10 de diciembre de 2018

Memoria …

EN  AQUELLAS  URNAS  DE 1983
QUEDÓ SEPULTADA LA MUERTE
   Al auscultar en los meandros de la memoria se entremezclan en una vorágine alocada demasiadas vivencias y evocaciones que configuran una especie de caos mental, pero que resulta útil a la hora de entrelazar acontecimientos que son la base de la historia. Los días oscuros de la dictadura, las noches sonoras de bombas, las sombras sigilosas de quienes buscaban esconderse y de los otros, los que salían de cacería con su uniforme de impunidad.
   Las acciones y las omisiones de los que tiempo atrás sacaron de su silencio a los cuarteles para empujar a sus habitantes a la instauración de un abismo al que muchos sin juicio ni defensa fueron condenados, fue la rémora histórica que luego con los años se pretendió negar con intenciones de volver como si no hubieran sido culpables de nada.
   Habían enterrado su paternidad en el terrorismo de Estado, nacido del infame maridaje político entre una bataclana y un brujo.
   Era aquella estructura de un populismo que nos enterró en la mediocridad, la que se instaló al servicio de un proyecto caduco que se opuso al desteñido poder militar que frente a la derrota en una guerra, con soberbia pretendió utilizarla como garantía para la eternidad en el poder.
   La sangre por Malvinas es aún tan dolorosa como la derramada en una y otra vereda durante los años negros del desgobierno militar, lo que no significa reivindicar aquello de los dos demonios sino de respetar integralmente la historia y sin dejar interesadas fisuras.
   Ciertos grises personajes de nuestra historia reciente después apelaron a la desmemoria, quemaron un ataúd y allí cremaron su propio futuro inmediato, frente a un oponente austero aunque cerebral que sin apelar a la demagogia ni al recurso de las promesas incumplibles, le bastó con recitar el preámbulo de nuestra Constitución para rezar una oración cívica inolvidable. 
   Ya a mediados del ’83 existía enmarcada en las tinieblas del miedo que nos supieron imponer, una tendencia hacia el fortalecimiento de un alfonsinismo casi subterráneo y vergonzante que crecía en forma paralela al misterio que inspiraba.
   Las urnas de 1983 fueron el pudridero sepulcro para la muerte.
   Recuperada que fue la Democracia ni uno -la casta militar- ni el perdedor a través del voto, se resignaron al saludable regreso a un sistema que aún perfectible es el mejor. La historia refiere cuán dolorosa ha sido para cualquiera en tiempos idos, la pérdida del poder pero por encima de tal valor intrínseco, está el otro, el de perder los instrumentos que entre otras cosas llevan al enriquecimiento con mínimo esfuerzo.
  Han pasado 35 años desde aquella señera fecha en que Raúl Ricardo Alfonsín abrazara con su victoria el compromiso de, al menos, cumplir con aquellos sencillos postulados de nuestro preámbulo constitucional.
   La República se sostuvo y funcionaron sus instituciones.
   La unión nacional dejó de ser una utopía, aunque se deben superar abismos ideológicos que la condicionan y postergan; el afianzamiento de la Justicia no es una quimera y la alcanzaremos cuando el poder le permita caminar sin sus endebles y malditas muletas de la dependencia; la paz interior se fortalecerá cuando nos hermanemos como ciudadanos aunque adversarios pero no enemigos; la defensa común será una lógica consecuencia de esa paz; el bienestar general llegará el día que consolidemos al respeto como valor innegociable y al arribar a esos objetivos tendremos asegurados los beneficios de la libertad para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar nuestro suelo.
   Seamos entonces patrióticamente agradecidos.
   Cuidemos y respetemos a la Democracia que es garantía de libertad.
   Sin ellas, a todo esto y al preámbulo no lo hubiéramos podido siquiera mencionar.
Gonio Ferrari


9 de diciembre de 2018

S.L.B.: ESPAÑOLES ENTRE LA AMNESIA Y LA HIPOCRESÍA - LILITA CARRIÓ, SU AUSENCIA DE LA CUMBRE DEL G20 Y EL GATAFLORISMO - LOS ATROPELLOS EN LA MEGACAUSA - PRECIOS Y LAMENTOS PARA LAS CERCANAS VACACIONES - UN ANGELITO Y SUS RECETAS PARA EL DELEITE - HEBE Y LOS SUEÑOS COMPARTIDOS, AL BANQUILLO, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” que emitiera la FM88.5 Radio Universidad de Córdoba, en su edición n° 546 del 9/12/18.
  
Tanto les dimos …
JUSTICIA  Y  RECIPROCIDAD, ES  LO
QUE ESPAÑA NOS SIGUE DEBIENDO
   Cada vez que alguien me comenta algún episodio vivido a su arribo a la que aún se le llama la madre patria, España, me viene a la mente y al alma una situación que me tocó vivir cierta vez en el aeropuerto de Barajas, en las afueras de Madrid.
   Con cara de póker y actitud rayana en la soberbia, el funcionario de migraciones abrió mi pasaporte, lo leyó tres o cuatro veces, vio los sellos que tenía en casi todas sus páginas y cuando esperaba que me preguntara a qué iba a España por tercera o cuarta vez, me descerrajó una pregunta indecorosa e insultante: “¿Cuántas pelas traes” pretendiendo conocer el estado de mis bolsillos y de la billetera cuando “pelas” era como llamaban a las pesetas.
   Por un momento me sentí lejos de ser pacifista, enemigo de las peleas y le estaba midiendo el cuerpo al galleguito que tenía la brida de su gorra apretada en la base de su nariz a manera de ridículo bigote de cuero.
   Y entendiendo como en muchos deportes que la mejor defensa es un buen ataque, levantando la voz le pregunté si tenía algún pariente en Argentina.
   Me respondió que sí, y entonces levantando mi voz casi hasta el nivel del grito y perforándole los ojos, le pregunté si cuando su pariente llegó a mi país, alguien le había preguntado cuánto hambre llevaba.
   Pensé que cesaría en su actitud descomedida pero en lugar de pedir disculpas, llamó a un superior y le mintió que “este argentino me acaba de ofender con un insulto que no merezco” dijo el mozalbete.
   El superior lo miró desde el copete de su gorra hasta las botas lustrosas y le preguntó a su subordinado, sin dirigirme la mirada, si tenía algún pariente que hubiera llegado a la Argentina en aquellos años críticos de la vieja Europa, desahuciado y buscando horizontes nuevos.
  El tipo le contestó con una afirmativa inclinación de cabeza, a lo que su jefe le ordenó me pidiera disculpas a título personal en tanto él lo hacía, casi aparatosamente, en nombre de España.
   Todo esto viene a cuento porque en realidad durante estos últimos tiempos no despertamos en el mundo ciertas simpatías y agradecimientos de antaño.
   España progresó y tuvo la actitud del nuevo rico que se olvidó de las penurias y privaciones y es por eso que las nuevas generaciones que crecieron considerándonos sudacas, nos perdieron el respeto y se olvidaron del eterno agradecimiento que merecemos por nuestra hospitalidad.
   Una hospitalidad que ahora nos daña hacia adentro, porque seguimos siendo generosos con los visitantes extranjeros brindándonos de manera absoluta, en una actitud muy distinta a la que recibimos cuando somos visitantes.
   Alguna vez aprenderemos, y nuestros legisladores tendrán que elaborar leyes, para que así como somos de puertas abiertas al mundo, que el mundo tenga hacia nosotros idéntica generosidad.
   No es un tema de chauvinismo, sino de simple y elemental justicia y reciprocidad

