8 de octubre de 2017

S.L.B.: LA FRAGMENTACIÓN DEL PERONISMO - UNA SELECCIÓN PLAGADA DE DUDAS - CON EL MUERTO LITIGANTE, PARA UNA PELÍCULA DE TERROR - "TUTUCA" MONTEIRO EN VIVO - LA MEGACAUSA, ENTRE COINCIDENCIAS Y DIFERENCIAS - COMERCIANTES JUEGAN CON LOS BIGOTES DEL LEÓN - TENEMOS "VOCEROS" PARA LA BASURA - LOS MEDICAMENTOS GENÉRICOS, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” que emiten en dúplex AM580 Radio Universidad de Córdoba y su 88.5 FM. En su edición 485 del 08/10/17 estos fueron los temas principales:

EL PERONISMO Y SUS DISTINTOS CAMINOS
   Y pensar que desde muchos sectores se dieron las dos posiciones diametralmente opuestas en la valoración previa de las PASO.
   Algunos sostenían que carecían de importancia como la que por lógica adquieren las consultas electorales para presidente y vice, gobernadores y cargos legislativos de relevancia con definiciones propias y no como internas de los partidos.
   Los otros, que según las circunstancias, eran quienes buscaban otorgarles a las primarias el rango de elección presidencial e indicativo de futuros actos comiciales.
   Ni lo uno ni lo otro, pero las PASO marcaron ciertas tendencias y conductas de manera especial donde las luchas intestinas se mostraban casi encarnizadas.
   El kirchnerismo residual perdió demasiado terreno empujado por el avance casi quirúrgico de las investigaciones por corrupción y la consecuente actuación de la Justicia.
   Y el justicialismo acentuó la fragmentación de su caudal de adeptos porque cada uno de los referentes mayoritarios se concentró en la tarea de despegarse de los “K”, perdieron algo de fuerza y terminaron aislados.
   Esa es al menos la impresión que quedó en la gente, ante una fuerza como la alianza del macrismo y asociados que fortaleció posiciones en importantes distritos, lo que sí es un indicativo más que valioso con miras al 22 de este mes.
   Massa se cortó por un camino, los otros prefirieron buscar nuevas alternativas, los camporistas se desinflaron y nadie que no fuera K los miraban con simpatía y todos los otros caciques de lo que fuera un trascendente e histórico movimiento nacional, se transformó en una multitud de perseguidores de utopías.
   La Señora que ahora pretende volver negó su condición de kirchnerista y volvió por sus ayeres diciéndose peronista, sin siquiera ponerse colorada, atacada por una súbita verborragia que antes cuando era necesario no tuvo y concedió entrevistas periodísticas con libreto elaborado, procurando recuperar terreno, lo que no se reflejó en las encuestas que la señalan perdiendo puntaje día a día y reportaje a reportaje.
   Una mala señal para el peronismo en su conjunto, que no encuentra la llave que le abra las puertas del reencuentro y no lo condene al ostracismo, confirmando aquello de varios años atrás, cuando los entendidos aseguraban que el peronismo sin Perón era virtualmente inviable y que el tiempo sería el mejor juez de su decadencia.
   Y pensar que 112 años se cumplen hoy del nacimiento de quien fuera tres veces presidente de la Nación elegido por abrumadoras mayorías y se iniciaba luego esta historia de triunfos, desencuentros, derrotas y recuperaciones, instancias todas que sorprendieron al mundo.
   Será el tiempo quien determine no los efectos sino las causas de la fragmentación, para lo cual los relojes no tienen ninguna prisa.
   La historia no prescribe y la memoria no tiene fecha de vencimiento.

