18 de febrero de 2018

S.L.B.: NUEVA FRECUENCIA (POR FM 88.5) MÁS MÚSICA Y EL MISMO COMPROMISO CON LA GENTE – LA DELINCUENCIA TRIUNFA Y NADIE RENUNCIA – MOYANO, PALAZZO, ZAFFARONI Y MENOS ADHESIONES – LA MEGACAUSA CONTINÚA ACTIVA – EL REGRESO A LAS AULAS ¿Y EL TRANSPORTE URBANO? – EL BLOG DE “SÍGANME LOS BUENOS”, NUESTRO REFUGIO EN INTERNET.

Texto de los comentarios del periodista Gonio Ferrari difundidos en su programa “Síganme los buenos” que ahora transmite la 88.5 emisora FM de Radio Universidad de Córdoba, correspondientes a la edición n° 503 del 18/02/18.

MÁS MÚSICA Y EL COMPROMISO  DE  SIEMPRE

    El mundo, la vida en sí y todas las actividades humanas son una síntesis de la constante muestra de cambios que se operan, algunos para bien y otros no tanto, según desde qué ángulo se enfoque cada situación en particular.
   Estamos en una nueva y coqueta habitación,  estudio de emisión,  de esta gran casona del Marqués de Sobremonte que es la planta integral de los Servicios de Radio y Televisión de la cuatrisecular Universidad Nacional de Córdoba.
   Aunque hayamos cambiado de frecuencia, saliendo de la AM para refugiarnos en la FM seguimos manteniendo el compromiso de siempre, ese que nos llevó a ubicarnos en un lugar de privilegio dentro de la audiencia dominguera, contra muchos vaticinios que jamás se les ocurrió que llegaríamos a ese nivel de audiencia, a un palmo del líder.
   Y como guardamos una estricta fidelidad a ese viejo dicho que “es una tontera cambiar lo que anda bien”, no pensamos en introducir modificaciones a nuestro estilo, ofreciendo probablemente algo más de música porque entiendo que la FM no es para tantas palabras, sino para buscar allí el deleite de los sonidos, esos que envuelven  el espíritu y acarician el alma.
   Atesoramos la enorme satisfacción de saber que de la misma manera nos seguirán los oyentes históricos de tantos años apelando a la magia de internet, que todo lo acerca, simplemente con buscar en cba24n.com.ar  y esperar unos segundos, para encontrarse desde cualquier rincón del mundo con “Síganme los buenos” como siempre, como si nada hubiera cambiado.
   Una alegría sin dudas para nuestros seguidores amigos de Italia, Francia, España, Emiratos Arabes, Kuwait, Nueva Zelanda, Israel, Estados Unidos de Norteamérica, Canadá, Australia, México al igual que los de Buenos Aires, el sur argentino, el norte maravilloso, el Oeste cuyano y el Este litoral, al igual también que desde Arguello, Villa Carlos Paz, La Calera, Dumesnil, San Francisco, Morteros, Cosquín o Villa María.
   Para todos, nuestro abrazo y la promesa de no cambiar jamás, salvo como en este caso, de frecuencia.
   Con todo nuestro cariño…