Cambios en seguridad
“LILITA” CARRIÓ, LA CUMBRE
DEL G20 Y EL GATAFLORISMO
     Resultó demasiado sugestiva y notoria la ausencia de Lilita Carrió en las múltiples actividades que se desarrollaron en la reciente cumbre del G20 en Buenos Aires y los estudiosos de conductas políticas, casi de inmediato y con marcadas coincidencias, lo atribuyeron a una pérdida de protagonismo que tendría la mediática dirigente frente a la talla de personajes como Trump, Putín, Macrón, la princesa Máxima y otros.
   No faltaron quienes aseguraron que Lilita estaba estudiando el respectivo campo y las consecuencias, porque le habían adelantado que doña Bullrich cambiaría radicalmente el panorama de la seguridad, adoptando resoluciones que permitirían a las fuerzas nacionales el uso de armas contra quienes quisieran atacarlas, aspecto en el que la fornida legisladora desde tiempo atrás enfocaba desde un punto de vista tan afirmativo como el de Bullrich.
   Salió la resolución respectiva y doña Lilita puso el grito en el cielo, empleando términos fuertes como “condena a muerte”, “legalización del gatillo fácil” y otros conceptos semejantes, exigiendo que la medida tenía que pasar por el Congreso y no se arreglaba con un simple y casi berreta decreto.
   Tal actitud que bien puede incluirse en las más brillantes páginas del gataflorismo argentino, lo único que ha logrado es dilatar una solución que es cierto que reclama debate, pero hay casos en que las propias urgencias demandan celeridad de acción.
   Solía sostener Perón que para congelar un proyecto que demandara inmediatez, nada mejor que crear una comisión bicameral de estudio que produjera dictamen en el perentorio término de un par de años.
   La delincuencia no espera y tiene mayores prisas que la honestidad y las necesidades de protección de las que carece la ciudadanía, desde el momento que los índices delictivos pese a los edulcorados dibujos de sus estadísticas, crecen alocadamente y lo que es más grave, alentados por un narcotráfico imparable pese a algunas acciones concretadas en su contra.
   No es posible que vayamos a la zaga de países desarrollados donde existe legislación clara y contundente al respecto, incluyendo eso del derribo de aeronaves vinculadas con el contrabando a nuestro país de sustancias prohibidas.
   Son los políticos quienes antes que nadie deben procurar acelerar los trámites conducentes al logro de una seguridad que el Estado nos cobra con sus impuestos cada vez más onerosos, pero que lejos está de brindarnos, a la luz de lo que diariamente padecemos.
   Basta ya de dilaciones, que las urgencias no satisfechas nos están empujando al abismo de la total impunidad para el hampa.
   Y de ese infierno -pregúntenle a Colombia y a México por ejemplo- es muy difícil volver.

Curiosos detalles
LA MEGACAUSA DEL REGISTRO
Y  SUS  COSTADOS  NEGATIVOS
   A lo largo de estos años acompañando  la causa del Registro de la Propiedad  de Córdoba, y conjuntamente con el reclamo primordial del abuso de la prisión preventiva, utilizada como regla y no como excepción,  hemos referido curiosos  detalles de juicios, irrazonables decisiones de jueces o brillantes alegatos de defensores.
   También escuchamos telefónicamente los relatos y pedidos de justicia de numerosos  imputados, cumpliendo condenas anticipadas en la cárcel de Bower.  Acompañamos juicios, con cuestionadas condenas o con absoluciones después de años de  innecesaria prisión.  Y continuamos  transmitiendo hoy los pedidos de quienes  reclaman esa justicia que aún no llega.  
   En estos días hemos sido espectadores del  escándalo del hijo de una fiscal, que  siendo acusado de graves delitos, apenas rozó la cárcel. Y si volvemos a Córdoba y a la causa, encontraremos enorme semejanza con  los altos funcionarios del poder político que fueron señalados y acusados con nombre y apellido y no pasó nada, o con parientes de funcionarios judiciales  incluso imputados en los hechos,  con quienes tampoco pasó nada.
   Vivimos bajo un sistema judicial discrecional  que a la hora de medir inclina la balanza hacia los  poderes.
   Cada año se publica en el mundo el Rule of Lax Index o Índice de Estado de Derecho que evalúa la calidad del sistema judicial en 113 países valorando entre otras cosas, los límites a los poderes del gobierno, el respeto por los derechos fundamentales, el cumplimiento de las leyes y la justicia penal.  
   O sea, todo lo que se viene atropellando en esta causa.
   Ese detalle nos permitió acceder en el ránking, a un poco decoroso lugar 46.

