29 de abril de 2018

S.L.B.: DÍA DEL OYENTE DESORIENTADO - HOY ES TAMBIÉN EL DÍA DEL ANIMAL - ESTE MARTES, DÍA DEL TRABAJO Y DEL TRABAJADOR - LA MEGACAUSA DEL REGISTRO Y CIERTAS OMISIONES MEDIÁTICAS - DEBATE TELEVISIVO, DERECHOS HUMANOS Y MENOSCABO A LA VEJEZ – INTENSA ACTIVIDAD DE LA EDITORIAL DE LA U.N.C. - LOS "NARANJITAS" PUEDEN FESTEJAR - LAS TRAYECTORIAS Y SU IMPORTANCIA, ETC

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos”  n° 513 del 29/04/18 emitido en dúplex por AM580 y FM88.5 ambas de Radio Universidad de Córdoba.
EL OYENTE DESORIENTADO TIENE SU DÍA
   Hoy salimos al aire de una manera hasta ahora inédita, ajustándonos a los dictados del fútbol y su trascendencia en la vida nacional.
   A la primera hora, la estamos haciendo para la 88.5FM que según me comentaron los que saben, tendrá su plena expansión para fines de mayo o mediados de junio, una vez que finalicen los ajustes y la puesta a punto tanto de la señal, como de los elementos que posibilitan su expansión.
   La segunda hora del programa, es decir entre las 17,30 y las 18,30 saldremos en dúplex por la que ahora estamos ocupando que es frecuencia modulada, con la tradicional y apetecida AM580 de amplitud modulada, con alcance incluso más allá de la geografía provincial.
   Otra de las alternativas es apelar a internet, porque buscando en www.cba24n.com.ar y en la pestaña respectiva es posible escuchar “Síganme los buenos” en cualquiera o en ambas emisiones, tanto de FM como de AM en este caso con alcance mundial.
   Confiamos en la comprensión de nuestros fieles oyentes y en la indulgencia de quienes con su apoyo publicitario posibilitan que sigamos en el aire.
   A veces el precio del progreso, de los avances en la tecnología de las comunicaciones, nos someten a estas circunstancias que en un primer momento afectan, pero que contribuyen a una mejora en la calidad de la vida de la gente.
   Y confiamos en que, modestamente y a nuestra manera, estamos contribuyendo a lograr ese objetivo que no es tan solo nuestro ni de los Servicios de Radio y Televisión de la Universidad Nacional de Córdoba sino de toda la sociedad.
   Pero de manera especial, es un premio para la fidelidad de nuestra audiencia…
   Es por eso que se nos ocurrió homenajearlos instituyendo esta jornada de tantas celebraciones, también como “Día del oyente desorientado”, aunque estamos seguros que sabrán encontrarnos…

EL DÍA DEL ANIMAL

   Los cordobeses, creo que desde siempre, nos hemos inclinado por esa curiosa propensión a colocar sobrenombres pensando en los animales.
   Tengo los casos del Negro Araña, el Oso Tobi, el Cabrito Toledo, el Monito Carrizo, el Pavo Tobi, el Chivo Oulton, el Larva Milich, el Cato Herrera (por esposo de la cata), el Caimán Aracena, el Canguro Gamboa, el Pájaro De Allende, la Vaca Potenza, el Piojo Godino, el Caballo Loco Arroche, el Cuca(racha) Argañaraz, el Pato Cecchetto, el Cabeza de Chancho, la Gallina Sarmiento, el Pescado Ayen, el Puma Muller, el Gato Villalba, la Vizcacha Guerrieri, el Charabón Recalde, la Rata Ramos, el Lagarto Guizardi, el Pato Fernández o el Ladilla Rodriguez y muchos más. 
   Seguramente me olvido de ciertos ejemplares, y pido perdón si es que no me acuerdo de saludarlos ya sean gatos, perros, conejos, tortugas, canarios, cuisis, iguanas, itas, comadrejas, tejones, hurones, pollitos, arañas, potrillos, yeguas, peces, loros, culebras, cabritos, vizcachas, pumas, ranas, patos, curucuchas o grillos.
   Y ya que estamos, rindamos homenaje de cariño a las mascotas que tenemos, así se llamen Fellini, Bianca, Boby, Nikita, Grisha, Zóco, Teo, Negrita, Capitán, Cleto o como quieras.
   Y recordemos que tener bajo tu dependencia a un animal, supone cuidarlo y protegerlo en su indefensión, frente a un mundo agresivo y ante personas que los explotan, los maltratan y los dejan morir.
   Vemos a diario en nuestras calles ejemplos lastimosos y parece que la Ley Sarmiento. que ampara a los animales, no existiera porque su aplicación es tardía y caprichosa frente a una autoridad que prefiere mirar hacia otro lado, porque total, son animales “y tienen cosas más importantes que hacer por los humanos” como por ejemplo hacer poco.
   Los bichos (dicho sea con cariño) abandonados porque sus amos no cuentan con recursos para mantenerlos, es otra de las lacras que sacude nuestra sensibilidad.
   Los animales son a veces los intermediarios por los que la Naturaleza con su sabiduría suele darnos algunas lecciones.
   Descartes decía que el mono es tan inteligente, que no habla para que no lo hagan trabajar y Chesterton, anticipándose a lo que vemos en televisión, reconocía pertenecer a esa clase de animales en los cuales la cola es importante.
   Debemos tener la grandeza de respetar a todos los seres vivos ¿no pensantes? aunque creamos que no razonan pues de sus conductas y pese a que muchos no lo tomen por cierto, suele ocurrir que secretamente ponemos en duda nuestra propia capacidad de pensar …y de sentir.
   Por eso y aprovechando la celebración, hagamos un merecido y masivo desagravio a la lora, que inocentemente y sin que ella lo sepa, los malhablados se han apropiado de sus partes pudendas transformándolas en destino para aquellos, así sean amigos o adversarios, que odian o al menos molestan.

