21 de octubre de 2018

S.L.B.: LOS MOYANO, SOSPECHAS Y AMENAZA DE PARO EN DEFENSA DE TEMAS PERSONALES - UTA Y FETAP, PATRONES DEL TRANSPORTE URBANO DE PASAJEROS - EL DIA DE ELLA, LA QUE TODO NOS PERDONA - LA MEGACAUSA, LA LIBERTAD Y LA INOCENCIA - ¿POR QUÉ NO SE REACOMODAN LOS PRECIOS CUANDO BAJA EL DÓLAR? – INTERCAMBIO DE CONCEPTOS CON UN MIEMBRO DE LAS 62 ORGANIZACIONES PERONISTAS - EL EJEMPLO DE LAS OLIMPIADAS DE LA JUVENTUD, ETC.

Desgrabación de los comentarios del periodista Gonio Ferrari en su programa “Síganme los buenos” emitido en dúplex por AM580 y FM88.5 ambas de Radio Universidad Nacional de Córdoba, edición n° 539 del 21/10/18

LOS MOYANO, SOSPECHAS  Y  AMENAZA DE
PARO EN DEFENSA DE TEMAS PERSONALES
   Me pueden acusar, como desde ciertos previsibles sectores lo han hecho, de tirarme contra el movimiento obrero al cuestionar lo salvaje de algunas medidas de fuerza, como si desconociera que es un derecho consagrado por la Constitución y mi discrepancia sigue siendo con los métodos empleados en las protestas.
   El problema no son los laburantes, porque la historia nos viene demostrando que siempre son las víctimas.
   El drama está en la dirigencia, un conglomerado de caudillos que de ninguna manera padecen lo que sufren sus bases porque están rodeados de privilegios que ellos les llaman conquistas, aunque se hayan logrado en base a prepotencia, padrinazgos políticos, altas cercanías religiosas y dañina violencia de todo tipo.
   La mayoría de estos personajes llegaron a sentirse semidioses, envidiados por quienes sufrían en el llano y peleaban sincera y lealmente por superar su calidad de vida, hasta que se dieron cuenta que para sus aspiraciones de poder el gremio les quedaba chico y lo utilizaron como plataforma o trampolín para llegar a la alta política, allí donde no acceden los dialoguistas sino los peleadores.
   Pocos cayeron en cuenta o no quisieron ver ese fenómeno de dirigentes ricos, económica y financieramente poderosos que con la dialéctica,  la demagogia y la chequera movían multitudes de seguidores. Así se formó una casta emergente de la necesidad popular que terminó siendo columna vertebral del movimiento justicialista.
   Esa costumbre de gozar la impunidad fue acrecentando el poder y aquí tenemos el penoso resultado de una cierta dirigencia millonaria, que lleva las riendas de una multitud de sacrificados laburantes en la mayoría de los casos inocentes de estar siendo utilizados para el enriquecimiento de unos pocos.
   No resulta barato fortalecer posiciones de privilegio porque surgen desde abajo las lógicas envidias por llegar a ese nivel de conducción,  y es como vemos esa vocación por perpetuarse, de ciertos ilustres apellidos con elevados porcentajes de nepotismo, que llevan décadas al frente de organizaciones sindicales, fortalecen notorias vinculaciones deportivas, anudan relaciones con la cúpula eclesiástica,  a la vez que manejan emprendimientos particulares especialmente en el exterior.
   Y es así que se utiliza la chapa del gremio a la hora de presionar a las autoridades y se hacen movilizaciones que más son para fortalecer los intereses propios, hasta el colmo de paralizar al país como apriete a la Justicia que osa acusarlos de maniobras ilegales que les consolidan el enriquecimiento.
   Porque si son tan puros como lo pregonan, resulta absurdo que se nieguen a comparecer ante la Ley y más aún, debieran ofrecerse a poner en claro las situaciones sospechosas de las que se los acusa, colaborando con la Justicia y aportando todo lo necesario para disipar  las dudas de honestidad que pudieran pesar sobre ellos.
   Utilizar el poder sindical para cualquier acción que no sea parte de tal actividad, remite a prácticas que la propia historia después de ventilarlas, sigue procurando erradicar de la práctica reiterada como se viene haciendo entre nosotros, dentro de variadas ocupaciones con altos índices de conflictividad.
   Bueno sería que el dirigente sindical volviera a mirar hacia adentro de su gremio donde seguramente lo necesitan, en lugar de encandilarse con las luces fulgurantes de la política partidista.
   Es hora de superar aquellos tiempos que desde el poder  político consideraban trabajador a un argentino, sólo si era peronista.
   Y dejar de lado la humana tentación de la prosperidad y el consecuente oropel en beneficio propio.

