21 de enero de 2018

S.L.B.: LA COLUMNA VERTEBRAL DEL PERONISMO ESTÁ INTERNADA EN TERAPIA INTENSIVA, MÁS PRÓXIMA A EZEIZA QUE A LA LIBERTAD - NUESTRO PENOSO TRANSPORTE URBANO - EL MINISTRO TRIACA ESTÁ DURANDO DEMASIADO - MEGACAUSA Y LA POESÍA URBANA - MAFIA DE LOS TAXIS EN EL AEROPUERTO - VERTIGINOSA TEMPORADA TURÍSTICA - CERCANÍA PAPAL Y ALERGIA AL PAÍS, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gopnio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” que difunden AM580 Radio Universidad de Córdoba en dúplex con la 88.5 FM. En la emisión n!° 499 del 21/01/18 estos fueron los temas principales:

LA PROSPERIDAD DE CIERTA DIRIGENCIA SINDICAL

   Todavía suelen acudir a la memoria aquellas imágenes tantas veces repetida de dirigentes sindicales que se trenzaron a tiros con sus adversarios incluso dentro de la misma organización gremial, en una lucha despiadada por espacios de poder.
  Cayendo al reduccionismo de suponer que el origen de tanto poder a los gremios fue una ocurrencia -estudiada por cierto- de Juan Domingo Perón allá por la mitad del siglo pasado, aparece como demasiado lejano.
   El tema es que desde entonces, el viejo líder poseedor de una clara inteligencia y enorme picardía, instituyó la certeza que el movimiento obrero, que había alimentado en sus conquistas luego de tantas postergaciones, era la columna vertebral del peronismo.
   Y así fue ganando espacios dentro del campo laboral, luego frecuentó los escaños de legislaturas provinciales y del Congreso Nacional, se hizo fuerte en los clubes manejando a las barras bravas, hasta que cayó en cuenta que ese poder, bien podía transformarse en dinero para sus cuentas personales, expansión económica y contribución a transformarlos casi mágicamente en soñados y prósperos empresarios.
   Y como para eso era necesario seguir en la actividad gremial, se las ingeniaron para manejar su propia perpetuidad que corría paralela con la impunidad consagrada.
   Días atrás Infobae publicó una brillante nota con la firma del consultor político y docente universitario Claudio Iglesias, con un contenido al que bien se puede calificar como magistral -de magisterio- por las enseñanzas que encierra al sostener entre otros conceptos que “Hace poco tiempo, un personaje que parecía salido de una novela sobre la mafia albanesa, Juan Pablo "el Pata" Medina, famoso por sus enfrentamientos a tiros con sus rivales dentro de la UOCRA, fue detenido por una serie de fraudes contra la obra pública y amenazas. Una proeza de keynesianismo basado en el control sindical del gasto público, pero también, en diversas coacciones, variados privilegios y la corrupción rampante de pequeño círculo”.
   Tras otras consideraciones, Iglesias sostiene que “En general, esos y otros dirigentes del sindicalismo peronista, en cuyo centro sobresale la figura estelar del clan Moyano, padre e hijos, han edificado un futuro de prosperidad sobre la base de un mercado de trabajo secularmente débil, poco sensible a las variaciones del contexto económico en que les toca actuar a las empresas, tanto en la fase de prosperidad del ciclo como en su fase contractiva: ellos prosperan siempre, sus representados, rara vez.
   Desde hace ya muchos años, rige en nuestro país una organización del trabajo que condiciona al conjunto de la actividad económica, a la representación de los intereses y, por extensión, a buena parte del funcionamiento de la política, basada en premisas que poco tienen que ver con la búsqueda de la prosperidad de los argentinos, para no hablar del funcionamiento eficiente de la economía o la democracia a nivel industrial.
   Ese modelo de organización, que empezó a diseñarse en el Departamento Nacional del Trabajo entre 1943 y 1945, pero que sobrevivió a gobiernos civiles y militares, peronistas y antiperonistas, debe mucho de su inspiración a la visión que el fascismo tenía de la sociedad en su despliegue en su geografía original: Europa de entre guerras.