Responder ante la Justicia
HEBE Y LOS DOLOROSOS SUEÑOS
QUE TERMINARON EN PESADILLAS
   Por una simple cuestión de coherencia profesional y de honestidad intelectual, quiero reiterar un comentario que difundí esta mañana en una radio colega, referido a la situación procesal de la Sra. Hebe Bonafini:
   Mucho nos ha indignado a la mayoría de los argentinos, esa metamorfosis  desde aquellas viejas y comprometidas luchas por saber dónde estaban los seres queridos arrebatados por la sinrazón, hasta la penosa actualidad de reconocer, a través de la historia, el dolor que provoca eso de los sueños que terminan siendo pesadillas.
   Poco afortunadas fueron las declaraciones de doña Hebe de Bonafini con relación a la cumbre del G20 referidas a la gala en el Teatro Colón, al sostener que ese final con el grito de 'Argentina, Argentina'… era el mismo sonido que en el Mundial, el mismo sonido que en las Malvinas. No tenía otro sonido, tenía sonido de muerte", dijo en tono agresivo.
   Y puede que tenga razón en las comparaciones. O posiblemente cansada de andar arrastrando ataúdes es que advierte tan cercano un sonido que le resulta característico.
   No hay que devaluarle a esta señora su lucha inicial, pero tampoco merece olvido todo aquello de sus diarias y cloacales ofensas ni los penosos despertares de sus "sueños compartidos" junto a los hermanos Schoklender.
   En pocos días deberá responderle a la Justicia sobre esa cuestión. Nos preparemos para un festival de la negación y del insulto.
   Para entender, siendo indulgentes, muchas de las actitudes de doña Hebe no sería honesto marginar su padecer ni la lucha que emprendiera por la pérdida sin destino de algunos de sus afectos, pero a la hora de colocar en la balanza su inclinación por el escándalo es que se desdibuja una cruzada que emprendiera al amparo de los derechos humanos.
   Lamentablemente y también en nombre de esos derechos humanos y sólo para la construcción de viviendas, recibió del Estado -que somos todos- más de 200 millones de pesos librados por el poder de años atrás autotitulado nacional & popular.
   Los exagerados desmanejos financieros que ella conocía e instrumentaban los apoderados de la Fundación que presidía, los hermanos Sergio y Pablo Schoklender llegaron a la Justicia, ámbito en el que se determinó que configuraban defraudación por administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública, perpetrada en connivencia con funcionarios, para gestionar y obtener fondos del Estado de manera ilegítima.
   En su momento el diligente Oyarbide la había separado de la causa pero ahora la fiscal federal Paloma Ochoa la volvió a incluir por estimar que Hebe no ignoraba esos turbios manejos.
   Es entonces, cuando las reacciones de esa señora se enmarcan en una reiterada intolerancia junto a otros exabruptos, que se desmorona su lucha inicial cuando incorporó a su personalidad la certeza de estar persiguiendo más venganza que Justicia.
   Mucha fue la gente, en su mayoría marginada en la humildad, que padeció y aún sufre las consecuencias de aquellos sueños compartidos que mutaron a la categoría de pesadillas, lo mismo que para cientos de trabajadores comprometidos en aquel promocionado emprendimiento, que pasaron a las huestes de la inmerecida desocupación.
   Madres y abuelas aparecían como paladines de los derechos humanos a través de los cuales no son pocos los que amasaron fortunas y se burlaron precisamente de uno de los sacros derechos consagrados, que es el del acceso a la Justicia intentando -ellos y ellas- esquivarla con dilaciones.
   Sentarse ahora en el banquillo de los acusados es también parte de la Justicia de los hombres, a veces tardía y pachorrienta y podrán allí comprender y asumir -en nombre y espíritu de esos derechos humanos- que las pesadillas que provocaron fueron tan espantosas como aquellas que tiempo atrás, por ausencias, tuvieran que padecer.
   Las pesadillas son una tortura, sumada a que la justicia suprema y los sueños, no prescriben jamás.

Siempre ocurrió lo mismo
LOS PRECIOS  EN  GENERAL ANTE
LAS YA INMINENTES VACACIONES
   Al leer o de alguna otra manera tomar conocimiento de los preparativos en los que están enfrascados los comerciantes que algo tienen que ver con el turismo y las vacaciones, se nos enciende una luz de alarma acerca de los excesos que históricamente se suelen cometer y reiterar.
   Algunos alquileres de cabañas, casas de veraneo o propiedades similares en algunos casos se han duplicado con relación a la temporada pasada y es un índice más que negativo porque hay rechazos y los propietarios se ven luego impelidos a rebajar a la mitad sus pretensiones.
   Lo mismo sucede con la hotelería porque se especula con las necesarias reservas a las que están obligados quienes pretenden contar con la seguridad del alojamiento, que pagan bobadas al menos para las primeras quincenas.
   Y cuando el resto descubre los abusos, ya es tarde para quienes pagaron y para los que concretaron anticipos porque los números no se modifican, pero los propietarios son los que pierden operatividad a partir de febrero, cuando casi tienen que regalar los alquileres.
   En los lugares de comidas es donde más abusos se consuman y se llega a verdaderos absurdos, como por ejemplo que un café con leche y un criollito salen lo mismo o más que dos litros de nafta Infinia, lo que es una locura insostenible.
   Botellas de medio litro de agua con gas que se cotiza en unos 12 pesos, al llegar a la mesa está con un 500 por ciento de recargo y lo mismo sucede con las comidas, rubro que suele lucirse con un plato de tallarines con salsa que ya viene ensobrada, al módico precio de 250 pesos.
   De todas maneras los abusos en estos rubros deben ser alguna vez sancionados porque son los verdaderos “espanta turistas” que si bien están ansiosos por el descanso de las vacaciones, son cada vez menos los que están dispuestos a dejarse robar.
   Ahhh! Y antes de olvidarme ya debemos estar en guardia, porque los hoteleros harán la de siempre: difundir mediáticamente que las reservas están en un cercano ciento por ciento y cuando llega la hora de pagar los impuestos, sobrevienen las acostumbradas crisis de llanto aduciendo que jamás sobrepasaron el 50 por ciento de ocupación.
   Alguna vez debemos ser correctos y sinceros, si lo que ansiamos es consolidarnos como destino durante todo el año.