EL HAMPA TRIUNFANTE Y NADIE RENUNCIA
   Si fuera por una simple, acostumbrada e insensible cuestión estadística, cualquier desalmado puede llegar a pensar que se trata de una muerte más; de otro policía caído en el cumplimiento de su deber; de un nuevo sacrificio en aras de la tranquilidad ciudadana.
   Pero no.
   No y no.
   No, porque lo más doloroso e irreversible de todo, es que se pudo haber evitado el drama, con las lógicas y lastimosas consecuencias para la familia del policía abatido y por ende para toda la sociedad que asiste alarmada a esa mezcla deplorable de ineptitud y casi indiferencia que muestra el poder frente a estos hechos.
   Mataron al policía porque lo mató indirectamente la propia institución a la que sirvió hasta entregarle su vida.
   Lo mató el descrontrol interno que permitió, escondió y poco hizo para evitar el robo de tantas armas en sus propias narices, para asumir luego la postura hipócrita del dolor ante algo irreparable que ellos, si, ellos, los jerarcas de azul, pudieron haber evitado, si como siempre lo sostuvimos desde este espacio, que si la policía no sabe, no quiere o no puede limpiar su mugre interna, poco podrá hacer para limpiar la podredumbre externa.
   Al muchacho de San Carlos Minas lo mató la falta de instrucción para situaciones extremas, porque nadie puede entrar a un lugar donde hay delincuentes armados que los están esperando con una increíble potencia de fuego para abrirse camino a costa de vidas ajenas y no caer en  manos de la ley.
   Lo mató la Justicia lenta y permisiva, que muchas veces ampara más al delincuente que a quienes luchan contra el hampa, desde hace tiempo fortalecida por la impunidad que le regala el poder, un poder con probada ignorancia para instrumentar y aplicar una imprescindible política integral de seguridad, que no consiste solamente en comprar armas para después no tener balas, gastar en autos sin licitación ni concurso de precios, por compra directa ahora sospechosa y después no tener nafta e incorporar personal improvisado con tal que desfilen para que los medios les saquen fotos, la TV los filme y las radios los mencionen como grandes hacedores de una seguridad tan mentirosa como inexistente y penosamente costosa en vidas ajenas.
   ¿Hasta cuándo los cordobeses tendremos que seguir soportando a los ineptos que por ser políticos creen saberlas a todas?
   El angel de la guarda de la familia Kennedy era menos inútil que ellos, con la diferencia que aquellos fracasados se tuvieron que ir, mientras los artífices de este cordobesismo berreta se atornillan a sus sillones en cómodos despachos, jamás hacen autocrítica y van viajando de
ministerio en ministerio, como si fueran un compendio de sabiduría.
   Eso de que algunas cabezas deben rodar, es viejo tema sólo aplicable en algunos casos, aunque entre nosotros de poco serviría.
   Porque pondrían a otros tan inútiles como los que ya tendrían que haber pedido disculpas antes de renunciar, bancados por esa mugre de la política que se llama el pacto de silenciosa solidaridad entre iguales.
   Harán todo lo que quieran, anunciarán todo lo que inventen, sancionarán a quienes buscarán como chivos expiatorias y ninguno de ellos lo será, pero el muchachito de San Carlos Minas no volverá a la vida.
   Y eso es, simplemente, lo que hace a las autoridades inútiles, cómplices de homicidio o partícipes necesarios por omisión.
   No sé si los códigos lo dicen, pero la enorme mayoría de la gente así lo piensa.
   Y así lo expresa a la hora de votar
  
Víctimas de la presión de la realidad -----------------
MOYANO,  ZAFFARONI Y PALAZZO, CÚPULA
DEL NOSTÁLGICO CLUB DEL HELICÓPTERO 

   Hay algo innegable en las palabras de Juan Pablo II cuando sostuvo que la violencia destruye lo que pretende defender. Y con Moyano restando adhesiones día a día y en decadencia asomó un cachorro que empezó a gruñir: nada menos que el titular de la Bancaria, Sergio Palazzo. Y si le sumamos la nueva arenga destituyente del ultrakirchnerista Eugenio Zaffaroni, tenemos “cartón lleno” en esta lotería que están jugando los golpistas de telgopor, dominados por la melancolía de los buenos tiempos que vivieron coqueteando con el poder y el actual terrorífico espanto que aunque intenten disimularlo, los ha llevado a la desesperación al actualizarse sus causas en la Justicia -especialmente en el camionero- ese mal que tanto lo aqueja que es la alergia a los barrotes.
   Como décadas atrás cuando la gente le huía a los sospechados de padecer tuberculosis o cualquier otra enfermedad contagiosa o que provocara rechazo social, el camionero gestor de un paro que fue adelgazando viene deslizándose por un tobogán que lo depositará de cu…bito en el piso, consecuencia del abandono del que resultara víctima por parte de los que fueran bravucones carteludos del sindicalismo superado, amansados hoy por la realidad y aquellos atávicos miedos.
   Como sabiamente dice el tango: “no te ha quedau  ni el pucho en la oreja de aquel pasado malevo y feroz”.
   Hugo Moyano, inicialmente conspicuo seductor con  la crema del kirchnerismo tuvo un tropiezo con la ley -se supone- ya que desde Tribunales lo requirieron para que respondiera por algunas “diferencias de caja” que había en el curriculum de su manejo del dinero familiar con enormes sumas -se supone también- que fueron a parar a su cuenta personal partiendo desde la organización sindical de la que es (o era) indiscutido cacique.
   Cuando desde el gobierno nacional se dispusieron medidas que modificaban la relación de los gremios con los trabajadores y frente al peligro de perder jugosas gangas, la luz amarilla ¡oh casualidad! fue una alarma de tiempos tormentosos frente al final de la fiesta que durante tantos años vivieron los encumbrados sindicalistas que creían en la eternidad de su poder y por ende en la consagración de la propia y perpetua impunidad.
   Moyano debe ser uno de los integrantes de aquel grupúsculo que muchos llaman “la logia del helicóptero” que alienta un final abrupto del mandato presidencial, como íntima convicción de lograr así la recuperación del terreno perdido por el PJ como consecuencia de tantos desgobiernos durante varias décadas que teñidos de populismo, fracasaron en la demagógica promesa de mejorar las condiciones de vida de los argentinos.
   Si no, que alguien explique los despistes y naufragios de Menem, de Anibal Fernández, de Scioli, de Mazza, de los Kirchner, de De la Sota, de Solá y de tantos otros conspicuos de la política pejotista en todas sus variantes desde la derecha fascista hasta la izquierda armada que ahora poniendo palos en la rueda del gobierno, piensan que reverdecerán tan viejos como desteñidos laureles.
   Solo falta un Lopez Rega para comandar huestes destituyentes, porque en la actualidad me encantaría que alguien me señalara a un verdadero líder auténticamente peronista -¡uno sólo!- que pueda dar la cara como estandarte del descontento -que en verdad existe- pero que no se animarían a presentarse en elecciones democráticas porque sus prontuarios no se lo permiten.
   Pero si leemos completos los conceptos del ex Pontífice Juan Pablo II, tendremos un panorama real de su certero pensamiento: “La violencia es indigna del hombre. Es una mentira, pues está en contradicción con la verdad de nuestra fe y con la de nuestra condición humana. La violencia destruye lo que pretende defender: la dignidad, la vida, la libertad del hombre”.
   Lo de Sergio Palazzo, de cuna radical, dueño de La Bancaria entra al terreno de lo patético porque amenazó, obligó a cerrar los bancos durante casi una semana de largo feriado perjudicando a miles de argentinos, intimidó al gobierno con un paro bancario de dos meses y luego se ensució los pantalones diciendo que no había dicho lo que dijo cuando todos escuchamos que lo dijo vociferando en una asamblea, que después dijo no haber dicho. Se entiende ¿verdad?.