   Como ha dicho un historiador argentino, observador atento de esos y otros desarrollos de la Argentina entre 1930 y 1960: "Mientras la Argentina parecía madura para el fascismo, el mundo se revelaba demasiado maduro para él" (Tulio Halperín Donghi, Argentina en el callejón). Perón llamó a esa singular creación de su ingenio político, "la columna vertebral".
   Y agrega: “Esa organización es, ante todo y por sobre todas las cosas, una estructura multifocal de intereses, negocios, poder político y puntos de influencia: va desde el control de los clubes de fútbol hasta el contrato de obra pública, desde la recolección de residuos urbanos hasta el manejo de los recursos de la salud de los trabajadores, desde el control autoritario de las ideas políticas del mundo del trabajo ("sindicato único por rama de actividad", "personería gremial") hasta una actitud predatoria sobre los esfuerzos de las empresas, en la medida en que no se avengan a "discutir con los muchachos" las premisas su actividad empresarial.
   Que en el nuevo siglo políticos de diferente extracción, desde populistas de todos los colores hasta radicales que buscan complicidad en un mundo que les fue y es esquivo, pasando por diferentes fracciones de la izquierda y el progresismo, y no pocos simpatizantes que esa organización sindical conservan en el gobierno, le rindan tributo, tal y como es, dice hasta qué punto los esfuerzos de modernización de nuestra economía y nuestra sociedad parecen acotarse a una discusión, hasta cierto punto formal y estéril, sobre el déficit fiscal, la política monetaria u otros temas conectados con la finanzas públicas y la macroeconomía.
   Otro de los párrafos salientes de este excelente análisis afirma “Que hayan podido pasar de ser propietarios de empresas privadas de seguridad social en tiempos de la privatización (AFJP en los años del gobierno peronista de Carlos Menem) a partícipes y cómplices del saqueo de la seguridad social durante el tiempo de estatismo tonto de sus amigos del peronismo de Néstor Kirchner, es una muestra de cómo su contorsión les ha permitido sobrevivir al colapso del progreso argentino.
   Si Argentina no atina a desenredar la madeja de ese corporativismo, que sobrevivió a gobiernos tan variados como la revolución libertadora, el frondizismo, la revolución argentina, el último ensayo de peronismo histórico 1973-1976, la dictadura militar y los neo-peronismos de 1983 a 2015, más las breves experiencias no peronistas intercaladas entre estos últimos, será muy difícil que la prosperidad económica llegue a tocar a la puerta de varias generaciones de argentinos.
   Alguien ha decidido por ellos que tal vez merezcan planes, cupos, becas, jubilaciones sin aportes y otras variedades de programas discrecionalmente distribuidos mediante una gigantesca red de emprendedores informales de los "movimientos sociales", en lugar de ser titulares de oportunidades para participar con legítimo derecho en la creación y distribución de la riqueza argentina. Que una nueva generación de dirigentes políticos se rinda tan fácilmente a ese presente griego es algo de lo que nunca terminaremos de lamentarnos, teniendo la oportunidad para revisar ese lastre que rige desde la época donde el fascismo, su fuente de inspiración y horizonte político, era ya un producto completamente fuera de temporada”.
   El remate del análisis es contundente: “Si hiciéramos un ejercicio básico de comparación internacional, entenderíamos rápidamente que ningún país en el mundo ha prosperado siguiendo el camino que hemos elegido nosotros en este terreno. ¿Llamará la normalidad sobre este tema a la puerta de nuestra clase dirigente?”