Angelito
LA COCINA PRÁCTICA CON LO
QUE TENGA EN LA HELADERA

Cuando de cocinar con lo que se tiene y sin necesidad de apelar a las recetas de los grandes creadores de platos, es que se requiere la sabiduría de los cocineros acostumbrados a la improvisación, esos que no necesitan insumos sofisticados . En tal sentido Angelito ha sido una grata sorpresa, porque se ajusta a los requerimientos de los tiempos de crisis, cuando por encima de lo coqueto y visualmente atractivo se impone el sentido práctico de elaborar gustosas creaciones. Por razones técnicas no contamos con la desgrabación de la participación de Angelito ante los micrófonos de “Síganme los buenos” pero en la columna respectiva, se puede buscar el audio correspondiente.


DESGRABACIÓN DE LOS COMENTARIOS DE
GONIO FERRARI EN  EL PROGRAMA “MITRE
CLUB”  CONDUCIDO  POR  PABLO  COLAZO

En su condición de periodista independiente, Gonio Ferrari participa como columnista en el espacio “Mitre Club” que el colega Pablo Colazo conduce en las mañanas domingueras por la frecuencia de AM810. A continuación, la participación de Ferrari en la edición de este domingo 9 de diciembre de 2018 con dos temas resonantes: la impunidad de las barras bravas del fútbol y la situación de doña Hebe de Bonafini con relación al “affaire” de los “Sueños compartidos”. 


LAS BARRAS BRAVAS, DEL FERVOR  A  LA  IMPUNIDAD
 
 Los fanáticos existen desde siempre y así lo certifican decenas de historias que a veces nos han mostrado conmovedores ejemplos al menos en cuanto a lo deportivo.
 Hay mucho para decir acerca del fenómeno de las barras bravas especialmente del fútbol, porque son un caso no universalizado en cuanto a los métodos que aplican, aunque coincidan en los resultados que se logran con su accionar en cualquier parte del mundo.
 Pero cuando lo deportivo es condicionado por otros componentes más allá de las pasiones y se ingresa al terreno de la violencia, la sociedad enciende sus alarmas porque el contagio es emergente de tales actitudes que están por encima de la razón. El no tan lejano ejemplo de los “hooligans” británicos demostró que toda situación es superable si se aplica una metodología de contención enmarcada en la ley.
 Las barras bravas argentinas, sacralizadas de impunidad, representan el pésimo ejemplo de lo que no debe ser y así lo entiende una enorme mayoría de la sociedad que repudia sus procedimientos.
 Y a la hora de buscar las raíces de tan sorprendente indemnidad, inevitablemente debemos trasladar el asunto a la mala dirigencia que los aprovecha para sus campañas, pagando por ello elevado precio al concederles la descarada práctica de la reventa de entradas y tolera mirando hacia otro lado, los abusos en el manejo del estacionamiento en las cercanías de los estadios.
 Bueno sería, en honor a la verdad, investigar a fondo otros quehaceres ilícitos como por ejemplo las sospechas acerca de la comercialización de sustancias prohibidas y es allí donde lamentablemente la acción de los poderes se detiene como en un escalón insalvable.
 No olvidemos que como actividad paralela, muchos de los apasionados aparentemente por un color de camiseta, son funcionales a ciertos políticos apoyando sus campañas proselitistas, erigiéndose en dueños de los aplausos y las silbatinas, según sea lo que cobren o no les paguen.
 Los recalcitrantes patrones de cada barra y muchos de sus seguidores recorren el mundo a costa de sus víctimas que son los “apretados” por una violencia tan detectable como controlable siempre y cuando se la quiera atacar.
 Y ahora cuando la globalización les reduce la geografía de sus métodos siniestros, vemos con espanto aunque no con sorpresa, que los representantes del pueblo postergan el dictado de instrumentos legales para atacar este mal, paradigma del subdesarrollo e himno a la impotencia que padecen los decentes que son arrastrados por la intolerancia.
 Porque los malos políticos, aquellos cuyos escrúpulos pasaron a ser lejano recuerdo, también se sirven de los fogosos barrabravas para sus campañas preelectorales, en una actitud que muchos no abandonan llegados al poder.
 Hagamos homenaje a la memoria, cuando una barra local fue distinguida por la Unicameral cordobesa como si hubiera sido ejemplo de cordura, pese a que varios de sus integrantes debieron responder por delitos ante la Justicia. Los barrabravas son directos responsables de ausencias en los estadios; del alejamiento de la familia que solía poblar tribunas; de la crisis de calidad que padece ese juego tan maravilloso que es el fútbol.
Aunque no todo está perdido: si bien futbolísticamente no amamos a los británicos, les rindamos justo reconocimiento por el valioso hecho de haber neutralizado a los “hooligans”.
 Y lo hicieron sólo con la ley.
 ¿Qué diría San Martín -me pregunto- al ver que en España cuna del histórico dominio que muchos calificaron de “conquista”, se disputa para el fútbol argentino una copa bautizada como “Libertadores de América?