EL DÍA DEL TRABAJO Y DEL TRABAJADOR
   Pasado mañana es el día nuestro, de los que abrazamos la cultura del trabajo, que no deja de ser una innegociable convicción que nos enaltece ante la sociedad.
   No hay para qué extendernos en discursos, sino más bien en una especie de enunciación de principios, que hacen a la dignidad de trabajar.
   Y quiero cerrar este homenaje a los que trabajan, o mejor dicho a los que trabajamos, con esa frase que acuñara la inteligencia, el compromiso y la sabiduría del Mahatma Gandhi: “Dios ha creado al hombre para que gane su sustento trabajando, y ha dicho que aquel que come sin trabajar, es un ladrón”.
   Quiero de paso ofrecer un humilde reconocimiento a todos los dirigentes sindicales que ofrendaron buena parte de sus vidas, en la diaria fragua de la lucha gremial, sin claudicaciones ni privilegios.
   A los que siguieron siendo ejemplo de fervor laboral en su trabajo cotidiano y no vivieron prendidos a la licencia sindical, en cuyo nombre se cometen tantos abusos.
   Quiero eximir de este reconocimiento, por estrictas cuestiones de justicia, a los que se sirven de su condición de dirigentes en provecho propio, de sus familiares, de los amigos y de las amigas, porque no merecen figurar en el cuadro de honor de los honestos.
   Quiero, en definitiva, valorar el esfuerzo de tantos hombres y mujeres que se dignifican laburando, sacrificando su descanso, buscando siempre algo más para hacer; para sentirse útiles, para saberse capaces, que es la manera más maravillosa de sentirnos libres.

LA MEGACAUSA Y CIERTOS OLVIDOS
   Retomando la causa del Registro de la Propiedad de Córdoba, el diario Comercio y Justicia informó  esta semana  la finalización de un nuevo juicio contra un ex director de la Repartición, único directivo repetidamente procesado y difundido por los medios, en una causa que,  ilógicamente, y no nos cansamos de repetir,  no cuenta con ningún alto funcionario ni poderoso de turno entre sus acusados.  
   Y aunque esto no es harina de otro costal, quisiera poner el foco en el análisis de la noticia: dice el rotativo especializado que  en 2014 se lo condenó, pero que al no estar firme la sentencia quedó en libertad.  Se omite, el nada menor detalle de que llegó al juicio preso, luego de 2 años y 10 meses de prisión preventiva,  al igual que otros imputados que incluso fueron absueltos después de esta  prisión injusta.
   ¿Será falta de información? El artículo no menciona ni una vez la prisión preventiva que alcanzó aproximadamente al 70 por ciento de los imputados. ¡70 por ciento con condena primero y juicio después!
   ¿Quien escribe habrá leído a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, afirmando que la prisión preventiva excesiva invierte la presunción de inocencia y ejerce una especie de presión sobre el magistrado que aplica la ley, en el sentido de adecuar la condena a la prisión ya cumplida, aumentando para el acusado la posibilidad de una condena injusta?  
   ¿Esto no le hace ruido al editor? ¿Nadie se pregunta por qué se recurrió a la “presión”  e “inconstitucionalidad” de que los imputados llegaran al juicio  esposados y con una condena ya cumplida?
   Para que los ciudadanos podamos ejercer el derecho de pensar libremente, quienes informan tienen -tenemos- la obligación de ser imparciales.