UTA Y FETAP, PATRONES  DEL  TRANSPORTE
URBANO FRENTE A LA PASIVIDAD MUNICIPAL
   Hay que entender también que la Municipalidad de Córdoba en el tema del transporte urbano de pasajeros está entre dos fuegos y ninguno de los que cuentan con armas pesadas son nenes de pecho.
   Porque sentirse entre la espada de los empresarios de la FETAP y la pared de la dirigencia de la UTA no debe ser precisamente una posición cómoda, incluso para negociar lo que nunca se debió haber negociado y que ahora pasó a ser la habitualidad: perjudicar entre las tres patas del problema a la que es víctima y a la vez sostenedora de un sistema perverso: la masa de usuarios, castigada injustamente por una sinrazón multiplicada por tres.
   Y otro de los factores que irrita a la sociedad es el tema de las comparaciones en el precio del boleto y al entender que en Capital Federal lloran porque el boleto aumenta, digamos a 13 pesos, entre nosotros los agoreros ya lo están anticipando a casi 40 para el final del año.
   De por medio está el tema de los subsidios nacionales a ciertas y puntuales actividades y no es novedad que siempre el interior fue el que sostuvo con sus impuestos a muchos servicios, que los porteños gozan a valores acomodados como por ejemplo el gas y la electricidad.
   Es como si desde el poder quisieran mantener contenta a la masa electoral más numerosa, sacrificando a las regiones donde los porcentajes de votantes son reducidos y es por eso que a menor población, los servicios por lo general son escandalosamente onerosos para los usuarios.
   Parece que hay negociaciones desde la Municipalidad de Córdoba para que al menos exista una anestesia con la vacuna que otra vez nos aplicarán desde ese concubinato hasta ahora por conveniencia, que han venido consolidando la dirigencia de UTA con la FETAP.
   Evaluando la postura de cada uno de los sectores en el último conflicto nocturno que de manera solidaria -a todas luces- encararon el sector sindical con los empresarios, pareció como que la Municipalidad que es el poder concedente, se sumergía en una especie de penosa indiferencia que encendió los ánimos de la población usuaria, cada vez más injuriada por una lamentable calidad en el transporte urbano.
   Sin embargo todo indica que la actitud del joven Mestre ante la contingencia acordada por las otras dos partes del tema no  fue contemplativa, sino que indirectamente transfirió a un nivel más elevado -el nacional- un problema que se deberá afrontar de inmediato ante la cercanía del año electoral y que desde arriba muevan las cachas para no defraudar con el tema subsidios y la consiguiente pérdida de votos.
   Vendrá el dinero, los empresarios harán festejos, la UTA verá que los patrones la siguen embolsando sin pudor y sin medida y volverán a demandar ajustes de sueldos.
   Y la rueda volverá también a girar como siempre, jodiéndole la vida al obligado partícipe de un precio que ya superó el abuso que es el pasajero, cómplice indirecto y no asumido de la prosperidad de tres sectores que cada uno a su manera, lo tienen de rehén.
   Seguirá ocurriendo lo mismo, hasta que reviente la paciencia y aparezca aquello del escarmiento…