VAN A LA JUSTICIA LOS SUEÑOS COMPARTIDOS

   Mucho nos ha indignado a la mayoría de los argentinos, esa metamorfosis  desde aquellas viejas y comprometidas luchas por saber dónde estaban los seres queridos arrebatados por la sinrazón, hasta la penosa actualidad de reconocer, a través de la historia, el dolor que provoca eso de los sueños que terminan siendo pesadillas.
   Poco afortunadas fueron las declaraciones de doña Hebe de Bonafini con relación a la cumbre del G20 referidas a la gala en el Teatro Colón, al sostener que ese final con el grito de 'Argentina, Argentina'… era el mismo sonido que en el Mundial, el mismo sonido que en las Malvinas. No tenía otro sonido, tenía sonido de muerte", dijo en tono agresivo.
   Y puede que tenga razón en las comparaciones. O posiblemente cansada de andar arrastrando ataúdes es que advierte tan cercano un sonido que le resulta característico.
   No hay que devaluarle a esta señora su lucha inicial, pero tampoco merece olvido todo aquello de sus diarias y cloacales ofensas ni los penosos despertares de sus "sueños compartidos" junto a los hermanos Schoklender.
   En pocos días deberá responderle a la Justicia sobre esa cuestión. Nos preparemos para un festival de la negación y del insulto.
   Para entender, siendo indulgentes, muchas de las actitudes de doña Hebe no sería honesto marginar su padecer ni la lucha que emprendiera por la pérdida sin destino de algunos de sus afectos, pero a la hora de colocar en la balanza su inclinación por el escándalo es que se desdibuja una cruzada que emprendiera al amparo de los derechos humanos.
   Lamentablemente y también en nombre de esos derechos humanos y sólo para la construcción de viviendas, recibió del Estado -que somos todos- más de 200 millones de pesos librados por el poder de años atrás autotitulado nacional & popular.
   Los exagerados desmanejos financieros que ella conocía e instrumentaban los apoderados de la Fundación que presidía, los hermanos Sergio y Pablo Schoklender llegaron a la Justicia, ámbito en el que se determinó que configuraban defraudación por administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública, perpetrada en connivencia con funcionarios, para gestionar y obtener fondos del Estado de manera ilegítima.
   En su momento el diligente Oyarbide la había separado de la causa pero ahora la fiscal federal Paloma Ochoa la volvió a incluir por estimar que Hebe no ignoraba esos turbios manejos.
   Es entonces, cuando las reacciones de esa señora se enmarcan en una reiterada intolerancia junto a otros exabruptos, que se desmorona su lucha inicial cuando incorporó a su personalidad la certeza de estar persiguiendo más venganza que Justicia.
   Mucha fue la gente, en su mayoría marginada en la humildad, que padeció y aún sufre las consecuencias de aquellos sueños compartidos que mutaron a la categoría de pesadillas, lo mismo que para cientos de trabajadores comprometidos en aquel promocionado emprendimiento, que pasaron a las huestes de la inmerecida desocupación.
   Madres y abuelas aparecían como paladines de los derechos humanos a través de los cuales no son pocos los que amasaron fortunas y se burlaron precisamente de uno de los sacros derechos consagrados, que es el del acceso a la Justicia intentando -ellos y ellas- esquivarla con dilaciones.
   Sentarse ahora en el banquillo de los acusados es también parte de la Justicia de los hombres, a veces tardía y pachorrienta y podrán allí comprender y asumir -en nombre y espíritu de esos derechos humanos- que las pesadillas que provocaron fueron tan espantosas como aquellas que tiempo atrás, por ausencias, tuvieran que padecer.
   Las pesadillas son una tortura, sumada a que la justicia suprema y los sueños, no prescriben jamás.

2 de diciembre de 2018

S.L.B.: PERSISTE Y SE AGRAVA LA PENURIA DEL TRANSPORTE URBANO - EL G20, CABAL DEMOSTRACIÓN QUE ARGENTINA PUEDE - LA MEGACAUSA Y EL EXCESO DE PRISIONES PREVENTIVAS - SCHIARETTI PUSO PRIMERA Y SE ADELANTÓ - UN ANGELITO EN LA COCINA - BUENOS AIRES PAGA BONO Y CÓRDOBA POR AHORA NO - CIERRE DE LA CAUSA POR EL CASO MALDONADO, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” del 2/12/18 emitido en dúplex por AM580 y la FM 88.5 ambas de la Universidad Nacional de Córdoba.

PERSISTE Y SE AGRAVA LA PENURIA DEL
TRANSPORTE  URBANO  DE  PASAJEROS
   El tema recolección de basura y limpieza de calles al menos en el calendario de las demagogias parece haber encontrado un respiro, con la incorporación de una nueva empresa que llega con tecnología de avanzada, aunque como siempre se busca que trabaje el vecino para ahorrarle personal al concesionario del servicio.
   Dejando aparte este detalle y sin olvidar que en sus comienzos la empresa que se fue era presentada como modelo, roguemos que ahora la cuestión sea abordada con seriedad y más que nada, con respeto por la salubridad y el medio ambiente.
   Pero vamos al tema transporte urbano, con la tarifa por lejos más cara del país, para prestaciones que en ciertos horarios y sectores, calificarla como lamentable es un juicio rayano en la generosidad.
   El transporte urbano de pasajeros es el forúnculo allí, que ningún gobierno municipal de los últimos años ha podido curar ni siquiera con la cirugía de la connivencia entre el gremio y los empresarios de las empresas de ómnibus.
   Actualmente siguen manipulando las frecuencias a placer y conveniencia de las utilidades que se persiguen, marginando el interés y las necesidades de la ciudadanía
que clama por eficiencia acorde con el boleto que se paga.
   Como usuario del transporte público, puedo asegurar que en el uso diario desde un par de años atrás al menos, jamás advertí la presencia de algún inspector de las empresas o un control municipal, que verificara las anormalidades lo que llevaría a la aplicación de los correctivos necesarios.
   Mientras reine la anarquía en el sistema, seguiremos penando y protestando con nuestras campanas de palo, lo que se agrava por la sordera del poder concedente que a través de los enyesados brazos de sus ediles, satisface exageradamente  todas las exigencias y los reiterados caprichos tanto de la UTA como de la FETAP.
   Lo más lamentable, es que la hipoacusia se agrava a la hora de escuchar a los usuarios, permanentes rehenes de un sistema perverso.