LOS DERECHOS HUMANOS Y SUS DUEÑOS
   Fue muy interesante el programa “Barricada” que habitualmente conduce mi amigo el Dr. Carlos Hairabedián por Canal “C” de CableVisión pero que en su emisión del viernes último la función de moderador y conductor estuvo a cargo de otro amigo y apreciado colega, don  Luis Beresovsky.
   Temas interesantes abordados en un marco de absoluta libertad con la presencia de políticos, sindicalistas y este periodista que les habla.
   Cuando se abordó la cuestión del estado de los partidos, se me ocurrió comentar que veía cierta desorientación en el Justicialismo que primero se dispersó, luego muchos se disfrazaron entre ellos hasta llegar posteriormente a desconocerse y ahora, acuciados por la realidad, buscan unirse, conceptos que sigo sosteniendo.
   Por supuesto que se dieron posiciones adversas y entre los panelistas estaba este muchacho Martín Fresneda, nacido en Mar del Plata en 1975 y aquí reitero mi respeto por el dolor de quienes sufrieron, por el terrorismo de estado comenzado en 1973 y no en el 76 como muchos creen, la desaparición de seres queridos.
   El joven Fresneda no estuvo de acuerdo con algunos de mis conceptos, palabra va, palabra viene, hasta que frente a un intercambio de opiniones, le espetó al conductor Luis Beresovsky que no sabía preguntar a lo que el correcto colega le pidió que le recomendara algún lugar para estudiar periodismo.
   Muy ocurrente y a la vez respetuoso.
   Y después visiblemente molesto, se las agarró conmigo, cometiendo un infantil aunque pensado acto discriminatorio que su autor creyó era descalificador: me trató de “viejo”, vaya novedad, pero el sentido peyorativo es ofensivo y degradante.
   No quise aprovechar el espacio de un amigo para embarrar la cancha porque no era ese el motivo del programa, así que reservé algunos comentarios para este MI espacio, donde necesito poner algunas cositas en claro, rogando que nadie se enoje.
   El derecho a la libertad de opinar es uno de los más sagrados derechos humanos y supongo que el joven Fresneda no debe ignorarlo, como tampoco debe olvidar que sus padrinos políticos, los Kirchner se apropiaron de ellos, cuando ni siquiera presentaron un mísero habeas corpus cuando operaban profesionalmente en Rio Gallegos.
   Otra, que descolgaron cuadros del Salón de los Presidentes cuando las fuerzas armadas tenían menos poder de fuego que los zorros grises y a eso lo podría haber hecho un ordenanza.
   Eso se llama reacciones tardías en circunstancias no riesgosas.
   ¿Cuántos se enriquecieron en nombre de los derechos humanos?
   ¿Cuántos amasaron fortunas diciendo que los defendían?
   Unos pocos añitos atrás, frente a un comentario de este periodista en este mismo programa en el sentido que la historia sería verídica y la justicia correcta, que así como se condenaba a varias perpetuas a los genocidas, era también justicia sentar en el banquillo de los acusados a los que se decían jóvenes románticos, tan asesinos como los militares sedientos de sangre y no era reivindicar la teoría de los dos demonios, sino una postura que buscaba establecer equilibrio en la memoria, de una historia que nos vendieron después y que muchos compraron.
   Desde la organización HIJOS cuyo dolor, lo reitero, respeto como ciudadano y como argentino, lanzaron una campaña despiadada contra este periodista. Por nota le pidieron mi cabeza a la entonces rectora, y pidieron un tribunal de ética que me juzgara.
   Me difamaron profusamente en las redes sociales y en complicidad con la dirigencia del Círculo Sindical de la Prensa se cansaron de intentar que mi pensamiento fuera repudiado desde todos los sectores.
   Recuerdo que la Sra. Rectora ni siquiera los recibió, pese a que lo anunciaron mediáticamente.
   Por una cuestión de prudencia dejé que las cosas siguieran, pese a los consejos de mis abogados de iniciar acciones por calumnias e injurias que no hubieran prosperado, lógicamente, por el padrinazgo político e ideológico de esta gente que se sigue creyendo dueña de la verdad absoluta.
   No quiero seguir el tema y les comento que de todo lo que acabo de decir, tengo las pruebas documentales para ofrecer a quien abrigue cualquier duda.
   Y para que lo sepan desde Fresneda -que creo es legislador nacional protegido por fueros-  hasta cualquier ciudadano, que como fervoroso amante de la libertad y respetuoso a ultranza de los derechos humanos que, reitero son de todos y no de nadie que con oportunismo político se los apropie, este viejito casi octogenario seguirá peleando con armas nobles, sobre todo para ilustrar a esa pendejada tocadora de oído, cultora de una verdad a medias, que ahora pretende enseñarnos a los viejitos como yo, cómo fueron aquellos sangrientos años de plomo.
   Este viejito con 60 años de periodismo activo en sus espaldas, sin fueros y sin recibir ni un peso del Estado, seguirá siendo periodista contra viento y marea.
   Y lo haré con el respeto de siempre hacia unos y hacia otros de los que cayeron víctimas del autoritarismo, la prepotencia y la impunidad que luego consagraron en ambas veredas, porque la vida tiene su valor propio más allá de las ideologías y de los uniformes.
   Y por las dudas, si ese joven legislador no lo sabe, le comento y le reitero que la libertad de opinión esté escrito o no, es uno de los más sagrados derechos humanos que tanto dice defender.