  La actitud del Dr. en Derecho Eugenio Zaffaroni (*) es algo distinta, más cercana a lo grotesco que a lo políticamente incorrecto, teniendo en cuenta los pergaminos que el ex titular de la Corte Suprema de Justicia puede mostrar a la sociedad, como por ejemplo su membresía en la Corte Interamericana de Derechos Humanos a la que ofende con su caprichosa postura antidemocrática y degradante. Al pontificar que "Si se van antes, podemos resolver el problema" creyó haber apelado a una sutileza sin caer en cuenta que había perpetrado un desatino.
   Imagino que para alguna situación parecida, Bioy Casares supo decir “El mundo atribuye sus infortunios a las conspiraciones y maquinaciones de los grandes malvados. Entiendo que subestiman a la estupidez”.
   Y es para razonar con madurez que ese -para el caso- curioso término “podemos” lo haría partícipe de la solución, olvidando que durante más de una década, porque obviamente se refiere a sus conmilitones “K”,  fueron agrandando el drama nacional al cual ahora trabajosamente se le está buscando la salida. 
   Los actuales golpistas, ominosos agoreros de alejamientos forzados, olvidan que cuando eran poder sus fanatizadas huestes y las fuerzas de choque como La Cámpora, Luis D’Elía, Moreno, Esteche y otros impresentables reclamaban calma a la oposición, sugiriéndole que formaran un partido político y se presentaran a elecciones.
   Todavía deben estar lamentando haber aconsejado ese camino.
   Doloroso debe ser un balazo en el pecho pero peor sin dudas es de imaginar cuando el tiro sale por la culata.
   Aunque antes haya existido una dilatación como efecto de las urnas.
(*) Zaffaroni juró bajo los estatutos de la dictadura militar en el fuero penal tras la designación que suscribiera Jorge Rafael Videla, por eso sabía perfectamente bien cuál era su rol en esa etapa, y lo cumplió, señala Enrique “Cachito” Fukman, miembro de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos: “Uno de sus roles era rechazar los habeas corpus”.