Más allá de las agorerías -------------
G20: SU TRASCENDENCIA PARA
NOSOTROS Y HACIA  EL MUNDO
   La verdad, prefiero no jugar con las presencias o las ausencias observadas en el G20 y todas sus manifestaciones ideológicas, políticas y de cualquier orden a las que se pudiera apelar.
   Poco interesan las improlijidades de ni siquiera contestar una invitación, las envidias o las inevitables diferencias que se plantean frente a un acontecimiento como el que reunió en Buenos Aires al 80 por ciento de las inversiones globales, el 66 por ciento de la población mundial o el 85 por ciento del producto bruto de nuestro planeta, por primera vez en América en los 20 últimos años.
   No quiero hablar de los trajes de los invitados, de la sobriedad de las damas, evaluar si las lágrimas presidenciales eran sinceras o de cocodrilo como juzgan desde algunos sectores de la nostalgia, ni censurar el hecho que teniendo a mano a la primera ministra británica no se haya tocado el tema de la soberanía argentina sobre Malvinas.
   La firma unánime del documento final es un claro síntoma de un entendimiento internacional que se calificaba como virtualmente imposible, pero más que nada y apresurándome imprudentemente, es para suponer que nuestro país ha resultado beneficiado.
   Porque se demostró que no somos tan indios ni salvajes; que es posible un encuentro de tan elevado nivel sin que existan episodios de violencia como los que se agoraban, en esa maldita costumbre opositora de instaurar el miedo, que suele ser el padrino de los fracasos.
   Hubo lugar sin restricciones para la contracumbre, para lo cual fue necesaria una impecable tarea de prevención que no es lo mismo que prohibición; el “baby Trump” fue más fotografiado que los líderes mundiales, no se registraron enfrentamientos ni se perpetraron esas repudiables acciones vandálicas en plazas y paseos.
   Si dejamos de lado la magnífica e inolvidable gala del Teatro Colón, debemos esperar tiempo prudencial para evaluar acerca del proteccionismo de los Estados Unidos o el abordamiento del cambio climático y menos aún acerca de esos tres mil millones de dólares que vendrían en inversiones, porque por aquello de que los que se queman con leche lloran al ver una vaca, no podemos olvidar el cuento chino que traía 30 mil millones en un utópico y fantasioso tren bala.
   Si hubo algún resultado positivo aparte de una supuesta intervención argentina para que se sentaran a conversar China y los Estados Unidos, es la confianza en la que coincidieron los visitantes hacia nuestro país, sin ilusionarse ante un supuesto cheque en blanco, porque solamente depende de nosotros una recuperación y un crecimiento que merecemos como premio al virtualmente eterno padecer de los argentinos.
   Positivo o negativo si lo planteamos como interrogante, debemos tener la honestidad cívica de reconocer que si estabilizamos la economía, podremos superar esta instancia de crisis, desgastante y atomizadora de cualquier intención que exista por superarla.
   Pero al menos, reconozcamos que nos han tomado con seriedad, capaces de reunir a los líderes mundiales, mezclarlos en un debate respetuoso y dejar a salvo todos los pronósticos negativos que anticipaban un desastre.
   Se me antoja suponer, con el fundamento de la realidad reciente, que estamos ingresando a la envidiable categoría de país previsible.
   Y lo mejor, también creíble.

Los presos son rehenes ----------
LA MEGACAUSA Y EL ABUSO  
DE  LA  PRISIÓN PREVENTIVA
   Esta semana se presentó  ante la puerta de Tribunales una asociación civil denominada “Víctimas del Sistema Judicial”, como organismo que “busca defender a los ciudadanos cuyos derechos hayan sido vulnerados por la acción y/u omisión de los magistrados o funcionarios del Poder Judicial”.
   Cómo no reiterar en este marco el incesante reclamo de los familiares de la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba, en la que se destacó como suprema vulneración el abuso de la prisión preventiva, que en forma sistemática encerró a cientos de trabajadores, sin juicio alguno, utilizándose como condena anticipada y elemento de extorsión para forzar declaraciones de culpabilidad.  
   En contraposición  al silencio y a la inacción frente a las acusaciones contra altos funcionarios del Gobierno, el Poder Judicial disparó contra  los trabajadores un interminable abanico de encarcelamientos, que incluyó a los contactos  de los contactos de los contactos de cualquier acusado. 
   En el año 2014 dos imputados fueron absueltos después de 2 años y 8 meses de prisión preventiva. El juez que los detuvo dijo que no tenía pruebas contra ellos, que no había escritos, ni firmas, ni testigos que los acusaran, pero igual, él estaba convencido.
   Los juzgadores confirmaron idéntico criterio.
   ¿Por qué estuvieron presos entonces? 
   Un año después pasó lo mismo con otro imputado,  y muchos más reclaman haber sido condenados por  estar en una agenda o ser conocidos de otro imputado.
   Numerosos dictámenes nacionales e internacionales  se pronunciaron contra este abuso y el fenómeno fue citado como ejemplo de injusticia en una universidad de Minnesota.   Semejante daño es casi imposible de reparar, pero es más urgente, la intervención de cualquier organismo que pueda poner luz sobre las oscuras causas de tan irregular proceso.
Elecciones para el 12 de mayo ----
SCHIARETTI  NO  ESPERÓ  LOS
SEMÁFOROS Y PICÓ EN PUNTA
   A veces suelen ser insondables los vericuetos del entramado político cuando están en juego, entre otras cosas, la continuidad de una gestión criticada y endeudada, con el agravante de ciertas sospechas en torno a resonantes casos de corrupción que la salpicarían.
   Es casi inescrutable establecer las intenciones que lleva el adelantamiento de las elecciones para elegir gobernador de la provincia y legisladores de la unicameral, que si tomamos en cuenta las fechas como lo apuntara un sector de la oposición, estaría al borde de la violación de la ley electoral, lo que se superaría según dicen los entendidos, con una modificación, otra más, a dicho instrumento legal.
   Y en la humana intención de evaluar cuáles pueden ser las causas de tamaña prisa por votar, es probable que las encabece el temor a un apresuramiento de algunas causas judiciales pendientes, lo que pudiera dañar a ciertos políticos vinculados con el poder.
   Otra, que el primer trimestre ofrezca alguna recuperación de nuestra economía, de un incremento en la demanda laboral, del control de la inflación y del valor del dólar lo que significaría un fortalecimiento de nuestro alicaído peso; de una flexibilización de la presión tributaria, de una mejora en los índices de seguridad y en otros aspectos que mostraran, en general, una mejora de la situación.
   Eso fortalecería al gobierno nacional y por ende a la oposición cordobesa, devaluada en reacciones como tal y limitada a una preocupación por la subsistencia y la repetición de cargos por encima de los intereses de los cordobeses, lo que se patentiza por la lucha que no tan silenciosamente mantienen quienes se sienten ya luciendo el traje de candidatos.
   Es cuando la ciudadanía, castigada por ciertas demoras en solucionar problemas, por la falta de criterio absoluto a la hora de manejar prioridades y por las astronómicas cifras que se invierten en la difusión de actos de gobierno que es realmente descarada publicidad partidaria no encubierta, advierte con pesar que la rueda puede seguir girando locamente sin aportar mejoras reales a su calidad de vida.
   Veremos al llegar los calores del verano si el servicio de la energía eléctrica más cara del país no se interrumpe por una garua o un viento que ni siquiera permite remontar barriletes, o si los índices de inseguridad siguen creciendo pese a los dibujos en las estadísticas o si se advierte una lucha real contra el narcotráfico que no ha perdido su poder ni su impunidad.
   Porque si la situación general no muestra mejoras palpables que beneficien a la comunidad, lo que menos puede importar es la fecha de ir a las urnas. Para esa instancia, la gente ya aprendió que es la forma que la democracia le asegura para premiar o castigar.
   Y la bronca en varios sectores, realmente no es poca…