NUESTRO CARO Y PENOSO TRANSPORTE URBANO
  Ya medio como que uno se cansa de protestar y protestar contra la pésima prestación de nuestro transporte urbano, aparte de su costo despiadado, si tomamos en cuenta la escasa calidad del servicio.
   Es probable que en algunos sectores no se adviertan tantas falencias en el sistema, por eso de las curiosidades inexplicables, pero en la mayoría de los barrios periféricos el lamento es constante y creciente, con una inaudita multiplicación de los tiempos de espera.
   ¿Es que han disminuido las frecuencias hasta niveles ridículos, solo porque ha terminado el ciclo tlectivo y no son tantos los pasajeros?
   Si así fuera, configuraría una burla y un daño mayúsculo a la masa laboral que necesita movilizarse en el transporte público habida cuenta de los altos valores del viaje en taxi o en remisse, pero parece que tal detalle no les mueve a los funcionarios, las agujas de una sensibilidad que demuestran no tener.
   Es el boleto más caro del país, y ahora puede acollararse este fenómeno con  el pésimo servicio de electricidad, endeble ante una brisa o un bajo milimetraje de lluvia en verano y  algunas mínimas disminuciones de temperatura en el invierno.
   La cuestión es que el cordobés está condenado a padecer esperas que muchas veces, aunque este muchachito Mestre no lo crea, cercanas a una hora, con lo que miles de trabajadores pierden premios a la puntualidad y estímulos al presentismo, lo mismo que ocurriera con los paros salvajes que instrumentara el gremio de los choferes.
   Es hora que alguien se tome el trabajo de controlar las frecuencias en el transporte urbano y aplique las sanciones que pudieran corresponder, para ver si por vía de la multas las empresas toman en cuenta que salen más costosas que restringir las prestaciones.
  Todo esto ocurre porque, sin dudas y a la luz de la realidad, al transporte urbano no lo maneja el poder concedente, sino que a su capricho esa función está a cargo de los empresarios y de la UTA.
   Y así estamos, con un transporte urbano pésimo y caro…

LA MEGACAUSA Y MARIA ELENA WALSH
   Retomando el tema de la reforma judicial publicitada días atrás por el gobierno provincial, la semana pasada expresamos que en la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba, sería ya una sensible mejora que se cumpliera  con la normativa ya vigente que incluye la prohibición de la prisión preventiva como regla, el juicio por un tribunal imparcial, que debe ser sorteado y no designado en forma especial para la causa, y el encarcelamiento solamente después de una sentencia firme para disminuir la posibilidad de error irreparable. 
   En el espíritu de la nueva reforma, según se anuncia, se habla en general de reducir el conflicto y la litigiosidad para buscar soluciones que mejoren la convivencia social.  
   Excelente pero difícil de aplicar a la causa del Registro, donde la litigiosidad y el conflicto parecerían ser objetivos en sí mismos por  parte del Poder Judicial de Córdoba, dado que sistemáticamente encarcela trabajadores sin antecedentes y sin ninguna acusación grave durante años, sin someterlos a juicio, con una pomposa difusión mediática.
   Y pensando en las  soluciones: ¿Qué solución le podrá brindar ahora el Poder Judicial a los que murieron en prisión preventiva, sin haberse establecido nunca su culpabilidad? La verdad, no se me ocurre ni siquiera apelando a lo mejor de mi imaginación.
   Hay más pendientes como: ¿Qué pasará con los funcionarios de altos cargos, que pese a ser denunciados nunca fueron convocados y menos aún investigados? 
   Acá sí, hay solución posible.
   Dentro de todo lo que hemos sostenido en tal sentido, faltaba el enfoque poético, que ahora traemos de la mano de María Elena Walsh en su “Oración a la Justicia” cuando dice y lo voy a leer para no caer en equivocaciones:   
   “Señora de ojos vendados que estás en los tribunales, quítate la venda y mira cuánta mentira. Actualiza la balanza y arremete con la espada”. Debo jurar que no encontré mejores palabras, para  pedir lo que hace falta en esta causa.

VERTIGINOSA TEMPORADA TURÍSTICA

   Es como si a mediados de enero, con pleno calor, días luminosos y pocas tormentas, el verano comenzara a dar las hurras para entregarse a los ocres del otoño, las hojas crujientes y amarillas y los atardeceres mágicos.