LA DUDOSA SELECCIÓN DE FÚTBOL

   Con un promedio inferior a un gol por partido, se me ocurre que los argentinos tendríamos que rever ese triunfalista concepto acerca de nuestra selección de fútbol, aunque tengamos que volver a la reiterada y ya percudida frase que subraya que no le hacemos goles ni al arco iris.
   Pero es la cruda y dolorosa realidad, porque nos hartamos de vociferar los tiros que pegan en los postes, las salvadas providenciales de los arqueros rivales, la animosidad que se les asigna casi siempre a los árbitros y muchas otras cuestiones que hacen más al azar que al deporte más hermoso del mundo.
   Tampoco lo tomemos como una cuestión de cotización monetaria de los jugadores argentinos como garantía de éxitos, porque con  sólo el valor de Messi se compra a la selección peruana y a la venezolana incluyendo a los técnicos, kinesiólogos, utileros y ayudantes de campo.
   No. No es ese el asunto, porque lo que se impone ahora, dentro del sufrimiento de la espera y todas las especulaciones acerca de la formación para el martes ante Ecuador, es un patriótico o patriotero si se prefiere, voto de confianza que les damos a los muchachos y al peladito que los dirige.
   No nos queda otra que sufrir junto a ellos los efectos de jugar a casi tres mil metros de altura donde todo es distinto a lo que están acostumbrados, con el agravante que los ecuatorianos ya sin chance de clasificar, nada tienen para perder y sin dudas se les aumenta el orgullo de ganarle a los nuestros que se juegan la vida.
   Bahhh! Eso de jugarse la vida es un decir, porque por encima de cualquier especulación son profesionales que están trabajando en lo que les gusta y les divierte porque si es por cobrar, nunca han necesitado hacer un piquete para que les cumplan.
   Pero algo deben cambiar: el estilo, el 4-4-2 o el 3-5-3 o el 8-1-1 o el que se les antoje, pero que hagan más goles que el rival que esa es la obligación deportiva que ellos tienen por lucir los colores nacionales.
   Y procurar que el técnico no insista con Gago, porque es capaz de hacerlo ya que lo metió contra Perú cuando ya estaba roto y lo condenó de ahora en más, a la hora del fútbol, pensar sólo en el Prode.
   Eso que el partido con Perú ya estaba arreglado, fue otra de las tantas estupideces que anduvieron dando vueltas, por aquello del mundial  del ´78.
   Ahora es Rusia 2018 y Argentina tiene la obligación moral, deportiva, publicitaria, financiera y patriótica de llegar, aunque sea a la primera ronda.
   Roguemos que el martes escriban un digno capítulo de su historia.
   Y también de la nuestra …

EL LITIGANTE MUERTO, PARA UNA PELÍCULA DE TERROR

   Se impone como importante, en homenaje al seguimiento que los periodistas tenemos la obligación de practicar con los temas más candentes que le interesan a la sociedad, actualizar la situación de algunos casos que por su impacto, pasan a ocupar un lugar expectante en la consideración de la gente.
   Por ejemplo, lo de la señora, ya mayor, a quien la condenaron a desalojar su vivienda más que precaria, pero enclavada en un bien cotizado terreno a dos cuadras del shopping de Villa Cabrera, sobre calle La Posta al 2.800.
   La particularidad del caso, es que el demandante presentó su reclamo, por así decirlo, ocho meses después de muerto.
   La Justicia cordobesa en dos instancias parece haber pasado por alto ese detalle y condenó a esa señora a mandarse a mudar.
   Vino entonces la contraparte que se opuso por el detalle apuntado y el expediente luego de andar paseando, recayó en el Fuero Anticorrupción, con certificado de defunción incluido.
   Como se involucra a una decena de funcionarios, habrá que esperar los fundamentos de lo que se resuelva, aunque ha trascendido que existiría una desestimación de la denuncia con relación a los magistrados y que los antecedentes se remitirían al tribunal de disciplina del Colegio de Abogados, que deberá juzgar a los letrados demandantes, sabedores del óbito de su representado.
   Si es así, sería para pensar que es un caso de defensa corporativa que exime a los magistrados de total corrección en su cometido, con algo de desprecio en su compromiso con la sociedad.
   Todo esto es el aspecto formal de la cuestión, pero en el costado humano está lo otro: las penurias de una mujer sexagenaria, humilde, diabética y altamente estresada por una situación que la obligaba a quedar en la calle.
   Se la hago breve: doña Cristina Graciela Funes, de 62 años, víctima de este caso insólito, murió el miércoles pasado.
   Nada tendríamos que agregar en la demanda pública de justicia, salvo acompañar a su familia en este duro momento, pero en este caso es preferible escuchar a su hija, Lucy Funes, hablando de su mamá…

********************************************************************************
La conversación entre la hija de la mujer condenada al desalojo de su más que precaria covacha, con el periodista Gonio Ferrari se puede escuchar en la columna correspondiente al audio integral del programa, en el costado derecho de este blog. Sintetizando, expresó que en estos últimos meses se fue incrementando el nivel de estrés de su madre por el proceso que venía soportando al tener la certeza que la condenarían a dejar la vivienda que ocupó en los últimos 50 años. Y que al enterarse de la sentencia, fue un duro golpe que la fragilidad de su organismo presionado por las circunstancias adversas no pudo soportar y el miércoles 4 del corriente mes dejó de existir al agravarse su dolencia, potenciada por el estrés que le significaba quedar en la calle. Y para algunas cuestiones técnicas, requerimos también la palabra del abogado patrocinante de la víctima Crtistina Graciela Funes, el Dr. Marcelo Durieux, quien adelantó que seguirá el caso hasta las últimas consecuencias y aguardará la resolución oficial que adopte el fuero Anticorrupción pero más que nada los fundamentos, si es que se confirma la versión que la denuncia contra los magistrados sería desestimada. Esa sección del audio está a continuación de la que anteriormente consignamos.
*********************************************************************************