UN ANGELITO METIDO EN LA COCINA

   El domingo pasado les comenté que era mi intención incorporar para estos meses del verano, a alguien que nos ilustrara acerca de las comidas más aconsejables para los calurosos días del estío inminente.
   Adelanté que no apelaría, dejando aparte el respeto que me inspiran y merecen, a los cultores de la cocina de autor o grandes cheff que por lo general aconsejan insumos demasiado costosos para los tiempos que vivimos, de ajustes y cinturones apretados.
   Buscando y buscando, me encontré con un ángel protector del buen comer que nos hablara de esos platos, e incluso incursionara en la cocina vegana tanto como en la vegetariana porque son muchos los adherentes a esas corrientes culinarias.
   Y en consecuencia, decidí bautizarlo, simplemente, Angelito…
   (Por razones técnicas no se incluye la desgrabación de la conversación de Gonio con Angelito, que puede ser encontrada en la sección de audio, ubicada en el costado derecho de este blog y debidamente identificada)

En Córdoba (hasta ahora) no se paga ----------
EN BAIRES BONO PARA LOS EMPLEADOS
PÚBLICOS Y JUBILADOS, ANUNCIÓ VIDAL
   Por allí uno se encuentra con situaciones a primera vista inexplicables y busca con denuedo algo que las haga menos complicadas, especialmente por las consecuencias de algunas omisiones.
   En la provincia de Buenos Aires su gobernadora María Eugenia Vidal anunció que para los empleados de su dependencia habrá un bono de fin de año de 7.500 pesos y 4.000 pesos para los jubilados de su jurisdicción.
   Y al tomar con buena onda esa óptima noticia, se me vino a la cabeza una reciente intervención no recuerdo si fue del ministro Sosa o del prestidigitador Giordano, también integrante del gabinete provincial y autor de la alquimia que transformó para los pasivos aquel viejo y respetado 82 por ciento en un adelgazado 60 y pico por ciento.
   Es cierto que los beneficios a los jubilados de la provincia son superiores comparativamente a lo que reciben en otras provincias, pero no hay que olvidar que aquí se aportaba mayor porcentual que en el resto de Argentina.
   Y decían, entiendo que ambos funcionarios, que en Córdoba la economía estaba tan saneada que existía superávit recaudatorio,
   Entonces sin necesidad de sesudos análisis ni evaluaciones inútiles, es oportuno preguntarse por qué en Córdoba no habrá bono de fin de año para los activos ni para sus jubilados, a diferencia de la provincia de Buenos Aires que sí los pagará.
   Eso hasta hoy, al menos, porque no sería para que nos sorprendiéramos que al adelantarse las elecciones, también mágicamente se decida por el pago del bono.
   Los senderos de las decisiones políticas en años electorales suelen ser más leberínticos todavía…

Terminante conclusión científica -------------
EL CIERRE AL CASO MALDONADO: LA
DESAPARICIÓN  FORZOSA NO EXISTIÓ
   La Justicia en base a exhaustivos informes técnicos por parte de reconocidos profesionales, más de los 55 que intervinieron en su momento, terminó cerrando la investigación del Caso Maldonado, iniciado con la muerte de un joven atribuida, desde sectores kirchneristas y de la izquierda, como la resultante de una desaparición forzada por parte de fuerzas de la Gendarmería Nacional.
   En definitiva, el cuerpo de Santiago Maldonado no fue “plantado” en el lugar del hallazgo como se especuló, sino que emergió de las aguas poco claras muchos días después de haberse ahogado por no saber nadar y haberse internado en peligrosas y raudas profundidades.
   Todas las historias, dudas, fantasías y delirios que se tejieron en torno de esa muerte; las marchas que se organizaron reclamando por su paradero, las mentiras de algunos loquitos que aseguraban situaciones inverosímiles, cayeron frente al peso de las evidencias científicas.
   Incluso desde organizaciones de derechos humanos, las Madres y Abuelas incluyendo al más alto nivel de la administración nacional vigente hasta diciembre de tres años atrás, se alentaron las sospechas y las suspicacias incluyendo declaraciones de varios ex funcionarios que buscaban fortalecer dudas que finalmente fueron desechadas.
   Una pena que se haya aprovechado la muerte de un semejante para lucrar política, económica e ideológicamente en beneficio de los vivillos de siempre que nunca faltan y enceguecidos por el fanatismo buscaron incorporar fantasmas y miedos.
   Arrastraron un ataúd como otras veces también lo hicieron, faltándole el respeto a la honestidad y al dolor por la muerte evitable de un ser humano, de la que intentaron aprovecharse en varios sentidos.
   Dejaron de lado, ominosamente, que Santiago Maldonado más que un militante anarquista, era tan humano como cualquiera de nosotros.