EL DIA DE ELLA, LA MAMÁ
QUE TODO NOS PERDONA     
   Debo reconocer, por la humana coherencia en mi manera de pensar con la forma de actuar, que suena cercano a lo improcedente limitar a un día el reconocimiento eterno y permanente que merecen las madres.
   Pero así son las reglas que de manera conjunta manejan la evocación y el consumismo, lo que no impide que en materia de homenajes, lo concentremos, si, en un día al año.
   Y quiero comenzar este saludo sin tiempos ni distancias.
   Y memoria de por medio, vale recordar el final de unos hermosos versos de Isidoro Blastein.
   “Adiós Mamá.
   Hasta pronto.
   Trázame un sendero con tu voz
   y una estela luminosa con tu gesto,
   resérvame una gruta de ternura
   y guárdame un lugar en tu regazo.
   Yo llegaré hasta ti de cuando en cuando
   a conversar contigo sentado en las estrellas.”
   Sobrevienen ahora los interrogantes adheridos a un dulce sentimiento de nostalgias muchas veces encerrado en el cofre a donde atesoramos las ausencias.
   ¿Por qué será que teniendo desde el alma tanto para decir de ella las palabras nunca alcanzan?
   ¿Por qué será que sentimientos como el cariño, la admiración, la ternura, el respeto, la lucha, el refugio o el amparo sirvan para sintetizarla?
   ¿Por qué una caricia, una lágrima, una mirada, un gesto cómplice o un recuerdo basten para que tengamos la certeza casi absoluta y milagrosa de su presencia?
   Ella bien lo sabe porque así lo siente, que el sacrificio y la entrega son parte vital de su atávica vocación protectora.
   Sabemos, y ella también lo sabe, que a la hora de estar junto a nosotros no existen los enojos, las barreras ni las lejanías.
   Estuvimos muy dentro de su mundo, nutriéndonos de su generosidad y de sus ansias por tenernos; por vernos nacer.
   Es la que nos regala el mágico prodigio de la vida, nos quita los miedos, ahuyenta las brumas y las sombras, comprende lo incomprensible y espanta nuestras penas.
   Nada interesa si es casada o soltera, viuda o divorciada.
   Sus méritos como esposa, concubina o como le quieran llamar poco importan, porque esa mujer, por encima de cualquier vetusto o almidonado rótulo convencional, es Mamá.
   Y si abrumados por la angustia, buscamos un motivo que nos devuelva la alegría de vivir, más que a nosotros, en nosotros la encontramos a ella, así la tengamos o no.  
   Ese es el insondable, laberíntico y misterioso sortilegio de su amor, porque con ella tal sentimiento está mucho, muchísimo más allá de lo terrenal; de lo explicable.
   Podemos conocerla o no -eso es lo de menos en muchos casos- pero estoy convencido que aquellos que no la conocen, lo mismo regresan a sus cálidas entrañas, respiran por ella y miran por sus ojos.
   Siempre está y estará allí peleando por nosotros, cuidándonos, guiándonos, llevándonos de su mano.
   Ella, la que todo nos perdona, siempre cerca.
   En la dicha y en la desgracia; en la risa y en el llanto.
   Ella, presente.
   Siempre nuestra y nosotros de ella, aunque no la veamos volver.
   Siempre… siempre.



LA MEGACAUSA Y LOS CONCEPTOS
ACERCA DE LIBERTAD E INOCENCIA

   Aunque enmarcada en una estrategia comercial y sabiendo que debemos honrarla siempre,  el “día de la madre” nos permite reconocerla de una manera especial y  en la misma lógica se inscriben el día del padre, del niño, del abuelo, del tío, del sobrino, del médico, del abogado, del periodista, etc, como un empujón a valorar lo que tenemos.
   Repasando la causa del Registro  de la Propiedad de Córdoba se me ocurre proponer también  un “día del principio de inocencia y respeto a la libertad”, para reivindicar esta garantía, consagrada en la Constitución e ignorada en la práctica de la causa, dado que cientos de trabajadores comunes fueron  imputados y encarcelados en prisión preventiva durante 3 años  sin  juicio alguno,  en contra de la ley.
   Además, se los acusó en forma de una gran bolsa de partícipes necesarios,  sin determinar fechas, ni  roles, ni responsabilidades, limitando la defensa y fabricando condenas masivas sin fundamentada explicación jurídica. 
   Curiosamente, todo fue decidido por una  “comisión especial” creada por Resolución de Tribunales, cuestionada por letrados y organizaciones no gubernamentales por considerarlo un reemplazo de los jueces naturales.
   Y como frutilla del postre, no se registra ningún alto funcionario imputado, ni cuestionado, ni responsabilizado,  pese a las reiteradas y concretas declaraciones de testigos en su contra. 
   No extraña, entonces, que las encuestas revelen que más de un 85 por ciento  de los ciudadanos desconfía de la honestidad de los jueces y fiscales, que los familiares de esta causa continúen reclamando Justicia, y que se  necesite celebrar un día de la libertad y la inocencia.
   ¿Para qué?
   Simplemente para revalorarlas y defenderlas.