NOS VISITÓ “TUTUCA” MONTEIRO
   Promediando la emisión de “Síganme los buenos” de este domingo 8 de octubre de 2017 recibimos la muy grata visita del pintor Antonio “Tutuca” Monteiro, galardonado como Ciudadano Ilustre de Córdoba aunque haya nacido en Portugal 83 años atrás pero aquerenciado cordobés y caracterizado hincha -más que simpatizante-  de Talleres. El artista narró vivencias, recordó con humor y cariño el episodio aquel cuando le taparon con pintura verde el enorme y colorido mural que había creado frente a la vieja Terminal de Omnibus y coincidió en que pese a la edad, lo mejor es seguir en actividad “y más aún cuando uno hace lo que le gusta”. La jugosa charla con este reconocido referente del arte mediterráneo también puede ser escuchada en la columna respectiva que aparece en el costado derecho de esta página.


LAS MEGACAUSA, DIFERENCIAS Y COINCIDENCIAS
   La liberación de un joven que permaneció  20 meses en prisión por un robo que no cometió, reabre el siempre vigente debate de los inocentes presos.  En nuestro país desde 2014 funciona el “Proyecto Inocente”, iniciativa surgida en los EE.UU y difundida a más de 20 países, que  busca revertir condenas equivocadas.
   En todos los casos se trata de encontrar errores en la investigación y en el juicio que producen la condena de un inocente.  En el análisis de Argentina se consideró que había problemas en cómo los operadores judiciales valoran las pruebas y cómo las consideran, cómo los jueces justifican y argumentan sus decisiones, casos de corrupción y problemas de ética.
   En tal contexto, recordé un  dictamen del Juez Esteban Díaz, en la causa del Registro de la Propiedad, en el que confirmaba la prisión preventiva  a dos imputados pese a reconocer que se carecía de pruebas en contra de ellos, como podrían ser firmas o escritos de su parte y que no se contaba tampoco con ningún testigo que los hubiera visto o acusado.
   Debe ser inevitable  que los jueces, limitados y falibles, puedan equivocarse, aun poniendo empeño y dedicación en su trabajo. 
   Pero  ¿cuál  sería la situación de este  juez  que desde el inicio reconoce que no tiene pruebas ni acusación contra los detenidos para dejarlos presos? ¿Qué es lo que esperaba o sabía que pudiera ocurrir? ¿Que aparecieran después las pruebas?  ¿Que se fabricaran? ¿Que fueran condenados  sin pruebas?  
   Acá no estamos hablando de errores  de valoración ni de justificación, como ya lo consignara.
   Podrá entonces concluirse que  resta orientarnos hacia la corrupción y la ética.

¿POR QUÉ JUEGAN CON LOS BIGOTES DEL LEON?

   Para el consumidor común y corriente no existen explicaciones que lo satisfagan, cuando se plantea la abismal diferencia en dinero que existe desde el productor de un insumo y el valor que exhibe en la góndola del supermercado o del almacén de barrio.
   Sabe, por poner un ejemplo elemental, que según dicen el tambero recibe cerca de cinco pesos por cada litro de leche que entrega a cualquiera de las usinas que luego lo transforman en el producto pasteurizado, en crema, manteca, quesos y otras aplicaciones.
   Pero al llegar a la góndola, cualquiera de ellos ha sufrido especialmente en la última etapa de comercialización un elevado aumento con relación a los valores originales.
   Y por más que los supermercadistas se empeñen en sostener que no son formadores de precios, es tan evidente ese resultado que se corrobora cada vez que los clientes pasamos por las líneas de cajas, conociendo las enormes diferencias con relación al consecuente y exagerado margen de utilidades.
   Los comerciantes especialmente del ramo alimenticio saben que son altamente necesarios, pero corren el riesgo de dejar de ser imprescindibles, por la sencilla razón que mucha gente no está en condiciones de afrontar los aumentos por las dudas que aplican, no sé si diariamente, pero sí cada semana que pasa.
   Esos comerciantes angurrientos, que naturalmente cargan en los precios el costo de exageradas publicidades donde sostienen ser los más baratos, están cayendo a la peligrosa instancia de jugar con los bigotes del león.
   Si entre nosotros la gente tuviera conducta compradora por encima de su consumismo exacerbado, haría como en cualquier comunidad organizada, no comprar mientras encarezcan artificialmente los productos, y que se los coman los supermercadistas.
   Pero así son las cosas, porque si aumentan los combustibles todo aumenta, pese a que el petróleo crudo viene en baja.
   ¿Y qué nos importa el petróleo si es cierto eso que se pregona de nuestra explotación petrolífera que asegura el consumo interno y algo queda para exportar?
   La verdad, hay cosas incomprensibles, pero que los comerciantes entienden aunque su vocación por las utilidades exageradas sea más fuerte que su relación con la sociedad.
   Esa sociedad que se queja y patalea, pero que lo mismo les compra.
  