**********************************************************************
COMO  CADA DOMINGO,  COMENTARIOS EN
EL PROGRAMA “MITRE CLUB” DE LA AM810

   En el espacio “Mitre Club” que conduce el colega y amigo Pablo Colazo y por su condición de periodista independiente, Gonio Ferrari comenta temas de actualidad en cada mañana de los domingos. Y en este 2 de diciembre, las materias abordadas fueron una “evaluación epidérmica” del G20 y consideraciones acerca del cierre de la investigación en torno del sonado “Caso Maldonado”. Las desgrabaciones y los audios de dichos comentarios, están a continuación:  



EL G20 DEBE SER UN MOTIVO DE LEGÍTIMO
ORGULLO PARA TODOS  LOS ARGENTINOS

    No se trató de un encuentro deportivo en el que a su finalización se conoce el resultado.
Fue la primera vez que un país sudamericano, o sudaca si lo prefiere, es sede del G20 desde su creación, integrado nada menos que por el 85 por ciento del producto bruto mundial, algo así como el 66 por ciento de la población terráquea, un 80 por ciento de las inversiones globales y el 75 por ciento del comercio internacional.
Es por eso que pecaría de presuntuoso si optara por un camino de facilismo y peligroso apresuramiento a la hora de evaluar efectos que sólo se advertirán en el tiempo.
Sin embargo, más allá de resaltar los aspectos del encuentro que pasan por lo livianamente cholulo, los atuendos de los participantes o la vestimenta de las primeras damas o el sentido llanto presidencial, hay un detalle que resulta oportuno destacar y es la pulcritud con que se desarrolló esta juntada de altísimo nivel en un marco que los agoreros de siempre pintaron como altamente conflictivo.
La contracumbre opositora fue como si pasara de largo, con sus expresiones de rechazo y censura hacia todo lo que considerara distinto a su ideología, y una prolija tarea de prevención abortó alguna intención de enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.
El enorme “baby Trump” lució su jopo amarillento y fue más fotografiado que los líderes, el cerrojo de preservación de nuestra Plaza de Mayo, adyacencias del Congreso y otros lugares clave tuvo buen resultado y poco más de una decena de detenidos por revoltosos es lo que se puede contabilizar a ojo de pájaro.
El resultado positivo dejando de lado la magnífica e inolvidable gala en el Colón, es la expresión de confianza suscripta por los países representados que no es como muchos se agrandan en suponer, un cheque en blanco para el proceso de recuperación que se atisba en esta Argentina, de virtual permanente internación en terapia intensiva.
No hablemos del proteccionismo de los Estados Unidos ni del cambio climático; dejemos de lado el anuncio de los tres mil millones de dólares en inversiones para la exagerada felicidad macrista, con la memoria  fresca de aquel cuento chino de los 30 mil millones que jamás llegaron, incluyendo un tren bala y otras obras que ingresaron a lo fantasmagórico de las utopías, en el repertorio de la demagogia.
Lo tomemos cautamente, sin exageraciones y salvando ese histórico triunfalismo argentino, pero tengamos la íntima sinceridad de reconocer y de asumir que por encima de cualquier especulación política, ideológica o técnica, ha sido una ratificación internacional de respaldo al rumbo que ha tomado Argentina con su meta en la recuperación de la estabilidad y la búsqueda del crecimiento.
El acercamiento de las distancias entre los Estados Unidos y China por sus veladas diferencias comerciales, aparece como otro de los emergentes positivos aunque molesten ciertas omisiones, como marginar el tema que no se tocó con la premier británica, de nuestra soberanía sobre Malvinas.
La participación del FMI, Fondo Monetario Intramuscular -así llamado porque inevitablemente nos vacuna- significó un alerta ante el alza de la deuda global, aunque se pronosticó que era manejable.
La firma del unánime acuerdo internacional es probable que no sea un éxito del que Macri pueda considerarse único mentor, aunque esa coincidencia entre tantos pueda ser evaluada como una victoria sobre las discrepancias.
    En resumen y como caminando por un sendero plagado de ominosos obstáculos y de espinas previas, Argentina a prima facie ha superado una barrera que parecía insalvable, esa mala onda de anticipar el desastre, el enfrentamiento y sus impredecibles consecuencias.
   Porque dentro del escenario internacional, se me ocurre que como país y pese a que no todos piensen igual lo que es uno de los costados salientes de la Democracia, hemos entrado a una etapa de ser, al menos, medianamente creíbles y previsibles.

EL CIERRE DEL “CASO MALDONADO”

   Tanto se habló, se inventó, se novelizó, se mintió y se especuló con la muerte del mapuche sospechado de anarquista, que el asunto se trasladó del escenario judicial a los predios de la fantasía con el disfraz de las ideologías y para muchos, en fuente de recursos para los familiares del desafortunado artesano.
Las idas y venidas de los peritos de parte, de las sospechas planteadas por testigos que cayeron en lo gracioso por encima de la seriedad que exigía el caso, las discrepancias desde lo ideológico hacia las certezas científicas, desnaturalizaron un proceso que llegó a conclusiones terminantes en el ámbito que desde el comienzo del caso se debió respetar, que es el de la Justicia.
El dictamen fue terminante, concluyendo que Santiago Maldonado murió ahogado porque no sabía nadar y quedó marginada aquella sospecha de que el cuerpo hubiera sido “plantado” como se dice comúnmente, para evadir una supuesta muerte tras la desaparición forzada con responsabilidad de Gendarmería, que en realidad no existió.
No fueron pocos los que se colgaron de la fantasía, lucraron con la sospecha y hasta se supone que cobraron buenos cospeles arrastrando un ataúd que encerraba junto al dolor, la mentira de una situación que no existió tal como se la pretendía instalar.
Entonces no cometamos la torpeza reiterada mediáticamente en estos últimos días, de calificar al caso Maldonado como “farsa”, porque la verdad nos indica que no fue otra cosa que la horrible y evitable muerte de un ser humano.
    Tan humano como vos, o como yo…