.
   Si pensáramos en sinónimos de “irregularidades con valiosos inmuebles" es probable que se nos vengan a la mente imágenes de abultados patrimonios, o de enriquecimientos repentinos en poco tiempo, o de lujosos ritmos de vida, o de potestad para disponer de los bienes públicos,  o de habilidad para mantenerse en altos cargos.
   ¡Oh casualidad!
   Un combo  que define a un grupo de funcionarios que desde la época de los hechos y hasta ahora son los dueños del poder y si quiere más, han sido acusados en los juicios. 
   ¡Ellos sí que son íconos! 
   Debiera ser tan fácil como multiplicar por uno.
   Sin embargo el Poder Judicial es ciego y sordo ante esos nombres, y en forma sistemática elige acusar, imputar, encerrar, juzgar, condenar, perseguir y escrachar a un montón de ciudadanos comunes sin un peso, que viven del trabajo diario, pretendiendo hacernos creer que un exdirector es el responsable de semejante corrupción.
   No se trata de defender el caso particular porque no lo conozco, pero responsabilizar a un grupo por lo que  en nuestras narices  derrochan los poderosos de turno, es más que el cuento del tío.
   La fortuna de muchos de esos funcionarios es de público conocimiento,  aunque nadie nos explica de dónde la sacaron, si poseen un alto sentido ahorrativo, operan en la bolsa de valores, y peor aún, decirnos que la robaron otros para que ellos la disfruten,  es una afrenta a la inteligencia, al sentido común, y al respeto que como ciudadanos nos merecemos.

EL MISTERIOSO CASO DE SANTIAGO MALDONADO 

   No deja de ser penoso que en democracia desaparezca una persona, porque nos remite lamentablemente a los tiempos del desprecio, de la capucha, del secuestro, de la tortura y de la muerte, que nos atormentaran cuando los que se creían iluminados asaltaron el poder y perpetraron el genocidio más espantoso de nuestra historia.
   Que en la otra vereda también hubo asesinos que obraron en nombre de un falso romanticismo, sería oprobioso negarlo aunque el terrorismo de estado tiene siempre la ventaja de su propia impunidad.
   Así las cosas, porque bien vale recordar, se da en tiempos comiciales un hecho que de ninguna manera está claro, por las alternativas que viene ofreciendo su desarrollo, es decir el cúmulo de versiones, chismes, rumores, mentiras, sobreactuaciones y aprovechamientos que ofrece el caso de Santiago Maldonado con todos sus matices.
   Testimonios desde el punto de vista común, demasiado alocados y alejados de toda verosimilitud, contradicciones, imprecisiones, fantasías y otros detalles que pretenden ingresar al campo de la seriedad, cuando son de dudosa calidad.
   El aprovechamiento ideológico de esta situación, alentado por los nostálgicos del poder como ariete en una pretendida desestabilización, por la inconsistencia de los argumentos viene despertando en la gente una especie de marcada desconfianza.
   Es imperioso para las autoridades llegar al fondo de la cuestión, que es encontrar con vida a Maldonado, porque en esto no existen los términos medios: está o no está y no hay vueltas.  
   Con la Bullrich o sin ella, con la Gendarmería o sin ella, recordando que hay individualizados intereses de que esa fuerza se aparte de la investigación de esa desaparición, del crecimiento del narcotráfico en el país, como de todo lo concerniente a la muerte de Nisman.
   Pero lo que se impone en la sociedad, es analizar medularmente el hecho del referente mapuche, sus consecuencias y la valoración de todas las circunstancias que lo rodean.
   Para ello, lo más importante, que es lo que llevará a las conclusiones a las que debemos arribar los argentinos, sintetizado todo esto en una simple pregunta: ¿a quién perjudica y a quién beneficia la desaparición de Maldonado?
   Teniendo cada uno su propia respuesta, mucho habremos avanzado en llegar, también cada uno, a su íntima verdad.
   Pero Maldonado, debe aparecer…
   Y si es posible, antes del 22 de octubre.

MAÑANA, DÍA DEL MAESTRO

Cuando activo la memoria y esa inestable neurona me lleva hacia la escuela primaria, me encuentro con que una de las que fui alumno ahora es un shopping y la otra, el Pio décimo de los salesianos, se me traspapeló en la bruma de los almanaques.
   Soy de los tiempos en que la maestra, hasta primero superior, era nuestra segunda mamá.
   De tercero a quinto grado, la persona que más sabía de la vida y sobre todo la que no perdonaba los horrores de ortografía, mi desequilibrio matemático o los intrincados tiempos de los verbos.
   Ya en sexto, dejaba de ser la segunda mamá, y era la peor de nuestras censoras, la que nos convencía que el Everest era más alto que el Cerro de las Rosas, y que San Martín había cruzado los Andes.
   Y la maestra, frente a nuestra explosión hormonal, se transformaba mágicamente en un precoz objeto de deseo.
   Así es como no olvido mis primeros viajes imaginarios a los más recónditos rincones del planeta, la importancia del Pi 3,1416 o aquella fantasía de las frases que según la edulcorada historia, habían pronunciado nuestros próceres al morir.
   Pero tampoco olvido las torneadas piernas de Marta Ceballos, la ternura y los ojazos de Perla Grimaut de Milich que nos dejó hace poco, luciendo sus 90 y pico de años.
   También me resulta inolvidable el llamativo fervor etílico de un par de maestros que tenía en los salesianos.
    Son parte de mis nostalgias como íconos docentes, la Mima, Rosalba, Lucy Scanferlatto y varias más.
    Ahora más allá del obvio ejemplo del gran sanjuanino, valoro el sacrificio y el compromiso de la vocación por enseñar, al menos en aquellos tiempos que la maestra era modelo a seguir más que compinche para sus alumnos.
   Que educaba, se llevaba tareas a su casa, nos instruía para el aula y para la vida, a diferencia de la actualidad que por imposición de circunstancias pasan a ser cocineras, confidentes, enfermeras, asesoras de sexo y administradoras.  
   Por eso mi homenaje, no tan solo a quienes con su sentido de la generosa entrega tuvieron la complicada tarea de intentar desburrarme, sino a las que me marcaron sendas de decencia, de honestidad, de respeto y de compromiso con el prójimo.
   Aquellas maestras, mis maestras, siguen siendo iguales a las maestras de hoy, con los cambios lógicos que sobrevinieron con la llegada del progreso.
   Si hablamos de vocación, cada maestra sabe cuál es la cuota de sabiduría y amor que ha puesto al servicio de sus alumnos.
   Mi admiración, mi respeto y mi cariño por ellas.
   Por las de ahora y por las otras, las que quedaron allá lejos pero muy dentro de mí, atesoradas en un rincón de mi alma de niño.
   Aunque aquel niño, a veces, ande extraviado en la maraña de los años…