   Cuando escuchamos promociones de lugares a visitar, de festivales para asistir, de paisajes para gozar, es como si se nos estuviera adelantando una despedida que de ninguna manera alentamos, sino que más bien intentamos íntimamente en prolongar esos días inolvidables de las vacaciones así las hayamos pasado en “mar del patio” o en “punta terraza”.

   ¿Por qué ese apresuramiento en las despedidas? ¿Es un nuevo artilugio mediático y publicitario que intenta instaurar el estado de casi vacación permanente, porque a la vez se promociona el otoño?

   Córdoba ofrece la generosidad de sus paisajes todo el año no tan sólo en la capital sino en su extenso territorio, de norte a sur y de este a oeste: la cuestión es saberlos encontrar y disfrutarlos en plenitud, los 365 días como una fruta recién cortada del árbol.

   Pero así son las cosas en el vértigo del almanaque que no perdona demoras, nostalgias ni planes a futuro que se comienzan a elaborar antes de terminar estas vacaciones, las que ahora estamos gozando sin tener la prisa de empujar a que se terminen.

  Bastante es lo que todavía falta como para pensar que muere la temporada turística en los bellos sitios de nuestra geografía provincial, pero es como si la premura estuviera incitada por esa liviana costumbre de otorgar premios y distinciones.

   ¿Quiénes fueron los más aplaudidos y taquilleros artistas de la temporada? ¿Quién estuvo más acosado mediáticamente por su protagonismo en escándalos? ¿Quién se divorció de quién? ¿Qué estrellita fulgurante vuelve embarazada a sus pagos? ¿Quién le puso los cuernos a quién…?

   Son todas preguntas que a la mayoría de los cordobeses sus respuestas no nos interesan, porque pretenden suplantar a la belleza de un paisaje, de una puesta de sol o de un paseo para perderse en la espesura de algún valle …


CERCANÍA PAPAL Y ALERGIA A SU PAÍS
   Su Santidad sobrevoló argentina, envió un escueto telegrama en inglés al presidente Macri como lo marca el protocolo, recibió una respuesta aún más breve pero en criollo, via twitter, llegó a Chile, se presentó con suerte diversa según los escenarios y luego voló a Perú donde sí lo recibieron a todo trapo.
   Y los cráneos del análisis político e ideológico argentino se pelaban el cerebro planteando las diversas hipótesis acerca de la indiferencia papal con su país de cuna, olvidando que dejó de tener una nacionalidad definida cuando el concilio y en su nombre, echó al aire la fumata blanca de su consagración como Jefe del catolicismo.
   Que fue mucha y variada el agua que corrió bajo los puentes de nuestra historia es tan cierto como la realidad actual que vivimos con mucho de desencanto y desorientación, sobre todo para los optimistas que pensaban tener una especie de “Papa cautivo” de la argentinidad.
   Su conducta basculante fue tal hasta que se asentó en esos endebles pilares de las ideologías, de los intereses y de los olvidos, cuando Francisco dejó de recordar -seguramente sin olvidar- que lo acusaban de colaborar con los torturadores y genocidas militares setentistas y luego lo encumbraron a la cúspide de los defensores de los derechos humanos.
   Ni tanto ni tan poco.
   No olvidemos que por encima de cualquier especulación, Bergoglio es un ser humano con sus apetencias, sus miserias sus vacilacio, sus debilidades y sus conductas.
   ¿Qué le tiene alergia a nuestro país?
   Es probable, pero eso no será eterno.
   Porque después de abrazarse cristianamente con personajes nefastos de nuestra historia reciente, de bendecirles rosarios y de orar por su libertad, cuando dictamine la Justicia será Francisco, el Papa Bergoglio, quien deberá reconocer aciertos y errores.
   Francisco ya es grandecito, llegó a Papa, fue vilipendiado, descalificado y abrumado de culpas por la izquierda delirante apenas se disipó la fumata blanca y luego como por arte de magia, pasó a liderar un sector que lo había despreciado y acusado de horrendos contactos y complicidades con el desgobierno militar.
   Por eso que es grandecito, es para suponer que Francisco sabe lo que hace.
   Y lo que estará evaluando ahora, de todo lo que le vendieron sobre el caso Maldonado, por ejemplo …

