24 de mayo de 2018

Jorge Rial, estás cariñosamente invitado ----


TE ESPERAMOS LADRONES, NEGROS Y
DELINCUENTES DE ESTA PROVINCIA DE
MIERDA QUE  SUPO DARTE DE MORFAR
   Realmente si lo tomamos desde el punto de vista literario, no son expresiones de alto vuelo, sino la oculta confesión de una persona atormentada por fracasos en distintos órdenes, para lo cual tendríamos que remontarnos a la calificación que le marcara a fuego nadie menos que Diego Maradona, aunque sería un golpe bajo recordársela, sumada a los casos de crecimiento de protuberancias frontales que padeció.
   Pero cordobés y gracias a la explosiva expansión de conceptos que permiten las redes sociales, es para rogar que le lleguen a ese sopador de la farándula -a la que vive agrediendo y humillando pero de la cual vive- algunos pensamientos que se me amontonaron en el alma cuando escuché su voz “sustancialmente” alterada agrediéndonos en conjunto, sin anestesia y a conciencia -si es que la tiene- de lo que estaba gritándole a su hija.
   Sus frases más salientes, dentro de la maraña de improperios y percudidos epítetos, quien supo comer de la mano de muchos mediterráneos y de la obsequiosidad de alguna coterránea, maltrató telefónicamente a su hija Morena y textualmente se despachó para la posteridad vociferándole: “Me cagaste todas las parejas que pudiste. No estudiás, no hiciste un carajo. Vas a esa provincia de mierda con esa gente de mierda, todos ladrones, delincuentes, negros…" y otras lindezas poco cervantinas.
   Quiero dejar de lado todo el contexto familiar y novelesco que rodea a esas expresiones porque respeto la privacidad ajena, aunque en este caso al tomar trascendencia pública, tales agravios se transforman en vehículo del pensamiento y la convicción de quien los dice. Y no por esto estoy sugiriendo ni remotamente una pronta intervención del INADI porque sería promocionar a un personaje que de la mediocridad saltó a la fama recorriendo un escandaloso camino de baldones y oprobios.
   Prefiero, humildemente y con la caballerosidad que distingue a los bien nacidos de este maravilloso territorio cordobés, invitarlo no a que se retracte ni pida disculpas porque su soberbia no se lo toleraría, a que venga a vivir a Córdoba, donde podrá gozar nuestro ambiente social y la generosidad fraternal que nos caracteriza.
   Porque si es una provincia de mierda con gente de mierda, todos ladrones, delincuentes y negros, no es otra cosa que una maloliente cloaca.
   Jorge Rial, serás bienvenido.
   Y nadie podrá sentirse aquí tan cómodo como un sorete.
Gonio Ferrari