LA MEGACAUSA CONTINÚA  ACTIVA
   Es difícil mantener un reclamo de justicia cuando no parece haber receptor del tema.
   Si acceder a la justicia ya es tarea difícil para muchas  víctimas, qué decir cuando lo que se reclama es ser víctima, precisamente,  del Poder Judicial,  haber sido procesado en reemplazo de otro, de otros.
   Casi un delirio.
   El desconocimiento general ampara la situación, porque para entenderla se necesitarían horas de escudriñar expedientes, escuchar juicios, revisar leyes y  confrontar realidades. Ejercitando el sentido común es inevitable que resulten extraños varios hechos:
   Que en la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba  la mayoría de los imputados y condenados sean empleados o personas comunes, que probadamente viven de sus trabajos, y que no poseen antecedentes ni fortuna.
   Que en tales condiciones se los haya encarcelado durante años sin haberlos juzgado previamente, cuando no representaban ningún peligro.  Y que además, eso haya ocurrido sin denuncia de ninguna víctima, ya que, salvo excepciones, no existen querellantes particulares.
   No  es bueno sucumbir al espejismo de algunos casos aislados y  bien publicitados, que hacen creer en la legitimidad de la causa, cuando la gran mayoría de los condenados responden al perfil arriba descripto.  
   Porque, hay que saber -la gente debe saberlo aunque el poder no lo ignora-  que existen personas que tenían poder y responsabilidad en el momento de esos hechos,  que existen altos funcionarios concretamente denunciados, que existen abultadas fortunas no explicadas, y muchos testimonios no investigados.
  Entonces, lo que parece faltar es una justicia objetiva e imparcial que, con los ojos vendados,  pueda buscar  a los verdaderos culpables.
   Es una objetiva cuestión de paciencia, bastante complicado no tan solo de explicar sino de impedir que continúe, mientras siga en el poder casi absoluto el mismo signo político que desde dos décadas atrás no encuentra decenas de soluciones para otros tantos dramas que vive lo que ellos, vaya creatividad, llamaron “cordobesismo”.

EL REGRESO A LAS AULAS ¿Y EL TRANSPORTE URBANO?
   Parece mentira, o que los almanaques cambiaron de ritmo y de velocidad, pero ya tenemos encima un nuevo ciclo lectivo en las escuelas cordobesas, siempre y cuando los docentes no sigan los pasos de sus colegas bonaerenses guiados por ese curioso  impresentable personaje que se apellida Baradel  y sus caprichos, que amenazan con iniciar el ciclo, pero sin trabajar.
   El problema anexo a esa posibilidad que depende de la conducción sindical que está más arrimada al kirchnerismo que a la realidad, es el impacto que puede sufrir el lamentable servicio del transporte urbano de Córdoba, en decadencia desde unos meses atrás llevado por la angurria empresaria, la complicidad sindical que ayuda a presionar y la indiferencia del poder concedente, Municipalidad de Córdoba, que supone que todo está bien, eficiente y sobre rieles.
   La verdad es que las demoras se han multiplicado al menos por tres en los sectores más afectados y necesitados de la población cordobesa, especialmente en la zona norte de la ciudad donde las esperas suelen llegar a una hora con el consecuente daño a la masa trabajadora que necesita ese vital servicio para no perder los adicionales de presentismo y puntualidad.
   Es probable que algo mejoren las prestaciones; que la FETAP muestre algo de sensibilidad social y retome el cumplimiento del servicio como ocurre cada vez y por pocos días, después que se aplica un ajuste en el precio del boleto.
   No tan solo los alumnos de escuelas primarias, secundarias o de nivel universitario muestran ansiedad ante lo que se pueden encontrar en materia de transporte urbano, sino los padres, que son tan afectados como los alumnos, porque de ellos depende en gran medida la asistencia a clases.
   Es para rogar que alguna vez, aunque sea en el comienzo de clases, los empresarios piensen con la cabeza, algo con el corazón y menos con el bolsillo.

EL BLOG, NUESTRO REFUGIO EN INTERNET
   Le comentamos en un bloque anterior que nos sorprende cada domingo la medición que hace Google en nuestro blog www.gonioferrari.com que es donde van a parar las dos horas de “Síganme los buenos” de cada domingo entre las 16,30 y las 18,30 debidamente ilustrado,  aparte de comentarios de la actualidad que aparecen en ese espacio durante la semana.
   La dinámica actual de las comunicaciones es tan amplia, que virtualmente no quedan nichos sin cubrir si se trata de ubicar una transmisión, seguirla, tenerla registrada y archivada y consultarla cada vez que sea necesario.
   Por eso, al salirnos de la frecuencia AM580 e ingresar a esta FM 88.5 nos refugiamos en lo más avanzado en materia de comunicación radial, por el enorme alcance de nuestra tarea periodística, sin límites geográficos, y con la inmediatez de un rayo láser.
   Pese al cambio -no hay cambio que deje de ser traumático por eso de la costumbre y el éxito- lo hemos asumido mirando hacia adelante, al futuro, a lo que viene, a lo que está llegando y se consolida día a día, sin olvidar nuestras raíces.
   Conviene entonces repetirlo: desde cualquier lugar del planeta Tierra -por ahora- simplemente buscando el link respectivo a la 88.5 en cba24n.com.ar podremos seguir abrazándonos sin distancias, razas, banderas políticas o delirios.

   El progreso es tan avasallante, que a todos nos iguala …