El Director de la Editorial de la Universidad Nacional de Córdoba, Dr. José Ortega mantuvo una interesante conversación con el periodista Gonio Ferrari, tras haber asistido a la Feria del Libro en Buenos Aires, donde el organismo a su cargo desplegó un atractivo stand. Hablaron de realizaciones y proyectos en el área y otras cuestiones vinculadas con las editoriales universitarias que se aprestan a integrar un frente común tendiente a estimular las actividades y expandirse, adelantando que tendrá un importante papel protagónico en todo lo concerniente a las celebraciones por el Centenario de la Reforma Universitaria. El audio de ese reportaje telefónico debe buscarse en la columna correspondiente, en el costado derecho de este blog.
*********************************************************************************

“NARANJITAS” DE FIESTA
   Ya pueden ir descorchando burbujas o seguir apegados a la cordobesa cultura del fernet y la coca, porque bien vale festejar si se amplían las posibilidades de trabajar.
    Es que a los “naranjitas” la Muni les habilitará 20 mil lugares más para estacionar en la vía pública, especialmente en las cercanías de los lugares donde se realizan festivales, hay actividades deportivas u otras convocatorias que movilizan a respetable cantidad de vehículos cuyos propietarios necesitan estacionar.
   Pero cuidado con los excesos, porque aunque ahora existe una tarifa para dejar los coches en la vía pública, los abusos son permanentes y hasta ha debido intervenir la policía deteniendo a quienes con prepotencia pretendían cobrar sumas alocadas o de lo contrario y con total impunidad dañaban el vehículo o agredían a sus propietarios.
   Más que reglamentar esta medida de permitir tantos lugares para estacionar, es de rogar que las autoridades instrumenten los mecanismos para controlar a quienes la propia Municipalidad autorizará a cobrar por un determinado precio la hora, ya sea diurna o nocturna.
   Porque cuando fallan los controles es que la calle se transforma en tierra de nadie y es que suceden episodios de los que después de nada sirve lamentarse.
   Y esto, lamentablemente, viene ocurriendo con alarmante frecuencia…

DE TRAYECTORIAS Y MERECIMIENTOS
   Me comentaron que en la Unicameral ingresó un proyecto o algo parecido para homenajear a una artista cordobesa, se supone, por su trayectoria.
   No conozco ni ubico siquiera por fotos a esa jovencita que creo se llama Coqui Ramirez, aunque su estampa me resuena cuando memorizo uno que otro escándalo que la pudo tener como protagonista o cercana a ese mundillo donde todo sirve para promocionarse.
   Tampoco conozco los méritos ciudadanos que pudiera haber aquilatado esa niña, pero cuando evoco a otros nombres cercanos a formar parte de las ilustres galerías de los recordables, me viene a la cabeza una certeza de la generosidad de nuestro cuerpo legislativo que no hace mucho tiempo, al menos por mayoría, homenajeó a los integrantes de “La fiel” sector de la barra brava de Talleres, muchos de cuyos integrantes ahora están respondiendo ante la ley por algunas -dicen- aisladas tropelías.
   Entonces, más que pensar en lo dispendiosos que son para distinguir a los cordobeses, es para suponer que debieran al menos conocer algo de nuestra historia no tan sólo la cercana sino la otra, que transformó a muchos conciudadanos en personas dignas de homenaje y consideración.
   La niña puede ser bonita, decente, buena actriz o eficiente bailarina pero de allí a reconocerle méritos a una trayectoria que no supera la década, es para pensar que muchos legisladores han caído al reino de los gagá, se babosean o no tienen la más insignificante idea de lo que es una trayectoria.
   Más me inclina a pensar en esto último.