¿POR QUÉ NO SE REACOMODAN LOS
PRECIOS CUANDO BAJA  EL  DÓLAR?
   Es más o menos como el pac-man de los jueguitos electrónicos que no devuelve lo que ha conseguido engullir o como el dogo argentino, genéticamente creado y preparado para morder y no soltar la presa.
   Esa es la imagen que se me aparece en cuanto a cierto empresariado acostumbrado a la impunidad del descontrol, manejando y dibujando los precios a su antojo con el percudido criterio de justificarse al amparo de la oferta y la demanda.
   Pero uno los escucha y se confiesan inocentes de toda inocencia, negando en los distintos niveles, ser formadores de precios como si a los precios los determinara el consumidor.
   El pretexto de la suba del dólar les vino muy bien a los pícaros de siempre que compraron a los fabricantes, pusieron su porciento, vendieron a los mayoristas, estos al comercio minorista y en cada peaje les fueron cargando la suba del dólar hasta en los alfajores cordobeses o el té de peperina en saquitos, agregándose el odioso “por las dudas” de siempre.
   En todos los órdenes de lo que hay que pagar ocurrió lo mismo, incluyendo los precios del transporte escolar, la educación privada, las playas de estacionamiento, los naranjitas truchos y los mangueros callejeros que elevaron sus propias tarifas.
   Ahora con el dólar en baja, cuando se supone que todos los precios tendrán que deprimirse en consecuencia, nada ha pasado ni va a pasar porque nuestra cultura es así: nada de lo que aumenta por cualquier factor se abarata por ninguna razón.
   Mientras a nadie se le ocurra instrumentar algún mecanismo que termine con esta perniciosa costumbre, estaremos sometidos al capricho no tan solo del billete verde, sino de los empresarios inescrupulosos de siempre, formadores de precios irreales que después lloran a la hora de pagar impuestos.
   En fin, si esa ha sido la costumbre inveterada de los argentinos en las últimas décadas, es utópico pensar que las cosas puedan cambiar pese a que los efectos ya se advierten en alguna medida dolorosos: la clase media que es la más consumista por naturaleza e historia, viene adelgazando de manera notable y sostenida.
   Roguemos que no llegue a la bulimia ni a la anorexia.


En el transcurso de esta edición de “Síganme los buenos”, se generó una interesante conversación entre Gonio Ferrari, el abogado Héctor Silvestro y el Sr. Ruben Gionnini, miembro directivo bonaerense de las 62 Organizaciones Peronistas, dedicado al estudio y análisis de las situaciones vinculadas con los jubilados y pensionados y uno de los mentores del proceso que derivó como consecuencia, en el histórico fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el emblemático “Caso Badaro”, que desde el 2006 dio inicio al reconocimiento oficial del derecho a la jubilación móvil. El audio correspondiente a esa conversación puede ser encontrado en la columna correspondiente, en el costado derecho de este blog denominado “audio”.
*****************************************************************************

EL EJEMPLO DE  LAS OLIMPIADAS PARA
JÓVENES DESPERTÓ LÓGICO ASOMBRO
   Por momentos parecía que lo que estábamos viendo por televisión se transmitía desde Europa, Japón, Estados Unidos o cualquier otro país super desarrollado por la calidad de la emisión, la prolijidad de los escenarios y la enorme cantidad de público que acompañaba todas las manifestaciones deportivas de las Olimpiadas Mundiales de la Juventud que tuvieron lugar en Buenos Aires, para todo el país.
   La verdad, un merecido y tantos años postergado baño de frescura deportiva, con disciplinas maravillosas y no muy comúnmente difundidas entre nosotros.
   Todo perfecto, sin un solo incidente, sin ningún acto que oscureciera la brillantez de un acontecimiento del que participaron más de 200 países y se difundió a millones y millones de televidentes.
   Un claro ejemplo que para algunas cosas tenemos ya la madurez como para merecer entre otras alternativas, una designación formal de Argentina para futuras Olimpiadas de las que se celebran cada cuatro años.
   Hemos trascendido ahora no tan solo por la inflación, la desocupación, la suba del dólar o la corrupción estructural en el poder, sino por calidad organizativa y ejecutiva para algo que resultó ser un suceso mundial.
   La cosecha de medallas por parte de nuestros participantes superó las previsiones siempre optimistas en estos casos, con lo que también se hace palpable el progreso de nuestros deportistas en todas sus manifestaciones.
   Roguemos que no haya influencia partidaria ni que nadie se adjudique triunfos, porque en realidad la victoria fue de todos los que se jugaron por estas olimpiadas no tan solo ahora que se realizaron, sino que merecen reconocimiento quienes lo aceptaron como posibilidad años atrás y luego los llevaron a una realidad que sinceramente, nos tiene que llenar de orgullo.
   Mejor aún en estos tiempos, que necesitamos que algo nos salga bien…