NOS ACOSTUMBRAN A VIVIR ENTRE LA MUGRE
   Habrá sido por una causa o por otra aunque eso es lo de menos, porque los muchachos se tomaron franco de prepo para ir a alentar a sus dirigentes o porque estuvieron de festejo por su día, pero la verdad es que Córdoba estuvo a merced de la mugre, acosada por la mierda, mientras los responsables de la limpieza y la salubridad desaparecieron, dejaron las cosas como estaban y nos condenaron al riesgo de enfermedades, hedores, molestias y otras lindezas.
   Por demasiadas horas se fue acumulando la basura y el centro era la imagen del abandono, con las bolsas apiladas en las esquinas, a mitad de cuadra, en la peatonal y en todas partes, para que los perros callejeros hicieran su propio festival y los cordobeses comenzáramos a pensar en la inminencia del barbijo obligatorio.
   Nadie dice que los recolectores no festejaran su día, que fue el lunes, pero las empresas ¿responsables? del servicio tendrían que haber previsto el desastre y la amenaza al medio ambiente disponiendo turnos especiales para regularizar la prestación.
   Nada de eso ocurrió: fueron los versos de siempre, que en pocas horas la situación estaría controlada lo que no ocurrió ni por cerca y es cuando nos vino a la memoria todo el discurso bien pago que los medios repitieron como loros, con ese personajito animado y “vocero” de una de las empresas contratadas, que aconseja no tirar basura en la calle.
   ¿Dónde se habría escondido el mocoso mentiroso, a la hora de informar que las cosas se normalizarían cuando fuera necesario y no cuando se le ocurriera al gremio? Porque es el gremio el que manda, el que establece los recorridos y los horarios y maneja a su capricho la recolección y es por eso que día a día son incontables los sectores de la ciudad que no son atendidos.
   De ahora en más desde este humilde espacio, nos vamos a ocupar puntualmente de todo esto que tanto daño nos hace a la salud, a la higiene y al paisaje urbano: tenemos nuestros propios voceros, a los que desde este momento “presentamos en suciedad”: se llaman Mugrón y Basurita, quienes tendrán a su cargo todo lo relativo a la evaluación del servicio que debieran prestar dos empresas que se dicen eficientes y responsables, pero que en realidad se dejan manejar por sus empleados.
   Espero que Mugrón y Basurita sean recibidos sin reparos por la “alta suciedad” cordobesa.

LOS MEDICAMENTOS GENÉRICOS
   De acuerdo con lo que me comentaran algunos entendidos en la materia, eso de los medicamentos genéricos tiene su explicación y su razón de ser, dejando de lado aquellas habladurías que consignan que en buena parte de los casos, los comprimidos son de talco o sustancia parecida y colorante y los inyectables intramusculares -si los hay- agua destilada.
   Sin dudas en un mercado tan movilizado como el de los medicamentos, los chantas no deben estar ausentes como en toda actividad que suponga lucro y si es con gran demanda, mejor aún.
   Pero lo cierto es que me confiaron que la gran mayoría de los específicos que circulan en el mercado como “genéricos” lo que equivale a llamarlos “alternativos” o simplemente “truchos”, están sujetos a severos controles de calidad por el riesgo que representa dejar de inspeccionarlos.
   Dicen también que los que más alto han elevado sus quejas son los grandes laboratorios, porque les fabrican sucedáneos a menos de la mitad del precio que esas grandes multinacionales aplican, sabedores que el paciente mientras pueda afrontar los precios elevados, no dejará de comprarlos.
   La verdad, no lo conozco con absoluta certeza, pero es para pensar que el Estado tiene en la mira, bajo estrictas exigencias a  quienes elaboran esos medicamentos y los acercan más al bolsillo del paciente que los necesita.
   Y la causa bien puede ser que esos laboratorios que bajan considerablemente los precios, no se mueven con las muestras gratis ni tienen implementado algún mecanismo para premiar con viajes a congresos y otros obsequios a los médicos que los prescriben.
   Porque eso también eleva el precio de los productos elaborados por laboratorios de fama y renombre, a lo que se debe agregar lo oneroso que resulta publicitarlos a diestra y siniestra, coincidiendo todos, de la marca que fuere, en sostener que son los mejores del mercado.
   Es para pensar que los genéricos son una tácita exigencia en tiempos de crisis, más aún cuando en nuestro país tenemos un exagerado vademecum, y comparativamente, los precios más elevados del mundo, por costos y por impuestos.

   Lo ridículo, que un medicamento que fabricamos aquí, en Chile, cuesta menos de la mitad.