¿QUIÉN SOSTIENE A LA MAFIA DE TAXIS EN EL AEROPUERTO?
   El domingo pasado nos extrañamos al enterarnos que la bajada de bandera para los taxis que parten desde el Aeropuerto Ambrosio Taravella, en el Camino a Pajas Blancas ronda los 112 pesos de día y esa cifra se eleva a casi 130 después, creo, de las 22.
   Aparte de ser un exceso que se aplica no sé si en alguna otra estación aérea del mundo, donde existen varias alternativas abiertas para los pasajeros, configura un ataque perpetrado en forma constante contra todo el gremio de los taxistas que no comulgan con el grupete que a fuerza de intimidaciones y daños, se ha hecho fuerte desde hace tiempo en nuestra estación aérea.
   Poco tiempo atrás hubo detenciones, juicios y condenas contra los que eran responsables de esas maniobras de aprietes, pinchaduras de neumáticos y otras lindezas que los que se creen dueños de la parada, aplican a quienes quieren colocarse en la fila de espera sin estar enrolados en sus incivilizadas huestes.
   Y no faltan quienes sostienen que esa tarifa desmedida les fue concedida para compensar la autorización a operar en el aeropuerto a dos líneas de ómnibus, una común y la otra diferencial, que según los mafiosos les restan pasajeros, como si en el país estuviera autorizado el monopolio al amparo de la violencia que genera.
   La zona del Aeropuerto Taravella está en el ejido urbano y el tema transporte debiera ser jurisdicción municipal a todos sus efectos, pero lo es solo para algunos, como por ejemplo beneficiar con una tarifa desmedida que quieren aplicar únicamente los mafiosos que manejan la parada, muchos de los cuales, según me comentaron, tienen antecedentes por idénticos hechos.
   De todas maneras creo que por tratarse de una dependencia de alcance nacional, le correspondería a la Policía Federal hacer que allí se respete la ley.
   Porque si tenemos que allanarnos al reinado de la violencia, la amenaza y la coacción, deberemos reconocer penosamente que estamos perdidos y eso no se puede ni se debe tolerar.

EL MINISTRO TRIACA ESTÁ DURANDO DEMASIADO

Siempre, el nepotismo ha sido una repudiable perversidad política, no obstante lo cual la historia nos muestra decenas de casos que cada uno en su tiempo, pretendió ser justificado bajo el argumento de “necesitar para cargos clave a gente de extrema confianza”.
   Si a esto le sumamos un penoso episodio de maltrato y discriminación a una mujer, debemos concluir en que el ministro Triaca, a cargo de la cartera de Trabajo de la Nación, debe pedir disculpas y mandarse a mudar.
   Con el presidente de viaje por Rusia, no conozco si se ha pronunciado acerca del tema, aunque trascendió que a la situación de Triaca se la evaluó para llegar a la increíble conclusión de que no estaba obligado a renunciar.
   Es probable que se aguarde una determinación judicial si el tema ha llegado a ese nivel, con el nombramiento de una parienta y con la torpe, grosera y pésima forma de tratar a una de sus principales colaboradoras, que lo atiende desde hace años y que quizás por esa causa, hubiera existido entre ellos un grado de confianza como para tolerarse.
   Sea como fuere, es mayúsculo el daño que Triaca le está haciendo al gobierno central, porque en nombre de sus gestiones ante los gremios para conseguir la aprobación de una ley, no es posible que se sacrifiquen preceptos que hacen a la convivencia y al respeto.
   La solución es muy simple, tan simple como terminante.
   El presidente Macri, así esté en Rusia o donde sea, tiene la obligación cívica de exigirle que se mande a mudar.
   Alguna vez, se hace necesario escuchar los clamores de la sociedad,